Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Senegal es un mercado pequeño. En 2018, según proyecciones de la ANSD, la República de Senegal cuenta con una población de 15,27 M. hab., siendo ésta, además, mayoritariamente joven (41,85% menores de 14 años), con una media de edad de 19 años. Un 46,47% es población urbana.

La capacidad de consumo es propia de un país en vías de desarrollo. Un 46.7% de la población total se sitúa por debajo del umbral de la pobreza según la ANSD. La estimación del FMI en PIB per cápita es de 1080 USD en 2018 y de 2.830 USD si se considera la paridad de poder adquisitivo. El precio es un factor determinante a la hora de ser competitivo en el mercado.

El mercado está además, muy concentrado en torno a Dakar, que cuenta con un cuarto de la población – y la totalidad de la emergente clase media- y la mayor parte de la actividad económica del país: sede de la administración y del gobierno, de las principales empresas y del principal puerto del país (y uno de los mayores de África del Oeste). 

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

El canal informal, al igual que ocurre en el resto de mercados de bajos ingresos, tiene un grandísimo peso en la economía senegalesa. Se estructurada en torno a los mercados tradicionales (Sandaga, Kermel, Malien, Tilène, Soumbédioune, Castor, etc.), la red de tiendas de conveniencia (propiedad tanto de senegaleses, como de mauritanos o malienses) y los vendedores ambulantes. Representa hasta tres cuartas partes del comercio, sobre todo en productos agroalimentarios, textiles y pequeños electrodomésticos. El mercado de Sandaga, en Dakar, se sigue configurando como uno de los mayores centros de distribución de productos manufacturados del país.

Este modelo va dejando paso a sistemas más modernos de comercialización, con centros comerciales de pequeño y mediano tamaño, que albergan comerciantes de todo tipo de productos. Durante los últimos años, el país también ha conocido la aparición de redes de modernos supermercados, generalmente en régimen de franquicia de empresas europeas como Casino, Citydia (Grupo Dia) o Atac (Auchan), que continúan abriendo nuevos puntos de venta tanto en Dakar como en otros núcleos urbanos del país como Mbour/Saly. La mayor parte de sus compras a través de sus centrales de compras en Europa.

El canal de comercialización es, en general, corto y directo. El sector de la alimentación está dominado por un grupo de 4-5 empresas, generalmente propiedad de empresarios de origen libanés, que controlan la mayor parte del mercado de importación (no existen estudios cuantitativos que definan un porcentaje exacto), y posteriormente venden a pequeños distribuidores, comercios o canal HORECA. El resto son pequeños comerciantes, sin capacidad de importación, o que en su caso importan uno o dos contenedores para distribuirlos ellos mismos en sus establecimientos. Siguiendo un esquema similar, y de nuevo en manos de familias libanesas, están apareciendo franquicias y grandes tiendas de artículos de importación, que van desde productos tecnológicos, hasta artículos deportivos y mobiliario.  

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Tomando datos del FMI para 2016, el PIB de Senegal sólo supone un 2,6% del PIB total de la CEDEAO, región en cualquier caso fuertemente desequilibrada ya que sólo Nigeria supone un 73% de su PIB.
 
Estos porcentajes se mantienen en las proyecciones del fondo cara a 2017.
 
Por otro lado, la importancia de Senegal desde el punto de vista de la inversión y el comercio, sigue siendo pequeña frente a otros países de la región.
 
Desde el punto de vista de la inversión, mantiene una posición como país receptor de IED tradicionalmente muy débil: Según el Word Investment Report 2017 de la UNCTAD, tomando como referencia el conjunto de los países de África del Oeste (11.443 M. USD), Senegal tan sólo ha recibido, en 2016, un 3,4% de los flujos de IED en la región (393 M. USD); muy lejos de Nigeria (4.449 M. USD, un 39% del total) y Ghana (3.485 M. USD, un 30 %); y por debajo de competidores directos como Costa de Marfil (481 M. USD, un 4,2%).
 

 

En las exportaciones procedentes de la UE a la región, Senegal ocupa en 2017 (con datos de enero a noviembre) el 3º lugar con 2.582 M. EUR y un 10,2% de cuota, por detrás de Nigeria y Ghana. Por el lado de las importaciones, Senegal es el 6º proveedor de la UE en la región, con 425 M. EUR y apenas un 1,9% de cuota, en el marco de unas importaciones acaparadas por Nigeria en un 60,8% (centrado básicamente en el capítulo de Combustibles y Aceites Minerales).
 
En el caso concreto de España, Senegal ha representado en 2017 (con datos de enero a noviembre) el 1º mercado de los 16 países de la región (CEDEAO más Mauritania), con un total de 351,8 M. EUR (un 21% del total de las exportaciones a la región), siguiendo Nigeria (15,6%) y Costa de Marfil (13,7%). Desde el punto de vista de las importaciones, al igual que en el caso de las importaciones europeas, Senegal se ha posicionado en 2017 (enero a noviembre) como el 5º mercado proveedor de España en la región, con apenas un 2,3% del total; frente al 78,4% acaparado por Nigeria (petróleo). 

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

Desde su crisis de la deuda de 2009, Senegal consiguió -bajo la tutela del FMI- sanear sus cuentas macroeconómicas y posicionar sus cifras de endeudamiento externo en una senda de sostenibilidad. Sin embargo, recientes necesidades de financiación de la empresa estatal de correos y del fondo de pensiones de los funcionarios así como malas prácticas presupuestarias han elevado la deuda pública externa al 46,4% (frente a un 38% previsto) en 2017. Dadas las reformas planeadas para resolver los escollos mencionados y la voluntad de aumentar los ingresos fiscales el FMI estima que el riesgo de sobreendeudamiento es “débil”. Esto sin contar con el más que probable incremento del tamaño del PIB en un 30% por el cambio de base estadístico. En consecuencia goza de un significativo margen de maniobra para afrontar las necesidades de financiación de su crecimiento.
Senegal atraviesa en estos momentos una excelente coyuntura económica que debe ser aprovechada desde el punto de vista estructural para convertirse verdaderamente en un país emergente. El Plan Senegal Emergente (PSE) ha constituido un éxito gracias a su buen diseño y al fuerte apoyo de las instituciones financieras internacionales y otros socios bilaterales para llevarlo a la práctica. De hecho se está trabajando en un nuevo PSE para 2018-2023. Sin embargo, deberán seguir en marcha las reformas microeconómicas (clima de negocios, sectores ineficientes) que permitan incentivar la IDE y darle sostenibilidad al crecimiento y credibilidad a la realizaciones del plan. Para ello el BM y el FMI están en estrecha colaboración con el gobierno para hacer mejoras.
A medio plazo, los recientes descubrimientos de gas y petróleo, que podrán estar produciendo en 2020-2024, suponen un elemento sin precedentes para impulsar el desarrollo estructural del país. El país está en estos momentos tratando de definir la estructura regulatoria e institucional de explotación de recursos naturales. El BM ha concedido un préstamo de 20M € para estudios legales y técnicos sobre la explotación de hidrocarburos.

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex