Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Con el objetivo de diversificar su economía y disminuir la dependencia del de los hidrocarburos, que representó en 2018 el 9,9% de su PIB y el 46,8% de sus exportaciones, el Gobierno Ruso ha venido adoptando en los últimos años una estrategia de sustitución de importaciones y autoabastecimiento a través de políticas que incentivan la inversión extranjera y ponen trabas técnicas a la importación. Se facilitan ayudas a los inversores que incorporen en su producción un determinado porcentaje de productos de fabricación rusa y se favorecen las ofertas de empresas establecidas en Rusia en las compras públicas, frente a las ofertas presentadas por empresas radicadas en el extranjero.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

Rusia es formalmente una economía de mercado, por lo que los precios son fijados libremente por los agentes económicos en el marco de las condiciones de la oferta y la demanda.

Sin embargo, en algunos sectores existen monopolios naturales, cuyos bienes o servicios tienen precios controlados. Se trata de:

  • Transporte de crudo y productos derivados a través de oleoductos troncales.
  • Transporte de gas por gaseoductos.
  • Transporte ferroviario.
  • Servicios de transporte en terminales, puertos y aeropuertos.
  • Servicios de transmisión de energía eléctrica y calefacción.
  • Servicios de utilización de la infraestructura de vías fluviales interiores.

Asimismo, el Estado regula los precios de una serie de medicamentos, incluidos en la lista de preparados médicos esenciales, estableciendo a nivel federal un precio máximo de producción y, a nivel regional, precios máximos mayoristas y márgenes en el comercio minorista.  

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

TRANSPORTE Y COMUNICACIONES

Transporte terrestre

La red de carreteras se caracteriza por:

  • Su extensión: Más de 1,1 millones de Km.
  • La baja densidad: según datos del Ministerio de Transportes, la densidad de la red de carreteras públicas asfaltadas no alcanza los 32 Km. por 1.000 Km.2 de territorio, cifra sensiblemente inferior a otros países comparables por tamaño (p.ej.: EEUU: 600 Km.; Canadá: 300 Km.).
  • Tener una estructura radial: muchas regiones sólo se comunican entre sí a través del centro.
  • La existencia de regiones aisladas de la red principal: Extremo Oriente, Chukotia, y la parte septentrional de Krasnoyarsk, Yakutia y Tomsk.
  • En período de lluvias o deshielo quedan aisladas un gran número de poblaciones, en las que viven unos catorce millones de personas.
  • No haber red propiamente dicha en Siberia, Extremo Oriente, norte y noroeste de Rusia.
  • La inexistencia de un corredor norte-sur que una los puertos del Ártico con los de los mares Báltico, Negro y Caspio, a pesar de los planes oficiales.
  • La escasez de puentes sobre el Volga y los ríos siberianos.

Aproximadamente hay en la Federación Rusa unos 317 vehículos de motor por cada mil personas, cifra muy inferior aún a la de Europa Occidental (500 por cada mil personas), pero que registró anualmente tasas de crecimiento muy importantes hasta el año 2015 en que las matriculaciones disminuyeron del orden del 20% por la mala coyuntura económica.

El desarrollo del mercado de servicios y de pequeñas y medianas empresas propició un aumento del transporte de carga por carretera. El crecimiento económico de los últimos cuatro años, unido a la estabilidad política, ha puesto en evidencia el retraso de las infraestructuras de transporte respecto del resto de los sectores económicos del país, por lo que su reforma ha pasado a ser objetivo prioritario del Gobierno. Así destaca el peso que se ha dado a las infraestructuras en el Plan Nacional y en los Proyectos Nacionales lanzados por el Presidente Putin en 2018. Ambos programas incluyen la mejora y el desarrollo de carreteras, vías férreas, aeropuertos, puertos y sistemas de transporte urbano.

Dada la falta de dinero público para la financiación de los proyectos, el Ministerio de Transportes empezó a conceder mayor importancia a la participación del capital privado y a las concesiones para construir carreteras de peaje. Entre los proyectos prioritarios destaca la futura autopista Moscú-Vladivostok (sería la autopista nacional más grande del mundo), una vez concluida la autopista de peaje Moscú-San Petersburgo.

Entre los proyectos planteados en el Plan Nacional de 2018 cabe destacar la construcción de una autopista entre los resorts del mar negro de Sochi y Dzhubga para 2037, con el fin de reducir los embotellamientos.

Transporte por ferrocarril

Rusia posee la tercera red de FFCC por km del mundo después de EEUU y China, con una longitud total de 86.000 km (prácticamente todo propiedad del estado ruso), siendo el segundo monopolio natural más grande después de Gazprom. El gobierno posee el 100% de la propiedad de los FFCC rusos. Hay unas pocas líneas privadas que sirven a campos de hidrocarburos remotos.

En los últimos años el volumen de cargo por FFCC llegó a ser un 11% menor que el nivel de 1990 e incluso el nivel de eficiencia ha disminuido en años recientes. Las principales razones son:

  • Deficiente número de locomotoras debido al casi monopolio local del mercado de locomotoras que necesita una clara modernización.
  • Embotellamientos en la red de alrededor de 6.000 Km o el 7,2% de la red.
  • Incremento del 30% de vagones que transportan vehículos en la pasada década.

Las inversiones hasta el 2020 ascendieron a unos 57.000 millones de dólares y se concentraron fundamentalmente en la extensión de las líneas ferroviarias Transiberianas  (10.000 km de líneas dobles electrificadas) y de Baikal-Amur (4.300 km en gran parte una sola línea no electrificada con unos 700 km de doble vía). Estas dos líneas son las únicas que conectan la parte sur de Siberia y el extremo oriente de la Federación Rusa con la parte más Europea del país. Dichas líneas no solo vertebran el territorio sino que juegan un papel fundamental en el comercio exterior puesto que el transporte de mercancías desde Rusia hasta Asia se realiza a través de los puertos de extremo oriente. Sin embargo, la capacidad actual de ambas líneas se encuentra ya al máximo de utilización. Por este motivo requieren una modernización y expansión. De los 17.000 millones de dólares necesarios, unos 4.500 serán financiados con cargo al Fondo Nacional de Bienestar.

Ha quedado relegada por el momento, debido a falta de financiación, la construcción de la Vía de Alta Velocidad Moscú-Kazán por unos 50.000 millones de dólares para ambos proyectos. Dicha línea implica la construcción de 770 km con un tiempo estimado de tres horas y media a unos 230 km/h en comparación con las 14 horas actuales que tardan en cubrir dicha distancia. La inversión total será de unos 28.000 millones de dólares. El tren daría servicio a un área con 35 millones de habitantes (25% de la población rusa). Las previsiones son que el tren transporte unos 7,5 millones de pasajeros el primer año de operación aumentando hasta 23 millones en 2050 con un precio medio de unos 115 dólares a precios corrientes.

Puertos

Rusia dispone tanto de puertos de mar como “inland cargo ports” aunque los primeros son lógicamente los más atractivos para los inversores.

Existen 65 puertos en Rusia con una capacidad total de carga por encima de los 800 millones de tpy. Dichos puertos gestionan unas 565 millones de toneladas de cargo (un 5,6% más), implicando una capacidad de utilización del 70% aunque la capacidad actual útil difiere considerablemente en función del tipo de mercancía: menor para petróleo y contenedores y mayor para carbón y acero. El flujo de exportación representa casi el 80% de volumen de cargo en los puertos de mar rusos, incluyendo más del 80% de exportaciones de petróleo y productos derivados del petróleo. En comparación, los flujos de importación tan solo representan 8% del volumen de cargo total, debido a su contenido: electrónica, ropa, componentes de automóviles, alimentos y otros bienes de consumo y maquinaria.

Las infraestructuras portuarias son más atractivas para los inversores privados al igual que las aeroportuarias, dado que es la puerta de entrada al comercio exterior que presenta un crecimiento continuo de facturación de cargo y flujos de ingresos estables. Sin embargo, la infraestructura portuaria regional es deficiente y poco rentable.

La red interna de vías fluviales se extiende en unos 100.000 km en longitud y da servicio a 120 puertos. Sin embargo, el volumen de cargo en los “inland ports” es de aproximadamente 187 millones de toneladas, todavía un 25% por debajo del nivel pre-crisis y varias veces por debajo del volumen alcanzado al final de la era soviética. Las dos razones principales son la siguientes: en primer lugar,  el curso de los ríos discurre mayoritariamente en sentido sur–norte mientras la mayor parte del transporte de mercancías se mueve este-oeste o a la inversa; en segundo lugar, la mayor parte de los puertos fluviales o “inland” fueron construidos en la época de la industria pesada o durante la explotación de minerales en la zona occidental u oriental de Siberia. Como consecuencia los puertos son utilizados por el sector privado pero al mismo tiempo siguen a cargo público. El sector privado no puede invertir porque se lo impiden las leyes pero al mismo tiempo el estado no destina fondos para su mantenimiento y modernización.

Dos de los proyectos más importantes que se han realizado en este campo son las facilidades portuarias de: el Ust-Luga y el Taman. El primero se construyó básicamente  en el Báltico y se estima que pueda ser el puerto más grande de Rusia, con una capacidad de 165 millones de toneladas. Es una de las construcciones más emblemáticas desde el colapso de la Unión Soviética. Se encuentra situado en la Bahía de Luga en el Golfo de Finlandia a unos 70 km de San Petersburgo. Se trata de un puerto con muy buen acceso a FFCC, carreteras y gasoductos lejos de zonas industriales y ciudades para evitar la congestión y evitar atrasos a diferencia del resto de los puertos rusos.

En cuanto al segundo, el puerto de Taman en el Mar Negro. Se esperó que la construcción durase 10 años con una inversión total por encima de 7.000 millones de dólares que incluía financiación tanto pública como privada. Se diseñó para atraer volúmenes de exportación desde los puertos de Ucrania y Turquía. La inversión ascendería hacia 2030 a 7.200 millones de dólares e incluirá numerosos proyectos financiados vía PPP.

La mejora de la infraestructura portuaria está contemplada como un elemento clave en el Plan Nacional elaborado en 2018. Así, se han planteado proyectos como el puerto de Beringovsky, el cual gestiona más de 700.000 toneladas métricas de carbón por año procedente del yacimiento de Nagornaya. Por otra parte se contempla en el plan la reconstrucción de dos puertos de atraque para el año 2020 por un presupuesto de 1.250 millones de rublos. El presupuesto total destinado a mejorar la infraestructura portuaria en el plan es de 927.000 millones de rublos y se espera que esta inversión permita incrementar la capacidad de los puertos rusos en 1,3 billones de toneladas métricas.

Transporte aéreo

En los últimos 20 años el número de aeropuertos en Rusia disminuyó en casi un 80% debido a la falta de fondos a nivel federal y regional y a la falta de interés del sector privado por el escaso número de pasajeros. La situación empezó a mejorar en la primera década de los años 2000, a medida que los inversores empezaron a despertar su interés por el sector debido a la expansión de la industria aeronáutica y a la creciente demanda.

Ahora mismo la red de aeropuertos comprende 304 aeropuertos (civiles y militares), 70 de los cuales proveen servicios internacionales. Los 21 aeropuertos más grandes dan servicio a más de 1 millón de pasajeros al año, que representan el 88% del total de pasajeros que transportan los aeropuertos en Rusia.

Se ha producido un incremento muy importante en las aerolíneas debido al incremento de la renta disponible, al crecimiento de los turistas y a la absorción de pasajeros desde el corredor ferroviario hacia los vuelos domésticos.

Los aeropuertos de Moscú representan el 53% del tráfico aéreo en Rusia y por encima del 70% del tráfico doméstico. La importancia de los aeropuertos regionales es, por consiguiente, más bien escasa. Por ello se ha contemplado en el Plan Presidencial una inversión de 267.500 millones de rublos para desarrollar la estructura aeroportuaria regional.

El Plan Nacional, contempla realizar mejoras en cuanto al desarrollo de los aeropuertos regionales destinando para ello un presupuesto de 267.500 millones de rublos así como el rediseño del aeropuerto más septentrional del país (Pevek en la región ártica de Chukotka) por un presupuesto de 3.600 millones de rublos por un periodo de 4 años. Esta región rica en recursos naturales (petróleo, oro y carbón) está aislada y en la práctica sólo se puede llegar a ella por transporte aéreo.

Telecomunicaciones

Una prioridad fundamental de la Federación de Rusia es reforzar las industrias de telecomunicaciones e invertir más en tecnologías de la información.

Para resolver el problema de la brecha digital dentro del país, están previstos unos 215 millones de kilómetros de líneas de comunicación de fibra óptica, lo que redundará en beneficio de los asentamientos rurales de mayor tamaño, que tienen una población total de hasta 37 millones de habitantes.

El desarrollo de los servicios de banda ancha en la Federación de Rusia ha avanzado rápidamente. La Federación de Rusia figura entre los 24 países que tienen mayor velocidad de acceso a Internet. Según el Banco Mundial, los precios de los Servicios de Internet de la Federación de Rusia figuran entre los más bajos del mundo. Según una serie de indicadores, la Federación de Rusia es uno de los líderes mundiales en cuanto a servicios de banda ancha.

De acuerdo a datos de 2017 la industria del entretenimiento y medios de comunicación generaba 22.000 millones de dólares, las previsiones para el futuro son positivas y se espera que el mismo siga creciendo y que haya superado los 24.000 millones de dólares en 2018 y que en torno al año 2022, la industria supere los 33.000 millones de dólares. No obstante la situación del sector no es homogénea, siendo el acceso a Internet el sector que mayor cuota de mercado tiene, en torno a un 30% del volumen del sector. A su vez se espera que el acceso a internet vaya a ser copado a través de dispositivos portátiles, esperando que aumente de un 44% en 2017 a un 48% en 2022. Tras estos sectores, la publicidad en televisión (13%) y la realizada en Internet (12%) son los siguientes sectores en importancia por cuota de mercado.

La Comisión Estatal de radiofrecuencias está preparando una estrategia de desarrollo de la red de telecomunicaciones 5G. Se prevé la subasta de las bandas de frecuencia entre 25,25 y 25,65 GHz para como mucho el tercer trimestre del año 2020.

Oleoductos y gaseoductos

La red de oleoductos y gaseoductos de la Federación Rusa tiene una longitud de 50.000 Km. y 158.000 Km. respectivamente, constituyendo la más grande del mundo. La red de transporte de petróleo comprende 336 estaciones de bombeo y 849 instalaciones de almacenamiento con una longitud media de las conducciones de 3.000 a 4.000 Km. Las previsiones indican que la red crecerá en 10.000 Km. en los próximos 7 años. El sistema necesita urgentemente grandes inversiones, ya que la mitad de las instalaciones tienen más de 30 años de antigüedad. Su elevado coste de sustitución, sin embargo, exige la creación de un marco legal suficientemente atractivo para atraer la inversión extranjera.

La empresa encargada de la explotación de la red es Transneft (empresa estatal monopolista, titular de la red de oleoductos a nivel federal). En 2020 se inaugurarán los gaseoductos “El Poder de Siberia”, que lleva gas a China, y el “Turkish Stream”, que lo transporta hasta Turquía, a través del Mar Negro.

Otro de los productos que más relevancia ha cobrado en los últimos tiempos es el gaseoducto Nordstream 2, el cual trataría de abastecer a Alemania utilizando un recorrido alternativo al desarrollado en proyectos anteriores. El gaseoducto atravesaría Alemania, Finlandia y Suecia. Este proyecto está causando muchas controversias  contando con la oposición de EE.UU y otros países europeos cercanos como Polonia, Lituania, Eslovaquia y Ucrania por la posibilidad de perder derechos de tránsito en el suministro de Rusia a Europa de gas natural, además de por la coyuntura política actual. Este proyecto es desarrollado por la empresa estatal rusa Gazprom y cinco compañías europeas, se estima que el gaseoducto podrá entregar 55.000 millones de metros cúbicos de gas natural cada año.

Electricidad

La Federación de Rusia tiene una capacidad instalada de generación de electricidad de aproximadamente 243.188 MW, que incluía instalaciones nuevas y mejoradas de generación, con una capacidad combinada de 4.853 MW. La capacidad de generación conectada con el sistema unificado de transmisión de electricidad (UES) de la Federación de Rusia ascendía a 235.306 MW en 2015, y su tasa de utilización era del 50,3%. En el occidente de la Federación de Rusia hay plantas que generan 50 gigavatios (GW) que se acercan a la edad prevista para su cierre. En la actualidad, las plantas de generación de electricidad a partir de gas consumen cerca del 60% del gas comercializado por Gazprom en la Federación de Rusia. Gazprom se propone reducir esa proporción a la mitad en la década de los 20. 

La Compañía Federal de Distribución de Electricidad (FGC), que tiene la condición de monopolio natural, explota y gestiona el UES de la Federación de Rusia, incluidas las líneas de alta tensión. La FGC presta servicios de transmisión de electricidad y conexión tecnológica en 77 regiones de Rusia, que abarcan un territorio de 15,1 millones de km2. La FGC, que cuenta con más de 139.000 km de líneas de transmisión y 334 GVA de capacidad de transformación instalada, es la mayor sociedad cotizada en bolsa del mundo que se dedica a la transmisión de electricidad

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

La tasa de desempleo ha seguido la siguiente evolución:

Tabla de desempleo anual en % sobre la población activa 2017 2018 2019 2020 (estimada)
Tasa de desempleo 5,2 4,8 4,8 6,6 - 8

 Fuente: Fondo Monetario Internacional

Existen grandes diferencias en la situación del mercado laboral en las distintas regiones del país. Con carácter general, el desempleo es muy bajo en Moscú y otras grandes ciudades, mientras que constituye un grave problema en numerosas regiones del país (especialmente en la zona del Cáucaso y Siberia).

La incertidumbre sobre las consecuencias económicas de la epidemia por coronavirus dificultan la estimación precisa sobre la caída del empleo en la Federación de Rusia. Sin embargo, fuentes oficiales prevén un aumento del desempleo hasta que alcance la cifra de entre 5 y 6 millones de personas, lo que representaría un porcentaje de entre el 6,6 y el 8 %, cifras más altas del histórico desde 2010.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

La evolución del PIB per cápita es la siguiente:

Año 2017 2018 2019 2020 (estimación)
PIB per cápita en dólares 8.825 9.260 9.230 8.814
Evolución % -8,0 4,93 -0,32 -4,5

Fuente: IMF

Si se analizan los salarios en términos nominales se puede concluir que el salario medio ha ido incrementándose en los últimos años. No obstante, en términos reales, el crecimiento ha sido negativo debido a las elevadas tasas de inflación, si bien estas van acercándose en la actualidad al objetivo fijado por el Banco Central del 4%. 

Salario medio mensual por trabajo por cuenta ajena 2017 2018

(Enero-Noviembre)

2019
Rublos 39.167 43.724 46.073
Dólares 585,46 749,60 693,13
Tipo de cambio medio RUB/USD 66,90 58,33 66,47

 Fuente: Servicio Federal de Estadística de Rusia
Existen grandes diferencias en el salario dependiendo de la región: el distrito federal central es el lugar en el que se paga un salario mayor, mientras que en el distrito federal del Cáucaso Norte se pagan salarios más bajos.
Si se analiza por sectores, los mejor remunerados son: productos del petróleo y sus derivados, actividades financieras y sector de la energía en general.
Por el contrario, los sectores peor remunerados son: industria textil y confección, agricultura, caza y silvicultura y producción de calzado y productos de piel.
De acuerdo con la “Higher School of Economics” de Rusia, 3% de la población ostenta el 89% de los activos financieros, el dinero y el ahorro, lo que muestra de manera inequívoca las desigualdades que sustentan el sistema social ruso.
No obstante lo anterior, el índice de Gini, que mide la inequidad y la distribución de renta, descendió del 39,50 en 2010 al 37,70 en 2015 (último dato disponible), lo que indica que en el plazo de esos cinco años mejoró la distribución de la renta en el país.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

AGRICULTURA

A pesar de la abundancia de tierras cultivables, (1,2 millones de kilómetros cuadrados), los cultivos solo ocupan alrededor del 7,5% de la superficie del país, muy por detrás de la media europea. La baja productividad y altos costes de producción del sector se deben a la climatología y a la ineficiencia de las reformas emprendidas para reorientarlo hacia una economía de mercado. 

La inversión extranjera en el sector se ha visto en ocasiones frenada por la imposibilidad de que las empresas extranjeras adquieran terrenos para uso agrícola, lo que los Gobiernos Regionales  más dinámicos tratan de solventar otorgando aunque se permiten contratos de arrendamiento de larga duración.

La agricultura rusa se ha modernizado en los últimos diez años debido al interés de inversores en el sector del cereal, en el que Rusia presenta un potencial exportador evidente. Precisamente, en 2017 se alcanzó una producción record de trigo, que contribuyó al control de la inflación. No obstante, las grandes explotaciones conviven con pequeños granjeros y hortelanos que comercializan sus productos en los mercados locales.

El Gobierno ruso prevé que sigan aumentando las exportaciones agrícolas. Esto obedece a la política de diversificación que está intentando desarrollar Rusia para disminuir su dependencia de los hidrocarburos. Así, la agricultura es uno de los campos contemplados en el decreto de mayo de 2018 que siguió a la reelección de Vladimir Putin. Este decreto contempla un plan de acción a seis años vista para aumentar la tasa de crecimiento del PIB, reducir la pobreza y aumentar la esperanza de vida. El mismo se sustenta en 13 proyectos nacionales que se subdividen en 70 proyectos federales.

Así, se elaboró una estrategia de cara al año 2035 la cual está siendo discutida en el Gobierno. El presupuesto para la misma es de 70.000 millones de dólares. El objetivo planteado por Putin es que las exportaciones de productos agrícolas lleguen a los 45.000 millones de dólares en 2024. El proyecto se fundamenta en la mejora de las infraestructuras, incluyendo la capacidad de los graneros, que se espera llegue en 2035 a 167,4 millones de toneladas métricas partiendo de la capacidad actual (156,9).

GANADERIA

El sector ganadero en Rusia tiene una importancia relativamente pequeña en el conjunto de la economía y su principal producción son los productos lácteos (queso, mantequilla y derivados). El Gobierno ha realizado en los últimos años un importante esfuerzo de apoyo a la industria productora local en el sector avícola y en el de porcino, resultado del cual se ha alcanzado prácticamente el auto abastecimiento en ambos. La situación del vacuno es muy diferente debido a que es un subsector con períodos de amortización de la inversión más dilatados y que ha atraído tradicionalmente mucho menos a los inversores. El potencial exportador de la industria ganadera rusa es reducido debido a los elevados costes de producción, y las restrictivas políticas rusas respecto a las importaciones de carne para consumo se explican por el interés de proteger el mercado para los productores rusos.

El sector está dominado por una veintena de grandes productores, encabezados por Miratorg.

Tras las sanciones que tanto la Unión Europea como EEUU establecieron contra la Federación Rusa desde marzo de 2014 y que se han ido extendiendo en el tiempo, como consecuencia del conflicto armado en Ucrania, las autoridades rusas impusieron como respuesta una prohibición temporal de importar algunos productos agroalimentarios desde los países de la Unión Europea y EEUU. El embargo a los productos europeos y americanos ha tenido como uno de los objetivos proteger el mercado ruso a la competencia exterior aumentando su rentabilidad para los productores establecidos en Rusia, lo que se prevé que atraiga inversiones en el sector.

ACTIVIDADES FORESTALES: SILVICULTURA

La Federación Rusa tiene la mayor superficie forestal del mundo, que representa aproximadamente el 20% de la superficie mundial total y abarca 882 millones de hectáreas.  Se concentra en la zona del Norte de Rusia, los Urales, Siberia y Lejano Oriente.

La industria forestal ha decaído en producción. Debido a la creciente demanda de papel y cartón, la única industria que crece es la de celulosa y papel, debido principalmente a la inversión en nuevas tecnologías que realizan los principales productores rusos. 

Rusia es un importante productor de madera, madera aserrada, tableros de madera,  papel, madera en rollo del mundo, madera aserrada y "pellets" de madera. Desde 2017 se prohíbe la exportación de madera de origen ruso sin procesar.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

MINERALES
La Federación de Rusia es un productor importante de un gran número de minerales: arsénico, amianto, bauxita, boro, cadmio, cemento, cromo, cobalto, cobre, diamantes, oro, fluorita, mineral de hierro, cal, magnesio, manganeso, níquel, platino, potasio, paladio, fosfato, renio, azufre, estaño, titanio, tungsteno y vanadio. Una sexta parte de las reservas mundiales de mineral de hierro se encuentran en los depósitos de la Anomalía Magnética de Kursk. En los Urales y en la península de Kola se encuentran los mayores yacimientos de cobre y en el extremo oriente, Karelia, la península de Kola y Siberia centro meridional se encuentran grandes depósitos de mineral de hierro. Además, la Federación de Rusia es un productor importante de combustibles fósiles.

Además, en la Federación de Rusia las reservas y la producción de minerales industriales, entre ellos la apatita, utilizada para producir fosfato y que se encuentra principalmente en las montañas del macizo de Jibini y en Kovdor, son importantes. El principal proveedor de esta materia prima para la producción de fosfato es Apatit JSC, una empresa minera y química que cuenta con cuatro instalaciones mineras (minas a cielo abierto y minas subterráneas) y una instalación de tratamiento (dos plantas), que tiene una capacidad anual de producción de 8 millones de toneladas de concentrado de apatita.

La Federación de Rusia es un productor importante de diamantes y piedras preciosas artificiales y naturales. Alrosa posee las mayores reservas mundiales de diamantes, produce cerca del 95% de los diamantes de la Federación de Rusia.

Otros productores de minerales que cabe citar son GeoProMining (antimonio), United Company RUSAL (aluminio) y Nornilsk Nickel (níquel, paladio y platino).

Recientemente las autoridades aprobaron una reforma del sistema impositivo para este sector el cual irá eliminando gradualmente los impuestos a la exportación hasta 2024 reemplazándolos por tasas a la extracción de minerales. No obstante, esta reforma ha sido diluida al restaurar los subsidios  al refinamiento doméstico y consumo en la forma de "impuestos especiales revertidos" lo que ha hecho el sistema impositivo de este sector más complejo. Estos subsidios dependen de dónde están localizadas las compañías petrolíferas o refinerías, si tienen aprobado un plan de modernización y si se encuentran en el listado de personas sancionadas.

ENERGÍA

La Federación de Rusia es un productor, exportador y consumidor importante de energía. Es el segundo productor mundial más importante de petróleo y de gas, el cuarto de electricidad, el sexto de carbón, y se ha convertido en una de las economías que hace un uso más intensivo de energía. Los ingresos obtenidos de la exportación de hidrocarburos dependen lógicamente de la evolución de los precios internacionales del petróleo.

Finalmente el sector energético está también contemplado en el Plan Nacional. En concreto el 13º proyecto es el que contempla modernizar la infraestructura de los sectores del transporte y energético estando a su vez subdividido en 11 proyectos federales que contemplan entre otros; la infraestructura de oleoductos y gasoductos y la infraestructura energética.

En materia de energías renovables, se han completado las subastas correspondientes a la primera fase del programa que contemplaba una capacidad generadora de 3.300 MW. Se está pendiente de la aprobación de la segunda fase de dicho programa, cuya puesta en funcionamiento se prevé para 2024.

INDUSTRIA

La producción de maquinaria es una de las más importantes industrias rusas. Debido a la devaluación del rublo y a la política de localización  de la producción en el territorio ruso, en los últimos años se han reducido las importaciones de maquinaria extranjera y ha aumentado la capacidad de producción de maquinaria especializada para el mercado interno.

Las fuertes restricciones a la importación de productos agroalimentarios han fomentado las inversiones en la industria agroalimentaria rusa, que se ha modernizado gracias a la inversión extranjera.

La industria automovilística también ha experimentado un importante desarrollo en los últimos años. La política de localización también ha impulsado a grandes compañías como Volkswagen, Renault, Peugeot-Citroën y Ford a trasladar su producción de utilitarios para el mercado ruso, arrastrando con ellas a buena parte de la inversión extranjera en la industria de componentes de automoción.

Enorme peso tiene la industria militar, que emplea entre 2,5 y 3 millones de personas. Rusia es el segundo exportador mundial de armas convencionales, tras EE.UU. Entre ambos países copan el casi el 60% del mercado mundial.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

SERVICIOS FINANCIEROS

Bancos

Desde 2013, el Banco Central de Rusia se encarga de la regulación de los bancos, las compañías de seguros, los mercados de valores, los fondos privados de pensiones y las instituciones de micro financiación. Según el FMI, gracias a la transformación del Banco Central de Rusia en un "mega regulador", la supervisión financiera se ha intensificado, y el Banco Central de Rusia ha logrado estabilizar el sistema financiero después de la casi exclusión de las entidades rusas de los mercados financieros internacionales por las sanciones. No obstante, el sector financiero está dominado por las actividades bancarias, en las que los bancos propiedad del Estado desempeñan un papel dominante. Así pues, hay un margen considerable de ampliación y diversificación del sector financiero ruso mediante un mayor desarrollo de los mercados de valores y seguros.

Desde 2013, el Banco Central de Rusia  ha venido acometiendo una profunda reforma del sector bancario. Las 900 entidades bancarias existentes han quedado reducidas a 469 y se esperan nuevas consolidaciones, que reduzcan el número de bancos aún más.

Después de una etapa de deterioro de los activos ligada a la recesión económica del 2014-2015, ha ido descendiendo el número de préstamos no rentables. Esto unido a una política monetaria más flexible, una inflación más estable y una mejora gradual en la demanda de crédito debería llevar a la mejora de calidad y reducción de los préstamos no rentables a largo plazo. A su vez la estructura bancaria parece más robusta en su conjunto.

A principios de 2017, se creó el  Fondo de Consolidación, para eventuales rescates bancarios, que fue utilizado ese mismo año, para nacionalizar dos bancos privados: Otkritie y B&B, que ostentaban conjuntamente el 5% de los activos bancarios.

Por otro lado, se creó un fondo para la reestructuración de los activos financieros "banco malo", el cual ha de hacerse cargo del cobro de los activos tóxicos depreciados.

El Banco Central está aumentando el control sobre las entidades bancarias, en especial sobre aquellas previamente rescatadas con el fin de hacer más competitivo el sector a la vez que se aboga por una progresiva privatización del mismo. Así, las exigencias de adecuación de capital se pueden aumentar, de acuerdo a la cantidad de reservas en posesión de la entidad bancaria. Por otra parte se adoptaron una serie de requisitos formales que han de guiar las decisiones de las entidades bancarias y los 149 bancos con un capital inferior a 1.000 millones de rublos ahora están sujetos a una licencia restringida simplificada. Así, están sujetos a una regulación más simple pero se les prohíbe realizar casi por completo operaciones internacionales.

Otra de las medidas tomadas recientemente es la creación de un nuevo sistema de pago instantáneo creado de acuerdo a parámetros internacionales, con el fin de promover una mayor competencia en este segmento del mercado.

El sistema bancario ruso está dominado por la banca pública, que representa alrededor del 65% y lejos de disminuir, su peso se ha incrementado en los últimos años. El Banco Central de Rusia considera que 11 bancos nacionales tienen la categoría de "sistémicamente importantes", porque en conjunto suman más del 60% de los activos totales del sector bancario de Rusia. El mayor banco en términos de activos es Sberbank, con 1/3 de los activos bancarios; su fundador y principal accionista (50%) es el Banco Central de Rusia. El Banco VTB, el segundo mayor en términos de activos, pertenece principalmente al Gobierno de Rusia (60,9%) y el resto de las acciones se comercian en la bolsa rusa. Gazprombank, establecido en 1990 para prestar servicios bancarios a la industria del gas, se ha convertido desde entonces en el tercer banco de mayor tamaño. El Ministerio de Hacienda tiene el 100% de las acciones preferentes del tipo A de Gazprombank, y la sociedad estatal Organismo de Seguros de Depósitos tiene el 100% de las acciones preferentes del tipo B. El mayor banco privado del país es Alfa-Bank.

Seguros

En 2017, las cinco principales compañías de seguros de la Federación de Rusia representaron el 51,6% del total de las primas suscritas en todos los segmentos del mercado. Rosgosstrakh (RGS) es la principal compañía aseguradora, con una capitalización bursátil de cerca de 2.440 millones de dólares y una participación en el mercado superior al 15%. La segunda compañía de seguros es Sogaz Insurance Group, seguida por Ingosstrakh Insurance Company.

La Federación de Rusia aplica una limitación global al porcentaje de inversión extranjera en todo el sector. La participación de capital extranjero en el capital social de todas las compañías de seguros registradas en la Federación de Rusia no puede exceder del 25%.

TRANSPORTE

La Federación de Rusia cuenta con unos 86.000 kilómetros de ferrocarril, de los que 34.000 están electrificados, 1,3 millones de kilómetros de carreteras públicas, más de 100.000 kilómetros de vías navegables internas, 7.300 kilómetros de líneas de tranvía y trolebús, unos 500 kilómetros de líneas subterráneas, una capacidad de manipulación de carga en sus puertos marítimos de casi 850 millones de toneladas, y 297 aeropuertos, 117 de los cuales constituyen la base de una red nacional de aeropuertos. 

En el Plan Nacional se ha contemplado la modernización y expansión de la infraestructura del transporte como un aspecto clave para la mejora de la economía rusa. El proyecto, subdividido en otros 11 a nivel federal, contempla proyectos como conectar Europa a la parte más occidental de China, mejora de la infraestructura portuaria y de rutas fluviales al norte del país, mejora de la red ferroviaria, construcción de centros logísticos, comunicar mejor los focos de crecimiento económico, desarrollo de aeropuertos regionales y rutas aéreas así como mejorar la línea de ferrocarril de alta velocidad y vías fluviales nacionales. Para ello se ha destinado un presupuesto de 96.000 millones de dólares para un periodo de 6 años.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex