Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Myanmar es el segundo país más grande en extensión en la región del Sudeste Asiático. Su localización geográfica, entre dos de las economías asiáticas más dinámicas (China e India), al igual que sus 1.930 km de costa ininterrumpida a lo largo de la bahía de Bengala y el mar de Andamán, le convierten en uno de los países más atractivos de la región.

Pese a que el país tiene aproximadamente 51,5 millones de habitantes, quinto en el ranking ASEAN en términos de población, Myanmar ofrece uno de los valores de densidad de población más bajos del Sudeste Asiático. Además, tan sólo el 30,8% de sus habitantes, viven en zonas urbanas, aunque esta última cifra está aumentando rápidamente debido a las migraciones de trabajadores del campo hacia las ciudades y zonas industriales.

El PIB per cápita de Myanmar en 2019 fue de 5.255 dólares A pesar de ser un país con muchos recursos, los años de aislamiento internacional hicieron mella en su economía, de tal modo que actualmente es en uno de los países más pobres de Asia, lo que provoca que la sociedad de Myanmar tenga escasa capacidad consumidora. No obstante, existen excepciones a lo anterior, pues la distribución de la renta en el país es desigual y existe una marcada diferencia entre Yangon, Nay Pyi Taw y Mandalay, las principales ciudades, con el resto del país.

Myanmar posee abundantes recursos naturales, lo que ha despertado el interés de los inversores internacionales para su explotación comercial. Especialmente destacables son sus reservas de gas, petróleo y teca, así como el potencial del país para ser receptor de proyectos de desarrollo de energía hidroeléctrica, gracias a los numerosos saltos de agua y recursos hídricos, así como de proyectos de energía solar. Otra fuente de interés es la minería, puesto que el país es geológicamente muy rico tanto en metales base (oro, cobre, plata, plomo, zinc, estaño, antimonio, hierro), como minerales industriales, fuentes de energía (principalmente carbón) y piedras preciosas (jade, rubíes, zafiros).

Myanmar posee además tierras fértiles y un alto potencial agrícola aún no explotado, ya que todavía la agricultura de subsistencia es la más extendida.

A pesar de esta rica biodiversidad, la explotación intensiva de los recursos naturales del país durante los últimos años añade al problema de la creciente degradación medioambiental, puesto que el grado de deforestación en Myanmar es uno de los más elevados de la región. Dado lo anterior, uno de los principales desafíos del país es afrontar una etapa de floreciente desarrollo económico conforme a niveles adecuados de sostenibilidad. Además, la distribución de la explotación de los recursos naturales del país son un factor clave en el proceso de paz del país y su explotación es muy sensible a cuestiones medioambientales y sociales.

Actualmente, el sector industrial de Myanmar comienza a crecer en términos de aportación al PIB nacional, a pesar de la carencia relativa de tecnología y equipamiento. Este aumento de las actividades industriales se debe al interés de los inversores en desarrollar proyectos que empeñan mano de obra de forma intensiva, atraídos por el bajo coste de ésta, especialmente en el sector de manufacturas textiles.

De igual modo, la posición geográfica privilegiada del país, con posibilidad de construir vías de comunicación con Tailandia, India y China, le confiere el atractivo de poder convertirse en un centro neurálgico o bien ser receptor de inversiones en industrias satélites intensivas en mano de obra que sirvan a otras industrias más desarrolladas en los países vecinos. En este sentido, cabe destacar el proyecto del Corredor Económico China-Myanmar, que pretende permitir el acceso al océano Índico a China a través de Myanmar, contando ya con un gasoducto y oleoducto gemelos, y con planes de construcción de un puerto de aguas profundas en Rakhine e infraestructuras de transporte a lo largo del noroeste del país.

Sin embargo, para poder apoyar el pujante desarrollo económico del país, sobre todo en el área industrial, es necesario que se creen infraestructuras adecuadas. Las vías de comunicación y transporte de Myanmar son muy precarias. Igualmente, los servicios de telecomunicaciones no cubren todo el país, aunque son los que mayor desarrollo han experimentado en la última década, y el acceso a la electricidad es inestable e insuficiente o inexistente.

Ante previsiones de crecimiento del PIB en torno al 6%-8%, el suministro de electricidad es uno de los principales problemas del país, puesto que la capacidad de producción eléctrica de Myanmar es insuficiente para cubrir la demanda, no así su potencial. A este respecto, se están llevando a cabo proyectos para ampliar la producción de las plantas existentes, así como nuevas construcciones en este campo. También, se destinan esfuerzos a la mejora de las redes de transmisión y distribución.

Los proyectos de infraestructuras que se están realizando en el país, con financiación de bancos multilaterales de desarrollo, China, Japón y Tailandia, principalmente, ayudarán a mejorar las conexiones del país con sus países vecinos, a fin de conseguir su integración en el área económica de ASEAN y un desarrollo económico y comercial mayor.

 

 

 

 

 

 

 

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

Las redes de distribución en Myanmar están muy fragmentadas, y resultan  poco fiables fuera de las principales áreas metropolitanas: Yangón, Mandalay y Naipyidó. La situación está mejorando gracias al acceso al mercado de empresas de logística general y especializada.

Yangón es el principal centro de distribución para mercancías importadas por mar o por aire. Mandalay es el centro de distribución de la zona norte del país, especialmente para las mercancías importadas de China y Tailandia.

Las terminales portuarias de Yangón gestionan entre el 85% y el 95% de las importaciones y exportaciones del país a través de tres puertos secos (ICD). Según las estadísticas de la Myanmar Port Authority el volumen de contenedores que ha pasado por los puertos de Yangón en 2017 fue 1.043.469 TEU; la misma institución estima un tráfico total de 2.000.000 de TEU para el año 2020.

El sector de la distribución en Myanmar se divide en dos categorías: distribución tradicional y distribución moderna. La distribución tradicional domina ampliamente Myanmar, con una cuota de mercado estimada en aproximadamente el 85%. La distribución moderna representa actualmente un 15% del mercado, pero está teniendo lugar una transición hacia los hipermercados y centros comerciales. La distribución moderna está dominada por un número reducido de conglomerados de distribución: City Mart Holding Company (CMHL), Capital Diamond Star Group (CDSG), Sein Gay Har (SGH) y Ga Mone Pwint Group (GMP).

Pequeñas superficies

Las tiendas tradicionales de comestibles y ultramarinos ofrecen artículos de uso cotidiano y venta directa (principalmente alimentos, bebidas y bienes de gran consumo). Suelen ser negocios familiares. Se encuentran próximos a sus clientes, generalmente en zonas residenciales.

Las cadenas de autoservicio están experimentando un gran crecimiento en las zonas urbanas como alternativa a las tiendas tradicionales, con una oferta de productos más completa y diversa. Las cadenas más importantes son: City Express (propiedad de CMHL; el primer establecimiento se abrió en 2011 y en la actualidad cuenta con más de 100 locales en Yangón); ABC Convenience Store (cadena fundada en 2007 y con más de 70 tiendas en Yangón, Mandalay y Naipyidó); y Grab & Go  (propiedad del CDSG, con más de 100 establecimientos en las principales ciudades del país).

Grandes superficies

Los centros comerciales se concentran en las grandes zonas urbanas de Myanmar, especialmente en Yangón. El principal actor es el Junction Centre Group, que posee y gestiona la cadena de centros comerciales Junction Centre, con 5 establecimientos en Yangón y uno en Naipyidó.   

Los principales grupos de hipermercados y supermercados son City Mart Holding Group, Capital Diamond Star Group, Sein Gay Har y Ga Mone Pwint.

City Mart Holding Group es propietario de la cadena City Mart, que cuenta con unos 30 establecimientos en Yangón y Mandalay; así mismo, también es dueño y gestor de la cadena Ocean Supercenter (que cuenta con 10 supermercados y 5 hipermercados) y la cadena de supermercados de lujo Marketplace by City Mart (actualmente con 2 establecimientos en Yangón). 

Capital Diamond Star Group gestiona la cadena de grandes superficies comerciales Capital, que cuenta con 2 hipermercados y 4 supermercados en Yangón.

Sein Gay Har es propietario de la cadena del mismo nombre, que dispone en la actualidad de 5 hipermercados en la capital.

Ga Mone Pwint gestiona en Yangón una cadena de cinco hipermercados del mismo nombre.

Acceso al mercado

El acceso al mercado es muy complicado si no se cuenta con un agente local, especialmente a la hora de llevar a cabo los despachos de importación. Para los exportadores, existen dos opciones principales de distribución:

·         Compañías de trading de gran tamaño, con gran capacidad financiera y gran volumen de negocio. Las mayores empresas locales son Loi Hein Company (LHC) y Myanmar Distribution Group (MDG), ambas especializadas en la distribución de bienes de gran consumo. También existen sucursales de grupos multinacionales como la tailandesa Berli Jucker o la suiza DKSH.

·         Importadores de pequeño tamaño; suelen operar con empresas de otros países del Sudeste Asiático y la India. Son muy numerosos y generalmente están especializados en una única línea de producto.

La mayor parte de los detallistas finales prefieren acudir a agentes o distribuidores de confianza, por lo que es recomendable que el potencial exportador se haga con los servicios de un único distribuidor al que se le deberá suministrar con los adecuados materiales promocionales y formación del equipo de ventas.

Liberalización de la inversión extranjera en el sector de la distribución

A partir de mayo de 2018, tras la Notificación 25/2018 del Ministerio de Comercio de Myanmar, se permiten las inversiones extranjeras en compañías tanto mayoristas como minoristas de hasta el 100% del capital. Algunas cadenas de distribución extranjeras que ya se han implantado en el mercado birmano son Siam Makro (Tailandia) y Metro (Alemania).

Sin embargo, según el texto de dicha notificación todavía se aplican ciertas restricciones:

·         Para empresas minoristas, la empresa extranjera debe invertir al menos 700.000 USD para adquirir una participación de hasta el 80% del capital (con un socio local propietario de al menos el 20%); y al menos 3.000.000 de USD para participaciones superiores al 80%. A fin de limitar la competencia con el pequeño comercio local, los inversores extranjeros tampoco podrán ser propietarios de supermercados o tiendas de conveniencia de superficie igual o inferior a los 929 metros cuadrados.

·         Respecto a los mayoristas, la inversión mínima son 2.000.000 de USD para una participación de hasta el 80% en la empresa (con un socio local propietario de al menos el 20%); y de 5.000.000 para participaciones superiores al 80%.

A continuación, se recoge la lista de productos cuya distribución el Ministerio de Comercio ha liberalizado para los inversores extranjeros: 

Lista de productos permitidos
1 Bienes de consumo (incluye ropa, relojes, cosméticos)
2 Alimentos (incluye productos agrícolas, pesqueros, animales, productos instantáneos, bebidas y licores producidos localmente).
3 Artículos para el hogar
4 Productos de cocina
5 Medicamentos y equipo médico
6 Alimentación animal y medicamentos
7 Material de escritura
8 Muebles
9 Accesorios deportivos
10 Productos de comunicaciones (incluye cámaras y teléfonos)
11 Electrónica
12 Materiales de construcción
13 Material eléctrico
14 Productos químicos para la fabricación industrial
15 Insumos para la agricultura
16 Maquinaria para la agricultura
17 Maquinaria diversa
18 Bicicletas
19 Motos
20 Piezas de repuesto para vehículos de motor
21 Juguetes para niños
22 Materiales decorativos para el hogar
23 Souvenirs y productos artesanales
24 Bellas artes e instrumentos

Fuente: Myanmar Ministry of Commerce

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Como se indicó anteriormente, Myanmar es el segundo país más extenso de la región, por detrás de Indonesia, y el quinto país de ASEAN en términos de población, detrás de Indonesia, Filipinas, Vietnam y Tailandia.

El PIB de Myanmar en 2018-2019, fue de 68.538 MUSD a precios corrientes, superior al registrado en Laos (18.174 MUSD) y Camboya (27.089 MUSD).

El PIB nacional de Myanmar representó aproximadamente el 2,2% del PIB del conjunto ASEAN a precios corrientes en 2018-19, una cifra superior a la de Laos (0,5%) y Camboya (0,8%). En comparación con otros países miembros, el PIB tailandés supuso el 17% sobre el PIB del conjunto ASEAN, mientras que Malasia representó el 11,5% e Indonesia el 35%.

De acuerdo a las estadísticas publicadas por la asociación, del total de flujos de IED que recibió el bloque ASEAN en 2018 (155.000 MUSD), Myanmar fue destinatario del 3%, mientras que Camboya recibió el 2,3% y Laos el 1,1%.

Asimismo, en el área de desarrollo social, Myanmar se enfrenta a diversas dificultades plasmadas en la valoración de NN.UU. en su Índice de Desarrollo Humano. Tras Camboya, Myanmar es el país que obtiene una valoración menor dentro de la región ASEAN.

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

El crecimiento anual del PIB de Myanmar se encuentra entre los más altos del Sudeste Asiático, especialmente durante las dos últimas décadas, alcanzando un máximo histórico del 13,84% en 2003, según el FMI. El crecimiento del PIB no se ha situado por debajo del 5% desde 1991. El PIB per cápita también ha aumentado considerablemente a principios de la década de los 2000, pasando de 220 dólares en 2003 a 1.275 dólares en 2016. Como resultado, la pobreza ha disminuido, y el Banco Mundial informa de que las tasas de pobreza se redujeron del 32,1% en el año fiscal 2004/05 al 19,4% en 2015.

El PIB ha continuado creciendo a buen ritmo en los últimos años, aunque resultaría ser inferior al previsto en el ejericio 2016-2017, con un aumento del 5,9%. La causa se atribuye a unas malas cosechas, el descenso de las exportaciones y la suspensión temporal de algunos proyectos de infraestructuras en Yangón. El crecimiento económico de Myanmar a corto plazo se ha revisado a la baja respecto a pronósticos anteriores, dado el nivel moderado de inversión interna, y a la incertidumbre internacional que provoca el conflicto en el estado de Rakhine (que afecta especialmente al turismo).

La RNB de Myanmar ha aumentado desde 1.160 dólares (en PPA) en 2001 a 6.010 dólares en 2016. En el mismo período, la población del país aumentó en un 13,4%, alcanzando los 53,4 millones de habitantes en 2017. Como resultado, el consumo privado se ha convertido en uno de los principales motores de crecimiento. El Banco Mundial, en su informe "Myanmar Economic Monitor" actualizado a diciembre de 2018, informa de que el consumo privado representa cerca del 50% del PIB de Myanmar, si bien en el mismo informe se pronostica que el consumo privado se modere en el corto plazo debido a una reducción en el poder adquisitivo provocada por la inflación.

Las perspectivas económicas a largo plazo del país son positivas, ya que se espera que las inversiones en infraestructuras de transporte y energía impulsen el crecimiento del PIB y de la industria, y contribuyan al aumento de la renta personal y del gasto de los consumidores. El pronóstico del BAsD en 2014 preveía un crecimiento del PIB que podría alcanzar el 9%-10% en 2030, con un PIB per cápita que oscilaría entre 4.333 y 5.201 dólares por persona en un escenario de alto crecimiento; esto podría hacer que Myanmar se pusiera a la altura de China y Tailandia y se convirtiera en una economía de ingresos medios-altos.

En su previsión de 2013, McKinsey Global Institute pronosticó que el PIB de Myanmar podría cuadruplicarse, desde los niveles de 2010 de 45.000 millones de dólares, a 200.000 millones de dólares en 2030, con el apoyo de una sólida industrialización; y que la industria manufacturera crecería de 9.800 millones de dólares a 69.400 millones de dólares en el mismo período. La cohorte de consumidores con capacidad de gasto discrecional también se disparará en los próximos 20 años, pasando de 2,5 millones en marzo de 2013 a 19 millones en 2030, lo que triplicaría el gasto anual de los consumidores de 35.000 millones a 100.000 millones de dólares. McKinsey señaló, sin embargo, que el país necesitará mantener la estabilidad política y realizar una inversión significativa en infraestructura y recursos humanos para desarrollar todo su potencial.

Por su parte, el BAsD señala que el aumento de la productividad agrícola, la reducción de los costes energéticos y la atracción de niveles significativos de IED serán prioridades para el desarrollo estable a largo plazo del país.

 

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex