Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

El fuerte crecimiento económico ha sido compatible con unos niveles de inflación moderados. El Índice de Precios al Consumidor urbano (IPC) aumentó un 2,7% en el 2014, moderándose significativamente desde entonces debido a la drástica caída de los precios del petróleo y la entrada en vigor de medidas de congelación de precios para los productos básicos - una promesa electoral cumplida por el nuevo Gobierno de Varela.

Desde entonces, los datos oficiales del IPC fueron del 0,2% en 2015 y 1,5% en 2016. El último informe del Ministerio de Economía y Finanzas sobre el Marco Fiscal de Mediano Plazo 2018 - 2022 prevé un repunte gradual de la inflación, proyectando una tasa del 1,8% en 2018 y cerrando el período con el 3,3% en 2022. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

La deficiente infraestructura de transporte de Panamá es uno de sus mayores problemas, exceptuando las rutas principales del país. 

Transporte terrestre: La principal y casi única vía de transporte nacional es la carretera panamericana, ruta que atraviesa el país por el sur desde la selva de Darién hasta la frontera con Costa Rica. Es la principal vía de transporte de Centroamérica y termina en Panamá al no haber conexión con Colombia por carretera. Pese a que el mantenimiento de la vía podría ser mejor, tiene un tráfico importante. Otra de las vías principales es la autopista Panamá-Colón (Transístmica) que une los dos extremos del Canal de Panamá.

Transporte ferroviario: En abril de 2014 se inauguró la Línea 1 del Metro de Panamá que tiene un trazo mayoritariamente en dirección norte-sur y une la Estación Terminal Nacional de Autobuses, en “Albrook”, con el Centro Comercial “Los Andes” en el norte del Área Metropolitana de la ciudad de Panamá y cuenta con una longitud de aproximadamente 13,7 kilómetros. Esta ruta está insertada en un corredor de alta demanda de transporte público. El proyecto fue realizado por el consorcio brasileño-español FCC y Odebrecht. 

El mismo consorcio se adjudicó la Línea 2 del Metro en junio de 2015, proyecto cuyo valor ascendía a US$ 1.857,7 millones, y se prevé que la Línea 3 se licite en el segundo semestre de 2017. Además, actualmente se está licitando el diseño, construcción y mantenimiento del Cuarto puente sobre el Canal de Panamá, que incluirá una doble vía para vehículos y el trazado de la Línea 3 del Metro.

Transporte aéreo: Pese a contar con varios aeropuertos en el país, el Aeropuerto Internacional de Tocumen concentra la mayoría del tráfico aéreo. La constructora Odebrecht se encuentra remodelando y ampliando su capacidad con una segunda terminal T2 (cuyo coste asciende a US$ 800 millones) que permitirá a Tocumen operar 20 millones de pasajeros al año, duplicando su capacidad actual. 

Sin embargo, las autoridades del Aeropuerto de Tocumen planean ya la construcción de una tercera terminal para hacer frente al aumento en el tránsito de pasajeros (Lufthansa, Turkish Airlines y Emirates Airlines comenzaron a operar en febrero de 2016) que estaría operativa en 2020. Así, la T2 cubriría el aumento del tráfico aeroportuario únicamente durante cinco años.

Transporte marítimo: Panamá es muy competitivo en este medio, tanto para carga como para transporte de pasajeros. En este último aspecto Panamá cuenta con terminales de cruceros en Colón y la nueva terminal de Colón 2000.

En relación al transporte de carga, los puertos que se encuentran situados a la entrada del Canal mueven la práctica totalidad de los contenedores del país. En el lado del Pacífico se encuentra el Puerto de Balboa, que maneja el mayor volumen de carga del país, y la terminal Panamá International Terminal (PSA). En el Atlántico están situados los puertos de Cristóbal, Manzanillo (MIT) y Colón Container Teminal.

En este sector, la Autoridad del Canal de Panamá autorizó en noviembre de 2015 la licitación de una nueva terminal portacontenedores en Corozal, en la entrada al Canal por el Pacífico. Este proyecto estratégico permitiría aprovechar al máximo el potencial del Canal ampliado, aunque la licitación resultó desierta después de haber precalificado 26 empresas. Actualmente la ACP está modificando los pliegos y condiciones, con el objetivo de licitar nuevamente el proyecto en 2017.

Energía: Según la Secretaría Nacional de Energía, la capacidad de generación eléctrica instalada en el Sistema Interconectado Nacional (SIN) en 2016 fue de 3.339,27 MW.

El sistema energético de Panamá se caracteriza por su fuerte dependencia del régimen de lluvias para el buen funcionamiento de sus centrales hidroeléctricas, que suponen el 53% (1.768,75 MW) del total de la capacidad de generación instalada, seguida de las plantas térmicas con el 36% (1.203,17 MW). Las energías renovables fueron impulsadas por el Gobierno de Panamá durante la última década, siendo su capacidad instalada de 270 MW (eólica; 8,1% del total) y 29,26 MW (fotovoltaica; 2,7% del total). Se prevé que, dentro del compromiso adquirido por Panamá como firmante del Acuerdo de París, las energías renovables incrementen su peso en la matriz energética. Asimismo, Panamá aspira a convertirse en el hub del gas natural para Centroamérica – actualmente cuenta con 3 proyectos de plantas de generación usando GNL en diferentes fases de desarrollo.

Panamá viene sufriendo cortes de suministro eléctrico durante los últimos años, debido al fuerte crecimiento de la demanda de energía eléctrica; la insuficiente capacidad de transmisión entre los centros de generación (sobre todo centrales hidroeléctricas de la zona occidental) y de consumo (la capital y el eje canalero Panamá – Colón); la escasez de lluvias, afectadas por el fenómeno de El Niño. Para abordar este problema, el Gobierno está concluyendo la ampliación de la Línea 3 de transmisión eléctrica (se prevé que entre en operación a finales de 2017); licitando el estudio de la Línea 4 (trazado por el Atlántico) y avanzar en su integración energética regional tanto con Centroamérica (SIEPAC) como con Colombia (Pacto Andino).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

En 2014 la población total de 15 y más años de edad ascendió a 2,782,076 personas, de las cuales el 95.3% (2,650,919 personas) corresponde a población no indígena y el 4.7% (131,157 personas) a población indígena. La población económicamente activa asciende a 1.743.821 personas, siendo 1.672.352 población ocupada. 

Asimismo, más de la mitad de los ocupados (64,22%) pertenecen al sector terciario; el sector secundario absorbe al 20,07% de los ocupados y el sector primario al 15,7%. Según el tipo de empleador, la distribución de la población ocupada se distribuye del modo siguiente: 47,4% en la empresa privada; 24,4% son trabajadores por cuenta propia y 14,9% son empleados del gobierno. 

Por otro lado, el fuerte crecimiento económico permitió a Panamá alcanzar niveles prácticamente de pleno empleo en 2013, cuando su tasa de paro fue del 3,7%. Sin embargo, desde aquel año, la desaceleración económica ha hecho que repunte ligeramente el desempleo: 4,8% en 2014; 5,3% en 2015 y 5,5% en 2016. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El crecimiento económico sostenido, que alcanzó niveles del 10,9% y 10,8% anual en 2011 y 2012 respectivamente, ha permitido a Panamá obtener en 2016 un PIB de US$ 55.187 millones, lo que supone un PIB per cápita de US$ 14.150.  Sin embargo, la distribución de la riqueza es muy desigual. Según el último informe publicado del Banco Mundial (diciembre de 2015) sobre los Indicadores de Desarrollo Mundial, Panamá tenía un coeficiente de Gini del 51,7% (en España es del 35,9%). 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

La aportación del sector primario al PIB en 2016, incluyendo la actividad minera, es aproximadamente del 5%. Este porcentaje explica las serias dificultades a las que hace frente el sector para competir con los productos foráneos.

Agricultura, ganadería, caza y silvicultura: (2,1% del PIB). Su valor agregado bruto disminuyó un 0,1% en 2016, debido a la menor producción de hortalizas y otras frutas exportables como consecuencia de la sequía ocasionada por el fenómeno climático de El Niño. El sector ganadero creció ligeramente (0,3%) apoyado por la mayor producción de carne avícola y porcina. La actividad silvícola también fue menor (-0,2%) por el peor comportamiento de la industria maderera. Un factor clave que ha afectado la exportación de productos nacionales es la fortaleza del dólar frente al euro. 

Pesca: (0,6% del PIB) La actividad pesquera cayó un 8,4% en 2016 respecto a 2015, continuando la caída del 11% producida en 2015, debido al menor desembarque de especies marinas en los puertos de cabotaje y también de sus exportaciones. 

Explotación de minas y canteras: (1,9% del PIB). Este sector creció alrededor de un 8,4% en 2016 hasta facturar US$ 1.317 millones, destacando el aumento de producción de hormigón y áridos durante el último trimestre del 2016, que continúa en 2017. Se prevé que el proyecto minero Cobre Panamá desarrollado en JV por First Quantum Minerals (80%) y Korea Panamá Mining Corporation (20%) impulse fuertemente el sector minero cuando entre en su fase de operaciones en el primer trimestre de 2018. La inversión realizada asciende aproximadamente a US$ 6.200 millones - la mina producirá concentrado de cobre, molibdeno y oro.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El sector secundario de la economía (industrias manufactureras, suministro de electricidad, gas y agua y construcción) aportó en torno a un 23,6% del PIB en 2016.

Industria Manufacturera: En los últimos años ha perdido importancia relativa (del 6,3% del PIB en 2011 al 5% en 2016) sobre todo por la pérdida de competitividad del sector frente a las importaciones. En 2016 ha experimentado una subida del 0,1% respecto al año anterior. Las empresas que integran tradicionalmente este sector -procesadoras de alimentos, bebidas, materiales de construcción, productos químicos y papel- están muy orientadas al protegido mercado interno. La creciente liberalización comercial impuesta por la entrada en la OMC y la firma de varios tratados de libre comercio con Canadá, Estados Unidos, México, Chile, Centroamérica y UE (Acuerdo de Asociación) entre otros, están perjudicando claramente a la industria panameña.

Las empresas locales deberán adaptarse a un entorno mucho más competitivo del que tradicionalmente venía disfrutando y acometer los cambios necesarios para poder competir en las condiciones actuales. Sin embargo, dada la estructura económica de Panamá, y a pesar de que el gobierno panameño ha aprobado una serie de leyes para fomentar el desarrollo de la industria nacional, no parece que este sector esté logrando una mayor participación en el PIB.

Electricidad y agua: En 2016, el suministro de electricidad y agua creció un 6% por una mayor generación hidráulica (6.579 Gwh) y eólica (617 Gwh). Adicionalmente, los precios de los derivados del petróleo y el carbón se mantienen relativamente bajos, y con ellos también los costos de producción de las generadoras térmicas.

Construcción: El sector de la construcción creció un 11% en 2016, ofreciendo síntomas de una leve desaceleración respecto a años anteriores (en 2014 y 2014 el sector experimentó tasas de crecimiento del 31% y 14% respectivamente). Sin embargo, su peso dentro del PIB aumentó progresivamente desde el 8,9% en 2011 hasta alcanzar el 15,9% en 2016. En este año, la inversión en proyectos de construcción fue de US$ 2.071 millones - el 60,4% fueron viviendas, principalmente en los distritos de Panamá y Arraiján. No obstante, desde 2013 viene ralentizándose el ritmo de construcción de grandes torres de apartamentos y oficinas, desplazándose la actividad hacia la vivienda social. La construcción de hoteles de las principales cadenas internacionales y aquellos dirigidos al sector de negocios, también se ha reducido en la capital. Actualmente existe un exceso de oferta hotelera y el nivel de ocupación medio durante 2016 fue del 47,7%. Sin embargo, se está potenciando la construcción de resorts en las zonas de playa, del tipo “todo incluido". 

Por último, la administración de Varela presentó a finales de 2014 un Plan Estratégico de Gobierno 2015 - 2019 que prevé inversiones públicas de US$ 19.000 millones durante este quinquenio, en línea con las inversiones ya realizadas por el anterior Gobierno de Martinelli (US$ 20.0000 millones). Las principales áreas de inversión son: ector logístico; infraestructuras de transporte urbano; saneamiento, tratamiento y potabilización de aguas; construcción de viviendas sociales y centros hospitalarios. En 2016, la obra pública vino impulsada por la rehabilitación de infraestructuras viales, la Línea 2 del Metro y la conclusión de la ampliación del Canal de Panamá.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El principal sector de la economía panameña es, con diferencia, el terciario - aporta aproximadamente el 70% del empleo y el PIB. Panamá aprovecha las ventajas comparativas que tiene para diferenciarse estructuralmente del resto de las economías iberoamericanas, basándose en una economía de servicios. El sector terciario tiene tres pilares: a) la actividad comercial de la Zona Libre de Colón, b) el sector marítimo y logístico con el área del Canal, y c) el sector financiero con su Centro Bancario Internacional. 

Zona Libre de Colón (ZLC).- Creada en 1948 por decreto-ley, la Zona Libre de Colón (ZLC) ha operado como una institución autónoma desde 1953 y representado para Panamá una fuente de riqueza y uno de los más importantes pilares de la economía. Después de Hong Kong, la Zona Libre de Colón es la segunda zona franca comercial del mundo y la principal de América. En 2016, el valor de sus re exportaciones alcanzó los US$ 10.417 millones (8.3% menos que en 2015) y sus importaciones sumaron US$ 9.238 millones (10.9% menos que en 2015).

Los principales productos importados por la Zona Libre de Colón son los farmacéuticos y productos químicos, artículos de confección textil, maquinaria y equipos eléctricos, calzado y otros textiles. Su origen es principalmente China, Singapur, Estados Unidos, Taiwán y México. Sin embargo, estos mismos productos son reexportados hacia los mercados de Latinoamérica, principalmente a Venezuela, Colombia, Puerto Rico, Panamá y República Dominicana.

En los últimos años, la ZLC se ha visto expuesta a una disminución notable del comercio debido a los problemas económicos que atraviesan sus principales clientes: Venezuela atraviesa una grave crisis y mantiene una deuda comercial con la ZLC que asciende a US$ 1.000 millones; y Colombia se ha visto muy perjudicada por los bajos precios internacionales de petróleo, que han depreciado mucho el peso desde comienzos del 2014. Además, Colombia mantiene abierto un contencioso con Panamá ante la OMC por la imposición de fuertes aranceles a importaciones de calzado y textiles procedentes de ZLC. Aunque la OMC emitió un fallo favorable a Panamá en junio de 2016, Colombia todavía no lo ha acatado y mantiene sus aranceles. 

De momento, los intentos de ZLC por redirigir sus reexportaciones hacia otros mercados en Centroamérica, así como por atraer industria transformadora al país, no está dando los frutos esperados.

Turismo, hoteles y restaurantes.- El sector turístico sigue estando poco desarrollado a pesar de contar con una rica flora y fauna, más de 2.800 kms. de costas, una excelente ubicación entre el mar Caribe y el Océano Pacífico, un sinnúmero de islas de gran potencial de desarrollo, poseer el Canal, un importante patrimonio histórico de la época colonial y ser también un centro de compras. Los gobiernos de Panamá no han logrado atraer significativamente a los inversores turísticos, ni tampoco incluir al país en los circuitos internacionales. Las autoridades panameñas han realizado en los últimos años esfuerzos por convertir el turismo en uno de los pilares de la economía a través de campañas de promoción a nivel internacional y leyes de incentivos. En 2016 el sector turístico y de restauración facturó US$ 972.5 millones, un 2.2% más respecto al año anterior.

Transporte.- El transporte en Panamá ha sido históricamente una de las actividades principales del país desde el tiempo de la colonia como paso del oro proveniente de Sudamérica.

Este sector se ha visto favorecido por la existencia del Canal de Panamá, Zona Libre de Colón y zonas libres de otros usos, como las de petróleo y próximamente la de gas; la ampliación y modernización de sus puertos; mejoras en las carreteras del país y el incremento del tráfico aéreo a través del aeropuerto internacional de Tocumen. Como resultado, el sector facturó US$ 6.624 Millones (1,8% más) en 2016, producto del tránsito de naves por el Canal de Panamá, del movimiento portuario y de pasajeros por el Aeropuerto Internacional de Tocumen, y las telecomunicaciones por la expansión de la demanda de servicios de telefonía móvil, internet, cable TV y mensajería.

Transporte Terrestre.- Está regulado por la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestres (ATTT). El transporte público está organizado por empresas privadas o cooperativas de transportistas, distinguiéndose en que se realiza en la ciudad capital, del resto del país. Existe una gran terminal de transporte de pasajeros en la Ciudad llamada Albrook, a través de la cual los autobuses salen para las distintas terminales del interior del país.

El Transporte Internacional de Carga por vía terrestre es el que se realiza hacia Centroamérica, ya que no existe carretera hacia Colombia.

Transporte Ferroviario.- Este sistema es regulado por la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) ya que existe un único ferrocarril activo y conecta las costas del Pacífico y Atlántico (75 kms entre ciudad de Panamá y Colón). Está operado mediante concesión administrativa por la empresa norteamericana Kansas City Southern Railways. Su uso como canal seco es capaz de mover 438.000 contenedores/año y complementa la actividad marítima de los puertos del Atlántico y del Pacífico.

Esta línea férrea junto a la autopista Panamá-Colón contribuye a desarrollar un Centro Logístico Multimodal (canal, puertos, aeropuertos, ferrocarril y autopista) de Transporte de Mercancías que permite maximizar el potencial natural que, por su situación y condición geográfica, Panamá tiene para este tipo de actividad.

Transporte Marítimo.- El sistema portuario de Panamá comprende 35 puertos y tres terminales petroleras, regulados por la Autoridad Marítima de Panamá. De estos 35 puertos, únicamente cinco se pueden considerar como complejos portuarios.

Los puertos de Balboa en la vertiente atlántica (3,1 millones de TEUs en 2015) y Cristóbal en la pacífica (794.000 TEUs en 2016) son operados mediante concesión administrativa por la compañía Panama Ports Company SA del grupo multinacional chino Hutchison Whampoa. Otro puerto atlántico, Manzanillo International Terminal (MIT) pertenece al grupo privado estadounidense SSA Marine, que invirtió US$ 650 millones desde 1993 en las instalaciones y manejó 1,83 millones de TEUs en 2016. El tercer puerto atlántico importante es el de Colón Container Terminal y pertenece al grupo taiwanés Evergreen, quien invirtió inicialmente US$ 100 millones en estas infraestructuras. Estos cuatro puertos concentran la práctica totalidad de la carga y descarga del sistema portuario panameño, que se encuentra en plena expansión. 

Por último, se encuentra la terminal Panamá International Terminal, construida por una empresa pública del Gobierno de Singapur en el lado oeste de la entrada Pacífica del canal. La privatización de los puertos ha permitido no sólo su modernización, sino que ha introducido además competencia, aumentos en el grado de eficiencia y disminución de los costos.

Además, el Gobierno proyecta actualmente la construcción de una nueva terminal de contenedores en el Puerto de Corozal, en la entrada al Canal por el Pacífico. En noviembre de 2015, la Junta Directiva de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) autorizó la convocatoria de una fase previa de precalificación para aquellas empresas interesadas en participar de la licitación internacional de la concesión del puerto. Esta terminal portuaria es considerada el primer proyecto estratégico del país, que aprovecharía el potencial de la ruta una vez finalizada la ampliación del Canal en 2016. Sin embargo, terminado en mayo de 2017 el plazo de presentación de ofertas, las 26 empresas precalificadas inicialmente no habían entregado ninguna propuesta, obligando al Gobierno a replantear los pliegos del proyecto y sus incentivos fiscales. 

Entre los proyectos privados, destaca la nueva terminal portacontenedores "Panama Colon Container Port" del grupo chino Shangai Gorgeous en la isla Margarita (mar Caribe) cuyo valor asciende a US$ 900 millones y ya recibió aprobación del estudio de impacto medioambiental en abril de 2017.

Registro Marítimo Internacional.- Panamá mantiene el registro naviero más importante del mundo desde 1992.

Este hecho se debe a que la ley por la que se creó en 1925 la Marina Mercante de Panamá adoptó un sistema de registro abierto. El registro panameño (abanderamiento) acepta buques pertenecientes tanto a nacionales como extranjeros. Desde entonces, Panamá ha abanderado más de 13.000 buques.

Entre los principales incentivos para el abanderamiento en este país está la exención total de impuestos sobre la renta o derechos de aduanas (cuando los ingresos resulten del funcionamiento de barcos empleados en el comercio internacional), la deducción de impuestos y honorarios para los navieros y operarios de buques que contraten oficiales de cubierta panameños y los descuentos especiales. Adicionalmente, Panamá permite el registro paralelo.

Área del Canal.- El Canal de Panamá es la infraestructura más importante del país y punto convergente de muchas de las principales rutas de comercio internacional. Desde su inauguración, el 15 de agosto de 1914, más de 750.000 naves han transitado por él, transportando más de 5.000 millones de Tm de carga.

Debido al incremento del tamaño de los buques, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) encargó su ampliación, con una inversión estimada inicialmente en US$ 5.250 millones. Este proyecto consistió en la construcción de dos juegos de esclusas de mayor capacidad, una en la Entrada Atlántica y otra en la Entrada Pacífica, en aumentar la cuenca hidrográfica y el cauce del mismo canal. El Canal ampliado fue inaugurado y entró en funcionamiento el 26 de junio de 2016. 

Las operaciones del Canal de Panamá disminuyeron ligeramente en 2016 como resultado de la desaceleración del comercio internacional. Transitaron 13.016 buques (5.7% menos que en 2015); los ingresos por peajes registraron una disminución de 1.0% y el volumen de carga (en toneladas largas) descendió el 3.3%. Sin embargo, la inauguración del Canal ampliado permitió aumentar durante la segunda mitad de 2016 el volumen de carga desplazado tanto por buques portacontenedores postpanamax, como por metaneros procedentes de Estados Unidos y con destino a Asia, favorecido este nuevo tráfico por el aumento en la producción de gas esquisto de Estados Unidos y el levantamiento de la prohibición de exportar petróleo, por primera vez en décadas. 

Igualmente, la aportación del Canal de Panamá al PIB continúa descendiendo desde el 2011. Según las estimaciones del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), en 2016 los ingresos del Canal sumaron US$ 1.933 millones (4,1% del PIB) y supusieron un aporte al presupuesto público de US$ 1.056 millones (US$ 670 millones en concepto de dividendos y US$ 386 millones de los peajes) i.e. un 6,6% más que en 2015.

Transporte Aéreo.- Panamá cuenta con un aeropuerto internacional, el de Tocumen, situado a 32 Kms. de la ciudad de Panamá, bien comunicado con las principales ciudades del norte, centro y sur de América, del Caribe y, en menor medida, con Europa. Actualmente está en fase de ampliación y modernización. El aeropuerto es administrado por una empresa corporativa estatal. Existe una terminal de carga, con una pista independiente que facilita las operaciones de embarque y desembarque. 

Los principales destinos de esta terminal de carga son Estados Unidos y Sudamérica.

Existen otros cuatro aeropuertos con el calificativo de internacional, aunque son casi exclusivamente utilizados para vuelos locales. El aeropuerto de vuelos nacionales más importante es el Marcos A. Gelabert en Albrook, en la ciudad capital con más de 300.000 pasajeros al año.

El valor agregado del transporte regular por vía aérea, registró un aumento del 11,9%, explicado por la dinámica de Panamá como centro de conexiones, asociado con el incremento de la entrada y salida de pasajeros en el Aeropuerto Internacional de Tocumen y la inclusión de nuevos destinos.

Comunicaciones.- El sector de las telecomunicaciones en Panamá se ha transformado por completo desde 1997, cuando se privatizó parcialmente el Instituto Nacional de Telecomunicaciones SA (INTEL). La empresa CABLE & WIRELESS (Estados Unidos) compró el 49% de las acciones y el derecho a la administración comercial de la empresa. Al mismo tiempo que se producía la privatización, se creó el ente regulador ASEP para dar cabida a más empresas en este mercado.

La apertura del mercado del servicio de telecomunicaciones básicas en la red fija se produce en 2003, de modo que hoy en día existen más de 15 empresas que ofrecen servicios de llamadas internacionales y larga distancia nacional.

En cuanto a los servicios de telefonía móvil, sólo existieron dos empresas, CABLE & WIRELESS MOVIL y Telefónica Móvil con Movistar (en 2004 compró las acciones de BellSouth) hasta finales de 2008. En este año empezó a operar la irlandesa Digicel y a principios de 2009 hizo lo propio el operador mexicano Claro.

Panamá es centro de interconexión de 5 cables de fibra óptica submarina, y de sede de varias empresas de Call Center.

Sector Financiero, Seguros, Bienes inmuebles y Servicios a las Empresas.- Aporta el 7,5% del PIB y constituye uno de los más dinámicos de la región, beneficiándose tradicionalmente de la inestabilidad financiera internacional al servir de refugio a fondos que salen de las plazas afectadas. Más adelante se habla del sistema financiero. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex