Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Costa de Marfil es un país de renta media-baja (1.722 dólares per cápita en 2019, según estimaciones del FMI) poblado por unos 26,3 millones de habitantes (2019). Está enclavado en África Occidental, una región de fuerte crecimiento y con instrumentos de integración regional en los que Costa de Marfil participa. En concreto, el país está integrado en la CEDEAO y en la UEMOA, de modo que su moneda, el Franco CFA, está ligada al euro, lo cual es una fuente de estabilidad monetaria. Tras la crisis socio-política vivida entre 1999 y 2011, Costa de Marfil está mostrando un fuerte dinamismo desde el plano económico y mejoras en materia de consolidación institucional. Las autoridades e instituciones se muestran positivas y con motivación para reflotar el país, aunque son muchos los retos y las reformas estructurales necesarias.

El país hace gala aún de la herencia de los años de oro, los años 60 y 70, en los que el PIB se cuatriplicó en el lapso de dos décadas (el primer milagro marfileño). Muchas infraestructuras y edificios de entonces persisten aún y dotan al país y a la ciudad de Abidjan de un aspecto destacado en términos de modernidad en comparación con la región. Sin embargo, ello no impide que el país requiera de una renovación de las infraestructura existentes y la inversión en otras nuevas a fin de conseguir el objetivo fijado por el Gobierno de convertirse en un país emergente en 2020, a través del Plan Nacional de Desarrollo 2016-2020.  Las altas tasas de crecimiento desde 2012, por encima del 7%, hacen a algunos hablar del momento actual como el del segundo milagro marfileño. Para hacer esto realidad, sin embargo, la inversión exterior es imprescindible y para ello las reformas en términos de gobernanza y clima de negocio son clave.

Según un estudio realizado por la Agencia Francesa de Desarrollo en 2017, existe en en el país una incipiente clase media, con ingresos mensuales entre los 150 y los 700 euros al mes, que podría suponer en torno al 26,4% de la población. Esta clase media, en un 60% urbana, tiene una creciente capacidad de consumo. Ello es compatible, sin embargo, con un alto índice de pobreza y de desigualdad que aún persiste en la sociedad, en torno al 46% según datos del Banco Mundial, una buena parte de la cual no accede a servicios básicos como la sanidad o la educación.

La principal ciudad del país es Abidjan, la capital económica, cuya población se estima en torno a los 4 ó 5 millones de habitantes. Se trata de la ciudad que concentra la mayor parte de los negocios y empresas. Otros centros de negocio, aunque a gran distancia, son las ciudades de San Pedro, Yamoussukro o Bouaké.

 

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

Salvo en casos concretos como las farmacias, la distribución en Costa de Marfil está liberalizada y no hay prohibiciones a la apertura de nuevos centros comerciales ni limitaciones en los horarios.

Costa de Marfil es una economía de mercado, por lo que los precios están determinados por la confluencia de la oferta y la demanda. Además, como estado miembro de la Unión Económica y Monetaria de África Occidental (Union Economique et Monétaire Ouest Africaine, UEMOA) adoptó en mayo de 2002 la normativa comunitaria de competencia. Dicha normativa pretende evitar la posición dominante de ciertas empresas en el mercado así como la colusión entre empresas que limitaría la competencia. Una de las reformas que pretende el Gobierno marfileño es preparar una nueva ley de competencia, por lo que hasta que el Parlamento no la promulgue sigue vigente la normativa comunitaria de 2002.

En Costa de Marfil convive la distribución comercial tradicional con la distribución moderna con estándares muy parecidos a los europeos.

La distribución comercial tradicional se lleva a cabo de grandes mercados populares (como, por ejemplo, el del barrio de Adjamé, en Abidjan, que funciona como un mercado mayorista a la vez que minorista), de pequeños comercios de productos básicos y de venta ambulante o informal en las calles.

Por su parte, existen grandes superficies comerciales, bien ubicadas en grandes centros comerciales (Playce, Cap Sud, Cap Nord son los más grandes) bien se trata de grandes supermercados a pie de calle. Muchos de estos comercios pertenecen al grupo PROSUMA, como por ejemplo los Super Hayat, Cash Center o los supermercados Casino. Sin embargo, existen otros comercios como los supermercados Prima, Super Budget, CDCI, Super-U y los recientemente abiertos Carrefour y CityDia (master franquicia de la marca Día española), que le hacen la competencia. La variedad y calidad de los productos se aproxima mucho a lo que se encuentra en la distribución minorista en Europa.

El canal de distribución para la venta tradicional suele ser largo: el importador suele actuar como mayorista y lo vende a un semi-mayorista que traslada el producto cerca de los puntos de venta o a los mercados populares, donde lo venden a los minoristas. Para las grandes superficies el canal de distribución es más corto, pues importan directamente o utilizan a otro importador mayorista que les suministra.

En el caso de los productos perecederos, se recomienda prestar especial cuidado con las fechas de caducidad pues por un lado el clima cálido y húmedo del país acelera el deterioro de los productos y, por otro, los tiempos de transporte marítimo y tránsito portuario o aeroportuario suelen ser largos.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

África occidental se compone de 15 países tremendamente variados en términos étnicos, geográficos, políticos o económicos. Tradicionalmente, Costa de Marfil era la referencia en África occidental tras Nigeria, pero, a consecuencia de la pasada crisis, ha cedido su segundo puesto, en términos de PIB, a Ghana. No obstante, el crecimiento de Costa de Marfil está siendo en los últimos años muy superior al ghanés y las perspectivas son mejores, por lo que esta posición en el ranking podría ser temporal.  Hechos como el regreso a Abidjan de la sede del Banco Africano de Desarrollo a finales de 2014, marcan el nuevo posicionamiento regional internacional del país una vez superada la crisis. Por otro lado, el Puerto de Abidjan tiene un papel clave en la región como puerta de entrada y salida a muchas de las mercancías de países como Burkina Faso, Mali, Guinea, Ghana, Liberia o Sierra Leona. Las inversiones previstas en dicho puerto pretenden mantener el dominio del mismo en la región (aunque los puertos de Ghana, Nigeria o Senegal rivalizan en este sentido).

Fuente: Banco Africano de Desarrollo.

 

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

La visión de los observadores y los organismos multilaterales respecto de la economía de Costa de Marfil es muy positiva para el corto y medio plazo. Tras las elecciones presidenciales de octubre de 2015, confirmando la reelección del Presidente Ouattara, en 2016 se ha llevado a cabo con absoluta normalidad un referéndum que ha dado paso a la 3ª República, unas elecciones legislativas y unas elecciones municipales y regionales. La confianza en el devenir positivo de los próximos años es generalizada entre las instituciones internacionales. Esto también aplica a la inversión privada, cuyo dinamismo es reflejo de las buenas perspectivas actuales. 

La economía cuenta con abundantes recursos agrícolas y mineros y con una ubicación estratégica desde el punto de vista del comercio que le ofrecen un punto de apoyo sólido para sostener el crecimiento a medio plazo en el entorno del 7%. Ello, sin embargo, no será posible si el gobierno no mantiene el impulso reformista de los pasados años. Áreas como la gobernanza institucional y la transparencia, el sistema impositivo, la gestión de las empresas públicas, el ámbito judicial o la gestión de la deuda pública se presentan como ejes centrales de un país que desea seguir trabajando en la mejora de su clima de negocios.

En el cuadro siguiente se muestran algunas de las variables macroeconómicas estimadas por el FMI para para los años 2018 a 2021, en el marco del nuevo programa aprobado en diciembre de 2016 y actualizado en diciembre de 2018,

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS

2018

2019

2020

2021

Tasa de crecimiento real del PIB (%)

7,4

7,5

7,2

7,0

Inflación media anual (%)

1,7

2,0

2,0

2,0

Inflación fin de período (%)

2,0

2,0

2,0

2,0

Volumen de importaciones de bienes y servicios (% variación)

11,3

8,2

11,2

10,7

Volumen de exportaciones de bienes y servicios (% variación)

4,8

11,0

11,4

12,2

Ingresos públicos (%PIB)

19,3

19,2

19,4

19,5

Gasto público (%PIB)

23,0

22,2

22,4

22,3

Deuda pública (en % de PIB)

46,9

48,7

47,3

46,4

Saldo cuenta corriente (en millones de dólares)

-2100

-2073

-2109

-2118

Saldo cuenta corriente (en % de PIB)

-4,6

-4,2

-3,8

-3,5

 

Fuente: elaboración propia a partir de los datos del FMI.

Volver a índice de Información del mercado