Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

La liberalización del régimen cambiario, los primeros pasos de liberalización de precios, los ajustes relativos a los salarios públicos y el rápido crecimiento del crédito y la demanda doméstica han actuado como potentes factores de incentivación y disuasión de inflación desde las reformas adoptadas en 2017. Como reflejo del predominio del efecto de la depreciación del tipo de cambio, la inflación del índice de precios al consumo (IPC) alcanzó un 11,1 % al final del año 2020. Las expectativas en torno a una elevada inflación siguen estando arraigadas y los indicadores alternativos de inflación, especialmente el deflactor del PIB, indican altas presiones de precios subyacentes con precios de bienes comerciales que siguen aumentando a tasas muy por encima del IPC.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Dentro del plan establecido por el Gobierno para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, las carreteras son uno de los 5 pilares que han de mejorarse y es, junto a la sanidad, el que más urgencia reviste. Así, el objetivo marcado es duplicar para el año 2030 la red de carreteras actuales, con el fin de mejorar el acceso de los núcleos rurales de población del 57 % al 85 % y acomodar las carreteras a las necesidades de una economía en expansión y desarrollo. Todo ello se estima que generará un gasto adicional cercano al 2,8 % del PIB cada año y un 1,5 % adicional por costes de mantenimiento.

El sector es administrado por agencias del sector público, que incluyen:

  • Comité Estatal de Uzbekistán sobre carreteras;
  • Fondo Republicano de Carreteras;
  • Compañía de Ferrocarriles de Uzbekistán (Uzbekistán Temir Yollari);
  • Aerolíneas Uzbekas.

La longitud total de las carreteras es de más de 42.530 kilómetros, no obstante se espera que este dato se vea modificado a raíz de la reforma que se desea implementar. El volumen de facturación anual en 2020 fue de 1.378 millones de toneladas y la rotación de pasajeros fue de más de 116.7 millones de pasajeros.

Las aerolíneas nacionales tienen redes bien desarrolladas, incluidas las diez principales. La flota actualmente de la aerolínea nacional Uzbekistán Airways consta de 32 aviones, incluidos 19 Boeing y 13 Airbus. El operador aeroportuario Novaport y las autoridades uzbekas llegaron a un acuerdo sobre la reconstrucción y operación de los aeropuertos de Samarcanda, Namangan y Urgenchcon en mayo de 2019. Actualmente las negociaciones se encuentran aturadas por un desacuerdo en gestionar la concesión de los aeropuertos durante 30 años por Novaport.

Uzbekistán tiene una red de ferrocarriles bien desarrollada, con una densidad media de 150 km por 10.000 kilómetros cuadrados. La rotación de pasajeros en 2020 fue de 6,2 millones de personas, el cual se redujo un 72% respecto a 2019 (justificado por la pandemia) y la rotación de la carga excedió los 70,4 millones de toneladas. El país heredó la mejor infraestructura ferroviaria de la región, un sistema desarrollado desde la década de 1880 por ingenieros rusos y luego soviéticos. Actualmente, el sistema ferroviario supera los 4.700 km, conectando Uzbekistán con las principales rutas transcontinentales y con todos sus países vecinos.

En 2009-2011, Uzbekistán construyó el primer ferrocarril en Afganistán, enlazando la ciudad de Termez en Uzbekistán con Mazar-i-Sharif en Afganistán. Los uzbekos también construyeron todas las instalaciones de infraestructura afiliadas para esta línea de 75 kilómetros. La línea es administrada por la Compañía de Ferrocarriles de Uzbekistán. A principios de 2016, Uzbekistán completó la línea ferroviaria de 123 km Angren-Pap, que permitirá a Uzbekistán conectar mejor su región del valle de Ferganá con el resto del país sin depender de las rutas de tránsito a través de los países vecinos.

En 2021 han comenzado las obras de construcción del segundo ferrocarril electrificado de alta velocidad en el tramo Navoi-Bukhara. En este sentido, la construcción de un ferrocarril adicional en el tramo Navoi-Bukhara, que consta de una vía actualmente, creará los requisitos previos para un movimiento cómodo, seguro y confiable de trenes de alta velocidad, y más importante aún, habrá una reducción adicional en el tiempo de viaje de los trenes de pasajeros.

Cabe señalar que Uzbekistán es el mayor productor de electricidad en Asia Central y un exportador neto de electricidad. La capacidad instalada total en Uzbekistán es actualmente de aproximadamente 12.500 MW (25 centrales eléctricas). De esta capacidad, el 89% proviene de centrales térmicas que trabajan con combustibles fósiles, y el resto proviene de generadores hidroeléctricos. El volumen anual de producción de electricidad es de 55.000 millones de kWh. En la actualidad, gran parte del equipo utilizado en los sistemas de generación, transmisión y distribución está desactualizado y necesita mejoras para satisfacer la creciente demanda de energía. La mayor parte de la capacidad existente se construyó en los años sesenta y setenta. Alrededor de un tercio de la capacidad instalada tiene más de 30 años. La industria ha estado implementando un programa de modernización y desarrollo desde 2010. El objetivo es aumentar la capacidad de producción y mejorar la eficiencia del combustible de las principales centrales eléctricas.

En 2019, el gobierno uzbeko anunció sus planes para invertir cerca de 33.000 millones de dólares hasta 2025 en la industria petrolera y gasística. Se espera que este mercado crezca hasta ese año a una tasa de crecimiento compuesto del 2,5 %.

Así, para llegar a los objetivos de desarrollo sostenible propuestos, el Gobierno ha presupuestado que el sector energético generará un gasto adicional de 0,8 % del PIB cada año hasta el año 2030, principalmente porque se espera que el consumo vaya ligado al aumento del PIB. Este coste además se espera que aumente, mientras el país va remplazando sus antiguas plantas e invierte en energía renovable.

Se espera que el sector privado cobre mucho más peso del que actualmente tiene en el país. Es más todas las reformas que se han planteado plantean un incremento de gasto del 8,7 % del PIB, lo cual es difícilmente asumible si no participa el sector privado. Por ello muchas de las reformas planteadas buscan lograr una mayor involucración y peso del sector privado en la economía, lo que incluye la liberalización de los precios energéticos, especialmente el del gas y la electricidad.

El sector eléctrico, no obstante, se enfrenta a un grave problema y es que la producción es más cara que el coste de adquisición, es decir está subsidiada. Así uno de los principales problemas con que se enfrenta el sector es que es difícil captar inversión, ya que no se observa un beneficio aparente. La situación está cambiando por medio de la liberalización de precios. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Según una investigación de científicos y analistas, Uzbekistán tiene la tasa de desempleo más baja en comparación con otras repúblicas de la CEI. Es difícil imaginar un cuadro completo de la tasa de desempleo en la República debido a que la población no quiere pasar por el registro oficial en los servicios de empleo.

En los últimos veinte años, según estimaciones inexactas, el desempleo osciló entre los valores del 6 y el 7%. Por parte del Ministerio de Empleo y Recursos Laborales, en los últimos años, el desempleo en el Estado ha variado entre el 7% y el 12%.

Los factores que explican los problemas en el registro oficial de todos los desempleados incluyen:

  • Falta de vacantes atractivas en las bolsas de trabajo.
  • El crecimiento del sector del empleo ilegal.
  • La tensión en el mercado laboral debido a la gran cantidad de jóvenes.
  • Falta de mano de obra calificada, necesaria para la economía del país.

Los jóvenes de las regiones agrícolas no cuentan con la formación profesional requerida en la ciudad. El mercado laboral no tiene en cuenta los cambios que se están produciendo en el campo y por lo tanto, es aquí donde se observa el mayor incremento de la fuerza laboral, que no está involucrada en los sectores tradicionales de la agricultura. 

En Uzbekistán, como en muchos otros países, el sector poblacional más perjudicado en cuanto al desempleo es el de los jóvenes, quienes doblan la tasa de desempleo global, (18% por un 8%) y la gente menos cualificada. Así, la tasa de desempleo para aquellos que solo tienen educación primaria es de 31,5%, secundaria 8,5% y terciaria 4,5%. Además, estos últimos cobran de media un 55 % más que aquellos con educación secundaria. De acuerdo con el Banco Mundial, la tasa de desempleo se situó en un 10,5% en el año 2020.

Precisamente debido a la pandemia, los indicadores sociales empeoraron según el FMI. El desempleo aumentó bruscamente hasta mediados de 2020 y la migración estacional, principalmente a Rusia, que alcanzó su punto máximo en verano, se detuvo a causa del cierre en las fronteras. Las remesas cayeron, aunque menos de lo esperado, ya que los migrantes que ya estaban en el extranjero continuaron enviando dinero a casa. El desempleo comenzó a caer en la segunda mitad del año, no obstante, se mantuvo a principios de 2021 por encima de valores previos a la crisis.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El PIB per cápita de Uzbekistán en 2020 fue de 1.702 dólares, un 1,6% menos que en 2019. Este aumento corrige parcialmente la caída del año anterior, que se explicaba, fundamentalmente, por la caída del som frente al dólar dado el efecto de la reforma realizada en septiembre del año 2017, por la cual se liberalizó el mercado de divisas. De acuerdo con el Comité de estadísticas uzbekas, el salario medio en 2020 fue de 2.653.250 soms, unos 248 dólares al calcularlo con el tipo de cambio medio de 2021 (1 USD = 10.613 soms). 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

El sector primario (que en la práctica estadística del gobierno uzbeko no incluye ni minería ni extracción de petróleo y gas) es un sector importante debido a la potente agricultura uzbeka, que se beneficia del fértil suelo del país, de la abundante mano de obra barata, de los incentivos estatales y del fácil acceso a los mercados kazajo y ruso. En 2020 el sector primario supuso un 28,2 % del PIB, casi la misma representación que en el año anterior. Con respecto a la población que se dedica a este sector, de acuerdo a los últimos datos disponibles (tercer trimestre de 2019), el mismo ocupa el 26,8 % de la población. El algodón y el trigo son las principales cosechas, aunque también cabe mencionar el cultivo de cerezas y pomelos por su alto valor añadido. Destacan las plantaciones algodoneras de Karakalpakistán y los huertos del valle de Ferganá.

La mayor parte de la producción agrícola no se procesa. Durante la temporada de cosechas, la ausencia de infraestructuras de almacenamiento o una industria procesadora y conservera obliga a la realización inmediata del producto en el mercado a precios muy bajos. Por el contrario, en épocas no productivas, el país se ve obligado a importar productos básicos a precios elevados. Por ello, el gobierno espera incrementar la productividad de la agricultura a través de la adopción de nuevas tecnologías e incrementar el valor añadido mediante el desarrollo de nuevas capacidades de procesamiento y empaquetado, todo ello con vistas a la mejora de las cifras de exportación.

En 2020, la producción agrícola, silvícola y pesquera de Uzbekistán fue de 20.698 millones de dólares. En 2018, solamente el 10 % se sometió a procesado para aumentar su valor añadido. Aproximadamente 6 millones de toneladas se colocaron en el mercado sin ningún tipo de preparación, procesado o envasado. Esto genera un mercado potencial de 150 millones de dólares en proyectos de inversión en la industria de alimentación y bebidas. Puesto que en Uzbekistán no existen fabricantes locales de equipamiento y maquinaria para la industria alimenticia, todos los proyectos de inversión en este sector tienen que utilizar equipos y tecnología importada.

Gran parte de los productores nacionales de alimentación forman parte en la actualidad de un holding constituido bajo el patrocinio del Estado en 2016 (Uzbekozikovkatholding). Se trata de una figura de difícil comparación con análogos en occidente, pero agrupa a toda la industria alimenticia. El Estado, a través de las empresas públicas controla este holding al que pueden pertenecer productores de capital 100% privado, con un status de miembros asociados.

No obstante, Uzbekistán, dentro de la Estrategia de Desarrollo de la Agricultura 2030 (EDA30), está llevando a cabo una reforma radical modelo del explotación agrícola imperante en el país. Por un lado, se liberaliza el mercado, como se explica en el párrafo siguiente, pero además, el gobierno propone y fomenta la creación de clusters en torno a cada uno de los productos que se producen en el país. Así, se pretende optimizar el proceso de producción «desde la tierra hasta el plato» y concentrar en aquellos lugares donde se cultive un determinado producto agrícola toda la industria complementaria (transformadora, empaquetadora, logística, etc.), para generar una auténtica cadena de valor integrada dentro del país, que aumente la calidad de la producción y refuerce las exportaciones. La EDA30 tiene como objetivo maximizar la rentabilidad del campo uzbeko y aumentar el valor de las exportaciones agrícolas del país de 2.300 millones de dólares en 2018 a 20.000 en 2030.

El gobierno uzbeko está realizando una serie de esfuerzos destinados a la liberalización del sector agrario en el país. En este sentido, una medida a tal efecto es la eliminación de las cuotas de producción y del control de precios, que vienen haciéndose en los últimos ejercicios. Además, otro objetivo del gobierno uzbeko es profundizar en la diversificación de la producción agrícola, históricamente muy dependiente del algodón, así como de los destinos de la exportación, reduciendo la importancia de Rusia y Kazajistán. En relación con esto, pretenden establecer y desarrollar una marca global que asocie los productos del campo uzbeko con calidad y sabor, de manera que puedan atraer al mercado de Europa occidental. Actualmente, Uzbekistán exporta un total de 78 tipos de frutas y verduras a 59 países en el mundo.

El Banco Mundial cuenta con el Proyecto de Desarrollo del Sector Ganadero (LSDP) en Uzbekistán que busca financiar el desarrollo de un sector ganadero dinámico y liderado por el sector privado. Para ello, busca aumentar la productividad y crear un mayor número de empleos mejor remunerados en zonas rurales así como mejorar la seguridad alimentaria y nutricional y aumentar el acceso a los mercados internos y externos.

Las principales multinacionales del sector de alimentación establecidas en el país son Coca-Cola, Nestlé y Pepsico. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El sector secundario supuso un 31,2% del PIB en 2020 (5,3% menos que en 2019). En él, la industria manufacturera cada vez tiene más peso. En 2020 supuso un 70 % del total. El aumento de su protagonismo se debe a los progresivos esfuerzos en localización de la producción realizados en 2019. En los tres primeros trimestres de ese mismo año, el sector creó 17.600 puestos de trabajo. Así, el intento de localizar la producción de maquinaria agrícola ha contribuido a aumentar el número de productos de alta y media tecnología de la República. En comparación con el año 2018, las empresas incrementaron la producción de alimentos procesados en 2019 en un 21,3 %, de maquinaria y equipamiento industrial en un 6,7 % y de vehículos a motor, remolques y semirremolques en un 16,1 %. La reforma de los equipos de proceso permitió incrementar la su vez la capacidad de utilización de las empresas químicas y exceder la producción del país en cloruro potásico, sulfato de amonio y nitrato de amonio, entre otros.

Por otra parte, el Gobierno planea desarrollar el sector textil con miras a la exportación. El sector textil supuso un 11,9 % del sector manufacturero en 2020. Cerca de mil millones se han destinado a la modernización de la industria textil en el período transcurrido entre 2015 y 2020. La industria de automoción es una de las más potentes dentro del sector manufacturero y uno de los focos de los programas de localización.
La industria eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado supuso un 2,2 % del total del sector secundario en 2020. La industria de abastecimiento de aguas, residuos, recogida y eliminación de residuos representó el 0,2 % del total del sector en 2020, cayendo 0,5 % respecto 2019. En cuanto a la cuota que aporta cada región al sector industrial, la ciudad de Tashkent es la que más aporta (18,2 %), seguida de la región de Navoi (17,7 %), Tashkent (17,6 %), Andijan (9,7 %), Ferganá (5,9 %), Samarcanda (4,9 %), Kashkadarya (4 %).
A finales del año 2018 (último dato disponible) había 56.900 empresas industriales operando en Uzbekistán, de las cuales el 23,6% están localizadas en la ciudad de Tashkent, un 11% en Fergana y un 10,6% en la región de Tashkent.

En enero-mayo de 2021, el volumen de trabajos de construcción realizados en la República de Uzbekistán ascendió a 37,27 billones de soum, y la tasa de crecimiento en relación con el período correspondiente de 2020 alcanzó el 0,9%. Al 1 de junio de 2021, el número de empresas y organizaciones del sector de la construcción alcanzaronlas 43,3 mil unidades y, en comparación con el mismo período del año anterior, que aumentó en 5,0 mil unidades. La mayor participación en el volumen de trabajo de construcción realizado por grandes organizaciones de construcción se observó en Tashkent (23,3% del volumen total), la región de Navoi (21,4%) y la región de Surkhandarya (15,1%).

La minería y la extracción y transformación de petróleo y gas no disponen de datos todavía para 2020. En 2019 esta generó el 16,5 % del valor total producido por el sector secundario. El país es el decimotercer productor mundial de gas natural y el decimocuarto productor de oro. El sector del petróleo y el gas emplea a más de 120.000 personas. Las reservas de hidrocarburos del país son importantes; de acuerdo con funcionarios de la industria, Uzbekistán posee el 31 % de petróleo de Asia Central, el 40 % de sus reservas de gas y más del 75 % de las reservas de gas condensado de la región. Uzbekistán es considerado como un socio clave en la cooperación de combustible y energía en la región. Los proyectos de combustible y energía iniciados por la Compañía Nacional de Petróleo y Gas de Uzbekistán, "Uzbekneftegaz", durante los últimos 10 años son una parte significativa de todos los proyectos de inversión en Uzbekistán. Las industrias extractivas de Uzbekistán a menudo recurren a proveedores extranjeros para satisfacer sus necesidades de consultoría, ingeniería, construcción, suministro de equipos y administración. En la actualidad, el gobierno tiene un interés creciente en tecnologías para el refinado de petróleo y la extracción, el tratamiento y el procesamiento de gases. Uzbekneftegaz tiene una agencia de compras, UzTashkiNefteGas, establecida para la adquisición de bienes, servicios, equipos y maquinaria.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Con el desarrollo de la sociedad y el crecimiento de las fuerzas productivas se ha potenciado el desarrollo de servicios, que en 2020 supuso el 39,5 % del PIB, habiendo reducido su peso en favor del sector industrial. Actualmente, hay un aumento en el empleo en esta área y en la incorporación de valor añadido.

Dentro del sector transporte destaca el transporte de bienes y personas por carretera, el cual dada su accesibilidad supone un 54,3 %. En cuanto a la prestación de servicios de transporte de oleoductos suponen un 17,2 %. Los servicios de transporte por ferrocarril constituye un 13,6 % y el transporte aéreo con un 11,5 % de cuota, siendo los servicios auxiliares un 8,3 %.
La cuota que mantienen los servicios de información y comunicación dentro de este apartado se cifra en un 5,9 %. En la actualidad en Uzbekistán hay 5 operadores de telefonía móvil, los cuales, a 1 de enero de 2019 habían ofrecido servicios a más de 21.954.500 suscriptores.
Las reformas realizadas en cuanto a la liberalización de la política monetaria, la expansión del crédito para proyectos de inversión, así como la provisión de servicios innovadores por organizaciones financieras han afectado al incremento del volumen de servicios financieros. Así, desde 2017 el sector experimenta una tendencia creciente (2020 registró un 18,3% más que en 2019).
Recientemente, Uzbekistán ha creado la base legal necesaria para las actividades de las empresas comerciales y las cadenas minoristas, las cuales se están desarrollando a través de las tecnologías de la información. La ciudad de Tashkent, como es de esperar, es la que mayor cuota representa sobre el total de servicios comerciales a gran diferencia del resto de regiones, siendo la región de Sydarya la que menor cuota ostenta.
Con el incremento del ingreso de la población también crece la demanda interna, con el consiguiente incremento del comercio. Este sector está dominado por el comercio mayorista y minorista, reparación de vehículos de motor y motocicletas cuya cuota fue en 2020 del 17,5 % del total de servicios.
Los servicios de hostelería no experimentaron grandes variaciones en cuanto a volumen respecto a 2019, registrando valores del 2% sobre el total del sector servicios (1% menos debido al incremento de otras partidas).
A nivel regional, la ciudad de Tashkent es la que más aporta al sector terciario con una cuota del 36,3%, seguido a gran distancia por Tashkent (7,6 %), Samarcanda (6,5 %), Ferganá (6,1 %) y Andijan (5,1 %). En cuanto al crecimiento por regiones, las que más han crecido en el año 2020 con respecto 2019 han sido: Ciudad de Tashkent (20,8 %), Syrdarya (18,3 %), la Bukhara (17,5 %) y Kashkadarya (14,9 %). 
Merece la pena destacar el potencial turístico del país, en el que destacan centros de atracción turística como Samarcanda y Bujara.

Volver a índice de Estructura de la oferta