Marco Geográfico

Resumen del marco geográfico y demográfico

Desde septiembre de 2007, Brasil cuenta con dos Oficinas Económicas Comerciales, ubicadas en Brasilia y Sao Paulo. La Oficina de Río de Janeiro, que era la más antigua, remontándose su apertura a los tiempos en que esa ciudad era capital de Brasil, fue cerrada en septiembre de 2007. La Oficina de Brasilia se abrió tras el cambio de la capitalidad a esta ciudad y el traslado de la Embajada española a Brasilia (principios de los años 70) y la Oficina de Sao Paulo fue inaugurada a raíz de la Expotecnia celebrada en esa ciudad en 1996.


El reparto de trabajo entre las dos oficinas existentes tiene una base sectorial, lo que permite una mayor especialización del personal. En consecuencia, ambas oficinas son competentes en todo el territorio de sus sectores, lo que hace que los Consejeros viajen por Brasil con la frecuencia que permita el limitado presupuesto de viajes. El reparto de funciones se basa en el concepto de regulación del sector. Así, al estar Brasilia situada en la ciudad sede del gobierno se centra en los sectores altamente regulados y con gran presencia del sector público, ya que requieren un contacto mayor y más asiduo con la administración. Asimismo, la oficina de Brasilia lleva los asuntos generales relativos al comercio exterior y la representación institucional con Brasil. La oficina de Sao Paulo, situada en el centro económico y financiero de Brasil y de toda América del Sur, se ocupa de los sectores con un menor nivel de regulación y que, por tanto, permiten que la actividad privada pueda desarrollarse más libremente y con capacidad para desarrollar actuaciones más propias de promoción comercial.


En concreto, tras la revisión del reparto de funciones entre ambas oficinas llevada a cabo en 2018, la oficina de Brasilia sería responsable de las relaciones institucionales bilaterales con Brasil (en todos sus niveles de gobierno), relaciones financieras bilaterales, tutelaje de la cámara oficial de comercio, seguimiento macroeconómico y realización de informes económicos y comerciales de carácter general así como los solicitados ad-hoc por servicios centrales y resto de organismos relacionados con la OFECOME (como Cancillería), temas de regulación y acceso al mercado para todos los sectores, procesos y gestión de concesiones y licitaciones para todos los sectores ante todos los niveles de administración. También es responsable de la política comercial (reuniones en la Delegación UE, seguimiento de barreras de entrada al mercado…) y realiza las actividades de coordinación en temas económicos en el ámbito de la Embajada de España en todos los territorios. También es responsable de la promoción comercial de los sectores relacionados con infraestructuras (de todo tipo), ingeniería, defensa y seguridad, medio ambiente y recursos naturales, energía, Smart Cities, gestión de residuos y saneamiento, así como actividades de información e inversión.


Se pueden resumir así las áreas de trabajo de Brasilia:


Asuntos generales e institucionales
• Información sobre la situación económica y financiera de Brasil y sobre sus relaciones con España en los campos económico, comercial y de inversiones, siendo competencia de esta oficina la redacción de todos los informes económicos y comerciales sobre el país.
• Seguimiento de la política comercial entre ambos países, con especial referencia a los temas de acceso al mercado y barreras, así como de temas multilaterales.
• Detección, difusión entre los operadores económicos y, de ser posible eliminación, de las barreras comerciales existentes en Brasil.
• Colaboración en formación, asistencia técnica e intercambio de experiencias con las autoridades y agencias públicas brasileñas responsables del control del comercio exterior.
• Relaciones institucionales entre ambos gobiernos, incluyendo todos los niveles de la administración (federal, estadual y municipal).
• Seguimiento y apoyo a las inversiones españolas en Brasil, incluyendo el análisis de la normativa brasileña, y con creciente énfasis en la promoción de inversiones en España y en los informes preceptivos para las nuevas modalidades de visados establecidas por España.
• Relaciones financieras Gobierno a Gobierno: Gestión de proyectos EVATIC y FIEM (si los hubiere, en todo caso, promoción de estas facilidades financieras).
• Tutelaje de la Cámara Oficial Española de Comercio en Brasil.
• Seguimiento de las licitaciones públicas, tanto con financiación brasileña como multilateral. Emisión de certificados de equivalencia de documentación para presentarse a las licitaciones.


Sectores específicos asignados
· Energía, medio ambiente, infraestructuras de todo tipo, defensa, seguridad, Smart Cities y, en general, todos aquellos sectores y actividades altamente regulados.


Como se puede ver, Brasilia es una Oficina con amplio contenido, contando, por el contrario, con unos medios relativamente reducidos. Brasil forma parte de los países con programa PASE, siendo responsabilidad de la Oficina de Brasilia la elaboración y seguimiento del correspondiente plan de actuación. No hay que olvidar la importancia de la inversión española en Brasil, nuestro tercer destino mundial de inversión, y lo estrecho de las relaciones bilaterales a todos los niveles. Son muy frecuentes las visitas, tanto de autoridades de la Administración española como de altos directivos de nuestras principales empresas, debiéndose mantener una relación estrecha con el Gobierno federal, los estaduales y los municipales. Además, los numerosos problemas y obstáculos comerciales a los que estas últimas se enfrentan en el mercado brasileño obligan a múltiples gestiones ante las autoridades del país. La financiación de estudios de viabilidad vía EVATIC ha dado bastante juego en el pasado (tanto a nivel estadual como regional) y en la actualidad es preciso promocionar el FIEM, buscando posibles operaciones. También está cobrando una gran importancia el fomento de las inversiones brasileñas en España y la promoción y gestión de las nuevas modalidades de visados para inversores y empresas. Finalmente, desde Brasilia se ejerce la labor de coordinación de las dos Oficinas en Brasil.


Las funciones de la Consejera Jefe abarcan la dirección y gestión de la oficina en todos estos aspectos, así como las obligaciones reglamentarias propias de la jefatura de la oficina (contabilidad, personal…). Desde septiembre de 2008, la Oficina de Brasilia cuenta adicionalmente con una Consejera Comercial, inspectora del SOIVRE. Esto se debe a la necesidad de prestar una mayor atención a las numerosas barreras de acceso al mercado que existen en Brasil. Para esta Consejera, sin perjuicio de otras actividades, resulta prioritario conocer los obstáculos técnicos que las empresas españolas encuentran en su intento de exportar o posicionarse en Brasil y, sobre todo, trabajar en pro de su eliminación.


Además de ambas Consejeras, la Oficina cuenta con un Analista de Mercado, una Administrativo-Contable, tres Auxiliares, dos ordenanzas-conductores y un ordenanza-limpiador. Hasta 2019, el número de becarios ICEX asignado a la Oficina es de tres, si bien para 2020 se ha conseguido una dotación de 4 becarios. Los becarios autonómicos varían según el año. Actualmente se cuenta con dos: uno del País Vasco y otra de la Comunidad Valenciana. Se espera la incorporación de un becario de Andalucía (los problemas políticos han retrasado mucho su asignación, prevista para principios de 2019) y de otro de Murcia en 2020. No hay becario-informático residente, y la atención informática se realiza a distancia desde Sao Paulo (becario COMEX-TIC) o desde Madrid (CSU).

Volver a índice de Marco Geográfico

Cuadro de Datos básicos del país

DATOS BÁSICOS
Superficie 8.515.767 km2
Situación Brasil está situado entre los paralelos 5°S y - 33ºS
Capital Brasilia
Principales ciudades São Paulo, 12.106.920 habitantes. Rio de Janeiro, 6.520.266 habitantes. Salvador, 2.953.986 habitantes. Brasilia, 3.039.444 habitantes. Fortaleza, 2.627.482 habitantes. Belo Horizonte, 2.523.794 habitantes. Manaos, 2.523.794 habitantes. Curitiba, 1.908.359 habitantes. Recife, 1.633.697 habitantes. Porto Alegre, 1.484.941 habitantes.
Clima Ecuatorial en el norte, tropical y subtropical en el nordeste y centro-oeste y templado en el sur
Población 207.660.929 (datos del 2.12.2017 del IBGE)
Densidad de población 22,5 habitantes por km² (2017)
Crecimiento de la población 0,8% (entre 2015 y 2016)
Esperanza de vida 73 años (2017)
Tasa de alfabetización 91,73% (2014)
Tasa bruta de natalidad (1/1000) 16,1 (2017)
Tasa bruta de mortalidad (1/1000) 6,2 (est. de 2017)
Idioma Portugués
Religión Predominantemente católica (57%), aunque su porcentaje va en retroceso en favor del evangelismo (28%) y el protestantismo. Religiones animistas africanas en el Nordeste. (Datos de 2013).
Moneda Real - BRL (desde julio de 1994)
Peso y medida Sistema Métrico Decimal
Diferencia horaria con España 3, 4 o 5 horas menos según la época del año en la Costa Este.

Fuentes: IBGE, Banco Mundial / Actualización: abril 2018.

 

Volver a índice de Marco Geográfico

Situación, superficie, superficie cultivable, relieve y clima

La República Federativa de Brasil (Brasil) ocupa la parte centro-oriental de América del Sur, con una superficie total de 8.510.820 km2, según ha sido publicado en el DOU nº53 de 19/03/2019, lo que representa el 46,8% de dicho subcontinente. Brasil es el quinto país más grande del mundo en extensión, por detrás de la Federación Rusa (17 098 250 km2), Canadá (9 984 670 km2), Estados Unidos de América (9 831 510 km2) y China (9 600 010 km2).


Brasil limita al este con el Océano Atlántico (con 7.367 Km. de litoral) y, de norte a sur, con la Guayana Francesa, Surinam, Guayana, Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia, Paraguay, Argentina y Uruguay. Sólo dos estados suramericanos carecen de frontera con Brasil: Chile y Ecuador.


El país puede dividirse legalmente en cinco grandes regiones naturales, según la propuesta del Instituto Brasileiro de Geografía y Estadística (IBGE):
• Al norte se halla la vasta cuenca amazónica, con llanuras y mesetas de baja altitud, de clima tropical. Posee la mayor área de entre todas las regiones, con la menor densidad de población.
• El Nordeste es una zona de mesetas sedimentarias poco elevadas, con variaciones más pronunciadas en el clima: húmedo en el litoral, seco y caluroso en el interior (sertão).
• El centro-oeste lo ocupa el Mato Grosso, una región de altas mesetas (de 500 a 1.000 m) y valles, de clima subtropical de sabana.
• La región sudeste, la mayor densidad demográfica, está dominada geográficamente por mesetas.
• Al sur se extiende una accidentada región que va allanándose hasta convertirse en pampa en la frontera con Uruguay. El clima se caracteriza aquí por sus estaciones muy marcadas, verano caluroso e invierno incluso frío con elevada pluviosidad. En el sudeste del país, una serie de cordilleras (Serra do Mar), paralelas al Atlántico, separan una estrecha y húmeda llanura litoral del interior del país, dificultando las comunicaciones.

Volver a índice de Marco Geográfico

Recursos naturales y minerales

Brasil ocupa una posición privilegiada en cuanto a reservas minerales, siendo uno de los primeros exportadores mundiales de mineral de hierro y de niobio (utilizado en la industria electrónica), además de uno de los mayores productores de estaño, bauxita, magnesio, manganeso, talco, y oro, entre otros. En 1995 el sector sufrió una importante transformación como fruto de una reforma constitucional que permitió la participación de empresas extranjeras–, hasta entonces reservado a empresas brasileñas. Como complemento a esta política más abierta para el sector minero, en mayo de 1997 se privatizó la empresa de minería pública Companhia Vale do Rio Doce (CVRD), actualmente denominada VALE. Como consecuencia de este proceso, se ha producido un importante crecimiento de la inversión en el sector al tiempo que un número creciente de empresas extranjeras han puesto de manifiesto su interés en iniciar operaciones en Brasil, por su cuenta o en acuerdos con VALE.


De cara al futuro, el sector tiene un potencial de desarrollo importante, basándose en su potencial de exportación. Sin embargo, para que el sector desarrolle toda su capacidad, sería necesario que el entorno regulador del mismo estuviese más desarrollado y fuese más transparente. Para ello ha creado una Agencia Reguladora, la Agencia Nacional de Minería, a imagen y semejanza de las existentes para el sector eléctrico, el de hidrocarburos o las telecomunicaciones, así como una mayor liberalización. El actual ministro de Energía del gabinete Bolsonaro se ha fijado como objetivo impulsar el sector, aumentando su competitividad y competencia. Actualmente se está preparando un proyecto de ley para realizar explotaciones mineras en territorio indígena.
El gran potencial del sector minero brasileño ha atraído importantes inversiones extranjeras, principalmente grupos canadienses y, más recientemente, chinos. De hecho, la creciente presencia de inversiones chinas en el sector llevó a que el gobierno considerase la limitación de la presencia de capital extranjero en el sector minero. Por el momento, continúan sin existir restricciones a la explotación de yacimientos mineros nacionales por parte de compañías extranjeras.


Además, en 2011, ante el monopolio que ejerce China sobre la producción de tierras raras (posee el 97% de las reservas mundiales), el presidente de VALE anunció que la compañía iba a explorar los yacimientos de estos elementos. Brasil tiene la segunda mayor reserva mundial de estos minerales, incluidos en el grupo de minerales estratégicos por el Plan Nacional de Minería ya que son de gran importancia. Las tierras raras son difíciles de extraer, indispensables en la industria tecnológica del futuro, y su gran demanda internacional les hace generadores de divisas. Con la cooperación de Alemania, tras el acuerdo pactado en 2015, el plan de extracción avanza aún a paso lento.


El 45,3% de la matriz energética brasileña es limpia y renovable, frente al 14% de media a nivel mundial. Si se considera sólo la matriz eléctrica, Brasil obtiene más del 83% de energías renovables, incluyendo hidroeléctrica, biomasa y eólica.


Brasil es uno de los países con mayor potencial de generación hidráulica de energía. Sin embargo, parece que ha comenzado un nuevo periodo crítico para este tipo de energía. La notable reducción de precipitaciones en la región Nordeste ha afectado a que las reservas de muchas de las hidroeléctricas continúen sin recuperar los niveles de almacenamiento desde el 2012.
La apertura del mercado petrolífero brasileño propiciada por la Ley 9478/97, supuso un importante revulsivo para el sector, que registró desde ese año crecimientos continuados en el volumen de reservas probadas y en la producción, hasta alcanzar en 2006 la autosuficiencia (12.600 millones de barriles). Fue al año siguiente cuando se produjo el descubrimiento de una importante bolsa de crudo en Tupi, en la cuenca de Santos, que llevó a suspender el proceso licitatorio entonces en marcha (la octava ronda), para reformular el sector. En efecto, el descubrimiento a unos 200 kilómetros de la costa y hasta 7.000 metros de profundidad – bajo una espesa capa de sal – de unas reservas de crudo de entre 16.000 y 65.000 millones de barriles, eliminaba, en opinión del gobierno, el riesgo de exploración, más allá de las dificultades técnicas de explotación.


En consecuencia, fue promulgada la Ley 12.351/2010, que establecía un sistema de producción compartida en el área de pre-sal, de forma que los bloques que fueran licitados contarían con una participación mínima por parte de PETROBRAS del 30%. La inversión de PETROBRAS en pre-sal, en 2018, contaba ya con un acumulado de 120.000 millones de dólares. La explotación de las reservas del este tipo de combustible ha situado a Brasil en el grupo de los 10 principales productores de petróleo, con una producción que sobrepasa los 360 millones de barriles.
Durante muchos años, Brasil no tuvo un mercado desarrollado para el gas natural. La situación comenzó a cambiar con la construcción del gaseoducto Brasil-Bolivia, y con la adopción de incentivos públicos para el uso de este combustible como, por ejemplo, el programa Gas Natural Vehicular (GNV). El sector se ha caracterizado por una serie de desequilibrios entre la oferta y la demanda. En efecto, la oferta de gas producido en Brasil ha ido creciendo sin que la demanda haya hecho lo propio (entre 1999 y 2008 la producción nacional creció un 50%). A esto hay que añadir el contrato que obliga a Brasil a importar 24 millones de metros cúbicos de gas boliviano al día. Este contrato está siendo renegociado actualmente, con la intención de Brasil de reducir la importación. El gobierno pretende así abrir espacio para la competencia y reducir el precio del gas.


Las metas de reducción de emisiones de carbono, el hecho de que Brasil cuente con la sexta mayor reserva de uranio del mundo y que esté cerca de dominar el proceso de enriquecimiento del combustible son factores que contribuyen a que la energía nuclear se incluya en los planes energéticos brasileños. El ministro de Minas y Energía ha indicado que en los próximos años la energía nuclear aumentará su participación en la matriz energética brasileña. En los planes para retomar la inversión en energía nuclear, se incluye retomar en 2020 la construcción de la central nuclear Angra 3, paralizada desde 2015. Para ello el gobierno se encuentra en la búsqueda de un socio privado entre once empresas internacionales.


Brasil ha aumentado exponencialmente su capacidad eólica, cerrando 2018 con 14,7GW de capacidad. La eólica está cerca de convertirse en la segunda fuente matriz de energía en Brasil.y se prevé que acabe 2024 con una capacidad instalada de 19GW. Las buenas perspectivas del sector han atraído a numerosos inversores extranjeros.


Brasil es además el segundo mayor productor mundial de etanol y biodiesel; está entre los veinte primeros países del mundo por volumen de reservas de carbón, y cuenta con altos índices de radiación solar e importantes reservas de silicio, lo que representa un gran potencial para el desarrollo de la energía fotovoltaica.


Durante los últimos está siendo ampliada la red eléctrica, mejorando las líneas de transmisión y aumentando el número de centros generadores de energía. En el 2010 fueron subastados 1.814 km de líneas de transmisión adicionales. Con la privatización de importantes compañías de generación y distribución de energía, los equipos e instalaciones están siendo modernizados y la eficiencia del suministro energético está mejorando.


Por último, destaca la continuación del programa “Luz para todos”, que nació en 2003 con la intención de suministrar energía eléctrica a dos millones de hogares rurales. En abril de 2018, el número de personas beneficiarias del proyecto ascendía ya a 16,2 millones, según el gobierno. “Luz para todos” se ha ido ampliando con diversos decretos, siendo el último el nº 9.357 del 27 de abril de 2018, que extiende el Programa hasta el año 2022.

Volver a índice de Marco Geográfico

Demografía y sociedad

Población, etnias, densidad demográfica y tasa de crecimiento

En el año 2010, año del último censo oficial efectuado por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), la población de Brasil era de 194,8 millones de habitantes, lo que ya representaba aproximadamente el 50% de la población total de América del Sur. Según la predicción del mismo Instituto, en agosto de 2019 se alcanzaría ya los 210.285.239 habitantes en el país.
Resulta significativa, no obstante, la caída de la tasa de crecimiento de la población, que viene declinando desde comienzos de los años 60, tras un crecimiento anual del 3% en la década anterior. En comparación con el censo de 2000, la población brasileña presentó un crecimiento relativo del 12,3%, lo que significa un crecimiento medio anual del 1,2%, la menor tasa observada en la serie.
El pueblo brasileño está formado por la mezcla de diversas razas: indígenas, europeos, africanos y, en menor medida, asiáticos. El mestizaje es un hecho diferencial de la población brasileña y ha sido muy intenso ya desde el inicio del proceso de colonización por parte de los portugueses (siglo XVI) hasta su independencia, en 1822. Con la esclavitud negra, iniciada en la segunda mitad del siglo XVI, 3 millones de africanos llegaron a Brasil, hasta que el tráfico de esclavos fue prohibido, en 1850. Como consecuencia, en la actualidad los negros y mulatos superan el 50% de la población brasileña.
A partir de la segunda mitad del siglo XIX, 5 millones de inmigrantes europeos y asiáticos entraron a Brasil, para sustituir el trabajo esclavo. De Europa llegaron principalmente italianos y portugueses. En menor medida españoles, alemanes, suizos y eslavos (polacos, ucranianos, rusos). Durante el período de gran inmigración, entre 1880 y 1930, inmigrantes de 60 nacionalidades entraron en gran cantidad en Brasil. Un 30% eran italianos y otros 30% eran portugueses. Los españoles fueron el tercer grupo más numeroso, siendo 14% de los inmigrantes. De Asia llegaron pobladores árabes (libaneses y sirios) y, a partir de 1908, japoneses. Brasil tiene hoy en día la comunidad emigrante japonesa más numerosa en el mundo, con 1,6 millones de personas. En la década de los 30, el Presidente Getúlio Vargas decidió limitar la entrada de extranjeros en el país.

Población urbana y de las principales ciudades

La distribución de la población no es uniforme, ya que se localiza generalmente a lo largo de la costa atlántica, desde el extremo Norte hasta el extremo Sur. La mayor concentración se produce en el Estado de Sao Paulo, con más de 45 millones de habitantes, de los cuales aproximadamente la mitad residen en la capital, y su periferia. La tasa de urbanización en 2010 se situaba en el 84,4%, siendo las principales ciudades las que se recogen en el siguiente cuadro:
 

CIUDADES MAS POBLADAS DE BRASIL
 (Estimación 2018, millones de habitantes)
1 São Paulo  12,2
2 Rio de Janeiro  6,7
3 Brasília  3,0
4 Salvador  2,9
5 Fortaleza  2,6
6 Belo Horizonte 2,5
7 Manaus  2,1
8 Curitiba  1,9
9 Recife  1,6
10 Goiânia   1,5
Fuente: IGBE

 

Distribución de la población por edades y sexos

De acuerdo con los datos del IBGE 2017, la esperanza de vida al nacer en Brasil alcanzaba los 76 años (frente a los 70,46 en 2000). Aunque la población es todavía joven, la media de edad se está incrementando, en consonancia con lo que ocurre en otros países del área. La distribución de la población por sexos es bastante uniforme, siendo el 48,3% de la población hombres, y el 51,7% mujeres.

 

 

 

Volver a índice de Marco Geográfico

Cuadro de Estructura de la población

 

CUADRO 1

DATOS DEMOGRÁFICOS BÁSICOS 

Población

186.002.559 millones (Estimación Enero 2008).

Densidad demográfica (Hab/Km2)

21,76

Tasa de crecimiento anual

1,2

Esperanza de vida al nacer

72,3

Hombres

68,1

Mujeres

75,8

Tasa de mortalidad infantil (tanto por mil)

25,8

Tasa de urbanización (%)

82,8

Distribución de la población por sexos (%)

 

Hombres

48,7

Mujeres

51,2

Distribución por edades

 

0-14 años

26,48

15-64 años

66,63

65 años y más

6,83

Tasa de alfabetización (%)

(mayores de 15 años que pueden leer y escribir)

89% (2006)

Fuente: Instituto Brasileiro de Geografia e Estadistica (IBGE)

Volver a índice de Marco Geográfico

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex