Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

A pesar de su gran potencial productivo, Nicaragua se clasifica como el segundo país más pobre en América Latina, casi la mitad de la población vive en situación de pobreza. Adicionalmente, presenta un elevado nivel de desigualdad en la distribución de la riqueza. Existe una clase alta con un gran poder adquisitivo, mientras que la gran mayoría de la población se encuentra en la clase baja donde su gasto se concentra en productos y servicios de subsistencia diaria.

Debido a las circunstancias económicas del país, se trata de un mercado en el que el elemento diferencial y decisorio de la demanda es el precio, salvo en el reducido segmento de alto poder adquisitivo, en el cual la calidad puede ser un factor diferencial. La principal competencia para los productos europeos viene de los bajos precios de los productos procedentes de China, cuya llegada está creciendo exponencialmente. Por otra parte, al tratarse de un mercado de la “zona dólar”, el diferencial cambiario con el € es una dificultad añadida para la llegada de los productos europeos.

En Nicaragua, la gran mayoría de las áreas productivas están cercanas a la costa y, por tanto, presentan potencial para hacer uso de las principales rutas marítimas de comercio. Además, como resultado de su ubicación y su clima tropical, tiene una alta capacidad de producción agrícola y forestal durante todos los meses del año. Todas estas condiciones favorables convierten al país en un atractivo destino para la inversión y el desarrollo de la industria manufacturera y de la agroindustria. Adicionalmente, con anterioridad a abril de 2018, Nicaragua se ha presentado como destino turístico con atractivos naturales y culturales, gracias a sus altos niveles de seguridad en comparación con países vecinos. 

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

Habitualmente, la cadena de distribución va del productor al mayorista (en los grandes mercados de la capital, especialmente en el Mercado Oriental donde se producen el mayor número de transacciones comerciales), y del mayorista al pequeño distribuidor (pequeñas tiendas de barrio) o al gran distribuidor (supermercados).

En los últimos años, las cadenas de supermercados (La Colonia, La Unión (Walmart) y Pricesmart) han ampliado sus locales y abierto locales nuevos para responder a una demanda creciente que busca, no sólo los productos básicos que distribuyen los pequeños detallistas (pulperías), sino una gama más amplia de productos de importación que se encuentran en los supermercados.

Los canales de distribución más utilizados por las firmas extranjeras que venden en el mercado nicaragüense son a través de representantes o agentes, distribuidores locales. En algunas ocasiones, dependiendo del tipo de producto o servicio, también venden directamente a sus clientes en Nicaragua.

Para determinar el tipo de distribuidor a contratar hay que tener en cuenta no sólo las características de los potenciales clientes, sino también del tipo de productos, de las cualidades de los posibles intermediarios (con sus capacidades de publicidad, transporte, almacenamiento, crédito, etc), así como de la propia competencia. Generalmente, mientras más se comercialice la pre-venta y cuanto más se requiera del servicio y soporte post-venta para un producto, más importante es tener un agente o una distribuidor local.

En Nicaragua puede funcionar tanto el sistema vertical como el horizontal de mercadotecnia. En el primero, las sucesivas fases de la producción y de la distribución están bajo una única propiedad, es decir que la empresa fabrica sus propios productos y con otro nombre o el mismo hay una distribuidora que se encarga de la distribución. En el segundo, dos o más empresas no relacionadas entre sí suman sus recursos o programas para explotar oportunidades de la mercadotecnia que surgen en un momento determinado. Muchas empresas llegan a acuerdos de distribución con un importador que a la vez distribuye en el país.

 

 

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Tradicionalmente, una de las principales ventajas que ha  presentado el mercado nicaragüense, en relación a sus vecinos, es la seguridad. De hecho, en 2017, Nicaragua presentó la tasa de homicidios más baja de toda Centroamérica6 por cada 100.000 habitantes y una tasa de robos de 71 por cada 100.000 habitantes. Desde abril de 2018, la inestabilidad en el país ha aumentado debido a la confrontación entre el gobierno y ciertos sectores de la población. 

Otras ventajas comparativas en Nicaragua son la todavía existencia de abundantes recursos naturales, la mano de obra barata y la existencia de una legislación que promueve inversiones en zonas francas.

Respecto al turismo, en el Informe sobre la Competitividad en los Viajes y el Turismo 2017, último realizado por el World Economic Forum, Nicaragua se sitúa en el puesto 92 de 136, manteniendo el puesto alcanzado en el informe de 2015. Puede observarse cómo los ingresos procedentes de dicha fuente aumentan cada año y ocupan más del 3,8% de la población

En el informe Doing Business 2019, Nicaragua ocupa la posición 132 de 190 a nivel mundial, lo que le coloca, a nivel centroamericano, como el país peor valorado en la facilidad para hacer negocios.

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

Las perspectivas del Fondo Monetario Internacional sobre la futura evolución de la economía nicaragüense eran positivas a principio del año 2018.El organismo consideraba que Nicaragua sería la segunda economía de mayor crecimiento en los próximos años, con 4.7% en 2018 y 4.5 en 2019, superada únicamente por Panamá. No obstante, a raíz de los acontecimientos de abril, si bien el FMI no ha pronosticado aún una nueva cifra de crecimiento para Nicaragua, sí ha reducido en seis décimas la meta de crecimiento centroamericana, situándola en el 3,3%. La institución señala  la crisis nicaragüense como una de las causas principales de la reducción. Asimismo, el Banco Central de Nicaragua informó el pasado julio que recalculaba entre el 0,5 y el 1,5% el crecimiento del PIB en el país en 2018.

En términos generales, la economía de Nicaragua depende en gran medida de la demanda internacional de materias primas exportables, de la llegada de inversión extranjera directa y de los recursos de la cooperación internacional. Estos factores han de ser tenidos en cuenta en un entorno en el que el crecimiento económico mundial se está recuperando de manera muy paulatina.

Volver a índice de Información del mercado