Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)


Si bien en las principales ciudades, especialmente en Nairobi, existe una clase media profesional que parece consolidarse, Kenia continúa siendo un país de renta media-baja en el que se estima que el 16% (World Poverty Clock) de su población vive por debajo del umbral de pobreza (1,9$ al día) a junio de 2020.

Esta dualidad económica y social hace que una parte de la población keniana pueda acceder a bienes y servicios modernos (equiparables a los de los países industrializados) mientras que otra parte tenga como objetivo inmediato la subsistencia.

Nairobi es el centro económico y político del país y su área concentra el 21,7% del PIB keniano. Debido a la centralización de servicios, es la ciudad donde se instalan la mayoría de empresas extranjeras. Además, la capital cuenta con un aeropuerto internacional, forma parte del principal eje ferroviario Mombasa-Nairobi-Kampala y dispone de todos los servicios necesarios para el desarrollo de negocios: espacios feriales, hoteles, centros logísticos, parques industriales, etc. Otras ciudades importantes del país son Nakuru con el 6,1% del PIB, Kiambu (5,5%) y Mombasa (4,7%).

El puerto de Mombasa es la principal puerta de entrada de mercancías tanto a Kenia como a los países de la región sin salida al mar (Uganda, Ruanda, Burundi, Sudán del Sur y parte de la República Democrática del Congo). Concentra gran parte de la entrada de las importaciones del país.

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

En Kenia, el sector de la distribución representa en torno al 7% del PIB (KNBS). Los canales de distribución son los propios de un mercado poco maduro en que, al igual que en la mayor parte de África Subsahariana, un porcentaje elevado de la economía es de carácter informal. En el caso de la distribución, el sector formal tan solo representa el 30% del total del país. Una de las principales restricciones a la “formalización” de este canal es el elevado precio de sus productos si se comparan éstos con los del canal informal.

Cabe destacar que los sectores servicio e industria han experimentado un desarrollo rápido haciendo uso de canales de venta cada vez más especializados.

Productos agroalimentarios:

El grueso de la población keniana todavía realiza sus compras básicas en mercados callejeros y pequeños comercios informales. La población con mayores rentas puede acceder a establecimientos modernos que ofrecen una amplia gama de productos importados y que representan el 30% del mercado de la distribución.

En los últimos 10 años, las cadenas de supermercados han experimentado un fuerte crecimiento, paralelo al desarrollo de la incipiente clase media del país. Se ha registrado un aumento anual de entorno al 10% y estos comercios han multiplicado sus puntos de venta y su facturación. Actualmente, se calcula que hay más de 300 supermercados en Kenia, la mayoría de ellos localizados en las principales áreas urbanas (Nairobi, Mombasa y Kisumu).

La distribución está muy concentrada en un número reducido de grandes empresas. Las principales cadenas que operan en el país son Tuskys, Uchumi, Naivas, Nakumatt y Chandarana, a las que hay que añadir Carrefour que en 2020 ya cuenta con 6 establecimientos en el país, todos ellos Nairobi. A señalar los problemas experimentados por Nakumatt y Uchumi consecuencia de una excesiva expansión. La concentración ha ocasionado el acortamiento de los canales, ya que los supermercados se suelen abastecer directamente de los productores o importadores.

Las gestiones de importación y logística necesarias para abastecer a estas tiendas de productos importados son complejas. Por ello, es habitual que haya un importador especializado en estas gestiones y que provea, a menudo en exclusiva, a las cadenas de supermercados.

Bienes de consumo no agroalimentario:

La mayor parte de los bienes no alimentarios dirigidos al consumidor final, tales como moda, productos electrónicos, menaje, etc., transitan los siguientes canales de distribución:

  • Cadenas de supermercados: algunas de ellas tienen establecimientos suficientemente amplios para ofrecer todo tipo de productos personales y para el hogar.
  • Tiendas modernas dentro de centros comerciales: habitualmente con productos importados de alta calidad y elevado precio.
  • Pequeñas tiendas en el centro de Nairobi: esta ciudad cuenta con un centro o casco antiguo (downtown) en el que abundan las pequeñas tiendas de comercio tradicional especializado.

Bienes industriales:

Como en el resto de mercados, existen distintos agentes o canales de distribución:

  • Agente comercial: en ocasiones, los profesionales del sector ejercen de intermediarios en operaciones comerciales. Su apoyo puede resultar muy beneficioso para facilitar la entrada en el mercado keniano.
  • Importador-Distribuidor: empresas acostumbradas a realizar los trámites de importación y que también comercializan el producto directamente. Se trata del canal más habitual en Kenia.
  • Venta directa al usuario final: a través del contacto previo durante una feria o viaje de prospección.

En el caso de numerosos productos industriales, el  éxito de su comercialización reside en ofrecer un servicio post-venta fiable, no siempre fácil de establecer  en Kenia.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

 

En términos de PIB, Kenia es la cuarta economía del África Subsahariana, por detrás de Sudáfrica, Nigeria y Angola, aunque si excluimos el sector del petróleo su posición ascendería a la segunda plaza, solo por detrás de Sudáfrica.

Dentro de la región de África del Este, Kenia es, con considerable diferencia, la principal economía, tanto en valor del PIB como en renta per cápita. Como se ha señalado anteriormente y debido a su posición de acceso al mar, Kenia mantiene importantes lazos comerciales con el resto de países de la zona, con algunos de los cuales (Tanzania, Uganda, Ruanda, Burundi, y Sudán del Sur), integra la Eastern African Community, EAC, que formalmente constituye un mercado común de más de 170 millones de habitantes. Por otra parte, Kenia también es un país de tránsito obligado de bienes y mercancías hacia países no miembros de la EAC como la República Democrática del Congo, Sudán o Etiopía.

Por otro lado, Kenia cuenta con el mercado bancario y financiero más sofisticado de África del Este y el segundo de la región subsahariana, solo por detrás de Sudáfrica, con productos y servicios de nivel internacional.

Otros factores que sitúan al país a la cabeza de la economía regional son una mano de obra más cualificada, la estabilidad macroeconómica, la liberalización de su economía y la implantación de políticas que favorecen la inversión extranjera.

 

 

Kenia

Tanzania

Uganda

Ruanda

Población (2019, M)

47,60

56,31

42,72

12,3

Superficie (km2)

582.644

945.087

241.037

26.340

PIB (2019, M USD)

98.607

62.224

30.666

10.209

PIB per cápita (USD) 2019

1.998

1.105

770

825

PIB por sectores

       

- Agricultura

23,7%

31,5%

27,0%

34,6%

- Industria

23,8%

25,0%

21,9%

15,1%

- Servicios

52,5%

43,5%

51,1%

50,3%

Doing Business (Posición/190)

56

141

116

38

Índice de Desarrollo Humano (2018)

0,57

0,53

0,52

0,53

Índice de Gini

48,5 (2016)

37,8 (2011)

42,8 (2016)

50,8 (2013)

Índice de corrupción 2018 (Posición/180)

144

99

149

48

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

Las instituciones financieras internacionales hacen en general una valoración positiva de las perspectivas de crecimiento del país, apuntando a tasas potenciales de incremento del PIB en torno al 6-7%, aunque mencionando algunos retos y riesgos que debería afrontar y superar.

Kenia cuenta con una población joven, que crece a un ritmo de casi un millón de habitantes al año, y con una clara tendencia a la urbanización. Si bien la estructura demográfica es un activo, por el valor de una fuerza laboral joven y dinámica, si el Estado no es capaz de proveer los servicios básicos a la población, tales como educación, sanidad, o infraestructuras, ni de garantizar niveles de empleo aceptables, la situación podría derivar en una crisis social. Por otra parte, el gran gasto programado por el gobierno, unido a los objetivos de garantizar la estabilidad presupuestaria, de mantener la deuda pública en niveles aceptables, y de reducir la dependencia de la ayuda exterior, hacen cada vez más necesario que Kenia aminore el peso de su economía sumergida y desarrolle un sistema tributario que garantice el pago generalizado de impuestos. Además, la estabilidad fiscal debe ser compaginada con inversiones en infraestructuras clave para el desarrollo del país, como el puerto de Mombasa, o el suministro eléctrico, cuyas ineficiencias vienen lastrando el potencial de desarrollo del sector privado.

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex