Marco Político

Sistema de gobierno, partidos políticos y división de poderes

Desde que en 1957 Malasia se independizara, y tras los disturbios políticos y sociales ocurridos en los años 60, el país ha gozado de estabilidad política, a diferencia de sus vecinos.

La estabilidad de la que goza ha contribuido al desarrollo económico que aún con las desigualdades propias de una economía emergente, ha beneficiado notablemente al país. Malasia ha sido de los países de la región que más ha crecido, por detrás únicamente de Singapur. Esta situación se ha alcanzado dada la integración del país en la economía global y a la creciente inversión extranjera en el país a partir de los años ochenta del siglo pasado.

El papel que juega la monarquía, en el que se configura la jefatura de Estado como una rotación entre los sultanatos que conforman el país, es principalmente protocolario y simbólico, mientras que la clase política es dirigida de acuerdo con un contrato político-social basado en esquemas de preferencias a favor de la población malaya, denominados bumiputras, a los que se le otorgan ventajas importantes. Estas ventajas no son aceptadas con gran fervor por chinos e indios, que aceptan este hecho en la medida en que puedan seguir prosperando. No se evidencian turbulencias que alteren seriamente la paz social, sin embargo muchas voces piden redefinir el contrato político-social y su piedra angular, la acción afirmativa a favor de los malayos (bumiputras).

Otro rasgo característico de este protagonismo de los malayos es el elemento religioso presente como seña de identidad, y del Islam como religión oficial del Estado.

Como rasgo específico de la democracia de Malasia podemos destacar la articulación del ejercicio de la actividad política en torno a partidos delimitados por la pertenencia a una u otra comunidad étnica. Se puede afirmar que aunque no todos los miembros de una comunidad votan a un mismo partido, los partidos tienen una base étnica claramente definida.

Desde la independencia del Reino Unido en 1957, la coalición Barisan Nasional (BN) gobernó ininterrumpidamente hasta las sorpresivas elecciones de mayo de 2018, teniendo hasta entonces Malasia tan sólo 5 jefes de gobierno. Esta coalición está formada por los partidos más representativos de las tres etnias existentes en el país: el partido malayo UMNO (mayoritario), el chino Malaysian Chinese Association (MCA) y el indio Malaysian Indian Congress (MIC). Existen otros partidos de menor importancia que suelen formar parte de la coalición de forma intermitente, como son el Parti Pesaka Bumiputera Bersatu (PBB), Gerakan, Sarawak United People’s Party (SUPP) y Parti Bansa Dayak Sarawak (PBDS).

El dominio de los partidos que forman parte de la coalición BN fue casi omnímodo durante más de 60 años, dominando la práctica totalidad de las instituciones a lo largo de este periodo, con la excepción de algún gobierno regional en épocas recientes.

El resto de principales partidos no parte de la coalición BN son el Parti Keadilan Rakyat (PKR), partido de base multirracial compuesto por desafectos de los partidos “oficialistas” de BN, el Democratic Action Party (DAP), partido federal de centro-izquierda de base mayoritariamente china, el Parti Islam Se-Malaysia (PAS), partido islámico de base exclusivamente malaya e islamista y Parti Amanah Negara (Amanah), partido islamista de carácter progresista. Estos partidos se han unido en coalición opositora de forma intermitente a lo largo del tiempo. En 2016 se unió a esta amalgama de partidos ajenos a la coalición BN el Parti Pribumi Bersatu Malaysia (BERSATU) como plataforma política del antiguo Primer Ministro Mahathir y otros miembros repudiados de UMNO para participar en las elecciones generales de mayo de 2018.

Tras un proceso de debilitación apreciable de su poder, sobre todo en sus votantes de base, el BN y el UMNO, encabezados por Najib Razak perdieron de forma sorpresiva las decimocuartas elecciones generales en mayo de 2018.

La alianza opositora Pakatan Harapan (PH), formada por los partidos PKR, DAP, Amanah y BERSATU, dirigida exprofeso para esta cita electoral por el ex Primer Ministro Mahathir Mohamad, ganó las elecciones generales produciéndose por primera vez un cambio de gobierno del país en 61 años. Mahathir se convirtió de nuevo a sus 92 años en Primer Ministro ahora al frente de un nuevo gobierno tras abandonar BN para liderar junto a otros desertores la amalgama de partidos opositores.

Entre las razones que explicaron el vuelco electoral destacan la enorme impopularidad de la figura del ex – Primer Ministro Najib entre los votantes de base de UMNO, lastrada por el clima generalizado de corrupción de su partido y por el escándalo del fondo de inversión nacional 1MDB que salpicó directamente a Najib a quien se le atribuye haberse lucrado personalmente del mismo con cuantías millonarias. Además, el uso indiscriminado de los resortes del poder y el uso de los aparatos del estado contra la oposición generaron un fuerte resentimiento del público en contra de BN. También ha influyó en contra de BN el aumento del coste de la vida y el altamente impopular GST (Goods and Services Tax) introducido en 2015, impuesto análogo al IVA comunitario, cuya supresión fue uno de las medidas electorales estrella de Pakatan Harapan.

De cara al futuro, la estabilidad política de Malasia dependerá de cómo PH gestione sus numerosas contradicciones internas, derivadas de la heterogeneidad de los partidos que la componen. A medio plazo, la principal dificultad estriba en cómo se desarrollará la convivencia y relevo del nonagenario Mahathir por parte del líder de facto de la oposición Anwar Ibrahim, excarcelado nada más ganar las elecciones. Conviene recordar que Anwar Ibrahim fue descabalgado del poder por el propio Mahathir y encarcelado por el crimen de sodomía por primera vez bajo mandato suyo. Otro reto al que se enfrenta el gobierno de PH son los desacuerdos internos en materia de políticas de origen racial y de acción afirmativa a favor de los bumiputras (malayos étnicos). En definitiva, todo apunta a que la viabilidad a largo plazo de PH y su consolidación como movimiento político pasa por elaborar un perfil e ideología política propia que demuestre que los miembros de la coalición están unidos por algo más que meramente el afán de remplazar a los gobiernos de BN.

 

Volver a índice de Marco Político

Organización administrativa y territorial del Estado

La organización administrativa del Estado se articula en dos niveles, principalmente: Gobierno y Administración Federal por un lado y Gobiernos de los 13 estados de la federación (denominados “Executive Councils”) más ayuntamientos por otro.

A pesar de su carácter formalmente federal, la Administración del Estado en Malasia está fuertemente centralizada: prácticamente todas las áreas incluidas en la planificación económica del país son competencia del Gobierno y agencias federales.  La Administración Central es además la única gestora de la recaudación por impuestos directos y solo algunos impuestos sobre exportaciones de ciertos productos son recaudados directamente por la Administración local cuyos principales ingresos provienen además de transferencias del Gobierno Federal y del cobro de derechos sobre petróleo y gas o rentas de inversiones.  La mayor parte de sus gastos de inversión se concentran a su vez en proyectos de infraestructuras económicas.

El 31 de agosto de 1957, el día de la independencia, entró en vigor la actual Constitución, que configura Malasia como una monarquía constitucional y parlamentaria.

El parlamento es bicameral. Consta de la Cámara de Representantes (“Dewan Rakyat”), compuesta por 222 diputados elegidos cada 5 años por sufragio universal, y de la Cámara Nacional (“Negara Rakyat”), integrada por 70 senadores, de los que 40 son designados por el monarca a propuesta del Gobierno, y 30 son nombrados por las asambleas de los distintos Estados Federales.

El poder ejecutivo corresponde al Primer Ministro, propuesto por la Cámara de Representantes y confirmado por el Rey.

El poder judicial descansa en la “Federal Court”, presidida por el “Chief Justice”, cuya independencia está garantizada por la Constitución.  Bajo esta Corte Suprema se encuentran dos “High Courts” (una para Malasia Peninsular y otra para Sabah y Sarawak), presididas cada una de ellas por un “Chief Judge”.  Existen además tribunales federales, las denominadas “Syariah Courts” (que aplican la ley islámica) y las “Native Courts” (en Sabah y Sarawak).

Volver a índice de Marco Político

La administración económica y su distribución de competencias

El Gobierno malasio cuenta con 28 ministros, quedando muy repartidas las competencias.

Cada ministerio elabora y eleva las correspondientes propuestas presupuestarias para proyectos relacionados con su área de competencia, siendo el Ministerio de Asuntos Económicos el que coordina la asignación de fondos para su financiación por parte de la Administración Federal. Una de las principales funciones de este Ministerio es la planificación e implementación del desarrollo socioeconómico del país a medio y largo plazo. El Ministerio de Finanzas se encarga de diseñar la política fiscal y monetaria, de la gestión económica de los organismos públicos y de la contratación pública, entre otros.

El Ministerio de Comercio Exterior e Industria (MITI) se encarga de desarrollar e implementar políticas orientadas al desarrollo industrial e internacional de Malasia, así como a fomentar la inversión nacional y extranjera en el país.

Las principales carteras del Gabinete son:

Primer Ministro: YAB TUN DR. MAHATHIR BIN MOHAMAD
Viceprimera Ministra y Ministra de Mujer, Familia y Desarrollo de la Comunidad: YAB DATO' SERI DR. WAN AZIZAH DR. WAN ISMAIL
Ministro de Interior y Asuntos Internos: YB TAN SRI DATO' HJ. MUHYIDDIN BIN HJ. MOHD. YASSIN
Ministro de Finanzas: YB TUAN LIM GUAN ENG
Ministro de Defensa: YB TUAN HAJI MOHAMAD BIN SABU
Ministro de Educación: YB DR. MASZLEE BIN MALIK
Ministra de Desarrollo Rural y Regional: YB DATUK SERI RINA BINTI MOHD HARUN
Ministro de Asuntos Económicos: YB DATO' SERI MOHAMED AZMIN BIN ALI
Ministra de Vivienda y Gobierno Local: YB PUAN HAJAH ZURAIDA BINTI KAMARUDDIN
Ministro de Transporte: YB TUAN ANTHONY LOKE SIEW FOOK
Ministro de Comunicaciones y Multimedia: YB TUAN GOBIND SINGH DEO
Ministro de Recursos Humanos: YB TUAN M. KULASEGARAN A/L V. MURUGESON
Ministro de Agricultura e Industria Agroalimentaria: YB DATO' SALAHUDDIN BIN AYUB
Ministro de Sanidad: YB DATUK SERI DR. DZULKEFLY BIN AHMAD
Ministro de Juventud y Deportes: YB TUAN SYED SADDIQ BIN SYED ABDUL RAHMAN
Ministro de Desarrollo y Emprendimiento: YB DATUK SERI MOHD REDZUAN BIN MD. YUSOF
Ministro de Aguas, Tierra y Recursos Naturales: YB DR. XAVIER JAYAKUMAR A/L ARULANANDAM
Ministro de Consumo Interior y Consumo: YB DATUK SERI SAIFUDDIN NASUTION BIN ISMAIL
Ministro de Trabajo: YB TUAN BARU BIAN
Ministro de Asuntos Exteriores: YB DATO' SAIFUDDIN BIN ABDULLAH
Ministra de Industria Primaria: YB PUAN TERESA KOK SUH SIM
Ministra de Energía, Tecnología, Ciencias, Cambio Climático y Medio Ambiente: YB PUAN YEO BEE YIN
Ministro de Asuntos Islámicos: YB DATUK SERI DR. MUJAHID BIN YUSOF
Ministro de Territorios Federales: YB TUAN KHALID BIN ABD SAMAD
Ministro de Justicia: YB DATUK LIEW VUI KEONG
Ministro de Comercio Exterior e Industria: YB DATUK IGNATIUS DARELL LEIKING
Ministro de Turismo, Arte y Cultura: YB DATUK MOHAMADDIN BIN KETAPI
Ministro de Funciones Especiales en el Departamento del Primer Ministro: YB SENATOR TUAN WAYTHA MOORTHY A/L PONNUSAMY

Generalmente, el organigrama de los distintos ministerios tiene en los puestos más altos una estructura común: el ministro, uno o varios viceministros (Deputies) y un secretario general. Todos estos cargos, salvo el último, están ocupados por políticos. El Secretario General es siempre un funcionario de carrera y normalmente tiene largos años de experiencia en el mismo Ministerio, aunque no está adscrito a ninguno en particular.

Todos los Secretarios Generales se reúnen periódicamente bajo la presidencia del Chief Secretary to the Government, que se encarga de evaluar la situación de la Administración y el grado de implementación de las políticas, así como del cumplimento de sus principios de actuación: honestidad, integridad, responsabilidad, excelencia, lealtad, compromiso, dedicación, disciplina, diligencia y profesionalidad. El cargo de Chief Secretary responde directamente ante el Gabinete, siendo a su vez el Secretario General del Departamento del Primer Ministro.

Volver a índice de Marco Político

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex