Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

 

Túnez es un mercado relativamente pequeño de 11,1 millones de habitantes. Según el FMI, el PIB per cápita a precios corrientes en dólares, se situó en 4.329$ en 2014, 3.884 $ en 2015, y 3.730 $ en 2016, y se estima un incremento del 2,5% para el 2017. Si la comparamos con otros países de la región vemos que el PIB per cápita e superior al de Marruecos y ligeramente inferior al de Argelia. Este descenso del PIB per cápita en 2015 ha hecho que el Banco Mundial rebaje la clasificación del país de upper-middle income a lower-middle-income
Según el informe del Banco Africano de Desarrollo (BAD), en 2011 la clase media representaba el 89,5% de la población tunecina, en la que se incluye a las personas cuyo poder adquisitivo se sitúa entre 8 y 20 $ al día. Entre 2011 y 2015 las clases medias han sido particularmente afectadas por la crisis económica y la inflación, según el INS, al punto de representar el 67% de la población, mientras que la tasa de ahorro nacional ha pasado de 22,6% en 2010 a 13% en 2015.
No obstante, se observan muchos progresos en cuanto a la esperanza de vida, el lugar de la mujer en la sociedad o las infraestructuras sanitarias y educativas. La tasa oficial de desempleo correspondiente al primer trimestre del 2017 ha aumentado como consecuencia de la crisis (15,3%) y sigue siendo más alta entre las mujeres (22,7%), y los jóvenes (30%), especialmente los jóvenes titulados (31,2%).
Los principales centros económicos de Túnez se encuentran en la capital, que se configura como el primer centro económico e industrial del país, donde se concentran un tercio de las empresas tunecinas y un tercio del PIB del país. El segundo centro de actividad económica es la ciudad de Sfax, segunda ciudad del país. Lo justifican su puerto, también el segundo, y una gran actividad en la producción de aceite de oliva así como una fuerte actividad relacionada con la vecina Libia..
Indicar por último que el 80% de la actividad económica del país se desarrolla en la franja costera desde el Norte con Bizerta hasta el Sur con la ciudad de Gabes.
 

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

Tradicionalmente Túnez se ha caracterizado por una mayoría de pequeños comerciantes hasta la entrada en 1999 de las grandes superficies. Las principales regiones económicas del país se encuentran en el norte (Bizerte, Túnez y Ben Arous, por ejemplo).

EL MERCADO BUSINESS TO CONSUMER (B-C)

La Ley nº2009-69 del 12 de agosto de 2009, relativa al comercio de distribución, pretende alcanzar la liberalización del mercado tunecino, objetivo perseguido desde la apertura y liberalización del mercado tunecino, ya iniciada en 1991, consagrando la libertad de competencia. Esta ley otorga un marco jurídico a los cambios ya experimentados por el sector de la distribución : según los estudios más recientes, la gran distribución abarca ya un 12% del mercado, frente al 5% en 2000.  Entre sus novedades fundamentales se encuentra la liberalización de la regulación de las franquicias.

El pequeño comercio en Túnez aun tiene un peso importante (85% de la cifra de negocios del sector de la distribución), sobre todo en las zonas rurales. Los tres actores principales de la distribución en Túnez son:

- El grupo Mabrouk: a través de Monoprix se beneficia de una posición geográfica interesante en los barrios de clase alta de las grandes ciudades tunecinas y con los hipermercados Géant, desarrollados en colaboración con el grupo francés Casino. En los últimos 3 años, Monoprix ha registrado un ligero descenso en su cifra de negocio, no obstante, ha conseguido aumentar su margen de beneficio hasta un 21,6%, una cifra sustancialmente superior a la conseguida por Magasin Général, líder en el sector.

- El grupo Chaïbi: se sitúa en el ámbito de los hiper y supermercados en colaboración con Carrefour y Champion.

- El grupo  Magasin Général: continúa como la primera cadena de supermercados en cuanto a puntos de venta y volumen de negocio, pese a la enorme competencia de Monoprix. Desde 2013, Auchan es propietario del 10%.

El nivel de consumo sigue aumentando, así como el poder adquisitivo medio. Este es un sector que aún tiene que conocer un amplio desarrollo.

EL MERCADO BUSINESS TO BUSINESS (B-B)

En 1995, Túnez aprobó un acuerdo de asociación con la Unión Europea e introdujo una política de liberalización y de reformas estructurales. La liberalización se encuentra en diferentes niveles según el sector de actividad. El desmantelamiento sobre bienes industriales entró en vigor a principios del 2008, y en estos años se ha liberalizado la gran parte del sector. En materia comercial, resulta prioritaria la liberalización del mercado agrícola y el pesquero. Las negociaciones han avanzado sustancialmente sobre la base de las concesiones mutuas aunque aún existen bastantes restricciones. En cambio las negociaciones sobre la libre prestación de servicios y el derecho de establecimiento no han registrado progresos significativos.

El textil continúa siendo un sector dominante dentro de la economía tunecina. En la actualidad, los sectores punteros son los transportes, el Business Technology Partners (BTP), la subcontratación mecánica y eléctrica, las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), sector aeronáutico, biotecnología, agricultura biológica e infraestructuras en el interior del país, la transformación del plástico y los servicios relacionados con la industria. En lo que respecta a los bienes de equipo y los bienes de consumo, se aconseja trabajar en colaboración con un agente local.

Algunos sectores son monopolios estatales, como el de los productos alimentarios o farmacéuticos y su introducción en el mercado tunecino pasa obligatoriamente por un concurso público, publicado previamente en un periódico local.

Anualmente se celebran en Túnez numerosos salones y ferias, principalmente organizadas por la Société des Foires Internationales de Tunis.

La distribución comercial está limitada a los ciudadanos tunecinos, por lo que la instalación de distribuidores extranjeros está supeditada a aprobación ministerial. La legislación de referencia en materia de distribución comercial es el decreto 61-14 de 1 de septiembre de 1961. La legislación tunecina es muy restrictiva en la implantación de franquicias, sólo se permite la implantación a las franquicias que procedan de países con los que Túnez haya firmado un acuerdo bilateral relativo a ese sector concreto. La situación de hecho implica una autorización ministerial para la implantación de una franquicia. En la ley sobre el comercio de la distribución (ley 2009-69 de 12 de agosto de 2009, la parte dedicada a la franquicia plantea varias dudas, puesto que parece que no concierne a los franquiciadores extranjeros, sólo a los franquiciadores tunecinos.

Pese a una activa labor legisladora encaminada a una mayor liberalización del sector, el Banco Central Tunecino subraya la persistencia de ciertas lagunas en cuanto a la veracidad de los precios, la competencia, la presencia de ciertas prácticas especulativas y la extensión del comercio informal. Es indispensable continuar el esfuerzo en cuanto a una mayor organización y transparencia de los circuitos de distribución, así como la liberalización de los márgenes de beneficio para alcanzar una competencia efectiva.

Asimismo, pese a su incipiente desarrollo, se intenta fomentar el comercio electrónico, que entre 2005 y 2008 conoció un incremento de más del 800% para promover los intercambios comerciales tanto internos como externos, en particular para las compras de la administración y las sociedades públicas. Para ello se requerirá un enorme esfuerzo por parte de las autoridades debido a la escasez de infraestructuras a la que debe hacer frente dicha iniciativa. No obstante, se ha avanzado de forma significativa en los ultimos años, a través de la promoción de inversiones, el desarrollo de una tarjeta e-Dinar para realizar pagos electrónicos y la implementación de servicios de pago seguro.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

Túnez es el más pequeño por extensión y el segundo por población de los países del Magreb (Argelia, Libia, Marruecos, Mauritania y Túnez), región que en su conjunto posee un reducido peso económico en la economía mundial. Sin embargo, para España, esta región constituye un mercado de indudable interés por proximidad geográfica y complementariedad en las economías. La renta per cápita es la segunda de la región en términos PPP.

Una diferencia fundamental entre las economías del Magreb es la disponibilidad de combustibles fósiles: mientras Argelia y Libia disponen de importantes yacimientos de gas y petróleo, lo que les permite tener un notable superávit por cuenta corriente, Marruecos y Túnez comparten un importante déficit energético y por cuenta corriente. Túnez importa productos energéticos de sus vecinos, mientras que exporta bienes de equipo, productos agroalimentarios y bienes de consumo.

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

En relación a la estrategia de desarrollo a medio plazo y reformas estructurales, el programa económico del Gobierno tiene como objetivos principales hacer frente a las vulnerabilidades críticas del sector bancario tunecino, lograr la estabilidad macroeconómica y el crecimiento inclusivo.

Las actuaciones afectarán a la reforma fiscal; la revisión de la ley de inversiones; la simplificación de procedimientos administrativos, fiscales y aduaneros; la reestructuración del sector hotelero para eliminar los hoteles de menor calidad y disminuir la oferta; en el sector de telecomunicaciones acceso abierto a  las líneas internacionales, hasta ahora monopolio de Tunisie Telecom; posibilidad de que la STEG, Sociedad tunecina de electricidad y Gas y Tunisie Telecom puedan alquilar sus redes a otros operadores; facilitación de las autorizaciones de franquicias; mayor liberalización de la ley de partenariado publico privado; reforma del sistema financiero y recapitalización bancaria comenzando por el incremento de fondos de la STB (Sociedad Tunecina de Banca), el Banco Nacional Agrícola y el Banco de la vivienda, con auditorias rigurosas de gestión y financieras; promoción del mercado de capitales.

En el terreno del desarrollo social y regional los objetivos son: autonomía de la enseñanza superior; reforma del sistema de subvenciones a los alimentos y a los productos energéticos, por un sistema de apoyo social dirigido a las familias necesitadas más eficaz.

En cuanto a gobierno los objetivos son el cambio en la legislación de compras públicas, la independencia de la justicia y la lucha contra la corrupción.

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex