Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

La economía tunecina es una economía de servicios que representan el 45,5 del valor añadido global del sector mercantil. En el año 2018 la distribución del valor añadido entre los diferentes sectores productivos fue: agricultura 11,4%, industria manufacturera 16,5%, industria no manufacturera 8,8%, y servicios productivos 45,5%. Los restantes sectores no productivos representaron el 20,1% del total, de ellos la Administración Pública representó un 19,6% del total.

Dentro de los diferentes sectores las actividades más importantes fueron las de otros servicios (12,8%), donde están incluidos los servicios de tecnología de la información, comercio (10,1%), transporte (7,9%), las industrias mecánica y eléctrica (5,9%) y la construcción (4,3%). Las industrias mecánica y eléctrica engloban una importante industria transformadora en régimen de offshore que importa los inputs necesarios para volver a exportar el producto acabado, principalmente cables para la industria eléctrica y del motor.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

La politica de precios está regulada por la ley 64-91 sobre la competencia y los precios. Esta norma establece la libertad de precios como principio general. Sin embargo, la legislación tunecina prevé dos régimenes de precios: el de autohomologación, en el que la empresa fija el precio con un margen establecido por decisión del Ministerio de Comercio, y el de homologación, en el que la administración regula los precios o sus variaciones en función de los costes y contabilidad de la empresa.

Las excepciones a la libertad de fijación de precios están reguladas en el decreto 91/1996 de 23 de diciembre 1991, modificado posteriormente por los decretos 93/59 de 10 de junio de 1993 y 95/1142 de 28 de junio de 1995. Estas excepciones quedan recogidas en el siguiente cuadro. 

Grupo A

Regulación de precios en todas las fases

Grupo B

Regulación de precios en la fase de producción

Grupo C

Limitación de márgenes de distribución

Alimentos subvencionados: Pan, harina, sémola, cuscús, pastas alimentarias, aceites alimentarios, leche, azúcar, té y otros. Sal Alimentos no subvencionados: Arroz, cítricos, uvas de mesa, dátiles, patatas, tomates, pimientos, cebollas, huevos, mantequilla y otros.
Papel, libros de texto, cuadernos escolares y otros productos subvencionados. Levadura de panadería Levadura
Carburantes, incluido GPL Café torrefacto Cervezas
Electricidad, agua y gas Cervezas Cemento artificial
Transporte de viajeros Cajas y embalajes metálicos Cemento blanco
Medicamentos Vehículos automóviles Embalajes metálicos
Servicio postal y telefónico Cal y cemento Vehículos particulares, camionetas, autocares y autobuses
Tabaco, cerillas y alcohol Gases comprimidos  
Prestaciones portuarias    
Bebidas calientes (café y té) en establecimientos de 1ª, 2ª y 3ª categoría.    

 

Además de estas excepciones a la libertad de fijación de precios, el artículo 4 de la ley 91-64 prevé como medida de salvaguardia la posibilidad de intervención temporal del Gobierno sobre los precios de productos libres, en caso de aumentos excesivos. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Red de carreteras. El país posee una red viaria que comprende 360 km de autopistas, 19.750 km de carreteras (de estos, 12.750 km pavimentados). El 31% de estas carreteras son nacionales, el 40% regionales, el 20% locales y un 9% está pendiente de clasificación. La red de pistas rurales se extiende por 13.000 km. Recientemente se ha terminado de ejectuar la autopista que une Sfax con Gabes. A su vez, existen ambiciosos programas de construcción de nuevas autopistas que unirían Túnez capital con la frontera argelina por el norte y a Libia por el Sureste, así como la conexión a Kairouan (centro). Estos proyectos no cuentan todavía con un calendario de ejecución definido.

Dentro del Gran Túnez, la capital cuenta con una red de autobuses urbanos, operada por la SNT (Société Nationale de Transport) y por la TCV (Transport en Commun de Voyageurs). Túnez está conectada con los suburbios con otra red de autobuses, operada por la TRANSTU (Société de Transports de Tunis). La SNRTI (Société Nationale du Transport Interurbain) conecta con la capital con el resto de ciudades y provincias. El Gobierno tiene prevista la construcción de numerosos intercambiadores que permitan agilizar las comunicaciones dentro del área metropolitana.

Una gran parte de los transportes tanto de personas como de mercancías dentro del país se desarrolla por carretera.

Red ferroviaria. Túnez cuenta con un total de 2.167 km de vías férreas a lo largo del país. Casi todas las conexiones están gestionadas a través de la empresa pública SNCFT (Société Nationale de Chemins de Fer), que asegura el transporte ferroviario de pasajeros y mercancías. Existen conexiones desde la capital a las ciudades de Jendouba vía Béja; Bizerte vía Mateur; Tozeur vía Enfhida, Sousse, El Jem y Sfax. Desde Sfax salen igualmente las conexiones con Gabes y Tataouine, Tozeur y Zarzis.

Las líneas del área metropolitana (aquellas que conectan la capital con las ciudades próximas del norte y del sur) se encuentran electrificadas, no ocurriendo lo mismo en las líneas de media y larga distancia.
El metro ligero de Túnez capital, que asegura la conexión del área metropolitana del gran Túnez, cuenta con 48 km de vías y 66 estaciones. Se encuentran distribuidas en 8 líneas urbanas que conectan con las líneas de media y larga distancia en la Estación de trenes de Place Barcelone, y con las líneas de cercanías de la Banlieu Nord, denominado TGM, en la estación de Tunis Marine.

El país cuenta también con conexión por metro en la región del Sahel. Esta red de 70 km de extensión une las aglomeraciones de Sousse, incluyendo sus polígonos industriales, Monastir y su aeropuerto, así como la ciudad de Mahdía. Asimismo, se ha convocado la primera fase para el proyecto del metro ligero de SFAX 2030, en la que se ha designado una oficina para la realización de los primeros estudios. El coste total estimado para este proyecto es de 2.800 MTND.

Existe un proyecto para la construcción de una red ferroviaria rápida impulsada por la RFR (Société du Réseau Ferroviaire Rapide de Tunis). Este proyecto tiene un coste estimado de 500 M€ (40% financiado con cargo a los presupuestos del Estado y 60% con créditos externos).

Aeropuertos. Túnez cuenta con una red de 9 aeropuertos internacionales en las principales ciudades del país: Túnez-Cartago, Monastir, Djerba, Sfax, Gafsa, Gabes-Matmata, Tozeur, Tabarka y Enfidha (inaugurado en octubre 2009). El aeropuerto de Tunis-Carthage es el más grande y el más antiguo del país, si bien desde la inauguración del aeropuerto de Enfidha, éste ha sido receptor de muchos vuelos que antes iban a la capital o a Monastir antes de la estrepitosa caída del turismo.

La competitividad sigue siendo uno de los puntos débiles del transporte aéreo tunecino, debido en gran medida a las políticas proteccionistas del gobierno en defensa de la compañía nacional Tunisair. En noviembre de 2015, tras dos años de negociaciones, se instauró el "open sky” con la UE en los aeropuertos tunecinos, a excepción del de Túnez-Cartago para garantizar cierta protección a Tunisair. En diciembre de 2017 la UE y Túnez firmaron un acuerdo de servicios de transporte aéreo. La Delegación de la UE en Túnez estima que puede haber un crecimiento del tráfico aéreo de un 13% durante los cinco próximos años.

Existen diversos proyectos en el sector, como la ampliación de la infraestructura aeroportuaria con una inversión de 367 MTND (117,8 millones de euros). La mayor parte de esta inversión, 300 MTND (96,2 millones de euros), se destinarían al aeropuerto internacional Túnez-Cartago, aumentando su capacidad hasta los 8 millones de pasajeros anuales; pero también se destinarían fondos a la rehabilitación de pistas en los aeropuertos de Djerba-Zarzis y Tozeur-Nefta. Este plan de ampliación es de gran relevancia dado el peso del transporte en el PIB (7%). 

Puertos. Túnez cuenta con 7 puertos (La Goulette, Radés, Bizerta, Sousse, Sfax, Gabes y Zarzis) y una plataforma petrolífera (Skhira). Radés, Bizerta y Sfax son los puertos más importantes del país por tamaño, capacidad y número de operaciones.

El puerto de Radés es de mayor importancia y gestiona la mayor parte del tráfico de contenedores y de unidades rodantes, así como parte del tráfico a granel. concentra el tráfico de contenedores y unidades rodantes. Opera el 21% del tráfico total, más del 80% del tráfico de contenedores y unidades rodantes y el 18% del tráfico de buques registrado en los puertos comerciales tunecinos.

Bizerta es el segundo puerto en importancia. Concentra el tráfico de petróleo. Su desarrollo se ha visto favorecido por su posición marítima estratégica en el eje Gibraltar-Suez, su proximidad al sur de Europa y el desarrollo de zonas industriales en la región (Menzel Bourguiba, Menzel Jemil y Utique).

Sfax es un puerto multipropósito. Gabès es un puerto industrial centrado en el tráfico de productos químicos. El de Zarzis lo está en el tráfico de petróleo y sal marina. Skhira es un puerto petroquímico y La Goulette, de pasajeros y cruceros. A pesar de esta especialización de los puertos, la congestión en el puerto de Radés (que ha visto caer su rendimiento durante la última década), ha desviado el comercio tradicionalmente dirigido a Radés a otros puertos del país.

Los puertos de Bizerta y Zarzis cuentan con zona franca.

Entre los proyectos previstos en la infraestructura portuaria, destacan la extensión del puerto de Radés con un presupueto total estimado de 160 MTND (51 millones de euros) y la construcción del puerto de aguas profundas de Enfidha a 100 Km de Túnez y 170 Km de Sfax. Con una inversión prevista de 3.336 MTND (1.076 millones de euros aproximadamente)., el complejo del puerto de Enfidha de más de 3.000 Ha comprende una zona económica y logística de más de 2.000 Ha. Este proyecto consta de dos fases. Se espera que la primera fase estará operativa a principios de 2024. No obstante, un muelle de 1.200 metros estaría ya operativo desde 2022 con una capacidad de manipulación de 1 millón de EVP al año. La capacidad total de esta primera fase sería de 4,3 millones de EVP, que debería cubriría las necesidades hasta 2043, año en el que estaría ya operativa la segunda fase con una ampliación de la capacidad hasta los 4,8 millones de EVP en 2045. El proyecto ya está retrasado atendiendo a los plazos previstos incialmente. Este proyecto ha sido financiado en un 60% por el ectorp úblico y un 40% por el sector privado.  

Energía. El aprovisionamiento energético, especialmente en el sector eléctrico, depende mayoritariamente del gas natural (97% de la energía eléctrica producida). A finales de 2018, la potencia eléctrica instalada alcanzó los 5.476 MW, de los cuales 5.005 MW pertenecen a la STEG y 471 MW al único productor privado: Carthage Power Company. La producción de electricidad ha alcanzado los 19.245 GWh, con un crecimiento medio anual del 4% desde 2005, y siendo 15.716 GWh producidos por la STEG.. El parque de producción eléctrica está formado mayoritariamente por centrales térmicas, que son las principales consumidoras de gas natural. La producción de electricidad representa el 75% del consumo total del país. La dependencia del gas natural, la falta de interconexión con Europa y de capacidad de almacenaje y el pico de demanda en verano caracterizan el sector eléctrico tunecino. En el verano de 2017, la STEG registró un pico de consumo de 4.025 MW, superando las previsiones iniciales de 3.900 MW.

Con una caída de la producción de gas natural, esta dependencia energética supone un problema para la seguridad de la producción eléctrica. De ahí que el país esté dando mayor relevancia a las energías renovables, especialmente solar y eólica. La ANME (Agencia National para el Control de la Energía) estima el potencial fotovoltáico explotable del país entre 340 y 844 GW y el eólico en 8.000 MW. Sin embargo, su explotación sigue siendo limitada. A finales de 2018, el país contaba con dos parques eólicos de 245 MW en el norte (uno de 54 MW en Sidi Daoud y otro de 190 Mw en Bizerte, obras realizadas por Siemens Gamesa), una potencia total de más de 55 MW de energía solar en proyectos de autoconsumo conectados a la red, una potencia hidroeléctrica total de 62 Mw y una superficie total de cerca de 980.000 m2 de paneles solares destinados a calefacción de agua sanitaria.

Le Plan Solar Tunecino prevé la instalación de 3.815 MW en proyectos de energía renovables en el horizonte 2030, y repartidos como sigue: 1.510 MW de energía fotovoltáica, 1.755 MW de energía eólica, 450 MW de solar térmica y 100 MW de biomasa.

La tasa de electrificación del país es del 99,8%, siendo del 99,5% en zonas rurales.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

La  población total de Túnez es de 11.551.400 habitantes (julio 2018), con una población activa del 35,6% (3T 2019): 2.959.900 hombres (71,1%) y 1.202.900 mujeres (28,9%); y una población ocupada del 30% (3T 2019): 2.603.200 hombres (73,5%) y 940.400 mujeres (26,5%).
 
Según cifras oficiales del gobierno, la tasa de desempleo se situó en el 15,1% en el tercer trimestre de 2019, lo que representa una ligera mejoría respecto a 2017 (15,3%) y 2016 (15,6%). Por sexos, la tasa desempleo se sitúa en el 12,2% para los hombres y en el 22% para las mujeres.
 
Existen importantes desigualdades en la distribución del empleo: tanto a nivel regional (las regiones del sur e interior del país presentan tasas cercanas al 30%) como generacional (la tasa de paro ha sido del 34,7% entre los jóvenes) y de género, donde hay 10 puntos de diferencia.
 
Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INS) de Túnez, el sector informal cuenta con más de 1,5 millones de trabajadores, que representan el 44% del total del empleo. Por sectores, el trabajo informal representa el 85% en agricultura y pesca, el 69,25 en la construcción y obra pública y el 64,7% en las actividades comerciales. En los servicios, el empleo informal supone el 35% del empleo total.
 

DATOS SOBRE POBLACIÓN ACTIVA Y EMPLEO
2016
2017
2018
 2019
Población activa (en miles)
4.069,24.100,8n.d.n.d.
Población activa ocupada (en miles)
3.436,73.480,03.507,63.566,4
Tasa de paro
-global
15,5
15,5
15,5
14,9
-masculino
12,5
12,5
12,4
12,1
-femenino
23,1
22,9
22,9
21,7
Tasa de actividad según sexo:
-global
59,8
59,8
n.d.
n.d.
-masculino
20,5
20,5
n.d.
n.d.
-femenino
39,8
39,8
n.d.
n.d.
Población ocupada por sector de actividad en %
-agricultura y pesca
15,4
14,3
14
13,8
-industria, minería, construcción
33
33,3
34
34,1
-comercio y servicios
51,6
52,2
52
52,1
Fuente: Instituto Nacional de Estadística
Ultima actualización: febrero 2020

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

En 2018, el PIB per cápita fue de 3.421,77 USD y se prevé que sea de 3.287,09 USD en 2019.

La desigualdad de la renta se ha reducido ligeramente. El último dato del índice de Gini para la distribución de la renta es de 2015 y se sitúa en el 32,8 (siendo 0 una distribución perfecta). Este dato muestra una mejora respecto a 2010 cuando fue de 35,8. Sin embargo, las disparidades de desarrollo y renta siguen siendo importantes a nivel regional.

En 2015, la pobreza relativa alcanzaba el 15,2%, también con grandes disparidades entre regiones. Mientras en el Gran Túnez, la tasa de pobreza era del 5,3%; las regiones del centro-oeste y noroeste del país alcanzaban el 31% y el 28% respectivamente.

El Banco Mundial mantiene a Túnez como país de renda media baja.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

El sector agrario, que representa en torno al 10% del PIB. El valor añadido del sector primario se ha doblado en el periodo 2011-2019 (3,7%) respecto al periodo 2001-2010 (1,5%). La inversión en el sector agrícola ha aumentado a un ritmo del 5% anual entre 2008 y 2017, hasta los 1.460 MTND (algo más de 450 M€), que representan de media el 7,2% de la inversión total en Túnez. Esta inversión, principalmente pública, está tradicionalmente dominada por la irrigación y la gestión del agua. El sector emplea en torno a 1,5 millones de personas, siendo el 12% del empleo temporal. 
 
La agricutura tunecina es de carácter familiar en más de un 80%.

10,3 millones de hectáreas, más del 60% de la superficie de Túnez, son superficie agrícola, de las cuales 5 millones de hectáreas son tierras cultivables. Estas tierras se destinan principalmente a dos cultivos: la arboricultura, que representa más del 55% de la superficie y que se dedica principalmente a la oleicultura, el cultivo de dátiles y los cítricos; y los cereales, especialmente trigo duro y cebada, que representan cerca del 30% de la superficie cultivada. La producción de cereales aumentó un 70% en 2019 hasta las 2,37 M Tn.

Ha aumentado la superficie dedicada al cultivo ecológico, pasando de las 192.000 Ha en 2014 (que representaban el 4,2% del total de tierras agrícolas) a 336.000 Ha en 2018 (7,5% del total de tierras agrícolas).

El aceite de oliva es el principal producto agrícola de Túnez. Representa el 60% de las exportaciones agroalimentarias. El ministerio de agricultura tunecino estima que la producción de aceite de oliva se disparará en la campaña 2019-2020 hasta las 350.000 Tn, frente a las 140.000 Tn de la campaña anterior, y superando los resultados de la campaña 2017-2018 con 260.000 Tn. Los principales destinos de las exportaciones serán Italia, Estados Unidos y España. Está previsto un plan de renovación de los olivares (20%) y realizar nuevas plantaciones en el noroeste.                                                

Se estima también una cosecha de dátiles de 330.000 Tn, superior a la de campañas anteriores. En 2018, la cosecha fue de 288.000 Tn. Túnez es uno de los principales productores de dátiles y el primer productor mundial de la variedad "deglet nour", que representa las dos terceras partes de la producción nacional. Las exportaciones se realizan principalmente a Marruecos.

Se espera que la cosecha de cítricos caiga a 366.000 Tn en la campaña 2019-2020, frente a las 440.000 Tn de la campaña precedente. Esta menor producción se explicaría por las elevadas temperaturas que dificultaron el desarrollo de las frutas durante la fase de crecimiento. No obstante, esta menor cantidad se vería compensada por una mejora en la calidad de las naranjas Maltesa, que representan cerca del 30% de la cosecha total de cítricos y el 80% de las exportaciones. La superficie dedicada al cultivo de cítricos es de cerca de 270.000 Ha, principalmente en el departamento de Nabeul. Francia es el principal mercado de exportación (90%) , seguido de Libia. El objetivo de Túnez es alcanzar las 450.000 Tn en 2025. 

Por su parte, la industria láctea ha registrado en 2017 una estabilización en cuanto a la producción de leche: 1.424 millones de litros en 2017 y 1.428 en 2016. La recogida de leche, que permite añadir valor a la producción, es la segunda actividad de la industria. En 2017, operaban 240 centros (229 con autorización sanitaria veterinaria) con una capacidad superior a los 2,8 millones de litros de leche al día.

La producción de carne roja representa el 14% de la producción agrícola total. La producción en 2017 fue de 122.000 toneladas de las cuales 45.000 corresponden a ganado bovino, 50.000 a ganado ovino, 9.500 a ganado caprino. La producción nacional no cubre las necesidades de consumo interno por lo que es necesario realizar importaciones (tasa de cobertura del 97%). 

En 2018, las capturas totales de pesca y la producción acuícola alcanzaron las 139.000 toneladas en 2019, un 4% más que en 2018 (133.972 toneladas).

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

En 2018, el sector secundario representó el 25,3% del PIB. Junto a a agricultura y servicios, la industria del textil y la confección, la industria diversa, la extracción de gas y petróleo y el refinado de petróleo han sido los motores del crecimiento del PIB en 2018.
 
Este sector está dividido en industrias manufactureras y no manufactureras de la manera reflejada en el cuadro siguiente.    

  Valor añadido en MDT % sobre total industria
INDUSTRIAS MANUFACTURERAS 16.033,3 65,22%
Agroalimentarias 3.055,8 12,43%
Tabaco 151 0,61%
Textil, vestido y cuero 2.878,9 11,71%
Diversas 1.575,7 6,41%
Refinado de petróleo 32,4 0,13%
Químicas 1.262,3 5,13%
Materiales de construcción, cerámica y cristal 1.362,4 5,54%
Mecánicas y eléctricas 5.714,8 23,25%
INDUSTRIAS NO MANUFACTURERAS 8.551,7 34,78%
Extracción de petróleo y gas 3.187,2 12,96%
Minas 439,6 1,79%
Electricidad y gas 443 1,80%
Agua 332,2 1,35%
Construcción 4.149,7 16,88%
TOTAL 24.585,00 100%

Fuente: Instituto Nacional de Estadística de Túnez. Última actualización: mayo 2020.

El índice general de producción industrial para 2018 (base 100 en 2010), ha sido del 94,2. principalmente debido a la caída de la producción en el subsector de extracción de productos energéticos (-31,5%) y minería (-49,65). Por el contrario el índice en el subsector de la industria de maquinaria mecánica y eléctrica ha sido del 125,1%.  

La inversión industrial ha crecido levemente durante 2018 (0,3%), con crecimientos significativos en el subsector del cuero y calzado (191,2%), construcción de maquinaria eléctrica y mecánica (18,2%) e industria química (11,1%).     

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El sector servicios representa el 64,7% del PIB de Túnez y comprende las actividades recogidas en el siguiente cuadro.
 
  Cifras de negocios total en MTND % sobre el sector
SECTOR SERVICIOS 44.286,5 100%
Mantenimiento y reparación 335,1 0,8%
Comercio 9.854,5 22,3%
Hoteles y restauración 4.711,0 10,6%
Transportes 7.648,7 17,3%
Correos y telecomunicaciones 3.958,8 8,9%
Servicios financieros 5.280,6 11,9%
Otros servicios 12.497,9 28,2%
 
Este sector se ha visto lastrado por la caída del turismo, que representa por si solo el 8% del PIB, tras la revolución de 2010 y los ataques terroristas en 2015. Sin embargo, en 2018, ha recuperado los niveles previos a 2010. Los ingresos por turismo ascendieron a 4.090 MTND (cerca de 1.300 millones de euros) y las entradas de turistas extranjeros alcanzaron los 7.903.385 turistas. En 2019, el número total de turistas alcanzó la cifra récord de 9.429.049. Esta evolución se explica sobretodo por el aumento de número de turistas europeos y magrebíes.
 
 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

El sector servicios representa el 64,7% del PIB de Túnez y comprende las actividades recogidas en el siguiente cuadro.
 
  Cifras de negocios total en MTND % sobre el sector
SECTOR SERVICIOS 44.286,5 100%
Mantenimiento y reparación 335,1 0,8%
Comercio 9.854,5 22,3%
Hoteles y restauración 4.711,0 10,6%
Transportes 7.648,7 17,3%
Correos y telecomunicaciones 3.958,8 8,9%
Servicios financieros 5.280,6 11,9%
Otros servicios 12.497,9 28,2%
 
Este sector se ha visto lastrado por la caída del turismo, que representa por si solo el 8% del PIB, tras la revolución de 2010 y los ataques terroristas en 2015. Sin embargo, en 2018, ha recuperado los niveles previos a 2010. Los ingresos por turismo ascendieron a 4.090 MTND (cerca de 1.300 millones de euros) y las entradas de turistas extranjeros alcanzaron los 7.903.385 turistas. En 2019, el número total de turistas alcanzó la cifra récord de 9.429.049. Esta evolución se explica sobretodo por el aumento de número de turistas europeos y magrebíes.
 
 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex