Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

En el 2020, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) creció 2,1% a nivel nacional y 1,9% en Lima Metropolitana. En el caso del IPC nacional, las divisiones de precios que experimentaron las alzas más prominentes durante el año fueron: bebidas alcohólicas y tabaco (3,6%), Alojamiento, Agua, Electricidad, Gas y otros Combustibles (3,4%), salud (3,4%), transportes (3,2%), alimentos y bebidas no alcohólicas (2,3%), y (2,1%). En cuanto al IPC de Lima Metropolitana, las alzas de precios principales se vieron en Alquiler de Vivienda, Combustibles y Electricidad (3,6%), Esparcimiento, Diversión, Servicios Culturales y de Enseñanza (2,3%), Alimentos y Bebidas (2,2%) y Otros Bienes y Servicios (1,4%).

 

Por otro lado, el Índice de Precios al por Mayor, que mide la variación de precios a nivel de establecimientos mayoristas, varió 1,56% entre enero y diciembre 2020. Por su parte, el Índice de Precios de Maquinaria y Equipos, que refleja la variación de precios de los bienes de capital en Lima Metropolitana, tuvo una variación de 4,79% durante el mismo periodo. Finalmente, el Índice de Precios de Materiales de Construcción, que estima la variación de precios de los principales insumos utilizados por el sector de la construcción en Lima Metropolitana, aumentó un 4,99% durante el año 2020.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

TRANSPORTE

 

Red Vial

 

Perú cuenta con un Sistema Nacional de Carreteras (SINAC) con una longitud total de 175.527,8 Km[1]. Esta red vial, de titulación pública, está compuesta por 96,2% de vías existentes y 3,8% de vías proyectadas. De la red vial existente, un 16,4% de las vías se consideran pavimentadas, mientras que el 83,6% se consideran no pavimentadas.

 

A inicios del 2021, se adjudicó la construcción de la nueva Carretera Central a Francia, a través de la modalidad de un acuerdo de gobierno a gobierno (G2G), por lo que ejecutará una “asistencia técnica” para el desarrollo, licitación y ejecución de este proyecto en Perú.

 

Red Ferrovial 

 

La red ferroviaria peruana tiene una longitud operativa de 1.939,7 Km y es administrada por ocho líneas férreas - 88% es de titularidad pública y 12% es de titularidad privada. De las líneas férreas públicas, 89% de la longitud total está concesionada y el 11% restante es No Concesionada. 

 

En el caso del ámbito urbano, en el 2010 se aprobó la Red Básica del Metro de Lima o Sistema Eléctrico de Transporte Masivo de Lima y Callao, el cual estará conformado por seis líneas una vez quede terminado. Actualmente, la Línea 1, que une la zona sur y noreste de la ciudad (entre las localidades de Villa el Salvador y San Juan de Lurigancho) está operativa, la Línea 2 (que unirá la localidad de Ate con el Puerto del Callao) está en construcción y se espera entre en función durante el 2022, mientras que los procesos de adjudicación de la Línea 3 (unirá Lima de norte a sur) y la Línea 4 (este a oeste) han quedado suspendidos por el momento. Se espera que estos proyectos se lleven a cabo a través de la modalidad del acuerdo de gobierno a gobierno (G2G), siendo España es uno de los países que ha expresado interés en participar. 

 

Red Aeroportuaria 

 

La red de aeropuertos del país está compuesta por 127 aeródromos[2], de los cuales 68 son de propiedad pública y 59 son de propiedad privada. 

 

En relación a los aeródromos públicos, el Estado ha otorgado 18 en concesión y todos se encuentran en operación. De los aeródromos públicos que no han sido concesionados, 30 son administrados por CORPAC, S.A. y 20 están bajo la administración de Gobiernos Subnacionales y otras entidades. 

 

Dentro del proyecto para la ampliación del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, ubicado en Lima, el consorcio Sacyr-GyM se adjudicó en el 2020 la construcción de una segunda pista de aterrizaje, la cual se espera esté lista a finales del 2022. Por otro lado, ese mismo año, el consorcio conformado por las empresas Ferrovial, Acciona y JJC se adjudicó la construcción de la nueva torre de control y edificios de soporte, que se espera estén operativos en el 2022. 

 

Red Portuaria 

 

El sistema portuario peruano está compuesto por 108 instalaciones portuarias. 

 

Del total de estas, 55 son públicas (concesionados y no concesionados) y 53 son privadas. 

 

Los departamentos con mayor número de instalaciones portuarias son: Loreto (40 de las cuales 26 son de titularidad pública), Piura (13), Callao (11) y Lima (8).

 

COMUNICACIONES 

 

El sector de comunicaciones es un sector que ha evolucionado y cambiado considerablemente en los últimos años. Al finalizar el 2019 el país contaba con 2,5 millones de líneas fijas, 39,8 millones de líneas móviles, más de 1,9 millones de conexiones de TV por cable y 2,4 millones de conexiones de acceso a Internet.[3]

 

En la actualidad, el acceso de hogares peruanos a servicios y bienes de tecnología de información y comunicación (TIC) está distribuido de la siguiente manera[4]:

 

Servicio o Bienes TIC

(de cada 100 hogares)

% con Acceso
Telefonía fija 20,1
Telefonía móvil 92,6
TV por cable 38,9
Ordenador 34,2
Internet 38,8

Fuente: INEI

 

Desde el punto de vista geográfico, los hogares de Lima Metropolitana son los mejor conectados del país. Sin embargo, la penetración de telefonía móvil está logrando una conexión y acceso más uniforme en todo el país:

 

Ámbito Geográfico % con Acceso a Telefonía Móvil(de cada 100 hogares)
Lima Metropolitana 96,4
Resto Área Urbana 95,493,8
Área Rural 81,9

Fuente: INEI

 

ENERGÍA

 

La evolución del sector está estrechamente relacionada al desarrollo del país. Por tanto, en la última década el crecimiento promedio de la potencia y producción de electricidad en Perú han alcanzado algo más del 6% cada año. Cabe mencionar, que si bien las energías hidráulica y térmica son las más prominentes, la potencia y producción de electricidad basadas en recursos energéticos renovables (RER), como solar y eólico, han ido cobrando importancia poco a poco.

 

Al finalizar el 2019, la potencia instalada del país llegó a los 15.223 MW, 94% de la cual fue potencia efectiva. Las principales fuentes de esta potencia fueron la térmica (60%), hidráulica (35%) y los RER (5%). En cuanto a la producción, está alcanzó los 54.432 GWh y se dividió entre 56% hidráulica, 39% térmica y 5% RER. Es importante destacar que los la potencia y producción de RER crecieron un 98% y 113%, respectivamente, durante el periodo 2009-2019.

 

El mercado eléctrico peruano está conformado por el Sistema Eléctrico Interconectado Nacional (SEIN) y los Sistemas Aislados (SSAA), donde el SEIN responde por más del 90 por ciento de la actividad del sector. La red energética peruana, que se extiende por todas las regiones del país, tenía un total de 28.341 km de líneas de transmisión a nivel nacional al finalizar el 2019 y está dividida de la siguiente manera[5]:

 

Total Km de Líneas Nivel de Tensión (kV)
2.883 500
11.096 220
14.362 30 a 138

Fuente: Ministerio de Energía y Minas (MINEM)

 

Por otro lado, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) del Perú indica que, actualmente, 96 de cada 100 hogares en Perú cuentan con acceso a energía eléctrica por red pública. Esta cifra sube a 99 hogares si se consideran las áreas urbanas y se reduce a 84 al considerar las áreas rurales del país. 



[1] Según el Boletín Estadístico I publicado por el MTC en diciembre 2019.

[2] Según el Boletín Estadístico II publicado por el MTC en diciembre 2019

[3] Memoria Anual 2019, OSIPTEL

[4] Estadísticas de las Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares, Informe Técnico marzo 2020, INEI

[5] Anuario 2019, MINEM

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) del Perú, al finalizar el año 2020 la población en edad de trabajar (PET) a nivel nacional ascendía a 24.8 millones de personas, de las cuales 16.1 millones, o 64,9% del total, pertenecían a la población económicamente activa (PEA) y los 8.7 millones restantes, o 35,1%, pertenecían a la población económicamente no activa, entre ellos estudiantes, amas de casa, pensionistas o jubilados, personas incapacitadas para trabajar, entre otros.  En el año 2020, la PET incrementó un 1,2%, en comparación al año previo, mientras que la PEA decreció 10, 6%.

 

Considerando los ámbitos urbano y rural, cabe mencionar que en el año 2020 el área urbana concentraba al 76,4% de la PEA del país, o 12.3 millones de personas, y el 23,6% restante estaban en las áreas rurales del país. En cuanto a las principales áreas geográficas del país, la PEA se dividía de la siguiente manera, 7.6 millones en la Costa, 5.1 millones en la Sierra y 2.1 millones en la Selva.

 

Por ramas de actividad, la PEA peruana estaba compuesta por los siguientes grupos: Servicios (34,6%), agricultura, pesca, minería (33,0%), comercio (17,7%), manufactura (8,5%) y construcción (6,2%).

 

En cuanto al empleo formal vs. informal, solo 1/4 de la población ocupada tenía empleo formal en el 2020, es decir, contaban con un vínculo laboral sujeto a la legislación laboral, fiscal y de la seguridad social del país. Los otros 3/4, 12.0 millones de personas, pertenecían a la economía informal del país.

 

Por último, la tasa de desempleo se ubicó en 7,4% en el año 2020, aumentando 3,5 puntos porcentuales en comparación al año anterior.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El crecimiento económico ha contribuido a reducir la pobreza, principalmente por dos vías. La primera es el aumento del empleo y la generación de mayores ingresos familiares, los cuales impactan directamente en la disminución de la pobreza; y, la segunda, a través de mayores ingresos fiscales producto de la mayor actividad económica, lo que permite elevar el presupuesto destinado a programas sociales. En el año 2019, el índice de pobreza monetaria afectó al 20.2% de la población del país, con lo cual mantiene prácticamente los mismos niveles del año 2018, cuando la pobreza alcanzó al 20.5% de la población.

Al analizar la incidencia de la pobreza por área de residencia, se observa un fuerte contraste entre los residentes del área urbana con los del área rural. Mientras que los primeros tienen un nivel de pobreza del 14,4%, en el caso de los residentes del área rural la pobreza es del 44%. A pesar de ello, la mayor parte de los pobres del país vive en áreas urbanas (55%).

En el caso de la pobreza extrema, las disparidades entre el ámbito rural y urbana son mayores que en el caso de la pobreza total. Así, mientras que en el área urbana del país el 1% de la población es pobre extremo, en el área rural es el 9,8%. Estos datos deben matizarse en todo caso, puesto que en el entorno rural abunda la economía de subsistencia, que hace menos probables las situaciones de hambre.

La pobreza se ha venido reduciendo de manera sostenida en los últimos años. De esta manera, Perú destaca entre los países de mayor crecimiento económico y reducción de la pobreza en América Latina. Sin embargo, a pesar de su evolución favorable y estar considerado en el rango de países con desarrollo humano alto, el Perú aún se encuentra ligeramente por debajo del promedio total y del promedio de los países de América Latina y el Caribe, teniendo que superar importantes brechas en salud, educación e ingresos.

La emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 ha resultado en la mayor contracción económica de los últimos 100 años en el país, entre otras razones, por el confinamiento estricto a nivel nacional y la suspensión de toda actividad considerada como no esencial, desde el 15 de marzo hasta fines de junio de 2020, y un segundo confinamiento desde febrero 2021. Consecuentemente, el PBI se contrajo en 2020 un 11,2% aunque la previsión de crecimiento del PIB para el 2021 se sitúa en torno al 9% según como evolucione la pandemia. 

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

En el 2020, el sector primario, que incluye el sector agropecuario, y los de pesca y minería e hidrocarburos, experimentó un crecimiento mixto. En el caso del sector agropecuario, a pesar de la leve contracción del subsector pecuario, este creció un 1,3% en comparación al año anterior, como resultado de la mayor producción registrada en el subsector agrícola (más áreas de cosecha de uva y arándano y la recuperación de la producción de arroz). Cabe resaltar que el subsector agrícola ya acumula 16 años de crecimiento consecutivo. El sector pesca creció en un 2,1% respecto al 2020 debido a la mayor extracción de anchoveta. Finalmente, el sector de minería e hidrocarburos se contrajo un 13,2%, en relación al año anterior, debido a la reducción de la producción de las minas y la menor demanda interna de hidrocarburos, ambos como consecuencia de las restricciones impuestas por el Gobierno peruano en relación al Covid19. No obstante, de los tres sectores que componen el sector primario, el sector minería e hidrocarburos fue el más prominente con una contribución del 12,6% del PIB nacional.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

En el caso del sector secundario, el resultado fue negativo. Por un lado, el sector manufacturero, con una contribución al PIB nacional del 12%, decreció un 1,3% entre el 2019 y el 2020 a raíz de la disminución de la manufactura primaria (-2,6%) y la no primaria (-17,3%). Por otro, el sector que agrupa electricidad, gas y agua decayó un 6,1%. Por último, el sector de la construcción se contrajo un 13,9%, en comparación al resultado obtenido en el año 2020, debido al parón que experimentó este sector por varios meses a raíz del estado de emergencia por la pandemia. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El sector terciario registró altibajos al finalizar el 2020 debido a la paralización de las actividades no esenciales como consecuencia de la pandemia. El sector comercio experimentó una caída acumulada del 16,0%, mientras que el sector servicios disminuyó su actividad un 10,3%. Dentro del sector comercio, los canales de venta al por mayor y menor sufrieron contracciones del 2,1% y 1,8%, respectivamente, mientras que la venta y reparación de vehículos incrementó un 2,2%. En el caso del sector servicios el resultado fue variado: transporte (-26,8%), alojamiento y restaurantes (-50,5%), telecomunicaciones (+4,9%), financieros y seguros (+13,7%), servicios a empresas (-19,7%), administración pública (+4,2%) y otros servicios (-10,0%). Mientras que el sector comercio representó un 10,8% del total del PIB nacional en el último año, los demás sectores del segmento terciario suponen un 50,3% conjuntamente.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex