Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)


El mercado mauritano puede presentar un interés limitado con respecto a otros países de África Occidental. La población ronda los 4 M de habitantes en 2018 según el FMI, de los cuales en torno a un 40% son menores de 15 años. El país ocupa una superficie prácticamente equivalente a la de España y Francia juntas, en un 80% desértica, lo que hace que la densidad poblacional sea de 3,6 hab/Km2, una de las menores del mundo.

Se trata de una población que en su mayoría tiene escaso poder adquisitivo, con una renta per cápita, según el FMI, de 1.096,3 USD en 2016, por debajo de los seis años anteriores (1.155,5 en 2015, 1.322,1 en 2014, 1.365,8 en 2013, etc.). La tendencia alcista de la renta per cápita desde el año 2000 se corresponde con las exportaciones de bienes y servicios, que desciende desde 2014-2015, con la caída de los precios . Aún no hay datos de 2017 pero es de esperar que sea inferior a la de 2016.

El crecimiento de estos últimos años no había supuesto una mayor distribución de la riqueza nacional. En consecuencia, el precio es un factor determinante a la hora de ser competitivo en el mercado.

El país adolece, por otro lado, de una marcada falta de vertebración: la cohesión social es escasa, como resultado de la herencia nómada (en 1960, un 90% de la población era nómada, y desde entonces se ha dado un proceso de sedentarización) y de la supervivencia de un sistema de castas y clanes. La esclavitud no fue abolida legalmente hasta 1981.

El mercado se encuentra muy concentrado en torno a las dos ciudades más importantes del país, la capital Nouakchott (en torno a un tercio del total de la población) y Nouadhibou, con puertos marítimos dotados de terminales de contenedores y escala de las líneas marítimas que hacen la ruta de África del Oeste. Ambas ciudades, además, han conocido un importante crecimiento demográfico en los últimos años, debido principalmente a los flujos migratorios internos.
 

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

Por sus especiales particularidades, Mauritania no tiene canales de distribución largos ni modernos. La gran distribución no existe en el país y el canal de distribución es el corto, formado particularmente por importadores que hacen las veces de distribuidor y mayorista ya que son las pocas empresas con solvencia financiera que les permita operar de forma rentable.

Los grandes importadores y exportadores controlan totalmente la cadena logística, poco desarrollada, asumiendo como propias las funciones de transporte y almacenamiento, manutención portuaria y procedimientos aduaneros.

En cuanto a legislación sobre competencia, ésta no está desarrollada en Mauritania. Únicamente en el Código de Comercio de 2000, revisado en 2015, se incluye en su título V una sección en este sentido. La vigilancia de la actividad comercial nacional es competencia de la Dirección General de Competencia y Mercados del Ministerio de Comercio y en teoría existe un Comité que el Gobierno debe consultar en el desarrollo de textos legislativos o reglamentarios. Este Comité aún no ha sido creado. Por el momento lo que existen son Autoridades de Control de ámbitos competenciales concretos (contratación pública, reglamentación de transportes, de agua, telecomunicaciones y servicios postales).
 

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

La importancia económica de Mauritania no es comparable a la de sus vecinos de la Unión del Magreb Árabe. Su importancia radica, sin embargo, en su proximidad a Canarias, así como en su posicionamiento estratégico entre el África subsahariana y el Magreb, que hace de Mauritania un interlocutor necesario en los acuerdos regionales.

Según el World Investment Report 2018 publicado por la UNCTAD, el stock de IDE en Mauritania en 2017 alcanzó los 7.079 M. USD (un incremento del 4,8% respecto al año anterior), frente a los tan solo 146 M. USD estimados para el año 2000. Sin embargo, muchos de los proyectos están actualmente paralizados dada la situación de precios del sector.

Por su parte, el flujo de IDE en 2017 se estimó en 330 M. USD según la UNCTAD, un aumento de un 21% con respecto al año 2016 (271 M) y también con respecto a los años 2015 (502 M. USD) y 2014 (501 M. USD). Era muy superior sin embargo en 2012 y 2013 con 1.389 y 1126 M. USD respectivamente.
Desde un punto de vista comercial, el aislamiento geográfico del país y la carencia de infraestructuras hace que no se posicione como un centro de comercio intrarregional.

En cuanto a las exportaciones procedentes de la UE, según datos de Euroestacom, Mauritania ha ocupado en 2017 el puesto 8 de entre los 16 países de África Occidental con 753.544,52 M EUR y una cuota de 2,7%.

Por el lado de las importaciones, Mauritania ocupa el puesto 5º en África Occidental, con una cuota del 2,2% y 554.669,42 EUR.
En el caso concreto de España, Mauritania ha representado en 2017 el 5º mercado de los 16 países de África Occidental, con 153.595,55 M EUR de exportación de África a España. Por el lado de las importaciones, Mauritania ocupa el 3º puesto de los 16 países de África occidental, con 268.205,10 M EUR y una cuota de 4,8% sobre el total.
 

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

Desde finales del 2009, el sector minero experimentó un significativo crecimiento, hasta convertirse en el auténtico motor de la economía mauritana (supone un 80% de los ingreso de exportación de mercancías). La SNIM inició un ambicioso programa de modernización y desarrollo que pretendía aumentar la producción en 4 millones de toneladas por año hasta el 2013. En 2011, llegaron a producir 105 millones de toneladas (de las cuales se destinaron a venta 11,02 millones de toneladas). En cuanto a la producción comercial, en 2011 se alcanzó la cifra de 11,02 millones y a pesar de las cifras prometedoras de estimación para los años siguientes, el periodo 2011-2016 se caracterizó por una tendencia a la baja de los precios de las materias primas.

Por su parte, Tasiast Mauritanie Ltd (TML) fue adquirida en 2010 por la empresa minera Kinross Gold Korp, que decidió invertir 1,5 millones de dólares durante 3 años para aumentar la producción en 1 millón de onzas anualmente. En 2010, la producción fue de 200.000 onzas (aproximadamente unas 5 toneladas) y en el 2012 se ha estimado en 275.000 onzas (cerca de 8 Toneladas). El objetivo es que a partir de 2014, se produzcan 32 toneladas por año, lo cual parece poco viable.

En 2017, Kinross eligió a Wartsila (Findlandia) para la construcción de una central eléctrica de ciclo combinado de 60 MW para la SOMELEC con un costo de 154 millones de euros (según Informe de la Secretaría de la WTO de abril 2018).
Mauritanian Copper Mines (MCM) también realizó una inversión (106 millones de dólares) con el fin de incrementar su producción un 50% a partir del año 2011. Su producción en el año 2011 ascendió a 38.891 toneladas.

Mauritanian Minerals Company (MMC), participada por el Estado en un 10%, por su parte, empezó la explotación de minas de cuarzo después de conseguir una concesión de 30 años (renovables).

Boufal Indo Mining Company (BIMC), con una participación estatal del 30%, ha comenzado a explotar minas de fosfatos en las localidades de Boufal y Loubbeire. Las previsiones apuntan a que, a partir del 2012, la producción sea de un millón de toneladas por año.Por último, se ha implantado la tercera fase del proyecto PRISM III, proyecto de asistencia técnica para el sector minero, financiado por el Banco Mundial y el Banco Islámico de Desarrollo.

Las perspectivas no son tan halagüeñas para el sector privado. El entorno para las inversiones sigue siendo desfavorable. Existen muchos impedimentos, entre los que destacan la inestabilidad y el riesgo de terrorismo, el acceso limitado al crédito por la demanda de excesivas garantías, un mal sistema fiscal, las pobres infraestructuras del país y la corrupción. De ahí que el nivel de inversiones extranjeras, exceptuando las realizadas en recursos naturales, sea muy bajo.
 

Volver a índice de Información del mercado