Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

La economía nigeriana se ha mostrado en los últimos años mucho más diversificada de lo que anteriormente se creía. La caída de los precios del petróleo y de la producción petrolífera a causa de los sabotajes han hecho caer fuertemente el peso del sector de hidrocarburos en la economía, cayendo desde un 14,3% en 2014 hasta un 8,19% en el tercer trimestre de 2016. Esta caída es incluso más representativa al recordar que en la revisión del PIB realizada en abril de 2014, apoyada por el Banco Mundial y Naciones Unidas, el peso del sector petrolífero bajó del 35,2% que se estimaba anteriormente al citado 14,3%.

Así, en el PIB de Nigeria destaca el peso del sector servicios, con más del 50%, seguido de la agricultura, con 28,65% y de la industria con un 21,11%.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

El año 2016 estuvo marcado por un fuerte incremento de la inflación. Según el informe anual de la oficina Nacional de Estadísticas publicado en Diciembre de 2016, el IPC aumentó un 18.55% respecto al año anterior, cifra por encima de la inflación media de los últimos 20 años que se sitúa en un 12.29%.

Nigeria había conseguido contener –incluso reducir- su inflación durante los años 2013 y 2014 gracias a la política monetaria restrictiva implementada por el Banco Central del país. Sin embargo, en 2015 se inició una escalada de los precios causada por la depreciación de la naira, tendencia que continuaría durante todo el 2016 hasta alcanzar el nivel de inflación más alto desde 2005.

En efecto, el año 2016 estuvo marcado por un fuerte incremento de la inflación: el IPC aumentó un 18,5% respecto al año anterior, cifra por encima de la inflación media de los últimos 20 años que se sitúa en el 12,3%.

En 2017 la inflación moderó ligeramente, ya que alcanzó un 16,5% en media, mientras que la interanual de diciembre fue menor, un 15,3% (menor que la de noviembre, lo que supuso el undécimo mes consecutivo disminuyendo). En 2018 y hasta junio la inflación ha seguido una senda descendente, hasta el 11,23%. Esto añade otros 6 meses, 17 consecutivos, de bajada de la inflación. Esta se sitúa ya por debajo del tipo de interés de intervención del Banco Central.

Aunque a la baja, sigue siendo una inflación de dos dígitos, con incrementos en prácticamente la totalidad de los bienes y servicios incluidos en el índice IPC, siendo los aumentos más destacados en vivienda, agua, electricidad y gas. Por otra parte, los apartados de comunicación, restauración y hoteles registraron los menores índices de crecimiento de precios.

El aumento de los precios ha sido generalizado en todas las regiones del país, con ligeras diferencias entre las zonas urbanas y las rurales.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Carreteras

El país tiene una red de carreteras de 193.200 Km., de los cuales el 20%, aproximadamente, están asfaltadas pero, por lo general, en un estado deplorable. Las carreteras federales son las arterias principales y suman 26.500 Km., de los cuales un 32% están asfaltadas. Las carreteras de los Estados suman 30.500 Km. (34% asfaltadas), mientras que las carreteras bajo la jurisdicción de gobiernos locales (vías urbanas, caminos rurales, etc.) suman 130.600 km. Además, existe una red ferroviaria de 3.600 Km., cuatro puertos de mar, unos 3.000 Km. de vías navegables, 7.000 Km. de oleoductos y numerosos aeropuertos.


Ferrocarriles

La red ferroviaria está explotada por la NRC (Nigerian Railway Corporation) del Gobierno Federal. No es aconsejable utilizar este medio de transporte, ni para mercancías ni para personas. Es bastante incómodo, lento y errático, cuando no inexistente.Después de años de dejadez (de transportar 15 millones de pasajeros en 1983 a menos de 2 millones en 2012, hay un intento de revitalizar el sector.

El más activo ha sido el gobierno de Lagos, que está construyendo dos líneas de monorail para el transporte urbano, construido por China Civil Engineering Costruction Corporations (CCECC). El tren ligero de Abuja (12 estaciones, 2 líneas y 45 km de longitud) está en junio de 2018 prácticamente concluido, y construido también por CCECC.

Después está el proyecto de Lagos-Kano, en estándar internacional, del que se ha hecho el tramo Abuja-Kaduna, ya operativo, construido por CCECC también. El resto del tramo está previsto que se concluya en 2019. La línea Itakpe (cerca de Abuja)-Warri, con 323 kilómetros de longitud, completaría los proyectos ferroviario del país.

Puertos

El organismo encargado de todas las actividades portuarias es la Nigeria Ports Authority (NPA). Éste fue creado por medio de la Ports Act de 1954, entrando en funcionamiento en 1955. Se trata de una corporación pública autónoma bajo la tutela del Ministerio de Transportes. El control de todos los puertos nigerianos por parte de este organismo se remonta a 1970, pues hasta entonces algunos puertos, como el de Warri o el de Calabar, estaban dirigidos por empresas privadas.

Para poder entrar en un puerto nigeriano, los buques deben estar en posesión de su SEN (Ship Entry Notice), que los armadores tienen que solicitar por conducto de sus agentes. Los buques no pueden embarcar al práctico hasta después de haber comunicado al control del puerto el número y la fecha de su SEN.

El practicaje es obligatorio. Una vez notificado al control del puerto el número y la fecha de su SEN y concedido el permiso de entrada, y entre las 07:00 y 18:00 horas, la estación de prácticos llama a los buques en espera para que se sitúen a 2,5 millas del malecón, donde el práctico embarca. El atraque está permitido sólo de día.

No se permite la navegación entre las 20:00 y las 06:00 horas dentro del puerto y en un área de cinco millas de la costa y diez de la entrada, excepto en casos de emergencia o con previa autorización del capitán del puerto.

Los principales puertos del país son Lagos, Port Harcourt, Warri y Calabar. El resto son: 

  • Antan Terminal, situado a 34 kilómetros de la península de Bakassi.
  • Bonny, situado en la rivera este del río Bonny.
  • Brass Terminal, a 21 kilómetros al sur de la costa.
  • Koko, en el río Benin, a 32 kilómetros de Sapele.
  • Burutu, sobre la isla en el estuario del río Forcados.
  • Degema, en el río Sonbreiro.
  • Escravos Terminal, en la desembocadura del río Escravos.
  • Forcados Terminal,
  • Pennington Terminal, a 20 millas de la boca del río Fishtown.
  • Okrika, sobre el río Bonny, en Rivers State, a 56 kilómetros del mar.
  • Onne, en el estuario del río Bonny, a 25 kilómetros de Port Harcourt.
  • Sapele, en la confluencia de los ríos Benin, Jamieson y Ethiope


En general, los puertos de Nigeria son comparativamente muy caros, a causa de los múltiples recargos que imponen, de las frecuentes demoras y de la pesada burocracia. Este alto coste no se ve en modo alguno compensado por la calidad del servicio, que es, por lo general, bastante pobre. Esto hace que los vecinos de Nigeria, que no tienen acceso al mar (Níger, Chad), utilicen siempre puertos alternativos (de Benín y Camerún respectivamente)

Con la administración de Yar’Adua, es decir, desde 2007, existía el objetivo de conseguir el clearing en 48 horas, pero a corto y medio plazo resulta utópico todavía a día de hoy.


Aeropuertos

Lagos, la capital industrial y comercial del país, está relativamente bien comunicada vía aérea con el resto del mundo y cuenta con vuelos directos a Europa, Norteamérica y varios países de África (Sudáfrica, Kenia, Egipto, Etiopía, Ghana, Camerún y Gabón).

El aeropuerto de Lagos es Murtala Muhammed International Airport. Las líneas aéreas que realizan trayectos a y desde Europa a Lagos son: British Airways, Lufthansa, KLM, Air France, Virgin y Alitalia. Otras líneas aéreas que vuelan a Lagos son South African Airways (Johannesburgo y Nueva York); Ghana Airways y Bellview (a Accra y Freetown); Asky y Aerocontractors (a Douala, Libreville y una multiplicidad de países francófonos de África Occidental), Egipt Air y Ethiopian Airlines. La americana Delta Airlines por su parte tiene vuelos a Atlanta. A pesar de ello, la carestía del aeropuerto, sus tasas y sus procesos burocráticos de entrada siguen impidiendo que se convierta en un hub regional, papel que desempeña el aeropuerto de Lomé.

Al aeropuerto internacional de Abuja, la capital administrativa, llegan cada vez más vuelos procedentes de Europa, si bien actualmente el número de vuelos internacionales sigue siendo reducido. Las compañías europeas que vuelan a Abuja son British Airways, Lufthansa y KLM. 

Nigeria cuenta con un gran número de aeropuertos nacionales, distribuidos por toda la geografía del país. Existe aproximadamente media docena de compañías aéreas privadas que conectan las diferentes ciudades del país, en particular, Lagos y Abuja, con una alta frecuencia de vuelos. Entre ellas, las compañías más fiables son Aerocontractors y Arik Air.

Como conclusión, el sistema de infraestructuras es como poco muy insuficiente. Este factor afecta a las posibilidades de transporte de los trabajadores y de las mercancías. La red de distribución en el interior del país es altamente deficitaria.
 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Según el Servicio de Estadísticas de Nigeria (Nigerian Bureau of Stadistics), la población activa se elevó en el tercer trimestre de 2017 a 81,1 millones de personas. El desempleo fue del 18,8%, lo que supone unos 16 millones de desempleados, mientras que el de los subempleados (aquellos que trabajan menos horas de lo que desearían o en trabajos de menor cualificación) sería del  21,2%. Llama la atención el hecho de que con la economía ya recuperándose, el desempleo haya seguido aumentando.

Conviene aclarar que según el organismo independiente Africacheck, la mayoría de las tasas de desempleo se calculan con parámetros erróneos y no tienen en cuenta la economía sumergida, por lo que no son muy representativas.

Dado el gran porcentaje de economía informal y de subsistencia, no hay datos fiables sobre la población ocupada por sectores, pero se calcula que el 70% estarían ocupados en agricultura, 10% en la industria y un 20% en el sector servicios. Dada la distribución del PIB, y a pesar de la baja tasa de rentabilidad del sector agrícola en Nigeria, estos datos podrían haber evolucionado ya que más del 50% del PIB proviene ya del sector servicios.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

Como se ha comentado anteriormente, la economía nigeriana creció de forma ininterrumpida a tasas superiores al 5% desde 1999 hasta 2014 (con las excepciones, por décimas, de 2011 y 2012), pero en 2015 se ralentizó hasta el 2,6% y en 2016, por primera vez desde 1990, la tasa fue negativa, -1,6%. En 2017 se ha recuperado, gracias al aumento del precio del barril de petróleo en el último trimestre, y se creció a un 0,8%. Para 2018 se espera una tasa de crecimiento del 1,8%

Este crecimiento no ha servido para reducir los niveles de pobreza y de desigualdad. La tasa de pobreza se ha mantenido constante en alrededor del 70%, y más de la mitad de la población vive con menos de dos dólares al día.  Los datos del Fondo Monetario Internacional situaron el PIB per cápita de 2014 a precios corrientes en un máximo histórico de 3.203 dólares, cifra que descendió hasta los 2.092 dólares en 2017. 

Respecto a la desigualdad, el Índice de Gini pasó de 0.356 en 2004 a un 0,41 en 2014, antes de caer otra vez a un 0,391 en 2016. La desigualdad también se refleja de forma regional. Así, la tasa de pobreza media en  en los estados del Noroeste es del 71'4%, mientras que los estados del Suroeste muestran una tasa de pobreza del 49'8%. Entre medias están las regiones Nordeste, con un 69'1 %, Norte Central, con un 60'7%, Sudeste, con un 59'5% y Sur Central, con un 55'5%. 

En el Índice de Desarrollo Humano elaborado por el PNUD en 2017, Nigeria ocupa el puesto 152 de 188 países (Aún no hay datos para 2017). Un informe del Instituto Brooking de junio de 2018 afirma que Nigeria ocupa el primer lugar en el ranking de mayor población en la pobreza extrema, con 87 millones y creciendo. La India, que antes ocupaba el primer puesto, tiene 73 millones y este número va disminuyendo.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Nigeria ha fijado el ambicioso objetivo de convertirse en una de las 20 principales economías del mundo para el año 2020 (ya es, desde 2013, la mayor de África). Para ello, el principal desafío es establecer una base sólida para un desarrollo socio-económico rápido y sostenido que dependerá de las sinergias entre los sectores clave de la economía. En Nigeria, está compuesto por el sector agrícola (y pesquero) y las industrias extractivas de petróleo y gas.

Agricultura

El valor fundamental de la agricultura en el desarrollo y crecimiento de Nigeria reside en su contribución como fuente de alimentos y materias primas para el procesamiento agroindustrial y los efectos de vinculación con el empleo, el ingreso nacional, las oportunidades de mercado para la producción industrial, la reducción de la pobreza y la mejora de la salud.

El sector agrícola (incluyendo el pesquero y forestal) supone menos de un cuarto del valor agregado del PIB (21,0% en 2017), disminuyendo esta cifra desde el 37,05% de 2009. Sin embargo, el crecimiento anual del sector en cuanto a valor agregado se mantiene desde 2010 en torno al 4% anual (3,4% de aumento en 2017).

En cuanto a la población ocupada en el sector, la cifra se sitúa en torno al 40% sobre el total de población activa. Esto supone que el sector agropecuario es la principal actividad económica para la fuerza de trabajo en Nigeria, aunque es difícil saberlo con exactitud, ya que gran parte de la actividad es de subsistencia.

Nigeria cuenta con aproximadamente más de 80 millones de hectáreas de tierra cultivable, el 37% sobre el total del área de tierra del país y alrededor del 23% de las tierras cultivables en todo el área de África Occidental. El total de tierras agrícolas sobre el total del área de tierra del país asciende hasta el 77%. De estas tierras más de 16 millones de hectáreas corresponden a tierras utilizadas para la producción de cereales, con un rendimiento de más de 1.500 kilogramos de cereales por hectárea cultivada. 

Otros datos de interés son los siguientes:

  • Superficie total (km2): 923.770
  • Área de tierra (km2): 910,770
  • Tierras agrícolas (% del área de tierra): 77,73%
  • Tierras cultivables (% del área de tierra): 37,33%
  • Tierras de regadío (% de tierras agrícolas): n.a
  • Superficie forestal (% del área de tierra): 7,67%
  • Consumo de fertilizantes (kg por ha de tierra cultivables): 10,88

Cerca del 90% de la producción agrícola son productos alimenticios como ñame, sorgo o mijo, que proceden de pequeñas explotaciones agrícolas. Otras producciones de gran volumen en el país son el aceite de palma, caucho, cacahuetes, algodón, frijoles, ajonjolí, anacardos, mandioca, cacao en grano, goma arábiga, maíz, melón, plátano y arroz.

La agricultura sufrió un gran retroceso durante el auge del sector petrolífero en la segunda mitad del siglo XX, caracterizado por la negligencia y la falta de inversión en el sector primario. Sin embargo, en los últimos años se observan signos de recuperación siendo el desarrollo de este sector una de las prioridades del Gobierno de Nigeria. Este sector no ha conseguido, por el momento, ir en consonancia con el rápido crecimiento de la población y su consecuente demanda de alimentos. Además, Nigeria ha pasado de ser un país exportador de productos alimentarios a verse obligado a importarlos.

Diferencia entre oferta y demanda nacional de diferentes productos (estimación 2016):

  

       Cultivo                                   Demanda (M de toneladas)          Oferta (M de toneladas)

  • Arroz                                                    6,3                                         2,3
  • Trigo                                                    4,7                                         0,06
  • Maíz                                                    7,5                                         7
  • Tomate                                                2,2                                         0,8
  • Batata                                                  39                                          37
  • Aceite de palma                                    8                                            4,5
  • Cacao                                                3,6                                         0,25
  • Algodón                                             0,7                                        0,2
  • Sorgo                                                   7                                            6,2
  • Pollo                                                  200 (Uds.)                           140 (Uds.)
  • Pescado                                            2,7                                         0,8
  • Leche                                                  2                                            0,6


Las medidas adoptadas en los últimos años por parte del Gobierno nigeriano han sido varias. Por un lado, políticas proteccionistas a fin de favorecer la producción nacional así como las inversiones en el sector. A través de rigurosas certificaciones necesarias para la importación de productos alimentarios, junto con la prohibición de un gran número de códigos arancelarios de productos, se pretende aumentar el consumo de los productos nacionales frente a los extranjeros. Por otro lado, se busca una reforma que contribuya a la consecución en el medio y largo plazo de un sector agropecuario capaz de atender la demanda nacional así como explotar los grandes recursos nacionales de cara a la exportación. Una de las claves para una reforma exitosa es convertir la agricultura en un negocio que genere dinero, centrando los esfuerzos en materia de inversiones en lugar de ayudas y subvenciones.

El Gobierno de Nigeria, a través del Federal Ministry of Agriculture & Rural Development, anunció en 2016 el Agricultural Promotion Policy 2016-2020, sucesor del Agricultural Transformation Agenda 2011-2015, un programa de medidas y ayudas que pretende reestructurar e impulsar la actividad nacional en asociación con el sector privado en el marco 2016-2020.

Estos programas nacen de las carencias del sector en dos apartados principalmente. Por un lado, la necesidad de productos frescos y de calidad para la demanda del mercado nigeriano; y por otro, impulsar las exportaciones agrícolas, mejorando la calidad de los productos que actualmente no llegan a los niveles de calidad requeridos en el mercado mundial, como vía para obtener divisas extranjeras. Entre otros objetivos estos programas persiguen promover la agroindustria, valorizar los productos agrícolas nacionales, atraer la inversión del sector privado, reducir las pérdidas post-cosechas de los productores, desarrollar la infraestructura rural y mejorar el acceso a financiación para los agricultores.

Las reformas como la privatización de la adquisición y distribución de fertilizantes y semillas han dado lugar a una mayor participación del sector privado, así como a un aumento de las inversiones extranjeras directas. Del mismo modo, una de las claves para desbloquear el potencial de crecimiento de la agricultura en Nigeria es mejorar la capacidad productiva de los pequeños agricultores. Esto es, potenciar a los millones de pequeños agricultores que tienen acceso a millones de hectáreas asegurará que tengan acceso a insumos apropiados y financiamiento suficiente para aumentar significativamente la productividad.  

El otro gran subsector del sector primario es el de la industria extractiva y minería, que en Nigeria tiene un gran peso debido a la industria del petróleo y gas. A pesar de su importancia, no hay cifras ni del empleo ni de su participación en el PIB, sino que vienen incluidas en el subsector extractivo. Este supuso, según datos del Banco Africano de Desarrollo, un 9,2% del PIB en 2017. No obstante, su importancia es mayor que lo que refleja este número, ya que los ingresos del petróleo suponen el 80% de los ingresos públicos y el 95% de las exportaciones del país.Cuando este sector entra en crisis, también lo hace el conjunto de la economía.

Petróleo

El sector petrolero ha sido el más dinámico de la economía nigeriana desde los 70. Nigeria es el primer productor de petróleo de África y el séptimo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), con aproximadamente el 7,7% de la producción total de la Organización. Según la propia OPEP, las reservas de petróleo probadas, actualmente, ascienden a 37.020.000.000 barriles. La producción actual es de 1,63 millones de barriles/día Q3 2016 (podría ser de 2,8 millones) y podría aumentar hasta 4 millones de barriles/día en cinco años.

Sin embargo, la capacidad de refinado es notoriamente insuficiente. Las cuatro refinerías existentes en el país volvieron a entrar en funcionamiento a principios de 2008, después de más de tres años cerradas por diversos motivos. Sin embargo, están funcionando al 30% de su capacidad, lo que hace que el 80% de los productos petrolíferos que se consumen en Nigeria tengan que seguir siendo importados. La proyectada refinería de Dangote debería servir para satisfacer todas las necesidades del país, pero no estará operativa antes de 2020.

Gracias a su producción petrolífera, Nigeria tiene un gran superávit energético. La totalidad de los campos petrolíferos se encuentran localizados en la costa sudeste del país. Las tres variedades de petróleo (Bonny Light, Forcados y Medium) producidas por Nigeria son de gran calidad, con un bajo contenido de azufre y baja gravedad (37 grados API de gravedad, en el caso de Bonny Light), por lo que se vende a un precio de aproximadamente un dólar más por barril con respecto al precio medio global de referencia de la OPEP. Además, la situación geográfica de Nigeria hace que los costes de su transporte a Europa y Estados Unidos sean relativamente bajos.

Nigeria es miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) desde 1971, razón por la cual está sujeta a contingentes de producción, los cuales son distribuidos por la División de Inspección del Ministerio de Recursos de Petróleo a la Empresa Nacional del Petróleo de Nigeria (NNPC) y a otros productores de petróleo del país.


El crudo es explotado a través de sociedades mixtas en las que el Gobierno nigeriano está representado por la Nigerian National Petroleum Corporation (NNPC), que ostenta una media del 57% de capital de estas sociedades. Las inversiones anuales en este sector se sitúan en torno a los 3.000 M USD, si bien se estima que las necesidades de capital son dos veces y media superiores (unos 8.000 M USD).

En la actualidad hay establecidas un total de seis joint-ventures, que suponen más del 95% de la producción, y son las siguientes:
• 1) Shell Petroleum Development Company of Nigeria (SPDC)
• 2) Mobil Producing Nigeria Unlimited
• 3) Chevron Nigeria Limited
• 4) Elf Petroleum Nigeria Limited
• 5) Nigeria Agip Oil Company (NAOC)
• 6) Texaco Overseas Petroleum Company of Nigeria (TOPCON)

SPDC, Chevron, Mobil, Agip, Elf y Texaco dominan la industria petrolera, representando el 98% del total de las reservas y de la producción del país.

Existen muchos otros operadores de pequeños tamaño, como las multinacionales Addax Petroleum (anterior Ashland), Conoco Energy, Statoil, Esso; y las compañías independientes Dibri Oil, AMNI International, Famfa/Star Deep, Allied Petroleum, Consolidated Oil y Yinka Falawiyo.

La práctica totalidad de las nuevas prospecciones y explotaciones se lleva a cabo en alta mar, para evitar en lo posible los conflictos con las comunidades locales del Delta del Níger, la zona petrolera por excelencia. Desde 2003 se han multiplicado los enfrentamientos en esta zona, en especial el secuestro de trabajadores de petroleras y la ocupación de plataformas por parte de las comunidades locales, lo que llevó incluso a Shell a cerrar temporalmente sus instalaciones del Delta en varias ocasiones.

En agosto de 2005, el Gobierno dio por finalizado el proceso de concesión de licencias de bloques dedicados a la exploración en búsqueda de gas y crudo, a través del cual algunas compañías, ajenas hasta ahora al sector petroquímico nigeriano, han podido obtener concesiones significativas. Desde entonces, en total, se han adjudicado 78 bloques, tanto a compañías multinacionales como a pequeñas sociedades inversoras. No obstante, el Ministro de Estado para el Petróleo considera decepcionante comprobar la falta de interés mostrada por las seis grandes multinacionales con las que Nigeria tiene acuerdos de joint-venture. En este proceso de adjudicación de bloques, el Gobierno favoreció a aquellas compañías, que deseaban invertir en infraestructuras estratégicas para la economía nigeriana. En este proceso de licitación se ha observado diversificación en cuanto al origen de los inversores, siendo el aspecto más significativo el auge de las inversiones asiáticas (Korea National Oil Corporation y Taiwan´s Chinese Petroleum Corp.) y local (las llamadas compañías indígenas o indigenous companies).

A pesar de ser el primer productor de petróleo de África sus refinerías estaban cerradas, tenía que importar el petróleo refinado, con el consiguiente coste, que, lógicamente, se va a reducir a medida que las cuatro refinerías (Lagos, Warri, Port Harcourt y Kaduna) vayan recuperando el ritmo de producción tras años cerradas.

El Gobierno se proponía privatizar las cuatro refinerías existentes y con este objetivo eligió a Credit Suisse First Boston (CSFB) para que le asesore en el proceso de privatización, en la confianza de que el banco sea capaz de atraer inversores extranjeros, que adquieran el 51% del capital de las refinerías. Sin embargo, a día de hoy siguen en manos públicas.

La Administración actual ha invertido 700 M USD en renovarlas, pero no ha conseguido ningún resultado significativo. Además, las compañías multinacionales del sector del petróleo, que ya operaban en Nigeria, no han mostrado demasiado entusiasmo por adquirir la mayoría del accionariado a causa de la deficiente situación en que se encuentran, de la regulación acerca del precio del carburante y de la localización geográfica de las refinerías (tres de ellas se encuentran ubicadas en la región del Delta del Níger). Sin embargo, recientemente, Chinese Petroleum Corporation ha mostrado interés por adquirir la refinería de Kaduna, y posiblemente la de Port Harcourt.

Destacar en el ámbito legislativo el proyecto de ley de petróleo (Petroleum Industry Bill), que pretende fijar las nuevas condiciones del sector. Las grandes multinacionales se oponen, y la ley, que se lleva debatiendo desde 2005, todavía no ha sido aprobada en su totalidad. Ha sido troceada para que sea aprobada más fácilmente, y sólo las partes menos polémicas se han convertido ya en ley.

Actualmente, en junio de 2018, el país produce alrededor de 2,2 millones de barriles al día.

Gas

Con unas reservas de 5,4 trillones de metros cúbicos, Nigeria tiene las novena reservas de gas natural del mundo. Actualmente exporta más de 25.000 millones de metros cúbicos de gas natural licuado, pero esta cifra aumenta notablemente año tras año, gracias a las fuertes inversiones que recibe el sector. Se estima que en 2016 Nigeria aglutinó el 10% de las exportaciones mundiales de gas LNG. El gas se convierte así en una de las mejores oportunidades con que cuenta Nigeria para diversificar su economía, en la actualidad extremadamente dependiente de un único producto: el petróleo.

Un cierto número de importantes proyectos están siendo desarrollados en este sector y otros tantos están siendo analizados para su futuro desarrollo. El mayor y más importante de estos proyecto es Nigerian Liquified Natural Gas (NLNG), que comenzó a operar en septiembre de 1999 y es, por el momento, la única compañía que comercializa gas nigeriano. Se trata de una joint-venture en la que participan Nigerian National Petroleum Corporation (NNPC) (49% del capital), Shell (25,6%), Cleag Ltd, de Elf, (15%) y Agip (10,4%). Fue creada como compañía de responsabilidad limitada el 17 de mayo de 1989, con el objetivo de aprovechar los enormes recursos de gas natural de Nigeria y producir gas natural licuado para la exportación. Además, NLNG tiene una subsidiaria establecida el 10 de diciembre de 1989, Bonny Gas Transport Limited (BGT), destinada a la prestación de servicios de transporte del producto.

En la actualidad NLNG cuenta con siete trenes de licuefacción en funcionamiento. Algunos de los principales clientes de NLNG son la italiana Enel, las españolas Enagas e Iberdrola, la turca Botas, las francesas Gaz de France y Total, la portuguesa Tansgas, la americana General Electric Power Systems y BGLNG Services, una subsidiaria americana de British Gas.

Respecto a otros proyectos en el mismo sector, Mobil/NNPC planea invertir 800 M USD para montar una planta de gas licuado en Oso.

Por otra parte, ChevronTexaco ostenta un 75% del capital de la empresa mixta creada junto con la NNPC para el proyecto de 2.000 M USD Gas-to-Liquids, consistente en la construcción de una planta para transformar gas en petróleo sintético. La planta tendría una capacidad inicial de 34.000 barriles/día, pero podría expandir la producción en los próximos 10 años hasta los 120.000 barriles/día.

Los resultados en términos de producción de gas pueden ser incluso más llamativos si se tiene en cuenta el gas que se obtiene como sub-producto en las explotaciones petroleras. Nigeria representa alrededor de la cuarta parte del gas que se quema y se pierde en todo el mundo. Actualmente Nigeria quema y, por tanto desaprovecha, el 70% del gas asociado a la extracción de crudo y se ha propuesto terminar con esta práctica en repetidas ocasiones, con fuertes penalizaciones a las compañías petroleras si no lo cumplen, pero en el último momento siempre se han dado prórrogas.

La demanda interna de gas sigue siendo baja, si bien se espera un incremento para los próximos años, debido a su eficacia en relación con los costos y a los beneficios medioambientales. El principal usuario es la Administración Nacional de Energía Eléctrica (Nigeria Power Holding Corporation), que la emplea en la generación de electricidad. Además, las nuevas plantas de aluminio y fertilizantes también requerirán gas natural.
En los últimos años algunas empresas españolas del sector del gas visitaron Nigeria con vistas a invertir en el sector, aunque aún no se han concretado en nada. Un posible inconveniente es que el gobierno quiere fijar un porcentaje de gas, que debería quedarse en el país para uso doméstico (principalmente, para abastecer a centrales eléctricas que resuelvan el mayor problema al que se enfrenta ahora el país).

Minerales sólidos

Además de hidrocarburos, Nigeria produce varios minerales como piedra caliza, hulla, mármol, hierro, estaño y columbita. Después de haber fomentado el desarrollo de industrias de elaboración avanzadas como las del acero, los abonos y el cemento, los sucesivos gobiernos han puesto el énfasis en el potencial desarrollo de los minerales sólidos, introduciendo medidas para atraer la inversión directa extranjera. Entre los sectores prioritarios figura el de la barita, la bentonita, el cobre, el caolín, el manganeso, el fosfato, la sal de roca, el talco y el estaño.

La extracción de calizas supone un 98% de la producción de minerales sólidos. La Empresa Minera del Mármol de Nigeria, que es uno de los proyectos industriales básicos, dispone de una capacidad total de 57.000 toneladas anuales de mármol y de piedra caliza, si bien su capacidad de utilización es muy inferior (unas 5.000 toneladas anuales).

La producción de casiterita, mineral de estaño, se halla estancada desde mediados de los años 80. Las reservas comprobadas de hulla se elevan a más de 600 millones de toneladas, con un bajo contenido en azufre y cenizas. Su extracción, sin embargo, ha pasado de 900.000 toneladas en 1959 a ser prácticamente testimonial en la actualidad, con el auge del petróleo y el gas.

Los yacimientos de talco se calculan en 100 millones de toneladas, los de hierro en 3.000 millones de toneladas, los de cinc en 10 millones de toneladas y los de caolín en 3.000 millones de toneladas. También existen reservas de oro y de tantalita, aún sin explotar.
 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

Siguiendo la clasificación del Banco Africano de Desarrollo (African Statistical Yearbook 2018), el sector secundario estaría comprendido por tres sectores. El de las manufacturas, con un peso en 2017 del 8,8% del PIB, la construcción ( 3,8 % del PIB) y el subsector de electricidad, gas y agua (apenas un 0,7% del PIB).

El desarrollo industrial ha sido siempre uno de los principales objetivos de los sucesivos gobiernos, preconizando una posición más importante para el sector privado. Sin embargo, el rendimiento del sector manufacturero ha sido decepcionante, especialmente teniendo en cuenta la importante inversión pública y el potencial que representa el gran mercado nacional de Nigeria.

Es importante señalar que gran parte del sector industrial está en poder de grandes compañías con participación extranjera hasta el límite que marcaba el Decreto de Promoción de la Industria Nigeriana promulgado en 1989 (Nigeria Entreprises Promotion Decree de 1989). Este Decreto fue derogado en 1995, fecha a partir de la cual el capital extranjero puede ostentar el 100% de una empresa nigeriana, salvo en un número de sectores muy restringido.

De forma resumida, los problemas que aquejan a la industria nigeriana son: 

  • a) El incremento de las tarifas de agua y luz, particularmente esta segunda, y el escaso, así como errático, suministro eléctrico, que obliga a las empresas a instalar sus propios grupos electrógenos, lo que se estima incrementa el coste de la producción en un 25%.
  • b) La infrautilización de la capacidad instalada (entorno al 45%), el restringido acceso al crédito y el alto coste de éste (los tipos de interés han oscilado en los últimos años entre el 20 y el 35%) y las deficientes infraestructuras del país.

El efecto conjunto de estos factores hace que la producción nacional de manufacturas sea, en la mayoría de los casos, más cara que los productos importados. Para proteger la industria nacional se han aplicado tradicionalmente elevados derechos arancelarios a las importaciones de determinados productos y se han impuesto una serie de prohibiciones sobre las importaciones, que, prácticamente, sólo han servido para fomentar el contrabando.

La actividad industrial se aglutina alrededor de los principales núcleos urbanos, especialmente Lagos, donde se concentra más del 70% de la industria del país. Otras zonas de importancia son Kano, Kaduna e Ibadan, mientras Port Harcourt y Warri atraen las inversiones del sector petrolero.


Industria textil

El sector de los textiles, prendas de vestir y calzado se contrajo un -0,91% en el Q3 de 2016 y un -1,71% respecto al Q2 2016. Esto supone ,además, un -1,48% respecto al Q3 2015.

El sector de los textiles y el vestido es una de las pocas actividades industriales de Nigeria que dominan las empresas privadas. Se han creado varias grandes empresas textiles, en su mayor parte por inversores extranjeros, sobre todo de Asia. Sin embargo, de los 300.000 trabajadores que tuvo la industria en su época de mayor esplendor, apenas quedaban 30.000 en 2011 (la más importante, situada en Kaduna, cerró en 2007) debido, además de a los factores anteriores, a la competencia de China.


Industria química

La industria química de Nigeria produce productos químicos industriales básicos, abonos, pinturas, detergentes, productos de cosmética y medicamentos y, en conjunto, ha ampliado su producción desde 1990. La industria farmacéutica local recibió un importante impulso con la creación en 1996 del Plan del Fondo Rotatorio de los Medicamentos, asistido por el Fondo Fiduciario del Petróleo, con los objetivos de suministrar al público medicamentos seguros, eficaces y asequibles, y de conseguir la autosuficiencia en la producción.


Industria del caucho

Nigeria es un importante productor de caucho natural, con una producción aproximada anual de 145.000 toneladas, y pretende convertirse en el primer productor mundial. No obstante, Nigeria viene siendo un importador neto, tanto de materiales como de manufacturas de caucho, tales como neumáticos. Las industrias locales del caucho y los plásticos dependen notablemente de los insumos importados. Hay muchas pequeñas y medianas empresas privadas que producen artículos de caucho y de plástico en Nigeria. Adicionalmente, había dos grandes multinacionales que ya han cesado sus negocios en Nigeria, Michelin y Dunlop, que dominaban tradicionalmente el sector de los productos de caucho.


Industria de la maquinaria

La industria nacional de la maquinaria se dedica sobre todo a producir y a montar bienes de consumos eléctricos y no eléctricos, entre ellos aparatos de televisión, baterías y frigoríficos. La mayor parte de la demanda interna de maquinaria y equipo electrónico se satisface con productos importados.


Industria papelera

La mayor parte de la producción de papel corre a cargo del sector público, como parte del Plan de Proyectos Industriales Básicos. De las tres fábricas de papel de propiedad gubernamental, ninguna está en funcionamiento. El Gobierno incluyó a estas industrias en la lista de compañías para privatizar.


Cemento

La mayor parte de las materias primas utilizadas en la producción de cemento se obtienen en el país, debido a la prohibición de importar yeso. Asimismo, está prohibido importar cemento en sacos. Destacar que Nigeria tiene un muy bajo consumo per cápita de cemento. El mayor productor del país es el grupo Dangote.


Sector automoción

El montaje de vehículos automóviles en Nigeria corre a cargo de empresas constituidas conjuntamente por el sector privado y el Gobierno, como la Empresa de Fabricación de Automóviles Anambra (ANAMCO), la Leyland Nigeria, la Empresa de Fabricación de Camiones de Nigeria y la Steyr Nigeria. En un intento de aumentar la producción local, los aranceles de los coches nuevos rondan en 2018 el 60%. El resultado: pocas ventas de coches nuevos (no más de 20.000 en 2017, frente a los 50.000 de 2013 y muchísima importación de coches usados muy antiguos.

De acuerdo con los datos proporcionados por algunas empresas españolas del sector de la automoción, Nigeria es, junto con Brasil, el mayor importador de piezas de repuesto y autopartes, ya que en este mercado se conjugan factores tales como el gran volumen de negocio y la escasa oferta local.


Industria siderometalúrgica

El sector siderometalúrgico presenta un panorama desolador. El Gobierno sigue prestando apoyo a varios proyectos comenzados en los años setenta para conseguir la autosuficiencia en la producción de acero. No existe producción de acero ni de hierro en el sector privado. En la actualidad, la utilización de la capacidad no supera el 7% en ninguna fábrica. La planta de Delta Steel en Aladja, puesta en funcionamiento en 1981 y que solo llegó a poder operar por debajo del 20% de su capacidad instalada, dejó de producir a principios de 1997.

Otras plantas en Oshogbo, Jos y Katsina están en situaciones parecidas, con producciones por debajo del 20% de la capacidad instalada. La piedra angular del sector siderometalúrgico en Nigeria iba a ser la planta de Ajaokuta, construida con asistencia tecnológica rusa y francesa. Su construcción comenzó en 1979, costando más de 5.000 M USD pero sin llegar a estar terminada a día de hoy. Para empeorar el panorama, estas plantas están diseñadas para producir vigas y barras de acero (palanquilla y redondo de construcción), que eran fuertemente demandadas en los años 70, pero actualmente predomina la demanda de chapa de acero.

A principios de 2008 el gobierno de Yar’Adua anuló la venta que había realizado a una compañía india de la planta de Ajaokuta por su inactividad y también la de Delta Steel. El sector, por lo tanto, sigue en manos públicas.

 

Construcción

Después de haber tenido una gran expansión durante los años 70, la actividad constructora se vio reducida en la década siguiente a consecuencia de la ralentización económica del país. Los retrasos en los pagos conllevaron deudas con los constructores, las dos terceras partes de las cuales correspondían a gobiernos estatales. La construcción de carreteras y de vías ferroviarias, por parte de pequeñas empresas, fue sustituida por empresas de mayor tamaño durante la década de los 90.

 

Las grandes constructoras nigerianas son de origen extranjero, como Julius Berger o Capa y Alberto (italiana), hasta tal punto de crearse una burbuja. En 2012, sin embargo, los precios sufrieron un severo ajuste. La actividad en el sector no se ha recuperado todavía a mediados de 2018, y mucho personal expatriado de empresas constructoras fue despedido.


Sector eléctrico

Desde los años 60, el monopolio estatal de generación y distribución eléctrica NEPA (National Electric Power Authority) se ha mostrado incapaz de atender la creciente demanda del sector y de garantizar el suministro regular, con lo cual es creciente el número de empresas y particulares que recurren a sus propios generadores diésel. El Gobierno, por su parte, estima que el coste para Nigeria de contar con un suministro eléctrico tan errático es de 1.000 M USD al año.


La capacidad de generación instalada de NEPA, que, desde el 31 de mayo de 2005, pasó a llamarse PHCN (Power Holding Company of Nigeria), está cercana a los 6.000 megavatios (Mw). El pico de producción alcanzó en abril 5.000 Mw en todo el país. La demanda de energía eléctrica crece un 6% anualmente y la estimada es de, al menos, 4.000 Mw. 

Las inversiones necesarias en el sectoro se estiman en 1.500 M USDal año. En la actualidad, el 90% de la energía generada procede de unidades rehabilitadas que tienen entre 12 y 35 años y, por tanto, son de poca fiabilidad y corta vida útil. Otros problemas, que afectan a la compañía eléctrica, son las facturas impagadas, la agresión que sufren las instalaciones existentes y las conexiones ilegales.
Para tratar de paliar esta situación, el Gobierno adoptó una serie de medidas, pero todas estas reformas seguían sin dar resultados.

La capacidad de suministro eléctrico en Nigeria es insuficiente para hacer frente a la demanda, aun teniendo en cuenta que sólo el 40% de la población tiene acceso a la red. Las autoridades nigerianas calculan que un país desarrollado necesita 1 gigavatio (1.000 Mw) por cada millón de habitantes (España tiene más de 100.000 Mw de potencia instalada). Además, choca esta situación con la de países vecinos (Benín, Togo, Camerún, Ghana) que, con una renta per cápita hasta tres veces inferior, tienen luz prácticamente 24 horas al día (Ghana celebró recientemente los 20 años de suministro ininterrumpido).

La falta de capacidad del sector eléctrico es una de las trabas más importantes para el desarrollo de Nigeria, y tiene altísimos costes para el país: así, el tener que depender de los generadores (Nigeria es el mayor mercado del mundo de generadores, que producen unos 6.000 Mw, es decir el doble de la cantidad disponible en red) hace que se gaste 13.000 M USD sólo en combustible para los mismos. En total, Nigeria gasta entre 5 y 10 veces más en producción propia de electricidad a través de generadores de lo que gasta en la red, lo que da idea del despilfarro de recursos que supone.

Además, tiene el efecto indirecto de volver a la industria no competitiva (algunos estudios consideran que los costes de producción se elevan un 40% al tener que recurrir a generadores, aunque por experiencias cercanas, puede ser todavía más) lo que ha hecho que muchas compañías multinacionales que se habían instalado en Nigeria con vistas a exportar a los países vecinos se hayan ido, como Dunlop.


Para los hogares, el efecto en la calidad de vida es demoledor. Si esta situación persistiera, el coste hasta el año 2020 en términos de PIB perdido sería de 130.000 millones de dólares anuales, según un estudio del Banco Central Nigeriano (CBN).

La situación no había mejorado cuando Jonathan Goodluck sustituyó al fallecido Yar’Adua. El nuevo presidente, consciente de la importancia de la cuestión, se reservó para sí la cartera de ministro de electricidad, y creó un comité de acción presidencial sobre electricidad que elaboró la hoja de ruta de la reforma del sector eléctrico (Roadmap to Power Sector Reform). En la actualidad, con el gobierno Buhari el panorama sigue siendo desalentador, y el nuevo plan del gobierno, el Power Sector Recovery Plan, tampoco está consiguiendo grandes resultados.

El objetivo era atraer una inversión privada de unos 3.500 M USD anuales durante los siguientes 10 años, que permitieran alcanzar 40.000 Mw en 2020. A medio plazo, se pretendía alcanzar los 14.000 Mw. En mayo de 2018 se alcanzaron los 5.000 Mw producidos, y posteriormente cayó en casi 2.000 Mw por problemas en el suministro del gas.

Gran parte del problema reside en que la baja remuneración en la venta a los hogares no hace rentable el suministrarles.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El sector terciario representa el 56,4% del PIB a precios corrientes en 2017, según el National Bureau of Statistics, y está dominado por los subsectores de telecomunicaciones, transporte, distribución comercial y vivienda. Además otros subsectores como el financiero, los seguros, los servicios inmobiliarios y la consultoría técnica destacan por su crecimiento en la última revisión del PIB.


Telecomunicaciones

El mercado de telecomunicaciones nigeriano ha crecido en progresión geométrica, llegando a situarse como uno de los mercados de telecomunicaciones de mayor rapidez de crecimiento a nivel mundial. Esto representa un crecimiento medio anual de alrededor de un 115% en los últimos años. De igual forma, el uso y penetración de Internet han experimentado un increíble crecimiento. En la actualidad, más de la mitad de la población nigeriana tiene acceso a internet. En 2017, estas actividades supusieron el 7,5% del PIB.

No obstante, a pesar de este impresionante crecimiento, se están observando obstáculos al futuro crecimiento del sector, entre los que cabe destacar los siguientes: 

  • Deficiente suministro de energía a nivel general: los postes de telefonía tienen dos generadores anexos para asegurar su funcionamiento ininterrumpido.
  • Deficiente seguridad, ya que las infraestructuras son frecuentemente destruidas.
  • Altos aranceles a la importación.
  • Altos costes operacionales.
  • Prácticas que obstaculizan la libre competencia, como la formación de cárteles por parte de algunos operadores con la intención de frustar la libre interacción entre competidores.

 A) Telefonía móvil:


Cuando el Gobierno del Presidente Obasanjo accedió al poder en 1999, el sector de las telecomunicaciones estaba en un estado catastrófico. El monopolio estatal, Nigerian Telecommunications Limited (NITEL), era incapaz de atender las necesidades del país. El 97% de la población no tenía acceso a la telefonía fija o móvil. Con un total de sólo 450.000 líneas telefónicas conectadas, para una población próxima entonces a los 120 millones de habitantes, Nigeria era uno de los países con menor densidad de líneas del mundo.

Si bien la telefonía fija no ha mejorado sustancialmente desde entonces, se puede decir que la telefonía móvil es el sector económico que más se ha desarrollado en los últimos 3 años, así como el que, junto al agrícola, más ha contribuido al crecimiento del PIB y a la creación de empleo.

Desde el momento del comienzo de la telefonía móvil hasta la actualidad, ha habido variación en las operadoras presentes en el mercado, de tal forma que en la actualidad existen 4 grandes operadoras, que no coinciden completamente con aquellas compañías a las que les fueron adjudicadas las licencias inicialmente Estas operadoras son MTN, Globacom, Etisalat y Airtel.

En cuanto a la distribución del mercado, la sudafricana MTN es la compañía con mayor cartera de clientes poseyendo el 42% de la cuota de mercado, una cantidad que va en ligera disminución. La segunda gran operadora es Globacom, que está canibalizando agresivamente parte de la cuota que correspondía a las anteriores operadoras no presentes actualmente.

El mercado de la telefonía móvil de Nigeria es el mayor de África, superior incluso al de Sudáfrica, con 150 millones de líneas activas en junio de 2018.


B) Telefonía fija:


En agosto de 2002 el Gobierno eliminó el monopolio estatal de telefonía fija ostentado hasta entonces por NITEL, e introdujo un segundo operador de telefonía fija y móvil, Globalcom, quien comenzó a operar a finales de 2003, tras la adquisición de equipos por valor de 675 M EUR a Alcatel. Además de los dos grandes operadores de telefonía fija, existen en Nigeria más de 20 operadores privados de telefonía de pequeña dimensión, que utilizan la estructura de NITEL para prestar sus servicios y que han conseguido abaratar considerablemente el coste de las llamadas al extranjero.

NITEL es la operadora dominante del mercado en cuanto al nivel de ingresos, capitalización de mercado y nivel de inversiones, y tiene mayor tamaño que todos sus competidores juntos. No obstante, la herencia de su anterior condición de monopolista, junto a la influencia de un proceso de privatización que parece no terminar, hace que la compañía en la actualidad no esté funcionando. El gobierno lleva desde 2007 intentando privatizarla, pero es muy probable que ya sea demasiado tarde y que la compañía no valga ya nada.

Como consecuencia de lo anterior, es lógico que la competencia en el mercado de telefonía fija provenga de un reducido número de operadores privados.

No obstante, el número de nuevas suscripciones de telefonía fija no ha alcanzado ni con mucho el número de suscripciones obtenidas por la telefonía móvil durante el mismo período. Aunque el número total de nuevas líneas ha aumentado, lo ha hecho en mucha menor medida que los móviles. Y hay que señalar también que han sido los operadores privados los que han suministrado la práctica totalidad de estas nuevas líneas.

El menor nivel de crecimiento de las líneas fijas sobre las de líneas de telefonía móvil puede atribuirse al mayor atractivo de la telefonía móvil para la mayoría de los usuarios y a la relativamente menor fuerza financiera de muchos operadores de telefonía fija en comparación con la de los operadores de telefonía móvil.

Pero, a pesar de lo anteriormente comentado, Nigeria continua siendo el mercado de telefonía fija más activo de toda África y la tasa de conexión de nuevas líneas por operadores privados se sigue situando por encima de la media del continente.


Transporte

El sector ha ganado importancia en los últimos años, pero la ausencia de coordinación intermodal constituye el principal obstáculo para su desarrollo.Supone apenas el 1,6% del PIB en 2017, siendo la mayor parte (1,4% del PIB) el transporte por carretera, mientras que el aéreo es el 0,1%.

En Nigeria se utilizan las siguientes vías de transporte: carretera, ferrocarril, transporte fluvial, transporte aéreo y oleoducto. El país tiene una red de carreteras de 193.200 km, de los cuales el 20% aproximadamente están asfaltadas. Las carreteras federales son las arterias principales y suman 26.500 km, de los cuales un 32% están asfaltadas. Las carreteras de los Estados suman 30.500 km (34% asfaltadas), mientras que las carreteras bajo la jurisdicción de gobiernos locales (vías urbanas, caminos rurales, etc.) suman 130.600 km. Además, existe una red ferroviaria de 3.600 km, cuatro puertos de mar, unos 3.000 km de vías navegables, 7.000 km de oleoducto y numerosos aeropuertos.

El auge del petróleo de los años 70 permitió un rápido crecimiento económico, durante el cual la oferta de todos los tipos de transporte aumentó a una tasa anual del 10 al 15%, excepto en el caso del ferrocarril. El Gobierno respondió a la creciente demanda con una fuerte inversión en infraestructuras que hoy en día, debido a la falta de mantenimiento están verdaderamente deterioradas.

La explotación del sector del transporte en Nigeria corresponde en gran parte al sector privado, no habiendo importantes restricciones a la participación extranjera. No obstante, hay aún un amplio margen para la inversión privada.

Destacar que ha habido un aumento de empresas en el sector: Arik y Dana, que se unieron a la tradicional Aerocontractors, y posteriormente, First Nation y Air Peace. El mercado de vuelos interiores es muy activo y competitivo, aunque desde 2011 ha experimentado un fuerte alza en los precios de los billetes debido al aumento del precio del combustible. Otras compañías (Virgin Nigeria...) han desaparecido.


Comercio

El comercio es la segunda actividad más importante del país aportando alrededor del 19,0% del PIB. Este subsector presenta una estructura atomizada, con unos pocos mayoristas e importadores bien conectados, que suministran a una infinidad de minúsculos minoristas, que, a menudo, no tienen más que un precario puesto callejero. El comercio está encuadrado en su mayor parte en el sector informal.

En 2017 el sector se contrajo un 1%.

Desde 2007 se han empezado a abrir centros comerciales al estilo occidental, destacando la cadena sudafricana Shoprite que, en tan sólo 10 años, ya ha abierto 17 establecimientos en ocho estados de Nigeria, empleando a 2.000 trabajadores y estableciendo relaciones comerciales con más de 300 proveedores nigerianos. Tiene la desventaja que excepto proveedores locales, se nutre fundamentalmente de productos propios importados de Sudáfrica. También está presente la cadena Hubmart y Spar, y alguna otro pequeño supermercado.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex