Marco Político

Sistema de gobierno, partidos políticos y división de poderes

Marruecos es un Estado islámico y soberano, definido en la Constitución como una monarquía constitucional, democrática, parlamentaria y social. La constitución vigente data de 1992, con modificaciones introducidas en 1996 y muy especialmente en 2011, a raíz de la Primavera Árabe.
La reforma del texto constitucional fue aprobada por referéndum el 1 de julio de 2011 con casi el 98% de los votos y una participación del 73%. Los principales elementos de la nueva Constitución se basan en dos ejes esenciales: (1) el refuerzo de las instituciones democráticas y la separación de poderes, lo que supone un avance hacia una monarquía parlamentaria (si bien la monarquía sigue gozando de importantes competencias ejecutivas, y el rey –aunque pierde su carácter sagrado- mantiene su consideración de Comendador de los Creyentes) y (2), la constitucionalización de un proceso de regionalización avanzada, que aún tiene que desarrollarse. La nueva constitución ha introducido también el amazigh (bereber) como lengua oficial junto con el árabe.
El sistema electoral es relativamente complejo, basado en listas cerradas y en un reparto de escaños por circunscripciones. En la práctica, lo que genera es un sistema que perjudica a los partidos más grandes y favorece la atomización política. La reforma en marzo del 2021 de la ley electoral refuerza aún más la atomización del parlamento y el debilitamiento de los partidos mayoritarios.
El 8 de setiembre de 2021 se celebró una intensa convocatoria electoral, que incluyó elecciones parlamentarias, regionales y municipales (las anteriores elecciones parlamentarias se habían celebrado hace cinco años, en octubre de 2016).
La participación fue de un 50,2% de la población inscrita, muy superior al 43% alcanzado en 2016. Se asume que la coincidencia con las elecciones municipales, de mayor proximidad, ha arrastrado al alza a la participación en las parlamentarias. Cabe recordar a este respecto que el censo electoral (alrededor de 17,5 millones de electores) se refiere a la población inscrita y no incluye a todos los ciudadanos que “potencialmente” podrían votar (en torno a unos 25 millones), ya que se requiere una inscripción previa y voluntaria en las listas electorales, lo que contribuye a limitar la participación efectiva.
Según los resultados de las últimas elecciones legislativas, el reparto de escaños de los partidos políticos quedó como sigue:

Partido Escaños Cámara Representantes(total 395) Orientación política, ideología
2021 2016
Reagrupación Nacional de Independientes (RNI) 102 38

 

Partido de centro-derecha, de ideología liberal y moderada y cercano a la casa real. Formó parte de la mayoría de gobierno en un nuevo pacto con el PJD en octubre 2013. Presidido por Aziz Akhannouch, nuevo jefe de gobierno
Partido Autenticidad y Modernidad (PAM) 86 101 Partido sin ideología clara, aunque de tendencia liberal, y muy cercano a la Casa Real. Liderado por Nizar Baraka, ministro de Equipamiento y Agua en el nuevo gobierno.
Partido Istiqlal (PI)  81 43 Nace en los días de la lucha contra el protectorado. La principal seña de identidad es el nacionalismo a ultranza. Aunque su tendencia puede ser más conservadora, constituía junto con el USPF y PPS la llamada Kutla, alianza anti monárquica creada en los años setenta. Liderado por Abdelatif Ouahbi, ministro de Justicia en el nuevo gobierno.
Unión Socialista de Fuerzas Populares (USPF) 35 19 Ideológicamente incluye socialdemócratas y socialistas.
Movimiento Popular (MP) 29 23 Carácter conservador e integrado en los grupos bereberes. Formó parte del gobierno Benkirane.

 

Partido del Progreso y el Socialismo (PPS)
21 13 Ex comunistas, y miembros de la “Kutla” junto con el Istiqlal y el USFP.
Unión Constitucional (UC) 18 19 Partido de centro-derecha de ideología liberal y moderada.
Partido Justicia y Desarrollo (PJD) 13 123

 

Islamista moderado. Vocación reformista dentro del sistema. Plena aceptación del Monarca y del Rey como Comendador de los Creyentes. Ha caído su representación de los 125 a los 13 escaños.

  

El resultado más sobresaliente de estas elecciones es el colapso del PJD, representante del islamismo moderado. Desde los 123 escaños que obtuvo hace 5 años, casi 1/3 del total de los parlamentarios, este partido ha caído hasta 13 escaños, cifra próxima a la desaparición e insuficiente para formar grupo parlamentario propio. La debilidad y la consiguiente inoperancia del gobierno de El Othmani, incapaz de imponerse y coordinar a los pesos pesados de su propio Gobierno, ha provocado el abandono de su electorado. Se da así la circunstancia, única en el Magreb, de un partido islamista que accede al Gobierno por las urnas y lo abandona por el mismo camino.
Por lo demás, las elecciones consagran la primacía de los partidos próximos a Palacio y dan una clara victoria a Aziz Akhannouch, líder del RNI y ex ministro de Agricultura. Con la nueva configuración del Parlamento, el RNI aparece como claro ganador y los 3 primeros partidos acumulan casi el 70% de los escaños. El rey encargó a Aziz Akhannouch, líder del RNI, la formación de Gobierno y éste negoció con rapidez un Gobierno de coalición con el PAM e Istiqlal. De los 24 ministros de que consta el Gobierno, incluidos 5 ministros delegados, 7 son del RNI, 7 del PAM, 4 de Istiqlal y 6 son independientes. No ha habido cambios en los llamados ministros de soberanía, que son nombrados por palacio a pesar de que la Constitución no mencioneesta prerrogativa. En particular, los ministros de Interior, Latfit, y Exteriores, Burita, continúan en sus cargos
El nuevo Jefe de Gobierno es además uno de los hombres más ricos del país, propietario del grupo Afriquia, muy introducido en el sector de la energía. Esta orientación empresarial se ha manifestado en la formación de un Gobierno muy tecnocrático, en el que numerosos ministros han creado sus propias empresas o tienen experiencia de gestión empresarial y han pasado por consultoras internacionales de primer nivel. Es, además, un Gobierno muy francófilo, en el que la mayoría de los ministros han hecho sus carreras o algún doctorado en instituciones francesas. Solo hay un ministro hispanoparlante. Por último, es un Gobierno muy del litoral, donde se concentra la mayor parte de la industria marroquí, con muy poca representación de ministros saharauis o de las provincias del interior.
Una característica peculiar del sistema político marroquí es la posibilidad de ocupar simultáneamente cargos en diferentes instituciones públicas. En particular, los ministros pueden ser a la vez alcaldes. Los dos casos más notables son el del propio Akhannouch, jefe de gobierno y alcalde de Agadir y el de Fátima Mansouri, ministra de Hábitat y Política de la Ciudad a la vez que alcaldesa de Marrakech.
Por otra parte, la representación institucional se completa con la Cámara de Consejeros, o de las Regiones, elegida por sufragio indirecto. Según la nueva Constitución, 3/5 de la Cámara de Consejeros es elegida por entidades locales (1/5 por los consejos regionales y 2/5 por un colegio electoral formado por los representantes locales, provinciales y prefectorales). El resto corresponde a cámaras de comercio, sindicatos y patronal. En todo caso, la Constitución limita los poderes de los presidentes de los Consejos Regionales, porque -incluso en el nuevo marco- seguirán compartiendo el poder central con los Walis (elegidos directamente por el rey).

 

 

Volver a índice de Marco Político

Organización administrativa y territorial del Estado

La reforma de la Constitución de 1996 introdujo una descentralización del poder político mediante la regionalización. El objetivo de la misma era múltiple: facilitar las vías para la integración del territorio saharaui en el Estado marroquí, plasmar el interés oficial por el desarrollo del Rif, ofrecer nuevas plataformas a las fuerzas políticas, reducir la brecha de desarrollo entre zonas urbanas y rurales, frenar la centralización excesiva y fortalecer la cohesión social y la unidad nacional. La región aparece como un ente de gobierno dotado de personalidad jurídica y capacidad financiera con competencias en trece áreas susceptibles de ampliación posterior.

En la actual organización administrativa del Estado se distinguen las siguientes Colectividades Locales: Regiones o Wilayas, Prefecturas, Provincias y Comunas o Municipios. Las regiones están bajo la tutela administrativa de un Wali, propuesto por el Ministro del Interior y nombrado por Decreto Real (Dahir. El Wali es la máxima autoridad y sus prerrogativas se han visto ampliadas por la creación de los Centros Regionales de Inversión (CRI) que están bajo su control.

La reforma constitucional de 2011 promovió un proyecto de regionalización avanzada que se está desarrollando. En el artículo I se establece que "la organización territorial del Reino será descentralizada, basado en una regionalización avanzada. La nueva división territorial oficial marroquí, se configura en 12 regiones, 75 prefecturas y provincias (13 prefecturas y 62 provincias), 8 distritos administrativos (sólo en la prefectura de Casablanca) y 1503 municipios (221 urbanos y 1.282 rurales).

El poder judicial está compuesto por la Corte Suprema, las Cortes de Apelación, los Tribunales de Primera Instancia y los Juzgados Comunales y de Distrito. Además existen tres jurisdicciones especiales: Tribunales Administrativos, Cortes de Apelación Administrativas y Tribunales de Comercio, que incluyen el registro mercantil. El sistema judicial está inmerso en una reforma que no se ha concluido.

Volver a índice de Marco Político

La administración económica y su distribución de competencias

En contra de las expectativas iniciales, el gobierno Akhannouch ha prescindido de los dos ministros más importantes en el área económica, el Sr. Benchâaboun en Economía y el Sr. Elalamy en Industria, a pesar de que su desempeño era muy bien valorado por empresarios, analistas económicos e instituciones financieras multilaterales. Por otra parte, los retoques en la estructura de los distintos ministerios han debilitado a estas dos carteras.


• El Ministerio de Economía y Finanzas ha ganado un Ministro Delegado, encargado del presupuesto, pero ha perdido sus competencias en la reforma administrativa, que ha pasado al ámbito del Jefe de Gobierno, y con ellas la presidencia de la Agencia Nacional de gestión estratégica de las participaciones del estado, que pilotará la reforma y reestructuración en profundidad de las empresas públicas marroquíes. La nueva ministra de Economía es Nadia Fettah, ex ministra de Turismo, miembro del RNI, diplomada por la Escuela de Estudios Superiores de Comercio de París, con un paso por Arthur Andersen y gran experiencia en el sector privado de seguros. Entre las competencias del ministerio están la financiación y deuda externa (DG Tesoro) y recaudación (DG Impuestos y DG de Aduanas) así como el marco legislativo económico y las relaciones con las instituciones financieras internacionales.
• El ministerio de Industria y Comercio ha perdido también parte de sus competencias, en este caso las relacionadas con la economía verde y digital. El nuevo titular es Ryad Mezzour, del partido nacionalista Isquitlal, hasta ahora jefe de gabinete del ministro anterior, Elalamy. Ingeniero mecánico formado en Zúrich, Mezzour ha trabajado con ABB, Arthur Andersen y Suzuki. Ya en el ministerio se ha ocupado de la implementación del Plan de Aceleración Industrial y la estrategia de sustitución de importaciones. Las competencias del Ministerio abarcan la política industrial, la atracción de IED (de él depende la AMDIE, Agencia Marroquí para el Desarrollo de las inversiones y de las exportaciones,) y el comercio (exterior e interior).
• El ministerio del Interior es también importante desde el punto de vista económico a causa de sus competencias en el impulso de la Regionalización Avanzada y el control de las inversiones de provincias y municipalidades. El ministerio controlar, por ejemplo, los Centros Regionales de Inversión (CRI), la ventanilla única para inversores nacionales y extranjeros en las provincias. Abdelouafi Laftit continúa en su cargo de ministro del Interior.
• El ministerio de Transición Energética y Desarrollo Sostenible (antes Energía, Minas y Desarrollo sostenible) será ocupado por Leila Benali, una reconocida experta internacional en energía, licenciada en ingeniería en la escuela de Mohammedia y doctora en ciencias políticas en París. Ha trabajado como economista jefe en Arab Petroleum Investment Corporation (APICORP) y en el International Energy Forum, además de haber sido miembro de la Comisión que elaboró el Nuevo Modelo de Desarrollo en Marruecos. Este documento ha recibido el endoso real y será la guía de política económica y sectorial del gobierno Akhannouch. El ministerio es el órgano de tutela de las dos grandes agencias energéticas: por un lado, la ONEE (resultado de la fusión de la ONE, empresa eléctrica pública, cuasi monopolista en la producción y distribución y monopolista en el transporte; y la ONEP, responsable de las políticas de agua); y por otro lado, MASEN, responsable de la producción y desarrollo de las energías renovables.
• El ministerio de Equipamiento, Transporte, Logística y Agua ha sido segregado en dos, quedando ambos bajo la órbita del Istiqlal. El nuevo ministro de Equipamiento y Agua es Nizar Baraka, ex ministro de economía y actual líder de istiqlal.
• El nuevo ministerio de Transporte y Logística será ocupado por Mohamed Abdeljalil, ex presidente de Marsa Maroc, una compañía pública dedicada a la gestión portuaria. Ha pasado también por Arthur Andersen. La importancia del Ministerio radica en su fuerte actividad inversora. Está anunciada además una profunda reordenación de las participaciones del Estado en todas las empresas relacionadas con la logística de transporte, así como la segregación de las actividades de la compañía pública ferroviaria, ONCF, en dos áreas, una de desarrollo de infraestructuras y la otra de operación del material rodante para la prestación de servicios de transporte.
• El ministerio de Agricultura, Pesca marítima, Desarrollo rural, Aguas y Bosques será ocupado por Mohamed Sadiki (RNI), hasta ahora Secretario General en el mismo ministerio con Akhannouch. El departamento implementa la nueva estrategia agrícola, Generation Green, a través de la Agencia de Desarrollo Agrícola (ADA) y el Plan de pesca Haleutis.
• La nueva Ministra de Turismo, Artesanía y Economía social, Fatim-Zahra Ammor (RNI), es licenciada en ingeniería por ENSTA Paris Tech. Procede del grupo Akwa, el holding familiar de Akhannouch, y anteriormente ha trabajado nueve años en Procter & Gamble. Tiene experiencia en la organización de grandes eventos internacionales.
• Otros ministerios que pueden tener importancia en el plano económico son el de inclusión Económica, Pequeña Empresa, Empleo y Competencias (Younes Sekkouri, PAM); el Ministerio delegado de Transición Digital y de la reforma Administrativa (Ghita Mezzour, PAM); y el ministerio de Habitat y Política de la ciudad (Fatima Ezzahra Mansouri, PAM).

Finalmente, el Banco Emisor, Bank Al Maghrib, es la institución clave en el control y diseño de la política monetaria del país puesto que sus estatutos le conceden la misión de asesorar al Gobierno en materia de política monetaria y financiera. Su presidente, Abdellatif Jouahri, un veterano muy respetado en el escenario financiero internacional, es desde hace muchos años un actor central en el diseño de las políticas económicas de Marruecos. El Banco desempeña la tarea de agente del Tesoro para las operaciones de banca y de crédito, tanto en Marruecos como con el extranjero. Anualmente presenta al rey un informe sobre la situación económica, monetaria y financiera del país.

 

Volver a índice de Marco Político

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex