Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Nota sobre Kosovo. La información sobre la República de Serbia que se presenta a continuación no comprende datos del territorio de Kosovo por motivos de disponibilidad de datos y consistencia estadística. Asimismo las referencias en este texto a Kosovo o a las autoridades kosovares no prejuzgan ninguna posición en relación con dicho territorio, debiendo entenderse en el sentido de la Resolución 1244 de 1999 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y del Dictamen de la Corte Internacional de Justicia de 22 de julio de 2010 sobre la declaración unilateral de independencia de Kosovo. Más información sobre el estatuto de Kosovo puede encontrarse en los apartados dedicados a la organización administrativa y territorial de Serbia de la Guía País o en la Ficha País de Serbia del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

Serbia es todavía una economía en transición de un sistema planificado a otro de mercado, con las transformaciones de su estructura productiva que entraña dicha transición. Durante las dos últimas décadas Serbia ha realizado notables avances en cuanto a liberalización del sistema de precios, reforma del comercio y del régimen de cambios y privatización de pequeñas y medianas empresas. El principal reto de Serbia es desarrollar un sector privado competitivo. La participación de las empresas privadas en la economía es todavía limitada en comparación con otros países de Europa del este. Las pequeñas y medianas empresas que forman la columna vertebral del sector privado tienen problemas para acceder a financiación. En el corto y medio plazo, Serbia deberá impulsar reformas propias de economías en un estado más avanzado de transición. El Estado es todavía propietario de un cierto número de grandes empresas, algunas de las cuales han sido re-nacionalizadas después de privatizaciones fallidas. En algunos mercados se registran fallos de competencia. También se detectan problemas en los mecanismos de gobierno corporativo y en el procedimiento concursal, dos áreas particularmente complejas de reformar.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

En Serbia el sistema de fijación de precios se encuentra, con algunas excepciones, plenamente liberalizado. Todas las personas físicas y jurídicas que participen en el comercio de bienes y servicios están sujetas a la Ley de Protección de la Competencia y al escrutinio de la Comisión de Protección de la Competencia (www.kzk.gov.rs). La liberalización y la competencia han aproximado el precio de los productos serbios a sus costes de producción, los cuales suelen ser superiores a los costes en la Unión Europea. Como consecuencia, las importaciones suelen disfrutar de una cierta ventaja en precios frente a los productos locales. El proceso de adhesión de Serbia a la Unión Europea, en cuanto implica la apertura de los mercados regulados a los operadores europeos y la privatización de las empresas estatales que los operan, debería mejorar de forma progresiva la formación de precios. No obstante, cabe reseñar las peculiaridades de la fijación de precios en algunos mercados: 

  • Precios administrados. El Estado controla los precios de algunos servicios considerados de interés público, como electricidad, agua y otros servicios municipales. Con frecuencia estos precios administrados se fijan por debajo del coste de producción debido a fines sociales o políticos, en cuyo caso el Estado debe cubrir las consiguientes pérdidas mediante subsidios o garantías a las empresas que prestan dichos servicios.
  • Monopolios y oligopolios. En algunos sectores la privatización de empresas públicas ha dado lugar a monopolios u oligopolios privados (p.ej. la privatización de fábricas azucareras, distribución comercial, etc.). Estas empresas están protegidas frente a la entrada de nuevos competidores por barreras estructurales o institucionales. En ocasiones su integración vertical les permite controlar producción y distribución. Estos problemas suponen un nivel de precios en el comercio mayorista y minorista superior a lo que sería de esperar con el nivel de renta de Serbia.
  • Mercado informal. Un importante volumen de bienes de consumo se distribuye a través de canales informales, especialmente en mercados al aire libre, a fin de evitar el pago de aranceles y otros impuestos. Los precios de estos productos son inferiores a los del mercado regulado.

Desde Enero de 2017 la tasa de inflación se mueve en el margen objetivo del 3% +/- 1.5%. En abril de 2018 en concreto se situaba en el 1,1% interanual

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Tras dos décadas de abandono, Serbia está acometiendo importantes inversiones en sus infraestructuras económicas con vistas a impulsar la competitividad y el crecimiento. La financiación de estas inversiones suele correr a cargo de instituciones como el Banco Mundial, BERD o BEI o de la Unión Europea a través de las donaciones del Instrumento Preadhesión (IPA). Otros donantes bilaterales son Rusia, China, Alemania (KfW), Italia, República Checa, Grecia, Azerbaiyán, Abu Dhabi o Kuwait. En algunos casos el Gobierno serbio aporta cierta cofinanciación. No obstante, debido a su actual política de consolidación fiscal, el Gobierno serbio está impulsando la participación del sector privado en la financiación de estas infraestructuras mediante acuerdos público-privados (PPP) o concesiones.

Infraestructuras de transporte. La configuración de la red de transportes de Serbia está condicionada por su carácter de estado sin acceso al mar y de tránsito entre Europa central y el Mediterráneo oriental y Turquía. Las principales vías de comunicación internas por carretera y ferrocarril discurren a través del paso que conduce de Belgrado a Nis a través de los valles del Zapadna Morava y del Juzna Morava. En su condición de país candidato, Serbia está adoptando de forma progresiva el acervo europeo en materia de Redes Trans-Europeas de Transporte (TEN-T). Más información sobre el desarrollo de estas redes en los Balcanes puede encontrarse en el Observatorio del Transporte de Europa Sudoccidental (www.seetoint.org)

La mejor fuente para conocer las prioridades de desarrollo de las infraestructuras de transporte es Libro de Proyectos del Ministerio de Construcción, Infraestructuras y Transportes (http://www.mgsi.gov.rs/cir/dokumenti/projekti)Este último documento recoge los proyectos que el Gobierno serbio considera de interés general, aunque no especifica la fecha de ejecución ni la fuente de financiación en algunos casos. De acuerdo con el citado ministerio, Serbia necesita invertir 22.000 millones de euros en infraestructuras de transporte hasta 2027, de los cuales 14.349 millones corresponden a la construcción de nuevas infraestructuras y 7.833 al mantenimiento de las existentes. La planificación de las inversiones en infraestructuras de transporte corresponde al Ministerio de Construcción, Transporte e Infraestructuras. Los proyectos de inversión en sí suelen ser gestionados por empresas públicas dependientes de dicho departamento.

La red de carreteras de Serbia cuenta con unos 40.845 kilómetros de longitud, de los cuales 709.4 km corresponden a autopista y los restantes a vías de inferior categoría. Debido al relieve accidentado de Serbia, pueden encontrarse en estas carreteras un gran número de puentes (2960)  y túneles (85). Aunque esta red se ha beneficiado de una importante inversión en los últimos años, todavía presenta importantes deficiencias debido a su diseño con pendientes pronunciadas, falta de balizamiento, elevada degradación del pavimento, etc. Muchas carreteras tienen únicamente dos carriles. La velocidad media de circulación es bastante reducida, lo que limita la capacidad de los corredores logísticos. Las inversiones más recientes se han producido en el Corredor X de la TEN-T (Hungría-Serbia-Macedonia) y sus ramales de conexión con Bulgaria. Las inversiones planeadas a medio plazo incluyen el desarrollo del tramo serbio del Corredor XI (Rumanía-Serbia-Montenegro), si bien esta infraestructura no pertenece a la TEN-T y no se beneficiaría de apoyo europeo. El Gobierno serbio estudia construir este tramo mediante concesión. Otra inversión relevante es el programa de rehabilitación de carreteras 2015-2019. El acuerdo de financiación se cerró en mayo de 2015, con coste total de 400 millones, de los cuales 274 millones serán aportados por BEI (100 mill.), BERD (100 mill.) y Banco Mundial (74 mill.) y los restantes 116 millones serán cofinanciados por el Gobierno serbio. Este proyecto incluye la licitación de hasta 55 tramos de carretera. Se estima que 367 millones se dedicarán a trabajos y otros 23 millones a soporte y asistencia técnica. El mantenimiento de la red nacional de carreteras es competencia de la empresa pública Putevi Srbije (www.putevi-srbije.rs), mientras que la construcción de las nuevas autopistas es responsabilidad de Koridori Srbije (www.koridor10.rs). El Gobierno serbio ha anunciado su intención de fusionar ambas compañías, pero dicha fusión se ha aplazado en varias ocasiones.  

La red de ferrocarriles de Serbia se extiende por 3.809 kilómetros. Las principales líneas se extienden a lo largo del eje norte-sur, que se corresponde con el Corredor X de la TEN-T. En términos generales, está infraestructura ferroviaria se encuentra obsoleta y es ineficaz, con velocidades medias inferiores a 60 km/h. Entre las inversiones destacadas de los últimos años destaca el acuerdo de agosto de 2012 con Rusia para la financiación de obras y suministros por 800 millones de dólares. Este acuerdo cubre la entrega de locomotoras diésel (DMU) (100 millones de  dolares), la reconstrucción de seis tramos del Corredor X (87 millones) y de la línea entre Belgrado y Bar (200 millones) , la construcción de una línea entre Valjevo y Loznica en Serbia occidental (275 millones) y la renovación y construcción de la línea Belgrado-Pancevo-Vrsac con la frontera con Rumanía (90 millones). Cabe destacar que Serbia participa con un 15% de la financiación, como se estableció en el acuerdo con el gobierno ruso. Parte de estas inversiones están todavía en ejecución o pendientes de licitar. El mantenimiento y ampliación de la red de ferrocarriles es competencia de la empresa pública Infrastruktura Zeleznice (infrazs.rs), mientras que Srbija Voz (http://www.srbvoz.rs/eng/) es la responsable del transporte de pasajeros y Srbija Cargo (http://srbcargo.rs/en/) se encarga del transporte de mercancías. La antigua compañía estatal Serbian Railways (recientemente dividida en las tres anteriormente mencionadasha firmado proyectos con 43 empresas internacionales, lo cual ha incentivado transporte de contenedores a través de las líneas ferroviarias serbias, con dirección a varios puntos de Europa. Así, una de las prioridades actuales es el desarrollo del transporte multimodal. (transición de carretera a ferrocarril y transporte fluvial a través del Danubio)

Serbia cuenta con varios puertos fluviales. En sus  1.395 km de vías navegables destaca el curso del Danubio (588 km), que es completamente navegable en su paso por Serbia y permite la comunicación fluvial entre Europa central y el Mar Negro, además del Zapadna Morava (308 km), Juzna Morava (295 km) y Sava (206 km), el último de los cuales comunica Serbia con Croacia y Bosnia-Herzegovina. La empresa pública Plovput (www.plovput.rs) opera varios de estos puertos, aunque también existen algunas instalaciones privadas. 

El principal aeropuerto internacional de Serbia es el Aeropuerto Nikola Tesla de Belgrado (www.beg.aero). Este aeropuerto gestiona alrededor de cuatro millones de viajeros por año y viene experimentando un rápido crecimiento en los últimos dos años, con la apertura de un gran número de rutas a capitales de Europa del este así como las apertura reciente de la ruta Belgrado-Nueva York o Belgrado-Pekín. Asimismo, a finales de 2017, las autoridades serbias adjudicaron la concesión del proyecto de ampliación y construcción de una nueva terminal a la empresa francesa VINCI Airports. En enero de 2016, el Gobierno serbio estableció el holding Aerodromi Srbije para integrar la explotación de la red de aeropuertos periféricos, que hasta entonces eran gestionados por entidades plenamente independientes. Esta red está formada por el aeropuerto internacional de Nis (Konstantin Veliki, www.nis-aiport.com), que crece de manera importante y se posiciona como competencia para otros pequeños aeropuertos de la región (Skopje, Pristina, etc.), por otro aeropuerto civil de menores dimensiones en Bor, por 16 aeropuertos deportivos y por los aeropuertos de uso mixto civil-militar de Batajnica, Kraljevo y Uzice. En Junio de 2017 comenzaron las obras del aeropuerto comercial de Krusevac.

Infraestructuras de telecomunicaciones. El mercado de las telecomunicaciones de Serbia se liberalizó completamente en 2012. El regulador de este mercado es la Agencia de Comunicaciones Electrónicas (www.ratel.rs), la cual se encarga de promover la competencia en el sector, regular el acceso a las distintas redes, otorgar las licencias a los operadores y fijar las tarifas reguladas. El sector de telecomunicaciones representa un 4,51% del PIB nacional y genera unos ingresos aproximados de 1.540 millones de euros (ratel.rs), de los cuales la mayor parte corresponde a telefonía móvil (59%), seguido de telefonía fija (17,9%) e internet (11,8%). El principal operador del mercado de telecomunicaciones es la compañía Telekom Srbija, empresa pública que gestiona la red terrestre de telefonía y cuenta con actividades en otros países de la región, como Bosnia-Herzegovina y Montenegro. Actualmente se encuentra en proceso de privatización parcial. En el mercado de telefonía fija los operadores autorizados son Telekom Srbija; Telenor, empresa perteneciente al grupo checo PPF; Orion Telekom, que ofrece telefonía fija inalámbrica desde 2009; y SBB, operador de cable que obtuvo una licencia en 2012. La telefonía fija cuenta con 2,9 millones de líneas y una tasa de penetración del 40%. El mercado de telefonía móvil cuenta con 9,2 millones de líneas y una tasa de penetración del 130,8%. Los principales operadores son Telekom Srbija (MTS); Telenor, que adquirió la compañía Mobi63 en 2006; y Mobilkom  Austria (VIP). Serbia cuenta también con más de 5,7 millones de abonados a internet  y 1,5 millones de abonados a servicios de cable.

Infraestructuras energéticas. El sistema eléctrico está controlado por la empresa estatal Elektroprivreda Srbije (EPS, www.eps.rs), la cual se encarga de la generación, distribución y suministro de electricidad, con una capacidad instalada de 7.304 MW. La red de transmisión está operada por la compañía estatal Elektromreza Srbije (EMS, www.ems.rs). La generación neta de energía es de aproximadamente 35.400 millones de KW/h, ligeramente superior a los 29.000 millones de KW/h consumidos. Serbia es miembro de la Comunidad Energética (www.energy-community.org) establecida entre la Unión Europea y Albania, Bosnia-Herzegovina, Macedonia, Moldavia, Serbia, Ucrania y Kosovo. En aplicación del Acuerdo Energético de 25 de octubre de 2005, todos los mercados eléctricos de la región están abiertos a la competencia exterior. 

La mayor parte de la electricidad consumida por Serbia procede de plantas térmicas alimentadas por lignito local (4.368 MW), entre las que destacan Kostolac (TE-KO) y Nikola Tesla (TENT), ambas propiedad de EPS. El resto de la generación eléctrica procede de plantas hidroeléctricas (2.936 MW) y plantas basadas en gas natural (353 MW).

Las energías renovables apenas se han desarrollado en Serbia, si bien tienen un importante potencial de crecimiento a medio plazo dado que el actual mix energético resulta ineficiente, intensivo en emisiones contaminantes y costosas en términos de importaciones. El Gobierno ha elaborado un Plan Nacional de Energías Renovables (2013), alineado con la Directiva 2008/29/EC de la Unión Europea, conforme al cual pretende reducir la dependencia energética de Serbia de fuentes fósiles. Este Plan pretende elevar la producción de las energías renovables del 21,2% (2009) al 27% en 2020. El Gobierno estima que el mayor potencial de desarrollo corresponde a la biomasa (65% sobre la capacidad total de las renovables), la energía hidroeléctrica (15%) y la energía solar (12%). En este ámbito de las renovables, ya está en funcionamiento un parque eólico de 20 MW y se prevé que en el medio plazo se ponga en marcha alguno más. La propia empresa estatal EPS tiene proyectada la construcción de un parque eólico y plantas de energía solar en la localidad de Kostolac. La financiación bilateral resulta también clave en el proceso de transición energética; muestra de ello es el acuerdo firmado recientemente entre el Gobierno Central de Serbia, el Gobierno de Suiza y el Banco Alemán de Desarrollo para financiar la utilización de energía biomasa en diez centrales térmicas nacionales.

Las reservas probadas de petróleo ascienden a 80 millones de barriles, lo que sitúa a Serbia en el puesto 69 del ranking mundial (España se encuentra en el puesto 61). El principal productor y distribuidor es Naftna Industrija Srbije (NIS), empresa controlada por la compañía rusa Gazprom que cuenta con refinerías en Pancevo y Novi Sad.

Las reservas de gas natural de Serbia se estiman en 1,7 mil millones de pies cúbicos. Si bien la producción nacional (a cargo fundamentalmente de NIS) se ha multiplicado por cinco en los últimos cinco años, apenas supone el 23% del consumo. El grueso del gas natural consumido se importa mediante contratos de largo plazo suscritos con la empresa rusa Gazprom, proveedor exclusivo de Serbia. Las transacciones se articulan a través de la compañía instrumental Yugorosgaz. La empresa estatal Srbijagas controla la transmisión, distribución y comercialización en el mercado interior, asumiendo también el papel de suministrador de último recurso. Srbijagas es una empresa pública altamente deficitaria cuya reestructuración ha sido solicitada repetidamente por la Comunidad Energética, la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, entre otras instituciones. En abril de 2016 Srbijagas alcanzó un acuerdo para cancelar definitivamente su deuda con Gazprom antes del 30 de junio. La red de gas natural de Serbia cuenta con un único punto de entrada en la frontera con Hungría, contando con una extensión hacia Bosnia-Herzegovina. La Unión Europea está impulsando la construcción de una nueva interconexión con Bulgaria, con capacidad de operar en doble sentido, en el marco de la Red Trans-Europea de Energía. Cabe recordar que en 2009 Serbia y Gazprom firmaron un acuerdo para la construcción del tramo serbio (Juzni Tok), según el cual la sociedad suiza South Stream Serbia AG, participada al 51% por Gazprom y al 49% por Srbijagas, se encargaría de construir y operar el gasoducto y las instalaciones de almacenamiento anexas. La Unión Europea ha mantenido siempre que los acuerdos firmados por varios estados, incluida Serbia, con Gazprom son incompatibles con el acervo europeo al restringir el derecho de acceso de terceros países y la libertad de fijación de precios. En la actualidad las autoridades serbias están considerando otras alternativas para diversificar el suministro de gas natural, que podrían pasar por el proyecto Turkish Stream, también patrocinado por Rusia, o por otras rutas amparadas por Eslovaquia, Rumanía, Bulgaria y otros estados.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Población activa. Serbia cuenta con una población en edad de trabajar de 5.974.200 personas (Oficina de Estadística, IV Trimestre 2017). La población activa es de 3.239.200 personas, lo que supone una tasa de actividad del 54,2%. Esta población adolece de un elevado grado de envejecimiento. La tasa de natalidad de Serbia ha sido negativa durante bastantes años y las políticas natalistas no han tenido el efecto deseado.  

Población ocupada. La población ocupada es de 2.763.600 personas (Oficina de Estadística, IV Trimestre 2017), es decir, el 85,3% de la población activa. Un 73,7% de los empleados están ocupados en el sector privado, principalmente en la agricultura, la industria de transformación y en el comercio mayorista y minorista. Las administraciones públicas y un gran número de empresas públicas emplean al restante 26,3% de población ocupada. Los costes laborales en Serbia son relativamente bajos.  El salario medio neto asciende a unos 456 euros y el salario medio bruto a 628 euros. El salario mínimo está fijado en 143 dinares por hora, lo que supone alrededor de 209 euros al mes. Al mismo tiempo, Serbia destaca por la calidad de sus recursos humanos. La formación de la fuerza de trabajo, medida en años de educación de la población adulta, se compara favorablemente con las otras economías de los Balcanes. El sistema educativo presenta un cierto sesgo hacia perfiles de carácter técnico poco frecuente en la región. La subcontratación a través de agencias temporales no está regulada en Serbia, aunque sí es frecuente su uso, existiendo cierta tolerancia de las autoridades en este aspecto. El mercado de trabajo se caracteriza por contar con un importante volumen de empleo informal. También cabe señalar que la agricultura de subsistencia que desarrollan numerosas explotaciones es un importante elemento estabilizador del empleo, al absorber a la mano de obra excedente durante los periodos de crisis.

Población desempleada. El número de desempleados asciende a 475.600 (Oficina de Estadística, IV Trimestre 2017) formando el 14,68% de la población activa. Este paro es aún mayor entre la población juvenil, alcanzando una tasa cercana al 32%. Otros grupos especialmente afectados por el desempleo son las mujeres, la población gitana, los desplazados y los refugiados. La movilidad interna de la fuerza de trabajo es muy baja. Por el contrario, la movilidad externa (emigración) ha sido y continúa siendo elevada. La fuga de talentos (brain drain) es un problema grave para las administraciones y empresas serbias, aunque no se trata ni mucho menos de una novedad. Serbia mantiene un elevado nivel de desempleo estructural, consecuencia de las  privatizaciones de la última década. La falta de reformas del mercado de trabajo ha impedido que esta población fuera absorbida por otras empresas.

Políticas de empleo. La creación de empleo es una de las prioridades de cualquier Gobierno serbio. En general el gasto en políticas de empleo de Serbia es inferior a la media europea, pero superior al de otras economías de los Balcanes. En cuanto a las políticas pasivas, el nivel de cobertura de los desempleados es muy bajo, debido al predominio de los desempleados de larga duración y de los jóvenes que no han accedido a su primer empleo. Las políticas activas tienen una tasa de éxito relativamente elevada, pero su uso todavía es limitado y se necesita invertir en el desarrollo del sistema de formación de los trabajadores. Tradicionalmente el mercado de trabajo serbio ha presentado deficiencias institucionales que desincentivan la contratación y la reducción del desempleo de larga duración, p.ej. elevada carga fiscal del empleo; indemnizaciones por despido en función de la experiencia total del trabajador, incluso en otras empresas; regulación rígida de las jornadas laborales, vacaciones anuales y condiciones de empleo; cargas administrativas; limitación de la contratación temporal a 12 meses; y un sistema deficiente de negociación colectiva, que extiende los convenios nacionales y sectoriales a todas las empresas de un sector. Además, el proceso de resolución judicial de las disputas laborales es relativamente lento. Para paliar estas deficiencias, el Gobierno serbio impulsó una reforma de la Ley del Trabajo en 2014 (última modificación BO 113/2017) que venía a introducir mayor flexibilidad y claridad en el sistema. Entre las medidas adoptadas, se facilita la contratación temporal, se agiliza el procedimiento de despido y se reduce su coste. La reforma fue bien recibida por los analistas, si bien dejó sin resolver el problema de la elevada carga fiscal del empleo, la mejora de la formación de la mano de obra para adecuarlas las exigencias del mercado y la corrección de las disparidades regionales en la creación de empleo. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El PIB per cápita de Serbia se sitúa en términos nominales en 4.500 euros (Eurostat). En términos comparativos, se trata de uno de los más bajos de los Balcanes, por detrás del de Montenegro (6.755 euros), Rumanía (8.200 euros) o Bulgaria (6.300 euros) y muy alejada de Eslovenia (19.400 euros) o Croacia (11.400 euros). Para analizar la distribución de la renta conviene apoyarse en el índice de Gini. Este indicador mide el grado de desigualdad en el reparto de los ingresos, de modo que un índice de 0 indica una perfecta igualdad en la distribución de la renta, mientras que un valor de 100 indica la máxima desigualdad (todos los ingresos los recibiría un único ciudadano). Así pues, cuando menor es el índice, más igualitaria la distribución de la renta. Desde esta perspectiva, Serbia tiene una distribución relativamente igualitaria, con un índice que se ha reducido de 33,0 en 2004 a 29,1 en 2013 (Banco Mundial, 2018). Serbia se sitúa así en una posición intermedia en el contexto de la región, siendo más igualitaria que Macedonia (35,6), Bulgaria (37,4), Croacia (32,2) o Bosnia-Herzegovina (33,8), pero menos que Rumanía (27,5) o Eslovenia (25,7). En el caso de España este índice es de 36. No obstante, es importante tomar estos datos con precaución debido a las limitaciones estadísticas. En primer lugar, no debe olvidarse el peso del sector informal en las economías de los Balcanes, que representa más del 30% del PIB. En segundo lugar, las estadísticas disponibles infra-estiman la pobreza entre poblaciones como los desplazados o la población gitana, grupos particularmente vulnerables que sufren mayores tasas de desempleo y problemas de acceso a la vivienda, la educación o la sanidad. Según los resultados de la última encuesta sobre ingresos y condiciones de vida, el porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social es del 38.7%, situándose el umbral de ingresos en 125 euros al mes. El rango de edad más expuesto a esta situación se encuentra entre los 18 y los 24 años.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Serbia mantiene una importante dependencia del sector primario, que supone en 2017 un 6% del Valor Añadido Bruto (VAB) de su economía. Tanto la agricultura como la minería son sectores clave para el empleo y la generación de divisas.

Agricultura y ganadería. La agricultura aporta el 6% del VAB. Hasta hace pocos años la agricultura era el principal sector exportador de Serbia y el único en que este país registraba superávit comercial. No obstante se trata todavía de una actividad volátil, con un bajo nivel de tecnología aplicada y altamente vulnerable a las condiciones climatológicas. La producción vegetal se concentra en Vojvodina y en las llanuras panonias, aunque también son prominentes regiones agrícolas las de Macva, Pomoravlje, Tamnava y Jablanica. La superficie agrícola de Serbia asciende a 3,4 millones de hectáreas, de las que 2,5 millones corresponden a superficie cultivable y 0,9 millones a praderas, pastos y tierras en barbecho (Oficina de Estadística de Serbia, Censo Agrícola, 2012). El 71,5% de esta superficie se dedica a cereales (maíz, 57,0%; trigo, 35,1%; cebada, 4,7%), el 16,0% a cultivos industriales, el 10,7% a forrajes y el 1,4% a legumbres y frutas. Existe una gran diversidad en las explotaciones agrícolas, que van desde las granjas familiares a las cooperativas, pasando por las empresas agrícolas públicas y las grandes de holdings alimentarios. Serbia es un importante productor de ciruelas y frambuesas, destacando también el cultivo de maíz, girasol, remolacha azucarera, soja, patatas y manzanas. El país cuenta también con 56.000 hectáreas de viñedo, que producen 230 millones de litros anuales. Destacan las regiones vinícolas de Vrsac, Zupa, Fruska Gora y Topola. En lo que respecta a la ganadería, Serbia cuenta con 2,0 millones de unidades de ganado equivalentes. La cabaña está formada por 2,9 millones de porcino; 1,7 millones de ovino y 0,9 millones de bovino. Predominan las granjas de aves de corral, con 16,33 millones de animales. No obstante, la producción de sector ganadero se encuentra en declive desde que en 2009 una ley restrictiva del uso de organismos genéticamente modificados, la cual ha reducido drásticamente la rentabilidad de las explotaciones.  En cuanto a las políticas públicas, el Gobierno serbio impulsa activamente el desarrollo del sector agrícola. Ha introducido legislación de modo que al menos el 5% del presupuesto anual debe dedicarse a ayudas a este sector para la producción, la modernización de instalaciones, el desarrollo rural, la introducción de estándares de calidad y medioambientales, etc. La maquinaria agrícola es en su mayor parte importada, ya que la producción local es reducida y de escasa calidad. En los últimos años Serbia está aprovechando su fortaleza agrícola para desarrollar una incipiente industria agroalimentaria.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El sector secundario supone en torno al 26,4% del VAB de la economía serbia (Oficina de Estadística de Serbia, 2018).

Minería. El principal recurso natural de Serbia es el carbón (lignito). Las reservas de lignito de Serbia se estiman en 21.000 millones de toneladas, la mayoría de baja calidad. La producción nacional cubre aproximadamente el 97,5% de la demanda de carbón. El principal productor de carbón es la empresa eléctrica estatal Elektroprivreda Srbije (EPS), que utiliza este recurso fósil para alimentar sus plantas térmicas. Las principales minas de carbón se encuentran en las cuencas de Kostolac y Kolubara, áreas densamente pobladas con numerosos terrenos agrícolas, carreteras y cursos de agua, todo lo cual limita sus posibilidades de crecimiento. Serbia cuenta también con una de las mayores reservas de cobre de Europa en torno a  las ciudades de Bor y Majdanpek. Estas minas son explotadas por la empresa estatal RTB Bor. Después de dos décadas de abandono y varios intentos de privatización fallidos, RTB Bor es una empresa en ascenso, gracias a las inversiones en la modernización de sus instalaciones metalúrgicas realizadas en los últimos años, con perspectivas de ser privatizada a lo largo de 2018. También cabe destacar las reservas de litio de la región de Jadar, estimadas en 125,3 millones, lo que convierte a este yacimiento en uno de los mayores de Europa. La empresa austro-británica Rio Tinto ha realizado diversos estudios para analizar la rentabilidad de este yacimiento, que todavía no se explota comercialmente. La empresa considera que cuando Jadar opere a pleno rendimiento podría satisfacer el 20% de la demanda mundial de litio. Por otro lado, resulta importante mencionar la creciente importancia del sector privado en minería, ya que se han otorgado hasta la fecha varios permisos de explotación y la apertura de las primeras minas privadas. 

Manufacturas. El sector industrial serbio se vio muy afectado por la fragmentación de la cadena de suministro que supuso la desaparición de Yugoslavia. En la actualidad la industria serbia destaca por la fabricación de medicamentos, metales básicos, automóviles, neumáticos y mobiliario y otros productos de madera. Se trata de un sector que todavía concentra un volumen importante de empresas públicas de grandes dimensiones y variable eficiencia. Incluso en las empresas cuya actividad es económicamente viable, la falta de inversiones de las últimas dos décadas ha degenerado en tecnologías y equipos obsoletos, escasez de materias primas, exceso de mano de obra y falta de capital circulante para operar. No obstante lo anterior, la entrada de inversión directa de la Unión Europea está revitalizando el sector y Serbia está ganando importancia como exportador en muchos capítulos industriales.

Energía. El sistema eléctrico está controlado por la empresa estatal Elektroprivreda Srbije (EPS), la cual se encarga de la generación, distribución y suministro de electricidad, con una capacidad instalada de 7.304 MW. La red de transmisión está operada por la compañía estatal Elektromreza Srbije (EMS). La generación neta de energía es de aproximadamente 35.650 millones de KW/h, ligeramente superior a los 29.000 millones de KW/h consumidos. Las plantas térmicas de Serbia están basadas en tecnología importada de Estados Unidos en los años cincuenta y apenas han recibido mantenimiento en las dos últimas décadas, por lo que el sistema de generación está necesitado de importantes inversiones. Dadas las reticencias de la Unión Europea a financiar la ampliación de estas instalaciones, altamente contaminantes, Serbia ha recurrido al apoyo de China para avanzar su programa de modernización. En diciembre de 2014 China concedió un préstamo a Serbia de USD 608,26 millones para la instalación de 350 MW en Kostolac y la ampliación de la mina de lignito de Drmno. 

Construcción. Supone el 4,6% del VAB. La construcción es una de las ramas de actividad que más ha crecido en los últimos años, debido a la necesidad de reconstruir las infraestructuras y el parque de viviendas. Su expansión se ha visto impulsada por el crecimiento de la demanda de edificios residenciales, hoteles, centros de negocios, centros comerciales, naves industriales y todo tipo de obras de ingeniería civil. Se estima que el sector cuenta con alrededor 115.500 trabajadores (4% del total). No obstante, su desarrollo está condicionado por las restricciones de crédito del sector privado y la necesidad de contar con financiación internacional para muchos proyectos de obra pública.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Los servicios representan el 50% del VAB de la economía serbia.

Comercio mayorista y minorista. Los ingresos del sector de la distribución comercial rondan los 3.299 millones de euros, lo que resulta una cifra relativamente baja para el tamaño de la economía y que probablemente se explica por la limitada capacidad adquisitiva de los consumidores y la importancia de la economía informal. La red de comercios minoristas comprende alrededor de 96.918 establecimientos, de los cuales solo el 40% corresponde a establecimientos de alimentación (supermercados,  hipermercados y cash & carry), frente a una media del 80% en la Unión Europea (National Business Review, diciembre de 2015). La distribución comercial ha vivido numerosas transformaciones en los últimos años, convirtiéndose en uno de los más dinámicos de la economía. Se trata de un sector relativamente concentrado Los operadores dominantes han tratado de prepararse en los últimos años frente a la previsible entrada de nuevos competidores mediante una campaña de fusiones y adquisiciones. En la actualidad el principal operador es el grupo belga Delhaize (ahora propiedad del grupo holandés Ahold), propietario de los establecimientos Tempo y Maxi. El segundo actor del mercado es el grupo croata Agrokor, que controla las marcas Mercator, Idea y Roda. La competencia local está liderada por las empresas Univerexport y DIS. Estas cuatro cadenas controlan el 70% del mercado, cuota que se eleva hasta el 87% si se tienen en cuenta las primeras 25 empresas del sector, entre las cuales destacan la griega Veropoulos, la alemana Metro o la serbia Aman, una firma en rápido crecimiento que en 2015 adquirió los establecimientos de Intermarché y de Visnjica. Un elemento a considerar es que muchas de estas empresas de distribución se están expandiendo rápidamente por distintos mercados de los Balcanes, lo que supone la integración de las cadenas de suministro a escala regional. Los analistas esperan que el sector avance todavía más en su consolidación en los próximos años, proceso que aumentaría el atractivo para cadenas internacionales como Tesco, Carrefour o Lidl que hasta ahora se han mantenido al margen del mercado. Precisamente Lidl comenzará su actividad en Serbia en breve. Serbia cuenta con 42 metros cuadrados de superficie comercial por 1.000 habitantes, frente a 18 en Croacia y 23 en la República Checa, lo que confirma su atractivo como destino de inversión en el sector comercio. La entrada de cadenas como Kika, Merkur o Brickolage está dinamizando la actividad de distribución. Spar ha anunciado planes para instalarse en Serbia. IKEA abrió sus puertas en agosto de 2017. Este fenómeno probablemente se traducirá en una mayor competencia, mejores servicios y menores precios.

Telecomunicaciones. El mercado de las telecomunicaciones de Serbia está abierto a la competencia desde 2012. El regulador de este mercado es la Agencia de Comunicaciones Electrónicas (www.ratel.rs), la cual se encarga de promover la competencia en el sector, regular el acceso a las distintas redes, otorgar las licencias a los operadores y fijar las tarifas reguladas. El sector de telecomunicaciones genera en Serbia unos ingresos aproximados de 1.700 millones de euros (export.gov, 2017), de los cuales la mayor parte corresponde a telefonía móvil (56,6%), seguido de telefonía fija (21,0%) e internet (11,9%). El principal operador del mercado de telecomunicaciones es la compañía Telekom Srbija, empresa pública que gestiona la red terrestre de telefonía y cuenta con actividades en otros países de la región, como Bosnia-Herzegovina y Montenegro.

Hoteles y restauración. Se trata de un sector en pleno desarrollo, debido a la carencia de plazas hoteleras para acomodar el crecimiento del turismo en las principales ciudades. Los destinos más populares son las ciudades de Belgrado, Novi Sad y Nis, mientras que los destinos rurales siguen teniendo un público reducido. La facturación del sector es de aproximadamente 350 millones anuales. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

Serbia ofrece importantes oportunidades en la privatización de empresas públicas. El Estado conserva la propiedad de un gran número de compañías que operan en sectores muy diversos. En los últimos años el Gobierno serbio se ha esforzado notablemente por mejorar el marco jurídico de las privatizaciones, evitar las privatizaciones fraudulentas y culminar la venta de las empresas todavía en la cartera de la Agencia de Privatizaciones de Serbia. La Ley de Privatizaciones de 2012 reforzó las obligaciones de transparencia y profesionalizó la gestión de las empresas públicas. Fruto de esta reforma se produjeron operaciones como la adquisición de Zastava por Fiat o de JAT por Etihad. En julio de 2014 las autoridades adoptaron una nueva reforma de la Ley de Privatizaciones (BO 83/2014) que reforzaba la racionalidad económica de las operaciones y la seguridad jurídica de los inversores. El objetivo de esta reforma era impulsar la rápida privatización de 502 empresas públicas. En diciembre de 2015 se clausuró la propia Agencia de Privatizaciones de Serbia, que era la institución oficial responsable de supervisar los procesos de venta de empresas públicas de acuerdo a lo establecido en la Ley de Privatizaciones. A partir de ese momento, sus competencias han sido asumidas directamente por el Ministerio de Economía (www.priv.rs). Dicho ministerio dispone de información sobre todas las empresas públicas a la venta y en actual proceso de privatización , por lo que es el primer punto de contacto al que deben acudir los potenciales inversores. Las principales características del actual marco legal de las privatizaciones en Serbia son las siguientes:

  • Fecha límite: las empresas de capital social debían privatizarse o liquidarse antes del 31 de diciembre de 2015. Los inversores podían enviar sus expresiones de interés hasta el 15 de septiembre de 2015. Para las otras empresas no hay fecha límite, los inversores pueden enviar expresiones de interés en cualquier momento. Sin embargo, cabe señalar que el Fondo Monetario Internacional, en el marco de su programa de apoyo, ha pedido al Gobiernio serbio la liquidación de todas las empresas deficitarias, por lo que se espera que el proceso de privatizaciones concluya entre 2016 y 2017.
  • Formas de privatización: venta del capital, venta de los activos, transferencia del capital libre de cargas y colaboración estratégica. La anterior ley no contemplaba ni la venta de los activos ni la colaboración estratégica, mientras que la venta del capital estaba sujeta a numerosas trabas. La ley también permite que la colaboración estratégica se lleve a cabo mediante una empresa de capital mixto (joint venture) o mediante la recapitalización de la empresa preexistente.
  • Método de adjudicación: concurso público con o sin subasta pública. Se permite utilizar distintas combinaciones de fórmulas de privatización y métodos de venta.
  • Medidas de adecuación: la ley permite llevar a cabo distintas medidas para aumentar el atractivo de la empresa para el potencial inversor, tales como la cancelación condicionada de deuda y la conversión de deuda en capital. 
  • Obligaciones de transparencia: las transacciones concluidas sin consentimiento de la Agencia de Privatizaciones y contrarias a los términos del contrato de venta se consideran nulas. También se refuerzan los controles para evitar la corrupción o el blanqueo de capitales.

Antes de realizar una oferta por una empresa pública, la Oficina Económica y Comercial de España en Belgrado recomienda realizar las diligencias apropiadas En particular, es recomendable contratar asesoramiento especializado de una consultora o despacho de abogados local, solicitar información al Ministerio de Economía (www.privreda.gov.rs y www.priv.rs) o a la entidad pública de responsable de la supervisión de la empresa  en cuestión, visitar las instalaciones de dicha empresa y realizar entrevistas con gestores, proveedores y clientes antes de tomar una decisión. Nuestra Oficina puede acompañar al inversor en este proceso con plena protección de la confidencialidad. En particular, los inversores deben protegerse frente a varios tipos de contingencias: fraudes, propiedad colectiva de los activos y régimen de propiedad del suelo. En primer lugar, el fraude y la corrupción han sido la principal causa del fracaso de las privatizaciones. Algunos inversores han adquirido empresas públicas para vaciar sus activos y devolverlas luego al Estado una vez arruinadas. El método más común es utilizar una empresa privatizada como colateral de un préstamo. Hecho esto, la primera empresa podía ser devuelta a la Agencia de Privatizaciones dejando de pagar las cuotas de adquisición. En algunos casos los activos de una empresa se ha utilizado para adquirir el capital o la deuda de otra, conformando auténticos esquemas piramidales. En respuesta a estas prácticas, en los últimos años el Gobierno de Serbia ha abierto diversas investigaciones sobre privatizaciones sospechosas, además de reforzar los controles sobre los inversores. Esta estrategia ha mejorado enormemente el éxito de las privatizaciones. En segundo lugar, la propiedad colectiva de los activos. El sistema yugoslavo otorgaba a los trabajadores más derechos sobre las empresas que en otros países socialistas. Este problema se solucionó posteriormente con la transformación de la propiedad social (propiedad colectiva e intransferible de los trabajadores) en propiedad del Estado. No obstante, todavía hoy en muchas empresas los trabajadores suponen una parte importante del accionariado. Finalmente, la propiedad del suelo. Este problema afecta a algunas empresas agrarias e industriales. El sistema yugoslavo no contemplaba la propiedad privada del suelo, sino meramente un derecho de usufructo. En muchas ocasiones la propiedad del suelo continúa siendo del Estado (municipio), lo que ha generado conflictos por la reubicación de algunas empresas. Además, los inversores que deseen construir nuevas plantas o inmuebles en suelo público deben adquirir antes la propiedad del mismo. El Gobierno serbio ha adoptado una reforma de la Ley de Conversión del suelo durante 2015 para aclarar los términos de dicha compra. Finalmente cabe tener presente que algunas de las empresas privatizadas, especialmente las de mayor tamaño, han recibido ayudas de estado que la Unión Europea podría considerar incompatibles con las obligaciones de Serbia bajo el Acuerdo de Estabilización y Asociación de 2008; si no se ha previsto esta contingencia en el contrato de privatización, el inversor podría verse obligado a devolver dichas ayudas en lugarl del Estado serbio. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex