Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

La economía noruega es una economía muy dependiente de la extracción de gas y petróleo (cerca del 17% del PIB en 2016 y 2017) y con un gran peso del sector servicios (45,5% y 44,7%, respectivamente en 2016 y 2017). Tienen también gran relevancia las actividades ligadas a la extracción y transporte de gas y crudo, tales como servicios de ingeniería, transporte y construcción naval, y otros equipamientos para este sector. Otros sectores industriales (automoción, textil...) han ido perdiendo peso hasta casi desaparecer, por los altos costes internos. Las exportaciones de gas y petróleo representaron el 49,6% del total de exportaciones del país en 2017.

Se mantienen dos industrias pesadas de cierta relevancia, el aluminio, niquel y el papel, ligadas a la abundancia de recursos hidraulicos (electricidad a bajo coste) y madera. El sector de pesca y acuicultura mantiene una relevante actividad, siendo el segundo sector exportador. El resto del sector primario tiene escaso valor económico, aunque importante peso social y político, mantiniéndose de forma casi artificial una pobre agricultura protegida y subsidiada.

Dada la importacia del sector de los hidrocarburos en este país, el instituto de estadísticas de Noruega (Statistics Norway) publica los datos totales del PIB y los datos del PIB excluyendo el sector de los hidrocarburos, denominando a este segundo concepto como PIB “Mainland”. Este representó el 85,5% del Producto Interior Bruto del país en 2017, el 33,2% de las exportaciones, en el mismo periodo y da empleo directa e indirectamente al 10% de la población ocupada.

El Producto Interior Bruto de Noruega acabó el año 2015 con un crecimiento nominal del 1,6%, aunque en términos reales el crecimiento fuera negativo y alcanzase un -0,4%, como consecuencia de la inflación del 2,1% con que concluyó el año. En el año 2016, el crecimiento del Producto Interior Bruto se situó en el 1,1%, debido fundamentalmente a la fuerte reducción del precio del petróleo, lo que ha lastrado con fuerza el valor de su producto industrial y de su exportación. En 2017 el Producto Interior Bruto ha crecido un 1,8%. En cierta medida, este desarrollo está estimulando el que Noruega empiece a diversificar su producto compensando las caídas y oscilaciones del precio del petróleo con otras producciones. Los efectos del aumento y estabilización del petróleo en los últimos meses podrían estar estimulando a transición de la economía noruega hacia una economía diversificada y no tan dependiente de sus materias primas. No obstante, estas conclusiones no dejan de ser algo falaces, dado que aunque las exportaciones de petróleo disminuyeron drásticamente en valor en 2016 hasta llegar a representar para un conjunto del año el 23,6 del conjunto de las exportaciones, sus ingresos ya han sido superados por las exportaciones de gas que han pasado a significar el 26,9% del conjunto de las exportaciones del país, convirtiéndose en un nuevo motor de la economía, y posibilitando que el conjunto de las exportaciones de hidrocarburos superen a las del conjunto de las exportaciones del denominado sector "Mainland", que se han mantenido en el 49,6 % del conjunto de las exportaciones del país en 2015. Esta tendencia se ha mantenido a lo largo del periodo comentado de 2016, mientras que en el año 2017 se ha notado un ligero aumento de las exportaciones de hidrocarburos hasta suponer el 49,6% del total de las exportaciones del país en ese periodo, debido al mantenimiento de los precios de petróleo y gas en el mercado y a las reestructuraciones de la oferta en el sector que han llevado a una mejora en su eficiencia y a una reducción en sus costes.

En las cifras preliminares del Producto Interior Bruto para 2017, este ha aumentado un 1,8% respecto a 2016, siendo su composición estructural: agricultura (2,4%), industria (31,1%) y servicios (66,5%). Así mismo, el Producto Interior Bruto 'Mainland' ha aumentado un 1,1% respecto al mismo periodo de 2016, como reflejo del aumento en valor de la producción de gas y petróleo y el consiguiente aumento relativo de la producción continental, hasta representar el 84,65% del PIB del país.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

La gran correlación que existe entre la corona y el precio del petróleo tiene una fuerte influencia sobre la inflación en el país: un aumento del precio del petróleo provoca que el precio de la corona también aumente. En 2020 la corona noruega se desplomó. Esta situación se debió a una caída del precio del crudo durante el año. La tendencia que la caída de la corona estaba experimentando se ha frenado debido a que el gobierno aprobó un paquete de medidas junto con la intervención del Banco Central Noruego en el mercado. Actualmente, se produce el efecto contrario, con el precio del barril del petróleo incrementándose y reforzándose el valor de la corona noruega.


El objetivo del Banco Central Noruego durante los últimos años ha sido mantener la inflación en un 2 %. En 2018, el índice general de precios fue de un 2,7 %. En 2019, se situó en un 2,2 %, en 2020 la variación media interanual de la inflación en 1,3 % y 2021 ha cerrado con una subida de hasta el 3,5 %. Para frenar la inflación, el Banco Central Noruego ha subido los tipos de interés durante 2021. En septiembre del 0 al 0,25 % y en diciembre al 0, 5 %. Del mismo modo, se espera una nueva subida para marzo de 2022.
 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Plan Nacional de Transportes


El nuevo Plan Nacional de Transporte 2022-2033 fue presentado el 19 de marzo de 2021. El gobierno prevé gastar 1.200 millardos de coronas noruegas en proyectos de infraestructuras, mantenimiento de carreteras y medidas medioambientales. El plan debe contribuir a un sistema de transporte eficiente, respetuoso con el medio ambiente y seguro, además contempla un paquete relevante de proyectos y planes de actualización de la red: ferrocarriles, carreteras aeropuertos y puertos con un presupuesto estimado de 400.000 millones de coronas para los próximos 10 años (4.000 M€ para ferrocarriles y 6.000 M€ para carreteras).


Los principales objetivos del Plan son: 1) mejor uso y rentabilidad de los proyectos 2) uso eficiente de las nuevas tecnologías 3) cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible de Noruega 3) objetivo de 0 fallecidos en el tráfico y 5) mayor competitividad empresarial.


Infraestructuras aéreas


Las comunicaciones por vía aérea se encuentran muy desarrolladas y son usadas por la población incluso en sus desplazamientos nacionales. Los aeropuertos internacionales más importantes son Oslo-Gardemoen, Sandefjord-Torp (también en Oslo), Bergen-Flesland y Stavanger-Sola. El Plan de Transportes prevé nuevos aeropuertos en Rana y Mo y cambiar la ubicación del aeropuerto de Bodo previsto para 2025-2027.


Avinor AS es la compañía público-privada de gestión aeroportuaria y posee la mayoría de los aeropuertos existentes en Noruega. Actualmente, Noruega cuenta con 88 aeropuertos de los cuales 44 son gestionados por Avinor con vuelos regulares. Algunos aeropuertos cuentan con un número escaso de vuelos, por lo que se ha concedido al consorcio KONGSBERG-INDRA la elaboración de una tecnología capaz de controlar a distancia al menos 15 aeródromos desde el aeropuerto de Bodø.


Noruega es signataria del Acuerdo sobre el EEE, gracias al cual participa en el Mercado de Aviación Único de la Unión Europea y en un gran número de acuerdos bilaterales mientras que el transporte aéreo de mercancías y pasajeros en Noruega está regulado por la Ley de Aviación, de 11 de junio de 1993 donde Noruega aplica los reglamentos comunitarios.


Infraestructuras para la comunicación por carretera


Según establece la Administración de Carreteras Públicas de Noruega (NPRA), la red de carreteras del país suma un total de 93.000 kilómetros de vías, de los cuales 27.000 son nacionales, 27.000 comarcales y 39.000 municipales. Dadas las circunstancias climáticas y topográficas, pueden producirse problemas de tránsito en invierno.


Noruega es el país del mundo con más coches eléctricos per cápita. Es de destacar que el 53 % de los coches vendidos en 2020 fueron completamente eléctricos, y suponen un 12 % del total del parque móvil. Esto se ha visto favorecido por los importantes incentivos que existen tanto para la compra como para su utilización.


Infraestructuras ferroviarias


La red ferroviaria tiene en la actualidad 4.087 kilómetros de vía, de los cuales aproximadamente 2.622 están electrificados y 242 son de doble vía. Bane Nor, que comenzó su actividad el 1 de enero de 2017, es la agencia gubernamental encargada de la gestión, el mantenimiento y el desarrollo de la red ferroviaria del país. El nuevo plan dedicará 4.000 M€ a infraestructuras ferroviarias.


Aunque se ha considerado comercialmente viable la implantación de la alta velocidad, no parece que a corto y medio plazo se acometan proyectos en esta área, ya que los esfuerzos se centran en la mejora de los trenes de cercanías. Es de destacar, la gran inversión que Bane Nor está realizando en los últimos años para la mejora y ampliación de las vías ferroviarias.


Energía


Noruega es uno de los principales países energéticos de Europa con una producción casi 100 % renovable. La capacidad productiva mediante energía hidráulica supone un 88 %, mientras que la energía eólica representa un 10 %. También está presente en su perfil energético la biomasa. Cuenta además con el 60 % del petróleo de Europa y el 40 % del gas. Como miembro del EEE, Noruega participa plenamente en el mercado de electricidad de Europa, sobre todo a través del mercado eléctrico nórdico. Las interconexiones con los países vecinos son muy importantes para un país exportador neto de electricidad.


Los combustibles fósiles, petróleo y gas, siguen teniendo un importante peso en la economía noruega y representan la mitad del total de sus exportaciones. El gobierno es consciente de que hay que hacer reformas para disminuir la dependencia económica de este sector que causa también importantes fluctuaciones en la cotización de la corona noruega. Al mismo tiempo, Noruega está plenamente comprometida con el desarrollo de las energías renovables y espera llegar a una total descarbonización para el año 2030.


Telecomunicaciones


El desarrollo de las telecomunicaciones en Noruega corresponde a la media de la UE. Hay 7,78 millones de teléfonos móviles (1,1 por persona) y acceso a Internet para el 98 % de la población y el 43 % tiene banda ancha. El sector sigue la reglamentación europea. La principal compañía es Telenor, que sigue dominando el mercado a pesar de la entrada de nuevos competidores

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

La tasa de desempleo en Noruega ha sido tradicionalmente baja: fue del 3,7 % en 2018 y del 3,9 % en 2019. La cifra total de desempleados en el país al final de dicho año fue de 108.000 €. En el año 2020 el desempleo aumentó hasta situarse en un 5,3 % debido a la crisis de la COVID-19, cifra que se redujo al 4,6 % a finales de año y que en 2021 continúa reduciéndose hasta alcanzar el 4,2 % en el mes de septiembre respecto al total de la población activa.


El mercado laboral noruego es estable y robusto, con una alta demanda de empleo. En cuanto a la estructura del desempleo, en el año 2020 un 33,85 % de los desempleados tenían educación primaria, un 40 % educación secundaria y un 26,15 % contaba con educación superior.


Por tanto, encontramos un mercado muy presionado para encontrar trabajadores con alta cualificación, debido a los fuertes niveles de actividad industrial del país. Con el fin de acabar con esta situación, el país ha recibido un fuerte flujo de inmigrantes durante los últimos años, en gran parte procedente de otros países comprendidos dentro del EEE. La tasa de desempleo es muy susceptible a variaciones por la industria del petróleo, si bien el gobierno ha realizado un gran esfuerzo para evitar fuertes picos en el mismo mediante la aplicación de ajustes fiscales y monetarios.


La población activa se cifró en el último dato disponible de 2021 en 2,932 millones de personas, sobre una población total de 5,415 millones. La población activa, es decir, el porcentaje con trabajo entre aquellos en edad de trabajar se situó en el 72,8 % (15-74 años) en septiembre de 2021. El absentismo laboral es uno de los principales problemas que presenta el mercado laboral, situándose Noruega por encima de los otros países nórdicos en este aspecto. No obstante, no existen planes gubernamentales para tratar de paliar los efectos negativos de dicho fenómeno.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El PIB per cápita de Noruega es uno de más altos del mundo, tanto en términos nominales como en paridad de poder adquisitivo (PPA). Según los datos publicados por el Fondo Monetario Internacional, se trata del tercer país de la clasificación (tras Luxemburgo y Suiza) con 67.326,071 dólares estadounidenses por habitante. Este valor es muy susceptible a los cambios, al depender del valor del precio del petróleo. No obstante, Noruega lleva situándose entre los primeros países en este aspecto desde hace años. Ajustado por poder de compra, la renta per cápita se sitúa en 63.600 dólares estadounidenses en 2020 solo por detrás de Liechtenstein, Luxemburgo e Irlanda en el EEE. En el mismo sentido, la renta per cápita en paridad de poder adquisitivo es un 40 % superior que la media de la UE en 2020, mientras que los precios son un 36,2 % superiores, según Eurostat.


El país destaca además por su política de distribución equitativa de la riqueza. El carácter igualitario de los noruegos se refleja mediante el coeficiente de Gini, que mide la distribución de la riqueza en una nación. Según el informe de Desarrollo Humano de Naciones Unidas del año 2020, Noruega se coloca en las primeras posiciones, tras Islandia e Eslovenia como país con menor desigualdad en los ingresos de su población. Cabe destacar que Noruega es también uno de los países con menos desigualdad de género, situándose en quinta posición en el Índice de desigualdad de género que realiza dicho organismo.

Todos estos factores contribuyen a que Noruega sea uno de los países más prósperos e igualitarios del planeta. Su elevada renta per cápita y la equitativa distribución de esta han contribuido a que el país lidere el Índice de Desarrollo Humano durante los últimos años.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Agricultura


La agricultura representa un porcentaje relativamente pequeño de la economía. Las tierras más adecuadas para la agricultura, alrededor del 3 % del territorio, suelen estar ubicadas en las regiones más pobladas y con un rápido crecimiento. A pesar de que la contribución de la agricultura al PIB y al empleo es pequeña, Noruega ha destacado constantemente la importancia del sector para las prioridades políticas, como lograr la seguridad alimentaria y mantener la población en las zonas rurales.


Se trata de una agricultura muy subsidiada y con alto nivel de proteccionismo. Aunque la contribución de la agricultura al empleo es reducida (menos del 2 %). En 2020, la participación de la agricultura en el producto interno bruto de Noruega fue del 1,85 %. Noruega ha destacado constantemente la importancia del sector debido a prioridades de política tales como la seguridad alimentaria y el fomento de la población en zonas rurales, que de otra forma estarían deshabitadas. Casi toda la producción agrícola de Noruega se consume en el país y, por lo general, se importan productos cuando la producción nacional no satisface la demanda interna.


Noruega, con el fin de defender su sector agrícola y proteger la producción nacional, somete a las importaciones de productos a una serie de restricciones tales como: aranceles, cuotas, pago de derechos de aduana y tasas, con el objetivo de mantener la viabilidad de este sector. El apoyo a los agricultores representa el 59 % de los ingresos agrícolas brutos, más de tres veces el promedio de la OCDE. El nivel de apoyo que otorga el país a sus agricultores es el más alto del mundo según la OCDE y se sitúa muy por encima del promedio de la UE, que es alrededor del 20,03 %.


Noruega no forma parte de la Unión Europea, pero sí del Acuerdo del EEE. El Protocolo 3 de este acuerdo regula los productos agrícolas procesados y en materia de agricultura. El Acuerdo establece en su art. 19 el objetivo de una progresiva liberalización del comercio agrícola, y ambos temas son objeto de permanentes negociaciones bilaterales entre la Unión Europea y Noruega.


Pesca


Noruega es uno de los mayores exportadores mundiales de pescado y productos de la pesca en términos de valor. La pesca y la acuicultura representan el 13 % del valor de las exportaciones en 2020 y daban empleo a 31.367 personas en 2018 entre pesca, acuicultura y procesado. Debido a las restricciones impuestas en frontera por la pandemia de la COVID-19, la industria pesquera Noruega padece de escasez de mano de obra, ya que muchos trabajadores son temporeros internacionales.


Las empresas del sector pesquero reciben ayuda del Gobierno a través de cuatro programas principales: ayuda al transporte, subvenciones de los tipos de interés para embarcaciones de pesca destinadas al mercado nacional, subvenciones para la retirada de embarcaciones y para las investigaciones pesqueras.


La normativa de la industria pesquera noruega está basada en leyes internacionales y en acuerdos de cooperación. El Acuerdo del EEE no cubre la administración de los recursos pesqueros de Noruega, sino que esto está basado en acuerdos bilaterales. La UE y Noruega han firmado acuerdos en materia de pesca para 2022, lo que lo convierte en el mayor acuerdo pesquero en el norte de Europa. Concretamente se han firmado acuerdos bilaterales (que cubren el Mar del Norte y el Atlántico y Skagerrak y Kattegat) y un acuerdo de vecindad (que cubre la pesca sueca en aguas noruegas en Mar del Norte). Además, Noruega, Reino Unido y la Unión Europea firmaron un acuerdo trilateral el 10 de diciembre de 2021 para regular las cuotas en el mar del norte para 2022.


La parte noruega de la captura total permisible (CTP) se fija teniendo en cuenta las CTP establecidas en el marco de acuerdos bilaterales o multilaterales negociados entre Estados costeros que comparten poblaciones de peces; Noruega tiene acuerdos de este tipo con la Unión Europea, Reino Unido, las Islas Feroe, Groenlandia, Islandia y Rusia.


Noruega es miembro de cinco Organizaciones regionales de gestión de pesca regional, Fisheries Management Organisations (RFMOs). Las más importantes son la Comisión de Pesca del Noreste del Atlántico (The North East Atlantic Fisheries Comisión (NEAFC) y la Organización de Pesca del Noroeste del Atlántico (The Northwest Atlantic Fisheries Organization (NAFO). También es miembro de la Comisión Noratlántica de Mamíferos Marinos y de la Comisión Internacional de Ballenas (International Whaling Commission).
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El sector de manufacturas tuvo un peso del 26,2 % sobre el índice de producción industrial en 2021. Este sector está también muy ligado al sector de gas y petróleo, el más importante del país. El tercer cuatrimestre del año 2021, en el sector manufacturero el empleo alcanzó 216 444 personas ocupadas, mientras que en la construcción se ocuparon 239.209 empleos.


Al margen del sector de gas y petróleo, Noruega tiene una base industrial reducida, que ha sufrido en las últimas décadas un importante proceso de deslocalización por sus elevados costes. Mantiene cierta importancia la industria del aluminio, gracias a los bajos costes de la electricidad.


El sector naval, especialmente en la parte de buques y componentes de mayor tecnología, ha conseguido también sobrevivir a los elevados costes internos, aunque perdiendo cuota de mercado año tras año. Noruega tiene una de las mayores flotas del mundo y los armadores noruegos, a pesar de ir dirigiendo un mayor porcentaje de compras hacia otros países, han mantenido parte de la actividad de la industria local.


Las importaciones de productos industriales están sujetas a aranceles relativamente bajos y la gran mayoría de las categorías de productos están libres de derechos. El Acuerdo del EEE prevé la franquicia arancelaria para todos los productos manufacturados, así como la armonización de los requisitos técnicos para la mayoría de los productos. Esto ha dado lugar prácticamente a la plena integración del sector manufacturero de Noruega en el mercado de la UE.


Petróleo y gas


Los principios rectores de la política petrolera noruega son el control racional de los recursos y su administración moderada. Los responsables de administrar la actividad petrolífera son el Parlamento, el Gobierno, el Ministerio de Petróleo y Energía, junto con un nuevo departamento horizontal, la Dirección del Petróleo Noruego.


La Participación Financiera Directa del Estado (SDFI) es un mecanismo a través del cual el Estado es titular de participaciones en diversos yacimientos de petróleo y gas, oleoductos e instalaciones terrestres. Se estableció en 1985 y es gestionado por la empresa estatal Petoro AS. El Estado paga su parte proporcional de las inversiones y costos y recibe la parte correspondiente de los ingresos derivados de la licencia.


El Ministerio del Petróleo y la Energía tiene la responsabilidad general de gestionar los recursos petroleros en la plataforma continental de Noruega y se encarga de la adjudicación de licencias de prospección y producción. También es de su competencia la gestión de la participación estatal en la industria petrolera, concretamente el ejercicio de los derechos de propietario en relación con Equinor y la supervisión de la gestión de la SDFI por Petoro.


La Dirección General del Petróleo de Noruega, administrativamente subordinada al Ministerio del Petróleo y la Energía, tiene la responsabilidad de asesoramiento al Ministerio de Petróleo y Energía, recopilación de datos acerca de la placa continental, fomentar proyectos en base a los recursos disponibles y seguimiento integral de las actividades petrolíferas junto con las demás instituciones. Todos los grandes proyectos de desarrollo (de valor igual o superior a 10.000 millones de coronas noruegas) están sujetos a la aprobación del Parlamento.


El sector del petróleo y gas se ha convertido en la base de la economía del país, actuando como locomotora del resto de los sectores económicos. Esta dependencia ha planteado algún dilema económico, debido a las fluctuaciones en los precios del petróleo y al carácter de stock del recurso. El Gobierno estableció en 1990 un fondo estatal de ahorro con una parte de los beneficios del sector. Actualmente, es el mayor fondo soberano del mundo.


La extracción de gas y petróleo representa el 13,3 % del PIB en a septiembre de 2021 y el 60,72 % del valor de sus exportaciones. Noruega ha sido el 15º productor mundial de petróleo en 2021, el 11º exportador en cantidad y el 10º exportador en precio; mientras que ha sido el 3º país exportador del mundo en gas, tanto por precio como por cantidad, en 2020.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El sector servicios representó el 57,7 % del PIB en 2020 y, por ende, es el sector que proporciona más empleos en el país, a más de tres cuartos de la población (80 %), que significa alrededor de 2.300.000 de puestos de trabajo. De este grupo destacan los empleados públicos y defensa que fueron un total de 177.214; 209.760 en el sistema educativo y 577.082 de sanidad y trabajo social. Aparte de lo anterior, 355.275 personas están empleadas en el comercio minorista.


Turismo


El turismo ha sido duramente golpeado por la pandemia generada por la COVID-19. En el año 2021 el número de pernoctaciones de turistas en campings, apartamentos vacacionales y hoteles de Noruega alcanzó la cifra de 14,02 millones, de un total de 3,08 millones de turistas. En 2020 la participación del gasto o del empleo en viajes y turismo en el concepto equivalente de toda la economía en las cuentas de ingresos nacionales publicadas fue del 9 %.


Es de destacar que los alemanes, los suecos y los daneses son los turistas más habituales en el país. Esto es debido a razones geográficas, aunque ha de tenerse en cuenta que, en los últimos años, se ha visto un incremento de los turistas de origen asiático.


Transporte marítimo y servicios relacionados


El sector marítimo es la industria noruega más competitiva en el ámbito internacional. Este país es propietario de alrededor del 3 % de la flota mercante mundial y realiza el 15 % del total mundial de actividades relacionadas con la prospección petrolífera. La Bolsa marítima de Oslo es la mayor del mundo y la flota mercante noruega ha sido la décima del mundo en número de buques en 2021.


Debido a la topografía costera de Noruega, la diversificación de su sector marítimo y la importancia de sus actividades extraterritoriales de prospección de petróleo, el transporte marítimo desempeña un papel significativo en su economía. Esto se refleja en la importancia del sector transporte en el PIB noruego que ha sido del 4,3 % en 2020.


Por su importancia en la economía, Noruega ha firmado varios convenios relacionados con el transporte marítimo y es signatario de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Código de Conducta de las Conferencias Marítimas.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

El 20 de junio de 2014 el Gobierno presentó un libro blanco de privatizaciones, en el que se incluía la posibilidad de reducir parcial o totalmente la participación en una serie de compañías. En la actualidad un tercio del capital social de las empresas cotizadas en la bolsa de Oslo están en manos del Estado.

Este libro blanco incluye una propuesta parlamentaria, que se incluyó en los presupuestos de 2015, para pedir autorización al Parlamento respecto a la venta total o parcial en las siguientes empresas:

  • Ambita AS (antigua Norsk Eiendomsinformasjon AS)
  • Baneservice AS
  • Cermaq ASA
  • Entra Holding AS
  • Flytoget AS
  • Mesta AS
  • SAS AB
  • Veterinærmedisinsk Oppdragssenter AS

También se incluía reducir al 34% la participación en las siguientes empresas:

  • Kongsberg Gruppen ASA
  • Telenor ASA

El Comité de Transportes del Parlamento estudia actualmente la propuesta del Gobierno de abrir a la competencia el transporte ferroviario. El Plan del Gobierno contempló realizar en a partir 2015 licitaciones para concesiones en varias líneas a empresas privadas, con la intención de que estuviesen operativas desde 2016.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex