Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

El índice de precios al consumo está muy influenciado por la evolución de los precios internacionales de las materias primas, en particular por los precios de los combustibles y los alimentos. A lo largo de 2017 la tasa de inflación ha ido creciendo hasta estabilizarse, alcanzando a finales de año una tasa del 4,3% interanual. Las empresas, a medida que la economía volvía a tasas de crecimiento significativas, comenzaron a trasladar los aumentos de costes anteriores y recuperar así su margen de beneficios. En 2018 la tasa media de inflación continuó subiendo por una reducción de la oferta (6,8%), mientras que en 2019 se situó en 7,3% gracias aumento de la demanda interna respaldada por un mayor gasto público, así como por los efectos de la depreciación de la moneda nacional y los mayores precios del combustible en la segunda mitad de 2018.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Las autoridades de Mongolia han aprobado varios planes para desarrollar las infraestructuras de transportes: la Estrategia de Desarrollo Nacional 2007-2021, la Estrategia Nacional de Transportes para Mongolia, el Programa "Transit Mongolia", y el Master Plan de Carreteras de Mongolia 2008-2020.

La red ferroviaria para trenes de pasajeros es muy limitada para la gran extensión del país, no está electrificada y su ancho de vía es similar al español y ruso (1.520 mm). El eje ferroviario principal de Mongolia es la Transmongolian Railway, un corredor ferroviario de 1.110 Km que atraviesa Mongolia de norte a sur pasando por Ulán Bator. Hay otros ocho ejes ferroviarios menores y desconectados entre sí que conectan las principales ciudades del país. El proyecto más importante es el corredor ferroviario Gobi-Región del Noreste (920 km), que conecta el sur del Gobi, donde se encuentran las grandes minas de carbón y cobre, con el noreste del país. El corredor consta de tres secciones: Tavaantolgoi-Zuunbayan (370 km), Saishand-Baruun Urt  (350 km) y Baruun Urt-Choiabalsan (200 Km). Este corredor estará dedicado a la exportación de productos minerales a Rusia y China, y conectará con los puertos marítimos del noreste de China a través de la red ferroviaria china.  

Respecto al transporte por carretera, en Mongolia todavía juega un papel muy importante. El proyecto más relevante es el Asian Highway formado por tres corredores que atravesarán todo el territorio: el corredor AH-3 (1.041 km) carretera vertical norte-sur que conectará los mercados regionales de Siberia con los del interior y con los puertos marítimos del noreste de China; el corredor AH-4 (750 km), en el extremo oeste del país, que conectará los mercados regionales de Siberia a través de la Región Autónoma de Xinjiang en China con Pakistán;  y el corredor AH-32 (2.325 km), la principal arteria horizontal de carreteras este-oeste del país, que dará acceso a la península de Corea por el este y a los países de Asia Central por el oeste. Mongolia tiene firmados acuerdos internacionales sobre transporte por carretera con numerosos países y es signatario de las convenciones internacionales de transportes (i.e. Transporte Internacional de Mercancías bajo cobertura de los carnets TIR).

Mongolia tiene solamente un aeropuerto internacional (Ulán Bator) que tiene conexiones internacionales con Rusia, China, Corea del Sur, Japón y Alemania. Además, cuenta con 25 aeropuertos nacionales, de los cuales solamente 15 tienen vuelos comerciales. Está en construcción el nuevo aeropuerto internacional, a 50 km al sur de la capital, y está financiado con un crédito del gobierno japonés. Tendrá capacidad para 3 millones de pasajeros al año y se espera que comience a operar en el primer semestre de 2020.

El desarrollo de las infraestructuras de telecomunicaciones está condicionado por el hecho de que Mongolia es el país con menor densidad de población y con la mayor dispersión geográfica de la población del mundo, concentrándose casi la mitad de la población en la capital. Hay dos empresas de telefonía fija, Mongolian Telecom Company (MTC), controlada mayoritariamente por el estado mongol, y la Autoridad Ferroviaria de Mongolia. En el sector de telefonía móvil hay cuatro operadores: Mobicom Corporation, empresa mixta donde el grupo mongol Newcom ostenta el 40% y las japonesas Sumitomo y KDDI el 60% restante, tiene la mayor cuota de clientes; Unitel es el segundo operador por número de líneas contratadas; Skytel, empresa mixta entre la coreana SK Telecom y la mongola Taihan; y G-Mobile, con enorme presencia en las áreas rurales. Para resolver los problemas derivados de las largas distancias y la falta de infraestructura, Mongolia utiliza tecnología "wireless local loop" a través de tres proveedores: MTC (servicio en la mayor parte del territorio), Mobicom (Ulán Bator y zonas alrededor de la capital) y Skytel (Ulán Bator y zonas rurales).  

El sistema eléctrico de Mongolia consiste en tres sistemas que no están interconectados entre sí: la red eléctrica del oeste, que suministra a tres aimags y 22 distritos con electricidad importada de Rusia; la red eléctrica del este, la cual suministra electricidad a dos provincias; y la red eléctrica del centro que, con cinco plantas de generación de electricidad y suministro de Rusia, provee de electricidad a varias ciudades (i.e. Ulán Bator) y a trece provincias. Todas las centrales eléctricas son de titularidad pública. Aproximadamente, el 80% de la electricidad consumida se produce en centrales de carbón, el 4% por generadores de diésel, el 3% por fuentes de energías renovables, y el resto se importa de Rusia.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

En 2019 la población activa, 1,27 millones, representaba el 38,5% de la población total. De la población ocupada, que totalizaba 1.146.160 personas, el 30,4% (348.083) estaban empleadas en el sector primario, el 7,9% (90.378) en las manufacturas y el 61,7% (797.700) en los servicios.

A finales de 2019 la población total desempleada en Mongolia era de 127.736 personas, lo que implica una tasa de desempleo del 9,9% frente a la tasa del 7,8% de 2018. En una economía donde la minería representa casi un tercio del PIB, la tasa de empleo está directamente correlacionada con que no haya contratiempo en la producción.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

En 2018 el índice de Gini para Mongolia es de 32,7, lo que significa que el país se encuentra dentro de la media mundial de distribución de renta, con una distribución parecida a la de muchos países desarrollados, como España (34,7 según el Banco Mundial), aunque con una renta muy inferior. En concreto, el PIB per cápita en 2019 fue de 4.294 dólares. De acuerdo con el Banco Asiático de Desarrollo (BAsD), se estima que en 2018 un 28,4% de la población vivía por debajo de la línea de pobreza, la mayor proporción entre los países del este de Asia como Corea del Sur (16,7%), China (1,7%) y Hong Kong (14,9%).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

El sector primario ha registrado un fuerte crecimiento desde 2010, gracias a la Tercera Campaña Agrícola y a las inversiones realizadas en la minería. El sector primario contribuye en un 34,8% a la formación del PIB (11% la agricultura y 23,8% la minería), y su participación en el empleo es el 30,4%.

El desarrollo de la agricultura está limitada por la elevada altitud, las fluctuaciones extremas de las temperaturas, los largos inviernos, y las escasas precipitaciones. El duro clima de Mongolia no es favorable para la mayoría de los cultivos. Solamente el 1% de las tierras aptas para el desarrollo de actividades agrarias está dedicado al cultivo de cereales, el 75% son tierras de pastos y el resto bosques. Los principales cultivos son el maíz, el trigo, la cebada y la patata.

La cabaña ganadera comprende alrededor de 66,5 millones de cabezas de ganado bovino, ovino (cabras y ovejas), cerdos, caballos y camellos. El 97% de la cabaña ganadera está en manos de explotaciones privadas. La ganadería constituye cerca del 80% de la producción del sector agrícola.

Mongolia cuenta con una vasta superficie de bosques (15 millones de hectáreas) en los que se desarrollan actividades económicas como la explotación maderera, la caza deportiva y la caza de animales salvajes cuyas pieles tienen gran valor para la industria de peletería. La industria maderera es importante para la economía nacional con una producción anual de 2.5 millones de metros cúbicos, de los que una parte se dedica a la exportación.

Asimismo, el país es muy rico en recursos minerales con abundantes reservas de cobre, oro, carbón, petróleo, entre otros minerales. El valor de las reservas minerales se ha estimado entre 1 a 3 trillones de dólares. Para la explotación de esas reservas minerales, Mongolia ha atraído grandes flujos de inversión extranjera en los últimos años, y que explica que la producción minera se realice fundamentalmente a través de Joint Ventures entre empresas mongolas (públicas y privadas) y grandes multinacionales del sector. La mayor parte de la producción minera se exporta. En la actualidad, se están desarrollando varios mega-proyectos mineros que van a impulsar el crecimiento del sector y a canalizar otras inversiones, destacando la mina de cobre y oro de Oyu Tolgoi y la mina de carbón de Tavan Tolgoi.

La mina de cobre y oro de Oyu Tolgoi es una de las mayores del mundo. Este proyecto está participado por el gobierno de Mongolia en un 34% y por la multinacional Turquoise Hill Resources en un 66%. Río Tinto tiene el 50% del capital de Turquoise Hill Resourcesy es el project manager del proyecto. La primera parte del proyecto, desarrollo a cielo abierto, comenzó en 2010 con una inversión de 6.000 millones de dólares, y la producción se inició a mediados de 2013. La segunda fase es la explotación subterránea y se ha ido retrasando hasta 2017 por diversas cuestiones como permisos gubernamentales, y cuestiones medioambientales y sociales.

La mina de carbón de Tavan Tolgoi tiene unas reservas estimadas que superan los 6.000 millones de toneladas (1.800 millones de toneladas de carbón coquizable y 4.600 millones de toneladas de carbón térmico de alta calidad). A finales de 2014 la explotación de la mina fue adjudicada a un consorcio formado por Mongolian Mining Corporation, Shenhua Energy (China) y Sumitomo Corporation (Japón). Sin embargo, las conversaciones con el gobierno mongol se rompieron en 2016 tras una caída en los precios del carbón. En 2018 el Parlamento de Mongolia aprobó una propuesta de Oferta Pública Inicial sobre la empresa estatal que gestiona la mina Oyu Tolgoi, pero en abril de 2020 las autoridades decidían cancelar este plan debido a la situación de los mercados financieros globales por la crisis del COVID-19. Esta iniciativa es el tercer intento en los últimos años de las autoridades mongolas por atraer capital extranjero para la explotación de este proyecto.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El peso de la industria en la economía de Mongolia está muy por debajo de los otros sectores, al igual que su ritmo de crecimiento. La participación de la industria en el PIB se ha mantenido entre el 7%-10%. Las actividades industriales incluyen materiales de construcción, alimentos y bebidas, procesamiento de productos de origen animal (cachemira, peletería) y textiles. 

Algunos analistas económicos han puesto de relieve la posibilidad de que se esté produciendo un proceso de desindustrialización prematuro de la economía de Mongolia, ya que en los últimos años la participación del sector terciario no ha dejado de crecer y la actividad del sector primario se mantiene, mientras que la base industrial es muy pequeña y las actividades industriales han experimentado un crecimiento muy débil.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

La participación de los servicios en el PIB de Mongolia representa en torno al 55% gracias, en parte, al protagonismo de la minería en la economía mongola. Sin embargo, comparado con otros países donde la minería tiene un gran peso en su estructura económica (i.e. Australia, Canadá, Rusia, Chile, China), en Mongolia el sector terciario está menos desarrollado que en esos países donde los servicios representan el 60% de su PIB.

Los servicios de financieros, de seguros y los de transportes y almacenamiento han crecido a un ritmo alto desde 2014, en parte impulsado por el incremento del poder adquisitivo de la población. Se ha constatado una correlación entre el crecimiento de las importaciones y el crecimiento de los servicios debido a que el crecimiento de las actividades terciarias no se han sustentado en las manufacturas, como en las economías desarrolladas, sino en las importaciones.

Volver a índice de Estructura de la oferta