Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Costa Rica es un país de pequeñas dimensiones con una extensión total de 51.100 km2, que después de Belice y El Salvador, es el país más pequeño de América Central. Posee una población de 5,1 millones de habitantes, de los cuales el 80% viven en áreas urbanas. La población costarricense es relativamente joven, pues un cuarto de la población tiene menos de 19 años y la media de edad es 27,1 años. La Gran Área Metropolitana (GAM), que incluye las cuatro ciudades más grandes del país (San José, Alajuela, Cartago y Heredia), concentra el 60% de la población, así como un 85% del PIB del país.

En términos de PIB, Costa Rica es la tercera economía de la región de Centroamérica, sólo por detrás de Guatemala y de Panamá, pero Costa Rica tiene el segundo PIB per cápita más alto de la región centroamericana (11.981 USD), por detrás de Panamá, y es un país de ingresos medio-alto, de acuerdo con la definición del Banco Mundial. Aunque no es el país más desigualitario de la región centroamericana (una región ya de por sí característicamente desigual), lo cierto es que existe una gran disparidad de renta. De hecho, de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Hogares publicada por INEC, los hogares en situación de pobreza se situaron en un 21% del total del país, porcentaje que seguramente aumentará con los efectos de la crisis de la pandemia.

Costa Rica ha disfrutado de una estabilidad política por décadas. Además, desde la abolición del ejército en 1948 al finalizar la guerra civil, la inversión pública se ha enfocado en la educación, la salud de la población, y la cultura, lo que ha traído consigo mejoras sustanciales en el desarrollo del país, particularmente en los servicios de educación y la salud. Con un Régimen de Zonas Francas afianzado, la atracción de IED ha sido un pilar para el desarrollo del país. Dentro del régimen de zonas francas se encuentran empresas de tecnología, insumos y dispositivos médicos y centros de servicios. El éxito del país para la atracción de IED se debe a una combinación de factores: mano de obra cualificada con buen nivel de inglés, mejor clima de negocios en la región, beneficios fiscales claros y mantenidos en el tiempo, tratados de libre comercio con las principales potencias internacionales (aproximadamente el 80% de las exportaciones costarricenses están cubiertas en estos TLC), alta calidad de vida, estabilidad política y compromiso continuo de los sucesivos gobiernos con el sistema de atracción de inversiones como motor de crecimiento y desarrollo.

El sector público es un actor importante en la vida económica del país, siendo el gobierno y las entidades públicas grandes compradores. Desde el año 2013, en Costa Rica existe un sistema integrado de compras públicas denominado SICOP https://www.sicop.go.cr/ como mecanismo para tramitar las contrataciones de la administración costarricense. Pese a que se impuso por ley que en 2017 todas las compras públicas debían gestionarse por este sistema, lo cierto es que a día de hoy son varias las instituciones que aún no lo utilizan En el ámbito de proyectos públicos, los más interesantes para las empresas españolas son los de infraestructuras de transporte, energía y hospitalario, no sólo por los trabajos de construcción sino también por los trabajos de consultoría que llevan aparejados y el importante arrastre de bienes de equipo. Uno de los proyectos públicos más atractivos de cara al futuro es el tren eléctrico de pasajeros de la Gran Área Metropolitana conocido como TRP valorado en 1550 MUSD. Este tren cuenta con el respaldo del BCIE que ha ofrecido un préstamo de 550 MEUR, que aún no ha sido aprobado por la Asamblea. La propuesta está en manos de la Comisión de Infraestructuras, pero desde junio de 2020 no se realizan audiencias para analizar este tema, por lo que existen dudas sobre si el proyecto podrá salir adelante con este gobierno, en vista del estrés adicional que ha supuesto para las finanzas públicas la emergencia del Covid-19.

Otro proyecto de gran interés, aunque aún en fase embrionaria, es el Tren Eléctrico Limonense de Carga (TELCA) que actualmente se encuentra en etapa de factibilidad. El estudio de factibilidad del primer tramo ha sido adjudicado al consorcio español-mexicano Audingintraesa-Audingmex. El proyecto está respaldado por el BCIE que hasta la fecha ha otorgado dos créditos: (1) 750 mil USD en octubre de 2018 para el estudio de factibilidad del primer tramo: Valle de la Estrella hacia Limón y desde Limón hasta Río Frío; (2) 916 mil USD en julio de 2020 para el estudio de factibilidad de un segundo tramo desde Río Frío hasta Muelle de San Carlos, al considerarse este último como un polo importante de desarrollo agrícola, industrial y turístico. Los resultados de este estudio se conocerían en el segundo semestre de 2021. El objetivo del TELCA es modernizar la red ferroviaria, fomentar el transporte de carga a través del ferrocarril con una fuente de energía limpia y renovable, descongestionar la ruta 32 (autopista) que conecta San José con el Caribe y dinamizar la economía de la Región Atlántica. El coste estimado del proyecto asciende a 450 millones de dólares. La expectativa es la de transportar 650 contenedores diarios en un trayecto comprendido entre Muelle de San Carlos y la Terminal de Contenedores de Moín en Limón, epicentro logístico para Costa Rica por donde sale el 80% de la exportación del país. Se está sospesando la posibilidad de una extensión adicional hasta la frontera con Nicaragua en una segunda fase.

 

 

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

Dependiendo del sector los factores de comercialización en Costa Rica se caracterizan por:

  • Alta concentración en pocas empresas conformadas a través de grupos o holdings de tipo familiar.
  • Alta concentración geográfica (San José y alrededores representan el 65%). En algunos sectores llega al 90%.
  • El tamaño empresarial es pequeño, pues son muy pocas las empresas de más de 500 trabajadores, todas ellas del sector servicios.
  • Comercialización a través de exclusivas. El empresario tico prefiere ante todo la exclusividad del producto y relaciones hacia el largo plazo.
  • Comercialización de bienes y servicios: existen los canales y figuras habituales, importadores, distribuidores, puntos de venta mayoristas y minoristas. Importancia más del precio sobre la marca, lo que explica el gran número de importaciones de sudeste asiático.
  • Baja especialización de los importadores: (importan de todo, desde máquina herramienta a alfileres, etc.). Se debe al limitado tamaño del mercado, que les impide dedicarse a un sólo producto.
  • La cadena de comercialización es corta. El importador es distribuidor a la vez y mayorista, en algunos caso hasta llega a la venta al detalle.
  • Las Zonas Francas y de Perfeccionamiento distorsionan las cifras de comercio exterior.

Hay muchos sectores regulados y estatizados que no dan margen a la participación privada, excepto a través de licitaciones.

No existe ninguna feria comercial importante en el país. Las que se celebran son: Expovino, Expoferretera, Expoindustria, Expo Construcción Vivienda y Expoma.

Los empresarios están organizados en Gremios, Cámaras y Asociaciones según sector y región.

 

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

De acuerdo con el  último Índice de Competitividad Global publicado por el Foro Económico Mundial, Costa Rica es el país más competitivo de Centroamérica (puesto 62 de 141 países), seguido de Panamá (puesto 66) y Guatemala (puesto 98); y el 5º de Latinoamérica.

En términos de PIB es el tercero de la región (tras Guatemala y Panamá) y en términos de PIB per cápita, se sitúa segundo en la región centroamericana, por detrás de Panamá. Costa Rica es asimismo el país más industrializado de la región, aunque centroamericana está muy poco industrializada, gracias al éxito de los planes de atracción de IED; y el país es el líder regional en cuanto a exportaciones de productos de media y alta tecnología. Costa Rica está muy integrado en la economía mundial -especialmente con EE.UU.- lo que lo hace muy vulnerable a los shocks externos. Sin embargo, cuenta con ciertas fortalezas (exportaciones diversificadas y tecnificadas) que le permite mantener su competitividad incluso en escenarios tan adversos como los del Covid-19. 

En términos generales, Costa Rica mantiene buenas relaciones con todos los países de su región y es parte activa de las iniciativas de integración regionales. Es país fundador del Sistema de Integración Centroamericano (SICA) y parte del Tratado de Libre Comercio de Centroamérica. No obstante, ha mantenido algunas disputados con sus vecinos: Concretamente con Nicaragua, existía una disputa por los límites marítimos en el Caribe y en el Pacífico, pero en enero de 2018 la Corte Internacional de Justicia en la Haya, falló a favor de Costa Rica, salvando los bloques petroleros que éste ya había estado explotando anteriormente. Con Panamá mantiene una disputa comercial que fue notificada en 2020 al Comité de Agricultura de la OMC por considerar que no existía fundamento técnico para revocar el permiso de exportación de varias plantas productoras de productos lácteos y cárnicos (bovino y porcino).
 

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

Para el bienio 2012-2013, la evolución de la economía costarricense continuará condicionada por el entorno internacional. El debilitamiento del ritmo de crecimiento económico mundial limitaría la posibilidad de una mayor expansión de la producción por la vía de las exportaciones; sin embargo, la mejora en el acceso al  financiamiento externo, la mayor confianza de los agentes económicos y el incremento en el ingreso nacional disponible apoyarían la expansión del gasto interno, sin generar aún presiones inflacionarias adicionales.

En este contexto, el PIB se prevé crecerá 3,8% en el 2012 y en 3,5% en el 2013, tasas cercanas al crecimiento potencial estimado para Costa Rica. Aunque este comportamiento significa una brecha de producto menos negativa, no se considera que constituya un riesgo para el logro del objetivo de inflación.

Por industrias el crecimiento económico para esos años estaría liderado por las actividades de transporte, almacenamiento y comunicaciones, seguidas por la manufactura, el comercio, restaurantes y hoteles y, los servicios prestados  a empresas.

Por componentes del gasto, la demanda interna crecerá un 4,3% y 3,7% en el 2012 y en el 2013, respectivamente, siendo 4% el promedio del período 2000-2010. En lo que respecta a la demanda externa, se prevé un crecimiento anual en el lapso 2012-2013 de 4,3%, lo que se asociaría a la evolución en la producción de los principales socios comerciales de Costa Rica.

Por otro lado, y las importaciones a precios constantes aumentarán en un 4,4% de promedio anual, principalmente determinadas por las compras de materias primas, bienes de capital, así como las destinadas a consumo final (lo cual representa una desaceleración respecto a 2011)

Durante este período se proyecta un incremento del ingreso nacional disponible de 4,8% y 4,9% respectivamente, causado por la evolución esperada de la actividad económica y la mejora en los términos de intercambio para el 2012 y 2013.

En lo que respecta al déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos, se prevé que alcance el equivalente a 5,4% y 5,3% del PIB en el 2012 y 2013, en ese orden.

En general, se espera que la tendencia de recuperación de los flujos de comercio de bienes se mantenga durante este período, aunque a tasas inferiores a las estimadas para el 2010.

La recuperación del comercio exterior contribuiría a que el valor de las exportaciones de bienes crezca en 6,1% y 4,7% (4,4% y 2% en términos reales) en el 2012 y 2013 respectivamente. Este comportamiento obedecería al crecimiento de las ventas externas de productos manufacturados y de bienes para transformación.

Se estima que el superávit de los servicios se ubicaría en  10,2% y 10,8% del PIB en el 2012 y 2013, respectivamente, lo que compensaría parcialmente el déficit de la balanza comercial. En este resultado destacan tanto el desempeño del turismo  como las actividades de apoyo empresarial, de informática y de procesamiento de información.

La brecha en la cuenta corriente de la balanza de pagos estimada para este período de se prevé será financiada en su mayoría con ahorro externo de largo plazo, principalmente por IED. Para estos años los flujos  de capital aumentarían con respecto al 2010, en especial los canalizados hacia el sector privado.

En relación a los flujos netos del  sector público quedó contemplado un mayor servicio de amortizaciones de deuda externa. No obstante, el país continuaría accediendo al ahorro externo de largo plazo y podría financiar algunos proyectos de infraestructura contemplados en el Plan Nacional de Desarrollo.

En lo que respecta a  las finanzas públicas, las proyecciones contemplan un déficit anual del 5,8% del PIB en el  2012 y 6,8% en 2013.

Dadas las previsiones anteriores, se estima que los agregados monetarios en 2012-2013 crecerían de manera consistente con la actividad económica, el objetivo inflacionario y la sostenibilidad a medio y largo plazo de la balanza de pagos. La liquidez total del sistema financiero nacional crecerá en torno al 15% anual en ambos años. Dichos recursos llevan ahocicados una disponibilidad de fondos prestables para el sector privado del 10,6% y 9,% para el 2012 y 2013 respectivamente, además de poder atender parte del financiamiento requerido por parte del sector público.

Volver a índice de Información del mercado