Relaciones económicas internacionales

Resumen de las relaciones económicas internacionales

Desde su independencia, el 7 de septiembre de 1822, Brasil ha tomado parte activa en las relaciones internacionales en todos los ámbitos, habiendo suscrito todos los tratados más importantes de la Comunidad Internacional. La Constitución Federal Brasileña de 1988 atribuye al Congreso Nacional la competencia para “resolver definitivamente sobre tratados, acuerdos o actos internacionales que conlleven compromisos onerosos para el patrimonio nacional”.


Brasil fue miembro fundador de la Sociedad de Naciones en 1919, y fue asimismo uno de los Estados fundadores de la Organización de las Naciones Unidas en 1948; el representante brasileño fue el primer Presidente de la Asamblea General de la ONU (por tradición, hasta hoy, Brasil es el país que inicia los debates en todas las reuniones ordinarias anuales de la Asamblea).


La acción exterior de los últimos gobiernos brasileños ha tenido como objetivo principal convertir al país en un actor global en la escena internacional, con dos ejes básicos de actuación: la integración regional y la presencia soberana en el mundo.
La visión brasileña de sus relaciones regionales se estructura en círculos concéntricos de integración: primero Argentina, después MERCOSUR, América del Sur encarnada en UNASUR y, en un círculo más exterior, América Latina.
En el ámbito internacional, Brasil persigue un mayor protagonismo, respetando el multilateralismo, pero erigiéndose como líder de la región Sur. En el plano político, promueve el fortalecimiento de la ONU, lo que exige un mayor protagonismo de los países emergentes. De esta consideración hace derivar su aspiración de obtener un puesto permanente en un Consejo de Seguridad reformado, como representante de América Latina.


En los últimos años, Brasil también ha fortalecido las relaciones con el grupo de países llamados BRICS: Rusia, India, China y Sudáfrica además del propio Brasil. En una reunión mantenida en marzo de 2015 han decidido dar un paso más en su colaboración acordando la creación de su propio Banco de Desarrollo, con un capital autorizado inicial de 100.000 millones de dólares y un capital inicial suscrito de 50.000 millones de dólares aportados de forma equitativa por los estados fundadores., además de un fondo de reservas de divisas de contingencia por un valor inicial de 100.000 millones de dólares para otorgar mayor estabilidad financiera a los socios. Actualmente se está estudiando la instalacion de su sede en la ciudad de Sao Paulo.


Cabe destacar que, desde el 1 de septiembre de 2013, el embajador brasileño Roberto Azevedo, asumió la presidencia de la Organización Mundial del Comercio (OMC), la primera vez que un latinoamericano preside este organismo.

 

 

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Relaciones con IFI (FMI, BM, bancos regionales y otras)

En diciembre de 2005 Brasil anunció el pago de su deuda pendiente con el FMI por un montante de 15.500 millones de dólares, con la consecuente reducción del nivel de deuda externa. Ese era el valor pendiente que quedaba de un crédito por 41.750 millones de dólares que Brasil había solicitado al FMI en 2002. El pago anticipado fue una muestra de la solvencia del sector externo brasileño. La política económica llevada a cabo por Antonio Palocci, a la que Guido Mantega, anterior Ministro de Hacienda, dio continuidad, fue elogiada en repetidas ocasiones por el FMI, que ha puesto a Brasil como un ejemplo de éxito de sus recetas económicas basadas en la disciplina monetaria y el ajuste fiscal.

Brasil terminó de pagar en mayo de 2006 toda su deuda externa con el Club de París. La suma pendiente a finales del 2005 era de 2.500 millones de dólares y vencía en enero de 2007. Los recursos no fueron con cargo a reservas como en el anticipo de pago al FMI, sino adquiridos por el Tesoro Nacional en los mercados financieros. En abril de 2006 el Gobierno ya había anticipado el pago de una parte de la deuda con acreedores privados en el marco del Plan Brady por valor de US$ 5.850 millones, unos títulos fruto de la reestructuración de la deuda de los 90 que vencían en el 2014.

En marzo de 2009, Brasil pasó a ser acreedor del FMI, realizando un préstamo al Fondo de 10.000 millones de dólares. Dicho importe está siendo destinado a auxiliar a países con dificultades fruto de la crisis financiera internacional, en un esfuerzo multilateral en el combate a los efectos negativos de la misma.

En noviembre de 2011, el Consejo del Banco Mundial aprobó la nueva "Estrategia de Asociación" con Brasil (CPS en sus siglas en ingles) para el periodo 2012-2015. En dicha estrategia se contempló un programa de préstamos de 11.330 millones de dólares, con especial atención a la región Nordeste.   

En 2016, el Banco Mundial lanzó el denominado Diagnóstico Sistemático del País (SCD en sus siglas inglesas) a través del cual, se identifican de manera sistemática los principales retos a los que se enfrenta el país para alcanzar un crecimiento sostenible e inclusivo. A raíz de este SCD, se lanzó una nueva estrategia de asociación (Country Partnership Framework, CPF El CPF se centra en crear las condiciones para un crecimiento más rápido del empleo. El CPF refleja las prioridades de las autoridades brasileñas y los recursos y la capacidad del Grupo Banco Mundial (GBM) para cumplir con estas prioridades. El CPF se basa en tres áreas de enfoque: (i) la consolidación fiscal y la efectividad del gobierno; (ii) inversión y productividad del sector privado; y (iii) desarrollo equitativo y sostenible. El CPF continúa centrándose en una mejor prestación de servicios que fue el centro de la estrategia anterior, incluso a través de la implementación de la gran cartera existente, pero con un énfasis creciente en los nuevos modelos de gestión que prometen aumentar la eficiencia y la eficacia del público. sector, además de salvaguardar el acceso de los pobres. 

Por su parte, el BID también ha incrementado en los últimos años la cartera de préstamos aprobados para Brasil, superando en 2010 y 2011 los 2.400 millones de dólares anuales. A la luz de la estrategia del Banco Interamericano para el periodo 2012–2015, puede afirmarse que el volumen de préstamos a este país continuó incrementándose. En 2017, el BID aprobó préstamos para Brasil por valor de 15.494 millones de dólares.

En la actualidad, el BID posee un portafolio activo de préstamos de 12.851 millones de dólares. Casi 5.000 millones de estos activos habrían sido destinados al sector transporte, mientras que le seguirían en orden de importancia proyectos de sectores como: Agua y saneamiento; salud, desarrollo urbano y vivienda; o reforma y modernización del Estado.

A día de hoy el BID dispone de una línea de crédito condicional de 1.500$ millones para proyectos de inversión en Brasil. El último gran proyecto acordado en partenariado entre el BID y el gobierno brasileño, consiste en el programa “Innovar para crecer”, firmado el 1 de agosto de 2018. La primera fase de la operación dispone de 703,6 millones de dólares, de los que $600 millones pertenecen a fondos prestados por el BID, asumiendo el resto del montante el gobierno brasileño a través de FINEP (Financiadora de Estudios y Proyectos), vinculada al Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovación y Comunicación). Este programa del BID en Brasil proyecta una estrategia de crecimiento con base en la innovación y el fortalecimiento de sectores estratégicos para impulsar el desarrollo económico y la productividad empresarial. Está previsto la inversión a través de este proyecto en: el Plan de Desarrollo e Innovación en la industria Química (PADIQ); el Plan de Desarrollo, Sostenibilidad, e Innovación del sector de la Minería y Transformación Mineral (Inova Mineral); o sectores como los biocombustibles avanzados, salud, agro-negocios, o tecnología de la información y comunicación.

Brasil, como país accionista del Banco de Desarrollo de América Latina (antigua CAF), también recibe numerosos préstamos de esta entidad que contribuye al desarrollo sostenible y a la integración regional. Los desembolsos los dividen entre sector público y privado. El sector público ha recibido 451 millones de dólares que han sido totalmente desembolsados y 1.226 millones de dólares que están en proceso de desembolso. El sector privado tiene un total de 1.527 millones de dólares en cartera en proceso de ejecución.

La actual línea estratégica de CAF para Brasil (2015-2019), contempla 3 objetivos de intervención prioritarios:

·         Promoción de mejoras en la productividad agregada del país.

·         Reducción de la desigualdad territorial y social.

·         Facilitar el aprendizaje y capacitación en políticas públicas.

Además, se están llevando actuaciones en los sectores energético, productivo, y financiero. Asimismo, el directorio del banco aprobó el 4 de diciembre de 2018, tres préstamos en favor de Brasil, que contribuirán a mejorar la movilidad urbana en el Estado de São Paulo; a modernizar las infraestructuras de educación y saneamiento en Fortaleza; y a dinamizar los ecosistemas empresariales en el nordeste del país.

El Banco Europeo de Inversiones financia proyectos de interés común para la UE y los países de América Latina en diversos sectores, si bien no existe una cantidad asignada por país.

Por último, en 2014 los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) acordaron crear su propio banco de desarrollo, el New Development Bank (NDB). Brasil ocupará la presidencia en el Consejo de Administración y la presidencia del banco, en los próximos 5 años, queda a cargo de India. La sede de la nueva institución estará en Shanghái y su primera sede internacional en Johannesburgo. En julio de 2018 se acordó que la oficina regional del NDB en América tendrá su sede en Sao Paulo —con el mandato de facilitar la financiación de proyectos de infraestructura y desarrollo sostenible— y una oficina de representación en Brasilia. El banco tendrá un capital inicial autorizado de 100.000 millones de dólares para financiar inversiones en los países del bloque. En el año 2016, el banco comenzó a operar con la aprobación de préstamos para 7 proyectos de todos sus miembros por una cantidad total de 1.500 millones de dólares. Entre 2016 y 2017, la Junta Directiva del Banco aprobó préstamos por más de 3.400 millones de dólares para la asistencia financiera en proyectos en las áreas de energía renovable, transporte, saneamiento y riego, entre otras. En 2018, se han aprobado préstamos por valor de 5.100 millones de dólares, el 19% destinados a proyectos en Brasil.

Con motivo de la asunción de la presidencia rotatoria de los BRICS en 2019, Brasil acogerá una cumbre con representantes de los países miembros, en noviembre de 2019. Para la presidencia rotatoria, el gobierno brasileño anunció como prioridades de su agenda: el impulso a la ciencia, la tecnología, la innovación, o la economía digital.

 

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Relaciones con la Organización Mundial de Comercio

Brasil es miembro fundador del GATT, jugando un papel muy activo en el seno de la OMC desde su creación en 1995.

Brasil no es signatario de ninguno de los acuerdos plurilaterales negociados en la OMC si bien es observador del Acuerdo sobre el Comercio de Aeronaves Civiles de la OMC y pasó a ser observador del Acuerdo sobre Contratación Pública en octubre de 2017.

Tras 10 años de negociaciones, que estuvieron a punto de cerrarse en julio de 2008, los miembros de la OMC decidieron en noviembre de 2010 dar un nuevo impulso a la Ronda de Doha, con vistas a un posible desbloqueo de las negociaciones. En este sentido adquirió un papel importante el Director General de la OMC, Roberto Azevêdo, diplomático brasileño que ocupaba el puesto de Embajador de Brasil ante la institución y que pasó a sustituir al francés Pascal Lamy.

En diciembre de 2013, en la Conferencia Ministerial de Bali, se firmó el Acuerdo de Facilitación del Comercio (AFC), que simplifica la burocracia y agiliza los procedimientos para el comercio internacional de mercancías. Es el primer acuerdo multilateral de la OMC desde su creación en 1995.

El AFC, que entró en vigor en febrero de 2017, fue ratificado por Brasil en marzo de 2016. Según un estudio de la Fundación Getúlio Vargas, la aplicación en Brasil de una sola de las medidas previstas en el acuerdo, el Portal Único de Comercio Exterior, aumentaría 9 mil millones en la balanza comercial anual de Brasil, generando un impacto positivo de más de 2% en el PIB brasileño. Además del Portal Único, el Gobierno brasileño ya ha puesto en marcha medidas tales como el procesamiento electrónico de documentos y la estructura del Comité Nacional de Facilitación del Comercio (CONFAC), en el ámbito de CAMEX, para poner en práctica las disposiciones del Acuerdo.

Tras la visita del Presidente Jair Messias Bolsonaro a la Casa Blanca, el 19 de marzo de 2019, el gobierno brasileño anunció su intención de renunciar al estatus especial de país en vías de desarrollo dentro de la OMC. Esta concesión se encuadraría dentro de una estrategia más amplia, por la que a cambio, los Estados Unidos apoyarían una hipotética candidatura de Brasil a la membresía de la OCDE —Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico—.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Marco institucional de la Política Comercial con la Unión Europea

El marco que sustenta las relaciones entre la UE y Brasil se recoge en el Acuerdo Marco de Cooperación comercial y económica CEE-Brasil de 1995, que otorga a ambas Partes el trato de Nación Más Favorecida (NMF), siendo un Acuerdo no preferencial. La UE concedía a Brasil acceso preferencial al mercado comunitario mediante la aplicación del Sistema de Preferencias Generalizadas (SPG), del que Brasil dejó de beneficiarse en 2014 por ser un país de renta media-alta. Brasil sí se beneficia de la Cuota Hilton 10.000 toneladas anuales en el caso brasileño (cupo de exportación de carne vacuna de alta calidad y valor que la Unión Europea otorga a Argentina, Estados Unidos, Canadá, Uruguay, Paraguay, Australia, Nueva Zelanda y Brasil para introducirlos en su mercado).

Brasil forma parte del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), junto a Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia (en proceso de adhesión desde 2015) y Venezuela. Este último país fue incorporado en agosto de 2012 pero se encuentra en serias dificultades, pues los 4 socios fundadores han suspendido en diciembre de 2016 a Venezuela por no haber cumplido con los acuerdos y tratados de adhesión al bloque. Adicionalmente, el 5 de agosto de 2017 los ministros de Relaciones Exteriores de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay suscribieron en São Paulo[1], una declaración según la cual en Venezuela se produjo una “ruptura del orden democrático” y que tras intentar infructuosamente realizar consultas con el gobierno de Nicolás Maduro, se procedió a sancionar al país con la suspensión indefinida “de los derechos y obligaciones” pactados en el Mercosur según lo contemplado en el Protocolo de Ushuaia.

La UE y MERCOSUR comenzaron a negociar un  Acuerdo de Asociación en 1999 que incluye diálogo político, cooperación y comercio, con compromisos de liberalización en los siguientes capítulos comerciales: (i) acceso al mercado de mercancías (agrícolas e industriales), (ii) inversiones y movimiento de capitales, (iii) servicios, (iv) compras públicas, (v) propiedad intelectual, (vi) competencia, (vii) acuerdo de vinos y (viii) los temas habituales de reglas (SPS, TBT, diferencias, origen...).

MERCOSUR es la única zona de América Latina –junto a Cuba- con la que no hay acuerdo comercial con la UE, a pesar de incluir a dos países tan importantes como Brasil y Argentina. Es una negociación que es prioritaria para la UE. El Acuerdo permitiría que ambos socios obtuviesen importantes beneficios, con aumentos estimados del PIB del 0,3% para MERCOSUR y del 0,2% para la UE, según algunos estudios.

Algunas ventajas para España de un Acuerdo de Libre Comercio UE-Mercosur serían:

·         Liberalización de productos industriales, siendo de mayor interés automoción y autopartes, químico, farmacéutico, productos cosméticos, textiles y calzado.

·         Mejora del acceso al mercado para aceites, vinos y licores. Refuerzo de la protección de las indicaciones geográficas y denominaciones de origen.

·         Mejora del marco regulatorio de las inversiones que permitiría consolidar nuestra posición en los sectores de telecomunicaciones, energía o financiero.

·         Mejor acceso al mercado de servicios en general y de compras públicas en particular.

Las negociaciones entre la Unión Europea y Mercosur, iniciadas en 1999, se reanudaron en 2016 tras varios años de paralización, debido sobre todo a la falta de avances en el pilar comercial.

En diciembre de 2017, en los márgenes de la Conferencia Ministerial de la OMC en Buenos Aires, se estuvo muy cerca de cerrar un acuerdo. Sin embargo, no fue posible dada la firme resistencia de Francia a aumentar las concesiones en contingentes de vacuno. 

Desde entonces, se han celebrado cinco rondas de negociación. En la penúltima (Bruselas, del 12 al 19 de noviembre de 2018) se lograron ciertos avances en los capítulos de automóvil e indicaciones geográficas (IGs). Sin embargo, en la penúltima (Montevideo, del 10 al 13 de diciembre de 2018) no hubo apenas avances en los principales temas pendientes. 

La última ronda se ha producido en Buenos Aires (semana del 11 de marzo de 2019) donde los los asuntos más problemáticos sobre la mesa han seguido siendo: IGs, sector del automóvil, transporte marítimo y sector lácteo. Los resultados no han sido negativos y se espera continuar avanzando en mayo, aunque no hay confirmación. En mayo se espera una nueva ronda técnica que, si avanza positivamente, sería seguida de otra a nivel político en junio.

España apoya las negociaciones, convencida de sus efectos positivos para el conjunto de la UE, dejando claro que quienes más se beneficien deben aportar más en las últimas rondas de negociación. Teniendo en cuenta los importantes beneficios globales del acuerdo, España ha hecho importantes concesiones para permitir el avance de las negociaciones.



[1] Fuente: Mercosur.

 

 

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Cuadro de Exportaciones de bienes a la Unión Europea

 

INTERCAMBIOS COMERCIALES DE BRASIL CON LOS PAÍSES DE LA UE (millones dólares)      
OPERACIÓN 2013 2014  2015 2016 2017 2018
EXPORTACIONES 50.749 42.047 33.947 33.357 31.552 42.130
IMPORTACIONES 47.771 46.716 36.646 31.062 30.762 34.763
SALDO 2.978 -4.669 -2.699 2.294 790 7.637
TASA DE COBERTURA 106,2% 90,0% 92,6% 107,4% 102,6% 121%
CORRIENTE DE COMERCIO 98.520 88.763 70.592 64.419 62.314 76.893

 Fuente: Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios (MDIC). Última actualización: 28/03/2019

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Relaciones con otros organismos y asociaciones regionales

Tras su reelección como Presidente de Brasil, Dilma Rousseff, al igual que había hecho su predecesor, confirmó que la máxima prioridad de política exterior para Brasil iba a continuar siendo América del Sur y especialmente MERCOSUR. Este bloque, formado por los miembros fundadores (Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil), también se prevé la futura incorporación de Bolivia (cuyo protocolo de incorporación fue firmado en 2015,  y actualmente su membresía permanece congelada y en trámites de adhesión al tratado por los congresos de los Estados Partes) y Venezuela (desde 2012 y en suspensión desde diciembre de 2016 por no cumplir con los acuerdos y tratados de adhesión al bloque), aglutina el 75% del PIB de Sudamérica y constituye un mercado de 250 millones de consumidores. Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú y Surinam son Estados Asociados al MERCOSUR, con una serie de preferencias arancelarias mutuas. En 2010 se reanudaron las negociaciones del Acuerdo y en la actualidad se encuentran muy avanzas.

También hay que reconocer los esfuerzos realizados principalmente por Brasil— de consolidar la Unión Aduanera y de ir avanzando hacia una integración mayor de sus economías. Un paso significativo en este sentido fue la creación del Fondo de Convergencia Estructural del MERCOSUR (FOCEM), un fondo estructural de 100 millones de dólares para la realización de obras de infraestructura, principalmente en Paraguay y Uruguay, con el objetivo de eliminar las asimetrías de las economías de los países que integran el bloque. El 70% de este Fondo es aportado por Brasil, y el 27% Argentina, mientras que Uruguay y Paraguay, que aportan el 2% y el 1% respectivamente, recibirán entre los dos el 60% de dicho montante. El acuerdo incluye también la puesta en marcha del proyecto de anillo energético que busca integrar la provisión de gas para las naciones de la región a partir de los yacimientos de Camisea, en Perú. El proyecto, que contempla el tendido de una tubería de 1.200 kilómetros, tiene un coste estimado de 2.500 millones de dólares que serán financiados por el BID.

Cabe destacar también el importante intento dado por Argentina, Brasil y Venezuela para la integración energética de América del Sur, con la firma en 2005, de un acuerdo por el que se creó Petrosur, compañía que funcionará como una alianza estratégica entre las petroleras nacionales de Brasil (Petrobras), Venezuela (PDVSA) y Argentina (Enarsa), para la participación conjunta en proyectos de interés para estos países. Efectivamente, este proyecto tenía como objetivo convertirse en un habilitador político y comercial promovido por el gobierno venezolano, con el apoyo de Brasil, Argentina y Uruguay, por el que se establecerían mecanismos de cooperación e integración energética sobre la base de la complementariedad. Sin embargo, la actual situación política venezolana, y la asunción del poder de nuevos actores políticos en Planalto y la Casa Rosada, hacen presagiar un estancamiento sin e die del proyecto.

Además, en diciembre de 2007 Brasil firmó el acta de constitución del Banco del Sur (junto a Argentina, Venezuela, Uruguay, Paraguay, Ecuador y Bolivia). Se trata de una nueva institución financiera destinada al apoyo de proyectos de inversión, con cuya creación se busca disminuir la dependencia del sistema financiero internacional. El Banco del Sur, pretende ser un banco de desarrollo para financiar proyectos de infraestructura, ciencia y tecnología y acciones sociales de la región.

La constitución de este Banco de Desarrollo inspirado en una intencionalidad política de contestación a la hegemonía del FMI o del BM, con la búsqueda de un marco para una nueva arquitectura financiera regional, no ha conseguido obtener suficiente tracción.

Efectivamente, siete años después de su constitución, en 2014, los gobiernos de Ecuador y Bolivia peticionaron la reactivación de la entidad, anunciando el ex-canciller la aportación de 8 millones de dólares. Finalmente en 2016, se anticipó el inicio de las pre-operaciones y se designó un Presidente Ejecutivo. Sin embargo, la actividad hasta ahora ha sido testimonial.

En enero de 2019, y a iniciativa de los presidentes Piñera (Chile) y Duque (Colombia), se constituyó PROSUR —Foro para el Progreso de América del Sur—. Este organismo internacional tiene como objetivo fundacional favorecer la integración de los países sudamericanos. La primera cumbre oficial se celebró el 22 de marzo de 2019 en Santiago de Chile, teniendo a Brasil como uno de los ocho países asistentes y signatarios fundadores. Este organismo pretende —entre otros objetivos— convertirse en un mecanismo de coordinación de políticas públicas en la región, favorecer la economía de mercado, o una agenda enfocada en políticas sociales y sostenibles. La creación de este organismo ha sido objeto de polémica, siendo entendido por algunos movimientos y entidades de la región, como una herramienta para sustituir a UNASUR —Unión de Naciones Sudamericanas— en la región.

 

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Acuerdos económicos bilaterales con terceros países

 

ACUERDOS BILATERALES
ACUERDO TIPO ACUERDO ENTRADA EN VIGOR EN BRASIL
Preferencia regional arancelaria con ALADI Concesiones arancelarias parciales 28/12/1984
Brasil-Uruguay Automóviles, hasta que entre en vigor el sector en MERCOSUR 20/06/1983
Tratado de Asunción Creación Unión Aduanera entre Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay 27/05/1992
MERCOSUR-Chile Acuerdo de Complementación Económica 19/11/1996
MERCOSUR-Bolivia Preferencias arancelarias parciales. 28/05/1997
Brasil-México Preferencias arancelarias 800 posiciones 23/09/2002
MERCOSUR-México Tratado de Libre Comercio 18/02/2003
MERCOSUR-México Automóviles Acuerdo Complementación Económica. Automóviles. Rectificado en marzo 2015. 05/11/2002
MERCOSUR-Perú Acuerdo de Complementación Económica 29/12/2005
MERCOSUR-Colombia, Venezuela y Ecuador Acuerdo de Complementación Económica 31/01/2005
Brasil-Guayana Acuerdo de Alcance Parcial 15/08/2003
Brasil-Surinam Cupo arancelario para 10.000Tb de arroz 24/10/2005
MERCOSUR-Cuba Acuerdo de Complementación Económica 26/03/2007
MERCOSUR-India Preferencias arancelarias Fijas para posterior TLC 01/06/2009
MERCOSUR-Israel Tratado de Libre Comercio 28/04/2010
MERCOSUR- SACU (Unión aduanera formada por Sudáfrica, Namibia, Botsuana, Lesoto, y Suazilandia). Preferencias arancelarias Fijas para posterior TLC 01/04/2016
Brasil-Perú Acuerdo de Ampliación Económica y Comercial 24/03/2017
MERCOSUR-Egipto Preferencias arancelarias Fijas para posterior TLC 01/09/2017
MERCOSUR-COLOMBIA Acuerdo de Complementación Económica 07-12-2017
MERCOSUR-Palestina Preferencias arancelarias Fijas para posterior TLC 19/12/2017

Fuente: Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios (MDIC). Última actualización: 01/03/2019 

Además de los acuerdos vigentes, según el Ministerio de Economía, Brasil mantiene en la actualidad de cara a la firma de un tratado comercial, las siguientes negociaciones en curso:

·         Mercosur / Associaón Europea de Libre Comércio - (EFTA - European Free Trade Association).

·         Mercosur / Canadá.

·         Mercosu / Singapur.

·         Mercosur / Líbano.

·         Mercosul / Tunez.

·         Ampliación del ACP Mercosur / Índia

·         Acuerdos de Promoción y Protección de Inversiones (APPIS).

·         Ampliación del ACE 53 (Brasil/México).

 

 

 

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Cuadro de organizaciones internacionales económicas y comerciales de la que el país es miembro

 

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES ECONÓMICAS Y COMERCIALES DE LAS QUE EL PAÍS ES MIEMBRO
ALADI - Asociación Latinoamericana de Integración
BID - Banco Interamericano de Desarrollo
BS – Banco del Sur
BM - Banco Mundial
CAF - Banco de Desarrollo de América Latina (antigua "Corporación Andina de Fomento")
NBD BRICS - Nuevo Banco de Desarrollo del BRICS
CEPAL - Comisión Económica para América Latina y Caribe
FMI - Fondo Monetario Internacional
FONPLATA- Fondo Financiero para el Desarrollo de Países de la Cuenca de Plata
G-20 - Grupo de los 20
GRUPO DE CAIRNS
MERCOSUR - Mercado Común del Sur
OEA - Organización de los Estados Americanos
OMC - Organización Mundial de Comercio
OMS - Organización Mundial de la Salud
PNUD - Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
PROSUR - Foro para el Progreso de América del Sur
SELA - Sistema Económico Latinoamericano
UNASUR - Unión de Naciones Suramericanas
UNCTACD - Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo
UNESCO - Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura

 Fuente: Ministerio de Relaciones Exteriores-Itamaraty. Última actualización:28/03/2019

 

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex