Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Iraq se considera un mercado mediano ya que tiene alrededor de 40 millones de habitantes con una media de edad entorno a los 20 años y una población activa de 10,6 millones de personas (27,3% sobre el total de la población). Por lo tanto, se considera un mercado joven con potencial de crecimiento. La renta per cápita de Iraq en 2020, según estimaciones del FMI, fue de 4.958 USD, por lo que está considerado como un país de renta media alta según la clasificación del Banco Mundial. Pese a ello, las proyecciones sugieren que la pobreza podría aumentar de 7 a 14 puntos porcentuales, lo que significa que 2,7 a 5,5 millones más de iraquíes podrían volverse pobres debido a la pandemia COVID-19, además de los 6,9 millones de pobres existentes antes de COVID.

La economía iraquí se puede dividir en dos grandes apartados: las actividades relacionadas con la extracción de petróleo que es de donde provienen el 90% de los ingresos del país y las actividades no relacionadas con el sector petrolero. Este factor convierte al país en dependiente del sector petrolero, con lo que, cualquier shock que sufran los precios, tendrá un efecto desestabilizador sobre el conjunto de la economía del país. La economía iraquí se mueve al unísono del sector petrolero, que proporciona el 90 % de los ingresos del Estado y más del 80 % de las entradas de divisas en el país. Iraq se sitúa como el segundo productor de petróleo no refinado de la OPEP y dispone de la quinta mayor reserva del mundo. Sin embargo, las instalaciones adolecen de tres décadas de escaso e ineficiente mantenimiento y renovación. 

Los sectores no petroleros siguen adoleciendo de una fuerte dependencia del gasto público para sobrevivir y expandirse. El sector privado se enfrenta a obstáculos tales como un sistema político débil, inestabilidad política y social, corrupción, infraestructuras obsoletas, carencia de servicios básicos, falta de fuerza laboral cualificada, etc., si bien el gobierno está tratando de mejorar el clima de negocios, aún con resultados modestos.

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

Muchas compañías extranjeras eligen introducirse en el mercado iraquí principalmente con la asistencia de un socio iraquí local. A medida que el país continúa concretando sus leyes comerciales y brindando estabilidad política y seguridad para fomentar las actividades económicas, los socios locales sirven como una buena opción para acelerar y facilitar la presencia comercial ante las dificultades regulatorias y políticas. Al mismo tiempo, tanto las empresas gubernamentales y locales, aprecian las visitas regulares y las comunicaciones directas con empresarios extranjeros como muestra de su compromiso con Iraq.

Pese a la mejora de la situación económica del país, el sistema de distribución sigue siendo muy complejo, con numerosos intermediarios. La venta minorista de productos de consumo corriente (alimentación, limpieza, higiene personal) sigue concentrada por lo esencial en pequeños establecimientos de carácter familiar. La gran importancia del pequeño establecimiento minorista se explica por la extensión del país y la dificultad de acceso a algunas zonas.

Los servicios comerciales pueden encontrarse en el Centro de Negocios de Bagdad, el Kirkuk Business Center, el Ninevah (Mosul) Business Center, el Iraq Business Council y el Basra Business Center. La Comisión Nacional de Inversiones con sede en Bagdad. Las comisiones provinciales de inversión también están interesadas en ayudar a las empresas extranjeras. En Erbil, Las cámaras de comercio e industria de Dahuk y Sulaimaniyah pueden brindar orientación.

Marco legal

El marco legal se estructura en el Código Comercial Iraquí (2000) y el Código civil. El primero fue promulgado en 1984 y regula fundamentalmente las cuestiones pertinentes al comercio como nombres comerciales, registro de empresas, cuentas de estas, instrumentos de negociación, créditos u otras transacciones financieras. Además, regula el transporte de mercancías y la entrega de estas en términos internacionales regulados por los estándares de Incoterm.

Contratos:

La ley de contratos iraquí es similar a las leyes occidentales. En cualquier caso, encontramos algunas diferencias tales como;

  1. Algunos contratos verbales distintos a los habituales están protegidos por ley
  2. Hay más restricciones legislativas y judiciales y a diferencia de algunos países musulmanes se contempla el interés, (por lo que puede ser útil para las empresas extranjeras en el momento de la elaboración de las cláusulas).
  3. El estatuto de limitaciones en un contrato puede durar alrededor de 15 años.
  4. Por lo tanto, el contrato es una herramienta esencial que puede ayudar a las transacciones comerciales extranjeras, es por ello por lo que se recomienda contactar con expertos sobre legislación para realizar negocios en Iraq.

El Sector privado

La ley de Empresas No.21 1997 juntamente con el código civil y el código comercial regulan los diferentes tipos de compañías, así como su formación y disolución. El Articulo 6 regula los tipos:

  1. Sociedades Anónimas: cinco o más socios comerciales permitiendo participación pública.
  2. Sociedades Limitadas: de dos a veinte socios
  3. Empresa individual: una sola persona.

El artículo 12 de la misma ley, especifica que tanto los fundadores como los socios deben ser nacionales del país o residentes.

Empresas extranjeras

Como estipula la ley de Empresas de 1997, los residentes en países árabes son tratados como los iraquíes en el momento de formar o crear una empresa en el territorio, la ley de inversiones No. 62 de 2002, ofrece facilidades y mecanismos favorables para la inversión especialmente para países árabes.

Tanto las empresas árabe y extranjeras deben participar por ley a nivel contractual como Joint Ventures (JV) con empresas iraquíes. Los JV no tienen personalidad jurídica en Iraq.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Iraq es el segundo mayor productor de la OPEP, después de Arabia Saudita. En 2019 tenía 152 millones de barriles de reservas comprobadas de crudo que representa un 18% de las reservas comprobadas de Oriente Medio y prácticamente el 9% de las reservas globales, hecho que sitúa al país como quinto a nivel mundial. Por otro lado, las perspectivas del país son de incrementar la producción de petróleo en los próximos años. Estas cifras muestran que el país tiene potencial para convertirse en una potencia económica en el Oriente Medio si bien es cierto que primero debe superar los graves problemas de seguridad a los que se enfrenta y reactivar su economía, especialmente del sector no petrolero. Actualmente los grandes actores de Oriente Medio son Arabia Saudita e Irán.

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

El Banco Mundial espera que la economía de Iraq se contraiga en 2020 debido a los precios bajos del petróleo y la propagación de COVID-19. Como resultado, el déficit está aumentando, revirtiendo la tendencia a la baja de la deuda pública y agregando presión sobre el tipo de cambio y las reservas del banco central. La caída de los precios del petróleo, las limitaciones presupuestarias, así como los recortes en los programas a favor del crecimiento y la lenta implementación de las reformas estructurales son riesgos para las perspectivas económicas y que obstaculizarán el avance de la formación de capital humano y la creación de empleo.

Ante esta crisis, se espera que el crecimiento de Iraq se contraiga un 9,5% en 2020. El PIB petrolero se está contrayendo en un 12%, limitado por el acuerdo de producción OPEP +, mientras que el PIB no petrolero se está contrayendo en un 5% debido a que los sectores de servicios se ven afectados por las medidas de mitigación de COVID-19, especialmente el turismo religioso. La moderada demanda interna y la depreciación de las monedas de Irán y Turquía frente al dinar han mantenido la inflación controlada. La inflación general y subyacente registró un aumento de solo 0,4 y 0,7% en los primeros 7 meses de 2020 (a / a).

Las perspectivas para Iraq son muy inciertas y dependerán de la evolución de los mercados petroleros mundiales, la capacidad del sistema de atención médica iraquí para responder a la pandemia y el proceso de reforma. Si las condiciones se relajan, se proyecta que el crecimiento regrese gradualmente al 2,0-7,3% en 2021-2022 y la economía no petrolera se recupere a un promedio del 4% en 2021-22.

El gobierno y el Banco Central de Iraq han tomado medidas para hacer frente a la crisis económica originada por el coronavirus. Se han aplicado medidas sociales para prevenir la propagación de la infección por el coronavirus en el país y prestar apoyo financiero al sector privado. Por otro lado, las IFIs internacionales como el BM, ONU, Banco Islámico de Desarrollo y las agencias de desarrollo de varios países (entre ellos Kuwait, USA, Suecia, Noruega, etc.) han anunciado paquetes de ayudas de emergencia para combatir los efectos del COVID-19 sobre la economía de Iraq. En respuesta a la crisis del Coronavirus y la disminución de los precios del petróleo el gobierno iraquí ha creado un comité de emergencia para la reforma financiera. Su mandato consiste en asegurar la liquidez, racionalizar el gasto público (en la actualidad el 2% corresponde a inversiones y el 60% a salarios), diversificar los recursos y proponer mecanismos financieros para la reconstrucción del país. Pese a ello, la deuda pública alcanzó el 51,1% del PIB en 2019 (FMI) y se espera que aumente ligeramente en 2020 (51,8%) y 2021 (52,9%), reflejando el deterioro de las cuentas públicas.

Volver a índice de Información del mercado