Relaciones económicas internacionales

Resumen de las relaciones económicas internacionales

Malasia es miembro del Banco Mundial, aunque la financiación que recibe actualmente es mínima dado el nivel de riqueza del que goza. Hace tiempo que ha dejado de recibir préstamos y el nivel de asistencia técnica requerida es mínimo. Desde el año 2000 Malasia no cuenta con nuevos proyectos financiados por el Banco y ya se ha estrenado como país prestatario.

Malasia también es miembro del Fondo Monetario Internacional y ha mantenido desde mediados de 1998 una postura oficial crítica con la falta de flexibilidad en las recetas de este organismo de cara a la gestión de la crisis financiera asiática.

El país está comprometido con la libertad de comercio (salvo en sectores de interés nacional) y, como miembro de la OMC, presta gran apoyo y atribuye gran importancia a las sucesivas rondas de negociaciones en el seno de la organización, manteniendo una posición favorable a profundizar en la implementación de los acuerdos adoptados en la Ronda Uruguay frente a la postura de los países favorables a iniciar una nueva ronda de negociaciones. Alineada con los países en desarrollo, Malasia ha venido defendiendo una revisión de las disposiciones contenidas en los acuerdos TRIPS (propiedad intelectual), TRIMS (inversiones) así como en el de Valoración en Aduana.

El lanzamiento del Programa de Doha para el Desarrollo en la cumbre ministerial de la OMC celebrada en Qatar en noviembre de 2001, ha sido apoyado y valorado positivamente por el Gobierno malasio. No obstante, Malasia sigue poniendo el acento sobre la necesidad de una puesta en práctica leal de las medidas aprobadas en Doha, en particular para los países en desarrollo, bajo condiciones y procedimientos que reduzcan la incertidumbre y el margen para la interpretación unilateral de los acuerdos.

Las principales críticas recibidas por Malasia proceden de los elevados aranceles en los productos finales de consumo y de la escasa apertura al exterior de su sector servicios, aunque el Gobierno está esforzándose para cambiar esta situación (en abril del 2009 se decidió liberalizar 27 subsectores de distintas ramas: sanidad, transporte, informática…)

Acuerdos bilaterales con terceros países

Malasia tiene en vigor acuerdos comerciales con 61 países, APPRI con 64 países, convenios de doble imposición con 70 y acuerdos marco de cooperación con otros 77 países.

En los últimos años, Malasia parece seguir el camino de los Acuerdos de Libre Comercio con sus principales socios comerciales. En mayo de 2005 firmó el primer acuerdo de este tipo con Japón y desde entonces ha firmado con Pakistán, China, Corea, Nueva Zelanda, Chile, India, Australia y Turquía. Mantiene conversaciones avanzadas con el Consejo de Cooperación del Golfo y con la UE. Por último, es uno de los países firmantes del TransPacific Partnership que incluye a EE. UU, Chile, Perú, Australia, Nueva Zelanda, Brunei, Singapur, Canadá, México y Vietnam. No obstante, este último debe aún ser ratificado.

Relaciones con la Unión Europea

Aunque las relaciones económicas y políticas entre Malasia y los estados miembros de la UE han sido intensas desde hace mucho tiempo, con la UE como conjunto y como institución, Malasia ha tenido relaciones escasas hasta hace poco. Es en el marco de la ASEAN y en el del ASEM (Asia Europe Meetings) en el que las relaciones han tenido más contenido.

El marco legal básico de cooperación entre la ASEAN y la UE es el Acuerdo de Cooperación de 1980, ampliado en 1984 tras la incorporación de Brunéi. Ese marco se venía desarrollando a través de los acuerdos de cooperación y asociación con cada país (PCA, Partnership and Cooperation Agreement). Y a nivel regional en la reducción de las barreras arancelarias y no arancelarias dentro del marco de la TREATI (iniciativa para el comercio transregional UE-ASEAN).

Desde 2006, como parte de la Política Comercial Común y de su esfuerzo por lograr acuerdos regionales de liberalización comercial, la UE ha intentado negociar un acuerdo de libre comercio con toda la ASEAN. Las negociaciones comenzaron en mayo 2007 pero pronto toparon con dificultades técnicas por los distintos niveles de desarrollo y de liberalización comercial de los miembros de la asociación. Esto dio al traste con el enfoque regional y forzó una aproximación país por país que pueda regionalizarse en el futuro. Tras las iniciativas de Singapur y de Vietnam de comenzar negociaciones para Acuerdos de Libre Comercio con la UE, Malasia mostró su notable interés en intensificar las relaciones comerciales y de inversión con la UE como parte de su Nuevo Modelo Económico.

En septiembre de 2010 se aprobó el comienzo de las negociaciones para un Acuerdo de  Libre Comercion entre la UE y Malasia. Hasta el momento se han celebrado siete rondas de negociaciones (la úlima tuvo lugar los dias 17 a 20 de abril del 2012). Las cuestiones más díficiles sobre las que giran las negociaciones son los automóviles, el aceite de palma, las maderas tropicales, las bebidas alcoholicas, las compras públicas, las normas sanitarias y fitosanitarias, como los requisitos Halal y las restricciones a la carne de cerdo, las reglas de origen, el desarrollo sostenible y los servicios para los que Malasia ofrece una liberalización bastante reducida y plagada de excepciones. Por ahora los contactos continúan a nivel técnico.

Relaciones con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN)

Malasia es uno de los seis países fundadores del ASEAN y absorbe cerca de una cuarta parte del comercio exterior total de este grupo de países.

ASEAN es la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático y está formada por 10 países: Birmania (Myanmar), Tailandia, Laos, Camboya, Vietnam, Malasia, Singapur, Brunéi, Indonesia y Filipinas. Estos diez países suman unos 560 millones de personas y un PIB total similar al de España. Su diferente grado de desarrollo y libertad, tanto política como económica, dificulta a menudo el avance del proceso de integración.

El futuro a medio plazo de la organización queda expresado en la llamada "Visión ASEAN 2020", que prevé la creación de una comunidad asentada sobre tres pilares: uno económico, otro político y otro cultural y social. El objetivo económico de la Visión ASEAN 2020 es crear una comunidad económica para 2015 que se asentará sobre el comercio, tanto de mercancías como de servicios, así como de la inversión. Para ello, se han ido negociando una serie de acuerdos como el AFTA (ASEAN Free Trade Agreement, para mercancías), el AFAS (ASEAN Framework Agreement on Services, para servicios) y el AIA (ASEAN Investment Area, para inversiones).

En 2015, Malasia ostentó la presidencia de la Asociación. Durante la cumbre que tuvo lugar en Kuala Lumpur, en noviembre de 2015, se produjo un hito en el camino de ASEAN hacia la integración económica: se puso en marcha la ASEAN Economic Community, que tiene por intención establecer un mercado único en términos de bienes, servicios, capitales y empleo.

No obstante, a pesar de los términos ("libre comercio", "comunidad", etc.) no debe interpretarse que la ASEAN está avanzando en un proceso de integración económica similar al de la Unión Europea, pues no se está construyendo ninguna unión aduanera (y, por tanto, cada uno de los países seguirá teniendo una política comercial autónoma propia, imponiendo las barreras hacia países no ASEAN que estime oportunas dentro de la legalidad internacional). Tampoco está prevista la creación de un mercado interior (pues no está previsto permitir la libre movilidad de factores productivos, especialmente el trabajo) y tampoco se ha creado por el momento un mercado único (pues subsisten las barreras no arancelarias, como las de carácter técnico).

A día de hoy, ni siquiera el AFTA crea realmente un área de libre comercio dada la existencia de barreras arancelarias dentro de la propia ASEAN. Dichas barreras son más bajas en ASEAN 6 (Brunéi, Filipinas, Indonesia, Malasia, Tailandia y Singapur) que en ASEAN 4 (Birmania, Laos, Camboya y Vietnam). En el 2010 se han eliminado aranceles de los productos no sensibles pero subsisten excepciones importantes.

Por otro lado, el AFTA no entra en las barreras no arancelarias, que persistirán hasta al menos el 2015, si bien se hacen esfuerzos teóricos para su reducción. La suma de estas otras medidas y el propio AFTA configuran la denomina AFTA Plus.

La norma mediante la que se ha implementado el AFTA, y que incluye los calendarios, productos, etcétera, se llama CEPT (Common Effective Preferential Tariff Scheme).

Por lo que respecta a acuerdos exteriores, las iniciativas más importantes son ASEAN +3 (China, Japón y Corea), que es un proceso de diálogo multisectorial a nivel de ministros y se apoya en sendos tratados de libre comercio.

Relaciones con la Asia-Pacific Economic Cooperation (APEC)

Se trata de un foro en el que Malasia participa activamente. Engloba 21 países de la región Asia-Pacífico. Malasia mantiene una posición claramente defensora de los intereses asiáticos en la Organización, en la que el peso de países como EEUU y Canadá es importante. En este sentido, Malasia ha venido apoyando la creación de un foro de cooperación asiática paralelo a la APEC, el East Asia Economic Caucus. En concreto, en el mes de diciembre de 2005, la reunión de la ASEAN en Kuala Lumpur incluyó a Japón, Corea, China, India, Australia y Nueva Zelanda.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Relaciones con IFI (FMI, BM, bancos regionales y otras)

Malasia forma parte de los miembros del Banco Mundial, aunque la financiación que recibe actualmente es mínima dado el nivel de riqueza del que goza. Hace tiempo que ha dejado de recibir préstamos y el nivel de asistencia técnica requerida es mínimo. Desde el año 2000 Malasia no cuenta con nuevos proyectos financiados por el Banco y ya se ha estrenado como país prestatario. 

Asimismo, Malasia es miembro del Fondo Monetario Internacional. Desde 1998 ha mantenido con la institución una postura oficial crítica desde el punto de vista de la rigidez en las recetas de este organismo con respecto a la gestión de la crisis financiera asiática.

Malasia es también miembro del Banco Asiático de Desarrollo aunque no hay propuestas de proyectos a desarrollar en Malasia ya que es un país que registra un crecimiento económico y un nivel de reducción de pobreza muy superior al de otros países miembros.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Relaciones con la Organización Mundial de Comercio

Como miembro de la OMC y como país comprometido en favor de la libertad comercial que es Malasia, presta gran apoyo y otorga gran importancia a las sucesivas rondas de negociaciones en el seno de la organización. Malasia mantiene una posición favorable a profundizar en la implementación de los acuerdos adoptados en la Ronda de Uruguay frente a la postura de los países favorables a iniciar una nueva ronda de negociaciones. Por otro lado, en concordancia con los países en desarrollo, Malasia ha defendido la revisión de las disposiciones contenidas en los acuerdos TRIPS de propiedad intelectual, TRIMS de inversiones, así como en el de Valoración en Aduana.

En noviembre de 2011 se lanzó el Programa de Doha para el Desarrollo en la cumbre ministerial de la OMC celebrada en Qatar, apoyado y valorado positivamente por el Gobierno malasio. A pesar de todo, Malasia sigue insistiendo en la necesidad de una puesta en práctica leal de las medidas abordadas en Doha, en concreto para los países en desarrollo, bajo condiciones y procedimientos que disminuyan la incertidumbre y el margen para la interpretación unilateral de los acuerdos. 

Las principales críticas recibidas por Malasia proceden principalmente de los elevados aranceles de algunos productos finales de consumo (automóviles y cerámica), en algunas barreras no arancelarias como la certificación Halal, otras certificaciones y licencias; en la escasa apertura al exterior de su sector servicios y en su poco transparente régimen de compras públicas a favor de las empresas bumiputra.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Marco institucional de la Política Comercial con la Unión Europea

Las prioridades de la política comercial de Malasia son Asia y Pacífico, EEUU y Medio Oriente. La mayoría de los europeos quedamos en segundo plano y Malasia tiene interés en la UE principalmente como origen de inversiones más que como socio comercial.

Malasia participa activamente tanto en el foro de ASEAN como en la APEC, con sus intereses comerciales orientados hacia este ámbito geográfico. Así, a nivel regional destaca la firma en febrero de 2016 por parte de Malasia junto a otros 11 países el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), que tras el abandono por parte de EEUU del acuerdo entró en vigor el 30 de diciembre de 2018 firmado por los restantes 11 países, cambiando su denominación a Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico (CPTPP: Comprehensive and Progressive Agreement for Trans-Pacific Partnership). Busca rebajar las barreras comerciales, establecer un marco común de propiedad intelectual, reforzar los estándares de derecho del trabajo y derecho ambiental, y establecer un mecanismo de arbitraje de diferencias inversor-Estado.

Por otra parte, Malasia ha indicado su disposición a continuar la negociación y cerrar el acuerdo "Regional Comprehensive Economic Partnership" en el que participan 15 países de Asia-Pacífico (ASEAN más China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda) con la notoria ausencia de India. En este acuerdo participa China, a diferencia del CPTTP, por lo que si en 2020 se firma finalmente un acuerdo, será una muestra clara de la mayor influencia de China en la zona.

La UE y los cinco miembros originales de la ASEAN (Filipinas, Indonesia, Malasia, Singapur y Tailandia) firmaron un Acuerdo de Cooperación en 1980. Este Acuerdo abarca ámbitos comerciales y económicos, comprometiéndose sus signatarios a eliminar los obstáculos a sus intercambios, en particular los obstáculos no arancelarios. Las negociaciones de un Acuerdo de Libre Comercio (ALC) entre la UE y ASEAN dieron comienzo en 2007, paralizándose en 2009. La UE propuso entonces, sin abandonar el enfoque regional, adoptar un enfoque bilateral con los países miembros de ASEAN que lo desearan. Los primeros países en iniciar ese camino fueron Singapur (marzo de 2010), Malasia (octubre de 2010), Vietnam (mayo de 2012), Tailandia (marzo de 2013), y Filipinas (octubre de 2015).

En septiembre de 2010 se aprobó el comienzo de las negociaciones para un Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Malasia. En los dos años siguientes se celebraron siete rondas de negociaciones hasta quedar estacado en abril de 2012. Por otro lado, en octubre de 2010 en paralelo a las negociaciones del ALC, se iniciaron negociaciones para un Acuerdo de Asociación y Cooperación (PCA) UE- Malasia, siendo este rubricado por ambas partes el 6 de abril de 2016.

Las Negociaciones para un Acuerdo de Libre Comercio (ALC)

Las negociaciones entre la UE y Malasia para la firma de un ALC se encuentran estancadas con pocas posibilidades de avance en un futuro próximo. El conflicto en relación con lo que se percibe por parte de Malasia como una posición europea en contra del aceite de palma es el argumento más habitualmente utilizado en contra de los avances en dicho acuerdo. Al margen de dicho conflicto, lo cierto es que Malasia se encuentra más volcada hacia la política interna, sin grandes intereses en alcanzar un acuerdo de libre cambio con la UE. En general, Malasia atribuye a la UE más prioridad como inversor que como socio comercial. Solamente ante el riesgo de quedar destacada como el único país de la zona sin acuerdo bilateral con la UE se reactivaron negociaciones con la EFTA. Malasia prefiere algún acuerdo arancelario centrado en manufacturas y no entrar en cuestiones como servicios o compras públicas, donde es un país altamente proteccionista con un uso extensivo del trato discriminatorio, no solo frente a los extranjeros, sino también en relación con los no pertenecientes a la etnia malaya.

En la negociación, los principales intereses de España se centraban en el comercio de bienes (desarme arancelario para productos industriales y agrícolas), compras públicas, aspectos SPS, Indicaciones Geográficas y varias áreas relativas al comercio de servicios. Las negociaciones quedaron en su momento estancadas al abordar las cuestiones más complicadas: automóviles, el aceite de palma, las maderas tropicales, las bebidas alcohólicas, las compras públicas, las normas sanitarias y fitosanitarias, como los requisitos Halal y restricciones a la carne de cerdo, las reglas de origen, el desarrollo sostenible y los servicios para los que Malasia ofrece una liberalización bastante reducida y plagada de excepciones.

El conflicto en torno al aceite de palma

En marzo de 2019, la Comisión aprobó el acto delegado sobre criterios de sostenibilidad para biocombustibles, en el cual el aceite de palma se contempla como el único cultivo con alto riesgo ILUC (indirect land usage change), recibiendo por tanto un tratamiento más riguroso que el resto de biocombustibles de primera generación, produciéndose un phase-out de 2023 a 2030.

En la práctica, dicho acto delegado permite a los EEMM usar e importar combustibles incluidos en la categoría de alto riesgo ILUC, pero no permite incluir estos volúmenes en el cómputo de objetivos en materia de energías renovables (lo cual disminuye los incentivos económicos a la importación de aceite de palma de Malasia).

Por la condición de Malasia como segundo mayor productor y exportador mundial de aceite de palma, la reacción de las autoridades malasias a lo largo de la tramitación de la REDII por parte de las instituciones comunitarias ha sido airada y entendida como un auténtico casus belli que amenaza seriamente las relaciones económicas y comerciales de Malasia con la UE.

En marzo de 2019, el Gobierno de Malasia hizo llegar una carta del entonces Primer Ministro Mahathir al Presidente del Gobierno y a otros líderes europeos. Dichas cartas, con texto idéntico y escritas en lenguaje contundente, presentaban el acto delegado como una muestra de proteccionismo comunitario y de discriminación en contra del aceite de palma. Las cartas amenazaban con consecuencias negativas para las relaciones comerciales con la UE en conjunto y con los EEMM individuales en particular si el acto delegado entra en vigor bajo los términos publicados.

Si bien las principales amenazas no se han materializado, el conflicto sigue presente e irradia sobre todas las relaciones entre Malasia y la UE. 

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Cuadro de Exportaciones de bienes a la Unión Europea

INTERCAMBIOS COMERCIALES CON LA U.E.

2016

2017

2018

2019

(Datos en MUSD)

Valor

Valor

Valor

% Var

Valor

% Var

Clientes

1. Alemania

5.374

6.202

6.989

12,7

6.268

-10,3

2. Países Bajos

5.286

6.255

6.394

2,2

6.111

-4,4

3. Reino Unido

2.106

2.245

2.141

-4,6

2.195

2,5

4. Francia

1.385

1.355

1.559

15

1.498

-3,9

5. Italia

965

1.063

1.439

35,3

1.218

-15,4

6. España

562

625

976

56,3

1.096

12,3

7. Bélgica

1.010

1.130

1.151

1,8

1.090

-12,8

8. Irlanda

136

158

295

86,9

302

2,3

9. Suecia 

353

361

325

-9,8

293

-10

10. Dinamarca

134

146

184

26

198

7,6

11. Finlandia

102

123

146

18,6

149

2,2

12. Portugal

66

91

114

25,4

124

8,9

13. Grecia

127

98

93

-4,8

116

24,8

14. Austria

111

104

125

20,2

109

-12,8

15. Luxemburgo

9,6

20

23

11,7

26

14,1

Resto UE-28

1.513

2.177

2.487

14,3

2.324

-6,6

Export. a EU-28

19.245

22.158

24.446

10,3

23.122

-5,4

Export. TOTAL

189.708

217.402

248.712

14,4

238.113

-4,3

Proveedores

1. Alemania

5.733

6.110

6.537

7

6.456

-1,2

2. Francia

2.286

2.959

4.120

39,2

2.621

-36,4

3. Reino Unido

1.579

1.564

1.727

10,5

1.774

2,7

4. Países Bajos

1.694

1.825

1.678

-8,1

1.373

-18,1

5. Italia

1.388

1.678

1.657

-1,2

1.702

2,7

6. Irlanda

585

835

1.150

37,7

980

-14,8

7. España

506

589

738

25,3

668

-9,5

8. Bélgica

630

628

723

15,1

807

11,6

9. Austria

530

543

701

29,1

549

-21,6

10. Suecia

469

485

450

-7,2

533

18,5

11. República Checa

199

224

243

8,9

235

-3,3

12. Dinamarca

190

195

232

18,7

240

3,4

13. Finlandia

153

173

199

14,8

183

-7,7

14. Polonia

183

152

195

28

275

40,9

15. Hungría

142

172

177

3,1

156

-12,1

Resto UE-28

404

376

480

27,5

479

-0,2

Import. de EU-28

16.679

18.515

21.015

13,5

19.040

-9,4

Import. TOTAL

168.459

194.496

218.036

12,1

204.966

-6

Notas: Tipo de cambio: 2016 1USD=4,14MYR; 2017 1USD=4,30MYR; 2018 1USD=4,0353MYR; 2019: 1USD=4,1425MYR

Fuente: Malaysia External Trade Statistics. Última actualización 10/07/2020

 

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Relaciones con otros organismos y asociaciones regionales

Malasia es uno de los seis países que fundó en 1967 la ASEAN, Asociación de Naciones del Sudeste Asiático. Está formada por 10 países: Birmania (Myanmar), Tailandia, Laos, Camboya, Vietnam, Malasia, Singapur, Brunéi, Indonesia y Filipinas. Malasia realiza casi una cuarta parte de su comercio exterior con estos países que suman 560 millones de personas y un PIB total similar al de España. El proceso de integración de la asociación encuentra dificultad dado el diferente grado de desarrollo y libertad política y económica de cada país.

La "Visión ASEAN 2020" se basa en tres pilares: uno económico, otro político y otro cultural y social. Es aquí donde se expresa el futuro a medio plazo que tiene como objetivo crear una comunidad económica para 2015 que se asiente sobre el comercio de mercancías y de servicios, y sobre la inversión. Para conseguir esto, se han negociado acuerdos como el AFTA (ASEAN Free Trade Agreement), el AFAS (ASEAN Framework Agreement on Services) y el AIA (ASEAN Investment Area).

A pesar de compartir los principios de "libre comercio" y "comunidad" con la Unión Europea, la ASEAN está lejos de un proceso de integración similar, ya que no se están construyendo ninguna unión aduanera. Cada país seguirá teniendo una política comercial autónoma propia,  imponiendo las barreras hacia países no ASEAN que estime oportunas dentro de la legalidad internacional. En 2015, Malasia ostentó la presidencia de la Asociación. Durante la cumbre que tuvo lugar en Kuala Lumpur, en noviembre de 2015, se produjo un hito en el camino de ASEAN hacia la integración económica: se puso en marcha la ASEAN Economic Community, que tiene por intención establecer un mercado único en términos de bienes, servicios, capitales y empleo.

En el AFTA tampoco se ha creado un área de libre comercio dada la todavía existencia de barreras arancelarias dentro de la propia ASEAN. Dichas barreras son más bajas en ASEAN 6 (Brunéi, Filipinas, Indonesia, Malasia, Tailandia y Singapur) que en ASEAN 4 (Birmania, Laos, Camboya y Vietnam). En 2010  se han eliminado aranceles de los productos no sensibles pero subsisten algunas excepciones importantes. Para el AFTA las barreras arancelarias persistirán incluso hasta 2015 aunque se hacen esfuerzos teóricos para su reducción. Estas medidas y el propio AFTA configuran la llamada AFTA Plus.

El Asia-Pacific Economic Cooperation (APEC) es otro de los foros en los que Malasia participa activamente. Lo componen 21 países de la región Asia-Pacífico. Malasia mantiene una posición claramente defensora de los intereses asiáticos en la Organización, donde el peso de países como EEUU y Canadá es importante. Malasia es el país anfitrión de la APEC en 2020, con numerosas reuniones a lo largo del año que culminarán en la cumbre de noviembre. 

A nivel regional destaca asimismo la firma en febrero de 2016 por parte de Malasia junto a otros 11 países el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP), con el objetivo de expandir mercados bajar los aranceles y promover el libre mercado. Tras abandonar EEUU el acuerdo en enero de 2017, este entró en vigor el 30 de diciembre de 2018 firmado por los restantes 11 países, cambiando su denominación a Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico (CPTPP: Comprehensive and Progressive Agreement for Trans-Pacific Partnership). Busca rebajar las barreras comerciales, establecer un marco común de propiedad intelectual, reforzar los estándares de derecho del trabajo y derecho ambiental, y establecer un mecanismo de arbitraje de diferencias inversor-Estado.

Por otra parte, Malasia ha indicado su disposición a continuar la negociación y cerrar el acuerdo "Regional Comprehensive Economic Partnership" en el que participan 15 países de Asia-Pacífico (ASEAN más China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda) con la notoria ausencia de India. En este acuerdo participa China, a diferencia del CPTTP, por lo que si en 2020 se firma finalmente un acuerdo, será una muestra clara de la mayor influencia de China en la zona. 

xpand markets, reduce tariffs and promote freer trade. - See more at: http://www.themalaymailonline.com/malaysia/article/malaysia-finally-signs-ambitious-trans-pacific-partnership-agreement#sthash.GQ1y4STP.dpuf
xpand markets, reduce tariffs and promote freer trade. - See more at: http://www.themalaymailonline.com/malaysia/article/malaysia-finally-signs-ambitious-trans-pacific-partnership-agreement#sthash.GQ1y4STP.dpuf

 

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Acuerdos económicos bilaterales con terceros países

Malasia mantiene una política comercial muy activa con muchas negociaciones con una larga lista de países. Sus posiciones saben combinar la apertura en los sectores en los que no tienen intereses defensivos con posiciones proteccionistas poco disimuladas en las áreas de interés. En unos casos reivindica con los argumentos típicos del país emergente mientras que en otros tiene actitudes más propias de país avanzado. Las prioridades parecen estar muy centradas en Asia y el Pacífico (incluso EE. UU.) y también se dirigen hacia el Medio Oriente.

Actualmente, Malasia tiene en vigor acuerdos comerciales con 61 países, APPRIs con 64 países, convenios de doble imposición con 70 y acuerdos marco de cooperación con 77. En los últimos años, parece seguir el camino de los ALC con sus principales socios comerciales; ha firmado e implementado siete ALC bilaterales con Japón, Pakistán, India, Nueva Zelanda, Chile, Australia y Turquía. A su vez, dentro del marco de la ASEAN, Malasia cuenta con seis ALC regionales con China, Japón, Australia, Corea, Nueva Zelanda e India.


 Las Negociaciones para un Acuerdo de Libre Comercio (ALC)

Las negociaciones entre la UE y Malasia para la firma de un ALC se encuentran estancadas con pocas posibilidades de avance en un futuro próximo. El conflicto en relación  con lo que se percibe por parte de Malasia como una posición europea en contra del aceite de palma son el argumento más habitualmente utilizado en contra de los avances en dicho acuerdo. Al margen de dicho conflicto, que se analiza posteriormente en el punto 2.9., lo cierto es que Malasia se encuentra más volcada hacia la política interna, sin grandes intereses en alcanzar un acuerdo de libre cambio con la UE. En general, Malasia atribuye a la UE más prioridad como inversor que como socio comercial, y espera conseguir más concesiones en sus intereses defensivos que en los ofensivos.

Los principales intereses de España en la negociación se centran en el comercio de bienes (desarme arancelario para productos industriales y agrícolas), compras públicas, aspectos SPS, Indicaciones Geográficas y varias áreas relativas al comercio de servicios. Aunque otros países tengan mayores intereses ofensivos en estas negociaciones, España las ha apoyado desde el principio por las oportunidades y expectativas que ofrece el mercado y el precedente que supone para otros países de la región.

El objetivo inicialmente declarado por ambas partes se situaba en 2012, pero han estado estancadas todo 2013. Es evidente que las conversaciones se van a extender hasta fines de 2014 e incluso más allá. Si antes el equipo negociador malasio estaba dominado por la frustración ante lo que consideran posición muy ambiciosa e inflexible de la U.E., en 2013 el problema fue que Malasia adolecía de "falta de mandato" en un momento en el que las negociaciones habían llegado a su parte más difícil ("líneas rojas"). Para superarlas, Malasia y la Comisión deberían empezar a tomar decisiones políticas, algo que no fue posible debido a las elecciones.

Las negociaciones quedaron estancadas al abordar las cuestiones más complicadas: automóviles, el aceite de palma, las maderas tropicales, las bebidas alcohólicas, las compras públicas, las normas sanitarias y fitosanitarias, como los requisitos Halal y restricciones a la carne de cerdo, las reglas de origen, el desarrollo sostenible y los servicios para los que Malasia ofrece una liberalización bastante reducida y plagada de excepciones.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Cuadro de organizaciones internacionales económicas y comerciales de la que el país es miembro

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES ECONÓMICAS Y COMERCIALES DE LA QUE EL PAÍS ES MIEMBRO

Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).
Foro de Cooperación Económica del Asia-Pacífico (APEC).
East Asian Economic Caucus (EAEC).
Naciones Unidas y sus agencias especiales.
Asia-Europe Meeting (ASEM)
Banco Mundial.
Banco Asiático de Desarrollo.
Fondo Monetario Internacional.
Organización Mundial de Comercio (OMC).
Agencia Internacional de Energía Atómica.
Acuerdo de Defensa de Cinco Naciones (Australia, Malasia, Nueva Zelanda, Reino Unido y Singapur).
Commonwealth.
Movimiento de Países no Alineados.
Organización de la Conferencia Islámica (OIC)
Foro de Cooperación Latinoamérica y el Este Asiático (FEALAC)
INTELSAT.
Convención de Berna sobre Derechos de Autor desde 1/10/1990.
Convención de París sobre Patentes desde 1/1/1989.
Organización Internacional de Maderas Tropicales (ITTO).
Varias asociaciones de productores de productos básicos (estaño, cacao, pimienta...)
Asian Cooperation Dialogue (ACD)
Asian African Legal Consultative Organization (AALCO)
Grupo de los 15 (G-15)

Fuente: Ofecome Kuala Lumpur, Malasia.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex