Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

Según el último informe del Artículo IV del FMI (octubre 2017), los precios de la alimentación han aumentado un 4,5% entre 2016 y 2017. En general los precios aumentaron un 2,8% en 2016 y 1,6% en 2017. Está proyectado un incremento del 4.7% en 2018).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Telecomunicaciones

La red de comunicaciones cubre la mayor parte del territorio y está organizada alrededor de 12 centros regionales y una estación central en Nouakchott. La red nacional, constituida por una red doméstica vía satélite (Domsat), ofrece servicios de telecomunicaciones, radio y televisión a los centros regionales. La red internacional utiliza los satélites Arabsat (enlaces directos con los países árabes) e Intelsat (enlaces con el resto de países). Dos estaciones de radio, situadas en Nouakchott y en Nouadhibou, realizan la vigilancia pesquera. A partir del año 2000 se concedió la primera licencia de telefonía móvil a MATTEL (Tunisie Telecom, junto con accionistas locales) y a Mauritel Mobile (filial de Maroc Telecom). A todo ello hay que sumar una tercera licencia, CHINGUITEL, perteneciente al grupo sudanés SUDATEL (Expresso).

 

Comunicaciones por vía aérea

Mauritania dispone de 26 aeropuertos y aeródromos de los que sólo 10 tienen pista asfaltada y 5 son internacionales (Nouakchott y Nouadhibou, Atar, Nema y Zoueirat).

Hay vuelos regulares a París, Túnez, Dakar, Casablanca y Estambul, entre otros. Se han reanudado los vuelos regulares entre Las Palmas y Nouadhibou, durante un tiempo interrumpidos por la crisis de la compañía aérea nacional. La compañia española BINTER vuela entre Las Palmas y Nouakchott varias veces por semana. Por otro lado, para viajar al país desde la Península, se pueden utilizar vuelos con escalas. Las compañías aéreas más próximas son Royal Air Maroc (escala en Casablanca), Tunis Air (Cartago) y Air France (Paris).

En servicio desde junio de 2016, el nuevo Aeropuerto Internacional de Nouakchott “Oumtounsy”, es el más grande de Mauritania, con una capacidad anual de 2 millones de pasajeros.

 

Comunicaciones por carretera

La responsabilidad del mantenimiento de la red de carreteras se reparte entre el Gobierno central y las comunidades locales. El sector del transporte terrestre por carretera está dirigido por el Ministerio de Equipamientos y Transportes (MET), por medio de la Dirección de Transportes Terrestres (DTT).

A finales de 2014, Mauritania disponía de una red de infraestructuras de carreteras de en torno a 11.000 Km; de los cuales 4.958 Km eran carreteras asfaltadas, 972 Km carreteras de tierra; y 5.070 Km de pistas. Existen 3 grandes carreteras nacionales: Nouakchott – Atar; Nouakchott – Rosso; y Nouakchott – Nema. No existen datos sobre el estado general de la red. A enero 2016, hay 1926 Km de carreteras en fase de asfaltado, de los cuales 730 han sido recientemente finalizados.


Comunicaciones por vía marítima

Las actividades portuarias en Mauritania se centran en sus dos puertos, Nouakchott (PANPA) y Nouadhibou (PAN), con líneas regulares que conectan con destinos internacionales como Las Palmas, Safi, Algeciras, Rouen, Róterdam y Hamburgo. El PANPA es un puerto de aguas profundas especializado en mercancías y contenedores. El PAN, por su parte, se encuentra más orientado al tráfico de exportación de minerales y pesca.

La gestión y la propiedad de las infraestructuras portuarias en Mauritania están fragmentadas entre diversos ministerios, autoridades portuarias y operadores privados. Las autoridades del puerto de Nouakchott (PANPA) y las del puerto de Nouadhibou (PAN) se encargan de la dirección de las operaciones de todas las actividades del puerto, salvo los servicios de mantenimiento, que son provistos por empresas privadas. El PANPA depende del Ministerio de Equipamiento y Transportes, mientras que el PAN depende del Ministerio de Pesca y Economía Marítima. Las actividades del muelle de minerales y del petróleo en el Puerto de Nuadibú están bajo control de Ministerio de Petróleo, Energía y Minas.


Comunicaciones por vía férrea

Existe en la actualidad una única línea ferroviaria, dedicada casi en exclusiva al transporte de minerales, que une la mina de Zouerate y el puerto de Nouadhibou. La línea es operada por la SNIM (Société Nationale Industrielle et Minière), que cuenta con la concesión del gobierno para la organización y el mantenimiento de la red. Dicha red, construida en los años sesenta, está formada por una línea de tren de sentido único y ancho normal. Incluye 717 km. de líneas principales, 136 km. de líneas secundarias y 8 estaciones, con una capacidad anual de 15 a 18 millones de toneladas y ayuda al aprovisionamiento de Zouerate y de ciertas zonas secundarias, como Choum (460 km. de Nouadhibou).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Según estadísticas oficiales de la Oficina Nacional de estadística de Mauritania de 2017 la población en edad de trabajar representa entre un 45,9% y un 54,5% de la población. Un 61,4% de los que están en edad de trabajar tienen menos de 35 años. En cuanto a los jóvenes en edad de trabajar es de destacar que la gran mayoría, un 65,9% son mujeres. Sin embargo son más los hombres que trabajan. En concreto un 53,1% de hombres y un 24,5% de mujeres estaban trabajando en el periodo de referencia.

La mano de obra es más elevada en el medio urbano entre los jóvenes. Es de destacar que el grupo de edad de entre 20 y 44 años tiene una proporción de 67,8% en el medio urbano y un 59,3% en el medio rural. Concretamente la ciudad de Nouackchott concentra casi dos tercios de la mano de obra urbana.
En cuanto a la formación, en torno a un 20% de la población tiene un nivel de estudios secundarios, porcentaje similar en hombres y en mujeres, mientras que estudios superiores solo tiene un 4,9% de hombres y un 1,8% de mujeres. El número de mujeres con estudios primarios es ligeramente superior al de los hombres (47,1% frente a un 41,5%).

La población en paro es mayoritariamente joven, un 34,6% tiene menos de 24 años. El 73,2% de los parados residen en el medio urbano. Por su parte, la tasa de ocupación, entendida como la parte de la población activa ocupada, sobre la población en edad de trabajar, alcanza el 36,6% con importantes disparidades entre regiones.

Sin embargo, resulta muy complicado cuantificar cualquier variable del mercado de trabajo, debido a la inexistencia de estadísticas realmente fiables. Se estima que la economía informal ocupa a más del 56,5% de la población, siendo el 36,8% de estos no agrícola. Las actividades más habituales en el sector informal son el comercio, los servicios como el transporte y la restauración y las manufacturas. La tasa es más elevada en el medio rural. Un 3,8% de la población ocupada tiene más de un empleo. En el sector privado no agrícola, la cifra de ocupados en el sector informal se estima en un 91,9%.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

Mauritania está clasificada por Naciones Unidas dentro de los “Países Menos Avanzados (PMAs)” desde 1986, y continúa siéndolo en 2018. El PIB per cápita en 2016 era de 1.096,3 dólares al mes según la Organización Mundial de Comercio (Datos extraídos del informe de la WTO “Examen de políticas comerciales. Informe de secretaría” de 24 de abril de 2018. No hay datos de 2017), cifra inferior a las de los últimos 6 años.

A pesar del boom de los recursos naturales a lo largo de los últimos años, la renta por habitante en Mauritania es similar a la media de África Subsahariana y ligeramente superior al umbral de renta media inferior, sin que se haya conocido un verdadero crecimiento inclusivo.

Así, la distribución de la riqueza no ha variado durante los últimos 20 años, siendo el Índice de GINI en 2014 (último año disponible) de 32,42. En la misma línea, según las estimaciones de 2014, del PNUD, un 31% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Por último, ocupa el puesto 157 sobre 188 países en el Índice de Desarrollo Humano elaborado por el PNUD en 2016.

Una de las razones que explican la pobreza del país son los problemas de acceso a las tierras de cultivo por una gran parte de la población.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Según el Banco Central de Mauritania, el sector primario representa en 2017 un 30,8% del PIB real, aumentando ligeramente con respecto a años anteriores. En efecto, el sector primario, del que depende más del 50% de la población, ha supuesto una gran contribución al crecimiento desde 2014. Desde entonces, se ha convertido en el segundo sector en cuanto a contribución al PIB, tras el sector terciario.


En cuanto a la agricultura, la superficie total cultivada es de unas 240.000 hectáreas, lo que representa menos de la mitad de su potencial. De éstas, únicamente 20.000 hectáreas tienen sistemas de irrigación. En la actualidad se prioriza el cultivo de secano (pluvial) frente al cultivo de irrigación, dadas las fuertes inversiones que precisa y la limitada aceptación por parte de los agricultores. Según los últimos datos disponibles, la agricultura pluvial concentra a casi dos tercios de la población y el 75% de las personas más pobres del país, si bien existe un déficit crónico en productos alimenticios y en torno al 70% de las necesidades alimenticias deben ser importadas (y en parte subvencionadas por parte del Estado). En lo referente a la agricultura, el Gobierno se ha centrado en proyectos e iniciativas que impulsan la ampliación de la superficie cultivable, cuestiones relativas al control del agua, la conservación del medio agrícola y el favorecimiento de la innovación.


Dentro de la “Estrategia nacional de crecimiento acelerado y prosperidad compartida” (SCAPP 2016-2030) el Gobierno mauritano pretende desarrollar un proyecto de valorización de filiales agrícolas inclusivas (PNSDA) que responda a las necesidades derivadas de las condiciones climáticas, la escasez de recursos y la falta de manejo de las tecnologías. Por su parte, el Fondo de Naciones Unidas, FAO, también ha iniciado un programa de apoyo a la agricultura, pesca y recursos naturales a finales de 2017 y que durará hasta 2021. Su prioridad son las actividades de productores en sectores productivos clave de la economía mauritana que generen oportunidades de empleo sostenible. Su intervención se debe principalmente a la enorme falta de lluvias de los últimos 70 años que ha provocado una caida en la agricultura y que ha supuesto un trastorno importante para las poblaciones del Sahel, que emigran masivamente a los centros urbanos.


En cuanto a la pesca, Mauritania tiene una de las costas más ricas del mundo (754 km de costas, y un caladero rico en peces demersales, cefalópodos, crustáceos, moluscos y peces bentónicos ) y cuenta con un potencial excepcional para la industria pesquera. La mayor parte de su producción es destinada a la exportación. Desde 1987, se han sido firmados diferentes acuerdos de pesca entre Mauritania y la Unión Europea. El último protocolo entre la UE y Mauritania se firmó en julio de 2015, el cual permite a la UE pescar por un periodo de 4 años hasta 281.500 toneladas/anuales en las costas mauritanas; como compensación, la UE debe pagar unos 60 M. de euros al año, de los cuales 4,125 M. irán destinados a apoyar a las comunidades pesqueras locales.


Además, para favorecer la transparencia en el sector pesquero, se ha creado la “Fisheries Transparency Initiative”, FITI, cuyo lanzamiento tuvo lugar en febrero de 2016. Se trata de una iniciativa que pretende acompañar los esfuerzos ya realizados por los paises para favorecer la transparencia y la gestión sostenible de los recursos pesqueros. En 2017 tuvo lugar la 2º Conferencia Internacional de la FITI en Bali, Indonesia. Esta conferencia pretendía que el proyecto pasara de una fase teórica a una puesta en marcha real. Así, la FITI se organiza como asociación sin ánimo de lucro, permitiendo su adhesión a paises, industrias y organizaciones no gubernamentales. A finales de 2017 había solicitado la adhesión 4 países africanos que son: Guinea, mauritania, Senegal y Seychelles.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

Según el Banco Central de Mauritania, el sector secundario en 2017 ha representado un 27,42% del PIB, por lo que ha aumentado ligeramente con respecto al año anterior pero aún está lejos de las cifras de 2014.

Al contrario que el sector primario, el sector secundario ha descendido en cuanto al porcentaje de PIB que representa con respecto al total, pasando de un 28,13 a un 27,42% del PIB. Sin embargo, el PIB en general ha aumentado en todos los sectores y también ha sido el caso del sector secundario, pasando de 223.470,80 M MRO de PIB real a 225.010,50 millones de MRO de PIB real.

Estos efectos se deben en particular al sector minero, que ha experimentado un ligero repunte desde 2015, especialmente en cuanto a “extracción de productos distintos del petróleo” y “extracción de minerales metalíferos” . Por su parte, han disminuido ligeramente otros indicadores como “actividades manufactureras” o “ganadería”.

La empresa más importante del sector es la SNIM, participada por el Estado en un 80% de su capital social. Exporta su producción a Europa, China y Japón. La empresa controla la cadena de producción, desde la mina hasta el puerto, y la mayoría de su producción es exportada a Europa, Japón y muy especialmente, China.

Mauritania cuenta, además con reservas de hidrocarburos, en la cuenca de Taoudenni y la cuenca costera. A pesar de disponer de la materia prima, no se refina ningún producto petrolero en el país, debiendo recurrir a la importación, principalmente desde Argelia. Las importaciones de refinados representan, según el ejercicio, entre el 15 y el 25% del total de las importaciones del país. Mauritania cuenta también con importantes reservas de gas natural (en los campos de Banda y Pelican). A finales de 2015, la empresa estadounidense KOSMOS ENERGY anunció haber descubierto reservas de gas offshore (a 2,7 Km de profundidad), en la frontera mauritana con Senegal. A principios de 2018 se firmó un acuerdo entre Mauritania y Senegal que permitirá una explotación común de los recursos, que serán explotados por BP a partir de 2021. La reserva de gas contiene 450 mil millones de metros cúbicos, equivalentes a 7 veces la producción anual de todo África, y se llama “Grand Torture-Ahmeyim”.

En cuanto al sector de la electricidad, cuenta con un importante déficit estructural. A pesar de la apertura del sector pretendida por el Código de Electricidad, aprobado en 2011, la SOMELEC, compañía nacional, tiene el monopolio en la generación, transporte y distribución de la energía eléctrica en las principales ciudades del país y el escaso atractivo del resto del territorio no llama la atención a los inversores extranjeros.
El sector industrial está constituido principalmente por empresas dedicadas al procesado de productos de la pesca, que destinan el grueso de su producción a la exportación. El resto está muy poco desarrollado debido al pequeño tamaño del mercado local, la falta de recursos humanos especializados y los elevados costes de los insumos (agua y electricidad). La mayoría de empresas pertenecen al sector agroindustrial (zumos, pasta).
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Si por algo se caracterizó el 2016 fue por una consolidación del sector terciario en la economía mauritana, que en 2017 ha seguido aumentado pasando, según el Banco central, de 328.650,80 M MRO de PIB real a 342.418,90, la mayor subida en millones de los tres sectores. Sin embargo, el porcentaje que representa con respecto a los otros sectores ha descendido ligeramente pasando de representar un 43,1% del PIB a un 41,73%, aunque sigue siendo el primer sector económico.

Su auge se debe principalmente al comercio y a otros servicios como la banca (7,9% del PIB real), los seguros (13,6% PIB real), las nuevas tecnologías de la información (6,1% PIB real) o las telecomunicaciones. En este sentido hay que destacar la revisión del Código de Inversiones que ha mejorado el régimen de concurrencia del país.

El sistema financiero es débil y está poco desarrollado. A pesar de la aparición de nuevos actores extranjeros en el sector bancario (un total de 5 en 2014), la tasa de bancarización (nº de cuentas bancarias / población total) sigue siendo muy escasa: 9% (2013). Recientemente, se ha notado un cierto impulso por parte de la banca islámica (Banque Islamique de Mauritanie, Banque Populaire Islamique, etc.) y que sin duda jugará un papel fundamental en el desarrollo del sector financiero mauritano. Tanto es así, que los bancos de capital europeo ya están ofreciendo productos acordes con estos principios. La banca minorista sigue dominada por los bancos tradicionales, ligados a holdings familiares: BMCI, BNM y GBM (en torno a 2/3 de este mercado). La financiación a medio y largo plazo, indispensable para los grandes proyectos de inversión inmobiliaria y la construcción de infraestructuras, sigue estando cerrada para la mayoría de empresas, que deben financiarse en el extranjero para acometerlos.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta