Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Suecia cuenta con una economía abierta, desarrollada y diversificada. La estructura de la oferta de la economía sueca destaca principalmente por el peso preponderante del sector terciario, que supone más de la mitad del valor añadido bruto total.

En particular, el sector de servicios supuso en 2019 un 51,84% del total del VAB sueco. Entre los principales servicios caben destacar la distribución y comercio minorista, que suponen un 10,5% del total de la economía, y los servicios profesionales (incluyendo áreas científicas, técnicas y de administración), que suponen un 10% del total de la economía. También los servicios inmobiliarios y de información y comunicación tienen un importante peso relativo en la economía sueca.

Por su parte, es sector secundario o industrial supone en torno a una cuarta parte del total de la economía sueca, destacando principalmente la industria manufacturera (14,68% del VAB sueco en 2019) y la construcción (6,79% del VAB en 2019). Entre las principales industrias suecas cabe señalar las industrias de manufacturas de vehículos de motor, de productos metálicos y de equipos mecánicos.

El sector primario o agropecuario supone en Suecia una parte marginal (tan sólo un 1,62% en 2019), que se reparte por igual entre la agricultura y la silvicultura.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

En lo que concierne al nivel de precios, Suecia cuenta con una economía abierta con el grado de competencia que resulta, por lo general, satisfactorio. Suecia llevó a cabo en los años noventa importantes reformas estructurales en las que se trató específicamente de favorecer la competencia y la toma de decisiones económicas sobre la base de los precios. Ello se manifiesta, citando algunos ejemplos específicos, en que en las principales ciudades existan distintas compañías de taxi o que la tarificación del servicio ferroviario se realice según la demanda estimada. Aun así existen sectores en los que la competencia es relativamente insuficiente. Como en casi todos los países europeos, el sector de la gran distribución se encuentra controlado por un número limitado de grandes cadenas, lo que plantea problemas de competencia, más en relación con los insumos que con los productos. En el sector de las obras públicas dominan tres grandes empresas y las autoridades han tratado de favorecer la instalación de empresas extranjeras que liciten en los concursos de carreteras, ferrocarriles u otras obras de infraestructura. En el sector eléctrico se considera que la competencia es insuficiente a pesar de los intentos de crear un mercado nórdico; lo mismo cabe decir en cuanto a la telefonía fija. Por su parte, debe señalarse que la distribución minorista de bebidas alcohólicas se encuentra encomendada a un monopolio público (Systembolaget), lo que plantea graves problemas a la hora de fijar una estrategia comercial en el “mercado”.

En lo que concierne a la evolución general de los precios, Suecia cuenta con una baja inflación, por debajo de su objetivo del 2%. Si bien el crecimiento de los precios osciló en torno al 2% en 2018 debido a factores temporales (en particular un incremento sensible de los precios de la energía), la inflación se ha debilitado durante 2019 y 2020, alcanzando episodios puntuales de inflación negativa (abril 2020). se caracteriza por una inflación muy baja e, incluso, los últimos años por registrar episodios de inflación negativa. El freno de la actividad económica, el sensible debilitamiento de la demanda y la moderación salarial resultante del mayor desempleo conducirán a un debilitamiento del crecimiento de los precios en 2020.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

TRANSPORTE POR CARRETERAS   

La red de carreteras suecas consta de unos 220.800 km, de los que alrededor de 98.400 km son carreteras estatales, 46.500 carreteras y vías municipales y 75.900 carreteras privadas con algún tipo de financiación pública. La red estatal comprende 1.920 km de autopistas y 95.930 km de carreteras comarcales y provinciales. Aproximadamente un 20% de las carreteras estatales son carreteras sin asfaltar y un 66% de éstas están localizadas en las provincias mayoritariamente boscosas. La red de carreteras estuvo gestionada por Vägverket (la Agencia Sueca de Carreteras) hasta el 1 de abril de 2010, cuando se fusionó con Banverket (la Agencia Sueca de Ferrocarriles) para crear Trafikverket, que actualmente gestiona la red. En el siguiente enlace se puede acceder al mapa oficial de la red de carreteras en Suecia:

https://nvdb2012.trafikverket.se/SeTransportnatverket       

En general, las carreteras son buenas, incluso en el norte del país, donde el tráfico es relativamente escaso. Sin embargo, durante muchos años, las obras de reparación, mantenimiento y ampliación de muchas de ellas han sido insuficientes, por lo que es necesario renovar muchas de ellas. De ahí la intención del gobierno durante los próximos años de aumentar sustancialmente la inversión en mantenimiento y mejora de la red de infraestructuras.

TRANSPORTE FERROVIARIO 

La red de ferrocarriles tiene una longitud total de más 16.500 km de líneas férreas, de los que el 80% están electrificados. La Agencia Sueca de Transportes (Trafikverket) es propietaria y administradora de alrededor de unos 14.700 kilómetros. El tráfico ferroviario en Suecia ha aumentado considerablemente en los últimos 20 años y es un medio de transporte muy habitual entre los suecos, aumentando la demanda de viajes regionales. También el tráfico de mercancías sufre durante los últimos años un considerable aumento de la demanda.

La nutrida red de trenes de Cercanías es gestionada individualmente por cada una de las regiones y, especialmente en las más pobladas, el tráfico de las líneas es muy alto y genera numerosos debates políticos sobre su desarrollo.

En el siguiente enlace se puede acceder al mapa oficial de la red de ferrocarriles en Suecia:  

http://www.trafikverket.se/Privat/Vagar-och-jarnvagar/Sveriges-jarnvagsnat/   

Más información sobre rutas, horarios y compra de billetes en

www.sj.se

 TRANSPORTE MARÍTIMO

Con 2.700 km de costa y numerosas islas, Suecia es un país donde el tráfico marítimo es de vital importancia. La mayor parte del comercio internacional se efectúa por esta vía y también una parte considerable de los intercambios comerciales a nivel nacional. Además, es de importancia el tráfico de pasajeros a nivel local y regional, especialmente en los archipiélagos y a/desde Gotland.

El sector está geográficamente muy concentrado, situándose los tres principales núcleos en las regiones de Estocolmo, Gotemburgo y Malmö/Helsingborg. En estas tres zonas se genera conjuntamente el 80% de la ocupación del sector. Los principales puertos del país en términos de miles de toneladas en 2014 son Gotemburgo, Trelleborg, Estocolmo, Helsingborg, Luleå, Malmö, Oxelösund, Karlshamn, Gävle y Norrköping.

Entre los puertos suecos destaca el de Gotemburgo, por ser el mayor de toda la región escandinava y báltica, con más de 11.000 buques anuales, casi el 30% del comercio exterior del país y conexiones a más de 130 destinos alrededor de todo el mundo.

En el siguiente enlace se puede acceder a un mapa con todos los puertos por regiones en Suecia: 

http://www.trafikverket.se/Farja/

 AEROPUERTOS

Existen 48 aeropuertos de uso civil con servicios regulares; 10 están gestionados estatalmente a través del grupo Swedavia, y el resto son de propiedad municipal o privada. Los principales aeropuertos del país son Arlanda (Estocolmo), Landvetter (Gotemburgo), Sturup (Malmö), Bromma (Estocolmo), Skavsta (Nyköping), Göteborg City (Gotemburgo) Kiruna, Luleå, Umeå, Visby y Åre/Östersund.

 

A continuación se relacionan los organismos de interés en el sector del transporte: 

Trafikverket

 Box 810

781 28 Borlänge

Tel: +46 771 921 921

E-mail: trafikverket@trafikverket.se

Web: www.trafikverket.se 

Transportstyrelsen

Olai Kyrkogata 35

601 73 Norrköping

Tel: +46 771 503 503

E-mail: kontakt@transportstyrelsen.se

Web: www.transportstyrelsen.se 

Luftfartsverket, LFV

Vikboplan 11

601 79 Norrköping

Tel: +46 11 19 20 00

E-mail: lfv@lfv.se

Web: www.lfv.se

Sjöfartsverket

SE-601 78 Norrköping

Tel: +46 771 63 00 00

Fax: +46 11 10 19 49

E-mail: sjofartsverket@sjofartsverket.se

Web: www.sjofartsverket.se 

 

TELECOMUNICACIONES 

En 2018 el total de los ingresos en el sector de las telecomunicaciones ascendió hasta los 103.278 millones de coronas suecas (un 1,07% más que en 2017), y el número de empresas que operan en el sector fue de 606. El número de suscripciones totales a servicios de internet en 2018 fue de 16,6 millones, un 4% más con respecto al periodo anterior.

Se confirma la tendencia seguida los últimos años por la que los consumidores suecos demandan cada vez más servicios de banda ancha de alta velocidad, tanto para redes fijas como móviles. Esto se ve reflejado en la cantidad total invertida en la mejora de las infraestructuras de telecomunicaciones en 2018, que fue de 15,5 millones de coronas suecas, de los cuales 10,2 millones de coronas se dedicaron a la red de banda ancha fija. Más información estadística disponible en el siguiente link: 

https://www.trafa.se/en/postal-and-telecommunications/telecommunications

Existe un acuerdo de cooperación entre los reguladores nórdicos de comunicaciones, debido a las similitudes en las características de los mercados, y en gran medida, en la presencia de los mismos operadores en los mercados. El organismo sueco de regulación del mercado de comunicaciones es el Post och telestyrelsen, en cuya página web: http://www.pts.se/en-GB/, se puede encontrar más información sobre el sector.

ENERGÍA

La política energética sueca se basa en la creación de unas condiciones adecuadas de operación y en intentar minimizar las distorsiones en el mercado. Desde las autoridades se fomentan las condiciones necesarias para la competitividad, la seguridad del suministro y la sostenibilidad ecológica.

Suecia cumple con la legislación de la UE, es decir, los tratados (legislación primaria) y los instrumentos legales (legislación secundaria). Concretamente, dentro del sector de la energía hay varios instrumentos jurídicos en forma de directivas que se han incorporado en la legislación sueca. Varias de estas directrices se basan en objetivos vinculantes que deben alcanzarse para el año 2020. La Comisión Europea ha comenzado a trabajar en la redacción de la política energética hasta 2050. La hoja de ruta para una EU con bajas emisiones de dióxido de carbono tiene como objetivo reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en más de un 80% en 2050, sin que afecte al suministro de energía o la competitividad.

Ya que Suecia ya ha alcanzado los objetivos europeos para 2020, se ha fijado unos objetivos aún más ambiciosos para ese año:

  • Reducción del 40% de la emisión de gases de efecto invernadero. 
  • Que al menos el 50% de la energía producida sea renovable.
  • Un uso del a energía un 20% más eficiente. 
  • Que al menos el 10% del sector del transporte utilice energía renovable.

Según el último estudio de la Agencia de Energía sueca publicado en 2020 con datos de hasta 2018, las principales fuentes de energía son, por orden de importancia, la energía nuclear, con 194 Twh, los biocombustibles, con 141 Twh, y el petróleo, con 103 Twh. Cabe destacar el crecimiento en importancia de los biocombustibles en los últimos años, que ha desbancado recientemente al petróleo como segunda fuente energética en importancia. Asimismo, el petróleo pierde peso relativo, con una disminución interanual del 13,5% en número de TwH en el último año. Otras fuentes de energía renovable son la la hidráulica, con 62 TwH, y la eólica, con 17 TwH.

Para una mayor información sobre el sector se puede consultar el siguiente documento:

https://energimyndigheten.a-w2m.se/Home.mvc

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

En 2019, la tasa de empleo de Suecia para personas entre 20 y 64 años, medida con arreglo al EU LFS de Eurostat, se situó en el 82,1%, muy por encima de la media de los 28 países de la Unión Europea (73,1%), situando a Suecia como el país con mayor tasa de empleo de la Unión, lo que evidencia que Suecia cuenta con un mercado de trabajo robusto. Según datos del instituto nacional de estadística Sueco (SCB), el número total de empleados de entre 15 y 74 años en 2019 fue de 5.131.600, siendo la tasa de empleo del 68,3%. Por sexos, la tasa de empleo alcanzó un 66,1% en mujeres y un 70,5 % en hombres. Los sectores en los que más empleo generan en Suecia son los servicios financieros y a empresas, con un total de 848.200 empleados, y los servicios sanitarios y sociales, con 765.500 empleados. La tasa de desempleo cíclicamente ajustada en 2019 se situó en un 6,8%, con un total de 372.700 desempleados. Por sexos, la tasa de desempleo se situó en 2019 en un 6,7% en hombres y un 6,9% en mujeres. 

El buen funcionamiento del mercado de trabajo sueco se ha visto interrumpido durante el ejercicio 2020, como consecuencia del al crisis ocasionada por la propagación del covid-19. La tasa de desempleo se ha incrementado sensiblemente hasta alcanzar un 9% en mayo de 2020, y se espera que pueda rebasar el 10% durante 2020. Asimismo, se han acrecentado las diferencias entre distintos grupos socioeconómicos. El empeoramiento de la coyuntura económica ha evidenciado algunas de las debilidades del mercado de trabajo sueco, que empezaron a hacerse patentes antes de la pandemia, durante 2019.

En particular, durante los últimos años se ha hecho evidente cierta escasez de trabajadores en determinados sectores. Construcción, educación, sanidad, ingeniería y TICs son algunos de los sectores en los que las empresas encuentran dificultades para la contratación de personal cualificado. Las dificultades de acceso a una vivienda asequible en los mayores núcleos metropolitanos, donde se concentra principalmente la creación de empleo, lastran la movilidad laboral de los trabajadores. En efecto, los últimos desarrollos en el mercado de trabajo sueco muestran la importancia de la capacitación. La tasa de empleo de los trabajadores de baja cualificación ha decrecido, mientras que la de los de alta cualificación se ha incrementado, lo que muestra que se trata de un problema de largo plazo, propiciado por el hecho de que las empresas suecas se han ido por lo general posicionando en el segmento alto de las cadenas de valor globales y, por ende, han reducido su demanda de trabajo poco cualificado y no siempre encuentran oferta suficiente para su demanda de trabajo. Por ello, el gobierno sueco ha fijado la formación de los trabajadores de baja cualificación como una prioridad. En Suecia destaca el porcentaje de desempleados que participan en programas de formación y educación. Desde 2017, se ha promovido la educación para adultos para aquellos desempleados de más de 20 años que no hubiesen completado el sistema educativo, mejorando su empleabilidad en puestos de mayor cualificación. 

Otro de los grandes retos a los que se enfrenta el mercado de trabajo sueco pasa por la integración de los migrantes. Si bien tradicionalmente Suecia ha sido un buen ejemplo de absorción de trabajadores migrantes en su mercado de trabajo, la llegada intensiva de refugiados desde 2015 -Suecia fue el segundo país que más refugiados acogió en Europa en la crisis de los refugiados tras Alemania, y el primero en términos per cápita- ha supuesto un importante desafío para su capacidad de absorción. La tasa de empleo de los trabajadores nacidos fuera de la UE se cifra en un 64,9% que, si bien es mayor que la media europea (61,2%) se halla muy por debajo de la tasa de empleo de la población nativa (82,1%). Los principales retos a los que se enfrenta la población migrante son por lo general la falta de una educación apropiada y las limitaciones en el dominio del idioma. Las políticas que se han puesto en marcha incluyen evaluaciones personalizadas de capacidades y un programa de integración "fast-track" que incluye cursos de idiomas, orientación civil y actividades orientadas a la inserción laboral. 

Por otra parte, buena parte del debate en los últimos años se ha centrado en cómo reducir la tasa de desempleo de los jóvenes. Se han puesto en marcha medidas orientadas a favorecer la contratación de jóvenes trabajadores poco cualificados, como la rebaja del IVA en el sector de la hostelería, cuyos resultados han podido ser positivos como han demostrado varios de los estudios publicados posteriormente. Por lo general, partidos de derechas apuestan por generalizar una rebaja de impuestos sobre la contratación de jóvenes, mientras que los partidos de la izquierda abogan por mejorar el sistema de enseñanza. En cualquier caso, la tasa de desempleo de jóvenes ha alcanzado el nivel más bajo desde 2003, y el porcentaje de jóvenes que no estudian ni tienen empleo se redujo en 2018 al 6,5%, muy por debajo de la media europea del 16,8%. 

Por último, Suecia hace especial hincapié en la igualdad de sexo. Gracias a un sistema de cuidado infantil fácilmente accesible, la participación laboral y las tasas de empleo femenino son altas. El porcentaje de mujeres presentes en comités ejecutivos y en el parlamento también es elevado. Además, el gobierno ha fijado cuatro objetivos para garantizar la igualdad de género: división igualitaria del poder, igualdad económica, distribución equitativa del trabajo doméstico no remunerado y la prestación de cuidados, y frenar la violencia machista. Los datos del Instituto de Estadística de Suecia muestran como el salario de las mujeres ha ido acercándose a lo largo de los años al de los hombres, pasando entre 2011 y 2018 de una relación del 86% al 90%.

 

 

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El PIB per cápita en 2019 ascendió a 486.154 coronas suecas, unos 45.910 euros (tipo de cambio medio 2019: 1 EUR = 10,5892 SEK), lo que supone un incremento del 3% respecto a 208 si se mide en coronas suecas, pero una disminución del 0,23% si se mide en euros. El relativo aumento del PIB per cápita en coronas suecas se debe a la mejora de la economía sueca, si bien la sensible depreciación de la corona sueca frente al euro a lo largo de 2019 conduce a un ligera disminución de la renta per cápita si se mide en euros.

Según los últimos datos de la OCDE, el índice de Gini de Suecia en 2018 se sitúa en el 0,27. Este organismo apunta que dicho coeficiente sigue estando bastante por debajo de la media de la Unión Europea, que se sitúa en el 0,31). Asimismo, el ratio entre la renta disponible del 20% con mayor renta disponible y el 20% con menor renta disponible fue de 4,13 en 2018, por debajo de la media europea de 5,17. Por su parte, la proporción de población con riesgo de pobreza o exclusión social en Suecia  fue de 18% en 2018, también por debajo de la media europea de 21,9%. Suecia sigue perteneciendo al grupo de países más igualitarios de la OCDE.

Por otra parte, Suecia ha sido uno de los grandes receptores de refugiados de Europa y fue uno de los países que mayor esfuerzo económico realizó para atenderlos (el 1,35% de su PIB en 2015, año de mayor flujo migratorio). Según datos de la OCDE, ese año el número de solicitantes de asilo ascendió a 163.000 (un 1,6% de su población). Sin embargo, en años sucesivos el número de solicitantes de asilo ha descendido (descendió un 82,2% sólo el siguiente año). Esta disminución se debe principalmente a que Suecia ha modificado la legislación y el país ya no es considerado un destino óptimo al no garantizar residencia permanente y al limitar la reunificación de familias. Asimismo, la entrada masiva de migrantes ha sido motivo de debate interno y una de las razones del auge del partido Demócratas Suecos, agrupación de extrema derecha que defiende una política migratoria mucho más restrictiva.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Un sector agrícola y alimentario altamente protegidos contribuyeron significativamente a los problemas de inflación de los años 80. Suecia creó, para asegurar un alto nivel de autosuficiencia, un amplio sistema de subsidios, ayudas para el mantenimiento de los precios y, en general, una política altamente proteccionista. En 1989, Suecia realizó una reforma de sus políticas agrícola y alimentaria y en 1991 el Parlamento aprobó un plan para la eliminación de la regulación de precios, como parte del proceso de preparación para el ingreso en la UE en 1995.

Desde entonces el sector agrícola sueco ha sufrido la competencia del resto de los países de la UE, si bien también se ha beneficiado de las transferencias procedentes de los fondos de la Política Agrícola Comunitaria (PAC).

La participación del sector primario en el PIB sueco en 2018 es pequeña y supone alrededor del 2% del mismo, del cual el 1,45% corresponde a agricultura, pesca y recursos forestales, y el 0,55% corresponde a la minería. Asimismo, según los últimos datos disponibles el sector primario emplea al 1,7% de la población empleada en Suecia.

La mayoría de las granjas se concentran en la parte sur del país. Suecia es el tercer país en tamaño de la UE, si bien las condiciones climáticas y la naturaleza del terreno reducen la superficie cultivada a tan solo el 8% del territorio nacional. En cuanto a la producción forestal, el 70% de Suecia está formado por bosques, lo que equivale a 28 millones de hectáreas, de las cuales aproximadamente el 25% está protegido contra la silvicultura. El volumen de bosque en Suecia ha aumentado un 68% desde los años 20 hasta la actualidad, con 3.000 millones de m3. Esta superficie puede ser subdividida en: tierra forestal productiva (23, 4 millones de hectáreas) y tierra forestal no productiva (6,1 millones de hectáreas). Cabe recalcar que el sector forestal es uno de los más importantes en la economía sueca.

 Se pueden consultar más datos del sector en la web de la Agencia Forestal Sueca Skogsstyrelsen: www.skogsstyrelsen.se

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

A lo largo del siglo XX, la industria sueca evolucionó desde formas industriales tradicionales, con bajo contenido en transformación, hacia industrias con alto valor añadido. Este proceso fue particularmente intenso durante la década de los 90, cuando industrias intensivas en I+D, como la farmacéutica o la de tecnologías de la información, reemplazaron a otras más tradicionales. Este periodo de transición afectó a determinados sectores, como el de la industria tradicional o el acero, e hizo desaparecer casi completamente a otros como el de los astilleros.

A lo largo de la primera mitad del siglo XX Suecia experimentó una considerable expansión industrial. Durante los años 80 y principios de los noventa, la industria sueca fue perdiendo competitividad, lo que acabó desembocando en una situación de crisis. Los noventa trajeron consigo un periodo de reestructuración y un mayor énfasis en las industrias de mayor valor añadido y contenido tecnológico más avanzado; no obstante, la política de devaluaciones, seguida después de la crisis de los noventa y, de nuevo, tras la crisis de 2008 permitió mantener la competitividad de amplios sectores industriales hasta el punto que Suecia, junto con Alemania, es uno de los países avanzados que menos se ha desindustrializado (es decir, ha mantenido una relación producción industrial/PIB relativamente estable).

Según los últimos datos disponibles, la industria representa el 18,7% del empleo total y el 29,8% del valor añadido.

La industria farmacéutica contribuye aproximadamente con 35.000 millones de SEK anuales al PIB del país y sus exportaciones representan el 6% del total de Suecia. Además, las exportaciones superan a las importaciones en 31.800 millones de SEK, que supone la mitad del superávit comercial del país. Esta industria está dominada por dos grandes multinacionales: Pharmacia fusionada en 1995 con la empresa americana Upjohn y posteriormente con Pfizer en el año 2003; y Astra, que se fusionó con la británica Zeneca en 1999, convirtiéndose en AstraZeneca. En el año 2014, Pfizer lanzó una OPA a AstraZeneca, encontrando gran oposición, debido al temor a una mayor deslocalización de la industria. Por su lado, la industria de biotecnología es una de las mayores de Europa localizándose principalmente en tres polos geográficos: Estocolmo/Uppsala, Lund-Malmö (Medicon Valley) y Gotemburgo.

La industria del automóvil es una parte esencial de la economía de Suecia, ya que genera medio millón de empleos y sus exportaciones suponen el 12% del total del país. Esta industria ha sido una de las que mayores cambios ha sufrido, como resultado de una reestructuración global. Un 50% de SAAB automóviles fue vendido a General Motors en 1989 y en 1999 General Motors compró el restante 50%. Finalmente, en el año 2009 hubo un acuerdo inicial de compra entre General Motors y el consorcio Koeniggsegg Group AB, que finalmente no se concretó. Tras otros diversos otros intentos, el 27 de enero de 2010 General Motors anunció la venta de SAAB a la empresa de Países Bajos Spykers Cars. En 2011, SAAB se declaró en quiebra. Tras el bloqueo inicial de GM, el 13 de junio de 2012 fue adquirida por National Electric Vehicle Sweden AB, grupo formado por la compañía china de energías renovables National Modern Energy Holdings y el fondo de inversiones japonés Sun Investment. Recientemente, la empresa india Mahindra ha tratado de comprar una importante participación de la compañía. No obstante, la producción no acaba de arrancar.

En enero de 1999 Volvo vendió su división de automóviles a Ford por un valor de 6.400 millones de dólares. En 2001 adquirió la división de camiones de Renault convirtiéndose en el principal productor europeo y el segundo más importante en el mercado americano y en el resto del mundo. Por otra parte, Ford, propietaria de Volvo Cars, alcanzó el 28 de marzo de 2010, un acuerdo de venta con la empresa china Zhejiang Geely Holding Ltd por algo más de 13 mil millones de coronas suecas, cerrándose definitivamente la venta el 2 de agosto de 2010. Actualmente, Volvo está tratando de incrementar sus ventas en el mercado americano.

Por su parte, Scania, importante productora de camiones pertenece actualmente al grupo Volkswagen.

A finales de la década de los 90, el desarrollo del sector de la Tecnología de la Información y Comunicaciones (TIC) constituyó el principal motor de la actividad económica del país. A pesar de la recesión global sufrida en la industria entre los años 2001 y 2003, Suecia ha conseguido mantener su liderazgo. Las historias de éxito abundan en el sector y así lo demuestran empresas de alcance global como Skype o Spotify.

Este clima de innovación tiene como catalizador a numerosos polos de TI presentes en todo el país. Destaca Kista (The Swedish Wireless Valley) en Estocolmo reconocido como líder mundial en investigación y desarrollo de productos inalámbricos y tecnología de telefonía móvil. TelecomCity en el sur de Suecia cuenta con unas 100 compañías especializadas. Mientras, el área del parque tecnológico en torno a la Universidad de Linköping, en el centro este de Suecia, es una de las de mayor expansión en el mundo. Su actividad está centrada en el desarrollo de software y electrónica. En Gotemburgo se encuentra el Valle Telemático que agrupa a unas 50 empresas de desarrollo de servicios telemáticos (transporte, comunicaciones y tecnología de la información) para la industria del automóvil, mientras que la zona de Öresund (Malmö –Copenhague) destaca como centro de TI para la región de los países nórdicos con más de 12.000 empresas.

La ingeniería eléctrica y electrónica está dominada por varias organizaciones multinacionales y, en particular por Ericsson, fabricante de equipos inalámbricos de telecomunicaciones y proveedor líder de servicios conexos para los operadores globales de redes de telecomunicaciones fijas y móviles. La compañía experimentó pérdidas significativas en los años 2001 y 2002, durante la crisis mundial del sector, obteniendo beneficios en el año 2003 después de unos programas de reestructuración muy severos concentrados principalmente en la reducción de mano de obra. En años recientes el volumen de negocio de Ericsson ha estado creciendo constantemente aunque no ha superado los niveles alcanzados en el año 2000.

La segunda empresa en términos de ventas netas y empleados es Telia, que después de la fusión con la empresa finlandesa Sonera en 2002 pasó a denominarse TeliaSonera. Varias de las principales empresas multinacionales del sector de IT desarrollan programas de I+D en Suecia, incluyendo a Nortel Networks (Canadá), Nokia (Finlandia), Intel (EE.UU.), Microsoft (EE.UU.), Huawei (China) y un número muy significativo de pequeñas y medianas empresas que operan como subcontratistas de las grandes multinacionales o como fabricantes de productos especializados.

El sector de la construcción sufrió una profunda crisis en la década de los 90, experimentando una modesta recuperación en 2000-2001. Sin embargo, el nivel de actividad permaneció muy bajo en comparación con valores históricos. Después de una breve caída en 2009, los valores se han recuperado. Las previsiones son positivas y apuntan a una mejora en los próximos años debido, fundamentalmente, a la gran necesidad de construcción de viviendas en las áreas más pobladas del país (con especial urgencia en la zona de Estocolmo) y al ambicioso Plan de Infraestructuras 2014-2025 lanzado por el gobierno sueco. En la actualidad, el sector contribuye al 5% del PIB del país y emplea casi al 7% de la fuerza laboral. Está dominado por un grupo pequeño de grandes empresas que han expandido sus actividades internacionales considerablemente en la última década. La preocupación actual se centra en la existencia de una burbuja inmobiliaria que se manifiesta en unos precios elevados y una alta tasa de endeudamiento de los hogares.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Según los últimos datos disponibles, el sector servicios representa en Suecia el 79% del empleo y el 68,2% del valor añadido.

Dentro del sector terciario, el comercio resulta ser uno de los sectores más importantes junto con los servicios financieros de los que se habla en otro apartado y, por tanto, nos remitimos al mismo.

Tres grupos dominan la distribución de alimentación y bienes de consumo diario en Suecia: ICA (23.349 empelados, una cuota de mercado de aproximadamente 48% y unos ingresos de 10.7834.000.000 €), Axfood (unos ingresos de 4.394.000.000€ y cuota de mercado del 21%; y Coop (655 tiendas, ingresos de 2.898.000.000€ y cuota de mercado del 19%))- mientras que un cuarto Bergendahlsgruppen (157 tiendas, ingresos de 866.000.000 €) está presente principalmente en el sur del país. Juntos aglutinan más del 90% del comercio minorista de alimentos. Cada uno de ellos ha integrado el proceso de compra, importación, distribución y comercio al por menor. Un fenómeno relativamente reciente es la aparición de las cadenas discount con Lidl y Netto a la cabeza.

Más concretamente, ICA es propietaria de 1306 establecimientos en Suecia. El grupo pertenece a una joint-venture de la multinacional holandesa ROYAL AHOLD y la noruega HAKON INVEST. Normalmente la función de compra la realiza directamente la misma empresa ICA.

La segunda gran cadena, AXFOOD comenzó a actuar como tal a principios de 1999. Fue el resultado de la fusión de la mayorista DAGAB, propiedad de la familia Axel Johnson y del grupo de detallistas llamado Grupo D AB. Cuenta con 258 establecimientos propios. A este número se deben añadir las 820 tiendas que forman parte del grupo pero pertenecen a particulares. 

La tercera cadena de distribución en importancia es KF KOOPERATIVA FÖRBUNDET. Esta cadena, con casi 700 establecimientos en todo el país, no sólo se especializa en productos de consumo diario, sino que también comercializa electrodomésticos, confección, artículos infantiles y, en general, todos los productos que se venden en un establecimiento tipo “El Corte Inglés”. Las compras las suele realizar la empresa Coop och Inköp Kategori AB (Cikab) para toda la cadena, excepto para el sector de las frutas y verduras frescas, donde actúa a través de la empresa Everfresh desde el año 2005.

En el subsegmento “especializado" destacan grandes cadenas como IKEA, H&M, el segundo mayor minorista de ropa del mundo por detrás de Inditex, o el especialista en electrónica Elgiganten.

En lo que se refiere a canales no tradicionales, según HUI Research el comercio a través de internet ahora sólo representa alrededor de un 5% de la venta al por menor en Suecia. Sin embargo, se prevé que esta cifra alcance el 8% en 2017 y el 12% en 2022.

El monopolio estatal Systembolaget tiene la exclusiva de la distribución minorista de alcohol en todo el territorio sueco. En aquellos puntos donde no existe tienda propia del monopolio, los consumidores pueden pedir en persona o por teléfono, sin ningún coste adicional, productos que posteriormente son recogidos en tiendas normales cobrando por ello una contraprestación.

Systembolaget no está autorizado a comprar directamente sino que debe hacerlo a través de un importador autorizado. Durante más de 70 años, la importación y la distribución mayorista de vinos y espirituosos estuvo en manos de V&S (Vin & Sprit). Desde 1995, con la entrada de Suecia en la UE, el monopolio de importación y distribución mayorista de bebidas alcohólicas fue desmantelado dando paso al libre mercado. En 2008, el gobierno sueco vendió V&S a Pernod Ricard por un valor estimado de 5,69 millardos de euros. Como resultado de su anterior status, es todavía uno de los mayores importadores de vino y espirituosos.

Según datos de Systembolaget,  en la actualidad hay aproximadamente 650 proveedores activos. No obstante, existe bastante concentración en el sector, de modo que los 10 principales proveedores representan más del 46% de las ventas. El segundo canal al que el exportador se puede dirigir es al canal HORECA. En este caso, también se necesita un importador autorizado, aunque la gran diferencia estriba en que no es necesaria su distribución a través de Systembolaget. Desde la abolición del monopolio de importación muchos mayoristas del canal HORECA han empezado a importar y distribuir bebidas alcohólicas.

El sector turístico sueco en 2015 tuvo un volumen de negocios de 281.700 millones de coronas suecas, un 7% más que en 2014, y dio empleo a más de 165.400 trabajadores, un 5,8% del total. (Fuente: Tillväxtverket-The Swedish Agency for Economic and Regional Growth-).

En el año 2015, los visitantes extranjeros gastaron 112.600 millones de coronas suecas, mientras que los viajes de negocios reportaron un total de 169.100 millones de coronas. El número de pernoctaciones de extranjeros ascendió a 8 millones, un 10,3% más que en 2014, la mayoría de ellas de Noruega, Alemania y Dinamarca; mientras que fuera de Europa el primer país por número de visitantes es EE. UU, con un aumento del 5,6%.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

Durante los años 80 se llevaron a cabo los primeros grandes procesos de privatización en la economía sueca, en el sector de las comunicaciones y en el de los transportes. Ya en los 90 los procesos de privatización se intensificarían, afectando a otros sectores como el servico postal, la televisión o la radio. En esa década, el parlamento sueco vendió total o parcialmente 35 de las 70 empresas públicas.

A partir del año 2000 continuarían este tipo de políticas, a pesar de que el perfil del país da gran protagonismo al Estado del bienestar, se busca mayor eficiencia.

En mayo del 2007, el gobierno elaboró un programa de privatizaciones, para empezar vendió el 8% de Teliasonera que dándose con una participación minoritaria.

Durante el otoño de 2013, el  Estado ha llevado a cabo la privatización del último 6% de la entidad financiera NORDEA, de la que era propietario desde la crisis financiera de mitad de los años 90.

El programa de gobierno de la coalición que gobierna desde enero de 2019 contempla la privatización durante la legislatura de distintas actividades que desempeña el Servicio Público de Empleo sueco. No obstante, el impacto que la propagación del COVID-19 sobre le empleo (se espera que el desempleo pueda dispararse hasta el 10%) ha congelado por el momento los planes de privatización.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex