Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

El intenso crecimiento de Kazajstán y de la renta media de la población, unido a la escasez de aparato productivo y las carencias en mucho tipo de infraestructuras, hacen que Kazajstán presente, en el medio plazo, oportunidades muy importantes de negocio.

La población en 2020 se cifró en 18,6 millones de personas, contrasta con el tamaño del país, una superficie de 2,725 millones km² (9º del mundo).

En cuanto a los bienes de consumo, conviene destacar la incipiente clase media, sobre todo urbana, que aumenta año tras año la demanda de productos importados. De todas formas, no hay que perder de vista la volatilidad del tengue, muy sensible a los cambios en el precio del crudo, en abril de 2020 alcanzó su mínimo histórico. La depreciación del tengue afecta al poder adquisitivo y a las importaciones.

En 2020 el salario medio de Kazajstán se sitúa en torno a 320.000 KZT, algo más de 700€ mensuales. Sin embargo, la desigualdad salarial es muy grande, especialmente entre las rentas de las ciudades y las del medio rural. Según el ADB, en torno al 5% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. La tasa de desempleo antes de la crisis del COVI-19 era de 4,6%.

De cualquier forma la demanda de bienes industriales, materiales y servicios de los sectores petrolífero, eléctrico, construcción y servicios a empresas, ha venido generando aumentos anuales del 23% en la importación de bienes y compras apreciables de servicios extranjeros en años recientes.

Los núcleos principales de actividad económica son la zona del Caspio, que concentra los principales yacimientos de crudo y gas; la región de Almaty donde radican las entidades financieras, comerciales y la actividad ferial y de negocios privados; la ciudad de Astaná, que no sólo es la capital política, sino un entorno urbanístico en proceso de creación con gran respaldo gubernamental a su desarrollo superior a 2.000 M$ anuales; y el centro-este con Karaganda-Ust Kamenogorsk, donde se asientan las principales actividades mineras y metalúrgicas.

Los equipos mecánicos y la maquinaria eléctrica son nuestras principales ventas, aunque carecen de imagen de marca –salvo las relacionadas con los trenes Talgo- y se enfrentan a la creciente competencia de los países asiáticos. Se puede destacar los siguientes productos que disponen de mayor imagen de marca: mueble, cerámica sanitaria y de revestimiento, vehículos y preparados alimenticios (aceite de oliva, aceitunas, pastas, concentrados para caldo, vinos), además de las exportaciones de nuestras grandes enseñas textiles (ZARA, MANGO y CORTEFIEL).

El Gobierno en Kazajstán sigue manteniendo su apoyo al sector de la construcción (planes de vivienda), de manera que se reactive tras la crisis sanitaria,  las construcciones paralizadas y se incremente la importación de materiales de construcción y equipos asociados (maquinaria para construcción, calderas, aire acondicionado, cerramientos de PVC y aluminio...).

La infraestructura vial y portuaria requiere una puesta al día con cierta celeridad. Las instituciones multilaterales (BM, BASD, BERD), están desarrollando préstamos para la construcción de infraestructuras que unirán Europa y China, atravesando Kazajstán. Además la creación de un marco sólido de concesiones una vez se perfeccione la normativa de PPP, aconsejan estar atentos a las posibilidades que puedan surgir. La red de ferrocarriles requiere también de inversiones en todas sus dimensiones, lo cual está brindando ya oportunidades de negocio a empresas españolas, y con perspectivas de ser ampliadas (caso de TALGO). Como se ha indicado en el anterior apartado, la iniciativa OBOR proporciona ya, y lo hará más en el futuro, un conjunto de ayudas financieras que impulsarán los proyectos de infraestructuras y de energía, en conjunción con el programa kazajo "Nulrly Zhol". Desde 2018, la guerra comercial entre EE.UU. y China así como la pandemia del coronavirus han lastrado el desarrollo de ‘La Nueva Ruta de la Seda’, el proyecto de Pekín.

Existen oportunidades recientes muy importantes en el actual desarrollo de plantas de tratamiento de residuos, energías renovables y hospitales en régimen de PPP (el BERD ha suscrito un MOU con el Primer Ministro de Kazajstán en 2020 para la construcción de 19 hospitales incrementando un 50% el número de camas de atención hospitalaria en el país). Todo ello con el fin de paliar los efectos de la crisis sanitaria del COVID-19.

La maquinaria agrícola, las técnicas de cultivo y riego, la industria alimenticia (envase y embalaje, logística y distribución, expositores refrigerados…) y el textil algodonero, son otras prioridades del Gobierno a corto plazo que coinciden con una buena oferta empresarial española. El desarrollo de la producción agrícola y alimentaria en general es otra clara prioridad del gobierno.

Los equipos y sistemas anticontaminación y medioambientales supusieron 300 M$ en 2018 y se espera una fuerte demanda a medio plazo, si se mantiene la inversión del Gobierno y los organismos multilaterales. De igual modo, Kazajstán cuenta con buenas perspectivas de energías limpias, en 2019, veintiún proyectos renovables atrajeron 613 millones de dólares en inversiones. El gobierno pretende atraer IED, y aumentar la producción de energía renovable para cumplir con los objetivos de la Agenda 2030.

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

La distribución es un sector en desarrollo en el país, probablemente fruto de la herencia soviética cuyo legado han sido unos canales muy estrechos.

En el ámbito de la industria, muchos fabricantes se surten de inputs por su cuenta efectuando la compra e importación sin recurrir a distribuidores. A la hora de colocar su producto, también es frecuente que lo vendan directamente al usuario final o que dispongan de almacenes y distribución perteneciente al Grupo.

La distribución moderna va abriéndose paso en sub-sectores como el mueble, bebidas, ciertos materiales de construcción, productos de limpieza, grandes marcas de moda textil y alimenticios envasados, aunque varios grupos tienen supermercados y tiendas propias, distribuyendo a otras provincias o a Kirguistán “como extensión del negocio”. Rara vez operan con carácter exclusivo: suelen llevar productos de una docena de fabricantes de diversos países, a veces en gamas muy similares. Sin embargo, varias enseñas extranjeras van abriendo tiendas o representaciones propias en el país. La distribución que más se asemeja a la profesional de occidente (show rooms adecuados, exclusividad de marca, stock abundante en gamas y modelos, cobertura nacional) quizá sea la de automóviles nuevos.

Algo similar ocurre con los representantes. Salvo en algunos productos o marcas muy concretos, no funcionan con exclusividad ni se centran siquiera en un sub-sector especializado, salvo una minoría. Muchas veces se hacen cargo solamente de algunas zonas geográficas, resultando necesario para la firma extranjera concertar acuerdos con varios, si desea estar presente en la totalidad del territorio.

La dificultad de encontrar representantes que otorguen garantías suficientes explica que, a partir de cierto volumen, las empresas abran una oficina de representación que permita un control más directo de la forma de venta.

Se observa en los empresarios comerciales un manifiesto deseo de expandir su actividad tomando representaciones de productos extranjeros. Buena parte de ellos se muestran dispuestos a hacerlo con cualquier línea de producto independientemente de su experiencia en la nueva rama.

En bienes de consumo predomina el pequeño comercio - en su mayoría tiendas de oferta diversa, principalmente de alimentación y bebida -. Los mercados abiertos o semi-cubiertos con puestos de tipo tradicional continúan siendo focos importantes de venta para textiles, calzado, confección, ferretería, electricidad, alimenticios y otros. Los situados en las afueras de Almaty, denominados “Barajolka”, exceden los dos millones de metros cuadrados y mueven gran volumen y variedad de mercancías. En ellos se surten mayoristas y minoristas, al igual que el público en general de modo directo.

Los supermercados son recientes pero su cobertura se va extendiendo en varias ciudades de forma bastante rápida. Estos centros, propiedad de grupos turcos, locales u otros (Ramstore-Migros, Interfood, Cash & Carry, Gros, Makro, Perekryostok y más recientemente Metro), incluyen además de alimentación y bebida algunas otras gamas de consumo, y canalizan ya una cuota importante del valor de ventas en Almaty (utilizan la figura del representante o distribuidor para abastecerse de la mercancía).

Las grandes y medianas superficies en forma de centro comercial moderno son contadas todavía salvo en Almaty (City Centre, Dostyk Plaza, Essentai Mall, Promenade, Zoom, Gros, Silk Road, MEGA, Apport) y Nur-Sultán, aunque se están abriendo algunos más, y hay varios proyectos de extensión a ciudades secundarias. Comprenden pequeños restaurantes, tiendas de servicios y amenidades infantiles, como los centros comerciales occidentales. En los centros comerciales de menor renombre, las tiendas de confección o bisutería, es frecuente encontrar pocas tallas. En algunos casos, se encuentran etiquetas extranjeras con el precio retocado, pues los productos se compran en comercios de otros países trayendo la mercancía como equipaje acompañado en viajes personales. A medida que las franquicias oficiales se van abriendo (caso de Zara) esta práctica es cada vez menos frecuente, y no se da en los centros comerciales más recientes y lujosos dónde operan sobre todo cadenas y franquicias.

Están apareciendo a su vez, comercios modernos de mayor nivel (aunque siempre de reducida superficie y oferta) con escaparates razonablemente presentados y menor acumulación de mercadería, que ofrecen muebles y productos para el hogar, electrónica, lencería, alta confección italiana o joyería importante. De momento sólo en Almaty se dispone de buena presencia y variedad en esta gama, aunque en las otras ciudades se observa un importante desarrollo reciente.

El precio es el factor determinante en Kazajstán. La atención y el servicio post-venta no parecen constituir todavía un aliciente para el consumidor, quizá por la falta de costumbre o de confianza en que la garantía vaya a estar luego efectivamente disponible. En electrodomésticos y cierta maquinaria que requiere importante soporte técnico para mantenimiento y reparación, los distribuidores sí valoran ya el servicio post-venta junto con el precio. Conviene igualmente señalar que los distribuidores y comerciantes tienen expectativas de beneficio muy superiores a los de otros países y recargan notablemente los márgenes.

Existe una clara influencia del país de origen en la imagen del producto, yendo en contra de los fabricados en China, Rusia o el propio Kazajstán, y en favor de los provenientes de USA, Alemania, Italia o Japón.

Las ferias comerciales, aunque de reducida dimensión, resultan muy numerosas y constituyen un buen punto de orientación sobre el mercado.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Tras la desaparición de la URSS, las cosas han cambiado en Kazajstán desde principios del siglo XXI con el descubrimiento de grandes yacimientos petrolíferos y nuevas minas metálicas en el territorio de Kazajstán y con el interés de las compañías petroleras internacionales en grandes inversiones para su explotación, otorgando a éste país el liderazgo económico. Su economía es la de más peso en la región y las reservas probadas de crudo, uranio, cobre, carbón y otros exceden con mucho a las de los demás vecinos, excepto en gas natural del que Uzbekistán y Turkmenistán disponen en mayor medida. Kazajstán ha iniciado un flujo inversor en Kirguistán con implantación de sus bancos principales (1/3 en manos de capital kazajo), compra de minas y empresas, y creación en 2007 de un Fondo oficial para estimular posibles inversiones de empresas kazajas en el país.

También, en el campo político, se observa este protagonismo, merced a una relación permanente de estrechos lazos con Rusia a diferencia de los altibajos que han protagonizado desde su independencia los líderes de Turkmenistán, Uzbekistán y Tayikistán, y de la relación tranquila pero distante mantenida por Kirguistán. Kazajstán se presenta como país líder en la Región de Asia Central, ante Rusia, China y Occidente, debido a su mayor nivel de renta y también a la importante agenda política exterior e institucional que desarrolló de forma inteligente el Primer Presidente de la República ya dimitido, Sr. Nazarbayev.

Todo esto se resume en el papel estratégico de Kazajstán en Asia Central, desarrollando con cierto equilibrio las relaciones con Rusia, China, EEUU y la Unión Europea. Lo que ha resultado, por un lado, en la consolidación de la Unión Económica Euroasiática (de la que forman parte  Rusia, Bielorrusia, Kazajstán, Armenia y Kirguistán, y en relaciones cada vez más estrechas con China, en lo que es un claro proyecto conjunto de revitalizar la Ruta de la Seda.

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

La economía de Kazajstán es fuertemente dependiente de las materias primas, especialmente de sus exportaciones de petróleo, y muy vulnerable a shocks externos en este mercado, cuya evolución explica la del conjunto de la economía. Se trata de una economía en transición que todavía se enfrenta a importantes retos (corrupción, ineficiencias, respeto de los derechos humanos), agravadas por el nacionalismo económico y las crecientes injerencias políticas en la vida económica.

El país centroasiático no sólo tiene enormes reservas de petróleo (11ª posición mundial, concentrando en Tenguiz y Kashagan el 69% de las mismas) sino que es uno de los principales productores de uranio, zinc y cobre. De hecho, el 74% de las inversiones se concentran en el sector de las materias primas.

Con la crisis financiera sobrevenida en agosto de 2007, Kazajstán fue una de las primeras víctimas de la falta de liquidez y la percepción del riesgo asociado a los activos del país aumentó notablemente, lo que llevó a una rebaja en el rating de Fitch (BBB-) en noviembre de 2008 y a una devaluación del 25% de la moneda nacional (tengue).

A partir de 2009 el país inició su recuperación con un crecimiento del 1,2% en 2009, que fue acelerándose en años sucesivos (7,1% en 2010, 7,5% en 2011 y 5% en 2012). Sin embargo la grave crisis iniciada a mediados de 2015, con la bajada del precio del crudo y de otras materias primas y minerales, ha afectado mucho al crecimiento. Esto se ha agravado con la recesión en Rusia y el menor crecimiento de China, todo lo cual llevó a que, en agosto de 2015, se permitiera la libre flotación de la moneda local, el tengue. Desde entonces hasta septiembre de 2016, la moneda ha perdido el 44% de su valor, con el consiguiente efecto inflacionario, vía precio de las importaciones y de depresión de las expectativas empresariales, que aun deben acomodarse a la nueva situación. A ello deben unirse las dificultades del sector bancario, que han llevado a un estancamiento del crédito interno.

Paralelamente, las medidas de política de demanda y financiera estaban siendo exitosas gracias a las reservas con las que se contaba para iniciar la recuperación (50.000 M$, repartidos entre reservas externas del banco central y el Fondo Soberano de la República). Este Fondo Soberano de Bienestar Nacional Samruk-Kazyna fue creado por decreto presidencial en octubre de 2008, como unión de dos compañías, Samruk (Holding para la gestión de activos del Estado) y Kazyna (Fondo de Desarrollo Sostenible), con el objeto de atraer inversiones, impulsar la creación de empleo y reforzar la cohesión intersectorial e interregional. La estructura del Fondo abarca un total de más de 400 unidades subsidiarias y organizaciones dependientes, así como entidades legales afiliadas (KazMunaiGaz, KEGOC, Kazaktelekom, Air Astana, Kazpochta, entre otras).

En mayo de 2013 se estableció un holding llamado Baiterek para aglutinar la participación del Estado en las instituciones de desarrollo y entidades financieras públicas, incluyendo el Banco de Desarrollo de Kazajstán cuyas acciones se transfirieron desde Samruk Kazyna a Baiterek. El objetivo de este holding es atraer inversiones dentro del Programa de Innovación y Diversificación del Gobierno. Su director inicial fue Kuandyk Bishimbayev, actual Ministro de Economía Nacional.

En un comunicado de marzo de 2012, el Gobierno reflejó las seis direcciones principales de la economía: mantener la estabilidad macroeconómica (coordinación de política monetaria con objetivo de inflación entre 6-8% y política fiscal anticíclica); conseguir un crecimiento económico sostenido (a través de la diversificación productiva gracias a programas como "Productividad 2020" y "Mejora de la competencia empresarial"); promover el desarrollo rural; mejorar el capital humano; promover los procesos de integración regional (hacia una Unión Económica Euroasiática) y modernizar la administración pública (e-government).

En diciembre de 2012, el Presidente Nazarbayev presentó la "Estrategia 2050", cuyo objetivo es situar al país entre las treinta economías más desarrolladas basándose, entre otros, en los siguientes ejes: mejorar la seguridad alimentaria, luchar contra la escasez de agua, conseguir seguridad energética global, controlar los recursos naturales (desde entonces, con la EXPO 2017 como telón de fondo, Kazajstán está dando prioridad a la consecución gradual de una "economía verde" que impulse el PIB en un 3%, cree 500.000 puestos de trabajo y eleve la calidad de vida de la población) y mantener la estabilidad social.

A medio y largo plazo, los ingresos derivados de la exportación de crudo y materias primas aseguran recursos suficientes para que el país haga frente a sus compromisos de pago y mantenga cotas elevadas de importación y crecimiento. Por otra parte, los ambiciosos planes de inversión en el sector del petróleo aseguran ingresos por IDE sostenidos y cuantiosos para los próximos años

Asimismo es importante remarcar el Programa de Desarrollo en Industria e Innovación 2010-2018 (dentro del marco global "Estrategia Kazajstán 2030" y del "Business road Map 2020"), orientado a mejorar la productividad y fortalecer el potencial exportador de sectores como el farmacéutico, telecomunicaciones, petroquímico y procesamiento de alimentos.

Las autoridades animan a los inversores extranjeros a invertir en el país en aquellos sectores que se están impulsando en los planes de diversificación. Sin embargo, este esfuerzo de atracción de inversión directa extranjera parece que se contradice con las medidas de exigencia de "contenido local" en el uso de bienes y servicios.

En términos de desarrollo cualitativo, cabe esperar que las reformas institucionales -incluida la lucha contra la corrupción, aspecto donde el país ocupa el puesto 124º mundial- y las mejoras sociales vayan extendiéndose paulatinamente a servicios básicos de agua, saneamiento y espacio vital. Del mismo modo, es deseable que la esperanza media de vida de la población suba en algunos años mejorando las bajas cotas actuales y que el país gane algún puesto respecto en los distintos rankings: puesto 56º en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU en 2015 (España el 26º) y 28º en la clasificación del Banco Mundial sobre facilidad para hacer negocios en 2019 (Doing Business Report 2019).

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex