Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

El fuerte crecimiento económico que experimentó Panamá durante la primera mitad de la década fue compatible con unos niveles de inflación moderados, aunque el ritmo de crecimiento se ha debilitado en los últimos años. A fechas de elaboración del informe, la Contraloría publicó que de enero a agosto de 2019 el PIB del país había experimentado un crecimiento del 3,2%, muy por debajo de la estimación que el último informe publicado por el FMI hizo para 2019 de 6,3%. Según ese mismo informe, el Índice de Precios al Consumidor se mantuvo por debajo del 1% hasta 2017, gracias a la drástica caída de los precios del petróleo y la política de control de precios instaurada durante el gobierno de Varela.

Según los datos publicados por la Contraloría, 2018 cerró con un aumento del IPC de 0,8% con respecto a 2017, lejos del 1,5% proyectado por el FMI.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

La deficiente infraestructura de transporte de Panamá es uno de sus mayores problemas, exceptuando las rutas principales del país.

Transporte terrestre: La principal y casi única vía de transporte nacional es la carretera panamericana, ruta que atraviesa el país por el sur desde la selva de Darién hasta la frontera con Costa Rica. Es la principal vía de transporte de Centroamérica y termina en Panamá al no haber conexión con Colombia por carretera. Pese a que el mantenimiento de la vía podría ser objeto de mejora, tiene un tráfico importante. Otra de las vías principales es la autopista Panamá-Colón (Transístmica) que une los dos extremos del Canal de Panamá. También cuentan con tránsito importante el Corredor Norte y Sur de Panamá, Colón y las vías transversales que dan acceso a los principales núcleos urbanos.

Transporte ferroviario: En abril de 2014 se inauguró la Línea 1 del Metro de Panamá que tiene un trazo mayoritariamente en dirección norte-sur y une la Estación Terminal Nacional de Autobuses, en Albrook, con la estación de San Isidro –en el norte del Área Metropolitana de la ciudad de Panamá– y cuenta con una longitud de aproximadamente 16 km. Esta ruta está insertada en un corredor de alta demanda de transporte público. El proyecto fue realizado por el consorcio brasileño-español FCC y Odebrecht.

El mismo consorcio se adjudicó la Línea 2 del Metro en junio de 2015, proyecto cuyo valor ascendía a 1.857,7 MUSD y cuya construcción finalizó en el primer trimestre de 2019 y fue inaugurada en abril del mismo año. Esta línea cuenta con más de 21 km y une la ciudad de Este a Oeste.

En cuanto a la Línea 3 de Metro, que contará con más de 25 km, conectará la provincia de Panamá con Panamá Oeste. Se presentaron cuatro proponentes: Consorcio ACPC Línea 3, Consorcio Línea 3, Consorcio HPH y China Railway Group Limited. En Noviembre de 2019 se adjudicó el proyecto al consorcio de Hyundai. No obstante, se han producido varios reclamos de las empresas licitantes y a día de cierre del informe, la adjudicación está temporalmente suspendida a falta de que se estudien y resuelvan los reclamos.

Transporte aéreo: Pese a contar con varios aeropuertos en el país, el Aeropuerto Internacional de Tocumen concentra la mayoría del tráfico aéreo. La constructora Odebrecht llevó a cabo la remodelación y ampliación del aeropuerto con la construcción de una segunda terminal T2 (cuyo coste ascendió a 918 MUSD), que fue inaugurada en Abril de 2019 y que permite a Tocumen operar 20 millones de pasajeros al año, duplicando su capacidad anterior.

Transporte marítimo: Panamá es muy competitivo en este medio, tanto para carga como para transporte de pasajeros. En este último aspecto Panamá cuenta con terminales de cruceros en Colón y la terminal del puerto Colón 2000, que fue inaugurada en el año 2016.

En relación al transporte de carga, los puertos que se encuentran situados a la entrada del Canal mueven la práctica totalidad de los contenedores del país. En el lado del Pacífico se encuentra el Puerto de Balboa, que maneja el mayor volumen de carga del país, y la terminal Panamá International Terminal (PSA). En el Atlántico están situados los puertos de Cristóbal, Manzanillo (MIT) y Colón Container Teminal.

En este sector, la Autoridad del Canal de Panamá autorizó en noviembre de 2015 la licitación de una nueva terminal portacontenedores en Corozal, en la entrada al Canal por el Pacífico. Este proyecto estratégico permitiría aprovechar al máximo el potencial del Canal ampliado, aunque la licitación resultó desierta después de haber precalificado 26 empresas. Actualmente la ACP está modificando los pliegos y condiciones, con el objetivo de licitar nuevamente el proyecto en 2020.

Energía: Según la Secretaría Nacional de Energía, la capacidad de generación eléctrica instalada en el Sistema Interconectado Nacional (SIN) en 2018 fue de 4.117,60 MW.

El sistema energético de Panamá se caracteriza por su fuerte dependencia del régimen de lluvias para el buen funcionamiento de sus centrales hidroeléctricas, que suponen el 43% (1.777 MW) del total de la capacidad de generación instalada, seguida de las plantas térmicas, con el 45,51% (1.874 MW). Las energías renovables no hidráulicas fueron impulsadas por el Gobierno de Panamá durante la última década, siendo su capacidad instalada de 270 MW (eólica; 6,56% del total), 189 MW (solar; 4,6% del total) y 8,1 MW (biogás; 0,2% del total). Se prevé que, dentro del compromiso adquirido por Panamá como firmante del Acuerdo de París, las energías renovables incrementen su peso en la matriz energética. Asimismo, Panamá aspira a convertirse en el hub del gas natural para Centroamérica. Actualmente cuenta con 2 proyectos de plantas de generación usando GNL en diferentes fases de desarrollo y una planta cuya construcción se encuentra finalizada.

Panamá viene sufriendo cortes de suministro eléctrico durante los últimos años, debido al fuerte crecimiento de la demanda de energía eléctrica, la insuficiente capacidad de transmisión entre los centros de generación (sobre todo centrales hidroeléctricas de la zona occidental) y de consumo (la capital y el eje canalero Panamá – Colón) y la escasez de lluvias, afectadas por el fenómeno de El Niño. Para abordar este problema, el Gobierno propuso tres medidas: la ampliación de la Línea 3 de transmisión eléctrica (ya concluida); el estudio de la Línea 4 de transmisión eléctrica (trazado por el Atlántico), que tras varias dificultades se encuentra actualmente en proceso de licitación; y continuar avanzando en la integración energética regional tanto con Centroamérica (SIEPAC) como con Colombia (Pacto Andino).
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

En marzo de 2019, cuando se publicó la última Encuesta de Propósitos Múltiples de la Controlaría General de la República, el número total de personas de 15 años y más en el país llegó a 3.079.095, de las cuales 2.942.809 son no indígenas. La población económicamente activa asciende a 2.029.774, siendo 1.900.350 población ocupada.

Por otro lado, el fuerte crecimiento económico permitió a Panamá alcanzar niveles prácticamente de pleno empleo en 2013, cuando su tasa de paro fue del 3,7%. Sin embargo, desde aquel año, la desaceleración económica ha hecho que repunte ligeramente el desempleo, siendo la cifra de septiembre de 2019 del 6%.

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El crecimiento económico sostenido, que alcanzó niveles del 10,9% y 10,8% anual en 2011 y 2012 respectivamente, ha permitido a Panamá obtener en 2018 un PIB de 65.465 MUSD, lo que supone un PIB per cápita de 15.600 MUSD.

Sin embargo, la distribución de la riqueza es muy desigual. Según el último informe publicado del Banco Mundial (diciembre de 2017) sobre los Indicadores de Desarrollo Mundial, Panamá tenía un coeficiente de Gini del 49,9% (en España la última cifra fue de 33,2%, publicada en 2018 por el INE). Esto sitúa a Panamá entre los 20 primeros países más desiguales (en 2016 fue el sexto).

Según el estudio “Un diagnóstico de crecimiento de Panamá” (Hausmann, Espinoza y Santos, 2015), “el Instituto Nacional de Estadística y Censo no computa ni publica data del PIB para las comarcas indígenas (…). Aunque las comarcas indígenas representan solo el 6,3% de la población, albergan al 22,6% de los pobres [del todo el país])”. Aunque los servicios públicos (educación, sanidad, luz y agua potable) son accesibles en todo el país, las mayores dificultades para llegar a ellos se encuentran en estas mismas comunidades.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

 

La aportación del sector primario al PIB en 2018, incluyendo la actividad minera, fue superior al 4%, cifra que ha caído desde 2016 (en torno al 5%). Este sector hace frente a serias dificultades para competir con los productos foráneos.

Agricultura, ganadería, caza y silvicultura: (1,92% del PIB). Su Valor Agregado Bruto registró un aumento del 1,8% en 2018, debido principalmente al incremento en la producción de arroz, de hortalizas y de caña de azúcar; especialmente esta última, en la que se observa un incremento del 5,1%. El sector ganadero creció de manera notable (+3,5%) apoyado por la mayor producción avícola (+5,6%) y porcina (+8,9%). La producción de ganado vacuno aumentó en menor medida (+0,1%). La actividad silvícola sufrió una caída del 4,4% por el peor comportamiento de la industria maderera. Un factor clave que ha afectado la exportación de productos nacionales es la fortaleza del dólar frente al euro.

Pesca: (0,38% del PIB). La actividad pesquera cayó un 3,2% en 2018 respecto a 2017, continuando la caída del 8,4% producida en 2016, debido a la reducción en la captura de determinadas especies marinas tales como las gambas, el pescado fresco y el pescado congelado. Se observa una reducción notable en las exportaciones en kilos netos.

Explotación de minas y canteras: (1,77% del PIB). Este sector creció un 3,1% en términos de Valor Agregado Bruto en 2018, gracias al aumento en la utilización de material básico –como la piedra y la arena– en la industria de la construcción. Se prevé que durante el año 2019 este sector experimente un notable crecimiento, favorecido por el inicio de la exportación de concentrado de cobre de la nueva mina Cobre Panamá, segundo proyecto de infraestructura más importante del país, después del canal.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El sector secundario aportó en torno a un 24,4% del PIB en 2018.

Industria Manufacturera: En los últimos años ha perdido importancia relativa (del 6,3% del PIB en 2011 al 5,2% en 2018) sobre todo por la pérdida de competitividad del sector frente a las importaciones. En 2018, ha experimentado una subida del 0,7% respecto al año anterior. Este crecimiento está motivado, principalmente, por el incremento en la producción de alimentos procesados, la elaboración de productos de molinería, la fabricación de azúcar de caña, la elaboración de piensos preparados y la fabricación de productos elaborados de metal. Otras actividades experimentaron caídas en la producción, especialmente la fabricación de artículos de hormigón, cemento y yeso, que presentó una disminución el 21,4% respecto al período anterior. Dada la estructura económica de Panamá, y a pesar de que el gobierno panameño ha aprobado una serie de leyes para fomentar el desarrollo de la industria nacional, no parece que este sector esté logrando una mayor participación en el PIB.

Electricidad, gas y agua: En 2018, la aportación de esta categoría creció un 2,6%, atribuido principalmente a la generación de energía renovable, que incrementó en un 9,2%. En cuanto a la energía térmica, se observa una disminución del 18,4% respecto al año anterior. En este apartado se incluye también la producción de gas natural, actividad recién incorporada a la producción de electricidad en Panamá. La facturación de agua potable experimentó un aumento del 1,6% en términos de VAB.

Construcción: El sector de la construcción creció un 3,2% en 2018, gracias al aumento de inversiones –tanto públicas como privadas–, principalmente del sector de ingeniería civil y proyectos. El peso de este sector dentro del PIB panameño ha aumentado progresivamente desde el 8,9% en 2011, hasta alcanzar el 15,23% en 2018. No obstante, desde 2013 viene ralentizándose el ritmo de construcción de grandes torres de apartamentos y oficinas, desplazándose la actividad hacia la vivienda social. En el año 2018, destacaron grandes proyectos portuarios y mineros así como las inversiones realizadas en la línea 2 del Metro de Panamá y la ampliación y rehabilitación de infraestructuras viales.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El principal sector de la economía panameña es, con diferencia, el terciario, ya que aporta aproximadamente el 70% del empleo y el PIB. Panamá aprovecha las ventajas comparativas que tiene para diferenciarse estructuralmente del resto de las economías iberoamericanas, basándose en una economía de servicios. El sector terciario tiene tres pilares: a) la actividad comercial de la Zona Libre de Colón, b) el sector marítimo y logístico con el área del Canal, y c) el sector financiero con su Centro Bancario Internacional.

Zona Libre de Colón (ZLC).- Creada en 1948 por decreto ley, la Zona Libre de Colón (ZLC) ha operado como una institución autónoma desde 1953 y ha representado para Panamá una fuente de riqueza y uno de los más importantes pilares de la economía. Después de Hong Kong, la Zona Libre de Colón es la segunda zona franca comercial del mundo y la principal de América. En 2018, el valor de sus reexportaciones alcanzó los 10.808 MUSD (3,6% más que en 2017) y sus importaciones sumaron 9.772 MUSD (6,1% más que en 2017).

Los principales productos importados por la ZLC son los farmacéuticos y químicos, artículos de confección textil, calzado, perfumería y cosméticos y aparatos de telecomunicación. Su origen es principalmente China y Singapur, seguido de Estados Unidos. Sin embargo, estos mismos productos son reexportados hacia los mercados de Latinoamérica, principalmente a Puerto Rico, Panamá, Colombia, Costa Rica y Guatemala. Cabe destacar que en el año 2018, las reexportaciones a Estados Unidos aumentaron de manera muy notable, situándose en segunda posición, después de Puerto Rico.

En los últimos años, la ZLC se ha visto expuesta a una disminución notable del comercio debido a los problemas económicos que atraviesan sus principales clientes en Latinoamérica. No obstante, el año 2018 se cierra con un crecimiento del 4,8% respecto al año anterior, primera cifra positiva en más de 5 años.

A cierre del año 2018, se estima que la ZLC aportó en términos de Valor Agregado a la economía de Panamá un total de 2.271,7 MUSD, cifra que representa el 5,4% del PIB nacional.


Turismo, hoteles y restaurantes.- El sector turístico sigue estando poco desarrollado a pesar de que Panamá cuenta con una rica flora y fauna, más de 2.800 km de costas, una excelente ubicación entre el mar Caribe y el Océano Pacífico, un sinnúmero de islas de gran potencial de desarrollo, poseer el Canal, un importante patrimonio histórico de la época colonial y ser también un centro de compras. Los gobiernos de Panamá no han logrado atraer significativamente a los inversores turísticos, ni tampoco incluir al país en los circuitos internacionales. No obstante, las autoridades panameñas han realizado en los últimos años esfuerzos por convertir el turismo en uno de los pilares de la economía a través de campañas de promoción a nivel internacional y leyes de incentivos. Durante el año 2018, el gasto efectuado por los turistas durante sus visitas a Panamá superó los 4.605 MUSD, un 3,3% más respecto al año anterior.

Transporte.- El transporte en Panamá ha sido históricamente una de las actividades principales del país desde el tiempo de la colonia como paso del oro proveniente de Sudamérica.
Este sector se ha visto favorecido por la existencia del Canal de Panamá, Zona Libre de Colón y zonas libres de otros usos (como las de petróleo y la de gas), la ampliación y modernización de sus puertos. mejoras en las carreteras del país y el incremento del tráfico aéreo a través del aeropuerto internacional de Tocumen.
Gracias al tránsito de naves por el Canal de Panamá, del movimiento portuario y de pasajeros por el Aeropuerto Internacional de Tocumen, el sector del transporte en 2018 arrojó las siguientes cifras: las exportaciones superaron los 6.724 MUSD y las importaciones alcanzaron los 2.041 MUSD.

Transporte Terrestre.- Está regulado por la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestres (ATTT). El transporte público está organizado por empresas privadas o cooperativas de transportistas, distinguiéndose el que se realiza en la capital del resto del país. Existe una gran terminal de transporte de pasajeros en la Ciudad llamada Albrook, a través de la cual los autobuses salen para las distintas terminales del interior del país.

El Transporte Internacional de carga por vía terrestre es el que se realiza hacia Centroamérica, ya que no existe carretera hacia Colombia.

Transporte Ferroviario.- Este sistema es regulado por la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), ya que existe un único ferrocarril activo que conecta las costas del Pacífico y Atlántico (75 km entre ciudad de Panamá y Colón). Está operado mediante concesión administrativa por la empresa norteamericana Kansas City Southern Railways. Su uso como canal seco es capaz de mover 438.000 contenedores por año y complementa la actividad marítima de los puertos del Atlántico y del Pacífico.

Esta línea férrea, junto a la autopista Panamá-Colón contribuye a desarrollar un Centro Logístico Multimodal (canal, puertos, aeropuertos, ferrocarril y autopista) de Transporte de Mercancías que permite maximizar el potencial natural que, por su situación y condición geográfica, Panamá tiene para este tipo de actividad.

Transporte Marítimo.- El sistema portuario de Panamá comprende 35 puertos y tres terminales petroleras, regulados por la AMP. De estos 35 puertos, únicamente cinco se pueden considerar como complejos portuarios.

Los puertos de Balboa en la vertiente atlántica (2,1 millones de TEU en 2018) y Cristóbal en la pacífica (1,3 millones de TEU en 2018) son operados mediante concesión administrativa por la compañía Panama Ports Company SA del grupo chino Hutchison Whampoa. Otro puerto atlántico, Manzanillo International Terminal (2,3 millones de TEU en 2018) pertenece al grupo privado estadounidense SSA Marine. El cuarto puerto atlántico importante es el de Colón Container Terminal (0,8 millones de TEU en 2018) y pertenece al grupo taiwanés Evergreen. Estos cuatro puertos concentran prácticamente la totalidad de la carga y descarga del sistema portuario panameño, que se encuentra en plena expansión.

Por último, se encuentra la terminal Panamá International Terminal, construida por una empresa pública del Gobierno de Singapur en el lado oeste de la entrada Pacífica del canal. Esta terminal experimentó un crecimiento del 646,5% (en términos de TEU operadas) en el año 2018 respecto al año anterior, gracias al incremento de metros de muelle y al aumento en número de grúas. Esta ampliación permitió la entrada de las operaciones de la naviera Mediterranian Shipping Co. (MSC). La privatización de los puertos ha permitido no sólo su modernización, sino que ha introducido además competencia, aumentos en el grado de eficiencia y disminución de los costes.

Además, el Gobierno proyecta actualmente la construcción de una nueva terminal de contenedores en el Puerto de Corozal, en la entrada al Canal por el Pacífico. Esta terminal portuaria es considerada el primer proyecto estratégico del país , que aprovecharía el potencial de la ruta tras la ampliación del Canal en 2016. En noviembre de 2015, la Junta Directiva de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) autorizó la convocatoria de una fase previa de precalificación para aquellas empresas interesadas en participar de la licitación internacional de la concesión del puerto. Sin embargo, terminado en mayo de 2017 el plazo de presentación de ofertas, las 26 empresas precalificadas inicialmente no habían entregado ninguna propuesta, obligando al Gobierno a replantear los pliegos del proyecto y sus incentivos fiscales. En julio de 2019 la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) declaró intenciones de relanzar el proyecto de este puerto en el año 2020.
Entre los proyectos privados destaca la nueva terminal portacontenedores "Panama Colon Container Port" del grupo chino Shangai Gorgeous en el sector de Margarita (provincia de Colón), cuya inversión asciende a 1.100 MUSD y que recibió aprobación del estudio de impacto medioambiental en abril de 2017. A fecha de 2019, la obra cuenta con un avance del 35%.

Registro Marítimo Internacional.- Panamá mantiene el registro naviero más importante del mundo desde 1992.

Este hecho se debe a que la ley por la que se creó en 1925 la Marina Mercante de Panamá adoptó un sistema de registro abierto. El registro panameño (abanderamiento) acepta buques pertenecientes tanto a nacionales como extranjeros. Desde entonces, Panamá ha abanderado más de 13.000 buques.

Entre los principales incentivos para el abanderamiento en este país está la exención total de impuestos sobre la renta o derechos de aduanas (cuando los ingresos resulten del funcionamiento de barcos empleados en el comercio internacional), la deducción de impuestos y honorarios para los navieros y operarios de buques que contraten oficiales de cubierta panameños y los descuentos especiales. Adicionalmente, Panamá permite el registro paralelo.

Área del Canal - El Canal de Panamá, inaugurado en 1914, es la infraestructura más importante del país y punto convergente de muchas de las principales rutas de comercio internacional.

Debido al incremento del tamaño de los buques, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) encargó su ampliación, con una inversión estimada inicialmente en 5.250 MUSD. Este proyecto consistió en la construcción de dos juegos de esclusas de mayor capacidad, una en la Entrada Atlántica y otra en la Entrada Pacífica, así como aumentar la cuenca hidrográfica y el cauce del mismo canal. El Canal ampliado fue inaugurado y entró en funcionamiento el 26 de junio de 2016.

Las operaciones del Canal de Panamá aumentaron ligeramente en el año 2018. Transitaron 13.692 buques (0,2% más que en 2017); los ingresos por peajes sumaron un total de 2.513 MUSD y registraron un aumento de 8,5%. El volumen de carga (en toneladas largas) aumentó un 4,7% y las toneladas netas aumentaron un 7,8%. Esto se debe principalmente a la mayor capacidad de las esclusas.

La aportación del Canal de Panamá al PIB lleva creciendo desde 2016. Según las estimaciones del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), en 2018 los ingresos del Canal sumaron 2.994 MUSD (7,2% del PIB) y supusieron un aporte al presupuesto público de 1.703 MUSD (1.199 MUSD en concepto de dividendos y 504 MUSD de los peajes), un 3,4% más que en 2017.

Transporte Aéreo - Panamá cuenta con seis aeropuertos internacionales. No obstante, el más importante es el Aeropuerto Internacional de Tocumen, situado a 32 km de la ciudad de Panamá. Está bien comunicado con las principales ciudades del norte, centro y sur de América, del Caribe y, en menor medida, con Europa. En el año 2018, movilizó 12 millones de pasajeros, un 7% más que en el año anterior. El aeropuerto es administrado por una empresa corporativa estatal: Aeropuerto de Tocumen S.A.

Existe una terminal de carga, con una pista independiente que facilita las operaciones de embarque y desembarque. Los principales destinos de esta terminal de carga son Estados Unidos y Sudamérica. Cabe destacar que en 2019 se produjo una fase de ampliación y modernización, que permitió aumentar notablemente la capacidad de este aeropuerto.

Los otros cinco aeropuertos que cuentan con el calificativo de internacional son casi exclusivamente utilizados para vuelos locales. El aeropuerto de vuelos nacionales más importante es el Marcos A. Gelabert en Albrook, en la ciudad capital con más de 300.000 pasajeros al año.

El valor agregado del transporte regular por vía aérea registró un aumento del 5,6%, explicado por la dinámica de Panamá como centro de conexiones, asociado con el incremento de la entrada y salida de pasajeros en el Aeropuerto Internacional de Tocumen, la inclusión de nuevos vuelos directos a Caribe y Sudamérica y la creación de alianzas con aerolíneas internacionales para ampliar el número de conexiones. Entre estas alianzas cabe destacar los acuerdos de ATP con Iberia y Air Europa para promocionar Panamá como destino turístico para los españoles.

Comunicaciones.- El sector de las telecomunicaciones en Panamá se ha transformado por completo desde 1997, cuando se privatizó parcialmente el Instituto Nacional de Telecomunicaciones SA (INTEL). La empresa CABLE & WIRELESS (Estados Unidos) compró el 49% de las acciones y el derecho a la administración comercial de la empresa. Al mismo tiempo que se producía la privatización, se creó el ente regulador ASEP para dar cabida a más empresas en este mercado.

La apertura del mercado del servicio de telecomunicaciones básicas en la red fija se produjo en 2003, de modo que hoy en día existen más de 15 empresas que ofrecen servicios de llamadas internacionales y larga distancia nacional. Los servicios de telefonía móvil son provistos por 4 operadores: Cable & Wireless (Estados Unidos), Telefónica Móvil con Movistar (España), Digicel (Irlanda) y Claro (México). 

Panamá es centro de interconexión de cables de fibra óptica submarina, y de sede de varias empresas de Call Center.

Sector Financiero, Seguros, Bienes inmuebles y Servicios a las Empresas.- Aporta aproximadamente el 6,5% del PIB y constituye uno de los más dinámicos de la región, beneficiándose tradicionalmente de la inestabilidad financiera internacional al servir de refugio a fondos que salen de las plazas afectadas. Más adelante se habla del sistema financiero.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex