Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Polonia aún mantiene un abultado sector agrícola lastrado por el pequeño tamaño de las explotaciones y con baja productividad. Así, según los últimos datos disponibles -julio de 2021-, señalan que la variación poblacional del sector agrícola ha aumentado en un 4,7% en el año 2020 con respecto al 2019, representando un porcentaje del 9,54% de la población ocupada (9,1% en 2019), aproximadamente el doble que la media europea, mientras que el VAB agrario del sector fue del 2,72% sobre el PIB.

Respecto de la industria, la estrategia de los últimos años basada en salarios inferiores a la media comunitaria, formación media-alta de sus trabajadores y ventajas fiscales ha permitido una rápida industrialización. En 2020 la industria alcanzó así un 24,61% del PIB y 31,50% de la población ocupada, habiendo registrado este parámetro un descenso de 1.5% respecto al año 2019, quizás por la COVID-19. Sin embargo, la industrialización se ha producido en sectores ligeros y semipesados de medio-bajo valor añadido. La inversión en sectores de alto valor añadido y tecnológico sigue siendo inferior a la de otras economías de Europa Central. Impulsarlos y poder así evitar la "trampa del ingreso medio", requerirá de una nueva estrategia basada en la I+D+i tanto pública como privada.

El sector de la construcción supuso el 6,27% del PIB en 2020 (último dato de año cerrado disponible). En los últimos años, el Gobierno ha puesto en marcha distintos planes para paliar la escasez de vivienda que aún sufre el país, entre ellos el programa “Mieszkanie +” (Vivienda +) cuyo objetivo es impulsar la vivienda en zonas deprimidas y la nueva ley que permite a los promotores edificar viviendas en terrenos que hasta ahora no se consideraban válidos como, por ejemplo, en las áreas agrícolas dentro de las ciudades.

El sector de servicios, incluyendo los financieros y comercio y transporte, conforma el resto de la economía polaca (72,71% del Valor Añadido Bruto sobre el PIB y 58,39% de la población ocupada). Cabe destacar el alto grado de modernización de los servicios a empresa y la menor calidad de los servicios financieros minoristas y de los servicios personales.

Por último, hay que destacar la elevada presencia extranjera, tanto en la industria como en la construcción. Esta presencia es especialmente relevante tanto por la enorme transferencia de know-how técnico que conlleva como por su capacidad de organización empresarial.

Año 2020 VAB % sobre el PIB % POBLACIÓN OCUPADA % VARIACIÓN 2020/2019 POBLACIÓN OCUPADA
SECTOR PRIMARIO (AGRICULTURA, GANADERÍA, CAZA Y PESCA) 2,68 9,54 4,7
SECTOR SECUNDARIO (INDUSTRIA) 24,61 31,50 -1.5
SECTOR TERCIARIO (SERVICIOS) 72,71 58,39 -0,1

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

En cuanto a factores monetarios, hasta 2019, distintos factores permitieron que la inflación se mantuviese por debajo del objetivo del 2% del Banco Nacional de Polonia, BNP. Entre estos factores, cabe señalar: (i) moderación de precios en los sectores de bienes comercializables incorporados a cadenas regionales de valor; (ii) caída de precios en ciertos sectores fruto de la mayor competencia, por ejemplo, en el de servicios financieros; y, sobre todo, (iii) la afluencia de trabajadores extranjeros que han quintuplicado su presencia en los últimos años pasando a representar del 1% al 5% de la población activa empleada. Sin embargo, a partir de 2019, la escasez de mano de obra, el bajo crecimiento de la productividad y las tensiones salariales antes comentadas, entre otros factores, han provocado una aceleración de la inflación llegando hasta casi el 5% en julio de 2021, desde que a cierre de 2019 se situó en el 2,3% y, en diciembre en 2,2%. Sin embargo, a partir de marzo de 2021, en que alcanzó 3,2%, ha ido subiendo paulatinamente hasta llegar a casi el 5% del mes de julio de 2021.
Respecto de los tipos de interés se vienen favoreciendo tipos de interés bajos en los últimos años, incluso negativos. Como consecuencia de la desaceleración de la economía provocada por la crisis sanitaria de la covid-19, el Consejo de Política Monetaria ha recortado el interés de referencia tres veces consecutivas, en marzo (50 puntos básicos), abril (50 pb) y mayo (40 pb), situándose desde entonces en el 0,1%, la tasa más baja de la historia en Polonia.
Además de la evolución del IPC general anteriormente descrita, cabe señalar determinados aspectos sectoriales. En Polonia, si bien los precios están liberalizados en la mayoría de los sectores, en el energético sigue existiendo un grado alto de intervención debido a que las principales empresas del sector de electricidad (Energa, Enea, Tauron y PGE) y del gas (PGNiG, Gaz System) siguen siendo mayoritariamente de participación estatal. El mercado de telecomunicaciones es también un mercado regulado en Polonia, siendo la Oficina de Comunicaciones Electrónicas (UKE) el órgano administrativo responsable de la regulación y desarrollo de este mercado. Según el GUS, la evolución reciente de los precios por ramas de actividad ha sido la siguiente:
Precios en la industria
El Índice de Producción industrial aumentó un 8,2% en julio de 2021 en términos interanuales. El mayor aumento se dio en el sector de la minería, con un 22,9%, mientras que el mayor incremento fue en fabricación de productos refinados de petróleo, con un 5,7%.
Precios de la construcción
Según los datos más recientes publicados por GUS a fecha de elaboración de este informe, este índice aumentó en un 3,9% en términos interanuales. Los precios incrementaron en todos los apartados de construcción de la siguiente manera: 0,5% en la construcción de edificios, 0,5% en ingeniería civil y 0,4% en actividades especializadas de construcción.
Precios de bienes y servicios (Índice de Precios al Consumo)
Según los datos más recientes publicados por GUS a fecha de elaboración de este informe, en agosto de 2021 el índice de Precios al Consumo en términos interanuales se incrementó un 5%. Los incrementos más importantes se registraron en: alimentación, bebidas y tabaco (27,77%); vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (19,14%); y transporte (8,88%).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

La localización central de Polonia en Europa favorece el transporte, especialmente el terrestre. El país es atravesado por numerosas vías de comunicación entre Europa Occidental y del Este, sobre todo desde Rusia, Bielorrusia y Ucrania. Sin embargo, Polonia sigue presentando una infraestructura de transporte mejorable. En la actualidad, está inmersa en un proceso de modernización, favorecido por los fondos comunitarios recibidos en el MFP 2021-2027, y del Fondo Europeo de Recuperación constituido para combatir la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus.

Red de carreteras
De acuerdo con el último informe disponible “Transport - activity results in 2019” del GUS la longitud de las carreteras en Polonia en 2019 ascendió a 424.914,8 kilómetros, de las cuales un 28 % son carreteras sin asfaltar. De estas, las carreteras nacionales sumaban 19.450,8 km. Estas infraestructuras están administradas por la Dirección General de Carreteras y Autopistas Nacionales (GDDKIA), que depende del Ministerio de Infraestructuras. En 2020, se completaron 96 proyectos con una longitud total de más de 1225,2 km. En este mismo año 2020, se abrieron al tráfico 140 km de nuevas carreteras. Actualmente, los conductores tienen a su disposición 4.269 km de vías rápidas, incluidos 1.712 km de autopistas y 2.557 km de autovías. Hay 42 licitaciones de carreteras con una longitud total de 545,9 km.
En 2019, había 1.675,8 km de autopistas, cifra que se mantiene prácticamente constante desde 2016. No obstante, Polonia aún tiene una de las densidades más bajas de la UE, muy por debajo de la media (4 km vs. 15 km por cada 100.000 habitantes). En cuanto a otras vías rápidas (autovías), a finales de 2019 existían 2.432 km (incremento de 355 km respecto del año anterior).
Las estadísticas de seguridad vial muestran a Polonia como uno de los países con mayor siniestralidad en la UE. Las 77 muertes por millón de habitantes en accidentes de tráfico en 2019 sitúan a Polonia en el tercer lugar con mayor siniestralidad, tras Rumania y Bulgaria. El promedio del conjunto de la UE es de 51 fallecidos en accidentes de tráfico por millón de habitantes. El último informe “Transport- activity results in 2019” señala un aumento de la siniestralidad del 1% con respecto al año anterior, pero un descenso del 26% en comparación con los datos de 2010.
Los planes del Gobierno están recogidos en el “Programa de Construcción de Carreteras Nacionales 2014-2023”, con perspectiva hasta 2025. Dicho programa tiene un presupuesto de más de 25.000 millones de euros financiado en gran medida por Fondos Estructurales y de Cohesión. Los objetivos son conectar centros de gran aglomeración, establecer puntos de contacto con otros medios de transporte y mejorar las conexiones en la zona este de Polonia.
Además, está el “Programa para la Construcción de 100 Carreteras de Circunvalación 2020-2030”, con un presupuesto estimado de 6.550 millones de euros, que define los objetivos y prioridades de inversión para la construcción de anillos de circunvalación en ciudades dentro de la red nacional de carreteras.

Red ferroviaria
Según el último informe disponible de GUS “Transport - activity results in 2019” la longitud de las líneas ferroviarias en Polonia en 2019 ascendió a 19.398 kilómetros, de las cuales un 62% están electrificadas. Según Statista, la modernización de las vías férreas en Polonia ha aumentado constantemente desde 2005. En 2019, se estableció un récord en la longitud de las vías modernizadas en 1.400 kilómetros. En 2018 fue de 1.300Km y en 2017 de 1.000Km.
El operador público de infraestructura ferroviaria PKP PLK SA gestiona aproximadamente el 98% de la longitud total de la red ferroviaria polaca y es la única que gestiona líneas ferroviarias de importancia nacional.
El estado de la infraestructura gestionada por PKP PLK SA está mejorando gradualmente, sin embargo, aún sigue siendo insatisfactoria y su modernización resulta indispensable. Por ello, dentro de los planes del Gobierno, está el Programa Nacional del Ferrocarril, cuyo presupuesto proviene de fuentes de financiación de la UE, así como nacionales. Para el período comprendido entre 2019 y 2023 se invertirán aproximadamente 5.700 millones de euros en la modernización de la estructura ferroviaria de Polonia, de los cuales unos 5.000 millones de euros procederán de los fondos estatales. Uno de los principales objetivos de este programa es, además, incrementar la velocidad media de los trenes de carga desde los 30 kilómetros por hora hasta los 45 kilómetros por hora.
El programa ferroviario es una parte esencial del proyecto CPK (nudo de comunicación compuesto del aeropuerto y una extensa red ferroviaria). Es un programa plurianual diseñado para los años 2020-2034 compuesto de 12 vías ferroviarias, de las cuales 10, llamadas “radios” unirán las principales regiones polacas con CPK y Varsovia. El programa ferroviario de CPK consiste en 30 proyectos de inversión para un total de 1.789 km de nuevas vías ferroviarias. Gracias a las inversiones planificadas por el CPK, 179 comarcas polacas quedarán directamente conectadas con el CPK y Varsovia mediante vías de alta velocidad. Las estimaciones del aeropuerto indican que 24 millones de personas estarán dentro del alcance directo de la nueva red. Se estima que los gastos relacionados con la expansión de la red ferroviaria nacional ascenderán, según los estudios preliminares, a casi 94 000 millones de PLN (22 000 millones de EUR) para el año 2034.
Las inversiones planeadas en el programa ferroviario 2020-2034 serán realizadas por el CPK y PKP Polskie Linie Kolejowe S.A. (PKP PLK – homólogo de ADIF), donde, en el caso de nuevas líneas, el inversor será el CPK, y en el caso de la modernización de las rutas existentes, el inversor será PKP PLK.
Para la plena operación del aeropuerto es esencial construir la principal infraestructura ferroviaria paralelamente a la construcción del aeropuerto. Por tanto, el programa ferroviario prevé la construcción en la primera fase, hasta el año 2027, de 531 km de líneas de alta velocidad. Estas líneas de alta velocidad incluirán la línea ferroviaria Varsovia – CPK – Lódz – Wroclaw hasta la frontera con República Checa y la infraestructura auxiliar necesaria. Es decir, una estación ferroviaria, la conexión con la red ferroviaria nacional, la conexión con la base de combustible, estaciones para la facturación previa de los pasajeros y los puntos de entrega de equipaje en las estaciones de trenes de Varsovia y Lódz.
En los años siguientes se planea la realización de otros 1.258 km que conectarán las principales regiones de Polonia con CPK y Varsovia. El número de pasajeros transportados por el operador ferroviario PKP Intercity ascendió a casi 49 millones en 2019, un aumento de casi tres millones de pasajeros en comparación con el mismo período del año anterior. Pero, en 2020 el número de pasajeros transportados en tren fue un 37% menor que en 2019, debido a la crisis del coronavirus. La mayor caída de pasajeros se dio entre los meses de marzo a junio de 2020. Según la Comisión Europea, en el segundo cuatrimestre del 2020, el descenso de pasajeros en tren fue del 64% comparado con el mismo periodo del 2019. En cuanto al transporte de mercancías por tren, aunque también disminuyó, el descenso fue solamente un 6,6% menos que en 2019.

Red transporte marítima y fluvial
De acuerdo con datos del GUS recogidos en “Statistical Yearbook of Maritime Economy 2020”, los cuatro grandes puertos de Polonia por volumen de carga en 2019 son: Gdansk (con un 48,5% del tráfico), Gdynia (21,9%), Swinoujscie (17,0%) y Szczecin (10,2%). En 2019, los puertos de Polonia movieron un total de 93 millones de toneladas (un 1,3% más que en 2018).
En la actualidad, el sector se caracteriza por el envejecimiento de la flota, la descoordinación en determinados servicios e insuficientes inversiones de equipo. La legislación necesaria para adaptar al acervo comunitario ha sido adoptada casi en su totalidad en este sector, por lo que se ha venido realizando una progresiva reducción de la flota.
Por otra parte, Polonia tiene 3.654 km de vías fluviales dentro del país, de las cuales 2.425 km corresponden a ríos navegables, 635 km a partes canalizadas de ríos, 335 km a canales y 259 km a lagos navegables. Su importancia como medio de transporte interno tanto de pasajeros como de mercancías es residual.
El Gobierno tiene grandes planes para hacer navegable el Oder dentro del “Proyecto 3 Mares”. Este proyecto se enmarca como colaboración e integración a largo plazo de 12 países europeos (Austria, Bulgaria, Croacia, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, República Checa y Rumania) con el fin de mejorar la cooperación entre todos ellos en áreas de infraestructuras y desarrollo económico.

Transporte aéreo
El mercado polaco de transporte aéreo es uno de los que más rápidamente ha crecido en Europa en los últimos años. En 2001 apenas registró 5 millones de pasajeros, mientras que, en 2019, según los últimos datos disponibles del GUS se registró un tráfico aéreo de más de 49 millones de pasajeros, lo que supone un incremento del 9% con respecto al año anterior.
Este crecimiento se refleja asimismo en el aumento anual del número de rutas aéreas y de países con los que está conectado. En 2019 contaba con 246 rutas (26 nacionales y 220 internacionales) y tenía conexión directa con 47 países.
Según los últimos datos disponibles del GUS, el aeropuerto Chopin en Varsovia se volvió a situar como el más dinámico del país, recibiendo en 2019, 19 millones de pasajeros (un 8% más que en el año anterior).
Fue seguido por el aeropuerto de Cracovia, con casi 8,3 millones de pasajeros registrados, lo que supone un aumento del 25% respecto a 2018. El tercer lugar lo ocupó el aeropuerto de Gdansk, que también vio incrementados sus registros con respecto a 2018 en un 10% hasta los 5,5 millones de pasajeros.
El aeropuerto de Varsovia-Modlin si bien se sitúa en sexto lugar, con un tráfico de poco más de 3 millones de pasajeros en 2018 (la ampliación del mismo no entra en los planes del Gobierno; se planea abrir un aeropuerto central en el Puerto Central de Comunicaciones (CPK por sus siglas en polaco) a medio camino entre Lodz y Varsovia.
La suspensión temporal por parte del gobierno polaco de las conexiones aéreas internacionales (a partir del 15 de marzo de 2020) y nacionales (a partir del 16 de marzo 2020) hacia y desde el territorio de la República de Polonia resultó automáticamente en una disminución significativa del tráfico en el espacio aéreo polaco en comparación con el mismo período de los años anteriores. En 2020, las operaciones aéreas registraron una disminución del 56 por ciento en comparación con el año pasado. La mayor caída en las operaciones aéreas se observó en el aeropuerto de Varsovia. La decisión de suspender las conexiones aéreas en Polonia estuvo relacionada con la amenaza de la pandemia del coronavirus (COVID-19).

Infraestructura energética

Polonia sigue dependiendo en gran medida del carbón a nivel energético, aunque se está observando una reducción del uso de este combustible en el mix energético polaco. El país es actualmente uno de los diez mayores productores mundiales de carbón y se le calculan reservas para autoabastecerse durante al menos ciento cincuenta años. Tal importancia tiene esta industria en Polonia, que genera 130.000 puestos de trabajo directos y un combustible fundamental tanto para la calefacción como para la producción eléctrica.
Según el informe del think-thank energético polaco Forum Energii, la participación del carbón en el total de la producción de energía eléctrica en Polonia cayó en 2020, por primera vez en la historia, por debajo del 70%. A la vez, se está observando un crecimiento de las fuentes renovables, especialmente de la fotovoltaica y también de la eólica onshore, así como del gas. La producción de energía eléctrica procedente de fuentes renovables alcanzó en 2020 una cuota del 17,7% y el gas un 10,1%. La producción total de energía eléctrica en Polonia cayó en 2020 un 3,8% y la demanda un 2,1%.
Según la Directiva 2009/28/CE, los países miembros están obligados a garantizar una determinada cuota de la energía procedente de fuentes renovables en el consumo final de energía. Para Polonia, este objetivo se fijó en el 15% para el año 2020. Según los últimos datos de la Oficina Nacional de Estadística disponibles, en el año 2019 Polonia no cumplió el objetivo, alcanzando el 12,16% de la energía proveniente de fuentes renovables en el consumo final de energía. Los datos para el año 2020 se publicarán a finales de 2021 o principios de 2022. Para alcanzar los objetivos fijados para los años 2030 y 2040 de 23% y 28,5% respectivamente, Polonia debe seguir desarrollando sus fuentes de energía renovable.
En el marco del plan de transición energética polaco, está planeado cerrar las plantas de carbón más antiguas a lo largo de los próximos 10-15 años. Ello implicará la pérdida de unos 20 GW en el sistema energético en el año 2035. Esta situación supone un reto para el gobierno polaco, que necesita encontrar fuentes de generación de electricidad más modernas para resolver el déficit energético y cumplir con los compromisos de descarbonización europeos.
A finales de 2020, las energías renovables alcanzaron los 12,5 GW de capacidad instalada, de los cuales 6,1 GW los aportaron los parques eólicos onshore y 3,9 GW las instalaciones fotovoltaicas -incluidas las micro instalaciones-. El sector fotovoltaico ha experimentado un crecimiento muy dinámico en los últimos dos años, pasando de unos 500 MW de capacidad instalada a finales de 2018 a 3,9 GW a finales de 2020 y siendo el cuarto mercado de Europa -después de Alemania, Países Bajos y España- con un mayor crecimiento de la potencia instalada.
Según las estimaciones del Instituto de Energías Renovables, la potencia instalada en el sector fotovoltaico podría alcanzar los 7,8 GW en 2025. Aunque hasta ahora el 70% del total de la potencia instalada son micro instalaciones de los auto consumidores, la situación podría cambiar gracias al desarrollo de los primeros grandes parques fotovoltaicos de más de 60 MW. Para el año 2021 se planea la construcción del mayor parque fotovoltaico en Europa Central y del Este, cuya potencia alcanzará los 203 MW y cuyo valor se estima en 200 millones de euros.
El sector eólico onshore en Polonia, después de muchos años de desarrollo, está actualmente paralizado por las regulaciones legales. La llamada “ley de distancias mínimas” prohíbe la construcción de nuevos parques eólicos cerca de edificaciones o zonas naturales protegidas, concretamente a una distancia menor de diez veces la altura de las turbinas eléctricas. Sin embargo, en 2020 el Ministerio de Fomento inició los trabajos relacionados con la liberalización de dicha regulación, tan esperada por el sector. Se pronostica que la capacidad eólica terrestre aumentará de 6 GW a entre 8 GW y 10 GW en 2030, mientras que la capacidad solar aumentará de 3,6 GW a entre 5 GW y 7 GW en 2030 y hasta 10-16GW en 2040. Es posible que ese objetivo ya sea bajo, ya que la capacidad solar casi se triplicó solo en 2020.
Otro gran reto para el sector energético polaco es el desarrollo de los parques eólicos offshore en el Mar Báltico. Se prevé que los primeros parques eólicos marinos polacos empiecen a producir electricidad en 2025 y que su capacidad instalada alcance los 5,9 GW en 2030 y los 10 GW en 2040, lo que requerirá una inversión de unos 29.000 millones de euros. El carbón y el lignito serán reemplazados por inversiones para construir de 8 GW a 11 GW de capacidad eólica marina en el Mar Báltico. Los primeros proyectos deben estar listos en 2025 y la capacidad estimada alcanzará los 5,9 GW para 2030 y 11GW en 2040. Y, según las estimaciones de la Asociación Polaca de Energía Eólica, el potencial total de desarrollo de los parques eólicos del Báltico hasta 2050 es de 28 GW.
Las grandes desaparecidas son la energía nuclear, de la que Polonia carece y la hidroeléctrica, que apenas suministra el 2% de la energía al país; la orografía polaca, prácticamente carente de cordilleras, no favorece la construcción de saltos de agua. El resto de la energía consumida por Polonia viene de dos fuentes, petróleo, del que importa prácticamente todo lo que consume y el gas natural del que importa casi tres cuartas partes. Así pues, si a nivel eléctrico, gracias al carbón, Polonia es un país autosuficiente no lo es así en el consumo energético no eléctrico.
Sin duda, el uso intensivo del carbón complica mucho el cambio en el mix eléctrico, tanto en cuanto a trasformación tecnológica como al empleo y reconversión económica del sector minero. De ahí que sea uno de los países que más ha querido retrasar los objetivos de descarbonización en la UE y que más ha luchado por un fondo de transición justa.
La estrategia de desarrollo para el sector de los combustibles y la energía se establece en el PEP2040, que es el marco para la transformación energética en Polonia. Contiene decisiones estratégicas sobre la selección de tecnologías para la construcción de un sistema energético de bajas emisiones. Y contribuye a la implementación del Acuerdo de París, y al cumplimiento de los objetivos de la política climática y energética de la UE.
Este nuevo PEP "Política energética polaca hasta 2040", aprobado el 2 de febrero de 2021, está basado en tres pilares: una transformación justa, un sistema energético de cero emisiones y una buena calidad del aire. Contiene ocho objetivos específicos con sus consiguientes proyectos. Este plan, prevé reducir el peso del carbón en su mercado eléctrico a una horquilla de 37-56% en 2030 y del 11-28% en 2040. Para ello, si bien va a realizar una importante inversión en eólica marina, así como impulsar el autoconsumo solar, parece que ha puesto su atención en la energía nuclear como vía de reducir de forma rápida y efectiva su dependencia del carbón. Así pues, Polonia apuesta por la construcción de al menos seis reactores en las próximas décadas. Queda pendiente, saber qué país será el suministrador del uranio para las nuevas centrales. Además, en un escenario de altos precios de derechos de emisión de la UE, se estima que la participación del carbón en el mix de generación podría caer al 37% para 2030, si bien en el Plan Energético Polaco, se indica el objetivo 56% en ese año. Para 2040, se prevé que la participación del carbón disminuya al menos al 28% y al 11% en caso de precios elevados sostenidos de derechos de emisión.
Las innovaciones más esperadas en el sector energético incluyen: tecnologías de almacenamiento de energía, medición inteligente y sistemas de gestión energética, electro-movilidad y combustibles alternativos y tecnologías de hidrógeno.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

En el mercado laboral, según GUS, la tasa de paro ascendió al 6,2% de la población activa en julio de 2021. Según Statistics Poland, el número de personas sin empleo fue de 606.000 en el segundo trimestre de 2021, 81.000 menos que en el primer trimestre. Eurostat, por otra parte, cifra en un 3,4% el paro registrado en julio de 2021, con 586.000 personas en paro. El descenso, según Eurostat ha sido del 3,9% en abril 2021, 3,8% en mayo 21, 3,6% en junio 21 hasta los 3,4% del mes de julio. De los cinco países con menor tasa de desempleo, Polonia es la cuarta, tras República Checa (2,8%), Países Bajos (3,1%), Malta (3,3%), Polonia (3,4%) y Alemania (3,6%). Mientras que Grecia y España son los países europeos con la tasa de desempleo más elevada, con 14,6% y 14,3% respectivamente.
El Banco Nacional de Polonia (NBP) estima que las medidas tomadas para preservar el empleo beneficiaron a unos 2,4 millones de trabajadores en el punto álgido de la crisis. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

De acuerdo con los últimos datos disponibles publicados por Eurostat, en 2020 el PIB a precios corrientes fue 521.415 millones de euros. El valor absoluto del PIB en Polonia cayó 10.814M€ respecto a 2019. Los últimos datos del PIB del primer trimestre de 2021 ascienden a 134.674M€.
Según el Banco Mundial, el PIB per cápita en paridad de poder adquisitivo (PPA) en 2020 se situó en 34.264$ (unos 29.000 euros), lo que supone en 2020 un crecimiento del 414% desde que se iniciara la transición del país a una economía de mercado.
Respecto a la renta per cápita, esta se situó en 2020 según Eurostat, en el 76% de la media de la UE (España en el 86%, habiendo descendido desde el 91% en 2019), +36 puntos ganados desde la adhesión a la UE en 2004 (https://ec.europa.eu/eurostat/databrowser/view/tec00114/default/table?lang=en).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Según los últimos datos disponibles de la Oficina Central de Estadística en Polonia (GUS, por sus siglas en polaco), en los últimos cinco años el sector primario ha mantenido su peso en el Valor Añadido Bruto, aunque la población ocupada en este sector ha caído un 15,2%. La elevada población ocupada (más del doble de la media de la UE) y el reducido tamaño de las explotaciones hace que la productividad sea muy limitada.

 

SECTORES DE AGRICULTURA, CAZA Y PESCA 2016 2017 2018 2019 2020
% VAB 2,87 3,27 2,67 2,64 2,68
% POBLACIÓN OCUPADA 10,55 10,18 9,57 9,10 9,54
% CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN OCUPADA -7,6 -2,1 -5,6 -5,1 4,7

Fuente: elaboración propia a partir de datos totales de la economía publicados en GUS “Annual macroeconomic indicators” y de “Labour force survey in Poland” (últimos datos disponibles a agosto 2021). 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

Polonia es uno de los países de la UE donde la industria tiene un mayor peso, representando en 2020 según los últimos datos disponibles del GUS el 24,61% del VAB de Polonia y el 31,5% de la población ocupada. La participación de la industria en el VAB y el porcentaje de ocupación, se mantienen más o menos estables en los últimos años, estabilidad que está soportada, en gran medida, por la utilización de fondos europeos dentro del Marco Financiero Plurianual (MFP) 2021-2027 de la Unión Europea. De igual manera, la inversión en productos de alto valor tecnológico sigue siendo inferior al de otras economías de Europa Central.

 SECTOR INDUSTRIAL 2016 2017 2018 2019 2020
% VAB 26,41 25,23 24,95 24,39 24,61
% POBLACIÓN OCUPADA 31,33 31,54 31,66 31,95 31,50
% CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN OCUPADA 3,6 2,1 0,8 0,8 -1,5

Fuente: elaboración propia a partir de datos totales de la economía publicados en GUS “Annual macroeconomic indicators” y de “Labour force survey in Poland” (últimos datos disponibles a agosto de 2021). 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Según los últimos datos disponibles de GUS, el sector servicios representó en 2020 el 72,71% del VAB de Polonia y empleó al 58,4% de la población ocupada. La población ocupada en este sector se ha mostrado muy estable a lo largo de los últimos cinco años y prácticamente estática durante los dos últimos. 

SECTOR TERCIARIO 2015 2016 2017 2018 2019 2020
% VAB 71,37 70,72 71,50 72,38 72,98 72,71
% POBLACIÓN OCUPADA 57,75 57,75 57,89 58,27 58,39 58,39
% CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN OCUPADA 1,2 0,7 1,6 1,0 0,1 -0,1

Fuente: elaboración propia a partir de datos totales de la economía publicados en GUS “Annual macroeconomic indicators” y de “Labour force survey in Poland” (últimos datos disponibles a agosto de 2021). 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

Las privatizaciones supusieron un estímulo para la economía polaca, sobre todo en la década de los 90. Cabe destacar también el proceso de privatizaciones que desde 2010 impulsó el Gobierno polaco. Quedan empresas parcialmente públicas, con un porcentaje de control por parte del estado relativamente bajo-medio y  líderes en mercados estratégicos, como el de la energía (Tauron y PGE), la banca (PKO BP), los seguros, el mercado de productos de defensa, la distribución de hidrocarburos (Grupo Lotos) y el sector ferroviario (Grupo PKP).

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex