Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

La economía noruega es una economía muy dependiente de la extracción de gas y petróleo (cerca del 17% del PIB en 2016 y 2017) y con un gran peso del sector servicios (45,5% y 44,7%, respectivamente en 2016 y 2017). Tienen también gran relevancia las actividades ligadas a la extracción y transporte de gas y crudo, tales como servicios de ingeniería, transporte y construcción naval, y otros equipamientos para este sector. Otros sectores industriales (automoción, textil...) han ido perdiendo peso hasta casi desaparecer, por los altos costes internos. Las exportaciones de gas y petróleo representaron el 49,6% del total de exportaciones del país en 2017.

Se mantienen dos industrias pesadas de cierta relevancia, el aluminio, niquel y el papel, ligadas a la abundancia de recursos hidraulicos (electricidad a bajo coste) y madera. El sector de pesca y acuicultura mantiene una relevante actividad, siendo el segundo sector exportador. El resto del sector primario tiene escaso valor económico, aunque importante peso social y político, mantiniéndose de forma casi artificial una pobre agricultura protegida y subsidiada.

Dada la importacia del sector de los hidrocarburos en este país, el instituto de estadísticas de Noruega (Statistics Norway) publica los datos totales del PIB y los datos del PIB excluyendo el sector de los hidrocarburos, denominando a este segundo concepto como PIB “Mainland”. Este representó el 85,5% del Producto Interior Bruto del país en 2017, el 33,2% de las exportaciones, en el mismo periodo y da empleo directa e indirectamente al 10% de la población ocupada.

El Producto Interior Bruto de Noruega acabó el año 2015 con un crecimiento nominal del 1,6%, aunque en términos reales el crecimiento fuera negativo y alcanzase un -0,4%, como consecuencia de la inflación del 2,1% con que concluyó el año. En el año 2016, el crecimiento del Producto Interior Bruto se situó en el 1,1%, debido fundamentalmente a la fuerte reducción del precio del petróleo, lo que ha lastrado con fuerza el valor de su producto industrial y de su exportación. En 2017 el Producto Interior Bruto ha crecido un 1,8%. En cierta medida, este desarrollo está estimulando el que Noruega empiece a diversificar su producto compensando las caídas y oscilaciones del precio del petróleo con otras producciones. Los efectos del aumento y estabilización del petróleo en los últimos meses podrían estar estimulando a transición de la economía noruega hacia una economía diversificada y no tan dependiente de sus materias primas. No obstante, estas conclusiones no dejan de ser algo falaces, dado que aunque las exportaciones de petróleo disminuyeron drásticamente en valor en 2016 hasta llegar a representar para un conjunto del año el 23,6 del conjunto de las exportaciones, sus ingresos ya han sido superados por las exportaciones de gas que han pasado a significar el 26,9% del conjunto de las exportaciones del país, convirtiéndose en un nuevo motor de la economía, y posibilitando que el conjunto de las exportaciones de hidrocarburos superen a las del conjunto de las exportaciones del denominado sector "Mainland", que se han mantenido en el 49,6 % del conjunto de las exportaciones del país en 2015. Esta tendencia se ha mantenido a lo largo del periodo comentado de 2016, mientras que en el año 2017 se ha notado un ligero aumento de las exportaciones de hidrocarburos hasta suponer el 49,6% del total de las exportaciones del país en ese periodo, debido al mantenimiento de los precios de petróleo y gas en el mercado y a las reestructuraciones de la oferta en el sector que han llevado a una mejora en su eficiencia y a una reducción en sus costes.

En las cifras preliminares del Producto Interior Bruto para 2017, este ha aumentado un 1,8% respecto a 2016, siendo su composición estructural: agricultura (2,4%), industria (31,1%) y servicios (66,5%). Así mismo, el Producto Interior Bruto 'Mainland' ha aumentado un 1,1% respecto al mismo periodo de 2016, como reflejo del aumento en valor de la producción de gas y petróleo y el consiguiente aumento relativo de la producción continental, hasta representar el 84,65% del PIB del país.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

El año 2014 se cerró con un IPC del 2,1%, dentro de los límites del objetivo fijado por el Banco Central, del 2,5%. El año 2015 concluyó con una tasa de inflación del 3,1%, superior al límite objetivo, aunque esto ha sido consecuencia de la política anticíclica -reducción del tipo de interés, bajada del tipo impositivo de algunos impuestos e incremento de las inversiones en infraestructuras-, llevada a cabo por el gobierno para compensar la caída del precio del petróleo. En noviembre de 2016, la inflación alcanzó un 3,5%, a pesar de lo cual existen perspectivas, aún no confirmadas, de que el gobierno su política de gasto con el objetivo económico de reducir la tasa de paro.

El principal problema observado en la formación de precios internos, tanto mayoristas como minoristas, está en la baja competencia que el país registra en un gran número de sectores. Esta poca competencia es muy visible en el sector agroalimentario y la alimentación, tanto en la producción, en que cuenta con un elevado nivel de protección arancelaria, como en la distribución, donde la tendencia a la concentración hace que toda la distribución, independientemente del nombre de cada supermercado, se concentra en dos grandes grupos integrados verticalmente. La escasa competencia también es visible en otros sectores productivos, tales como la construcción o los servicios, donde la conjugación de altas concentraciones empresariales junto a una política laboral muy proteccionista, apoyada por los poderosos sindicatos, impiden la fácil entrada de la competencia exterior. La combinación de poca competencia, alto poder adquisitivo y elevados salarios, convierte a Noruega, según los principales estudios internacionales de precios (UBS, ECA) en uno de los países del mundo con niveles de precios más altos, a pesar de los esfuerzos por moderar las actuales tasas de inflación. Esta moderación había sido posible en los últimos años, en gran medida gracias a la fortaleza de la corona noruega, situación que ha cambiado en los últimos meses como consecuencia directa de la caída de los precios del petróleo.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Plan Nacional de Transportes

La difícil orografía del país y la climatología en ocasiones extrema, suponen altos costes de planificación, desarrollo y mantenimiento de las infraestructuras de transporte y comunicaciones nacionales, que se encuentran en gran medida por debajo de los estándares habituales en el resto del continente europeo.

El actual Plan Nacional de Transporte 2014-2023, que sienta las bases de la actuación gubernamental en materia de infraestructuras durante este periodo, contempla un paquete relevante de proyectos y planes de actualización de la red, especialmente de carreteras y ferrocarriles. El actual Gobierno ha hecho de esta materia una de sus prioridades en materia de inversión pública, dotando al plan de un presupuesto un 50% superior respecto al anterior plan, situándolo en los 508.000 millones de coronas -algo más de 55.000 millones de euros-. Las actuaciones en carreteras se centran en la mejora de los grandes ejes nacionales como la E6 y E18 y la rehabilitación de la mayor parte de túneles del país, para adecuarlos a los estándares impuestos desde la UE. Las principales actuaciones en ferrocarril se concentran en el área de cercanías de las grandes ciudades, especialmente Oslo y en la adecuación de los túneles a las características técnicas exigidas en la UE.

Infraestructuras aéreas

Por lo antes descrito, las comunicaciones por vía aérea se encuentran muy desarrolladas y son usadas extensivamente por la población incluso en sus desplazamientos nacionales. Los aeropuertos internacionales más importantes son Oslo-Gardemoen, Moss-Rygge (sirviendo ambos a la ciudad de Oslo y habiendo sido cerrado este último), Bergen-Flesland y Stavanger-Sola. Avinor AS es la compañía público-privada de gestión aeroportuaria y posee la mayoría de los aeropuertos existentes en Noruega, incluido el de Gardermoen, próximo a Oslo. La compañía SAS es el principal transportista del sector. Además de SAS, existen varias compañías privadas noruegas de transporte: la mayor es Norwegian Airlines, una compañía de bajo coste que explota más de 270 rutas, tanto nacionales como internacionales y que cuenta con un gran número de conexiones con España, así como Wideroe, que vuela a 40 destinos nacionales y 6 internacionales y es además muy activa en el norte del país. Noruega cuenta con 52 aeropuertos con vuelos regulares algunos de ellos con tan escaso número de vuelos, que en las actualidad AVINOR ha concedido al consorcio KONGSBERG-INDRA la elaboración de una tecnología capaz de controlar a distancia al menos 15 aeródromos.

Noruega es signataria del Acuerdo sobre el EEE, gracias al cual participa en el Mercado de Aviación Único de la CE y en un gran número de acuerdos bilaterales. Los acuerdos bilaterales sobre servicios aéreos firmados por Noruega desde los años noventa son más liberales que los acuerdos anteriores. Pese a que Avinor posee y gestiona la mayoría de aeródromos, también existe una fuerte participación privada, también extranjera, en el suministro de servicios relacionados con el transporte aéreo y no hay apenas obstáculos legales para poder prestar dichos servicios. La inversión extranjera en compañías aéreas registradas en Noruega está limitada por el hecho de que la participación mayoritaria debe corresponder a accionistas del EEE.

El transporte aéreo de mercancías y pasajeros en Noruega está regulado por la Ley de Aviación, de 11 de junio de 1993 donde Noruega aplica los reglamentos comunitarios. El Organismo Noruego de Aviación Civil, dependiente del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, se encarga de velar por la seguridad aérea y expedir licencias.

Las compañías aéreas pueden hacer publicidad sin limitaciones en Noruega, a condición de que respeten las disposiciones de la Ley de Comercialización. Esta Ley no contiene ninguna disposición discriminatoria con respecto a las empresas extranjeras.

Por lo que se refiere a la reparación y mantenimiento de aeronaves, Noruega no obliga a que las aeronaves nacionales sean reparadas en el país, por ejemplo, se han establecido en Noruega algunos proveedores extranjeros de servicios de mantenimiento, reparación y revisión. No es obligatorio establecer empresas conjuntas entre proveedores extranjeros y noruegos.

Infraestructuras para la comunicación por carretera

Las últimas cifras disponibles de la red de carreteras muestran que, a principios de 2015, Noruega tenía un total de 93.822 kilómetros de vías, de los cuales 10.540 eran nacionales, 44.312 comarcales y 38.970 municipales.

Dadas las circunstancias climáticas y topográficas pueden producirse problemas de tránsito en invierno, a pesar de que en general las comunicaciones son buenas. Es obligatoria la utilización de ruedas con clavos durante el invierno.

El parque automovilístico en 2015 estaba compuesto por 4,5 millones de vehículos. Resulta destacado que el número de coches eléctricos superó los 65.000 en 2015 (2,6% del total del parque de vehículos del país), lo que hace de Noruega el país del mundo con más coches eléctricos per capita. Esto se ha visto favorecido por los importantes incentivos que existen tanto para la compra como para su funcionamiento (puntos de recarga o gratuidad de aparcamientos y peajes).

Infraestructuras ferroviarias

La red ferroviaria tiene en la actualidad 4.237 kilómetros de vía de los cuales aproximadamente 2.844 están electrificados y 245 son de doble vía.

Aunque se ha considerado comercialmente viable la implantación de la alta velocidad, no parece que a corto y medio plazo se acometan proyectos en este área, ya que los esfuerzos se centran en la mejora de los trenes de cercanías.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

La tasa de desempleo en Noruega cerró 2014 en el 4,7%, en 2015 aumentó hasta el 4,4% y se mantuvo en el año 2016, en una tasa del 4,4 % a pesar de la política económica expansiva desarrollada por el gobierno. En el año 2017, el desempleo se situó en el 4,1%, mientras que esta tasa se situó al concluir el primer semestre de 2018 en el 3,9%.

Durante gran parte de la última década el paro se había venido situando en torno al 2,5-3% y, de hecho, se llegó a detectar una importante escasez en la oferta de mano de obra en casi todos los niveles de cualificación, en especial en los medios y altos. Sin embargo, la tendencia se ha revertido en apenas un año. Por un lado, la caída del precio del petróleo ha destruido un gran número de empleos en el sector offshore y relacionados. Por otro, la llegada de inmigración ha supuesto un importante aumento de la población que el mercado de trabajo no está absorbiendo tan rápidamente, aún a pesar de la escasez de mano de obra que existía hace unos años en todos los estratos de población, incluyendo los empleos de baja cualificación.

La población activa se cifró (abril 2018) en 2,786 millones de personas, sobre una población total de 5,258 millones. Al finalizar el mes de abril de 2018, se encuentran en situación de desempleo 104.000 personas en el país.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El PIB per cápita de Noruega es desde hace mucho tiempo uno de los mayores del mundo. Según los datos publicados por el Fondo Monetario Internacional para 2015, se trata del 3º país de la clasificación (tras Luxemburgo y Qatar) con 99.665 dólares por habitante, aunque este valor puede alterarse en función de la negativa evolución del tipo de cambio de la corona noruega a partir del precio del barril del petróleo.

Ajustado por poder de compra, esta cantidad se reduciría hasta los 67.445 dólares, con lo que bajaría al sexto puesto a nivel mundial, tras Qatar, Luxemburgo, Singapur, Brunei y Kuwait, manteniéndose en el segundo puesto en Europa tras Luxemburgo. La renta per capita ajustada por poder de compra e indiciada sobre base 100 (siendo el 100 la media de los países que integran el Espacio Económico Europeo) se situaría en 179, la segunda mayor del continente de nuevo sólo detrás de Luxemburgo.

Noruega destaca además por su política de distribución equitativa de la riqueza. Este carácter igualitario de los noruegos se refleja mediante el coeficiente Gini, que mide la distribución de la riqueza en una nación. Según el informe de Desarrollo Humano de Naciones Unidas del año 2013, Noruega se coloca en la segunda posición mundial, tras Suecia, como país con menor desigualdad en los ingresos de su población del mundo. 

Además, Noruega lideró en 2015 (por décimotercera vez en los últimos 15 años) la clasificación de países a partir del Índice de Desarrollo Humano según Naciones Unidas.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Agricultura

La contribución del sector agropecuario más pesca al PIB es modesta, se situó 2015 en el 1,56% del total, empleando a poco más del 2% de la población activa, siendo la contribución de la agricultura al PIB el 0,64% del mismo, y la de la pesca el 0,92%. Las tierras cultivadas ocupan el 3,3% del territorio total de Noruega. Se trata además de una agricultura muy subsidiada y con alto nivel de protección del exterior.

Aunque la contribución de la agricultura al empleo es reducida, Noruega ha destacado constantemente la importancia del sector debido a prioridades de política tales como la seguridad alimentaria y el fomento de la población en zonas rurales que de otra forma estarían deshabitadas.

Casi toda la producción agropecuaria de Noruega se consume en el país. Por lo general, se importan productos que se producen en el país cuando la producción nacional no satisface la demanda interna.

Si bien la protección arancelaria es relativamente baja para los productos agrícolas que no se producen en el país, la producción nacional en Noruega está fuertemente reglamentada y recibe apoyo mediante la aplicación de aranceles y diferentes formas de ayuda estatal. El nivel de ayuda que concede el país a sus agricultores es el más alto del mundo según la OCDE y se sitúa muy por encima del promedio de la UE, que es del 22% frente al 66% que obtiene Noruega en el índice de Estimación de la Ayuda a los Productores (EAP) que realiza la OMC. A pesar de ello, los agricultores están en plenas negociaciones para solicitar mayores ayudas e intentar mantener los aranceles en la carne y los productos lácteos.

Noruega administra un sistema de contingentes arancelarios para 24 líneas arancelarias, todas relativas a productos agrícolas. El arancel medio de los productos agrícolas es del 35,8%, significativamente mayor al de los productos no agrícolas (0,6%). Los mayores aranceles se aplican a los productos agrícolas. Los animales y sus productos tienen un arancel medio del 129,2%. El de los productos lácteos es superior al 60%; y especialmente grave es el caso de la leche, con un arancel que ronda el 420%. El tipo arancelario más elevado es un arancel ad valorem del 555% que grava algunas clases de pollos y pavos vivos.

Noruega, en una defensa a ultranza que hace de su sector agrícola (evidentemente marginal en un país enclavado más allá de los 60 grados de latitud), somete a las importaciones de productos agrícolas a una serie de restricciones tales como: aranceles, cuotas, pago de derechos de aduana y tasas, con el objetivo de mantener la viabilidad de este sector. La razón del especial trato del mismo es que sirve para fijar las poblaciones rurales en las partes más alejadas de las grandes ciudades, evitando así aglomeraciones urbanas.

Noruega no forma parte de la Unión Europea, pero sí del Acuerdo del Espacio Económico Europeo (EEE). El Protocolo 3 regula los productos agrícolas procesados y en materia de agricultura. El Acuerdo establece en su art. 19 el objetivo de una progresiva liberalización del comercio agrícola. Ambos temas son objeto de permanentes negociaciones bilaterales entre la Unión Europea y Noruega.

Aunque en 2003 la UE y Noruega llegaron a un Acuerdo sobre preferencias adicionales de productos agrarios, en la actualidad, la exportación de los productos agrícolas comunitarios a Noruega se encuentra limitada por la existencia de elevados aranceles. Esta situación afecta incluso a productos que Noruega no produce o en períodos en los que, por sus condiciones naturales, Noruega no puede producir. Se prevén revisiones periódicas (aproximadamente cada dos años) destinadas a incrementar la liberalización del comercio bilateral de estos productos, la última negociación se abrió en abril de 2015 y sigue abierta.

Pesca

Noruega ocupa el décimo lugar en el mundo entre los países pesqueros en términos de cantidades producidas, con 2,3 millones de toneladas de pescados y mariscos y es uno de los mayores exportadores mundiales de pescado y productos de la pesca en términos de valor. La pesca y la silvicultura representan el 1,4% del PIB, y más del 7% del valor de sus exportaciones.

Las principales especies capturadas en aguas noruegas son el arenque (que ocupa un 40% de las capturas), la bacaladilla, el carbonero, el capelán, el bacalao, el eglefino y la caballa.

La gestión de los recursos pesqueros y de la acuicultura en Noruega incumbe al Ministerio de Pesca y Asuntos Costeros, el cual también tiene a su cargo, entre otras cosas, la seguridad de los productos de la pesca y las políticas relativas a la infraestructura de transporte marítimo. Asisten al Ministerio en el desempeño de sus funciones la Dirección General de Pesca, el Instituto de Investigación Marina, la Junta Asesora en materia de Reglamentación de la Pesca (integrado por representantes de diferentes organizaciones de pesca), y el Consejo de Exportación de Pescado y Marisco de Noruega. La Dirección General de Pesca tiene a su cargo la gestión cotidiana de los recursos marinos vivos y la aplicación de la política gubernamental que rige el sector.

Las empresas del sector pesquero reciben ayuda del Gobierno a través de cuatro programas principales: ayuda al transporte, subvenciones de los tipos de interés para embarcaciones de pesca destinadas al mercado nacional, subvenciones para la retirada de embarcaciones y para las investigaciones pesqueras.

La normativa de la industria pesquera noruega está basada en leyes internacionales y en acuerdos de cooperación. La ley de la Convención del Mar “The Law of the Sea Convention” constituye el marco legal global para todos los usos del Océano y el Acuerdo sobre las reservas de pescados de Naciones Unidas proporciona una base legal para mejorar el control de la pesca en alta mar.

El Tratado de Espacio Económico Europeo no cubre la administración de los recursos pesqueros de Noruega, sino que esto está basado en acuerdos bilaterales. El comercio de pescado y productos del mar está principalmente regulado por el Protocolo 9 del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo, además de acuerdos bilaterales. Este Protocolo cubre un número de importantes áreas del sector pesquero, aunque Noruega no ha asumido ni la legislación comunitaria en este campo ni tampoco la política común pesquera. El comercio de pescado y otros productos del mar es en muchos casos preferencial. A través del Protocolo 9 los aranceles en algunos productos han sido abolidos, otros reducidos y algunos continúan como no preferenciales.

El acuerdo anual bilateral con Noruega es el más importante de los acuerdos que la Unión Europea tiene con países terceros en temas de pesca. Incluye un intercambio equilibrado de posibilidades pesqueras, administración incluyendo cuotas de reservas comunes en el Mar del Norte y en Skagerrak, temas de control y cooperación científica.

Últimamente Noruega ha firmado un continuado y cada vez mayor número de acuerdos de pesca con otras naciones. Estos acuerdos son contribuciones importantes de cara a frenar la pesca ilegal y reducir las zonas de pescado ilegal. Noruega tiene acuerdos con la UE, Islas Feroe, Groenlandia e Islandia en lo que respecta a mutuos rastreos de barcos pesqueros en otras zonas económicas. Noruega es miembro de cinco Organizaciones regionales de gestión de pesca regional, Fisheries Management Organisations (RFMOs). Para Noruega las más importantes son la Comisión de Pesca del Noreste del Atlántico (The North East Atlantic Fisheries Comisión (NEAFC)) y la Organización de Pesca del Noroeste del Atlántico (The Northwest Atlantic Fisheries Organization (NAFO)). También es miembro de la Comisión Noratlántica de Mamíferos Marinos y de la Comisión Internacional de Ballenas (International Whaling Commission), que es una organización global para la administración de las existencias o reservas de ballenas.

La parte noruega de la captura total permisible (CTP) se fija teniendo en cuenta las CTP establecidas en el marco de acuerdos bilaterales o multilaterales negociados entre Estados costeros que comparten poblaciones de peces; Noruega tiene acuerdos de este tipo con la CE, las Islas Feroe, Groenlandia, Islandia y Rusia.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El sector de manufaturas tienen un peso del 16,3% del PIB. Este sector está también muy ligado al propio sector de gas y petróleo, el más importante del país (a continuación se incluye informacion sobre este sector). Dentro del sector secundario de la economía hay que destacar también el creciente peso del sector de la construcción, un 9,2% del PIB en 2015.

Al margen del sector de gas y petróleo, Noruega tiene una base industrial reducida, que ha sufrido en las últimas décadas un importante proceso de deslocalización por sus elevados costes. Mantiene cierta importancia la industria del aluminio, gracias a los bajos costes de la electricidad (el 96% de origen hidroeléctrico). El sector naval, especialmente en la parte de buques y componentes de mayor tecnología, ha conseguido también sobrevivir a los elevados costes internos, aunque perdiendo año tras año cuota de mercado y capacidad, estando también muy ligado al sector petróleo. Noruega tiene una de las mayores flotas del mundo, el armador noruego a pesar de ir dirigiendo un mayor porcentaje de compras hacia otros países, incluida España, ha mantenido parte de la actividad de la industria local.

A diferencia del sector agrícola, las importaciones de los demás productos están sujetas a aranceles relativamente bajos y la gran mayoría de las categorías de productos están libres de derechos. El Acuerdo sobre el EEE prevé la franquicia arancelaria para todos los productos manufacturados, así como la armonización de los requisitos técnicos para la mayoría de los productos. Esto ha dado lugar prácticamente a la plena integración del sector manufacturero de Noruega en el mercado interior de la CE.

La política industrial se orienta al sector primario, los recursos naturales y la actividad marítima. Con excepción de una industria agroalimentaria muy especializada y protegida, industria del papel y  la mencionada industria de aluminio, el resto de subsectores manufactureros tiene poca importancia. No obstante, parte de estas industrias han sabido apostar por la reestructuración y la internacionalización, ganando en productividad a través de fusiones, acuerdos salariales y cierta especialización en los sectores con más empuje de la economía nacional. De esta manera, la industria del metal que antes suministraba a la construcción naval se ha reorientado hacia la industria petrolera. También la industria naval se ha transformado en proveedora de plataformas y equipos de offshore para el sector del petróleo y gas.

Petróleo y gas

Antecedentes

Nadie creía a finales de los años 50 que hubiese depósitos de gas y petróleo en Noruega. Pero el descubrimiento de gas en Holanda en 1959 hizo que los geólogos creyeran en el potencial petrolífero del Mar del Norte. En otoño de 1962, la compañía Phillips y otras solicitaron al gobierno noruego permiso para llevar a cabo estudios geológicos en las aguas noruegas.

En 1965 el Reino Unido, Noruega y Dinamarca acordaron la división de la placa continental del Mar del Norte, según el principio de la línea mediana. En el verano de 1966 se perforó el primer pozo petrolífero de la plataforma continental noruega.

Los principios rectores de la política petrolera noruega son el control racional de los recursos y su administración moderada. Los responsables de administrar la actividad petrolífera son el Parlamento, el Gobierno, un ministerio creado para asuntos relacionados con el petróleo, junto con un nuevo departamento horizontal, la Dirección del Petróleo Noruego.

Al principio las multinacionales dominaron las actividades de exploración en Noruega explotando los primeros campos petrolíferos y de gas. A largo plazo, la política noruega asignaba a estas compañías un papel importante, pero el objetivo siempre fue crear una base industrial noruega. Para ello se creó la empresa del Estado ‘Statoil’, y se estableció la norma de que la participación estatal fuese del 50% en cada licencia de explotación. Posteriormente, se acordó que el nivel de participación estatal oscilase en torno al 50% según las circunstancias particulares de cada caso.

Durante los años 70, Noruega se convirtió en productor de petróleo, y a mediados de la década pasó a ser exportador neto.

Administración y Control de las reservas

La Participación Financiera Directa del Estado (SDFI) es un mecanismo a través del cual el Estado es titular de participaciones en diversos yacimientos de petróleo y gas, oleoductos e instalaciones terrestres. Se estableció en 1985 y es gestionado por la empresa estatal Petoro AS. Como uno de los propietarios de dichos yacimientos e infraestructuras, el Estado paga su parte proporcional de las inversiones y costos, y recibe la parte correspondiente de los ingresos derivados de la licencia.

El Ministerio del Petróleo y la Energía tiene la responsabilidad general de gestionar los recursos petroleros en la plataforma continental de Noruega y se encarga de la adjudicación de licencias de prospección y producción. También compete al Ministerio del Petróleo y la Energía la gestión de la participación estatal en la industria petrolera, concretamente el ejercicio de los derechos de propietario en relación con StatoilHydro y la supervisión de la gestión de la SDFI por Petoro.

La Dirección General del Petróleo de Noruega, administrativamente subordinada al Ministerio del Petróleo y la Energía, tiene la responsabilidad de la microgestión de las actividades de prospección y recuperación. Todos los grandes proyectos de desarrollo (de valor igual o superior a 10.000 millones de coronas noruegas, aprox. unos 1200 millones de euros) están sujetos a la aprobación del Storting (Parlamento).

De todo ello se desprende que el sector del petróleo y gas se ha convertido en poco tiempo en la base de la economía del país, actuando como locomotora del resto de los sectores económicos. Esta dependencia ha planteado algún dilema económico, debido a las fluctuaciones en los precios del petróleo y al carácter de stock del recurso. También cabe destacar que los elevados costes de producción en este país suponen un factor de desventaja a nivel internacional.

El Gobierno estableció ya en 1990 un fondo de ahorro con una parte de los beneficios del sector, según el modelo kuwaití y otros. Este es el fondo estatal del petróleo, actualmente el mayor fondo soberano del mundo.

Importancia del sector

La extracción de gas y petróleo representa el 13,4% del PIB (2015), y el 45% del valor de sus exportaciones de bienes y servicios (64% de las exportaciones de bienes). Su peso se ha visto reducido en lós últimos tres años por la bajada del precio del crudo, en 2012 representó el 16,5% del PIB. No obstante, Noruega sigue siendo el 15º productor mundial y 9º exportador.

Al margen del peso directo del sector de extracción, las estimaciones indirecto del sector, incluyendo toda la industria y servicios asociados, podrían llegar hasta el 40% del PIB noruego.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Turismo

Noruega ha tenido tradicionalmente un saldo negativo en la balanza turística por la conocida afición de sus habitantes a viajar al sur de Europa; destinos como las Islas Canarias se encuentran entre sus favoritos.

Sin embargo, el turismo extranjero que visita el país parece que va aumentando paulatinamente, y en todo caso hay que decir que este país cuenta con unas posibilidades enormes para desarrollarlo aún mucho más. La costa noruega del Atlántico tiene lugares de una belleza incomparable, que descubren cada vez más europeos (principalmente alemanes) y americanos.

No existe una infraestructura turística muy desarrollada, lo que origina escasez de oferta y precios elevados. Sin embargo, hay que añadir que los fiordos, glaciares e islas que se pueden visitar constituyen una riqueza paisajística única en el planeta por su belleza y conservación.

A finales del año 2009, Noruega fue elegida por la revista National Geographic como uno de los mejores destinos turísticos.

En el año 2013 el número de pernoctaciones de los turistas en campings, apartamentos vacacionales y hoteles de Noruega alcanzó la cifra de 30 millones, de un total de 5 millones de turistas. El 14% de turistas fueron suecos, el 11% alemanes y el 9% daneses.

España es uno de los principales destinos turísticos de Noruega, con más de 1.500.000 viajes en el año 2014.

Transporte marítimo y servicios relacionados

El sector marítimo es la industria noruega más competitiva en el ámbito internacional. Este país es propietario de casi el 10% de la flota mercante mundial y realiza el 15% del total mundial de actividades relacionadas con la prospección petrolífera.

En el campo del seguro marítimo internacional, las compañías noruegas copan el 30% del mercado y se clasifica el 15% de los barcos en activo.

La Bolsa marítima de Oslo es la mayor del mundo y la flota mercante noruega es la tercera del mundo, después de Grecia y Japón.

Debido a la topografía costera de Noruega, la diversificación de su sector marítimo y la importancia de sus actividades extraterritoriales de prospección de petróleo, el transporte marítimo desempeña un papel significativo en su economía. Esto se refleja en la importancia del sector transporte en el PUB noruego, 6,9%.

El transporte marítimo reviste especial importancia económica para Noruega. La mayoría de los puertos comerciales son propiedad de las municipalidades, aunque se pueden conceder permisos para suministrar servicios portuarios a operadores privados, tanto nacionales como extranjeros. Existen 32 puertos de importancia conectados a la red pública de transportes, y 700 puertos pesqueros.

Debido a la especial importancia del transporte marítimo en su economía, Noruega desempeña un papel activo en las negociaciones y debates internacionales sobre las cuestiones de política relativas al transporte marítimo. Ha firmado varios convenios relacionados con el transporte marítimo y es signataria de la Convención de las Naciones Unidas sobre un Código de Conducta de las Conferencias Marítimas; sin embargo, Noruega no mantiene acuerdos bilaterales de participación en la carga ni aplica otras restricciones al transporte de cargas y pasajeros.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

El 20 de junio de 2014 el Gobierno presentó un libro blanco de privatizaciones, en el que se incluía la posibilidad de reducir parcial o totalmente la participación en una serie de compañías. En la actualidad un tercio del capital social de las empresas cotizadas en la bolsa de Oslo están en manos del Estado.

Este libro blanco incluye una propuesta parlamentaria, que se incluyó en los presupuestos de 2015, para pedir autorización al Parlamento respecto a la venta total o parcial en las siguientes empresas:

  • Ambita AS (antigua Norsk Eiendomsinformasjon AS)
  • Baneservice AS
  • Cermaq ASA
  • Entra Holding AS
  • Flytoget AS
  • Mesta AS
  • SAS AB
  • Veterinærmedisinsk Oppdragssenter AS

También se incluía reducir al 34% la participación en las siguientes empresas:

  • Kongsberg Gruppen ASA
  • Telenor ASA

El Comité de Transportes del Parlamento estudia actualmente la propuesta del Gobierno de abrir a la competencia el transporte ferroviario. El Plan del Gobierno contempló realizar en a partir 2015 licitaciones para concesiones en varias líneas a empresas privadas, con la intención de que estuviesen operativas desde 2016.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex