Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Eslovaquia es un mercado pequeño en términos cuantitativos ya que la población no alcanza los cinco millones y medio de personas y su poder adquisitivo es medio, con un pronunciado desequilibrio regional. Además, es un mercado muy saturado por la oferta proveniente de otros países. Sin embargo, su localización, en Europa Central, le confiere una ventaja importante desde el punto de vista logístico, al configurarse como puerta de acceso al mercado de Europa Oriental.

La demanda interna ha ido mejorando gradualmente en Eslovaquia y debería ser el motor de crecimiento en los próximos años, especialmente con la desaceleración en el crecimiento de las exportaciones de 2013 a 2016, aunque en las cifras de junio de 2017, así como las previsiones para el resto del año, indican el inicio de una posible recuperación de los niveles de crecimiento anterior. En el año 2017, el consumo de los hogares creció un 3,5%. Se espera que el consumo continúe aumentando en 2018 impulsado por la creciente confianza del consumidor, el aumento de los salarios reales y una política fiscal expansiva. 

 

 

 

 

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

El comercio mayorista eslovaco se caracteriza por una fuerte atomización y existencia de cadenas con unos modelos de funcionamiento semejantes a los del comercio minorista. De entre estas cadenas mayoristas destacan Metro e Inter-Fruit. Otra peculiaridad del comercio mayorista eslovaco es la dependencia de las pequeñas empresas de un gran proveedor que actúa, de facto, como una central de compras.

Por lo que respecta a la distribución comercial minorista en Eslovaquia, ésta ha experimentado un rápido proceso de transformación en el que se han consolidado las nuevas fórmulas de venta minorista: supermercados, hipermercados, multicentros y tiendas outlet. Estos nuevos establecimientos han desplazado las estructuras tradicionales de venta (los pequeños comercios “potraviny” y las tiendas generalistas), cambiando igualmente la fisonomía urbana con construcciones funcionales que disponen de amplias zonas de aparcamiento y lugares anexos de ocio. La irrupción de estos nuevos establecimientos ha ido acompañada de cambios en los hábitos de compra de los consumidores: compra con coche, con frecuencia semanal y con participación de toda la familia.

De igual manera, se ha producido un desarrollo de las marcas propias del distribuidor y un aumento de la demanda de productos especializados (aún poco importante) y de las ventas por internet (Eslovaquia es el segundo país de Europa Central y del Este en el que la compra por Internet es más habitual).

En la distribución minorista destacan las marcas comerciales europeas Tesco, Billa (Grupo Rewe), Kaufland, Carrefour y Lidl. El capital local también ha reaccionado a estas transformaciones, mediante alianzas y agrupaciones de cooperativas de consumo, aplicando esquemas de funcionamiento similares. Un buen ejemplo de ello es el grupo Diligentia.

La ley de comercio eslovaca se caracteriza por su flexibilidad y carácter abierto, sobre todo en lo que se refiere a horarios de apertura, regulación de rebajas y ofertas de venta. Para la instalación de un centro comercial se exige una única licencia. La ley de cadenas comerciales que aprobó el Parlamento Eslovaco a finales de 2003 y que muchos consideran restrictiva, pretendía, principalmente, reducir la posición dominante de las grandes cadenas comerciales sobre los fabricantes y proveedores locales, además de no limitar la libertad de actuación comercial de las empresas.

 

 

 

 

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Con una población próxima a los 5,5 millones de habitantes y un PIB per cápita estimado en 14.200 euros para 2015 (en términos de paridad del poder adquisitivo y según estimaciones del FMI), el mercado eslovaco presenta un reducido tamaño, y Con una población próxima a los 5,5 millones de habitantes y un PIB per cápita de 14.950 euros en 2016 y estimado en 15.605 € y 16.527 € para 2017 y 2018 respectivamente (en términos de paridad del poder adquisitivo y según estimaciones del FMI), el mercado eslovaco presenta un reducido tamaño, y además se encuentra saturado con la oferta procedente de países geográficamente próximos.

Sin embargo, su localización, en Europa Central, le confiere una ventaja importante desde el punto de vista logístico, al configurarse como puerta de acceso al mercado de Europa del Este, cuya dimensión es ciertamente más atractiva. Eslovaquia presenta asimismo una economía dinámica y abierta, cuyo modelo de crecimiento se ha basado en el incremento de su capacidad exportadora a través de proyectos de inversión llevados a cabo por inversores extranjeros.

Desde su incorporación a la Unión Europea el 1 de mayo de 2004, Eslovaquia tiene una economía creciente y estable. Gracias a los bajos costes salariales, alta cualificación de la mano de obra, un sector bancario saludable y una, cada vez menor, deuda pública y privada, se espera que la economía eslovaca continúe creciendo más rápidamente que los países de Europa Occidental. El PIB de los cuatro países que forma el grupo Visegrád (Hungría, Eslovaquia, República Checa y Polonia) les convierte en la 15ª economía del mundo.

El crecimiento de la economía eslovaca en 2017 ha sido de un 3,4%, casi un 1% superior a la media de los países de la Eurozona, que es de un 2,5 %.

Los países de Europa Central han ido ganando confianza en sí mismos y cada vez van teniendo mayor capacidad para ejercer influencias en asuntos de interés común.

Los problemas relacionados con la conectividad y las infraestructuras son dos de los problemas más grandes del país. Por ello, el 40% de todos los fondos de cohesión de la UE para el periodo 2014-2020 se destinan las regiones V4 (de los países Visegrád). 

Asimismo, Polonia y Eslovaquia presentaron su candidatura   conjunta para la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Cracovia. Polonia quería que Eslovaquia fuera la organizadora del torneo de hockey sobre hielo, incluidas las semifinales y finales, más concretamente en las regiones de Poprad y Liptovsky Mikulas. Aparte del hockey sobre hielo, Eslovaquia podía alojar también las competiciones de esquí alpino y acrobático y participar en la construcción de la Villa Olímpica para los 1.800 atletas que participarán en los Juegos. Sin embargo, la candidatura fue cancelada por la votación contraria de los cracovianos y entre las finalistas fue elegida la ciudad de Pekín como sede, derrotando a Almaty.?

 

 

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

La economía eslovaca ha continuado en 2017 con la aceleración iniciada en el año 2015 impulsada por la recuperación de la demanda interna, gracias tanto al consumo privado como a la inversión, después de varios años en declive. Las exportaciones, sin embargo, tuvieron un crecimiento más débil, a partir del año 2013, por la coyuntura internacional que tuvo como consecuencia la disminución de la demanda de sus principales socios comerciales. Las cifras hasta junio de 2017 demuestran un crecimiento más alto que en los últimos años, y se prevé que el desarrollo económico de Eslovaquia en un futuro se apoye en un aumento continuado de las exportaciones.

 El PIB ha crecido un 3,4% en 2017, y se espera que en 2018 lo haga a un 4%, y un 3,7% en 2019 (según la predicción del FMI). La tasa de desempleo es del 5,9% y, si bien el número de desempleados ha crecido desde el último trimestre de 2017, la cifra es muy baja, especialmente si se compara con la que Eslovaquia tenía un lustro atrás, que era más del doble de la actual. El desempleo existente es, por tanto, principalmente de naturaleza estructural y a largo plazo.  

 Se ha producido un cambio de tendencia en cuanto a la inflación. Tras tres años de caída, en 2016 de un -0,5%, ha pasado a un crecimiento del 1,3 en 2017. La última actualización, a enero de 2018 la tasa en un 2,4%, la cifra más alta desde enero de 2013. La causa principal ha sido una caída en los precios de la energía. Se prevé que aumente lentamente en los próximos años, conducida por una subida en el precio de los servicios que reflejan la recuperación de la demanda interna.

La demanda interna se espera que continúe siendo el principal motor de crecimiento en los próximos años. La mejora de las condiciones del mercado laboral, especialmente la medida aprobada que da más flexibilidad a las empresas a la hora de contratar trabajadores. 

Prueba de la recuperación de la actividad económica es la subida del salario mínimo hasta 485 euros, máximo histórico del país.

 Las perspectivas a largo plazo de las finanzas públicas han mejorado gracias a los cambios en los impuestos, las pensiones, la asistencia sanitaria y el marco fiscal. Las medidas del Plan de Acción implementadas para luchar contra el fraude fiscal ya están dando sus frutos, particularmente en la recaudación de los ingresos por IVA. Sin embargo, las ineficiencias en la recaudación de impuestos y en la Administración Tributaria quedan aún pendientes. La reforma del sistema de pensiones ha aliviado la presión sobre las finanzas públicas en el futuro, pero el sector sanitario sigue siendo un lastre para el presupuesto público.

Volver a índice de Información del mercado