Marco Político

Sistema de gobierno, partidos políticos y división de poderes

Tras las elecciones celebradas el 17 de junio de 2018 Iván Duque comenzó su mandato como presidente de la República el 7 de agosto de 2018, y terminará el 7 de agosto de 2022. Duque, del partido Centro Democrático, ganó las elecciones al lograr el 54% de la votación (10.351.304 de votos), mientras su rival Gustavo Petro alcanzó el 42% (8.024.697 votos).

Los resultados conformaron un Congreso mayoritariamente de centro derecha. Si se suman los escaños obtenidos por los partidos de centro derecha (Centro Democrático, Cambio Radical, Partido Conservador, partido Mira y Opción Ciudadana) obtienen un total de 86 escaños.

En el centro y centro izquierda quedan como potenciales aliados el Partido Liberal y la Alianza por Colombia (Verdes, Polo Democrático), que sumados tienen 44 escaños, a los que se agregarían algunos del Partido de la U, que se calcula que repartirá sus intereses entre Cambio Radical, del candidato presidencial Germán Vargas Lleras, y este grupo de centro izquierda.

Asimismo, al bloque de la izquierda se le suman los cinco escaños de las Farc.

Por partidos, el Centro Democrático obtuvo el mayor número de congresistas. Sin embargo, el resultado no fue el esperado ya que perdieron un escaño en el Senado con respecto a las últimas elecciones. Donde sí tuvo éxito fue en el Congreso, al pasar de 19 representantes a 32.

Los principales pilares del presidente Iván Duque perteneciente a este partido son la legalidad, el emprendimiento, y la equidad, con ejes transversales en materia de infraestructura, sostenibilidad ambiental e innovación.

Duque ha insistido en la austeridad y responsabilidad en el manejo de los recursos públicos durante su mandato. El nuevo presidente también ha presentado medidas de ingresos y gastos ante el congreso como parte de la Ley de Financiamiento para el 2019.

Duque, de 41 años, es uno de los presidentes más jóvenes que ha tenido Colombia. Ha desempeñado varios puestos en el BID desde 2001 hasta 2013 y anteriormente fue en consultor en la Corporación Andina de Fomento (CAF) y asesor en el Ministerio de Hacienda colombiano durante el gobierno de Andrés Pastrana. En la última legislatura fue senador de la República por el Centro Democrático.

Duque ha formado un gobierno con el que ha pretendido mandar una señal de independencia, tanto de su predecesor Uribe como de otras fuerzas políticas. Los ministros son en su mayoría profesionales jóvenes, competentes y fundamentalmente tecnócratas procedentes en su mayoría del sector privado y sin afiliaciones a ningún partido. Si bien ha sido muy celebrado por parte del sector privado, estos mismos elementos pueden dificultar la gobernabilidad de Colombia. La vicepresidenta es Marta Lucía Ramírez, la primera mujer que accede a ese cargo. Se trata de una política de carácter y prestigio, con amplia experiencia en el sector público. Entre el resto de los miembros del gobierno destaca el del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, que ya fue ministro durante el mandato de Álvaro Uribe desde 2003 hasta 2007; y el del ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo. Ambos aseguran un perfil de colaboración con España en nuestras relaciones económicas y comerciales.

Los grandes retos del gobierno en esta legislatura son la implementación de los acuerdos de paz; la reforma tributaria (Ley de Financiamiento) que se declaró inconstitucional en octubre, tras aprobarse en enero; una política industrial que favorezca la diversificación de la economía colombiana y mejora de la competitividad. En cuanto a su programa electoral, en materia económica destacan las siguientes propuestas:

-      Busca establecer un sistema tributario que estimule la inversión en energías renovables y la des carbonización del parque automotor colombiano.

-      Propone continuar las obras de infraestructura en curso y las ya proyectadas, entre las que destacan las concesiones de 4G.

-      Si bien no habla abiertamente de Smart Cities, ha propuesto una serie de medidas que entrarían en este sector: Conectividad y acceso gratuito a banda ancha en espacios públicos; Criterios de alumbrado público inteligente, empezando por capitales departamentales, con base en autogeneración (mini-celdas solares) e integración a infraestructura convergente de redes fijas y móviles de Internet; Manejo transparente de residuos, con enfoque de reducción, reutilización y reciclaje.

-      Duque ve al turismo como el gran motor de desarrollo del país, y que pretende “que la infraestructura del país esté pensada para que el turismo sea el nuevo petróleo de Colombia”. Su meta es que el sector turismo represente el 8% del PIB y que el país supere los 6 millones de turistas anuales.

-      Propone la creación de créditos que incentiven la productividad en la agroindustria, con nuevas tecnologías, mejores prácticas ambientales y mejoramiento genético.

-      Apoyo decisivo al desarrollo de la denominada económica naranja, es decir, las industrias culturales y creativas.

-      Aboga por no negociar más Tratados de Libre Comercio, pero sí trabajar por obtener más rédito de los ya firmados.

Continuando con el resto de partidos, Cambio Radical, el partido del ex vicepresidente Germán Vargas Lleras, obtuvo poco más de 2 millones de votos que le alcanzaron para 16 escaños en el Senado, prácticamente doblando el número de congresistas que logró hace cuatro años, cuando tuvo nueve senadores. En la Cámara, en 2014, tuvo 16 representantes y hoy tiene 30. Cambio Radical le apostó a una lista de barones electorales y se ve como el partido más sólido.

Los partidos de izquierda, Alianza Verde, Polo y Decentes, se sitúan con un 20% del parlamento y 2.500.000 votos. La Alianza Verde pasó de tener 5 senadores a 9, y de 6 representantes en el Congreso a 9. El exalcalde de Bogotá, Antanas Mockus, que encabezaba esta lista, tuvo una impresionante votación de más de 535.000 votos. Polo Democrático, encabezado por el actual senador Jorge Enrique Robledo, ha logrado mantener estable su representación desde los comicios de 2014, al obtener 5 senadores. Sin embargo, en la Cámara de Representantes (Congreso) apenas logró dos escaños. Decentes, de nueva creación por parte del también exalcalde de Bogotá Gustavo Petro, consiguió cuatro senadores y dos representantes a la Cámara.

En cuanto al Partido Conservador, que en 2014 obtuvo cerca de 20 escaños, siendo una de las bancadas mayoritarias en el Senado de la República, pasó de 18 a 15 senadores. En la Cámara de Representantes (Congreso), se convirtieron en la quinta fuerza mayoritaria, con 21 legisladores.

El Partido Liberal, por su parte, partía con muy bajas expectativas y finalmente consiguió poco más 1.860.000 votos, lo que le supuso 14 senadores y 35 representantes a la Cámara, aunque perdió tres en cada uno con respecto a hace cuatro años. Se ha considerado un moderado éxito para al criticado expresidente César Gaviria (presidente del partido) y oxígeno para Humberto de la Calle, candidato presidencial del partido.

El Partido de la U, el del presidente Santos, dejó de ser la fuerza más grande del Congreso, pasó de tener 21 senadores a 14, y de 27 representantes en la Cámara pasó a 25.

La gran novedad es que el partido de la FARC entrará en el Congreso con 10 representantes asegurados por lo establecido en los Acuerdos de Paz.

En cuanto a las instituciones políticas, cabe comentar que el Parlamento colombiano es bicameral: Cámara Alta o Senado, con 108 senadores, y Cámara baja o Congreso, con 172 diputados, elegidos por sufragio directo cada 4 años.

Asimismo, conviene contextualizar la tradición política del país. Históricamente, han existido dos grandes partidos políticos en Colombia: el Partido Liberal, y el Partido Conservador. Ambos partidos están presentes a nivel municipal, departamental y nacional. El Partido Liberal ha jugado un papel importante en la política del país en épocas pasadas, con el gobierno de César Gaviria (1990-94) y el de Ernesto Samper (1994-1998) y es un partido socialdemócrata, miembro de la Internacional Socialista. En principio, el Partido Conservador representaría una opción de centro derecha, aunque existen pocas diferencias ideológicas entre ambos partidos.

No obstante, con la irrupción en la escena de la política nacional de Álvaro Uribe en el 2002, de procedencia liberal, surgió el partido de la U, que agrupaba a los seguidores de las políticas de Uribe, como una opción de centro-derecha con muchos puntos en común con los conservadores. A raíz de las diferencias entre el último ex presidente Juan Manuel Santos, y su antecesor, Álvaro Uribe, éste último decidió crear un nuevo partido político (Centro Democrático) que participó por primera vez en las elecciones legislativas y presidenciales de 2014, quedándose Juan Manuel Santos como líder del partido de la U.

Además, en los últimos años han surgido nuevos partidos y movimientos políticos, como el Polo Democrático, o Progresistas que representan una ideología de izquierdas.

División interna por los acuerdos de paz

Los Acuerdos de Paz de Colombia entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se firmaron el 24 de agosto de 2016 tras 5 años de intensas negociaciones.

Este proceso de Paz ha tenido siempre el apoyo unánime de la comunidad internacional. Tanto es así que en 2016 se le otorgó al expresidente Santos del premio Nobel de la Paz 2016 por sus "decididos esfuerzos" por llevar la paz a su país tras 52 años de conflicto armado.

No obstante, la cuestión ha generado una significativa división interna que se está reflejando ya en el ámbito político.

En efecto, los acuerdos se sometieron a un Plebiscito como mecanismo de refrendación el domingo 2 de octubre de 2016. El resultado fue una victoria muy justa del NO, con el 50,2% de los votos frente al 49,7% del Sí. La abstención fue muy elevada, del 62,59%.

Los defensores del NO argumentaban no estar en contra de la paz pero si del manejo del proceso de negociación (se concibe el apoyo recibido de la comunidad internacional como una presión adicional para intentar imponer el SI) y rechazo al contenido de los acuerdos en especial en lo que se refiere a sistema de justicia especial, al margen de la ordinaria, para los guerrilleros y la participación de las FARC en la vida política. Las concesiones a las FARC se consideran excesivas por parte de la sociedad colombiana. 

Tras el resultado del referéndum, el Gobierno de Santos, que invirtió todo su capital político en estos acuerdos, introdujo una serie de modificaciones superficiales en los mismos con la intención de dar cabida a algunas de las reivindicaciones de los partidarios del “NO”. Los acuerdos ligeramente modificados fueron refrendados esta segunda vez por el Congreso y entraron en vigor en enero de 2017.

Por otro lado, el 30 de marzo de 2016, el gobierno de Colombia anunció el inicio de diálogos de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Las conversaciones en la fase pública se desarrollaron principalmente en Ecuador. La negociación giró en torno a seis puntos: participación de la sociedad en la construcción de la paz, democracia para la paz, transformaciones para la paz, víctimas, fin del conflicto armado e implementación. Estas conversaciones se suspendieron después de una serie de ataques por parte de la guerrilla que dejaron siete policías muertos y decenas de heridos. Tras su investidura, el actual presidente Iván Duque Márquez aseguró que, durante 17 meses de negociaciones de paz con el anterior Gobierno, el grupo insurgente cometió más de 430 actos criminales, de los cuales más de 100 eran homicidios. Desde entonces, el nuevo mandatario ha condicionado la reanudación de los diálogos con esta guerrilla al fin definitivo de todas sus actividades criminales y a la liberación de todos los secuestrados que tuvieran en su poder. El Ejecutivo volvería a sentarse a la mesa, sí y solo si se cumplían estos requisitos.

Volver a índice de Marco Político

Organización administrativa y territorial del Estado

En lo que respecta a la organización territorial de Colombia conviene resaltar que la Constitución de 1991 por la que se rige su sistema democrático establece un régimen descentralizado con 32 departamentos, 1024 municipios, un distrito capital (Bogotá) y los territorios indígenas.

Existen tres ramas del poder público que son autónomas e independientes entre sí. La rama ejecutiva está representada por el Presidente de la República, figura que agrupa las funciones de Jefe de Estado, Jefe de Gobierno y la primera autoridad administrativa. Es elegido por voto popular del pueblo colombiano para un período de cuatro años no renovable (hasta la reciente reforma del 2005). El gabinete de ministros es nombrado por el Presidente de la República.

Los Gobernadores son representantes del Poder Ejecutivo en los Departamentos y son elegidos por voto popular para un período de cuatro años. Los alcaldes son elegidos por voto popular para un período de cuatro años. En octubre del 2019 se celebraron las elecciones departamentales y municipales.

La rama legislativa es la encargada de elaborar las leyes y ejercer el control político sobre el Gobierno y la Administración. Su órgano exclusivo es el Congreso, integrado por el Senado y la Cámara de Representantes. Los congresistas son elegidos por voto popular por un período de cuatro años. En los Departamentos existen las llamadas Asambleas Departamentales y en los Municipios los Consejos Municipales.

La rama judicial es la encargada de administrar justicia. Tres son los órganos que la encabezan: la Corte Suprema de Justicia (máximo tribunal de la justicia ordinaria), la Corte Constitucional (que vela por el cumplimiento de la Constitución) y el Consejo de Estado (máximo tribunal de la jurisdicción contencioso - administrativa).

Tanto la justicia ordinaria como la contencioso - administrativa tienen una organización jerárquica según la jurisdicción y la competencia de cada uno de los jueces. El poder judicial tiene autonomía administrativa y presupuestaria, para lo cual se constituyó el Consejo Superior de la Judicatura, órgano compuesto por dos salas. La sala disciplinaria se ocupa de velar por la administración de justicia y el desempeño profesional de los abogados. La sala administrativa está encargada de nombrar a los funcionarios de la rama judicial y del presupuesto.

Además de los tres poderes, existen los llamados órganos autónomos e independientes, que son el Ministerio Público (integrado por la Procuraduría General de la Nación, el Defensor del Pueblo y los Personeros Municipales) y la Contraloría General de la República. Al Ministerio Público le corresponde la salvaguarda de los derechos humanos, la protección del interés público y la vigilancia de la función pública. La Contraloría General de la Nación tiene a su cargo la vigilancia de la gestión fiscal y el control de la administración.

Volver a índice de Marco Político

La administración económica y su distribución de competencias

 

 

Los dos principales actores en cuanto a políticas económicas del Gobierno son el Ministerio de Hacienda y Crédito Público y el Departamento Nacional de Planeación (DNP), que tiene rango de Ministerio.

Alberto Carrasquilla Barrera es el Ministro de Hacienda y Crédito Público desde que comenzó el mandato de Iván Duque que empezó el pasado 7 de agosto de 2018.

Luis Alberto Rodríguez es el Director General del DNP, organismo técnico asesor del Gobierno Nacional que lidera y orienta la formulación del Plan Nacional de Desarrollo y la programación y seguimiento de los recursos de inversión dirigidos a conseguir los objetivos de medio y largo plazo, orienta, formula, evalúa y hace seguimiento a las políticas y proyectos para el desarrollo económico, social y ambiental del país, a través de un trabajo coordinado con las entidades del orden nacional y territorial.

 

Volver a índice de Marco Político

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex