Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Qatar es una economía muy abierta, con escasas barreras tanto arancelarias como técnicas a los productos procedentes del exterior. La economía qatarí importa prácticamente todo, siendo máquinas y artefactos mecánicos, material eléctrico, vehículos, así como aeronaves (Capítulos 84, 85, 87 y 88 de la clasificación arancelaria respectivamente) las partidas de mayor peso (UN Comtrade y Trademap, 2019) con casi un 20% del total de importaciones, entre los que destacan EE.UU y China en cabeza. Entre los principales productos de su exportación se encuentran los relacionados con los hidrocarburos, que supusieron del entorno del 90% de sus exportaciones (60% de gas y 30% de petróleo, según Trading Economics, Octubre 2019). En este caso, sus principales destinos exportadores son Japón y Corea del Sur.

Por su población, alrededor de 2,7 millones de habitantes, Qatar es un mercado pequeño, pero en expansión y que resulta atractivo para la empresa extranjera en tanto que ofrece una cartera de proyectos ambiciosos y de gran dotación, sobre todo, en infraestructuras de transporte, urbanismo, educación, sanidad, desarrollo inmobiliario, deportes, etc.

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

Qatar es un país netamente importador de bienes de consumo y productos industriales, dado que la producción local es prácticamente inexistente.

La distribución comercial en Qatar está organizada en torno a grandes grupos empresariales pertenecientes a las grandes familias de negocios del país y que, a su vez, mantienen altos cargos en los diferentes órganos de gobierno.

Estos grandes grupos empresariales suelen estar diversificados por actividades comerciales y bastante integrados verticalmente.

En este sentido, a pesar de que cada una de las empresas del grupo mantiene una gestión independiente, contratando en la mayoría de los casos profesionales extranjeros y contando con socios comerciales internacionales, la propiedad se mantiene en manos locales. Qatar mantiene restricciones a la entrada de empresas extranjeras a través de la obligación legal de contar con un socio local que posea la mayoría accionarial (suele ser el 51%) de la empresa que se pretende establecer en Qatar.

Solamente las empresas con mayoría accionarial catarí pueden realizar actividades de importación y distribución de bienes y servicios mediante la obtención de la correspondiente licencia comercial.

Las empresas extranjeras suelen acceder al mercado a través de un distribuidor local que les representa de manera exclusiva en el país. El tamaño de Qatar justifica la existencia de un distribuidor único.

Las características de la población local, con rentas per cápita entre las más altas del mundo y la población extranjera residente en la que se da una gran diferencia en lo que respecta al poder adquisitivo, condiciona la existencia de dos canales de distribución diferenciados:

  1. Dominado por los centros comerciales y grandes superficies donde predomina la presencia de tiendas que representan las grandes marcas internacionales, bajo un modelo de negocio similar al de la franquicia internacional. Esto es especialmente común en sectores como moda, joyería, electrodomésticos, decoración y complementos, etc.
  2. Pequeñas tiendas independientes fuera de los centros comerciales y que cubren la demanda procedente de los sectores de población con menores rentas per cápita. Estas tiendas independientes se aprovisionan a través de importadores que mantienen relaciones comerciales con países del Sudeste Asiático y la India.

En sectores como alimentación, destaca la presencia de Carrefour o Monoprix, como principal ejemplo de cadenas occidentales, el resto de los establecimientos es de origen local, indio, o de algunos de los países de la península arábiga.

Otros sectores, como es el caso de la distribución de mobiliario, se organizan en torno a calles comerciales donde se pueden encontrar los puntos de venta de los principales importadores del país.

Destacar también la importancia del canal contract, con relación a su distribución en el canal minorista en sectores como decoración y equipamiento para colectividades.

Esto tiene su explicación por la importancia en el mercado de proyectos de nueva construcción, tanto residencial, como comercial. A este canal se accede a través de prescriptores locales, pero también a través de empresas de arquitectura e interiorismo establecidas fuera de Qatar.

En los sectores industriales, el importador es el responsable de obtener la aprobación por parte de las administraciones públicas competentes y/o grandes grupos industriales con procesos de precalificación de proveedores, previa a la importación de productos.

En este sentido, la demanda de productos industriales procede en su inmensa mayoría de la industria del petróleo y gas, así como la producción y distribución eléctrica y potabilización de agua para el consumo, y los proveedores internacionales son EEUU y Europa, quedando países como China y Corea en terceras posiciones, en términos generales.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Qatar es una economía pequeña en términos de población y PIB total, pero es una de las más pujantes y dinámicas de la región. Tras varios años con unas tasas de crecimiento medio superiores al 10%, Qatar experimentó una desaceleración en su crecimiento. Esta tendencia comenzó a revertirse a partir de 2017, cuando su economía empezó a acelerarse.

Los ambiciosos proyectos de infraestructuras que está poniendo en marcha, su apuesta por el desarrollo de un tejido industrial básico relacionado con el sector de hidrocarburos (fertilizantes, plásticos, etc.) y su alto nivel de renta per cápita, hacen de Qatar un país muy atractivo desde el punto de vista comercial y de negocios.

Dentro de los países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo, Qatar ocupa el primer puesto en cuanto a PIB per cápita estimado en 129.112 MUSD según el FMI y el tercero en términos absolutos tras Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí, representando el 11% sobre el total de los países del Golfo (World Bank, estimaciones para 2019 en dólares constantes).

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

La economía de Qatar está cerrando un ciclo expansivo de onda larga, propio de la construcción e infraestructuras. La tasa de crecimiento del PIB real de Qatar registró cifras de dos dígitos desde 2005 hasta 2012. Desde entonces, se encuentra en fase de desaceleración hasta el 0,8% en 2019 (FMI Qatar, octubre 2020). Con la pandemia del Covid-19 y su consecuente crisis económica, el PIB real se ha visto dañado, registrando una tasa de crecimiento anual del -2,6% en 2020 con respecto a 2019 debido sobre todo a la menor demanda mundial de hidrocarburos y a la escasa actividad interna durante el cierre.

Sin embargo, la enérgica respuesta política de las autoridades cataríes ayudó a mitigar las consecuencias sanitarias y económicas de la pandemia del Covid-19 y el descenso de los precios internacionales del petróleo. Según el último informe del FMI, las previsiones de crecimiento de Qatar son favorables y se estima una recuperación gradual alentadora del 2,4% para 2021. El crecimiento seguirá dependiendo en gran medida por el aumento de la producción de hidrocarburos y el repunte de la demanda interna; si bien la diversificación potenciará el desarrollo económico del país a largo plazo.

Tras años de fluctuaciones entre el 2,5 y 3%, la inflación cerró 2019 en negativo (-0,7%) como consecuencia del desplome de los precios del alquiler y de la hostelería por el exceso de oferta, que se agravó hasta el -2,6% en 2020. El FMI, señala una esperada inflación en 2021 de hasta el 2,4%. Aunque no ha habido anuncios oficiales recientemente por parte de Qatar en relación con la aplicación del IVA, actualmente se espera que el Estado lo aplique en el tercer o cuarto trimestre de 2021.

El desarrollo económico se ha visto también favorecido por la reducción del impuesto de sociedades. En enero de 2010 se llevó a cabo una reforma por la cual, las compañías de capital extranjero (foreign owned companies) cotizan al 10%. Anteriormente, el impuesto de sociedades estaba en un rango del 10 al 35% para este tipo de empresas.

Qatar ha gozado tradicionalmente de saldos públicos superavitarios hasta que en 2016 registra un considerable déficit del 9,2% consecuencia de la caída de ingresos públicos ante bajos precios del crudo. En los años sucesivos el Emirato aplicó una política de racionalidad del gasto público que le ha permitido volver a una senda de superávit registrando en 2019 un 4,9% y en 2020 un -2,5% (datos del FMI). Para 2021, el FMI prevé un saldo público del -6%.

En cuanto al sector exterior, la balanza por cuenta corriente ha sido tradicionalmente superavitaria debido al gran volumen de exportaciones de gas y petróleo. La caída de los precios internacionales ha reducido el valor de las exportaciones hasta la mitad. Esto ha implicado un deterioro en la balanza comercial erosionando la balanza por cuenta corriente que registró un déficit del -5,5% en 2016, algo anodino en la serie histórica, volviendo a la senda del superávit en los años siguientes, registrando un 2,4% en 2019. El nuevo contexto de precios internacionales del gas y del crudo bajos por el impacto del Covid-19 devuelven un déficit por cuenta corriente del -3,4% para 2020. Finalmente, el FMI estima para 2021 un saldo de cuenta corriente del 7,1%.

Desde el punto de vista de la política económica, el Emirato consciente de su dependencia económica de los ingresos del gas y petróleo, recoge en su “Visión 2030” (un documento programático trasversal que guía las acciones gubernamentales a largo plazo) la necesidad de diversificación de su producción, un crecimiento económico sostenible, el desarrollo humano y la búsqueda de estabilidad económica y financiera como principales pilares. Es más, el bloqueo ha acelerado la aplicación del programa de autoabastecimiento tras quedar de manifiesto los problemas de una dependencia tan alta de la importación de productos básicos de los vecinos países del golfo. Tras el bloqueo, Qatar ha flexibilizado su economía y tratado de atraer capitales extranjeros. Para eso, el Gobierno ha aprobado una revisión de la Ley de Zonas de Libre Comercio, para fomentar la implantación de empresas en determinados sectores. La ley permitirá la exención del impuesto de sociedades por 10 años, así como la exención de los aranceles para las importaciones de maquinaria y equipamiento de esos sectores, así como de tasas portuarias. En el campo de la industria, las materias primas y los productos semimanufacturados para producción que no están disponibles en los mercados locales, estarán exentos de derechos de aduana en sus importaciones.

Finalmente, no es posible hablar de tasa de desempleo en Qatar, pues tan sólo 1 de cada 9 habitantes es catarí y éstos están colocados en puestos relacionados con las empresas públicas y ministerios; el resto de la población no puede entrar en el país sin un contrato laboral y "esponsorización" previos.

Volver a índice de Información del mercado