Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Con un PIB total para el año 2016 de 26.797,47M$ y una renta disponible por habitante de 4.623,4$, la propensión al consumo es muy alta, impulsada por las remesas que se incrementan con la mejora de la economía de Estados Unidos.

La población total asciende a 6,3 millones de habitantes, cerca del 54 % del total es urbana, con una fuerte concentración en la aglomeración del Gran Salvador que cuenta con en torno a 2 millones de habitantes. Hay que tener en cuenta el elevado nivel de pobreza y la distribución de la renta continua siendo muy desigual. Puede citarse que en los últimos años se ha dado una clara revitalización de la inversión privada en sectores como el textil-confección, hostelería, telecomunicaciones y call-centers que ofrecen oportunidades de penetración. Igualmente tienen gran importancia las compras públicas.

En la actualidad el crecimiento del país es moderado, si se compara con otras economías latinoamericanas.  La tasa de crecimiento de 2016 fue un 0,5% y para los años siguientes se estiman tasas incluso similares según el Banco Mundial. El estancamiento del crecimiento viene justificado, sobre todo, por la caída de la inversión extranjera directa, es por ello, que el Gobierno está llevando a cabo importantes modificaciones de varias leyes consideradas claves para fomentar la inversión.

La distribución de la renta presenta fuertes desigualdades. Un alto porcentaje de la población se encuentra en situación de pobreza, mientras que la clase media supone un porcentaje muy reducido de la población total del país. Según la Encuesta de Hogares de Propósito Múltiple, llevada a cabo por el Digestyc en 2016, el ingreso promedio de cada hogar asciende a 545,93$ al mes (646,99$ en las zonas urbanas y 368,61$ en las zonas rurales).

La tasa de desempleo se situó en 2016 cerca del 7%, lo que representa una leve crecimiento respecto a lo últimos años. El 82% de los hogares del país cuentan con energía eléctrica, el 84% tiene acceso a agua por cañería y el 96% dispone de acceso a servicios sanitarios

El índice de alfabetización de la población se sitúa en un 89,2%.

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

El mercado salvadoreño cuenta con un sector importador muy dinámico. La base de la promoción de los productos es la información de los mismos a los consumidores, para lo cual se utilizan, en gran manera, los medios de información masiva: prensa, radio y televisión. Dependiendo de los nichos de mercado que se quieran ocupar, así será el recurso de información a utilizar.

Atendiendo al tipo de producto, la distribución en el mercado salvadoreño se lleva a cabo por diversas vías:

  • Estableciendo una oficina de ventas que se encarga de la promoción, venta y distribución de los productos con su propia fuerza laboral.
  • La distribución del producto a través de un agente o distribuidor local con quien se ha establecido un vínculo de negocios.
  • La distribución del producto a través de mayoristas o comerciantes establecidos en el mercado local.

En general los bienes de consumo masivo son distribuidos por un importador local (distribuidor o mayorista) que aprovecha los contactos que tiene establecidos y sus redes de negocios para canalizar los productos al mercado salvadoreño a nivel nacional.

En cuanto a los productos industriales, estos son manejados principalmente por un agente / distribuidor que trabaja por una comisión específica. También se cuenta con la figura de los importadores /distribuidores que pueden estar trabajando algunas líneas concretas de producto.

En cuanto a la maquinaria y bienes de equipo, es frecuente la compra directa a proveedores en el extranjero.

La franquicia es una vía de penetración en alza. Se inició principalmente en el rubro de comida rápida, con mucho éxito, pero se está expandiendo rápidamente en otros campos, en especial la confección.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

El Salvador ha perdido liderazgo respecto al resto de los países de la región. En los últimos años, la media de crecimiento de Centroamérica ha superado el 3,5% mientras El Salvador crecía a un ritmo más de un punto inferior a dicha media.

La competitividad del país, fuertemente ligada a la Inversión Extranjera Directa, es uno de los puntos débiles frente al resto de los países de la región.

Conscientes de esta pérdida de atractivo inversor, el anterior gobierno de El Salvador tomó medidas para convertir atractivo al país a través de una serie de reformas legislativas como las que se engloban en el "Paquete de Leyes para la Inversión", la Reforma de la Ley de Zonas Francas, Ley de Servicios Internacionales, Firma Electrónica, y el Anteproyecto de Ley Asocio Público-Privado, entre otras. El nuevo Gobierno ha mostrado su disposición a mejorar el clima de negocios y la seguridad física y jurídica, grandes hándicaps para mejorar su posición.

Por otro lado, siendo el país más pequeño del istmo, trata de posicionarse como centro financiero y logístico regional, contando con tres de los bancos más importantes y el aeropuerto más grande de Centroamérica. Cuenta también con un marco legislativo que pretende favorecer su posicionamiento como un centro de distribución regional.

Aunque tradicionalmente ha estado bajo la esfera de influencia de los Estados Unidos su política exterior se ha orientado a incrementar sus relaciones con el resto de los países centroamericanos. El Salvador ha formado parte del grupo de países centroamericanos que ha impulsado la creación de un Mercado Común en esta región.

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

Las diferentes economías de la región centroamericana crecieron de promedio en el 2016 un 3,3% frente al 2,6% de El Salvador. La inflación anual acumulada en diciembre de 2016 fue de un 0,74%. La Inversión Extranjera Directa (IED) en El Salvador en 2016 fue de 9.197M$. Asimismo, las remesas familiares en 2016 alcanzaron los 4.576M$. El déficit fiscal de El Salvador, como indica el propio FMI, en los últimos años ha alcanzado niveles cercanos al 3% y 4% junto con un nivel de deuda pública rozando el 60% del PIB. 

En el sector externo, la balanza comercial de El Salvador está expuesta a los cambios en los precios internacionales de las materias primas y los precios del petróleo. En 2016 la balanza comercial mostró un saldo de -4.519,22M$. Las reservas internacionales netas en 2016 se situaron en 2.922,99M$. En cuanto a la deuda externa, que aumentó a lo largo del periodo pasando de los 15.482,2M$ en 2015, a 16.253,02M$ en 2016. 

 

Volver a índice de Información del mercado