Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

El mercado australiano se encuentra claramente condicionado por las enormes distancias existentes en el país. Los centros de distribución se concentran principalmente en las ciudades de Sydney, Melbourne y Brisbane en el este, y Perth en el oeste, tan alejada del resto que llega a constituir un mercado con características propias.

Existen buenas perspectivas para determinadas inversiones en Australia, ya que se trata de un mercado que puede constituirse en alternativa a otros que atraviesan momentos de turbulencia. El sector de las infraestructuras, el agroalimentario, de tecnologías de la información, biotecnología, minero, de servicios financieros, energías renovables, la nanotecnología y el turismo presentan posibilidades de negocio importantes.

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

La distribución de productos alimenticios la realizan principalmente las grandes cadenas (sobretodo COLES y WOOLWORTHS, en menor medida METCASH y a más distancia ALDI), mientras que la de los productos de consumo está más diversificada y segmentada, aunque las centrales de compras empiezan también a cobrar importancia. Por su parte la importación de productos industriales también la efectúa un reducido número de grandes grupos de empresas o holdings que controlan amplias cuotas de mercado de los diferentes sectores. Es frecuente que un importador sólo cubra un Estado.

Excepto para algunos productos como los alimenticios, la venta directa en Australia es un sistema que suele resultar poco útil. El mejor sistema parece ser el nombrar un agente/distribuidor permanente.

En general, las empresas australianas seleccionan a sus proveedores en las ferias internacionales más relevantes de cada sector. Las ferias celebradas suelen tener carácter local, y muchas de ellas alternan anualmente las ciudades de Sídney y Melbourne. Constituyen un buen instrumento de promoción para aquellas empresas cuyo producto ya está disponible en el mercado local. Algunas ferias gozan de carácter internacional, como Fine Food, Queensland Mining & Engineering Exhibition, DesignBuild-Tilex y CeBit Australia. La “National Manufacturing Week”, agrupa a los principales sectores industriales del país. Los comparadores australianos son visitantes habituales de las ferias europeas de moda, alimentación y maquinaria.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Los distintos acuerdos regionales y multilaterales que Australia ha firmado en los últimos años son de una importancia capital para el desarrollo de toda la región, al tratarse Australia de la puerta natural para el comercio con las pequeñas islas del Pacífico. Australia, aunque es un papel que comparte con Nueva Zelanda, sigue erigiéndose como el centro focalizador de los negocios en la región y se utiliza como puente bidireccional entre el sudeste asiático y el resto de países del continente oceánico.

Oceanía está compuesta por 14 países independientes y 11 territorios dependientes o asociados. Australia y Nueva Zelanda son los dos países más importantes, desde un punto de vista económico, a mucha distancia de los demás. De los aproximadamente 39 millones de habitantes del continente, 24 viven en Australia, 4,5 en Nueva Zelanda y 8,2 en Papúa Nueva Guinea.

Salvo algunas excepciones las empresas españolas establecidas en Australia se encargan de supervisar la actividad de sus grupos en el resto de países de la región.

Para nuestras exportaciones Australia es sin duda el mercado más relevante, seguido por Nueva Zelanda.


 

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

Australia ha disfrutado de un crecimiento excepcional durante más de 27 años, apoyado por el boom de las materias primas y la creciente demanda asiática, especialmente China. El país ha sabido aprovechar muy bien sus oportunidades gracias a un sistema político robusto y a unas instituciones fuertes y solventes. El país salió indemne de la crisis financiera internacional que estalló en 2008 y tras el boom de las matarías primas y el cambio en los precios relativos, se encuentra en plena transición hacia un modelo menos dependiente de la minería y más apoyado en el sector servicios.

Parece difícil mantener a medio y largo plazo las altas tasas de crecimiento del pasado y es probable que la senda futura esté más en línea con la media de la OCDE. En cualquier caso, el aumento del crecimiento potencial dependerá de la puesta en marcha de una serie de reformas que permitan aumentar la productividad de la economía, en el sentido de las  exitosas reformas de los 80 o de los años 2000.

Los diferentes gobiernos han seguido la línea de intensa negociación de acuerdos de libre comercio. Australia será un suministrador de alimentación y servicios para la creciente clase media asiática. Con ello compensará el menor papel que se prevé para la minería en el futuro.

Además de enfatizar y apoyar las actividades de I+D se plantean reformas para introducir competencia adicional en sectores como la distribución.

Por otro lado, la combinación de un mercado de trabajo flexible y protegido es otro de los éxitos del sistema australiano.

Por su parte, el sistema financiero, muy concentrado, es sólido para los estándares internacionales pero requiere quizás más competencia.

El sistema cambiario flexible también ha protegido a Australia de los shocks externos y ayudará ahora a redirigir los recursos internos hacia otros sectores.

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex