Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Santiago se configura como el más destacable centro de negocios de Chile. Solo la Región Metropolitana de Santiago concentra más de 7 millones de habitantes (aproximadamente el 40% de la población total del país).  En otras regiones se localizan determinados sectores, tales como la minería en la región de Antofagasta y Calama o la pesca en el sur. También cabe recalcar la creciente importancia que van adquiriendo determinadas ciudades, como es el caso de Concepción, en la Región del Bío Bío, además del eje Valparaíso – Viña del Mar en la V Región.

Respecto al nivel de vida, ya se ha señalado que es un país de grandes diferencias de renta y con una clase alta y media alta muy reducida. Aunque el potente crecimiento de los últimos años ha reforzado la clase media, hay que señalar que ésta es relativamente reducida. 

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

En Chile existe una fuerte concentración en la distribución comercial, dándose, en determinados sectores, la particularidad de que unos pocos actores concentran un gran porcentaje de las ventas totales. Este es el caso de supermercados e hipermercados, grandes tiendas, establecimientos de hogar y construcción, y cadenas de farmacias.

La idea general en relación con los canales de distribución en Chile es que, por competitividad, la comercialización de productos en el país se lleva a cabo a través de la importación directa, o la figura de un distribuidor; la figura del agente comercial casi no existe.

Supermercados e hipermercados

En este sector, cuatro empresas concentran más del 75% de las ventas totales, estimadas en unos 15.700 millones de dólares al año. En concreto, la mayor cuota de mercado, un 42%, corresponde a Walmart (supermercados Líder, Express y Superbodega aCuenta), seguido de Cencosud con un 28% (supermercados Jumbo y Santa Isabel), el 21% del mercado es para SMU (supermercado Unimarc, Alvi y Mayorista 10) y por último, Falabella (supermercados Tottus) acapara el 4% del mercado total.

Grandes almacenes

Una concentración similar existe también en el sector de los grandes almacenes o tiendas por departamentos donde 3 actores reúnen prácticamente el 100% de la participación de mercado. Por orden de importancia destaca Falabella, que posee el 42% de la cuota de mercado, París el 29% y Ripley otro 26%. En este sector también compite La Polar pero con una participación mucho menor.

Hogar y construcción

El volumen de negocio de este sector es de 7.000 millones de dólares al año, aproximadamente. El líder indiscutible es Sodimac, con un 36% de participación en el mercado, seguido de Construmart, con un 11% y MTS, con un 10%. Por último, están Easy y Chilemat, con un 7% cada uno.

Farmacias

El sector de las farmacias en Chile se encuentra concentrado en tres grandes cadenas que acaparan el 90% del volumen de las ventas, si bien en valor de ventas acaparan el 56,2% del total, 3.900 MUSD. Cruz Verde posee una cuota de mercado del 24,2% con 540 locales, Farmacias Ahumada del 15,1% con 351 locales y Salcobrand un 16,9% con 230 locales.

Perfumerías

No obstante, en productos como los cosméticos o la confección, un número reducido de tiendas exclusivas o cadenas especializadas encuentran un espacio. Destacan Pre Unic y Pichara.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Chile es un país relativamente pequeño, en comparación con sus vecinos, con una población de, aproximadamente, 19,7 millones de habitantes y con una desigual distribución de la renta, lo que limita aún más el tamaño efectivo del mercado. Sin embargo, su crecimiento sostenido, la transparencia de su legislación, su buen manejo macroeconómico y su apertura a otros mercados, le convirtieron en uno de los países más dinámicos de la región.

Esta confianza que generaba le convirtió en un importante receptor de inversión extranjera, sobre todo en comparación con el pequeño tamaño de su mercado, que se ha visto condicionada por los altibajos sufridos por la cotización del cobre en los mercados internacionales hizo que se resintiera la atracción de inversión. En el último Informe Mundial de Inversiones elaborado por UNCTAD en 2021, las inversiones extranjeras en Chile en 2020 cayeron en un 33%, fruto de la incertidumbre asociada a la redacción de una nueva Constitución y a que la pandemia de 2020 llevó a que las grandes mineras suspendieran actividades y retrasaran las inversiones en el corto plazo, que deterioraron crearon el clima de inversión. La subida del precio del cobre en el segundo semestre de 2020 amortiguó la caída de la inversión. La inversión chilena en el exterior, no obstante, se incrementó en 2020 en un 25%, pues las multinacionales chilenas aumentaron los préstamos a sus filiales en el exterior.    

Por otro lado, Chile desempeña un papel crucial en la inversión en Iberoamérica. Desde hace varios años las empresas chilenas están realizando importantes inversiones para ampliar su presencia en el extranjero, fundamentalmente en Perú, Brasil, Argentina y Colombia. De hecho, dentro de la región, descontando Islas Vírgenes e Islas Caimán, Chile se sitúa entre los principales inversores en el exterior.

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

En junio el Banco Central de Chile anunció un crecimiento esperado para este año, en un rango entre 8,5 y 9,5%, explicado en su mayor parte por la acumulación de medidas de impulso al gasto adoptadas en los últimos tres meses, por las masivas transferencias fiscales y por la aprobación del tercer retiro de ahorros previsionales, que llevan a proyectar un crecimiento anual del consumo privado en torno a 15%. A su vez, la formación bruta de capital fijo aumentará 11,4% en el año, mientras las exportaciones totales crecerán algo más de 1%. En este escenario, el cierre de la brecha de actividad será más temprano que lo estimado anteriormente.

Para 2022 y 2023, los rangos de crecimiento se estiman entre 2 y 3% en 2022 y entre 1,75 y 2,75% en 2023, entre otros motivos porque el dinamismo del consumo privado se moderará significativamente en los próximos dos años, reflejando en buena parte la transitoriedad con que se han definido las actuales medidas de apoyo a los ingresos. En cuanto a la inversión, para el bienio 2022–2023 se prevén tasas de expansión significativamente menores que en 2021 debido al bajo dinamismo de la construcción y obras, a la lenta incorporación de nuevos proyectos a los planes de inversión, a un nivel de incertidumbre que se mantiene en niveles elevados, al mayor endeudamiento de las empresas y a la evolución de las condiciones financieras locales. 

En lo relativo al nivel de precios, el mayor impulso al consumo, en un contexto de cierre más pronto de la brecha de actividad y aumentos de las presiones de costos, eleva las proyecciones de inflación. Así, la inflación subyacente cerrará el año algo por debajo de 4% anual. El alza de los precios de la energía seguirá dominando el componente volátil. De esta manera, tras alcanzar valores superiores en el segundo semestre, en diciembre de 2021 la inflación anual será de 4,4%. No obstante, en 2022 y 2023, en la medida que el impulso fiscal y monetario vaya normalizándose, la inflación convergerá hacia 3%, para permanecer en ese valor hacia el fin del horizonte de política, el segundo trimestre de 2023.

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex