Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Sudáfrica es un país de renta media y su economía, si bien no es la mayor del continente africano, sí es la más desarrollada e industrializada. Esta economía muestra a nivel agregado la estructura típica de un país desarrollado, con un dominio claro del sector servicios (68% del valor añadido bruto total) y una importancia mínima para la agricultura y la pesca (3%). La industria y la construcción suponen el 21%. En la economía sudafricana destacan dos sectores por su tamaño, desarrollo y grado de internacionalización: la minería y los servicios financieros.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

La inflación en Sudáfrica suele situarse entre el 4% y el 6% anual, que es el objetivo marcado por la autoridad monetaria, gracias a la ortodoxia de la política monetaria y a la independencia de la reserva federal sudafricana. No obstante, el encarecimiento de los hidrocarburos ha contribuido a superar el techo, y en marzo de 2019 el IPC se situó en el 6,2%, Pese a este control de la inflación, hay una gran inercia en el aumento de precios, que aísla esta tasa del ciclo económico, impactando en la evolución del tipo de cambio.

Sudáfrica es un país industrializado y abierto en el que es posible importar cualquier mercancía. Gracias a esta producción local y a la posibilidad de importaciones se pueden encontrar todo tipo de productos a un precio acompasado al nivel de desarrollo del país. Ahora bien, numerosos sectores clave de la economía sudafricana están dominados por un número reducido de empresas, públicas y privadas, configurando situaciones de monopolio u oligopolio que afectan a la libre competencia y, en última instancia, la competitividad general de la economía sudafricana. La empresa pública TRANSNET mantiene un monopolio casi absoluto sobre el transporte de mercancías por ferrocarril, servicios portuarios, gaseoductos y oleoductos, con el resultado de niveles de inversión inadecuados, servicios ineficientes y tarifas elevadas, como las tarifas portuarias que se encuentran entre las más elevadas del mundo.

Otra empresa pública, ESKOM, ostenta también un cuasi monopolio en la generación y distribución de energía eléctrica. Durante muchos años las tarifas se mantuvieron en niveles muy bajos, pero la necesidad de financiar la renovación del parque de generación (tras veinte años de ausencia total de inversiones) ha llevado a impresionantes subidas en los últimos años. Sudáfrica ha pasado de ser un país de electricidad barata a un país de electricidad cara, impactando en las industrias de consumo energético intensivo (siderurgia y similar). Este cuasi monopolio ha sido roto en los últimos años con la entrada de productores independientes de energía en el ámbito de las energías renovables, aunque no se ha reflejado todavía en una moderación del coste de la energía.

El sector bancario vive una situación similar, dominado por cuatro entidades. Las tarifas y comisiones impuestas para todo tipo de operaciones son considerables, incluso teniendo en cuenta que los riesgos incurridos pueden ser superiores a los que prevalecen en países desarrollados. Desde el Ministerio de Finanzas y el Banco Central se ha pedido en repetidas ocasiones al sector un comportamiento más competitivo; en 2017 hubo una investigación de la autoridad de defensa de la competencia por manipulación y colusión en contratos de swaps de divisas.

La distribución comercial también está dominada por cuatro grandes grupos, con presencia en casi todos los ramos del comercio. Destaca la situación en el ramo de alimentación, donde se estima que controlan más del 80% de las ventas.

Asimismo, en el sector industrial existen numerosos subsectores, especialmente en la fabricación de bienes industriales intermedios, dominados por un número reducido de empresas, dos o tres en algunos casos, en los que se dan con frecuencia casos de colusión y reparto del mercado. Reflejo de ello son los numerosos casos investigados, y multas impuestas, por el Tribunal de Defensa de la Competencia sudafricano.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Sudáfrica cuenta con una red de infraestructuras de transporte, telecomunicaciones y energía más moderna y capilar que la de los países de alrededor, y comparable en varios aspectos a la de los países desarrollados.

Carreteras. En general Sudáfrica cuenta con una red de carreteras muy desarrollada y en buen estado. El gobierno central es el responsable general sobre las carreteras nacionales, siendo la sociedad independiente SANRAL (South African National Roads Agency Limited) la competente en materia de construcción de nuevas carreteras y su mantenimiento. La red de carreteras y autopistas es de unos 366.872 kilómetros, de los que aproximadamente el 18% están asfaltados. La red de carreteras de peaje actual conforma alrededor de 3.120 km de los cuales 1.832 están gestionados por SANRAL y el resto por compañías privadas estando la autopista N1/N4 operada por la compañía española Dragados SA a través de la concesión Bakwena Platinum Corridor Concessionaire.

Ferrocarriles. La Passenger Rail Authority of South Africa, PRASA, es la agencia pública encargada del transporte de viajeros por ferrocarril, mientras que la también estatal TRANSNET FREIGHT RAIL se ocupa del transporte de mercancías. La red ferroviaria es en su mayoría de vía estrecha y tiene una longitud de 33.400 km, de los cuales 16.946 electrificados. La red sudafricana juega un papel muy importante en el transporte de mercancías, pero muy escaso en el de viajeros. Solo los servicios de cercanías en las áreas metropolitanas de Pretoria-Johannesburgo, Ciudad del Cabo y Durban tienen alguna relevancia, pero se ven limitados por la antigüedad del equipamiento y la inseguridad. Los servicios de pasajeros de larga distancia son mínimos. Según PRASA, en los años 70 se registraban 700 millones de desplazamientos mientras que en la actualidad son 300 millones.

A pesar de los considerables volúmenes transportados, la capacidad de la red, lastrada por la avanzada edad media del material rodante y el mal estado de algunos tramos de tendido, es insuficiente para cubrir la demanda existente, especialmente para el sector minero. Aproximadamente el 15% del transporte de mercancías se realiza por este medio siendo especialmente importante para los sectores minero, agrícola y de automoción. La infraestructura más moderna la constituye el Gautrain, una red de tren rápido de 80 kilómetros que conecta Johannesburgo, Pretoria y el aeropuerto OR Tambo. Se trata de un proyecto conjunto entre el gobierno provincial de Gauteng y Bombela, consorcio privado con empresas de origen canadiense-francés.

Prasa y Transnet han comprado recientemente un número elevado de locomotoras y otro material rodante. El gobierno mantiene planes no definidos para construir un tren de alta velocidad de Johannesburgo a Durban, así como de mejoras de las vías que unen la región minera de Mpumalanga con el puerto de Durban y Richards Bay.

Puertos. Los puertos comerciales desempeñan un papel crucial en el transporte, la logística y el desarrollo socio-económico de Sudáfrica. Alrededor del 98% de las exportaciones de Sudáfrica se realizan por vía marítima. TRANSNET es la entidad propietaria y gestora de los principales puertos de Sudáfrica: Richards Bay, Durban, East London, Port Elizabeth, Mossel Bay, Ciudad del Cabo, Saldanha y Ngqura. El puerto de Durban es el más activo de Sudáfrica, el segundo del continente y tiene la terminal de contenedores más grande del hemisferio sur. Es el puerto más conveniente para el tráfico transfronterizo y la ubicación más conveniente para la zona de Gauteng.  El puerto de Richards Bay, dedicado casi exclusivamente a las exportaciones de carbón, es el mayor en términos de volúmenes de carga.

Aeropuertos. La compañía pública ACSA (Airports Company of South Africa) posee y opera los principales aeropuertos de Sudáfrica entre ellos los tres grandes aeropuertos internacionales: Johannesburgo, Ciudad del Cabo y Durban. Otros aeropuertos de cierta importancia son el de Bloemfontein, Port Elizabeth, East London, George, Kimberley y Upington. Las instalaciones de los principales aeropuertos son excelentes, ya que, con motivo de la celebración del mundial de fútbol en 2010, ACSA llevó a cabo importantes obras de modernización. El tráfico de pasajeros total en el país supera los 40 millones, desde octubre de 2017 hasta octubre de 2018 el número de llegadas y salidas ha sido casi de 11 millones, un 8% más que en el mismo trimestre del año anterior, con más de 560.000 entradas y salidas de aviones.

Telecomunicaciones. El sector de las telecomunicaciones, tanto telefonía, como internet, televisión y radio, está liberalizado y hay varios operadores en cada tecnología. La red de telefonía fija y móvil básica está totalmente desarrollada en el país. En algunas zonas hay problemas puntuales con la red fija debido al robo de cobre. En 2016 empezó el despliegue de la fibra en las principales áreas residenciales. La televisión de pago por satélite tiene un uso muy extendido en el país.

Energía. La tasa de electrificación en Sudáfrica es casi del 90%. Sin embargo, desde finales de 2018 han vuelto los apagones programados, debido a la deficiente gestión del aprovisionamiento de carbón por parte de la empresa pública de electricidad ESKOM. Transnet Pipelines es la empresa nacional encargada de la gestión de gasoductos y oleoductos en Sudáfrica. Desde 1967 está en funcionamiento un oleoducto y un gasoducto que conecta el puerto de Durban con la región industrial de Gauteng. La compañía privada energética sudafricana Sasol explota un campo de gas natural en Temane, Mozambique, que transporta hasta la zona de Gauteng mediante un gasoducto de 865 km.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

El mercado de trabajo sudafricano viene registrando unas elevadas y sostenidas tasas de desempleo y de trabajadores desanimados. Según los datos de la agencia estadística sudafricana del primer trimestre de 2019, la población en edad laboral (15-64 años) asciende a 38,28 millones de personas, de los cuales cerca del 22,5 integran la población activa. De estos últimos, 6,2 millones están en situación de desempleo. Ello supone una tasa de paro del 27,6%. En el caso de la población juvenil (15-24 años), el paro es del 55,2%. La economía informal está presente en Sudáfrica pero en menor medida que en otros países de la región.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El PIB por habitante de Sudáfrica es uno de los mayores del continente africano, ascendiendo en el año 2018 y, según el FMI, a 13.774USD en términos de paridad de poder de compra (6.560 en términos corrientes). La renta por habitante muestra una tendencia suavemente creciente aunque a un ritmo muy moderado en comparación con otros países emergentes.

Renta per cápita, Sudáfrica 2014 2015 2016 2017 2018
PIB per cápita (USD corrientes) 6.509 5.803 5.316 6.180 6.560
PIB per cápita, paridad de poder de compra (USD) 13.244 13.350 13.360 13.573 13.774

Fuente: FMI

Por otra parte, Sudáfrica es uno de los países del mundo con mayor desigualdad en la distribución de la renta, herencia en buena medida de la política de apartheid, que limitaba el acceso de la mayoría de la población a la propiedad, la educación y a ocupaciones de elevada remuneración. El fin del apartheid y el establecimiento de políticas de apoyo a los más desfavorecidos no han conseguido evitar que hoy en día Sudáfrica siga siendo uno de los países del mundo con mayor desigualdad. Sin embargo, la composición racial de la distribución de la renta sí ha evolucionado, pues existe ahora una élite económica de raza negra.

El índice de Gini refleja unas reducciones de la desigualdad muy pequeñas a lo largo de los últimos 15 años. El Banco Mundial señala en su informe sobre la economía sudafricana (de abril de 2018) que, si bien en Sudáfrica se está logrando reducir la pobreza y la desigualdad, sigue estando a la cabeza de las economías en lo que a desigualdad se refiere: el 20% más pobre de la población consume menos del 3% del gasto total, mientras que el 20% con mayor renta consume el 65% del total. Tal y como puso de manifiesto el FMI en 2017, es el país donde hay mayor contraste entre la renta del 10% más rico de la población y la del 10% más pobre. Por otra parte, persisten importantes bolsas de pobreza: en agosto de 2017 la agencia estadística sudafricana anunció que un 55,5% de la población sudafricana se sitúa por debajo del umbral de pobreza nacional, una cifra que era del 53,2% en 2011.

  2000 2005 2011 2014
Índice de Gini 0,58 0,65 0,63 0,63

Fuente: Banco Mundial.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

El sector primario no minero (agricultura, pesca y ganadería) supone menos del 3% del PIB. La minería alcanza el 8% del PIB.

Agricultura

A pesar de que ha ido disminuyendo su importancia relativa, el sector agrícola está muy desarrollado y sigue siendo una de las bases de la economía sudafricana y una importante fuente de divisas y de creación de empleo. Persiste una estructura dual. Por una parte, se da una agricultura de subsistencia en las áreas rurales de población mayoritariamente negra y, por otra, sigue existiendo una agricultura comercial en grandes explotaciones, con canales de distribución y comercialización bien establecidos, gestionadas por agricultores de raza blanca.

El país presenta un régimen pluviométrico muy dispar, desde zonas semidesérticas hasta subtropicales, disminuyendo la pluviosidad de este a oeste. El extremo sur del país tiene un clima mediterráneo y se dan cultivos de agricultura intensiva, hortofrutícolas, viñedos y, en menor medida, olivos. En el centro y oeste del país predominan los cultivos extensivos de maíz y cereales. En el este y norte se da la caña de azúcar y los cultivos frutícolas, cítricos y subtropicales principalmente. Sólo un 10% del área cultivada es de regadío y el sector es muy vulnerable a las inclemencias del tiempo, en especial a las sequías que se repiten de manera cíclica.

En conjunto, entre los principales cultivos destacan el maíz, verduras y frutas (incluidos cítricos y las de tipo subtropical), uvas, y caña de azúcar. Las uvas se destinan para producción de vino, y, en su mayoría, para exportación. Lo mismo ocurre con el resto de frutas. Sudáfrica, aprovechando la diferencia de estaciones con el hemisferio norte, se encuentra entre los líderes mundiales en la exportación de aguacates, mandarinas, pomelos y uvas de mesa, entre otros productos.

Uno de los objetivos históricos de todos los gobiernos democráticos ha sido el de restituir a la población negra la tierra que perdió debido a las leyes de 1913 y del periodo del apartheid. La Constitución de 1996 y el Libro Blanco publicado en 1997 confirmaron la protección de la propiedad privada y el principio de voluntariedad de las ventas ("willing-seller”, “willing buyer"). Aunque prevista en la ley, la expropiación sólo se utilizaría por motivos de interés público y mediante compensación. Los resultados de las políticas de redistribución aplicadas han sido muy modestos y tan sólo un 6% de las tierras ha sido devuelto.Desde 2018, existe una comisión parlamentaria para el estudio de la posibilidad de modificar la Constitución para permitir la expropiación sin compensación.

Ganadería

De carácter en general extensivo, en explotaciones de muy grandes superficies, es la actividad predominante en muchas zonas del país, ya que el 65% de la superficie lo ocupan praderas y pastos. Sudáfrica cuenta con cabañas importantes de ganado vacuno (13,4 millones) y ovino (23,4 millones). Aunque su número es menor, también es importante la cría del avestruz, que es otro de los principales productos de exportación del país. Sudáfrica cuenta con el 65% de la cabaña mundial de avestruz y el 90% de los productos derivados del avestruz.

Silvicultura

La importancia del sector forestal ha experimentado un rápido crecimiento en los últimos años. La superficie total plantada (la mayor parte de coníferas) asciende a 1,27 millones de hectáreas, el 1% de la superficie del país. La participación del sector público es importante ya que posee el 16% de las plantaciones (un 10% bajo la empresa pública SAFCOL y un 6% en manos de los municipios). En términos generales se trata de un sector autosuficiente, abasteciendo el 90% de la demanda local. Actualmente es uno de las principales industrias exportadoras del país. La mayor parte de la producción de madera se destina a la industria papelera y minera y, en menor medida, al sector de la construcción.

Pesca

A pesar de sus más de 3.000 km de costa, la industria pesquera ha ido perdiendo importancia desde finales de los años sesenta como consecuencia de la sobrepesca. Las principales especies capturadas son merluza, sardina, arenque, cefalópodos y atún.

La acuicultura no está muy desarrollada. Las principales especies son de agua dulce: trucha y tilapia. Entre las especies marinas están anguilas, gambas, mejillones y abalones. Sin embargo, a principios de 2015, el ejecutivo aprobó la llamada Operación Phakisa, que pretende desarrollar la economía del mar y contempla importantes actuaciones en el campo de la acuicultura.

Minería

Sudáfrica cuenta con una gran riqueza y variedad de recursos mineros, contándose entre los primeros productores mundiales de una serie de minerales como platino, cromo, vanadio, zirconio, manganeso y otros. En 2017 la contribución de la minería al PIB fue de unos 8 puntos, empleando al 6% de la población ocupada del país. Aún más importante es su contribución a las exportaciones, que son el destino de una parte mayoritaria de la producción. El sector ha atraído también inversión directa extranjera, si bien la legislación sudafricana requiere un socio local africano con una participación mínima del 30%.

Además de la amplia utilización de carbón en la economía nacional, las exportaciones de carbón han supuesto de media el 50% de las ventas totales desde 1993. India es el principal mercado, siendo en 2016 el 57% de las exportaciones totales. La mayoría de las exportaciones se realizan a través de la terminal especializada del puerto de Richards Bay, la más grande del mundo, con una capacidad de 81 millones de toneladas anuales.

Producción minera 2016

 (EUR’000)

Ventas totales

(EUR’000)

Exportaciones
 Contribución exportación sobre ventas (%)
Oro 4.634.239   3.718.542          80,2
Minerales grupo platino 5.918.480   5.237.475 88,5
Diamantes 1.278.372   768.126   60,1
Plata 25.342   23.602     93,1
Cromo 1.087.520   590.956   54,3
Cobre 229.889   111.799   48,6
Hierro 2.653.763   2.417.064   91,1
Plomo 54.327   54.327   100
Manganeso 1.211.852   1.157.845   95,5 
Níquel 435.873 356.035   81,7
Zinc 33.046   33.046   100
Carbón 6.872.664   3.097.970   45,1
Otros no metálicos 383.287   148.412   38,7
Mixtos 5.978.909   1.881.396   31,5
TOTAL 28.143.800   19.596.411   69,6

 Fuente: Minerals Bureau 2016, Department of Mineral Resources. Valores originales en rands convertidos en euros al tipo de cambio medio de 2016.

La estructura empresarial del sector se caracteriza por su elevada concentración en unas pocas empresas, la mayoría de carácter multinacional y que se han diversificado hacia actividades relacionadas. Destacan Anglo-American, que a través de sus filiales (Anglogold Ashanti, Anglo Coal, Anglo Platinum, Anglo Base Metals) explota una amplia gama de minerales, y BHP Billiton, la mayor empresa minera del mundo, nacida de la fusión de la australiana BHP y la sudafricana Billiton. Anglo, que ya contaba con una participación del 45% en De Beers, la empresa que tradicionalmente ha mantenido una posición dominante en la producción y comercialización mundial de diamantes, ha adquirido el 55% restante, que estaba en poder de la familia fundadora, Oppenheimer.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

Sector energético

Por lo que se refiere o a los recursos naturales, Sudáfrica cuenta con importantes yacimientos de carbón de fácil explotación, lo que explica la importancia del mismo en la generación energética del país. Por otro lado, Sudáfrica carece totalmente de reservas de petróleo. Tampoco se ha encontrado gas natural, aunque en la región del Karoo existen yacimientos de pizarras bituminosas que podrían contener reservas susceptibles de explotación comercial. La empresa privada Sasol explota un campo de gas natural en Mozambique y, tras la construcción de un gasoducto en 2004 para transportar gas desde dicho campo hasta Gauteng, el corazón industrial de Sudáfrica, su contribución al suministro de energía primaria ha aumentado considerablemente. Sudáfrica sí dispone de un elevado número de horas de irradiación solar al año, especialmente en la provincia de Northern Cape. Asimismo, en la zona costera de Ciudad del Cabo hay vientos atractivos para la instalación de plantas eólicas.

En cuanto a la generación de electricidad, Sudáfrica tiene unos 50 gigavatios de potencia instalados, la mayoría generada por la empresa pública ESKOM, aunque en la práctica menos de 40 están efectivamente disponibles. Un 80% de la generación proviene de centrales térmicas, propiedad de ESKOM. En 2019 ESKOM todavía está finalizando la construcción de las últimas unidades de las dos nueva centrales térmicas, Medupi y Kusile, después de considerables retrasos y desfases presupuestarios. Cuando entre en pleno funcionamiento la planta de Medupi se convertirá en la cuarta mayor central térmica del mundo.

Alrededor de un 12% de la generación proviene de plantas de energía renovable (fotovoltaica especialmente, pero también eólica y termosolar). En su mayoría se trata de plantas en régimen de productor independiente de energía, con un contrato de venta de electricidad a ESKOM por 20 años. Ello supuso romper por primera vez el monopolio de generación de electricidad de ESKOM. Este programa de energías renovables atrajo cuantiosa inversión externa y hasta su interrupción en 2016 se consideró un éxito a nivel internacional. Un 5% de la generación proviene de la central nuclear de Koberg, cerca de Ciudad del Cabo, propiedad también de ESKOM. El resto proviene de hidroelectricidad y de las instalaciones gasísticas de SASOL, que obtiene el gas de Mozambique.

Pese al exceso de capacidad instalada, el insuficiente mantenimiento de las centrales térmicas, la deficiente gestión del aprovisionamiento de carbón y la corrupción en ESKOM provocan regularmente caídas de la potencia efectivamente disponible por debajo de la demanda. Esto tiene como consecuencia que, desde finales de 2018, ESKOM ha vuelto a implementar cortes de luz programados. El gobierno tiene previsto aprobar en el primer semestre de 2019 la nueva estrategia de diversificación energética (Integrated Resource Plan). Según el borrador publicado, se intensificará la apuesta por las renovables, se introducirá el gas como nueva fuente y se comprará electricidad del proyecto hidroeléctrico Inga III.

Sector del agua

El consumo de agua se concentra principalmente en la agricultura (62%) y en el consumo doméstico, con un 27%, del cual el 23% corresponde a áreas urbanas y el 4% restante a zonas rurales. La industria absorbe un 10% y la minería un 2,5%. Para atender a esta demanda, el país cuenta con 794 grandes presas, desalinizadoras de tamaño pequeño, grandes plantas de tratamiento de agua, potabilizadoras, etc. La mayor infraestructura es el canal que trae agua desde las montañas de Lesoto hasta Johannesburgo y otras ciudades de Gauteng. Sin embargo, gran parte de las infraestructuras se encuentran desatendidas y obsoletas, algunas con más de 20 años y con un mantenimiento prácticamente inexistente. Actualmente, el 89,4% de la población tiene acceso al sistema de abastecimiento de agua, aunque solo el 45,8% tiene acceso en sus propias viviendas.

Sudáfrica es considerado un territorio semiárido con estrés hídrico, con precipitaciones medias anuales de 450 mm, por debajo de la media mundial de 860 mm. En 2016, hubo una sequía que afectó a casi todo el país y que se prolongó en la zona de Ciudad del Cabo hasta junio de 2018. Esta crisis puso de manifiesto la necesidad de inversiones en el sector, tanto en mantenimiento de la red actual como en la construcción de plantas de tratamiento de agua y de desalinización. En julio de 2018 se inauguraron dos plantas desalinizadoras en la costa oeste del país (St Helena Bay y Laaiplek), que se suman a la planta de tratamiento de aguas de Saldanha Bay. Ciudad del Cabo y Durban podrían sacar a licitación sendas desaladoras en 2019.

Por su parte, el gobierno nacional sigue sin aprobar un esperado plan de inversiones en el sector, excepto la ampliación del canal de Lesoto. Dicha ampliación está en construcción desde 2018; se espera que en 2025 la obra esté terminada.

Sector de la construcción

Hasta 2016 el sector se ha visto muy beneficiado por el programa gubernamental de inversión en infraestructuras, por un total de 787.000 millones de rands (unos 60.000 millones de euros). Junto a inversiones destinadas a la mejora de infraestructuras municipales, llevadas a cabo para mejorar la provisión de servicios, y con el objetivo de preparar al país para la celebración de la Copa Mundial de Fútbol de 2010 se realizaron numerosos proyectos: construcción de un nuevo aeropuerto en Durban y renovación de los de Johannesburgo y Ciudad del Cabo, construcción de nuevos estadios deportivos y mejora de otros ya existentes, línea de tren de velocidad alta (Gautrain) entre Pretoria, Johannesburgo y su aeropuerto, así como numerosas obras menores de mejora y ampliación de infraestructuras de transporte. Desde 2016 el sector crece moderadamente, debido a que la inversión pública se ha frenado como consecuencia de la débil situación financiera de la administración.

Sudáfrica cuenta con un cierto número de grandes compañías constructoras, la mayoría con sus raíces en el servicio al importante sector de la minería, que disponen de recursos, técnicos y humanos, para acometer grandes obras de infraestructura. Mantienen una presencia muy activa en los países de África subsahariana y, en menor medida, en Oriente Medio. Las principales compañías constructoras del país son Aveng, WBHO, Murray & Roberts, Group Five y Stefstock.

Sector de la automoción

El sector de la automoción es considerado una de las principales industrias del país. Emplea directamente a alrededor de 270.000 personas en Sudáfrica y contribuye al 7% del PIB. Su contribución es clave para la economía sudafricana debido a que muchas empresas internacionales utilizan Sudáfrica como foco suministrador de componentes y ensamblaje, tanto para el mercado local como el internacional. En 2018, la cuota de Sudáfrica en la producción mundial de vehículos fue del 0,68% (puesto 21 en la clasificación mundial).

Los planes de desarrollo y promoción del sector han atraído a los principales fabricantes mundiales y en estos momentos están presentes en el país Volkswagen, BMW, Mercedes, Nissan, Peugeot, Toyota, Fiat, Ford, GM, Honda, Chrysler y Daewoo. Existen además unos 200 fabricantes de componentes (350 si se tienen en cuenta aquellos que no trabajan en exclusiva para el sector automoción).

El gobierno mantiene una política industrial muy agresiva en apoyo del sector. Sin embargo, los planes de supeditar esta política, en particular la elegibilidad para la recepción de subvenciones, a las políticas de discriminación racial positiva han enfrentado al sector con el ministerio.

Industria química

La industria química conoció un importante desarrollo en la década de los 60 y 70, como consecuencia de la aplicación de controles a la importación, que permitieron el desarrollo de una industria bastante diversificada que en la actualidad supone el 5% del PIB y el 25% del sector industrial.

A pesar de su aceptable nivel de diversificación, una de las características del sector químico sudafricano es su reducido nivel de autosuficiencia debido a que en muchos casos las materias primas necesarias no pueden obtenerse localmente o a que el reducido tamaño del mercado interno no justifica la fabricación local. El sector está dominado por un pequeño grupo de compañías locales, SASOL, AECI, SENTRACHEM (DOW CHEMICALS) y extranjeras, ICI SA, HOECHST SA, BAYER SA, HENKEL SA, SHELL, UNILEVER, CIBA y DU PONT.

Sudáfrica cuenta con una industria petroquímica desarrollada, siendo uno de los países africanos con mayor volumen de refino de petróleo (500.000 barriles diarios, vendiendo su producción en el mercado local y exportando a países del este de África). La empresa estatal  PETROSA produce combustibles sintéticos a partir de gas importado y abastece al 7% de las necesidades de combustible líquido de Sudáfrica desde su planta en Mossel Bay, aunque está operando por debajo de su capacidad y las perspectivas no son positivas, al haberse encontrado menos gas del esperado.

SASOL suministra aproximadamente el 35% de las necesidades de combustibles líquidos del país. El resto del suministro depende de la importación de crudo. Las compañías petrolíferas multinacionales con refinerías en Sudáfrica son Caltex (Cape Town), Shell, BP (Sapre/Durban), Total y Sasol (Free State) y Engen (Durban). Sudáfrica es el principal suministrador de derivados del petróleo a Botsuana, Namibia, Lesoto y Suazilandia. SASOL ha firmado acuerdos con el Gobierno de Mozambique para desarrollar los yacimientos de gas natural de Pande y Temane y el gaseoducto que conecta ambos países está ya construido. Sasol tiene el 30% de participación en la empresa conjunta.

Siderurgia y transformación de metales

Sudáfrica ocupa la posición cuarenta como productor mundial de acero según la Asociación Mundial de Acero (Worldsteel). Es también el mayor productor en África, con cerca del 50% del total del continente. La producción total sudafricana de acero según SAISI (Asociación Sudafricana del Hierro y Acero) ascendió a 6.301 millones de toneladas en 2017. Según la Asociación Sudafricana para el Desarrollo del Acero Inoxidable (SASSDA por sus siglas en inglés), en 2017 el consumo de acero inoxidable cayó un 5,6% acumulando una caída del 28% desde 2014. En 2018, EEUU impuso aranceles ad valorem a sus importaciones de aluminio y de acero, del 10% y del 25% respectivamente. Estas medidas afectan directamente a Sudáfrica, que exporta a EEUU el 5% de su producción de acero. Los principales productores son Arcelor Mitall South Africa, Cape Gate, Cape Town Iron & Steel Works (CISCO), Highveld Steel, SCAW Metal Group y Columbus Stainless Steel.

Productos de consumo

Alimentación y bebidas. La industria de la alimentación y bebidas es un sector con unas ventas aproximadas de cerca de más de 3.600 millones de euros, supone cerca del 1% del total del PIB nacional. El sector creció un 0,3% en 2017. 

Aunque están activas unas 1.900 empresas, tan sólo 8 de ellas controlan un 66% del mercado. Los grupos principales son: TIGER BRANDS, LANGEBERG HOLDINGS, NATIONAL BRANDS, TONGAAT-HULETT e ILLOVO SUGAR. Existe presencia de multinacionales, en empresas mixtas con firmas locales, SIMBA, FRITO LAY, ROBERTSONS, BEST FOODS, NCD CLOVER, DANONE, NESTLE, UNILEVER y PROCTER & GAMBLE.

A partir de la desregulación del sector, la industria se ha movido desde el ámbito local hacia los mercados internacionales, convirtiéndose en un exportador neto (exporta dos veces lo que importa, el 17% de su volumen de negocio). Sus exportaciones más importantes son: fruta y vegetales procesados, pescado, productos alcohólicos. A nivel local el subsector más importante es el de la carne. Los mercados de exportación están muy concentrados en el Reino Unido, Mozambique, Alemania, Japón y los Países Bajos, aunque se están abriendo a otros mercados como China, Somalia, Noruega, Malasia, Tailandia y Dinamarca.

En cuanto al sector de las bebidas, Sudáfrica tiene una industria muy bien establecida y con experiencia en cerveza y vinos. SOUTH AFRICAN BREWERIES (SAB) domina el mercado local de la cerveza con un 90% de cuota de mercado siendo además uno de los mayores productores y distribuidores de cerveza en el mundo, con más de 200 marcas bajo su nombre. Existen un gran número de bodegas, principalmente en la región del Cabo, con una importante y creciente actividad exportadora. El mercado de bebidas no alcohólicas está dominado por CADBURY SCHWEPPES, comprada por Coca-Cola en 1999, que distribuye sus productos a través AMALGAMATED BEVERAGES INDUSTRIES (ABI).

Calzado y textil. La producción de calzado en Sudáfrica está bastante desarrollada, existiendo unas 120 empresas que emplean en 2018 cerca de 95.000 trabajadores. A raíz de la ayuda prestada desde el gobierno a este sector en 2011, se han abierto 22 nuevas fábricas de cuero. La provincia de KwaZulu-Natal concentra aproximadamente el 60% de la producción. Las siguientes regiones en importancia son Western Cape, Eastern Cape y Gauteng.

Sudáfrica produce principalmente calzado de moda, ocio, deporte y calzado industrial. El calzado para mujer, niño y caballero que se fabrica es de piel y de materiales sintéticos. Del total de la producción el 56% es zapato de piel. El total de ventas anuales asciende a casi 2.000 millones de rands (aproximadamente 180 millones de euros). Sudáfrica exporta 1,5 millones de pares de zapatos al año. Además se importa calzado barato proveniente de Asia y de mayor precio de Europa.

La industria textil comprende aproximadamente 300 firmas, situadas mayoritariamente en Kwazulu-Natal, Western Cape, Eastern Cape y Gauteng, existiendo algo de actividad también en Free State y Mpumalanga. Destaca la producción de fibras sintéticas e hilados (especialmente poliéster, nylon y acrílicos), textiles para el hogar, industria del automóvil y prendas de vestir.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Servicios financieros y legales a empresas

El sector financiero sudafricano, así como el de otros servicios a empresa, se encuentra muy desarrollado, explicando casi un 20% del PIB. Las principales entidades financieras sudafricanas tienen una implantación continental y dominan los mercados financieros de los países colindantes. Los principales bancos y entidades financieras, como Rand Merchant Bank, Standard Bank o Investec tienen su sede en el distrito financiero de Johannesburgo y, en menor medida, Ciudad del Cabo. El desarrollo del mercado financiero sudafricano, que cuenta también con la Bolsa de Johannesburgo, permite que haya liquidez en moneda local. La industria bancaria está concentrada en un número reducido de grandes instituciones, lo que degenera en comportamientos oligopólicos denunciados por la comisión de defensa de la competencia sudafricana.

Turismo

Sudáfrica cuenta con numerosos atractivos turísticos naturales, especialmente una amplia y bien gestionada red de parques y reservas naturales y de caza, tanto de propiedad pública como privada. La organización de la copa del mundo de fútbol 2010 supuso un gran impulso para la imagen del país, lo que ha repercutido en el crecimiento del número de turistas en años posteriores. Este crecimiento se vio solo parcialmente frenado en 2015, cuando la administración, con el objetivo de reducir el tráfico de menores, empezó a exigir a los progenitores a viajar con un certificado que demuestre el parentesco con el menor de edad. Y en el caso de que solo uno de los progenitores viaje acompañado del menor, necesitará un permiso del otro progenitor para sacar al menor del país. Esta medida y la poca publicidad que se dio a la misma provocaron en 2015 y 2016 una caída del turismo familiar. En 2018 el gobierno flexibilizó estos requerimientos.

El turismo doméstico tiene más peso que el internacional, suponiendo el 60,2% de los ingresos totales en 2017. La mayoría del turismo doméstico proviene de la provincia de Gauteng y se dirige a las zonas costeras, siendo un turismo de carácter muy cíclico. En cuanto a turistas extranjeros, se estima que en 2017 fueron cerca de 10,3 millones. Más del 70% de las entradas internacionales fue de ciudadanos pertenecientes a países del continente africano; casi un 50% provino solo de Lesoto, Mozambique y Zimbabue, lo que indica que se en realidad se trata de movimientos por motivos distintos del turismo. Los turistas de fuera del continente africano provienen mayoritariamente de Europa (un 16% del total, destacando Reino Unido con un 4%, Alemania con un 3% y Francia con un 2%) y Estados Unidos (3%).

Tecnologías de la información y comunicación

Hasta 1996, el sector de las comunicaciones se encontraba monopolizado por la empresa pública Telkom. Ese año comenzaron las operaciones de liberalización del sector, con la venta del 30% de la compañía a inversores privados. En 2004 se redefinió el plan de liberalización mediante la Electronic Communications Act que preparaba el mercado para la entrada de operadores privados, tanto en el área fija como móvil.ICASA es el regulador público del mercado de las telecomunicaciones en Sudáfrica; hasta el momento ha entregado licencias a más de 350 operadores independientes, tanto para la explotación del servicio, como para el despliegue de infraestructuras en el ámbito minorista. En 2010, se creó la compañía de propiedad estatal Broadband Infraco dedicada a la venta de banda ancha de alta capacidad a empresas de telecomunicaciones privadas.

A día de hoy Telkom continúa siendo el líder del mercado en telefonía fija e Internet, sin embargo se han desarrollado otras empresas competidoras en el sector como Neotel. En telefonía móvil, el líder del mercado, con datos de 2017, es Vodacom, con el 42,1% de la cuota de mercado y un total de 39,4 millones de usuarios. MTN es la segunda con un 34,9% y 30,2 millones de usuarios. El resto del mercado se lo reparten las otras dos grandes competidoras Cell C (17,3%) y Telkom (4,5%). El uso de Internet en Sudáfrica se ha incrementado considerablemente en los últimos años.Según Euromonitor Internacional, en 2017 existían 29,5 millones de usuarios de internet en el país, más del 50% de la población total.

El mercado de la televisión actualmente cuenta con dos operadores digitales por satélite, On Digital Media (TopTV) y Multichoice (DsTV), y televisión analógica terrestre. En la televisión analógica terrestre, como principales actores están las cadenas SABC (publica), eTV (comercial en abierto) y M-Net (propiedad de Multichoice y de pago). La televisión analógica terrestre se encuentra en un proceso de migración a digital que comenzó en 2010. Netflix está disponible en Sudáfrica.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

En Sudáfrica existen varios grupos de empresa públicas encuadradas bajo el Ministerio de Empresas Públicas (Department of Public Enterprises). La función de este Ministerio es la de gestionar y acelerar la reestructuración de las empresas públicas. Simultáneamente, es política del Gobierno avanzar en el proceso de privatización de estas empresas en contra de la opinión de los Sindicatos.

Las empresas públicas a cargo del Ministerio de Empresas Públicas son:

Eskom: Es la compañía eléctrica nacional y una de las de mayor tamaño del mundo. Genera, transporta y distribuye electricidad no sólo a Sudáfrica sino a una gran parte del África Austral (de hecho genera algo más del 50% de toda la electricidad que se produce en África). Tiene 24 centrales térmicas y un tendido de alta tensión de unos 300.000 Km, con una capacidad teórica de casi 40.000 megavatios y 37.000 empleados.

Telkom: Es el principal operador de telefonía fija en Sudáfrica, con 5 millones de líneas y 40.000 empleados. También es propietaria del 50% de Vodacom Group, compañía de telefonía móvil con 7 millones de líneas. Está prácticamente privatizada ya que cotiza en bolsa y un consorcio liderado por la compañía Telkom Malasia es propietario del 30% de Telkom.

Denel: Grupo dedicado a la fabricación de armamento. Si bien tuvo gran importancia en los tiempos de las sanciones internacionales, ha ido perdiendo importancia relativa y muchas de sus empresas han sido absorbidas por empresas internacionales de armamento o por empresas locales que han sabido dar aplicaciones civiles a la tecnología de las antiguas empresas de Denel.

Transnet: Es un grupo de empresas dedicado al transporte público, que se estructura en siete servicios de transporte autónomos y otros negocios relacionados. El grupo de empresas está en plena reestructuración. Emplea a unas 80.000 personas y tiene unos activos de 8.000 M€.

Alexkor: extracción de diamantes.

 

Broadband Infraco: infraestructuras para el sector de las telecomunicaciones.

 

PBMR: desarrollo de reactores nucleares con tecnología propia.

SAA: líneas aéreas nacionales.

 

SA Express: líneas aéreas regionales y locales.

 

SAFCOL: gestión de recursos madereros y forestales.

La contratación pública en Sudáfrica ha estado regulada a nivel provincial y nacional por la “State Tender Board Act” y a nivel local por la “Local Government Ordinance”.

La ley requiere la actuación de los órganos del Estado para determinar la política de preferencias en la contratación pública. Se establece un sistema de evaluación por puntos, que se asignan por el valor en rands de los contratos, tratando de favorecer a la oferta con mejor precio. La adjudicación se realizaría a la oferta con mejor puntuación, sin embargo, la ley permite la adjudicación a otra oferta, siempre y cuando se añada algún otro de los objetivos que se persiguen en la política de contratación pública, como puede ser la creación de empleo.

En definitiva, el Gobierno por mandato Constitucional trata de conciliar la contratación pública con la política de "black economic empowerment" que es lo que distingue a Sudáfrica de la legislación de cualquier otro país. En este sentido, se han elaborado diversos Libros Blancos (“White Paper on Reconstruction and Development”, “White Paper on Construction Industry Development”) y se ha constituido un equipo –“Procurement Task Team”- para desarrollar la legislación, que ha de implantarse basada en los Libros Blancos mientras termina todo el proceso de reformas en marcha.

Hay que mencionar que en la mayoría de los casos, los tiempos entre la publicación de una licitación y el momento en que se exige la presencia física de los ofertantes en reuniones informativas son muy reducidos, casi siempre de una semana. Además, para obtener la documentación necesaria para presentarse a una licitación, hay que presentarse en la oficina del organismo que la publica y no se puede obtener vía internet. Ambas medidas ponen trabas a las empresas que no están presentes previamente en el país. A esto hay que añadir el peso que tiene el componente “negro” de la empresa a la hora de adjudicar un contrato público.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex