Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

El PIB per cápita se situaba al finalizar 2019 en 17.688 USD, el primero de América Latina. En 2020, como consecuencia de la pandemia bajó a 15.438 USD.

El mercado es pequeño por el tamaño población (3,5millones de habitantes). A pesar de lo reducido del mercado local, goza de ventajas legales, logísticas y de transportes e infraestructuras, entre otras, que le pueden permitir actuar como puerta de entrada y plataforma logística regional. Concretamente, el puerto de Montevideo se ha constituido como un puerto de distribución del Cono Sur, de tal forma que una proporción superior al 55% de las mercancías que recibe son para distribución a otros mercados nacionales, en particular Argentina y Paraguay.

El único centro económico de consumo y distribución notable de forma permanente es la capital, Montevideo, con aproximadamente 1,9 millones de habitantes en toda el área metropolitana. Otro centro relativamente importante, pero por ahora sólo en época de verano austral es Punta del Este.

En la capital, se ha producido durante los últimos años una concentración en centros comerciales. Se observa la existencia de franquicias de todo tipo de marcas extranjeras, es el procedimiento habitual de abastecimiento de los productos de consumo actual. 

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

Los sectores de distribución comercial y de hostelería (restaurantes y hoteles) representaron en 2020 el 12,33% del PIB. Los datos oficiales de composición del PIB incluyen ambos sectores.

La regulación de las relaciones de consumo y la defensa del consumidor está a cargo del Ministerio de Economía y Finanzas (Ley Nº17.250 y el Decreto Nº244/000).

Las formas tradicionales de distribución de productos alimenticios y bienes de consumo todavía prevalecen en Uruguay. No obstante, en los últimos años se han producido algunos movimientos que podrían suponer el inicio de un proceso de profunda transformación, aumentando las grandes superficies como centros comerciales y cadenas de grandes supermercados modernos.

a) Grandes superficies versus comercio tradicional

Es necesario solicitar una autorización previa para abrir una gran superficie (más de 200m2). La Ley Nº17.657 de 2003 recoge las normas relativas a grandes superficies destinadas a la venta de artículos alimenticios y de uso doméstico. Concretamente, debe solicitarse a las Comisiones Departamentales de Protección de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Comercial y Artesanal.

De acuerdo con el informe “Sector Retail & E-commerce 2022” elaborado por Uruguay XXI, las grandes superficies, junto a las tiendas de conveniencia, representan el 37% de las ventas al por menor. El 63% restante corresponde a los almacenes y tiendas pequeñas, como los autoservicios (30% de la facturación) y comercios tradicionales (37% de facturación). Se estima que existen entre 140 locales de hipermercados y supermercados, unos 860 autoservicios y 9.200 comercios tradicionales.

Las multinacionales poseen el 75% de las grandes cadenas. Las principales cadenas tienen una participación importante en las ventas totales, pero ninguna es dominante en el mercado. La cadena Ta-Ta es la líder de ventas dentro de este canal con una participación del 26%, fortalecida por la adquisición de Multi Ahorro. Le sigue el Grupo Casino Guichard Perrachon, con las cadenas Disco, Devoto y Géant, que en su conjunto representaron el 24% de las ventas de 2020. Tienda Inglesa es el tercer grupo más relevante con 14% de participación.

b) Comercialización de productos importados.

En lo que se refiere específicamente a la comercialización de productos importados, ya sean bienes de consumo, semi-manufacturas, maquinaria o productos terminados, la reducida dimensión del mercado uruguayo es determinante. La imposibilidad de manejar grandes volúmenes de mercancías genera márgenes de intermediación relativamente altos, conduciendo paulatinamente a un acortamiento de las cadenas de distribución al solapar frecuentemente las figuras de importador, representante, distribuidor y usuario final. Es destacable los amplios márgenes con que trabaja la distribución uruguaya, lo que al final resulta en precios de venta al público muy elevados, de entre dos y tres veces los precios en España.

Otro efecto importante del tamaño del mercado es la escasa especialización de importadores y representantes. Los más importantes están introducidos en sectores muy diversos y trabajan, además, varios productos que podrían considerarse en algunos casos sustitutivos relativamente próximos.

c) Centro de distribución regional

Debido a su ubicación estratégica, Uruguay se ha convertido en un moderno centro de distribución de productos en la región. La utilización de Zonas Francas como como centros de acopio de mercancías, que pueden quedarse depositadas sin pagar aranceles y ser posteriormente reexportadas a su destino final pagando el arancel correspondiente, es una de las razones por la que Uruguay ostenta este título.

La publicación del MERCOSUR/CMC/DEC. Nº54/04 elimina el doble cobro del AEC. Esta decisión facilita el desarrollo de Uruguay con centro de distribución regional al no tener que pagar otro arancel para exportar a los países miembros del Mercosur.  

 

 

 

 

 

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

El país se encuentra enclavado entre dos gigantes geográficos y económicos como son Brasil (209M hab) y Argentina (44M hab), que son a su vez sus socios comerciales en Mercosur. Este elemento que condiciona su actividad ya que Uruguay representa solo el 2,3% aproximadamente del PIB del Mercosur. El retraso en la firma del Acuerdo UE-Mercosur ha hecho que Uruguay se desmarque de los socios y presione para firmar un TLC con China, lo que se considera por los otros socios contrario a los acuerdos del propio bloque comercial.

Pese al tamaño, Uruguay es un país reconocido en toda el área latinoamericana por su seriedad y su seguridad jurídica, lo que le permite a veces tener una participación más protagonista de lo que su tamaño le concedería en actividades en instituciones regionales e internacionales. Montevideo es la sede de la Secretaría y del Parlamento del Mercosur, así como sede de la Secretaría de la ALADI. Y que cuente con representantes de las tres Instituciones Financieras del subcontinente, como lo son el Banco Mundial, el BID y CAF, en las que ha tenido históricamente una importante participación.  

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

Tras una acertada gestión de la pandemia, la economía uruguaya afianzó su recuperación en el tercer trimestre de 2021 al registrar un crecimiento del PIB del 5,9% frente al mismo período del año pasado y de 2,7% en el tercer trimestre del año. Si bien aún no se conoce el dato del cuarto trimestre, la mayoría de los indicadores adelantados de la actividad económica confirman que la recuperación se habría acentuado al cierre de 2021. 

Los sectores que mayor incidencia tuvieron en el crecimiento fueron “Comercio” (+6,9%) y “Construcción” (+6,1%), en términos interanuales.

De acuerdo con la información divulgada por la Encuesta de Expectativas Económicas y de Inflación elaborada por el BCU, se prevé que el PIB tenga un crecimiento de 4,25% en 2021, de 3,39% en 2022 y de 2,82% en 2023. 

En lo referido a inversión y exportaciones, el crecimiento también es destacable, 17,1% y 28,5% respectivamente. Además, el consumo, tanto público como privado, crece 14,6% y 2% respectivamente.

Otro aspecto a tener en cuenta es que en el primer trimestre de 2022 estará el impulso económico del turismo que no tuvo el país el año pasado debido al cierre de fronteras para frenar la propagación del Covid-19. 

En lo relativo al nivel de precios, las expectativas relevadas por el BCU reflejan que para 2022 aún están por encima de las proyecciones incluidas en la última Rendición de Cuentas (donde se estimó que la inflación sería de 5,8% este año), así como también por fuera del rango meta propuesto por el gobierno, que espera que el indicador se ubique entre 3% y 7% hasta agosto de 2022, y entre 3% y 6% a partir de septiembre. El año 2021 terminó con una inflación de 7,96% y se espera que disminuya paulatinamente los próximos años, situándose en 7,10% en 2022, 6,60% en 2023 y 6,11% en 2024.

 

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex