Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Según los últimos datos disponibles de la Oficina Central de Estadística en Polonia (GUS, por sus siglas en polaco), desde el año 2014 el sector primario ha ido perdiendo progresivamente peso tanto en el Valor Añadido Bruto como en la población ocupada pasando respectivamente del 2,9% al 3,8% y del 11,58% al 10,56% en 2017 (el 9,8 en el tercer trimestre de 2018). La elevada población ocupada (más del doble de la media de la UE que se sitúa en 4,25%) y el reducido tamaño de las explotaciones hace que la productividad sea muy limitada

Por otra parte, Polonia sigue siendo un país atractivo para la producción de manufacturas industriales, gracias a sus salarios inferiores a la media comunitaria, a la formación media-alta de sus trabajadores, y a su oferta de ventajas fiscales para la producción en Zonas Económicas Especiales. En junio de 2018 entró en vigor la nueva ley de inversiones que convierte a todo el país en una única Zona Económica Especial. A todo ello, se añade su pertenencia a la propia UE y su cercanía a los mercados de mayor poder adquisitivo de Europa Central. De hecho, la tradicional especialización en industria fundamentalmente ligera (con excepción de la construcción naval) heredada del régimen comunista se ha reforzado con la inclusión de algunos sectores de industria más pesada como el acero, la aviación o la construcción de automóviles. Destacan los sectores químico, farmacéutico, automóvil, software, aviación, cerámica, etc...

Esta estrategia ha demostrado ser eficaz mientras se mantenía la ventaja de la mano de obra barata y cualificada, pero a medida que la economía crece y los salarios medios y mínimos están en alza, resulta menos sostenible. La necesidad de un cambio de estrategia, con el fin de salir de la "trampa del ingreso medio", queda supeditada al impulso de nuevas industrias y a un mayor gasto público en I+D+i para combatir la falta de innovación en este sector.

La participación de la industria en el VAB de Polonia en los últimos años se ha mantenido más o menos constante, representando un 25,99% en 2017. Lo mismo ha ocurrido con la población ocupada (un 31,3% en 2017). La desaceleración del sector está soportada en gran medida por la previsión de reducción de fondos europeos, dentro del Marco Financiero Plurianual (MFP) 2014-2020 de la Unión Europea. De igual manera, la inversión en productos de alto valor tecnológico sigue siendo inferior al de otras economías de Europa Central.

El sector de la construcción supone un 6,9% del PIB en 2017 (último dato disponible en GUS) frente al 7,85% en 2013. Los fondos comunitarios han contribuido al desarrollo de este sector. El paulatino descenso de Fondos una vez finalice el MFP 2014-2020, ha impulsado una Política sobre el desarrollo de las asociaciones público-privadas” adoptada en julio de 2017 y que prevé implementar más de 100 contratos de proyectos de PPP antes del año 2020.  Por otra parte, ante la enorme necesidad de vivienda en Polonia, se puso en marcha el programa “Mieszkanie +” cuyo objetivo es impulsar la vivienda en lugares de Polonia donde está pobremente desarrollada. No obstante los resultados que está teniendo el programa son bastante limitados. Asimismo, se ha adoptado una ley especial que acorta drásticamente el tiempo necesario para preparar un proyecto de vivienda, apoyando así a los promotores inmobiliarios, que podrán utilizar terrenos que hasta ahora no se consideraban válidos para proyectos de vivienda, como las áreas agrícolas dentro de las ciudades.

Tanto en la industria como en la construcción es muy importante el papel de las empresas extranjeras que se han establecido en Polonia, tanto por la enorme transferencia de know-how técnico y de tecnología como por su aporte de capacidad de organización empresarial

El sector de servicios, incluyendo los financieros y comercio y transporte, conforma el resto de la economía polaca. Cabe destacar el grado de modernización más avanzados en los servicios a empresa, donde también es fuerte la presencia extranjera, y la menor calidad de los servicios financieros minoristas y los servicios personales.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

En 2018 la tasa de inflación ascendió al 1,6%, ligeramente por debajo del 2% de 2017, que ponía fin al periodo de deflación de 2015 y 2016. Según GUS, en enero de 2019 la inflación se situó en un 0,9% interanual, a pesar de las presiones inflacionistas como consecuencia del incremento de los costes laborales por la escasez de la mano de obra, así como el ligero incremento en los precios de los alimentos. Según el NBP, la inflación en 2019 seguirá bajo la influencia de una ralentización acusada en el crecimiento de los precios de la energía, debida en parte a la adopción a de la ley de 28 de diciembre de 2018 que persigue congelar los precios de la electricidad para los usuarios finales (hogares, instituciones y empresas).

Según previsiones del NBP, la tasa de inflación se situará en el 1,7%, 2,7% y 2,5% en 2019, 2020 y 2021 respectivamente siendo su objetivo de inflación el 2,5% con una tasa de variabilidad del +-1%. 

Además de la evolución del IPC general anteriormente descrita, cabe señalar determinados aspectos sectoriales. En Polonia, si bien los precios están liberalizados en la mayoría de los sectores, en el energético sigue existiendo un grado alto de intervención debido a que las principales empresas del sector de electricidad (Energa, Enea, Tauron y PGE) y del gas (PGNiG, Gaz System) siguen siendo mayoritariamente de participación estatal. El mercado de telecomunicaciones es también un mercado regulado en Polonia, siendo la Oficina de Comunicaciones Electrónica (UKE) el órgano administrativo responsable de la regulación y desarrollo de este mercado. Según el GUS, la evolución reciente de los precios por ramas de actividad ha sido la siguiente:

Precios en la industria

El Índice de Producción industrial se incrementó en enero de 2019 en un 2,2% en términos interanuales. El mayor incremento de precios (4,5%) se registró en el apartado correspondiente a electricidad, gas, vapor y aire acondicionado, seguido por minería donde los precios también se incrementaron un 2,1%. En ese mes no se registraron descensos de precios.

Precios de la construcción

Según los datos más recientes publicados por GUS a fecha de elaboración de este informe, en enero de 2019 este índice se incrementó en un 3,7% en términos interanuales. Los precios incrementaron en todos los apartados de construcción de la siguiente manera: 4,3% en la construcción de edificios, 3,6% en ingeniería civil y 2,9% en actividades especializadas de construcción.

Precios de bienes y servicios (Índice de Precios al Consumo)

Según los datos más recientes publicados por GUS a fecha de elaboración de este informe, en enero de 2019 el índice de Precios al Consumo en términos interanuales se incrementó un 0,9%. Los incrementos más importantes se registraron en transporte (2,6%), alimentación, bebidas y tabaco (0,9%) y vivienda (0,6%).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

La localización central de Polonia en Europa favorece el transporte, sobre todo el terrestre. El país es atravesado por numerosas vías de comunicación entre Europa Occidental y del Este, sobre todo desde Rusia, Bielorrusia y Ucrania. Sin embargo, Polonia sigue presentando una infraestructura de transporte todavía mejorable, que se encuentra actualmente inmersa en un proceso de modernización, situación favorecida por los fondos comunitarios recibidos en el MFP 2014-2020 y los previstos en el siguiente MFP 2021-2027.

Red de carreteras 

De acuerdo con el último informe disponible “Transport Activity Result in 2017” del GUS la longitud de las carreteras en Polonia en 2017 ascendió a 422.302,8 kilómetros, de las cuales un 29 % son carreteras sin asfaltar. De estas, las carreteras nacionales sumaban 19.410,2 km. Estas infraestructuras están administradas por la Dirección General de Carreteras y Autopistas Nacionales (GDDKIA), que depende del Ministerio de Infraestructura. 

En 2018, había 1.638,5 km de autopistas, cifra que se mantiene prácticamente constante desde 2016. No obstante, Polonia aún tiene una de las densidades más bajas de la UE, muy por debajo de la media (4 km vs. 15 km por cada 100.000 habitantes). En cuanto a otras vías rápidas (autovías), a finales de 2018 existían 2.092,2 km (incremento de 324 km respecto del año anterior).

Las estadísticas de seguridad vial muestran a Polonia como uno de los países con más alta siniestralidad en la UE-28. Las 2.831 muertes en 2017 (GUS-Transport activity results 2017) situaron a Polonia en cuarto lugar por la cola según las estadísticas de la Unión Europea, con 75 víctimas mortales por millón de habitantes. No obstante, el mismo informe señala un descenso de la siniestralidad del 6% con respecto al año anterior, y del 28% en comparación con los datos de 2010. 

Los planes del Gobierno están recogidos en el “Programa de Construcción de Carreteras Nacionales 2014-2023”. Dicho programa tiene un presupuesto de más de 25.000 millones de euros financiado en gran medida por Fondos Estructurales y de Cohesión. Los objetivos son conectar centros de gran aglomeración, establecer puntos de contacto con otros medios de transporte y mejorar las conexiones en la zona este de Polonia.

Red ferroviaria

Según el último informe disponible de GUS “Transport Activity Result in 2017” la longitud de las líneas ferroviarias en Polonia en 2017 ascendió a 19.209 kilómetros, de las cuales un 62% están electrificadas.

El operador público de infraestructura ferroviaria PKP PLK SA gestiona aproximadamente el 98% de la longitud total de la red ferroviaria polaca (unos 18.597 kilómetros) y es la única que gestiona líneas ferroviarias de importancia nacional.

El estado de la infraestructura gestionada por PKP PLK SA está mejorando gradualmente, sin embargo, aún sigue siendo insatisfactoria y su modernización resulta indispensable. Por ello, dentro de los planes del Gobierno, está el Programa Nacional del Ferrocarril, cuyo presupuesto proviene de fuentes de financiación de la UE, así como nacionales. Para el período comprendido entre 2019 y 2023 se invertirán aproximadamente 5.700 millones de euros en la modernización de la estructura ferroviaria de Polonia, de los cuales unos 5.000 millones de euros procederán de los fondos estatales. Uno de los principales objetivos de este programa es, además, incrementar la velocidad media de los trenes de carga desde los 30 kilómetros por hora hasta los 45 kilómetros por hora.

Red transporte marítima y fluvial

De acuerdo con datos del GUS recogidos en “Statistical Yearbook of Maritime Economy 2018”, cuatro son los grandes puertos de Polonia, por volumen de carga en 2017: Gdansk (con un 43,5% del tráfico), Gdynia (23,5%), Swinoujscie (18,8%) y Szczecin (11,2%). Destaca el incremento del 17% experimentado con respecto a 2016 en el tráfico de Swinoujscie. En 2017, los puertos de Polonia movieron un total de 78,08 millones de toneladas (un 7,1% más que en 2016). De este tráfico de mercancías total, el 97,22% constituyó tráfico internacional, del que la mayoría (un 66,08%) se corresponde con comercio entre Polonia y otros países europeos, si bien este porcentaje se ha visto reducido con respecto a 2016, en donde suponía un 68,8%.

En la actualidad, el sector se caracteriza por el envejecimiento de la flota, la descoordinación en determinados servicios e insuficientes inversiones de equipo. La legislación necesaria para adaptar al acervo comunitario ha sido adoptada casi en su totalidad en este sector, por lo que se ha venido realizando una progresiva reducción de la flota.

Por otra parte, Polonia tiene 3.655 km de vías fluviales dentro del país, de las cuales 2.417 km corresponden a ríos navegables, 644 km a partes canalizadas de ríos, 336 km a canales y 258 km a lagos navegables. Su importancia como medio de transporte interno tanto de pasajeros como de mercancías es residual.

El Gobierno tiene grandes planes para hacer navegable el Oder dentro del Proyecto 3 Mares, el coste presupuestado es de 300.000 millones de euros.

Transporte aéreo 

El mercado polaco de transporte aéreo es uno de los que más rápidamente ha crecido en Europa en los últimos años. En 2001 apenas registró 5 millones de pasajeros, mientras que, en 2017, según los últimos datos disponibles del GUS se registró un tráfico aéreo de más de 40 millones de pasajeros, lo que supone un incremento del 17,4% con respecto al año anterior. 

Este crecimiento se refleja asimismo en el aumento anual del número de rutas aéreas y de países con los que está conectado. En 2017 contaba con 166 rutas (10 nacionales y 156 internacionales) y tenía conexión directa con 45 países.

Según los últimos datos disponibles del GUS, el aeropuerto Chopin en Varsovia se volvió a mantener como el más dinámico del país, recibiendo en 2017 casi 16 millones de pasajeros (un 22,7% más que en el año anterior).

Fue seguido por el aeropuerto de Cracovia, con casi 6 millones de pasajeros registrados, lo que supone un aumento del 17,1% respecto a 2016. El tercer lugar lo ocupó el aeropuerto de Gdansk, que también vio incrementados sus registros con respecto a 2016 en un 15,2% hasta los 4,6 millones de pasajeros.

El aeropuerto de Varsovia-Modlin si bien se sitúa en quinto lugar, con un tráfico de casi 3,9 millones de pasajeros en 2017, la ampliación del mismo no entra en los planes del Gobierno; se planea abrir un aeropuerto central a medio camino entre Lodz y Varsovia. 

Infraestructura energética 

En lo que respecta a la política energética, Polonia sigue apostando por el carbón debido a la gran riqueza del país en este recurso y a la situación del mercado laboral en las regiones mineras. No obstante, los actuales planes estatales buscan reducir la dependencia del país hacia este recurso energético. En 2017, aproximadamente el 87% de la producción de la energía eléctrica en Polonia procedió de combustibles fósiles (la capacidad instalada para este tipo de combustibles era del 80%). Por otra parte, Polonia debe generar el 15% de su energía a partir de fuentes renovables en 2020. Según Eurostat en 2017, este porcentaje se situó en el 10,9%, lo que hace prácticamente imposible alcanzar el objetivo del 15% en 2020.A la vista de lo anterior, se hace necesario una estrategia a largo plazo de política energética basada en la diversificación de su estructura de generación eléctrica mediante el aumento de la participación de las energías renovables, el desarrollo de nuevas tecnologías de carbón limpio, de las centrales de ciclo combinado de gas, y la introducción de la energía nuclear. 

En este sentido, el Ministerio de Energía presentó en noviembre de 2018 el borrador del documento Política Energética de Polonia 2040, que prevé una reducción de las emisiones de CO2 del 30% en 2030 (respecto al nivel de 1990), con una participación en del carbón en el mix energético de un 60% y de las renovables en un 21%. Contempla la potenciación de la energía solar y la eólica offshore (desde 2026), así como la construcción de la primera central nuclear, que empezaría a producir energía en 2033.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

1.4 Población activa y desempleo

Según el último dato disponible en el GUS a fecha de elaboración de este informe, en el tercer trimestre de 2018 la población activa ascendió a 17,279 millones de personas, lo que supone un ligero aumento de 97 mil personas respecto al trimestre anterior. La aceleración de la economía ha conllevado una mejora de los niveles de desempleo, cuya tasa continúa reduciéndose según el GUS. En enero de 2019 la tasa de paro se situó en un 6,1% (la tasa de paro armonizada fue del 3,7% según Eurostat). Se trata de un mercado de trabajo muy dinámico y flexible, caracterizado por la falta de mano de obra.

No obstante, a pesar de que la tasa de paro ha disminuido y el empleo aumentado, en línea con un crecimiento económico robusto, existen determinados retos como el empleo excesivo de contratos temporales, el desempleo de larga duración, y las diferencias entre regiones (con tasas de desempleo más elevadas en la parte este del país).

La población empleada se distribuyó por sectores en el tercer trimestre de 2018 del siguiente modo: el 60,1% en el sector servicios, el 30,2% en el sector industrial y el 9,8% en la agricultura.

Según últimos datos disponibles del GUS, en enero de 2019 el salario medio bruto mensual en el sector empresarial se situó en 4.931,80 zlotys (1.142,75 euros, aplicado el tipo de cambio medio de enero de 2019), lo que supone un aumento interanual del 7,5%.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

Según el último dato disponible en el Banco Mundial, el PIB per cápita en paridad de poder adquisitivo (PPA) se situó en 29.122,09 dólares a precios internacionales en el 2017.

Asimismo, con el paso de una economía centralizada a otra de mercado, según el Banco Mundial, el PIB per cápita en PPA de Polonia se ha incrementado en más de 370% hasta los 29.122 dólares a precios internacionales actuales en 2017, lo que supone el paso del 41% al 70% de la media de los países de la UE.

Según los últimos datos disponibles publicados por Eurostat, en 2017 el índice de Gini para Polonia fue de 29,2, lo que representa una distribución de la renta muy similar a la de otros países europeos. A título indicativo, el último dato disponible de España (para el año 2017) muestra un índice de 34,1.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Según los últimos datos disponibles de la Oficina Central de Estadística en Polonia (GUS, por sus siglas en polaco), desde el año 2015 el sector primario ha aumentado ligeramente peso en el Valor Añadido Bruto, mientras que ha perdido en la población ocupada pasando respectivamente del 2,48% al 3,17% en 2017 y del 11,72% al 10,56% en 2017. La elevada población ocupada (más del doble de la media de la UE) y el reducido tamaño de las explotaciones hace que la productividad sea muy limitada.

SECTORES DE AGRICULTURA, CAZA Y PESCA 2014 2015 2016 2017 III Trim 2018
% VAB 2,95 2,48 2,70 3,17        -
% POBLACIÓN OCUPADA 11,51 11,72 10,59 10,56 9,76
% CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN OCUPADA -2,29 0,21 -1,13 -0,03 -0,8

Fuente: elaboración propia a partir de datos totales de la economía publicados en GUS “Annual macroeconomic indicators” y de “Labour force survey in Poland III quarter 2018 (últimos datos disponibles a febrero de 2019). 

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

Polonia es uno de los países de la UE donde la industria tiene un mayor peso, representando en 2017 según los últimos datos disponibles del GUS el 25,99% del VAB de Polonia y el 31,33% de la población ocupada. La participación de la industria en el VAB y el porcentaje de la ocupada en este sector, se mantienen más o menos estables en los últimos años. Se observa una ligera desaceleración del sector en el último año, que está soportada en gran medida por la reducción de fondos europeos, especialmente por los Fondos Estructurales y de Cohesión, dentro del Marco Financiero Plurianual (MFP) 2014-2020 de la Unión Europea. De igual manera, la inversión en productos de alto valor tecnológico sigue siendo inferior al de otras economías de Europa Central.

Un crecimiento basado en la fabricación a bajos costes para Europa Occidental ha sido el modelo seguido hasta ahora por la industria polaca. Esta estrategia ha demostrado ser eficaz mientras se mantenía la ventaja de la mano de obra barata y cualificada, pero a medida que la economía crece y los salarios medios y mínimos están en alza, resulta menos sostenible. La necesidad de un cambio de estrategia, con el fin de salir de la "trampa del ingreso medio", queda supeditada al impulso de nuevas industrias y a un mayor gasto público en I+D+i para combatir la falta de innovación en este sector.

SECTOR INDUSTRIAL 2014 2015 2016 2017 III Trim 2018
% VAB 25,34 26,12 26,51 25,99 -
% POBLACIÓN OCUPADA 30,78 30,26 31,30 31,33 30,19
% CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN OCUPADA 0,09 0,52 1,04 0,03 -1,14

Fuente: elaboración propia a partir de datos totales de la economía publicados en GUS “Annual macroeconomic indicators” y de “Labour force survey in Poland III quarter 2018 (últimos datos disponibles a julio de 2019).  

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

 

Según los últimos datos disponibles de GUS, el sector servicios representó en 2017 el 70,84% del VAB de Polonia y empleó al 58,11% de la población ocupada. La participación del sector servicios en la economía polaca ha aumentado apenas un 0,04% interanual en 2017 (media de datos disponibles). Desde el punto de vista del empleo el sector ha incrementado su participación, con algo menos de medio punto porcentual.

Los subsectores que más contribuyen al VAB en el sector de servicios es el conjunto de comercio, transporte y comunicaciones, con un 28,2% en 2017.

 

SECTOR TERCIARIO 2014 2015 2016 2017 III Trim. 2018
% VAB 71,71 71,40 70,80 70,84 -
% POBLACIÓN OCUPADA 57,47 57,71 57,68 58,11 60,05
% CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN OCUPADA 0,09 0,24 -0,03 0,43 1,94

Fuente: elaboración propia a partir de datos totales de la economía publicados en GUS “Annual macroeconomic indicators” y de “Labour force survey in Poland III quarter 2018 (últimos datos disponibles a febrero de 2019). 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

Cabe destacar el proceso de privatizaciones que desde 2010 está impulsando el Gobierno polaco. Quedan empresas parcialmente públicas, líderes en mercados estratégicos, como el de la energía (Tauron y PGE), la banca (PKO BP), los seguros, el mercado de productos de defensa, la distribución de hidrocarburos (Grupo Lotos) y el sector ferroviario (Grupo PKP). El Ministerio del Tesoro polaco da casi por terminado el proceso de privatización, aunque en agosto publicó una lista de 190 empresas cuya estructura de propiedad puede ser objeto de transformación (LOT, grupo estatal inmobiliario PHN, etc.).

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex