Marco Político

Sistema de gobierno, partidos políticos y división de poderes

Sudáfrica, según la Constitución de 1997 (aprobada tras el desmantelamiento del apartheid y las primeras elecciones democráticas) es una democracia en forma de república parlamentaria presidencialista. Existe una marcada división de los poderes. Las elecciones se celebran cada cinco años y los parlamentarios electos votan al presidente de la república, que es simultáneamente, jefe del Estado y del gobierno, y puede ser reelegido únicamente para un segundo mandato. El presidente nombra al vicepresidente y a los ministros, y tiene potestad para destituirlos. La Constitución permite que nombre a un máximo de dos ministros no pertenecientes a la Asamblea Nacional.

La historia y el nombre de la ANC han pesado en el resultado, y ha revalidado su mayoría absoluta en las elecciones de 2019, pero con pérdida de apoyos. El parlamento se ha radicalizado, perdiendo peso los partidos más moderados o centristas (ANC y DA) y aumentando el de partidos más radicales (EFF, Front Plus). La ANC ha perdido votos que se han ido a EFF. El partido que más ha crecido es el Front Plus, un partido conservador y de mayoría blanca afrikáner, cuyo objetivo es proteger y desarrollar la cultura y la economía afrikáner, que es contrario a la expropiación e tierras y que ha obtenido el 2% de los votos.

Los principales partidos políticos son los siguientes:

AFRICAN NATIONAL CONGRESS (ANC): es el partido histórico de la lucha contra el régimen segregacionista y está en el poder desde 1995. Más allá de su compromiso fundamental a favor de un sistema democrático que establezca la igualdad entre todos los grupos étnicos, sus postulados son liberales en lo social e intervencionistas y de izquierda en lo económico. En las elecciones de 2019, revalidó su mayoría absoluta, pero continúa la tendencia de pérdida de apoyos gradual desde 1994, habiendo obtenido el 57,5% de los votos (frente al 62,1% de 2014 y el 65,9% de 2009). Como aliados históricos del ANC desde los primeros tiempos de la lucha contra el apartheid, destacan el Partido comunista Sudafricano, South African Comunist Party-SACP, y COSATU, la Federación de sindicatos de Sudáfrica y principal organización sindical del país. Entre ellos se admite, y es extremadamente frecuente, la doble militancia, así como la participación en los órganos de gobierno del ANC. 

DEMOCRATIC ALLIANCE (DA): de tendencia liberal y mayoritariamente blanco, aunque apoyado también por indios y “coloureds”, es el principal partido de la oposición, aunque ha perdido apoyos en las elecciones de 2019 donde ha obtenido el 20,8% de los votos frente al 22,2% de 2014 (y el 16,7% de 2009). Pese a ello, se mantiene en el segundo lugar. En varias regiones, el EFF ha sobrepasado al DA como el principal partido de la oposición. Le ha pasado factura la mala actuación en la provincia de Western Cape, enzarzados en problemas internos y con alcaldes que no han mejorado la gestión respecto a sus predecesores de la ANC. 

ECONOMIC FREEDOM FIGHTERS (EFF): Partido de izquierda radical fundado por el anterior presidente de la Liga Juvenil del ANC, Julius Malema, después de su expulsión del partido por sus críticas al gobierno y sus proclamas radicales. Es actualmente el tercer partido más importante de Sudáfrica al obtener un 10,8% de los votos en 2019 (frente a un 6,3% en 2014). EFF es un partido de inspiración marxista-leninista que aboga por una mayor intervención del estado, una nacionalización de los sectores estratégicos de la economía, y la expropiación sin compensación (principalmente de tierras/suelo).

Volver a índice de Marco Político

Organización administrativa y territorial del Estado

La Constitución estableció también la descentralización política y se crearon 9 provincias, cada una de ellas con su propio gobierno y parlamento. Las elecciones provinciales tienen lugar al mismo tiempo que las generales. Las provincias tienen competencias legislativas y ejecutivas, de forma compartida con el Gobierno central, en las áreas de agricultura, cultura, educación primaria, salud, vivienda, policía, transporte local, tráfico, turismo, comercio e industria. Tienen en cambio muy escasa capacidad recaudatoria, dependiendo sus presupuestos de las asignaciones recibidas del gobierno central.

Finalmente, en el ámbito municipal, los ayuntamientos administran sus funciones y servicios con bastante autonomía. Normalmente se agrupan en Zonas Metropolitanas, en torno a las grandes áreas urbanas, o Agrupaciones de Municipios. Los Municipios también participan en el Consejo Nacional de la Provincias (NCOP) con voz pero sin voto, estando representados a través de la Asociación de Municipios (SALGA).

Volver a índice de Marco Político

La administración económica y su distribución de competencias

El gobierno sudafricano cuenta con un número muy elevado de ministerios y de empresas públicas con gran poder y libertad de acción, de modo que la política económica e industrial es diseñada y ejecutada por distintos departamentos. Tras las elecciones de mayo de 2019, el presidente Ramaphosa cumplió con su compromiso de reducir el número de carteras, y el gabinete que ha nombrado consta de 28 ministerios (anteriormente eran 35).

Los principales organismos implicados en la elaboración y ejecución de la política económica son los siguientes:

Ministerio de Finanzas (National Treasury Department): elabora el presupuesto nacional y a través de la agencia tributaria (South African Revenue Services, SARS), controla la gestión de la política fiscal y aduanera. Es el ministerio más fuerte del gabinete y tradicionalmente ha sido garante de la ortodoxia presupuestaria, frenando peticiones e iniciativas de otros ministerios. También tiene competencias en materia de contratación pública.

Ministerio de Comercio e Industria (Department of Trade and Industry):  a raíz de la reestructuración de mayo de 2019, se ha integrado en este ministerio el anterior ministerio de desarrollo económico. El DTI es el encargado de las negociaciones comerciales y tiene también una amplia lista de competencias en materia de regulación económica (incluyendo la política de discriminación racial positiva BBBEE) y política industrial (gestión de subvenciones). Al haber absorbido el ministerio de desarrollo económico, también tiene ahora la misión de diseñar la política económica a largo plazo. De la actual configuración del ministerio dependen: el Tribunal de la Competencia, la agencia de desarrollo industrial (IDC, que participa en algunos proyectos de empresas españolas), y varios fondos de apoyo a la industria. Dentro de este ministerio se ha creado el departamento de atracción de inversiones y ventanilla única.

Ministerio de Empresas Públicas (Department of Public Enterprises): la principal función de este departamento es la gobernanza de las empresas públicas, correspondiéndole el nombramiento de sus directivos.

Con la reforma de mayo de 2019, el Ministerio de Recursos Minerales (Department of Mineral Resources) y el Ministerio de Energía (Department of Energy) se han fusionado en el actual Ministerio de Recursos Minerales y Energía. El ministerio de minería destaca por encargarse de la regulación de uno de los sectores más importantes de la economía sudafricana, y el de energía destaca por gestionar la mayor empresa pública del país, ESKOM.

Volver a índice de Marco Político

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex