Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

México, estratégicamente situado en el norte del continente americano con una frontera de más de 3.000 Km. con Estados Unidos y con un mercado de aproximadamente 118millones de habitantes (estimación de Conapo para 2013- de los que alrededor del 29% tienen menos de 14 años), es la decimocuarta economía del mundo y segunda de Iberoamérica con un PIB de 1.177.000 MUSD según datos estimados del FMI para 2012. Por otro lado, es un país perteneciente a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) desde 1994 y uno de los principales destinos para la inversión extranjera en el continente americano.

Además, a lo largo de los últimos 20 años, México ha vivido un acelerado proceso de internacionalización de su economía y normalización de su vida política, habiendo logrado significativos avances en materia de estabilidad económica que han permitido dejar atrás las crisis cíclicas y recurrentes que habían caracterizado al país en el pasado.

Sin embargo, detrás de estos datos se encuentra un país de grandes contrastes y complejidad, que son la verdadera constante en la estructura socioeconómica del país. Bajo su aparente uniformidad coexisten muchos “México”, con distintos ritmos de desarrollo y orientación, y la apertura del país no ha hecho sino reforzar el carácter dual de la economía y la sociedad mexicanas, acentuando graves disparidades a nivel regional, sectorial y social, con enormes desigualdades, también, en la distribución de la riqueza y el acceso a la educación, la salud y el bienestar.

La participación sectorial actual del PIB es consecuencia de la opción de política económica que se tomó hace más de dos décadas de apostar por una economía muy abierta en la que las exportaciones de productos industriales fueran el motor básico de crecimiento.   En 2013 el sector agropecuario aportó el 3,5% del PIB nominal; la minería el 7,57%; las manufacturas el 17,2%; la construcción el 7,2%; la electricidad, gas y agua el 1,6%; el sector comercio 15,65% y el resto de los servicios el 47,4%. Por estructura del PIB, el sector servicios y el sector comercio  tuvieron un mejor comportamiento, con un crecimiento del 4,6% y del 6,6%, respectivamente; electricidad, agua y suministro de gas por ductos al consumidor final creció un 2,8%. Las actividades secundarias como la minería y la construcción cayeron un 7,7% y un 5,4% respectivamente;

Al cierre de 2013 la población económicamente activa (PEA) del país se ubicó según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) que elabora el INEGI, en el 59,6%% de la población de 14 años y más, 52,7 millones de personas (al cierre 2012 la población de 14 años y más ascendía a  51,5 millones de personas ).No obstante, debemos de tener en cuenta que el método utilizado para la contabilización de este indicador (Tasa de Desempleo Abierto) subestima notoriamente el desempleo real, lo que provoca que sea poco representativo y no utilizable a efectos de comparaciones internacionales. Los últimos datos publicados al cuarto trimestre de 2013 estiman la PEA en un 59,6% de la población, con más de 52 millones de personas y una tasa de desocupación del 4,6%. Por sector económico la distribución es la siguiente: 7 millones de personas (13,9%) trabajan en el sector primario, 12,1 millones (24%) en el secudario y 30,9 millones (61,55) en el terciario. El restante 0,6% no especificó su actividad económica. 

Es importante señalar, por otra parte, que la evolución reciente del PIB en el país ha sido insuficiente para superar los atrasos existentes. Cabe destacar que durante  los últimos dos sexenios, el de Vicente Fox (diciembre de 2000-diciembre de 2006)  y el de Felipe Calderón (diciembre 2006- diciembre 2012) el crecimiento promedio anual del PIB se ha situado en torno al 2%, muy lejos de las necesidades del país (por encima del 5%)  y de los datos de crecimiento que registran otros países emergentes. 2013, primer año de gobierno de Enrique Peña Niego (diciembre 2012-diciembre de 2018) comenzó con unas expectativas muy positivas de crecimiento, 3,5%, pero terminó con un dato muy alejado de la previsión inicial, 1,2%. Para 2014 la Secretaría de Hacienda mantiene una expectativa de crecimiento del 3,9% mientras que el Banco de México establece un rango de entre el 3 y el 4%. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

México ha conseguido en los últimos años controlar y mantener la inflación en niveles de un dígito, cosa que no sucedía en décadas pasadas (en 1987 este indicador rozó el 160% y durante años la inflación se mantuvo en dos dígitos). La tendencia inflacionaria a la baja inició en 1998, estabilizándose entre los años 2001 y 2007 y alcanzando un mínimo histórico de 2,13 % en 2015. No obstante, la inflación en 2017 cerró en un 6,77%.

El Banco de México ha establecido como objetivo mantener este indicador en el rango de 3% +/-1 punto porcentual (entre el 2 y el 4%) y aunque en 2008, 2010 y 2017 la inflación cerró por encima de este nivel objetivo, dicha meta se ha conseguido en los últimos años. El Banco de México estima que el nivel de inflación retomará una tendencia convergente hacia el 3%-4% a finales de 2018.

En 2017, la economía mexicana tuvo que hacer frente a una coyuntura internacional que venía complicada desde el año 2016, además de factores internos. Con ello, la inflación terminó fuera del rango de control del Banco Central, en el 6,77%, niveles no observados desde el año 2001. Por un lado, a inicios de año, la inflación comenzó a resentir los efectos de la depreciación del peso que durante 2016 perdió más del 17% de su valor frente al dólar, y por otro, la subida en los precios de algunos agropecuarios y los energéticos provocaron que finalmente la inflación alcanzara el umbral del 6,77% En lo que va de 2018 la inflación general anual ha presentado una disminución considerable y se espera que cierre el año en un 3,5%. Ante esta situación, el Banco de México tuvo que ajustar su política monetaria durante 2017, incrementando la Tasa de Interés Interbancaria varias veces en 2017 y en 2018, para fijarla en un 7,75%, el nivel más alto desde 2009.

Con respecto a los precios de producción, éstos se estiman a través de un conjunto de indicadores, también denominado Sistema Nacional de Índices de Precios Productor (SNIPP), que mide los cambios de precios de una canasta de bienes y servicios, representativa de la producción nacional. El índice más general que calcula ese sistema es el Índice Nacional de Precios Productor (SP6: índice de mercancías y servicios finales excluyendo petróleo) que registró una variación del 4,24% en 2017.

En la página del Banco de México y de INEGI se pueden consultar estos índices desglosados. Fuentes: Banco de México: www.banxico.gob.mx   INEGI:  www.inegi.gob.mx
 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Las autoridades mexicanas, conscientes de que mantener, ampliar y desarrollar la infraestructura de transporte es una de las inversiones más efectivas para fortalecer la competitividad de un país, han desarrollado durante las dos últimas administraciones ambiciosos programas de inversión en el sector. Así en julio de 2007 el gobierno de Felipe Calderón anunció su Plan Nacional de Infraestructuras 2007-2012 (www.infraestructura.gob.mx) que recogía las principales obras de infraestructura que se iban a desarrollar en el periodo de referencia, con una inversión base requerida de 2,5 billones de pesos entre inversión privada y pública. Estos 2,5 billones de pesos incluían el desarrollo de proyectos tanto del sector energético como de carreteras, puertos, aeropuertos, ferrocarriles y telecomunicaciones durante el período 2007-2012.

La Administración de Enrique Peña Nieto también publicó su Programa Nacional de Infraestructura para el periodo 2014-2018 (PNI) que recogía 743 proyectos (prácticamente el 50% en el sector energético) y estimaba una inversión de 7,7 billones de pesos (aprox. 600 mil millones de USD), de los cuales, el 60%, provendrá del sector público. Esta cifra de inversión representa un 87% más de recursos que los 4,1 billones de pesos invertidos en infraestructuras en el periodo 2007-2012. No obstante, tras el anuncio de recortes presupuestarios en 2015, 2016, 2017 y también para 2018, ha habido cancelaciones y suspensiones de algunos de los proyectos contemplados inicialmente, como el tren de Querétaro o el Transpeninsular o se han incluido figuras como las Asociaciones Público Privadas o concesiones en el caso de hospitales y carreteras permitiendo una mayor participación de la inversión privada .

El 63% de los proyectos incluidos en el PNI estaban previstos para ser financiados con recursos públicos y 37% con inversión privada, aunque estas proporciones cambiaron a raíz del anuncio del Secretario de Hacienda. Entre los proyectos importantes en marcha que ayudarán a cambiar en los próximos años el nivel de las infraestructuras en México son: el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, el Nuevo Puerto de Veracruz, el tren ligero de Guadalajara, el tren interurbano de pasajeros Toluca-Ciudad de México, la Red Compartida y un gran número de nuevas autopistas, entre otros. El nuevo Ejecutivo tomará posesión a partir de diciembre por lo que habrá que esperar a esa fecha para conocer el nuevo programa de infraestructura pública para el periodo 2018-2024.

 Para más información: https://www.gob.mx/sct/documentos/informe-sobre-acciones-relevantes-de-la-sct-149686?idiom=es
http://www.sct.gob.mx/fileadmin/oficialia-mayor/acciones-relevantes-SCT.pdf
 

De acuerdo con el Informe Global de Competitividad 2017-2018 del Foro Económico Mundial, México se mantiene en el puesto número 51 entre 137 países analizados, España en el 38. Por la competitividad de su infraestructura y a nivel sectorial ocupa el lugar en promedio el lugar 62 y por sectores: 65 en ferrocarriles, 62 en puertos, 67 en aeropuertos, 72 en electricidad, 67 en subscripciones a telefonía móvil y 52 en carreteras. Estos datos reflejan ciertas pérdidas de posiciones en relación al año 2016 por lo que hay mucho que hacer para que México mejore la calidad de su infraestructura y su competitividad. Otros países latinoamericanos Costa Rica (42), Panama (48), Chile (50), Brasil (65).

http://www3.weforum.org/docs/GCR2017-2018/05FullReport/TheGlobalCompetitivenessReport2017%E2%80%932018.pdf

Los datos que se recogen a continuación dan una idea general de la infraestructura de transporte y comunicaciones disponible en el país.   

Concepto

Unidad de medida

Dato

Volumen de carga transportada por carretera

Millones de Toneladas

544

Longitud de vías férreas

Kilómetros

26.891

Longitud de la red de carreteras

Kilómetros

393.473

Longitud de la red de carreteras de cuota

Kilómetros

9.818

Puertos

Unidades

122

Aeropuertos (nacionales e internacionales)

Unidades

77

Líneas telefónicas fijas en servicio, 2015

Miles

19.607

Densidad de líneas telefónicas fijas en servicio, penetración telefónica 2015.

Líneas telefónicas fijas por cada 100 hogares

59,1

Usuarios de telefonía móvil, 2015

Suscripciones por cada 100 habitantes.

91

Usuarios de Internet,  2015

Acceso a banda ancha

Población en Miles

 p/c 100 habitantes

                                65.521

61

Fuente: SCT: Principales estadísticas del Sector Comunicaciones y Transportes 2017.

Más información: http://www.sct.gob.mx/fileadmin/DireccionesGrales/DGP/estadistica/Principales-Estadisticas/PE_2017.pdf

Carreteras

En 2017 la red de carreteras se estima tenía una longitud de 393.473 km de los que 164.459 km estaban pavimentadas, más de 148.859 km revestidas y más de 80.000 km eran terracerías y brechas mejoradas (caminos de acceso a pequeñas comunidades). De los kilómetros pavimentados, el 90,5 % tienen dos carriles y el resto cuatro o más. De los más de 9.818 km de autopista de cuota más de 3.000 km están concesionados al sector privado. Se estima que se transportaron por la red carretera más de 544 millones de toneladas de carga.

En el PNI 2014-2018 estaban contemplados inicialmente 52 autopistas, 56 libramientos y 80 nuevas carreteras con un total de 6.500 kilómetros. Las estimaciones es que se logre el 100% del cumplimiento de la meta a finales de 2018. De diciembre de 2012 a finales de 2017, el gobierno ha destinado más de 335.000 millones de pesos para la construcción, modernización y conservación de la infraestructura carretera. En 2017 se licitaron algunos importantes tramos de carreteras bajo el modelo APP y Propuestas No Solicitadas destacando: Saltillo-Monterrey-Nuevo Laredo; Matehuala-Saltillo; Pirámides-Tulancingo-Pachuca y Texcoco-Zacatepec.
Entre las obras importantes carreteras del último año destacan: Apaseo-Palmillas (Libramiento de Querétaro); el segundo cuerpo del Arco Norte; la carretera Jiquilpan-Sahuayo; la autopista Siglo XXI (en Morelos, que conecta Atlixco con Alpuyeca); el Libramiento de Hermosillo y el Libramiento de Ixtlahuaca. Otras obras importantes para la configuración de la red carretera en México que se terminarán en breve son: la autopista Atizapán-Atlacomulco; Jala-Compostela y Compostela-Las Varas (que conecta Guadalajara con Puerto Vallarta); la carretera de Comitán a la Frontera, en Chiapas y la Tecate-El Sauzal; la primera etapa de la modernización de la Pachuca-Huejutla; el segundo periférico de Gómez Palacio; Zacatecas-Saltillo y la primera etapa del Libramiento de Ensenada; Jáltipan-Acayucan, que es la Carretera 180 en Veracruz; parte de la ampliación de la Peñón-Texcoco; la segunda etapa de La Pera-Cuautla; la continuación de la Mitla-Tehuantepec y la Barranca Larga-Ventanilla.

Hasta ahora, la columna vertebral de la red carretera de México lo constituyen 15 “corredores troncales” a los que se van a ir conectando las obras anteriormente mencionadas:-México-Guadalajara-Tepic-Mazatlan-Guaymas-Hermosillo-Nogales con ramal a Tijuana;-México-Querétaro-San Luis Potosí-Saltillo-Monterrey-Nuevo Laredo con ramal a Piedras Negras;- Querétaro- Irapuato-León-Lagos de Moreno- Aguascalientes- Zacatecas- Torreón- Chihuahua- Cd. Juárez;-Acapulco-Cuernavaca-México-Tuxpam;-Puebla-Progreso;- Mazatlan-Durango-Torreón-Saltillo-Monterrey-Reynosa-Matamoros;-Manzanillo-Guadalajara-Lagos de Moreno-San Luis Potosí-Tampico con ramal a Lázaro Cárdenas y Ecuandureo;-Acapulco-Cuernavaca-Puebla- Veracruz.-Veracruz-Monterrey con ramal a Matamoros;-Transpeninsular Baja California;-Altiplano;-Puebla-Cd. Hidalgo;-Circuito Transísmico;-Peninsular de Yucatán;- Del Pacífico.

Ferrocarriles

La red ferroviaria tenía en 2017 una longitud total de 26.891 km., de las que 20.886km son vías principales y el resto secundarias. Prácticamente toda la red es de vía ancha.
El transporte ferroviario de mercancías ha progresado en años recientes, en detrimento del de pasajeros, y está manejado casi por completo por concesiones privadas, entre las que cabe destacar el Ferrocarril y Terminal del Valle de México (FVM-Ferrovalle) en el que son socios Kansas City Southern, Ferrosur Ferromex y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. En 2017 se transportaron por vía férrea 126 millones de toneladas de mercancías.

De acuerdo con un estudio de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), Revisión de la Regulación de Transporte de Carga en México , la participación del ferrocarril en el transporte de carga en México ha crecido de manera continua y ha alcanzado niveles comparables con varios de los grandes sistemas ferroviarios del mundo, siendo las tarifas promedio de transporte ferroviario de carga en México una de las más competitivas de América Latina.

Durante el periodo 2013-2018 se han invertido más de 113.000 millones de pesos en inversiones público privadas destinadas a la modernización y construcción de 1.580 kilómetros de vías férreas.
Entre las obras ferroviarias públicas a cargo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes destacan la nueva terminal ferroviaria de Durango, ya concluida con una inversión cercana a los 1.500 millones de pesos; el cruce internacional Matamoros-Brownsville, primero de este tipo construido en los últimos 100 años y en el que se invirtieron más de 1.000 millones de pesos; el túnel y el libramiento ferroviarios de Manzanillo, con una inversión de 2.500 millones de pesos, y los avances en la modernización y rehabilitación del tren Chiapas-Mayab.

El transporte de pasajeros por ferrocarril es incipiente aunque es de destacar la entrada en operación en 2008 de la primera línea del Tren Suburbano de la Ciudad de México concesionado a la empresa española CAF. Además, en el Programa Nacional de Infraestructuras estaban contemplados varios proyectos de transporte de pasajeros por ferrocarriles y aunque el proyecto México-Querétaro se canceló, siguen adelante el tren de alta velocidad México-Toluca y otros como el tren eléctrico de Guadalajara, ambos con una inversión superior a los 60.000 millones de pesos.

Puertos

México tiene unos 10.000 kilómetros de litoral y 122 puertos de los que 59 están en el pacífico y 63 en el golfo y caribe, aunque algunos de ellos son muy pequeños y con muy escasa actividad pesquera o turística. Cuenta con unos 181,4 km de longitud de obras de protección, 216,9 km en obras de atraque y algo más de 8,2 millones de metros cuadrados de almacenaje. En 2017 pasaron por los puertos de México unos 307 millones de toneladas de carga y 6,3 millones de contenedores. En los últimos años se ha desarrollado una infraestructura portuaria más eficiente y moderna con servicios seguros y competitivos, favoreciendo principalmente las actividades comerciales con el exterior. Las inversiones realizadas por los particulares a través de las API-s (Administración Portuaria Integral) y el sector público están permitiendo ampliar la capacidad instalada y aumentar la productividad en el manejo de las cargas, que es similar a la de los mejores puertos del mundo. Se destaca especialmente el proyecto de construcción del nuevo Puerto de Veracruz aunque también se están realizando inversiones importantes en otros puertos. A finales de 2018 se calcula que se habrá duplicado la capacidad de carga en los puertos con la operación de 520 millones de toneladas, el doble de la operación al principio de la actual administración, así como el avance en la construcción de los puertos de Veracruz y Tuxpan y consolidar la ampliación de las terminales de Lázaro Cárdenas, Manzanillo y Altamira, entre otros, con una inversión pública total de más de 42.000 millones de pesos.

Los principales puertos de México por los que pasa el 60% del tráfico marítimo de mercancías son Altamira y Veracruz en el Golfo de México y Manzanillo y Lázaro Cárdenas en la costa del Pacífico. También son puertos importantes: Ensenada, La Paz, Guaymas, Topolobampo, Mazatlán, Puerto Vallarta, Acapulco, Salina Cruz, Chetumal, Cancún, Progreso, Campeche, Ciudad del Carmen, Coatzacoalcos, Tuxpan y Tampico.

Aeropuertos

México cuenta con 77 aeropuertos (64 internacionales) y numerosos aeródromos. Esta red beneficia, prácticamente, a todas las poblaciones de más de 50.000 habitantes. Sin embargo, el proyecto de infraestructura más importante de esta Administración es el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM). En 2014 se iniciaron las licitaciones para los proyectos de construcción del nuevo aeropuerto que continúan hasta la fecha, si bien, las licitaciones más importantes ya han sido publicadas y adjudicadas. En los próximos dos años se culminará la fase operativa del NAICM, con dos pistas y una torre de control para dar servicio a más de 65 millones de pasajeros anuales. Para más información del Nuevo Aeropuerto se puede consultar la página: http://www.aeropuerto.gob.mx/

Desde 2009 existe participación privada en la operación de diversos aeropuertos en México. Actualmente operan tres grupos aeroportuarios con participación privada: Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA) (http://www.oma.aero) , Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP, en el que participa AENA. https://www.aeropuertosgap.com.mx/es/) y Grupo Aeroportuario del Sureste (ASUR http://www.asur.com.mx/).

Los principales aeropuertos de México por registro de pasajeros son: Ciudad de México, Cancún, Guadalajara, Monterrey, Tijuana, San José del Cabo, Puerto Vallarta, Hermosillo y Mérida. Las principales líneas aéreas nacionales son Aeromexico, Interjet y Volaris, aunque también existen otras más pequeñas como Aeromar, Viva Aerobus o Magnicharters. Existen, además, conexiones aéreas directas entre México y las principales ciudades de Europa, Estados Unidos, Canadá, Australia e Iberoamérica. Iberia y Aeroméxico tienen vuelos todos los días desde España. Air Europa vuela a Cancún. También hay otras operadoras de vuelos charters directos a Cancún.

Se puede consultar información adicional sobre transporte de pasajeros, carga, principales destinos, parque aeronáutico, aeropuertos etc. en:
http://www.sct.gob.mx/transporte-y-medicina-preventiva/aeronautica-civil/inicio/

http://www.aeropuertos.net/aeropuerto-internacional-de-la-ciudad-de-mexico-aerolineas/


Medios de comunicación

México inició en 2013 cambios profundos en materia de telecomunicaciones, radiodifusión y medios públicos gracias a las reformas constitucionales en el sector. Aunque se han producido avances en el sector de telecomunicaciones en México, el país se enfrenta aún al reto de incrementar la penetración de estos servicios en un ambiente de competencia.

La penetración de telefonía móvil, fija y banda ancha estaba entre las más bajas de la OCDE y las tarifas de los servicios fijos de telecomunicaciones eran de las más elevadas aunque tras la reforma de telecomunicaciones y la apertura del sector a la inversión extranjera estos indicadores están mejorando. México cerró 2017 con 99,5 millones de Smart-phones, un 86% de las líneas móviles en funcionamiento (un 9,6% mayor a la registrada un año antes), además aproximadamente 115,2 millones de líneas celulares distribuidas entre tres operadores móviles con red nacional y casi 20 operadores móviles virtuales (MVNO). En cuanto a la penetración del servicio de Banda Ancha Fija, en el año 2000 únicamente 0,5 de cada 100 hogares contaba con conexión, para el año 2005 esta cifra aumentó a 7,4 de cada 100 hogares, en junio de 2013 la penetración alcanzó 39 de cada 100 hogares y para septiembre de 2017 se registraron 50 accesos por cada 100 hogares, lo que representa un crecimiento de 28% desde la Reforma. También se estaca la disminución de precios de los servicios de telefonía móvil que han bajado un 42,43% desde la Reforma de Telecomunicaciones hasta febrero de 2018.

Es previsible que 2018 y 2019 sean años de creciente dinamismo para las telecomunicaciones tanto por los despliegues de infraestructura que se harán en el país, a partir de las próximas licitaciones de espectro radioeléctrico, como por la materialización efectiva de proyectos de inversión en redes (red troncal, red compartida y de política satelital).

Las estadísticas comparativas por países se pueden consultar en la página de la Unión Internacional de Telecomunicaciones:http://www.itu.int/en/ITU-D/Statistics/Pages/facts/default.aspx

Se puede consultar información estadística sobre México en el Banco de Información de Telecomunicaciones http://bit.ift.org.mx

Por otro lado, hay numerosos diarios y revistas de circulación nacional, en un mercado extremadamente reñido por el bajo índice de lectores de prensa. Los principales periódicos son: Reforma, Universal, Milenio, Excélsior, El Financiero (económico), El Economista (económico) y La Jornada. Entre los semanarios destacan Proceso, Nexos, Expansión, Mundo Ejecutivo y Letras Libres.

Se puede consultar información adicional en el anuario estadístico que anualmente publica la Secretaría de Comunicaciones y Transportes:

http://www.sct.gob.mx/fileadmin/DireccionesGrales/DGP/estadistica/Principales-Estadisticas/PE_2017.pdf
http://www.beta.inegi.org.mx/temas/ciencia/

 Energía

Para información sobre infraestructura energética se puede consultar la página: http://base.energia.gob.mx/nacei/mapas_infraestructura_energetica.aspx
  

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

 

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), que elabora el INEGI, estima la población económicamente activa (PEA) en 54,7 millones de personas en el último trimestre de 2017, representando un 59,4% de la población de 15 años y más. De ellos, 52,8 millones de personas se encontraban ocupadas y 1,8 millones desocupadas. Así, en el último trimestre de 2017, la Tasa de Desocupación (TD), respecto a la Población Económicamente Activa (PEA), fue del 3,3% de la población económicamente activa, dato inferior al registrado en el mismo período de 2015 (4,2%) y en 2016 del 3,5. Esta variable ha venido marcando una tendencia descendente desde agosto de 2013.  

No obstante, hay que tener en cuenta que el método utilizado para contabilizar este indicador (Tasa de Desempleo Abierto) subestima notoriamente el desempleo real, lo que hace que sea poco representativo y no utilizable a efectos de comparaciones internacionales.  

 

 

POBLACIÓN ACTIVA Y DESEMPLEO

Personas

2016

%

2017

%

POBLACIÓN TOTAL

122.746.451

 

123.982.528

 

Población de 15 años y más

90.477.120

 

 100

92.043.922

100

Población Económicamente Activa (PEA)

 

54.034.800

59,7

 

54.696.638

59,4

Ocupada

52.123.674

 

96,5

 

52.865.845

96,7

Desocupada

1.911.126

 

3,5

 

1.830.793

3,3

De hecho, estas cifras estarían mostrando una situación mucho más favorable que la real en un país en el que existen elevados índices de subempleo y de ocupación en el sector informal de la economía. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ha venido haciendo público desde diciembre de 2012 los datos sobre las personas que trabajan en la economía informal empleando para ello una nueva metodología, una medición ampliada presentada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La Tasa de Informalidad se situó en diciembre de 2017 en el 56,8% de la población ocupada. Así, la informalidad sigue siendo uno de los mayores retos del país.
 

Al cierre de 2017 estaban afiliados al IMSS 19.184.00 puestos de trabajo. El 86,9% son plazas permanentes y 13,07% plazas eventuales. En los últimos cinco años estos porcentajes se han mantenido relativamente constantes.
 

En cuanto al sector económico en el que se emplea la población ocupada, al cierre de 2017 7,1 millones de personas (13,3% del total) trabajaban en el sector primario, 13,5 millones (25,6%) en el secundario o industrial y 32 millones (60,5%) en el terciario o servicios. Porcentajes similares a los años previos.

Fuentes: INEGI. Más información: http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/boletines/2018/enoe_ie/enoe_ie2018_02.pdf
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El indicador disponible más fiable sobre la distribución de la renta en México es la “Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares”- ENIGH- que elabora el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI). La última encuesta recoge datos de 2016 y se publicó en agosto de 2017.

En esta encuesta se aprecia claramente que las diferencias en los niveles de ingresos y gastos entre deciles de población son muy notorias. El 30% de los hogares con mayores ingresos (deciles VIII, IX y X) concentraron el 63% de los ingresos corrientes totales, mientras que el 30% de los hogares con mineros ingresos (deciles I al III) representan el 9% de los ingresos. El décimo decil de los hogares en México captó 21 veces más ingresos que el primero. La distribución de la renta no ha mejorado sustancialmente en los últimos años y siguen existiendo grandes disparidades y desequilibrios tal y como puede observarse en la tabla adjunta.

En 2016, el ingreso corriente promedio por hogar se situó en 43.036 pesos trimestrales. Sin embargo, como comentábamos, la distribución es muy desigual. Los ingresos trimestrales para el primer decil son de 6.820 pesos mientras que los hogares del decil X tienen un ingreso total promedio trimestral de 160.820 pesos. Es de destacar, también, que el ingreso total trimestral en las áreas urbanas es 7,3 veces superior al de las áreas rurales. Por otro lado, Nuevo León y Ciudad de México son las entidades que presentan un mayor ingreso promedio trimestral por hogar, entre 70.834 y 87.653 pesos, mientras que Guerrero y Chiapas fueron los de mejor ingreso promedio trimestral por hogar, entre 23.258 y 26.980 pesos.

De esta encuesta también se desprende que los rubros a los que los hogares destinan un mayor porcentaje de gasto son alimentos y bebidas 35%; transporte y comunicación 19% y educación 12% aunque también hay diferencias entre deciles, estados etc.  

 

Deciles Hogares

Ingreso promedio

NACIONAL

43.036

I

6.820

II

12.350

III

16.677

IV

21.029

V

25.920

VI

31.650

VII

38.841

VIII

49.218

IX

67.034

X

160.820

 Fuente: INEGI. Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016.
http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/boletines/2017/enigh/enigh_08.pdf   http://www3.inegi.org.mx/sistemas/temas/default.aspx?s=est&c=17484
      

El índice de GINI también nos ofrece una medida de esa desigualdad (*). En el caso de México, en 2016 el coeficiente Gini se situó en el 0,448 dato muy similar al de 2014 (0,438) o 2012 0,440). Este indicador se encuentra muy lejos de una distribución equilibrada si tenemos en cuenta que cuanto más cercano a cero sea el índice mejor es la distribución del ingreso. Además, según CEPAL México estaría subestimando este dato que se situaría en el 0,79% en 2015 según el informe Panorama Social de América Latina 2016. Además del índice de GINI hay que tener en cuenta que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval)  estima que el 43% de la población en México (53 millones de personas) estaba en situación de pobreza en 2016.

Fuente: https://www.coneval.org.mx/SalaPrensa/Comunicadosprensa/Documents/Comunicado-09-Medicion-pobreza-2016.pdf

 

 

(*) El coeficiente de Gini es una medida de concentración del ingreso, un número entre 0 y 1, en donde 0 se corresponde con la perfecta igualdad (todos tienen los mismos ingresos, concentración cero) y 1 se corresponde con la perfecta desigualdad (una persona tiene todos los ingresos y los demás ninguno, concentración máxima). El índice de Gini es el coeficiente de Gini expresado en porcentaje, y es igual al coeficiente de Gini multiplicado por 100.

 

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

El PIB del sector primario (agricultura, ganadería, pesca, aprovechamiento forestal y silvicultura) aporta aproximadamente el 3,4% del PIB nacional con datos anualizados y registró un crecimiento real del 3,3% en 2017, por encima del crecimiento global de la economía (2%). Dentro del PIB sectorial, las actividades agrícolas representan aproximadamente el 63,9%, las pecuarias un 30,5% y el aprovechamiento forestal, la pesca y caza y otros servicios aproximadamente el 6,6%. La suma de la producción de los tres subsectores (agrícola, pecuario y pesquero) ascendió a 223 millones de toneladas, un 0,7% más que lo realizado en el año previo.

El sector primario es un sector que recibe muy poca inversión extranjera directa; en 2017, según la secretaría de Economía,  recibió 118 millones de dólares, el 0,4% del total.

En el subsector agrícola, destacó el crecimiento del 8,4% en la producción de frijol, respecto de lo obtenido en 2016; mientras que en el pecuario, sobresalió el aumento en la carne de porcino con un 4,6%; en tanto que en el pesquero, el mayor alza fue en la sardina con el 5,5%.
Agropecuario y Silvícola: Las grandes diferencias sociales y económicas del país no pasan desapercibidas en este sector que aglutina a la población más pobre de México, y en el que se diferencian claramente un segmento poco desarrollado con escasa mecanización, que utiliza sistemas de cultivo tradicionales para cultivos de subsistencia y un segmento floreciente y mecanizado que orienta su producción a la exportación. Así, en el campo mexicano existe un segmento comercial altamente competitivo con empresas que generan divisas por más de 20.000 millones de dólares anuales, pero, en contraste, la gran mayoría de las unidades económicas rurales son de subsistencia o autoconsumo y no necesariamente alcanzan la producción mínima para la nutrición. Para superar esta situación la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural Pesca y Alimentación (SAGARPA www.sagarpa.gob.mx ) ha puesto en marcha medidas orientadas a lograr una mayor integración y vinculación entre productores, agro-empresas y el sector público favoreciendo la mejora de infraestructura para la operación de agro-clústers, la construcción de Agro-parques y el desarrollo de un sistema nacional de agro-logística.

Según la SAGARPA, la superficie sembrada en México es de aproximadamente 22 millones de hectáreas pero la cultivable es de 26 millones de hectáreas. El 26% cuenta con riego y el 74% se cultiva en temporal. La superficie con riego prácticamente no ha crecido en los últimos cuarenta años. No obstante, el 60% del valor de la producción se genera en las áreas de riego. Por otro lado, de las aproximadamente 4 millones de unidades productivas que se dedican a la agricultura, sólo 240.000, un 6%, son altamente eficientes y con cultivos orientados, principalmente, a la exportación. El 77% de la superficie cultivable es de menos de cinco hectáreas y aglutina al 80% de los campesinos.

Por otra parte, el Programa Sectorial de Desarrollo Agropecuario y Pesquero 2013-2018 destaca que México se encuentra entre las primeras diez potencias mundiales en producción de algunos alimentos, por ejemplo:
•   Primer productor mundial de aguacate, de zumo concentrado de cítricos y de cerveza. México exporta 400 litros de tequila por minuto.
•   Ocupa el quinto lugar mundial en producción de huevo, con 120 millones de huevos al día.
•   Segundo en harina de maíz, sorgo para forraje y semillas de cártamo.
•   Tercero en limones y limas, zumo de naranja, chiles, pimientos y alfalfa.
•   Cuarto en vegetales congelados.
•   Quinto en brócoli, coliflores, huevos de gallina, espárragos y pomelos.

La industria cervecera mexicana fue la que más creció el año pasado, un 11%, lo que colocó al país como el cuarto productor mundial de cerveza y el primer exportador a nivel mundial. Muy cerca de la cerveza se encuentra la producción aguacate, cuyo crecimiento ha sido exponencial ya que en la última década ha habido una expansión del 299%. A pesar de que tiene una demanda de dumping en Estados Unidos, el tomate es el tercer producto mexicano más exportado. El tequila se ha mantenido en el top 5 de los productos mexicanos más exportados, en su mayoría a Estados Unidos, ya que 8 de cada 10 botellas de tequila que se exportan van al mercado estadounidense.
La agroindustria se consolida como el tercer rubro en valor de exportación a nivel nacional. Se han abierto nuevos mercados a los productos mexicanos, por ejemplo los países de la Península Arábiga y China. El sector agroalimentario (agropecuario y agroindustrial) "rompió récord" en 2017 al alcanzar las exportaciones un valor total de 32.583 millones de dólares con un superávit de 5.411 millones de dólares y un crecimiento de más del 70% en comparación con 2016. Los principales productos de exportación del año pasado fueron la cerveza con 3.768 millones de dólares, un 33,9% más que en 2016; el aguacate 3.203 millones de dólares y un aumento del 38,3% y berries 98 millones de dólares y un aumento del 20%.L as exportaciones agroalimentarias representaron el 8% del comercio exterior de México en 2017, cifra sin precedente desde 1980.

Los principales Estados en producción agrícola son Sinaloa, Michoacán, Veracruz, Jalisco, Sonora, Chiapas, Chihuahua y Estado de México.

La propia Secretaría de Agricultura mexicana señala que el reto del sector agropecuario en México es superar sus problemas estructurales y sus disparidades regionales y crear condiciones de productividad y eficiencia y así se recoge en el “Programa Sectorial de Desarrollo Agropecuario y Pesquero 2013-2018”. No obstante, se está a la espera del nuevo Programa de la Administración entrante.

Por último, un área de oportunidad en este sector, podría ser la producción de biocombustibles (etanol) que es aún incipiente en este país.

Para más información se puede consultar los siguientes enlaces: Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), organismo descentralizado de la SAGARPA http://www.sagarpa.gob.mx/quienesomos/datosabiertos/siap/Paginas/default.aspx Programa Sectorial de Desarrollo Agropecuario y Pesquero 2013-2018. http://www.sagarpa.gob.mx/


Ganadería
: La actividad ganadera se practica a lo largo y ancho del país con diferente grado tecnológico y de integración en los mercados. La ganadería tiene un alto potencial que no ha sido aprovechado debido a la descapitalización de muchas de sus unidades productivas, principalmente de las orientadas al mercado local, lo que ha provocado, en ocasiones, desabasto de algunos productos pecuarios básicos como la leche y carnes En contraste, también se exportan animales vivos y productos cárnicos por empresas de clase mundial. De hecho, México se ha venido consolidando a nivel internacional como el segundo exportador de ganado en pie y sexto productor de carne de bovino.

La ganadería bovina destaca por su importancia comercial. Se practica de forma extensiva fundamentalmente en el norte del país, exportándose una importante cantidad de cabezas de ganado a Estados Unidos. Alrededor de la mitad del valor de la producción pecuaria se concentra en 7 Estados: Jalisco, Veracruz, Puebla, Durango, Guanajuato, Sonora y Sinaloa, siendo los principales productos: carne en canal de ave, bovino y porcino, ganado en pie bovino y ave, leche de bovino y huevo. En el centro de la República y en las llanuras tropicales de Tabasco y Chiapas, así como en el Estado de Oaxaca, la ganadería se orienta, principalmente, a satisfacer la demanda interna. Las cabañas de caprino y ovino tienen, también, una gran importancia para el conjunto de la ganadería mexicana ya que pueden vivir en zonas no aptas para el desarrollo de otras especies.

Según el SIAP, el valor total de la producción pecuaria en el país (que incluye bovino, caprino, porcino, ave, miel y leche, entre otros), es de alrededor de 40,2 millones de toneladas.

Pesca: La extensión del litoral mexicano es de 8.475 Km. en la costa del Pacífico y 3.294 Km en el Golfo de México y el Caribe. Esta amplitud territorial permite suponer una gran riqueza biológica que no siempre se traduce en riqueza pesquera, debido a problemas técnicos para la explotación, industrialización (la inexistencia de una red de frío moderna y funcional) y comercialización de una gran variedad de especies.

México ocupa el puesto 16 a nivel global en la producción mundial pesquera y acuícola, cuenta también con el 9,8% de todas las especies de peces comerciales en el mundo. El sector pesquero y acuícola presentó el mayor crecimiento (7%) de las actividades agroalimentarias. En los últimos años la producción pesquera se ha mantenido alrededor de 1,5-1,8 millones de toneladas. Algunas de las principales especies pesqueras comerciales se encuentren en máximo aprovechamiento y algunas sobreexplotadas. No obstante, se cuenta con un alto potencial de crecimiento y amplias posibilidades de desarrollo de la acuacultura por su capacidad de incrementar la oferta pesquera tanto en aguas marinas como interiores. De hecho, el gobierno federal planteó el compromiso de avanzar en la promoción de la acuacultura con un enfoque productivo teniendo en cuenta que hasta ahora la capitalización del sector pesquero ha sido insuficiente para abordar proyectos de este tipo. La falta de inversión en equipamiento e infraestructura ha limitado la incorporación de nuevas tecnologías para elevar la productividad. El estado de mantenimiento de la flota (el 97% de la flota está formada por embarcaciones menores, el 3% restante, unas 3.500 embarcaciones, son embarcaciones mayores, con más de 10 toneladas de capacidad de carga) es bastante deficiente, salvo la de la flota atunera que es la más moderna de México, y de hecho, se ha estado actualizando con nuevas embarcaciones procedentes de astilleros españoles. Además, los altos costes, la falta de regulaciones y de un mayor fomento a la inversión han limitado, también, un crecimiento sostenido de esta actividad.

En el contexto internacional, México se ubica en el 3° lugar como productor de pulpo; 4° en atún; 7° en camarón, y 7° en sardina. El volumen de la captura pesquera en peso vivo fue de 1.800.000 toneladas en 2017, proviniendo el 82% del Pacífico.

Los principales productos pesqueros por volumen para el año 2016 (último año disponible) son: la sardina (441.608toneladas), el camarón (225.073tm), la mojarra (183.085 tm) el atún (113.974 tm) y el ostión (58.471 tm). Estas especies contribuyeron en ese año al 60% del volumen de producción pesquera. Los principales estados productores de pescado, por su parte, son Sonora, Sinaloa, Baja California Sur, Baja California y Veracruz (Fuente: SAGARPA).


Fuente: Anuario Estadístico de Acuacultura y Pesca 

https://www.gob.mx/siap/archivo/acciones_y_programashttp://www.campomexicano.gob.mx/raw_pesca_gobmx/seccionar.php
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

En 2017 la Producción Industrial (minería, manufacturas, construcción, electricidad y gas) tuvo una aportación al PIB de alrededor del 29,9% del total, con un leve retroceso del 0,6%, cuando la economía en su conjunto creció un 2%. Por componentes destacan el importante crecimiento del sector manufacturero con un 2,9% en comparación con el resto de sectores que tuvieron caída: la Minería cayó un 9,8%; Generación y Distribución de electricidad, agua y suministro de gas bajó un un 0,2% y Construcción perdió un 1%.

El 99% del tejido industrial mexicano está compuesto, por pequeñas y medianas empresas, caracterizándose por su estructura polarizada y desarticulada. Por un lado, se desarrolla un pequeño sector conformado por empresas altamente competitivas generalmente con orientación exportadora, y por otro, un gran número de empresas poco competitivas con carencias tecnológicas. Además, por razones de competitividad, las empresas exportadoras no tienen gran relación con resto del aparato productivo nacional. Las principales industrias manufactureras son la del automóvil, la química, la de productos metálicos, la eléctrica y electrónica y la alimentaria.

México es un país con larga tradición minera, que cuenta con importantes y variados recursos geológicos que lo sitúan entre los primeros países en inversión y producción minera en todo el mundo. En relación al sector de la minería éste representó el 3,7% del PIB. El potencial que ofrece este país para la exploración y desarrollo de nuevos yacimientos es enorme.

En este sentido, México se ubica como el tercer país más atractivo para la inversión minera en Latinoamérica, sólo superado por Chile y Perú, de acuerdo con un estudio de Fraser Institute. Además, la consultora Behre Dolbear mantiene a México como el 5° país con el mejor ambiente para hacer negocios mineros (según datos publicados en 2015), destacando los más de 40 acuerdos comerciales internacionales que tiene firmados. Se estima que dos terceras partes de la superficie del territorio presentan condiciones geológicas que hacen suponer la existencia de yacimientos de minerales metálicos y no metálicos, de los cuales sólo un 20% ha sido explorado.

  • México se encuentra dentro de los 12 principales productores a nivel mundial de 20 minerales, y es líder mundial en la producción de plata, ocupa el prestigioso segundo lugar en la producción de fluorita, tercero en la producción de bismuto, celestita y wollastonita; quinto sitio en la producción mundial de molibdeno, plomo y zinc; sexto en la producción de cadmio y selenio; séptimo en cobre y diatomita; octavo en oro y sal; noveno en manganeso y yeso; décimo en barita y fosforita y duodécimo sitio en bentonita y grafito.
  • Es el primer destino en inversión en exploración minera en América Latina y el 4° en el mundo de acuerdo con el reporte publicado por SNL Metals & Mining 2015.
  • Los principales minerales de la producción nacional fueron el oro, plata, cobre, zinc, arena, fierro y grava que en su conjunto representaron más del 50% del valor total.
  • Además, la producción de metales preciosos es una de las mayores fuentes de ingresos en el sector, por lo que hasta un aproximado del 65% del total de proyectos de exploración en su territorio pertenecen a depósitos de oro y de plata.


En cualquier caso, tras tres años de fuerte expansión en este sector (2010-2012), la minería mexicana ha experimentado desde 2013 una importante desaceleración en términos de producción e inversión, en paralelo al contexto internacional, caracterizado por una demanda limitada y una tendencia bajista en los precios de los principales minerales. En 2016 (de acuerdo con el último Anuario Estadístico de la Minería Mexicana publicado en octubre de 2017) el valor de la producción a precios corrientes de la minería mexicana alcanzó la cifra total de 473.000 millones de pesos (mdp) con un incremento del 12,9% con relación al año anterior.

Los principales estados productores del sector fueron Sonora, con un valor de producción de 103,2 Mmp y una participación del 33,3%, Zacatecas con 59,9 Mmp y un 19,3%; Chihuahua con 30,7 Mmp y 9,9%; Durango 24,6 Mmp y 7,9%; y Coahuila con 23,6 Mmp y 7,6%. Estas cuatro entidades aportaron en conjunto el 67,7% del valor total de la producción minera. Los principales minerales de la producción nacional fueron oro (21%), basalto (16,2%); cobre (14,7%), plata (11,7%), agregados pétreos (9%); caliza (6,1%), zinc (5,6%) y arena (1.9%), que en conjunto representaron 91,4% del valor total.

México se ha situado tradicionalmente como el 4º principal destino en términos de participación en la inversión global en exploración minera, tan sólo por detrás de mercados “clásicos” como Canadá y Australia y por delante de otros como Chile, Perú, China o Rusia aunque en los últimos años ha venido perdiendo posiciones.  De acuerdo con datos del Servicio Geológico Mexicano, se registraron un total de 275 empresas con capital extranjero a cargo de 947 proyectos en México. Del total de empresas extranjeras, 176 (64%) en Canadá, 45 (16%) en Estados Unidos, 13 en China (5%), 5 (2%) en Japón , 4 del Reino Unido, 10 de Australia, 4 de Corea del Sur, 2 de Chile, 2 de India, 2 de Francia, 3 de España y una empresa de Italia, Bélgica, Luxemburgo, Suiza, Irlanda, y Filipinas.

En México nos encontramos con un entramado de numerosas pequeñas, medianas y grandes empresas, unas 2.900 en el último Censo Económico del INEGI de 2014, que ocupan a más de 354.702 personas de manera directa y más de 1,6 millones de empleos indirectos, de acuerdo con el informe del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).


Más información:
https://www.sgm.gob.mx/productos/pdf/Anuario_2016_Edicion_2017.pdf
https://www.gob.mx/sgm/articulos/consulta-el-anuario-estadistico-de-la-mineria-mexicana
 

México es también un gran productor de petróleo. El Gobierno, a través de PEMEX, tenía, hasta la aprobación de la reforma energética en diciembre de 2013, un monopolio constitucional sobre la extracción, exploración, distribución y venta de petróleo (y sus derivados), etc... A partir de esta reforma que abrió áreas del sector a la inversión privada, PEMEX pasó a ser Empresa Productiva del Estado con autonomía de gestión y presupuesto. Por el momento, el petróleo es la principal fuente de recursos gubernamentales (el 20% dependiendo del precio internacional del barril de los ingresos públicos provienen de PEMEX). En 2017 la producción de crudo ascendió a 2,22 millones de barriles diarios, un 9,7% menor al año anterior reflejo de la tendencia descendente en los últimos años. De hecho, el declive en la plataforma de producción junto con las fuertes caídas en el precio del petróleo han generado una delicada situación financiera en Pemex. Esto también se ha reflejado en las caídas en las exportaciones de petróleo crudo, cuyo valor ascendió en 2017 a 20.023 millones de dólares, la mitad de lo que representó en 2013.  El precio del crudo ha venido disminuyendo en los últimos años: de 101,96 dólares por barril (precio promedio) en 2012 a 35,63 dólares en 2016, casi la tercera parte aunque desde finales de 2017 se ha venido recuperando cerrando ese año en 57,71 dólares. El volumen exportado en 2017 se situó en 1.174.000 barriles diarios.

Fuente: http://www.pemex.com/ri/Publicaciones/Paginas/IndicadoresPetroleros.aspx

El sector energético está experimentando un cambio importante en México, fruto de la reforma del sector que permite la participación privada en diferentes modalidades en prácticamente todas las áreas del sector. En el sector eléctrico se están desarrollando subastas de energía eléctrica y está en funcionamiento por primera vez en la historia de México un mercado eléctrico mayorista y en el sector de los hidrocarburos se está permitiendo la participación de empresas privadas en la exploración y extracción de petróleo a través de un mecanismo contemplado en la Reforma Energética y que han denominado “rondas” en las que las empresas hacen sus propuestas y la administración asigna los campos previamente delimitados a la mejor propuesta.

Así, ha concluido con éxito la Ronda 1 y 2 y está en marcha la 3. Tanto Repsol como Cepsa han sido adjudicatarios de algunas de las licitaciones contempladas en las Rondas 2 y 3. Por otra parte, de acuerdo con la nueva modalidad contemplada por la reforma según la cual Pemex pueda asociarse con terceros para actividades de exploración, los denominados farms out, PEMEX ha logrado con éxito varias asociaciones
También se están produciendo importantes oportunidades de negocio en la venta y distribución de gasolina al sector privado destacando la entrada de Repsol con la presencia de varias gasolineras en el país.

La generación, distribución y transmisión de la energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos decreció un 0,2% en 2017 y tiene un peso del 1,6% en el PIB nacional. Es de destacar la creciente importancia que la administración mexicana está otorgando a la participación de las energías renovables en el mix energético ya que México cuenta con unas condiciones climáticas y geográficas idóneas para el desarrollo de las mismas. A lo largo de todo el país se encuentran repartidos recursos solares, eólicos, hídricos y geotérmicos, entre otros. Según la propia Secretaría de Energía de México, la irradiación solar en la mayor parte del territorio mexicano es de las más altas en el mundo, el doble de la que recibe Alemania, país que ocupa el primer sitio mundialmente en capacidad instalada de tecnología solar fotovoltaica; en el caso de la geotermia, los mayores recursos se ubican en el denominado “Cinturón de Fuego”, ocupando México el cuarto lugar mundial en producción de electricidad a partir de la energía geotérmica, detrás de EEUU, Filipinas e Indonesia; los ríos proveen grandes oportunidades para la instalación de pequeñas centrales hidráulicas; los residuos urbanos y agroforestales aún no son aprovechados en el país y en materia eólica, hay regiones con masas de viento estables, que son favorables para el establecimiento de centrales eólicas.

La capacidad efectiva del Sistema Eléctrico Nacional es de unos 65.000 MW. De ellos, corresponden a energías limpias aproximadamente 25%, aunque gran parte corresponde a grandes hidroeléctricas. Con una demanda eléctrica que sigue creciendo a un ritmo del 4% anual y el compromiso de aumentar la generación de energía renovable a un 35% para el año 2024, las energías renovables se posicionan poco a poco en la matriz energética. La capacidad efectiva de las energías renovables de generación de energía eléctrica se colocó en 2017 en un 30,74% (28,47% hidráulica; 0,21% eólica; 2,054% geotérmica; 0,01% fotovoltaica) y una generación asociada del 14,75% del total de la energía eléctrica generada (11,68% hidráulica; 0,77% eólica ;2,30% geotérmica; 0,004% fotovoltaica).

La administración mexicana ha hecho importantes esfuerzos para promover las energías renovables en los últimos años y en ese sentido destacamos, entre otros, que existe un Programa Especial para el Aprovechamiento de las Energías Renovables 2014-2018 y que éstas tienen un papel fundamental en la Estrategia Nacional de Energía (2014-2027) y en la Reforma Energética de diciembre de 2013, en la que se establece como meta de generación a través de tecnologías no fósiles (incluyendo hidroeléctricas etc.) el 35% en 2024. En este sentido se destaca el resultado de las tres subastas eléctricas concluidas, con una inversión estimada de 8.600 millones de dólares, y por las que están en proceso de construcción 45 nuevas centrales fotovoltaicas y 20 eólicas, con ofertas alcanzadas en la tercera subasta de hasta 17,7 dólares por megawatt hora para la energía del viento y de 19,7 dólares para la solar.



La construcción se ha venido recuperando tras una fuerte caída en 2013, si bien el complicado panorama de 2017 terminó por afectar al sector y registró una caída del 1%. Es la cuarta actividad que mayor valor agregado genera a la producción nacional. El peso del sector en el PIB total se situó en un 7,5%. Se estima genera 6millones de trabajos directos y 2,9 millones indirectos, aportando el 17% del empleo total del país.  La Industria de la Construcción registró una caída del 1% consecuencia principalmente de la fuerte reducción de la obra pública, un -10% en 2017, aunque también afectó el repunte de los precios en los materiales de la construcción, el aumento de la tasa de interés e inestabilidad en el mercado cambiario y la incertidumbre generada ante la posible cancelación del Tratado de Libre Comercio que inhibió la inversión privada en edificación industrial, comercial en la segunda parte de 2017.

En 2018 se prevé un crecimiento de la industria de la construcción del 0,3-1%, apoyado en que la inversión física presupuestaria para 2018 crezca un 4,7%. Además, la construcción inmobiliaria residencial para estratos medios y altos, así como el crecimiento de la infraestructura turística, comercial y de servicios y la etapa de reconstrucción después de los sismos del pasado mes de septiembre de 2017 serán los impulsores de la construcción en 2018.
La construcción ha recibido en 2017 el 10,3% de la IED total en México, situándose en 3.053 millones de dólares, cifra sensiblemente superior al valor recibido en el año 2016, 1.082 millones.

Los procesos de apertura energética y de telecomunicaciones así como el propio Plan Nacional de Infraestructura mantienen abiertas las expectativas de importantes flujos de inversión privada en los próximos años. El Plan Nacional de Infraestructura (2013-2018) lleva un avance del 81% en relación a lo propuesto en 2013. Una de las obras más importantes de infraestructura que se está desarrollando en el país en estos momentos es la construcción del Nuevo Aeropuerto. La inversión total para la construcción del aeropuerto es de más de 186.000 millones de pesos (mdp): infraestructura aeroportuaria (terminal, torre de control, pistas, instalaciones auxiliares, diseño e ingeniería y obras complementarias) y obras hidráulicas. No obstante, habrá que estar atentos al programa del nuevo Ejecutivo a partir de diciembre de 2018. Además, en estos últimos años se han creado instrumentos financieros para incentivar la participación privada en infraestructura que hasta ahora están funcionando adecuadamente (Fibra E, CKD, APP, Bonos de Infraestructura Educativa etc) por lo que se estima que el PIB del sector podría crecer hasta un 3,2% en 2020.

Se puede consultar la información sobre la situación del Plan Nacional y del Nuevo Aeropuerto en las páginas: http://www.sct.gob.mx/fileadmin/oficialia-mayor/acciones-relevantes-SCT.pdf y http://www.aeropuerto.gob.mx/
 

 El sector que consistentemente ha venido creciendo en los últimos años es el manufacturero. México es un país donde la manufactura tiene un importante peso en la estructura del PIB, de ahí que se siga muy de cerca las negociaciones del TLCAN ya que hay sectores claves que podrían quedar afectadas. Este crecimiento de los últimos años ha sido impulsado, sobre todo, por la industria automotriz, que reportó niveles históricos tanto en fabricación como en exportación.

Actualmente existe un gran número de clusters de este sector presentes en el país. Muchas empresas extranjeras han optado por instalarse en México e integrar verticalmente sus plantas de producción. La causa principal la encontramos en el abaratamiento de costes que experimentan las empresas aprovechando en parte el sistema de la maquila. Además, México ha sido el mejor posicionado para proveer al mercado NAFTA, pues tiene una estructura laboral sólida y una mano de obra cualificada y más barata que sus vecinos del norte. Por otra parte, la fuerza laboral mexicana cuenta con más de 20 años de experiencia en el sector automotriz, lo que permite a las empresas producir vehículos con altos estándares de calidad. El interés mexicano por la instalación de empresas extranjeras se ha enfocado en tres pilares básicos: el desarrollo tecnológico, la eficiencia en costes y, por último, la mejora general en la economía mexicana.

En los últimos años se han venido anunciando importantes inversiones en el sector automotriz. México se encamina a convertirse en el cuarto/quinto productor mundial de automóviles para el año 2020. No obstante, esta situación competitiva del mercado mexicano podría cambiar en caso de que la renegociación del TLCAN no resulte ventajosa o una eventual salida de EEUU. Uno de los principales puntos de desacuerdo es justamente el relacionado con el porcentaje de contenido nacional en las reglas de origen aplicadas al sector automotriz. En los últimos cinco años la industria automotriz en México ha tenido cifras récord consecutivamente en producción y exportación de ventas de automóviles. México es el séptimo productor mundial de vehículos ligeros y el cuarto exportador. Este sector representa el 3% del Producto Interno Bruto del país (cuando inició el TLCAN tenía una participación del 1,9%) y 18% del PIB manufacturero. Las empresas automotrices cerraron el año 2017 con un crecimiento del 13% en la producción de autos, alcanzando 3,9 millones de unidades, de los que se exportaron 3,2millones (con un contenido nacional mayor al 60%), un 17,5% más que en 2016. Para 2108 se prevé aumentar la producción por arriba de los 4 millones de unidades y con el reto de lograr 5 millones en el 2020. La balanza comercial fue superavitaria en 70.766 millones de dólares, cifra histórica que representó un 12,5% mayor que el saldo reportado en 2016. La exportación automotriz en 2017 representó un poco más de la tercera parte de las exportaciones manufactureras mexicanas (34,8%). El problema de la industria automotriz mexicana es su elevada dependencia del mercado estadounidense. De acuerdo con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), el 83,9% de la exportación mexicana del sector se concentró en el área de América del Norte en 2017. En 2013 la participación era del 76%. Las últimas cifras disponibles señalan que el 23% de la Inversión Extranjera Directa que ha recibido México en 2017 se dirige a este sector, más de 6.866 millones y un 35% mayor a 2016. Según datos de INEGI, en 1993 había instaladas en México diez plantas de cinco marcas automotrices diferentes; en 2015 ya había 18 plantas de ocho marcas diferentes y en el período 2017 a 2019 se tienen planeados otros seis proyectos, de los cuales cuatro son de empresas no estadounidenses. Prácticamente todas las grandes armadoras están produciendo en México.


Más información en el enlace: http://www.amia.com.mx/descargarb.html


Por otro lado, México se consolida como uno de los mayores fabricantes de autopartes del mundo: sexto productor mundial, detrás de Corea del Sur, Alemania, Estados Unidos, Japón y China, es el 5º en exportaciones y 4º en importaciones. Aporta el 8% del PIB manufacturero. Los componentes que más se importan son arneses y cables; partes estampadas para los cuerpos de las carrocerías; motores y partes de motor; dispositivos de audio y video, y asientos y sus partes. En cuanto a exportación, destacan primero arneses y cables; asientos y sus partes; motores; partes estampadas para los cuerpos de los autos; sistemas diferenciales, y bolsas de aire De los 85.000 millones de dólares que genera hoy en día la industria de autopartes, 65.000 millones se exportan y el 90% de esas exportaciones van a Estados Unidos, siendo México el primer proveedor de componentes en el mercado estadounidense.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El sector servicios en su conjunto (incluye al comercio, restaurantes, hoteles, transporte, comunicaciones, servicios financieros y a los servicios comunales y personales, entre otros) representó aproximadamente, el 60,9% del PIB global en 2017 y creció un 3% en términos reales durante ese mismo año, por encima del conjunto de la economía (2%).

La evolución del sector servicios se ha caracterizado durante la última década por una creciente participación en la actividad económica del país. Coexisten una terciarización ligada a actividades de venta ambulante y a la economía sumergida, con otra de tecnología punta apoyando la actividad de las grandes multinacionales instaladas en el país. El origen de la terciarización de la economía mexicana se desarrolló en dos procesos. El primero, ligado a la restructuración de ciertos sectores lo que dio lugar a servicios modernos, y el segundo, servicios basados en actividades tradicionales con baja incidencia en el PIB que, en parte, reordenó ocupaciones de carácter informal.

Dentro del sector servicios, los subsectores más relevantes son: el comercio con una aportación del 18,7% del PIB total, los servicios inmobiliarios y de alquiler con una aportación del 10,2% y el de transportes, correos y almacenamiento con un 6,1%. Por su parte, los servicios educativos aportaron un 3,9% del valor total del PIB porcentaje similar a las contempladas en el apartado Actividades legislativas, gubernamentales, de impartición de justicia y de organismos internacionales y extraterritoriales 4% y los servicios financieros y de seguros un 3,9%. El resto de las Actividades Terciarias incluyen Información en medios masivos; Servicios profesionales, científicos y técnicos; Dirección de corporativos y empresas; de Apoyo a los negocios y manejo de desechos y servicios de remediación; Servicios educativos; de Salud y de asistencia social; de Esparcimiento, culturales, deportivos y otros servicios recreativos; de Alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas y otros).

En cuanto al comercio, principal rubro dentro del sector terciario, se destaca que el minorista o detallista en México está muy atomizado y extendido, si bien se está produciendo un cambio, según el cual ha venido aumentando el peso de los grandes almacenes y cadenas que comenzó ya hace unos años. Se calcula que supermercados, tiendas de descuento, grandes almacenes y centros comerciales generan aproximadamente una quinta parte del mercado de la venta al detalle. La implantación de estos grandes centros se está produciendo en detrimento de la venta detallista tradicional. Sin embargo, todavía hoy un porcentaje en torno al 50% de las ventas es realizado por pequeños comercios de carácter familiar.

La Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) estima que en 2017 las tiendas y cadenas de la asociación representaron aproximadamente el 19,8% del PIB del sector comercio y 3,4% del PIB total. Según ANTAD, sus empresas asociadas realizaron ventas en 2017 por unos 1.632 millones de pesos, un 7,8% más que en 2016 (autoservicios 872.000 millones con un crecimiento del 7,7% en relación con 2016; tiendas departamentales 303.000 millones de pesos con un crecimiento del 7% y Tiendas especializadas 457.000 millones con un crecimiento del 8,6%). Por línea de mercancía, las ventas totales se distribuyeron de la siguiente forma: supermercados 816.000 millones de pesos, mercancías generales 627.000 millones y calzado y ropa 189.000 millones. Los m2 de piso de ventas también han aumentado para situarse a finales de 2017 en 28,6 millones de m2.

(Fuente: https://antad.net/indicadores/indicantad/)


En el sector terciario merece una especial mención el turismo. México es un país con un indudable potencial turístico por sus destacados atractivos naturales y culturales. De hecho, el turismo es considerado por el Ejecutivo como una actividad estratégica y desde hace algunos años se está tratando de impulsar el sector promoviendo tanto leyes adecuadas que permitan el desarrollo de la actividad turística respetando el patrimonio y los recursos naturales como planes de desarrollo integrales de zonas o lugares específicos.

La aportación del turismo al PIB según la Secretaría de Turismo está en torno al 8,9%. De acuerdo con el Sistema de Información Estadística del Sector Turismo en México, DATATUR, casi el 8,6% de los puestos de trabajo equivalentes remunerados se generaron en la industria turística alcanzando 4 millones de empleos. La industria turística de México cerró el año 2017 con los mejores indicadores de su historia por quinto año consecutivo. Así, México recibió un record de 39 millones de viajeros internacionales, un crecimiento del 12% con respecto al año pasado. El ingreso de divisas por turismo pasó de 19.649 millones de dólares en 2016 a a 21.332 millones, un 8,6% mayor.

Uno de los objetivos de la administración anterior y de la actual es colocar a México entre los primeros cinco países receptores de turismo internacional, como así lo recoge el último Plan Nacional de Turismo. México ocupa el lugar 8 dentro de los 10 países más visitados del mundo según la Organización Mundial de Turismo (OMT), cuando en 2013 ocupaba la posición 15 a nivel mundial. Ha avanzado además 8 posiciones en el ranking de competitividad de viajes y turismo del World Economic Forum (WEF) al pasar del lugar 30 en 2015 al lugar 22 en 2017.

El turismo es también uno de los sectores que más inversión, tanto nacional como extranjera, ha atraído en los últimos años, además, de forma creciente. Los dos países con mayor inversión son EEUU con desarrollos inmobiliarios en el norte del país y algunos destinos de playa y España con proyectos hoteleros básicamente en el estado de Quintana Roo.

Más información: http://www.datatur.sectur.gob.mx/SitePages/VisitantesInternacionales.aspx

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

En estos momentos no hay en marcha ningún proceso de privatización. No obstante, la aprobación de varias reformas estructurales en México, sobre todo la de telecomunicaciones y la de energética, abre las puertas a la inversión en sectores hasta ahora reservado exclusivamente al Estado:

La Reforma Energética ha representado la apertura de prácticamente todo el sector a la inversión privada quedando únicamente reservadas al estado  la exploración y extracción de minerales radioactivos, el control del sistema eléctrico nacional y la transmisión y distribución. En cualquier caso, también se permitirá contratar con privados estas actividades .Así, en Hidrocarburos la Exploración y producción de hidrocarburos podrá llevarse a cabo mediante asignación a empresas productivas del Estado, o mediante contratos de estas o con particulares. También se abre a la iniciativa privada la refinación de petróleo y procesamiento de gas natural, petroquímica, transporte y almacenamiento. Las empresas podrán tener contratos de producción compartida, utilidad compartida o licencias de servicios o una combinación de ellos, y podrán incluir  para efectos contables y financieros los beneficios esperados, si bien debe constar que los recursos son propiedad de la Nación. Y en Electricidad se abre la generación y comercialización de energía eléctrica en un entorno de competencia y los privados podrán participar en transmisión y distribución por cuenta de la Nación, contando por primera vez con un mercado eléctrico mayorista en el país. 

Se puede ampliar la información en 

www.sener.gob.mx

www.cenace.gob.mx

www.cre.gob.mx

www.rondasmexico.gob.mx

www.cnh.gob.mx

La reforma constitucional en materia de telecomunicaciones, por su parte,  ha abierto a la inversión extranjera todas las áreas de telecomunicaciones con una sola excepción- radiodifusión- en la que se establece un tope del 49%- ofrece también grandes oportunidades a las empresas privadas.  Los operadores de TV de pago deben incluir los contenidos abiertos en sus paquetes (must carry) y los operadores de TV abierta deben proveer gratuitamente dichos contenidos a los primeros (must offer) y sólo deberán pagar por los contenidos los operadores que sean declarados con preponderancia en el mercado; la infraestructura del operador de redes dominante se pondrá a disposición de sus competidores (incluyendo la desagregación del bucle local). Se ha licitado una cadena de televisión abierta a nivel nacional  y un segundo paquete de cadenas de televisión de carácter local. Además, se ha licitado espectro en la banda de 700MHz y  la "red compartida" que consiste en la instalación, operación, mantenimiento y comercialización del servicio mayorista de telecomunicaciones a través de esta red. También se licitará  la banda de 2,5MHz.  www.ift.org.mx 


 

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex