Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Suecia es un país que cuenta con más de 10 millones de habitantes, con lo que puede considerarse un mercado más bien pequeño. No obstante, los suecos gozan, por lo general, de un poder adquisitivo medio más elevado que los ciudadanos de otros países europeos y su propensión al gasto también suele ser más alta, ya que el sistema de bienestar sueco desincentiva el ahorro por motivo precaución. Estos factores lo convierten en un mercado interesante para la exportación.
No obstante, cabe destacar que el consumidor sueco es sensible al precio. Los consumidores valoran una adecuada relación calidad-precio en los productos, el diseño y la funcionalidad. Además, suele valorar la procedencia y el proceso productivo por el cual se han realizado los productos, incluyendo aspectos como el respeto al trabajador, el suministrador de la materia prima y especialmente el medio ambiente.
Las empresas españolas de determinados sectores como el sector moda, hábitat o el industrial y tecnológico no son, en general, demasiado conocidas y, en algunos casos, se puede afirmar que existe una imagen bastante incompleta y anticuada de la realidad empresarial española. La imagen de España en Suecia sigue siendo predominantemente de un país turístico y los productos españoles más conocidos son los del sector agroalimentario, a pesar de no ser el sector más representativo de la exportación española anual a este país.

Los principales centros económicos del país se sitúan en las ciudades de mayor tamaño; Estocolmo, Gotemburgo y Malmö. En el caso de Estocolmo, particularmente, la región se sitúa en el octavo lugar en la UE28 en términos de PIB per cápita. La región de Estocolmo destaca por ser innovadora y estar globalmente conectada. La ciudad se sitúa como un importante motor de crecimiento de Escandinavia, con un ambiente de negocios abierto y estable que la convierte en un refugio seguro para los inversores. Cada año se registran 21.000 nuevos negocios en la región, lo que hace que Estocolmo sea la sede del 20% de las empresas suecas. Además, se prevé una inversión de más de 800 mil millones de coronas en infraestructuras hasta 2020. Este dinamismo hace de la ciudad un polo de atracción poblacional, convirtiéndola en una de las ciudades europeas con una mayor tasa de crecimiento de sus habitantes.

 

 

 

 

 

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

En los últimos 20 años Suecia, al igual que muchos otros países desarrollados, ha experimentado la aparición de grandes centros comerciales a las afueras de las ciudades, especialmente en los grandes núcleos de población. No obstante, aún existen un gran número de pequeños comercios que venden productos de gama alta más especializados. 

La distribución en Suecia está muy estructurada y dominada por unos pocos grupos grandes. Una gran parte de las importaciones suecas se realizan y comercializan a través de importadores, mayoristas y agentes. Los bienes de consumo y las materias primas industriales se importan normalmente a través de los mencionados canales. Los más importantes centros de distribución se localizan en Estocolmo, Gotemburgo, Malmö y Helsingborg.

El sistema de distribución comercial en Suecia, de manera análoga al resto de los países escandinavos, se caracteriza por su concentración y centralización. La distribución de productos alimenticios se lleva a cabo por mayoristas especializados, es un mercado dominado por cuatro grandes cadenas: ICA (una cuota de mercado de aproximadamente 50,8% y unos ingresos de 10.997.634.736 €), Coop (cuota de mercado del 19% e ingresos de 2.850.680.119 €) y Axfood (16,4% del mercado e ingresos de 4.623.563.947 €). En cuarto lugar se sitúa Bergendahls (7,7% del mercado e ingresos de 981.602.044 €), presente principalmente en el sur del país. Juntos aglutinan más del 90% del comercio minorista de alimentos. Cada uno de ellos ha integrado el proceso de compra, importación, distribución y comercio al por menor. Un fenómeno relativamente reciente es la aparición de las cadenas discount con Lidl (3,9% del mercado) y Netto (2,2% del mercado) a la cabeza.

Por lo que se refiere al resto del sector de bienes de consumo hay, en general, un alto grado de importación en el mismo y se encuentra dominado por multinacionales. No obstante, las cadenas de confección suecas mantienen su predominio en el mercado sueco. Entre las principales cadenas suecas de ropa se encuentran H&M, Kappahl y Lindex. En el caso de la ropa y calzado deportivo destacan Stadium e Intersport.

La distribución del mueble en Suecia está también muy concentrada. Las grandes compañías importan directamente sus productos y en el caso de IKEA cuenta incluso con oficinas de compras en países estratégicos o de los que más productos importa. Las cadenas funcionan como centrales de compras e importan a través de la oficina principal que se encarga de la distribución a las tiendas de todo el país. Otros distribuidores importantes son MIO, Europa Möbler, Stalands Möbler y Svenska Hem.

Los productos industriales se distribuyen por diversos canales, teniendo especial relevancia el importador-mayorista en la maquinaria y los equipos.

En relación con las franquicias, desde el 1 de octubre de 2006 existe una ley específica que las regula: Lag om franchisegivares informationsskyldighet SFS (2006:484) (accesible en el enlace: http://www.riksdagen.se/sv/Dokument-Lagar/Lagar/Svenskforfattningssamling/Lag-2006484-om-franchisegiv_sfs-2006-484/).

Para más información, se puede contactar a la asociación sectorial:

Svensk Franchiseföreningen (Asociación Sueca de Franquicias)
Åvägen 24, Gårdshus 1
412 51 Gotemburgo
Tel: +46 31-40 55 10
E-mail:
info@svenskfranchise.se
www.svenskfranchise.se 

En lo que se refiere a canales no tradicionales, según HUI Research el comercio a través de internet ahora sólo representa alrededor de un 5% de la venta al por menor en Suecia. Sin embargo, se prevé que esta cifra alcance el 8% en 2017 y el 12% en 2022.
El monopolio estatal Systembolaget tiene la exclusiva de la distribución minorista de alcohol en todo el territorio sueco. En aquellos puntos donde no existe tienda propia del monopolio, los consumidores pueden pedir en persona o por teléfono, sin ningún coste adicional, productos que posteriormente son recogidos en tiendas normales cobrando por ello una contraprestación.


Systembolaget no está autorizado a comprar directamente sino que debe hacerlo a través de un importador autorizado. Durante más de 70 años, la importación y la distribución mayorista de vinos y espirituosos estuvo en manos de V&S (Vin & Sprit). Desde 1995, con la entrada de Suecia en la UE, el monopolio de importación y distribución mayorista de bebidas alcohólicas fue desmantelado dando paso al libre mercado. En 2008, el gobierno sueco vendió V&S a Pernod Ricard por un valor estimado de 5,69 millardos de euros. Como resultado de su anterior status, es todavía uno de los mayores importadores de vino y espirituosos.


Según datos de Systembolaget, en la actualidad hay aproximadamente 650 proveedores activos. No obstante, existe bastante concentración en el sector, de modo que los 10 principales proveedores representan más del 46% de las ventas. El segundo canal al que el exportador se puede dirigir es al canal HORECA. En este caso, también se necesita un importador autorizado, aunque la gran diferencia estriba en que no es necesaria su distribución a través de Systembolaget. Desde la abolición del monopolio de importación muchos mayoristas del canal HORECA han empezado a importar y distribuir bebidas alcohólicas.

 

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Suecia se considera a sí misma la capital de Escandinavia, y en ocasiones del Báltico. A pesar de ser un mercado relativamente pequeño, la influencia estratégica y económica de Suecia en su región es un factor a tener muy en cuenta a la hora de valorar las oportunidades de negocio. Lo cierto es que el país puede considerarse la principal economía de ambas regiones, tanto en términos de PIB como de población. Las inversiones de empresas suecas en los países bálticos son significativas y se concentran en sectores clave, como las telecomunicaciones o la banca.

Estocolmo es la ciudad más grande de la región y constituye un importante polo de atracción para la población y la inversión. En efecto, en 2016 se invirtieron alrededor de 1.400 millones de dólares en Estocolmo, lo que representa aproximadamente el 54% del valor total de las inversiones que se llevaron a cabo en el conjunto de países nórdicos. 247 empresas basadas en Estocolmo incrementaron sus inversiones en 2016, el 35% de las inversiones realizadas en la región nórdica. Esto se traduce en que una de cada tres inversiones en los países nórdicos se produjo en Estocolmo.

La región de la capital del país escandinavo presenta uno de los mayores incrementos demográficos de Europa, y se espera un crecimiento estimado de en torno al 17% en los próximos 9 años, con el que se alcanzarán los 11 millones de habitantes.

 

 

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

De acuerdo con la última revisión del Artículo IV, de noviembre de 2016, se estima que el PIB real crezca un 2,4% en 2017, un 2,2% en 2018 y un 2,1% en 2019. En cuanto al desempleo, las previsiones apuntan a un decrecimiento leve, con un 6,7% para 2017, 2018 y 2019. La tasa interanual del IPC se espera que se sitúe en un 1,6% en 2017, un 2% en 2018 y un 2,2% en 2019. Dentro de la misma revisión, el déficit público se estima en un 0,9% del PIB en 2017, un 0,5% en 2018 y un 0,1% en 2019, mientras que la deuda pública se estima en un 40,5% en 2017, un 39,4% en 2018 y un 38,8% en 2019.

Las previsiones del Kojunktur Institutet sueco para el crecimiento del PIB son parecidas a las del FMI, con un 2,2%, un 2,2 y un 1,7% para 2017, 2018 y 2019, respectivamente. No obstante, tras el crecimiento inesperado alcanzado en el II TR de 2017 (1,7%), el Konjunktur Institutet elevó su previsión para este año a un 3%. Respecto a la tasa de paro, se estima en el 6,5% en 2017, el 6,3% en 2018 y el 6,2% en 2019. El IPC se espera que se sitúe en torno al 1,3%, el 1,7% el 2,6% en los tres periodos considerados. Por su parte, las previsiones de este organismo son más optimistas que las del FMI en cuanto a las finanzas públicas, ya que se espera que se alcance un superávit del 0,2% en 2017 y que este aumente progresivamente hasta el 0,4% y el 0,8% en 2018 y 2019. Lo mismo sucede con la deuda pública, estimada en un 39,6%, un 37,4% y un 35,9% para los tres próximos años.

Suecia se sitúa en el sexto puesto mundial en cuanto a la competitividad de su economía si atendemos al Global Competitiveness Index 2016-2017 del Foro Económico Mundial, que pone la atención en factores que fomentan la productividad y prosperidad de los países. Atendiendo al grado de innovación, según la Comisión Europea, el país ostenta el segundo puesto tras Suiza. Estos rasgos son claves para el impulso del crecimiento a largo plazo de la economía sueca.

Con respecto a indicadores que contemplan otro tipo de variables, más allá de las económicas, Suecia se sitúa en el 14º puesto en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU (con un valor en 2015, último dato disponible, de 0,907). Este indicador, que contempla datos como la esperanza de vida, los años de escolaridad o los ingresos per cápita, ha aumentando notablemente desde los años 80, cuando se situaba en un 0,776. No obstante, Suecia es un país que desde hace décadas se ha situado entre los países con mayor nivel de desarrollo humano.

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex