Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Bosnia y Herzegovina es un mercado pequeño con un limitado potencial de crecimiento a corto y medio plazo. Desde un punto de vista comercial, cuenta todavía con espacio para nuevos suministradores. Aunque el producto español es poco conocido, hay que aprovechar la buena imagen de España para impulsar las relaciones comerciales con este país.

El principal centro económico es Sarajevo. Sin embargo, al ser ByH un estado muy descentralizado por razones políticas y religiosas (2 entidades y un distrito autogobernado con 3 comunidades diferentes cada una con su propia religión), no son suficientes los contactos que se puedan establecer a nivel de la capital del Estado, Sarajevo, siendo necesaria la presencia en Banja Luka (parte serbia) y Mostar (mayoritariamente croata) si se quiere abarcar todo el país.

La inestabilidad política ha implicado un crecimiento económico limitado, sin embargo los últimos años se muestra una cierta re-activación económica y mejora del nivel de vida, lo que abre algunas oportunidades en el mercado a nuevos productos de consumo. La demanda de bienes de inversión, construcción e ingeniería, continúa ligada a la disponibilidad de financiación de organismos internacionales.

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

Los principales centros comerciales están situados en Sarajevo, como capital del Estado y de la Federación; en Banja Luka, como capital de la República Srpska; y, en Mostar, como la ciudad más relevante de Herzegovina, que es la zona más desarrollada de ByH.

El sistema de distribución se encuentra en un período de reestructuración, donde están apareciendo grandes superficies y cadenas extranjeras cuya mayoría de productos son importados, rivalizando así con los mercados tradicionales.

En algunos casos, para poder abarcar todo el mercado de ByH, se necesita tener un distribuidor en la Federación de ByH y otro en la República Srpska.

La figura del representante es fundamental para aquellas empresas que tengan intención de acceder a los grandes proyectos.

Es aconsejable acudir con un socio local a los concursos de ingeniería y consultoría convocados por los organismos financieros internacionales y de la UE.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Bosnia y Herzegovina ocupa un lugar secundario en la región del sudeste de Europa, tras las economías más desarrolladas de Eslovenia y Croacia y el potencial a medio plazo de Serbia. Sin embargo, cuenta con bajos costes laborales, con un capital humano con buena formación técnica, con una situación geográfica central en el sudeste europeo y pertenece a la Zona de Libre Comercio de Centro Europa (CEFTA), por lo que se trata de un socio a tener en cuenta dentro de las nuevas repúblicas surgidas de la extinta Yugoslavia.

Parte de su importancia económica radica en el interés mostrado, más por razones políticas aunque materializadas en lo económico, por países (al margen de la propia UE) como Turquía, Rusia, países del Golfo o China. Bosnia y Herzegovina ha atraído su atención y algunas inversiones como reflejo del cruce de intereses políticos y religiosos de estos países.

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

El FMI ha expresado en diversas oportunidades su confianza en la recuperación del país, si bien rebajó sus expectativas en la última revisión (octubre 2019) situó la previsión de crecimiento al 2,6% para 2020. El FMI modificó estas previsiones antes la crisis sanitaria actual, con una contracción esperado del 5% del PIB en 2020. Para el FMI, el país no ha avanzado en la mejora de la composición de su presupuesto y en la reforma de las empresas públicas, mientras que las inversiones públicas se ven limitadas por la escasez de fondos. También ha señalado como prioridades la mejora de las infraestructuras físicas, la reducción de las cargas fiscales y administrativas, la continuación de la reforma laboral, la mejora de la gestión de las empresas públicas y el impulso a la competitividad.  Standard and Poor’s (S&P) ha confirmado también su calificación de B pero rebaja de positiva a estable ante el impacto de la crisis sanitaria actual.
 

El Banco Mundial (BM) cuenta con similares previsiones, con impacto de la crisis en 2020 del 4,2% del PIB. El Banco Mundial consideraba, antes de esta crisis, que la fuerte dependencia en las importaciones implica que la demanda externa neta seguirá siendo un lastre al crecimiento. Las inversiones en energía, construcción y turismo apoyarían el crecimiento de las inversiones en general, así como a la creación de empleo en dichos sectores.

Volver a índice de Información del mercado