Marco Político

Sistema de gobierno, partidos políticos y división de poderes

Sudáfrica, según la Constitución de 1997 (aprobada tras el desmantelamiento del apartheid y las primeras elecciones democráticas) es una democracia en forma de república parlamentaria presidencialista. Existe una marcada división de los poderes. Las elecciones se celebran cada cinco años y los parlamentarios electos votan al presidente de la república, que es simultáneamente, jefe del Estado y del gobierno, y puede ser reelegido únicamente para un segundo mandato. El presidente nombra al vicepresidente y a los ministros, y tiene potestad para destituirlos. La Constitución permite que nombre a un máximo de dos ministros no pertenecientes a la Asamblea Nacional.

La historia y el nombre de la ANC han pesado en el resultado, y ha revalidado su mayoría absoluta en las elecciones de 2019, pero con pérdida de apoyos. El parlamento se ha radicalizado, perdiendo peso los partidos más moderados o centristas (ANC y DA) y aumentando el de partidos más radicales (EFF, Front Plus). La ANC ha perdido votos que se han ido a EFF. El partido que más ha crecido es el Front Plus, un partido conservador y de mayoría blanca afrikáner, cuyo objetivo es proteger y desarrollar la cultura y la economía afrikáner, que es contrario a la expropiación de tierras y que ha obtenido el 2% de los votos.

Los principales partidos políticos son los siguientes:

AFRICAN NATIONAL CONGRESS (ANC): es el partido histórico de la lucha contra el régimen segregacionista y está en el poder desde 1995. Más allá de su compromiso fundamental a favor de un sistema democrático que establezca la igualdad entre todos los grupos étnicos, sus postulados son liberales en lo social e intervencionistas y de izquierda en lo económico. En las elecciones de 2019, revalidó su mayoría absoluta, pero continúa la tendencia de pérdida de apoyos gradual desde 1994, habiendo obtenido el 57,5% de los votos (frente al 62,1% de 2014 y el 65,9% de 2009). Como aliados históricos del ANC desde los primeros tiempos de la lucha contra el apartheid, destacan el Partido comunista Sudafricano, South African Comunist Party-SACP, y COSATU, la Federación de sindicatos de Sudáfrica y principal organización sindical del país. Entre ellos se admite, y es extremadamente frecuente, la doble militancia, así como la participación en los órganos de gobierno del ANC. 

DEMOCRATIC ALLIANCE (DA): de tendencia liberal y mayoritariamente blanco, aunque apoyado también por indios y “coloureds”, es el principal partido de la oposición, aunque ha perdido apoyos en las elecciones de 2019 donde ha obtenido el 20,8% de los votos frente al 22,2% de 2014 (y el 16,7% de 2009). Pese a ello, se mantiene en el segundo lugar. En varias regiones, el EFF ha sobrepasado al DA como el principal partido de la oposición. Le ha pasado factura la mala actuación en la provincia de Western Cape, enzarzados en problemas internos y con alcaldes que no han mejorado la gestión respecto a sus predecesores de la ANC. 

ECONOMIC FREEDOM FIGHTERS (EFF): Partido de izquierda radical fundado por el anterior presidente de la Liga Juvenil del ANC, Julius Malema, después de su expulsión del partido por sus críticas al gobierno y sus proclamas radicales. Es actualmente el tercer partido más importante de Sudáfrica al obtener un 10,8% de los votos en 2019 (frente a un 6,3% en 2014). EFF es un partido de inspiración marxista-leninista que aboga por una mayor intervención del estado, una nacionalización de los sectores estratégicos de la economía, y la expropiación sin compensación (principalmente de tierras/suelo).

Con el fin del apartheid, el país africano celebró en 1994 las primeras elecciones democráticas en las que casi 20 millones de personas ejercían su derecho a voto por primera vez. Nelson Mandela, presidente del ANC desde 1991, fue el claro ganador y se convertía así en el primer presidente elegido democráticamente en Sudáfrica. Tras años de negociaciones, en 1996 se promulgaba la Constitución que define a Sudáfrica como una democracia en forma de república parlamentaria, pero con tintes presidencialistas (sistema electoral híbrido). Existe una marcada división de poderes que se evidencia en el reparto de las distintas sedes políticas atendiendo a la distribución de los poderes. De esta manera, la sede del Gobierno está en Pretoria; la sede del Parlamento está en Ciudad del Cabo; y la sede del poder judicial en Bloemfontein.

El país tiene un sistema parlamentario bicameral, con una Asamblea Nacional de 400 miembros y un Consejo Nacional de Provincias con 90 delegados. Las elecciones generales tienen lugar cada cinco años tras las cuales, los parlamentarios de la Asamblea Nacional eligen al presidente de la República, que es simultáneamente jefe del Estado y del Gobierno. Este último puede ser reelegido únicamente para un segundo mandato. El presidente dirige su Gabinete y es el encargado de nombrar a su vicepresidente y ministros, a quienes puede destituir. Una característica que permite la Constitución sudafricana es el nombramiento de un máximo de dos ministros que no pertenezcan a la Asamblea Nacional.

A continuación, se presentan los principales partidos políticos de Sudáfrica y los resultados obtenidos en las últimas elecciones generales celebradas en mayo de 2019.
African National Congress (ANC). El partido político ha obtenido la mayoría absoluta en todas las elecciones celebradas en Sudáfrica desde 1994 gracias a su papel en la lucha contra el régimen segregacionista y a su alianza con la Federación de sindicatos de Sudáfrica y principal organización sindical del país sindicatos (COSATU) y el partido comunista sudafricano (SACP). Entre ellos se admite y, de hecho, es muy frecuente, la doble militancia y también la participación en los órganos de gobierno del ANC.
Más allá de su compromiso fundamental a favor de un sistema democrático que establezca la igualdad entre todos los grupos étnicos, sus postulados son liberales en lo social e intervencionistas y de izquierda en lo económico. En las últimas elecciones el partido revalidó su mayoría absoluta con el 57,5% de los votos, aunque existe una pérdida de apoyos gradual desde las primeras elecciones celebradas en el país (en 2014 obtuvo el 62,1%). Tiene en la Asamblea Nacional 230 diputados.
Democratic Alliance (DA). Es el principal partido de la oposición. Defienden una filosofía de partido de carácter liberal demócrata y sus votantes son mayoritariamente blancos, aunque también tienen grandes apoyos entre la población india y mestiza. Su política está enfocada en la creación de una sociedad justa para todos vinculando este resultado con “oportunidades, esfuerzos y capacidades”. En lo económico, el DA se sitúa en el centro y aboga por un aumento del gasto público en la sanidad y la educación y políticas más pragmáticas que logren reducir el déficit presupuestario y la apertura del mercado laboral.
El partido ha ido ganando más protagonismo y votantes con el paso de los años. Sin embargo, en las últimas elecciones perdió apoyos y obtuvo el 20,8% de los votos frente al 22,2% que logró en 2014 lo que redujo su número de diputados en la Asamblea Nacional a 84. Pese a ello, ha conseguido mantenerse en segundo lugar, aunque en algunas municipalidades el EFF ha sobrepasado al DA como el principal partido de la oposición. El partido no ha podido convencer a sus votantes con su gestión en algunas alcaldías y sus peleas internas desencadenando la huida hacia otras alternativas políticas.
Economic Freedom Fighters (EFF). De reciente creación, el partido de izquierda radical fue fundado por el anterior presidente de la Liga Juvenil del ANC, Julius Malema, después de que este fuera expulsado del partido por sus críticas al gobierno y sus proclamas radicales. EFF es un partido de inspiración marxista-leninista que aboga por una mayor intervención del estado, una nacionalización de los sectores estratégicos de la economía y la expropiación sin compensación (principalmente de tierras y suelo). En las últimas elecciones consolidó su tercer puesto con la obtención del 10,8% de los votos frente al 6,3% en 2014. Tiene en la Asamblea Nacional 44 diputados.
En definitiva, la historia del ANC ha pesado en los resultados electorales otorgándole por sexta vez consecutiva la mayoría absoluta, pese a una clara pérdida de apoyos. El parlamento sudafricano se está polarizando, perdiendo peso los partidos tradicionales y centristas -ANC y DA- y alzándose nuevos partidos de corte radical. La ANC ha visto como parte de su electorado se ha ido al EFF y los del DA al Freedom Front Plus (FFP). Este último es un partido conservador con objetivos se centran en la protección y el desarrollo de la cultura y economía afrikáner.
 

Volver a índice de Marco Político

Organización administrativa y territorial del Estado

La Constitución estableció también la descentralización política y se crearon 9 provincias, cada una de ellas con su propio gobierno y parlamento. Las elecciones provinciales tienen lugar al mismo tiempo que las generales. Las provincias tienen competencias legislativas y ejecutivas, de forma compartida con el Gobierno central, en las áreas de agricultura, cultura, educación primaria, salud, vivienda, policía, transporte local, tráfico, turismo, comercio e industria. Tienen en cambio muy escasa capacidad recaudatoria, dependiendo sus presupuestos de las asignaciones recibidas del gobierno central.

Finalmente, en el ámbito municipal, los ayuntamientos administran sus funciones y servicios con bastante autonomía. Normalmente se agrupan en Zonas Metropolitanas, en torno a las grandes áreas urbanas, o Agrupaciones de Municipios. Los Municipios también participan en el Consejo Nacional de la Provincias (NCOP) con voz pero sin voto, estando representados a través de la Asociación de Municipios (SALGA).

Volver a índice de Marco Político

La administración económica y su distribución de competencias

Tras las elecciones de 2019, el presidente de la República, Cyril Ramaphosa, cumplió con su promesa de reducir el número de carteras (el anterior tenía 35) y anunció la configuración de su Gabinete ejecutivo con el nombramiento de 28 ministros. Además, se comprometió a llevar a cabo una serie de reformas adicionales con el fin de promover la coherencia, coordinación y una mayor eficiencia entre los diferentes ministerios. Así mismo, se instauró un sistema para fortalecer la rendición de cuentas dentro de cada administración.
El elevado número de ministerios y la existencia de grandes empresas públicas en el país hacen que la política económica e industrial sea diseñada y ejecutada en varios departamentos. Los principales organismos implicados en su elaboración son los siguientes:
Ministerio de Finanzas (Department of National Treasury): se encarga de elaborar los presupuestos públicos y a través de la agencia tributaria (South African Revenue Services, SARS) controla la gestión de la política fiscal y aduanera. Es el ministerio que más peso tiene en el actual Gabinete. Tiene también competencias en materia de contratación pública.
Ministerio de Comercio, Industria y Competencia (Department of Trade, Industry and Competition): es el responsable de la política comercial y dentro de su amplia lista de competencias se encuentra la regulación de la política de discriminación racial positiva B-BBEE y la política industrial (gestión de fondos y subvenciones). De este ministerio depende el Tribunal de la Competencia, la Agencia de Desarrollo Industrial (IDC, que participa en algunos proyectos de empresas españolas), la Comisión de Empresas y Propiedad Intelectual y varias agencias de apoyo a la industria. El ministerio ha creado un departamento de atracción de inversiones y ventanilla única (InvestSA).
Ministerio de Empresas Públicas (Department of Public Enterprises): su función principal es la gobernanza de las empresas públicas, correspondiéndole el nombramiento de sus directivos y su supervisión bajo el mandato del Gobierno. Como ya se ha mencionado, Sudáfrica se caracteriza por tener numerosas empresas públicas (SOC, State Own Companies) que operan en sectores estratégicos para la economía sudafricana: minería, defensa, energía, etc. Este ministerio actúa de intermediario entre el Gobierno y las SOC y proporciona información para la formulación de políticas, leyes y normativas.
Ministerio de Recursos Minerales y Energía (Department of Mineral Resources and Energy): su misión es la asignación de los recursos minerales y la energía de manera correcta de forma que pueda garantizarse el suministro seguro y sostenible de estos. Entre sus funciones destaca la regulación del sector minero, uno de los más importantes para la economía sudafricana, y del sector energético, campo estratégico para las empresas españolas, con la gestión de la empresa pública ESKOM.
Banco Central de Sudáfrica (South African Reserve Bank): su objetivo principal es lograr y mantener la estabilidad de precios para conseguir el crecimiento equilibrado y sostenible en Sudáfrica. Para alcanzar este objetivo la South African Reserve Bank se encarga de la política monetaria del país. Así, junto con instituciones como las mencionadas anteriormente juega un papel fundamental para garantizar la estabilidad financiera.
 

Volver a índice de Marco Político

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex