Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Lituania es un país pequeño (menos de 3 millones de habitantes) con un poder adquisitivo bajo (16.100€ renta per cápita en 2018  -La media de la UE está en 31.100€). Ese reducido tamaño justifica que la economía tenga que importar bienes de todo tipo que no son generados por su estructura productiva, los volúmenes de importación han crecido una media superior al 20% en los últimos años.

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

DISTRIBUCIÓN COMERCIAL
En Lituania los supermercados constituyen la principal fuente de ventas, especialmente en el sector de la alimentación.
El mercado se encuentra dominado por las empresas locales. La mayor de ellas es Maxima Grupe, compañía líder en el mercado lituano copando el 40% de las ventas a través de sus 246 supermercados en el país. Estos se presentan como una cadena dividida siguiendo el criterio del tamaño de la superficie del establecimiento (MAXIMA XXX, MAXIMA XX Y MAXIMA X). Se encuentran presentes también en Letonia (160 centros), Estonia (79), Bulgaria (74) y Polonia (534). Cabe destacar, que Maxima LT con más de 16.000 trabajadores en sus establecimientos es el mayor empleador en Lituania.
La cadena PALINK (fundada por unos inversores belgas, actualmente forma parte de la red de supermercados Coopernic) se sitúa como el segundo mayor minorista del país con 228 supermercados. Fue la primera empresa privada que nació en la época postcomunista y ofrece una gran selección de productos alimenticios importados, así como productos para el hogar. Destacan en su oferta las verduras, frutas, carne, leche, queso, yogurt y pan. La cadena se compone de supermercados IKI e IKI EXPRESS.
Por otra parte, la cadena noruega RIMI LIETUVA es una Joint Venture fundada por ICA Baltic AB and Kesko Food Ltd. Actúa en Estonia, Letonia y Lituania contando con 260 tiendas, 58 de las cuales se sitúan en Lituania. Da empleo en Lituania a cerca de 3.300 trabajadores. Entre sus tiendas se distinguen supermercados e hipermercados, así como 5 centros de distribución, uno de los cuales está en Lituania. La cadena se compone de los supermercados RIMI Supermarkets (13 establecimientos), Mini RIMI (5 establecimientos), RIMI Express (5 establecimientos) y RIMI Hypermarkets (35 establecimientos). 
Cabe mencionar a la cadena NORFOS MAZMENA de capital lituano, cuyo número de tiendas está creciendo. Actualmente cuenta con 130 establecimientos marca NORFA, distinguiéndose según su tamaño (S, L, XL, XXL y Hyper) y con un equipo de más de 3.200 trabajadores. Norfos Mazmena se estableció en Lituania en el año 1997 y es la cadena de distribución alimentaria que ha experimentado un crecimiento más rápido.
Por último, a principios de junio de 2016 la cadena alemana de supermercados LIDL ha entrado en el mercado lituano. Actualmente la empresa cuenta con 45 centros comerciales, 1 centro de logística abierto en agosto de 2015, y una plantilla de 2.000 trabajadores.
 
LIDL es una cadena de supermercados posicionada a medio camino entre el “hard discount” y el supermercado tradicional. En Lituania los supermercados LIDL ofrecen una selección de más de 1.600 productos para uso diario, cuya mayoría se presenta bajo la etiqueta de su marca privada. Según las últimas noticias, supermercados LIDL siguen su política de expansión en Lituania construyendo y abriendo más establecimientos en todo el territorio del país.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Lituania es el país de mayor envergadura de los Estados Bálticos, tanto en términos económicos (produce en torno a la mitad del PIB de la región), como de extensión y población (más del 40% de la población total de la región).

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

Lituania seguirá creciendo en los próximos años, aunque a un ritmo más suave, tal y como apuntan las previsiones realizadas por los principales organismos internacionales y el propio Banco Central de Lituania.

Los principales factores que sustentarán el actual ciclo económico serán tanto la demanda interna, gracias a un consumo que continúa creciendo en un entorno de mayores salarios e inflación sostenida y en un ritmo inversor que se va suavizando gradualmente. La inversión irá perdiendo fuerza resultado tanto de la mayor capacidad instalada alcanzada por las empresas como de la absorción del grueso de los fondos comunitarios. La demanda externa irá también cediendo consecuencia de unas exportaciones menos dinámicas.

En un marco de estabilidad presupuestaria, superávit fiscal, las autoridades lituanas continuarán poniendo en marcha algunas de las necesarias reformas estructurales (impositivas, pensiones, beneficios sociales, etc.) que tendrán un efecto positivo sobre la evolución de la economía, el problema persistente de la pérdida de población y sobre la atracción de inversiones.

Las principales magnitudes macro estimadas para 2019 según el Banco Central de Lituania, consistentes con las realizadas por la Comisión Europea y la OCDE, son:
Crecimiento del PIB: 2,7%
Crecimiento del Consumo:3,9%
Crecimiento de la Inversión: 5,3%
Crecimiento de los salarios: 8,1%
Crecimiento de las exportaciones: 4,0%
Crecimiento de las importaciones: 5,8%
Inflación (IPC): 2,4%
Desempleo: 6,0%
Superávit público: 0,5% del PIB
Deuda pública: 38,1% del PIB

En el medio-largo plazo pueden surgir una serie de factores exógenos que pueden afectar negativamente a la economía de este país, pequeño y muy abierto al exterior, y por tanto muy sensible a las tensiones proteccionistas que están surgiendo a nivel mundial. A este proteccionismo creciente se le une la tensión recurrente con Rusia, principal mercado de reexportación, y un potencial Brexit duro. Estos factores no solo afectarían a su sector exterior si no a la propia confianza de las empresas y los consumidores y consecuentemente a la demanda interna. Otro factor a tener en cuenta es la más que probable disminución de fondos estructurales comunitarios a partir de 2020, con el consecuente impacto negativo sobre la inversión pública, al representar el 60% de dicha inversión.

En cualquier caso, la economía lituana está mejor preparada actualmente que en la pasada crisis de 2008 para afrontar shocks externos. A los factores externos, hay que añadir la capacidad del gobierno para avanzar en la implementación de las reformas estructurales, determinantes para acabar con la desigualdad social, los problemas del mercado de trabajo y el descenso continuado de la población activa, sobre todo la cualificada.
 

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex