Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Introducirse en el mercado libio requiere una inversión considerable de tiempo y recursos. Se puede obtener resultados satisfactorios si el exportador está dispuesto a realizar dicha inversión pensando en el medio y largo plazo y no en un resultado inmediato. Es necesario crear una relación personal de confianza, lo que supone contactos personales y tiempo.

Aunque se trate de un producto o servicio competitivo y que se ha conseguido introducir en mercados difíciles (incluso en otros países árabes) en Libia no se puede esperar ventas inmediatas (desde luego no como resultado de un primer viaje). Además las empresas y organizaciones libias son poco dadas a mantener correspondencia sobre sus operaciones, lo que hace imprescindible viajar a Libia con cierta frecuencia, al menos hasta que la empresa exportadora esté bien establecida.

No se puede esperar un resultado en ventas de un primer viaje, y aún menos de primeras ofertas o acercamientos por escrito. Y posteriormente seguirá siendo necesario hacer viajes a Libia o reunirse con los clientes libios en España, so pena de perder la posición alcanzada en el mercado libio.

Es cierto que el país está en pleno proceso de apertura al exterior, sobre todo económica, y que hay más facilidades para operar en el mercado libio cada año que transcurre. Sin embargo, la cultura de negocios, como se relaciona la gente y la mentalidad del empresario libio es la misma y no evoluciona a igual velocidad.

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

El sistema de distribución en Libia es antiguo y opaco. Una misma persona es el importador, distribuidor y minorista de varias marcas. No hay canales especializados.

El canal de distribución para los productos de alimentación son las pequeñas tiendas independientes. Las grandes superficies y los hipermercados son casi inexistentes. Hay pocas cadenas de minoristas especializados y no existe el concepto de “centrales de compra”.

En la distribución de otros bienes de consumo tampoco hay prácticamente cadenas. Las tiendas existentes en general son pequeñas e independientes y con un grado de especialización limitado.

Existen tiendas especializadas en electrodomésticos, donde el minorista actúa como importador/mayorista/minorista de varias marcas.

En confección y textil de hogar hay algunos importadores/mayoristas que actúan como tales y otros que también actúan como minoristas.

En productos de cerámica sucede lo mismo; en este último caso algunos mayoristas/minoristas disponen de "show-rooms" de tamaño medio/grande.

Salvo en muy raras excepciones no hay tiendas que actúen en régimen de franquicia (dichas excepciones se producen en los sectores de distribución de productos alimenticios de lujo y en confección o complementos).

Tampoco hay casi distribuidores/minoristas especializados en productos industriales ni bienes de inversión. El producto es importado directamente por el usuario final (fabricante, gestor de proyecto,...).

En general el ciclo de la distribución es de tipo de importador/mayorista a tienda minorista (en el caso de alimentación y productos conexos como los de limpieza e higiene personal). Los importadores/mayoristas importan y distribuyen un amplio rango de productos, muchas veces competitivos entre si.

No hay una normativa específica sobre distribución. Lo único que se podría citar es la referente a precios. Por una ley de 28/septiembre/1965 y otra ley 13/1989 (de 15/mayo/89) se estableció un sistema generalizado de control de precios. Aunque estas normas no han sido derogadas, no se aplican. Los únicos productos sometidos hoy a control de precios son los productos alimenticios básicos importados y distribuidos por NASCO, la "National Supplies Corporation" (harina y arroz), los suministros de agua (gratuita), electricidad y combustibles.

No tiene mucha utilidad el tratar de establecer un escandallo de formación de precios en que, partiendo del precio de importación en posición CIF, se llegue a un precio al consumidor o usuario final. La razón de ello es la dificultad de conocer exactamente los gastos que puede suponer la aplicación concreta del arancel, impuestos y tasas a la importación y las enormes diferencias de márgenes que puede haber en los distintos escalones (si los hay) del proceso distributivo.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Libia es el país más rico del norte de África gracias a sus reservas petrolíferas. Es junto a Argelia, Angola, Nigeria, Guinea Ecuatorial y Congo, el principal suministrador de petróleo de África. En cuanto a las relaciones con los países vecinos su balance comercial es netamente importador, sobre todo con Túnez que es el país con el que mantiene una relación comercial más desarrollada.

Es el quinto país africano que exporta más fuera del continente, por delante de países como Marruecos, Egipto y Túnez. En cambio, es el séptimo que más importa.

En 2006 Libia creó la LAP (Libyan África Portfolio for Investment), un fondo soberano con más de 5 billones USD de capital. Esta entidad tiene inversiones en múltiples sectores y en muchos países como Uganda, Níger, Rwanda y Costa de Marfil.

Además su importancia se ve remarcada con la inmigración recibida tanto de del Magreb como de África subsahariana, es el cuarto país con más inmigrantes solo por detrás de Gabón, Gambia y Costa de Marfil.

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

El creciente interés extranjero en la economía libia, especialmente en los sectores de hidrocarburos y construcción, junto a un creciente consumo del sector público han mantenido el crecimiento del PIB en 2009 a pesar de la crisis internacional y del descenso en el precio del crudo. Se espera que el gasto público mantenga su cuota en los próximos años, sin embargo este incremento en el gasto público no tendrá un efecto muy notable en el consumo privado ya que el gobierno pretende disminuir el tamaño del sector público despidiendo a multitud de funcionarios. Los dirigentes pretenden mitigar los efectos negativos de esta política fomentando la creación de negocios propios por parte de los despedidos a través de cuantiosas indemnizaciones de despido y créditos.

La economía libia continuará dependiendo del petróleo y el gas para su futuro crecimiento, sin embargo no se deben olvidar los sectores de la construcción y el turismo como nuevas fuentes de riqueza y crecimiento económico. El incremento de las exportaciones petrolíferas continuará debido a la renovación de las instalaciones extractoras y el descubrimiento de nuevos yacimientos. El PIB continuará creciendo a una tasa superior al 5%.

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex