Relaciones económicas internacionales

Resumen de las relaciones económicas internacionales

Estados Unidos está presente en prácticamente todas las organizaciones internacionales de carácter multilateral. En sus relaciones comerciales con otros países EE.UU. ha venido defendiendo hasta ahora la liberalización del comercio mundial, compatibilizando este objetivo con prioridades de orden interno de carácter proteccionista. Esta tendencia proteccionista se ha visto intensificada con la Administración Trump.

Estados Unidos es miembro fundador de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y ha suscrito diversos acuerdos comerciales de carácter multilateral, regional o bilateral con un gran número de países.

Se puede obtener información actualizada de las relaciones internacionales de EE.UU. en las siguientes páginas web del US Trade Representative y del Departamento de Estado:

Office of the United States Trade Representative (USTR): http://ustr.gov/trade-agreements

Bureau of International Organization Affairs - IO (oficina encargada de las relaciones con la ONU y demás organismos internacionales): http://www.state.gov/bureaus-offices/under-secretary-for-political-affairs/bureau-of-international-organization-affairs/ 

Bureau of Budget and Planning (es la oficina presupuestaria del departamento, que también distribuye los fondos destinados a los distintos organismos internacionales): http://www.state.gov/bureaus-offices/under-secretary-for-management/bureau-of-budget-and-planning/

African Growth and Opportunity Act:http://agoa.info/

En el área de cooperación económica y ayuda al desarrollo, Estados Unidos cuenta con las siguientes instituciones:

USAID

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) es la entidad federal independiente responsable de planificar y administrar la asistencia económica y humanitaria exterior de Estados Unidos en todo el mundo.

Tiene un presupuesto algo inferior a la mitad del 1 por ciento del presupuesto federal y se organiza con el doble propósito de apoyar los intereses de la política exterior americana, expandiendo la democracia y el libre mercado y, al mismo tiempo, contribuir al desarrollo de otros países.

Millennium Challenge Corporation

La Millennium Challenge Corporation (MCC) es una entidad de la Administración federal de los Estados Unidos, creada en enero de 2004 bajo la Presidencia de George W. Bush, con objeto de ayudar a la mayoría de los países más pobres del mundo.

La MCC es formalmente independiente del Departamento de Estado y de USAID, pero en su Junta se sientan el Secretario de Estado y el primer directivo de USAID, entre otros altos funcionarios. Recibe anualmente fondos por parte del Congreso.

Para que un país resulte seleccionado para recibir asistencia del MCC ha de demostrar que cuenta con un sistema de gobierno nacional justo y democrático, que invierte en las necesidades de sus ciudadanos y que respeta el sistema de libertad económica, en función de diecisiete indicadores.

El axioma fundamental en que se basa la Iniciativa MCC es considerar que la ayuda es más efectiva cuanto más se refuercen las instituciones públicas de los países receptores, se respete la libre económica y se favorezca un buen clima para los negocios. La misión última del MCC es reducir la pobreza global a través del crecimiento económico sostenido.  

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Relaciones con IFI (FMI, BM, bancos regionales y otras)

Estados Unidos es miembro fundador de las principales Instituciones Financieras Internacionales, tanto las pertenecientes al sistema de Naciones Unidas, como el Fondo Monetario Internacional y el Grupo Banco Mundial, como de los principales bancos regionales de desarrollo: el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Asiático de Desarrollo (BAsD), el Banco Africano de Desarrollo (BAsD) y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD). Sin embargo, no es miembro del reciente Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (AIIB).

EE. UU. ha sido el principal accionista de las instituciones de Bretton Woods y también entusiasta promotor del libre comercio durante décadas. Aunque la reticencia ante las instituciones multilaterales en el Congreso no es nada nuevo, la disposición de EE. UU.  a aportar recursos y a liderar la acción de las IFIs ha sido menor durante la anterior administración presidencial, tal como ha quedado patente durante la última negociación de la ampliación de capital en el Banco Mundial, donde EE. UU. decidió no participar en la ampliación de la Corporación Financiera Internacional.

Presencia de EE. UU.  en el Fondo Monetario Internacional (FMI)

El gobernador por Estados Unidos en el FMI es la Secretaria del Tesoro, y su Alterno es el Presidente de la Reserva Federal. La cuota de participación americana es la más alta de todos los miembros (82.994,2 millones de DEG) con un 17,46% sobre el total; y  el 16,52% de los votos. Ese porcentaje otorga a Estados Unidos de facto un poder de veto sobre las decisiones importantes, que requieren el 85 % de mayoría.

Presencia de EE. UU.  en el Banco Mundial (BM)

Estados Unidos es miembro de las cinco instituciones que componen el Grupo del Banco Mundial, siendo el país con mayor porcentaje de votos y acciones en cada una de ellas: 

Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, BIRF: (15,83 % de los votos totales). Asociación Internacional de Fomento, AIF: 10,19% de los votos totales.

Corporación Financiera Internacional, CFI: 20,99% de los votos totales Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones, MIGA: 15,03% de los votos totales. La mayoría necesaria del 85% otorga a Estados Unidos un derecho de veto en la mayoría de estas instituciones.

El Centro Internacional de Solución de Diferencias Relativas a Inversiones, CIADI no cuenta con votos ni suscripciones. Los países miembros están representados a través de la Junta de Gobernadores y el Directorio Ejecutivo. Estos órganos toman todas las decisiones importantes de las organizaciones.

El puesto de Gobernador por Estados Unidos en el Banco Mundial lo ocupa el actual Secretario del Tesoro, responsable en su cargo de la gestión de los intereses del país en la Institución, en contacto con otros gobernadores así como con el propio presidente de la Institución.

Estados Unidos cuenta con uno de los cinco Directores Ejecutivos con silla uninacional junto a los otros cuatro países con mayor número de acciones (Japón, Alemania, Francia y el Reino Unido). Por tradición, Estados Unidos selecciona a alguien nacional estadounidense como presidente del Grupo Banco Mundial. Desde 2019 el presidente es David. R. Malpass.

Estados Unidos participa en treinta y seis fondos fiduciarios en el Banco Mundial, en los que están implicados otros departamentos: Departamento de Estado, Departamento de Agricultura (USDA), Departamento de Energía, Departamento del Tesoro y la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID).

Relaciones bilaterales de Estados Unidos con el Banco Mundial

Con su porcentaje de voto y contribuciones anuales de más de mil millones de dólares, Estados Unidos ejerce una posición de liderazgo en la dirección de las políticas y préstamos del Banco.

Presencia de EE. UU.  en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

Actualmente EE. UU.  ostenta 4.253.799 participaciones y un 30,006% del total de los votos. Traducido en valor de las aportaciones, del total de 170.940 millones de dólares estadounidenses de capital ordinario, 51.313,8 millones corresponden a EE. UU.  y del total de 10.242 millones de dólares estadounidenses del fondo para operaciones especiales, 5.076,4 millones corresponden a EE. UU. , siendo el país con la mayor aportación en ambos casos.

La máxima autoridad del BID es la Asamblea de Gobernadores. Cada país miembro designa a un gobernador, cuyo poder de votación es directamente proporcional al capital que el país suscribe a la institución. Los representantes de Estados Unidos en la Asamblea de Gobernadores son la Secretaria del Tesoro (en calidad de Gobernador) y la Subsecretaria para el Crecimiento, Energía y Medio Ambiente, del Departamento de Estado (con el cargo de Gobernador suplente).

El directorio ejecutivo supervisa diariamente las operaciones del Banco. Canadá y Estados Unidos son los únicos países que no comparten su representación en el directorio con otros países.

El Grupo BID está formado por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID Invest y el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin). BID Invest se ha convertido en la institución central que canaliza la actividad del Grupo BID en proyectos privados, mientras que el Fomin va a seguir actuando como laboratorio de innovación para el desarrollo del sector privado a través de asistencias técnicas financiadas con donaciones y aportaciones de capital.

Estados Unidos es miembro de BID Invest, donde ostenta el 14,07% del poder de voto (19.915 votos). 

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Relaciones con la Organización Mundial de Comercio

EE. UU.  ha sido tradicionalmente un defensor de la liberalización del comercio mundial y, con algunas reticencias, del multilateralismo, siendo miembro fundador del GATT (1947) y de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 1995. El objetivo de promoción del libre comercio mediante normas multilaterales se ha procurado no obstante compatibilizar con prioridades de orden nacional con tintes proteccionistas.

Estados Unidos impulsó activamente el lanzamiento en Doha en 2001 de la Ronda Doha, centrando su interés en la liberalización del comercio agrícola de bienes y servicios, pero mostrándose poco dispuesto a recortar seriamente sus propios instrumentos de protección. También ha sido un actor clave en las negociaciones de acuerdos sectoriales plurilaterales, como el de tecnologías de la información –ITA- o el acuerdo TISA cuyo objetivo es lograr una mayor liberalización del comercio de servicios.

 No obstante, el fracaso de la Ronda Doha y la falta de avances significativos en el ámbito de las negociaciones multi o plurilaterales, junto con un resurgimiento de ciertos tipos de prácticas desleales de algunos miembros relevantes de la OMC, generó enormes reticencias en EE. UU.  tanto en relación con la propia estructura y trabajos de esta organización como de las reglas que esta propugna. Este cambio de actitud viene produciéndose desde hace ya tiempo, de forma marcada desde la Administración Obama y más radical durante la Administración Trump respecto al compromiso con la OMC, planteándose, incluso por parte de algunos congresistas su posible salida. EE. UU. considera que es fundamental una reforma de la OMC, empezando por un diseño más adecuado del Sistema de Solución de Disputas y, en particular del Órgano de Apelación, siendo necesario también reformular la consideración del concepto de países en desarrollo y reforzar las reglas y disciplinas internacionales para abordar de manera efectiva ciertas prácticas distorsionadoras (transferencia forzosa de tecnología, no respeto de los derechos de propiedad intelectual, subvenciones, etc.). El bloqueo de Estados Unidos en la renovación del Órgano de Solución de Diferencias. También se bloqueó hasta 2021 la elección de la nueva Directora General del organismo, que solo se resolvió tras la llegada de la administración Biden. No obstante, durante el primer año, la nueva Administración, EE. UU. ha mostrado escaso interés en este organismo. Por 51º vez ha vuelto a bloquear la solicitud de renovación del órgano de apelación y, por otro, no ha sido hasta marzo de 2022 cuando EE. UU. ha nombrado a su Alto Representante ante la OMC.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Marco institucional de la Política Comercial con la Unión Europea

El acuerdo de comercio e inversiones (TTIP), negociado entre 2013-16, quedó paralizado por la administración Trump. El proteccionismo de la anterior Administración tuvo su punto álgido en 2018 con la imposición de medidas por motivos de seguridad nacional al acero y aluminio, generando una inusual tensión comercial. En julio de 2018 EE. UU. y la UE firmaron una declaración conjunta abogando por reforzar las relaciones transatlánticas y acordando la creación de un grupo de trabajo negociador, para facilitar el comercio en productos industriales y servicios, mejorar las condiciones para la inversión y cooperar en áreas como la energía o la reforma de la OMC. A pesar del compromiso y los esfuerzos por parte de la UE, las negociaciones no dieron fruto, un mini-paquete arancelario en 2020 en el que la UE acordó eliminar los aranceles NMF al bogavante, y EE. UU., reducir a la mitad los de preparados de moluscos y crustáceos, preparaciones no refractarias, pólvora, artículos de vidrio, encendedores y sus partes. La UE reformuló su estrategia con EE. UU., apostando por una mayor cooperación para abordar retos globales, y que quedó plasmada en la Declaración Conjunta "una nueva agenda UE-EE. UU. para el cambio global", aprobada en diciembre de 2020, sobre 4 ejes fundamentales: Crisis sanitaria; Cambio Climático y Economía verde; Transformación digital; Administración global (en los que se engloban la reforma de la OMC, China y otros asuntos de interés común).

Con la llegada de la Administración Biden en 2021, se ha dado un giro en cuanto a las relaciones con las economías afines. La actual administración está siendo receptiva a encontrar soluciones negociadas y se ha decantado a favor del multilateralismo y la cooperación con socios estratégicos como la UE, lo que ha generado expectativas para dinamizar y reforzar las relaciones transatlánticas. La cumbre bilateral UE-EE. UU. de junio de 2021 fue prueba de la nueva dinámica, con avances en varios temas de especial relevancia. Así, se acordó suspender durante un plazo de 5 años la aplicación de aranceles por el conflicto Airbus-Boeing desde 2004, el más largo de la historia de la OMC, y crear un grupo de trabajo para establecer disciplinas en las subvenciones al sector aeronáutico. La creación del Consejo de Comercio y Tecnología y el arreglo sobre imposición internacional a las empresas transnacionales en el seno de la OCDE que ponía fin a la disputa conocida como ‘tasa digital’, son muestras de esta mayor cooperación.

Como se ha comentado, en la cumbre UE-EE. UU. de 15 de junio de 2021, se decidió la creación del Consejo de Comercio y Tecnología (TTC por sus siglas en inglés) como foro de cooperación y de diálogo continuo sobre buenas prácticas en aspectos claves del comercio, la economía y la tecnología. Los objetivos son profundizar en la relación comercial y de inversiones; cooperación en políticas claves tecnológica, digital y de cadenas de suministro; cooperación en política reguladora; desarrollo de estándares compatibles; evitar nuevas barreras técnicas al comercio; promoción de la innovación y el liderazgo tecnológico e industrial de empresas de la UE y EE. UU. El TTC no es legalmente vinculante, y tiene como principio preservar la autonomía regulatoria (y estratégica) de ambas partes. A nivel político presiden el consejo los VP y comisarios de competencia (Vestager) y comercio (Dombrovskis), y los secretarios de Estado (Blinken), Comercio (Raimondo) y la USTR (Tai). A nivel técnico, se establecieron diez grupos de trabajo: Cooperación en estándares tecnológicos (incluyendo IA e IoT); Bienes, servicios, y tecnologías limpias; Seguridad de las cadenas de suministro; Seguridad y competitividad de las tecnologías de información y telecomunicaciones; Gobernanza de los datos y de las plataformas tecnológicas; Uso indebido de la tecnología y amenazas a la seguridad; Control de exportaciones de tecnologías de doble uso (bienes y software); Escrutinio de las inversiones; Acceso y uso de las tecnologías digitales para las pymes y Desafíos del comercio mundial. La primera reunión de alto nivel de Pittsburg, el 29 de septiembre, produjo una declaración y avances en algunos de los grupos de trabajo. La coordinación a nivel técnico en la comisión recae en DGTRADE y DGCONNECT. El COREPER y el CPC son los órganos coordinadores con los EEMM. La visión de la comisión para el TTC es hacia la obtención de resultados concretos y a corto plazo, dejando los temas más complejos para después (en 2024 finalizan los mandatos de la actual Comisión y Administración EE. UU.). La segunda cumbre del TTC tuvo lugar los días 15 y 16 de Mayo de 2022 en Saclay (Francia), con una valoración por ambas partes muy positiva. En esta reunión se han identificado temas prioritarios en los que se hace necesario una colaboración y búsqueda de soluciones comunes, como por ejemplo en lo referente la transparencia de las cadenas de suministro, subsidios e I&D.  El TTC está demostrando ser una plataforma que favorece un diálogo más ágil y eficaz entre ambas partes; lo cual ha tenido sus efectos positivos en otras áreas como, por ejemplo, las respuestas conjuntas por parte de la UE y EE. UU. a las acciones de Rusia en el conflicto con Ucrania.

Respecto al desarrollo de posibles negociaciones comerciales con otros socios, de momento la Administración no muestra prisa. Las negociaciones en curso con Reino Unido y Kenia van despacio, y se han centrado únicamente en mantener diálogos sobre posibles futuras alianzas, como por ejemplo con Reino Unido en cuanto al inicio de un Diálogo sobre el futuro del Comercio Atlántico. En relación con el área de Asia y del Pacífico y, con intención de recuperar su histórico liderazgo en esta zona tras la salida de EE. UU. del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, Trans-Pacific Partnership Agreement (CPTPP) durante la Administración Trump, el presidente Biden anunció el 23 mayo de 2022 el lanzamiento de su nueva estrategia comercial, Indo-Pacific Economic Framework (IPEF). Su objetivo principal es reaccionar, junto con una docena de países, a la amenaza que representa la influencia de China en la región y a sus prácticas comerciales desleales. Mediante esta estrategia, EE. UU. aspira a que se establezcan nuevas reglas para la economía del siglo XXI que permitan promover un crecimiento económico más rápido y justo, así como sostenible, equitativo e inclusivo. Por ello, EE. UU. quiere contribuir a que esta área sea libre y abierta, estable, conectada, próspera, segura y resiliente. Como novedad, el IPEF no circunscribe un acuerdo tradicional de acceso a mercados, como es la reducción de aranceles. No obstante, la Administración espera que las negociaciones den como resultado una serie de acuerdos, cuya naturaleza exacta se verá a medida que avancen las negociaciones. Por el momento, se centrarán en áreas como el comercio digital, las cadenas de suministro, la energía limpia y los esfuerzos anticorrupción.

Hasta la fecha, los países que se han unido al IPEF han sido los siguientes: Australia, Brunei Darussalam, Corea del Sur, Filipinas, India, Indonesia, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur, Tailandia y Vietnam; aunque se espera que participen más próximamente, como por ejemplo Fiji que anunció su inclusión el 30 de mayo de 2022. Queda en cuestión la inclusión de Taiwán, ya que a pesar de que más de cincuenta senadores de ambos partidos políticos, demócratas y republicanos, quieran incluirlo y de que el país haya mostrado interés en unirse, este hecho podría complicar las relaciones con China.

Por último y, con relación a China, la política de EE. UU. sigue siendo de firmeza. De momento gran parte de los aranceles impuestos por Trump a raíz de la investigación 301 ligados al incumplimiento de los derechos de propiedad intelectual siguen en vigor e incluso, de cara a la finalización de su fase I (que cumple a los cuatro años de su establecimiento), la oficina de la USTR abrió, con fecha 5 de mayo, el plazo para recibir posibles peticiones por parte de la industria nacional, para solicitar la continuidad de estas. En cuanto a la cantidad de aranceles impuestos contra China, son muchas las voces dentro del Congreso requiriendo la eliminación de gran parte de ellos con el fin de reducir la inflación existente. En este sentido, la USTR Tai ha manifestado sus dudas sobre si la eliminación de estos aranceles tendría realmente repercusiones en la inflación. Por su parte, China aún no ha cumplido con la Fase I del acuerdo bilateral alcanzado por la Administración Trump y que concluyó a finales de 2021 y su postura neutra en la guerra de Ucrania está dificultando cualquier tipo de acercamiento. Así pues, la USTR Tai ha declarado su intención de centrarse en fortalecer su economía interna y desarrollar las herramientas comerciales necesarias (lo cual no significa la imposición de aranceles) con el fin de hacer frente a la política comercial de China. 

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Cuadro de Exportaciones de bienes a la Unión Europea

INTERCAMBIOS COMERCIALES CON LOS PAISES DE LA UE        
(Datos en M USD) 2018 2019 2020 2021 % var.
EXPORTACIONES A LA UE 320.490 338.142 231.520 272.575 17,7%
IMPORTACIONES DE LA UE 489.842 517.795 417.121 493.231 18,2%
Fuente: Bureau of Economic Analysis. Última actualización: marzo 2022

*La BEA dejó de contabilizar a Reino Unido como parte de la UE desde el 31 de enero de 2020.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Relaciones con otros organismos y asociaciones regionales

Estados Unidos ha suscrito acuerdos comerciales de carácter multilateral, regional o bilateral con un gran número de países. En lo que respecta a los acuerdos regionales, en la actualidad, EE. UU. tiene firmados y en vigor los siguientes acuerdos:

Grupo País Firmado
USMCA  Canadá y México 30/11/2018
CAFTA Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Rep. Dominicana. 02/08/2005
ATPA Perú, Colombia 12/04 - 22/11/2006

El Acuerdo regional NAFTA (North America Free Trade Agreement) entró en vigor en enero 1994. Canadá y México son los dos principales socios comerciales de EE. UU..

En mayo de 2017 la Administración americana notificó su intención de renegociar NAFTA por considerar que no había sido especialmente beneficioso para los EE. UU. . Se pudo alcanzar un acuerdo, en septiembre de 2018 con México, y en octubre de ese mismo año con Canadá. El nuevo texto, rebautizado como USMCA, fue firmado el 30 de noviembre de 2018, entrando en vigor el 1 de julio de 2020. La Administración Trump estima que el nuevo USMCA creará 600.000 empleos en EE. UU.  e incrementará la actividad económica en 235.000 M$. El tratado será revisado dentro de seis años y, en caso de respuesta positiva, tendrá una vigencia de 16, prorrogables en otros 16. Entre sus principales novedades  EE. UU. Obtiene un mayor acceso al mercado lácteo de Canadá; se incentiva una mayor producción nacional de automóviles y camiones en los propios países firmantes y para que un vehículo pueda disfrutar de aranceles cero, debe acreditarse que el 75% de sus componentes se han fabricado en Canadá, México o EE. UU. por otro lado, se aumentan las regulaciones laborales y medioambientales. México deberá cambiar sus leyes para facilitar la sindicación de sus trabajadores. También se incluyen novedades en lo que respecta a la protección de especies marinas, y medidas contra la contaminación y la sobrepesca.

El 28 de mayo de 2004 Estados Unidos firmó un Acuerdo regional de libre comercio con cinco estados de Centro América (Nicaragua, Guatemala, Honduras, El Salvador y Costa Rica). En agosto de ese mismo año se incorporó República Dominicana, pasando a denominarse dicho acuerdo como CAFTA-DR. . La entrada en vigor del acuerdo se produjo superando en Estados Unidos la oposición de ciertos congresistas y grupos de presión como los productores de azúcar y textil, estando operativo desde enero de 2009.

Aunque no se trate de un acuerdo regional preferencial propiamente dicho, es importante señalar que prácticamente todos los países del África sub-sahariana han quedado comprendidos en la iniciativa económica y comercial lanzada por EE. UU. en 2000, mediante la aprobación de la ley AGOA (African Growth and Opportunity Act), la cual comprende, entre otros instrumentos, concesiones arancelarias unilaterales por parte de EE. UU. Recientemente el USTR lanzó la propuesta a estos países de ir negociando acuerdos bilaterales de libre comercio.

Por otra parte, a lo largo de los últimos años EE. UU.  ha llevado a cabo negociaciones, de momento infructuosas, para conformar acuerdos comerciales con otras áreas o entidades comerciales. A este respecto se podrían mencionar las siguientes:

La más importante, el intento de negociar el Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP) entre 2013 y 2016 con la UE, tratándose de un acuerdo comprehensivo para la promoción del comercio e inversiones. Tras la victoria de Donald Trump en 2016, las negociaciones quedaron congeladas.

Las negociaciones para el Área de Libre Comercio de las Américas (Free Trade Agreement of the Americas, FTAA), que fueron prioritarias para la Administración Bush, quedaron prácticamente suspendidas tras la cumbre ministerial celebrada en Miami en noviembre de 2003, debido a las posiciones divergentes de Estados Unidos y Brasil (tras la llegada de Lula da Silva a la Presidencia). Tras varias rondas negociadoras sin un propósito claro, se optó por lanzar iniciativas regionales de cooperación económica en una serie de áreas, como la energía y otras.

Colombia, Perú y Ecuador iniciaron en mayo 2004 negociaciones con EE. UU. para llegar a un acuerdo de promoción del comercio andino (Andean Trade Promotion Agreement, ATPA). Al aparecer divergencias, Perú y Estados Unidos firmaron bilateralmente el Acuerdo de Libre Comercio Perú-EE. UU. (Trade Promotion Agreement, TPA), que entró en vigor en 2009. Este acuerdo sirvió como borrador en las negociaciones con Colombia que finalizaron en noviembre 2006, pero cuyo acuerdo no pudo entrar en vigor hasta mayo de 2012.

En febrero de 2016 EE. UU. y otros once países de la cuenca del Pacífico (Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Vietnam y Japón) firmaron el denominado Trans-Pacific Partnership (TPP) Agreement. Tras la llegada de Trump a la presidencia, EE. UU. decidió retirarse del Acuerdo, no habiéndose sido por tanto operativo en ningún momento en lo que respecta a este país.

 Recientemente, se ha anunciado la formación del Partenariado en Comercio EE. UU. – Japón, así el anuncio de la renovación de las relaciones trilaterales EE. UU. – Japón- UE.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Acuerdos económicos bilaterales con terceros países

En la actualidad, EE. UU. mantiene 14 Acuerdos de Libre Comercio en vigor con 20 países en total. Doce de los Acuerdos son bilaterlaes y principalmente con países pequeños:

  • ALC con Israel, firmado el 22 de abril de 1985 y con entrada en vigor desde septiembre de 1985.
  • ALC con Jordania, firmado el 24 de octubre de 2000 y vigente desde el 17 de diciembre de 2001.
  • ALCs con Chile, firmado el 6 de junio de 2003 y que entró en vigor el 1 de enero de 2004
  • ALC con Singapur, firmado el 6 de mayo de 2003 y vigente desde el 1 de enero de 2004.
  • ALC con Australia, firmado el 18 de mayo de 2004 y en vigor desde el 1 de enero de 2005 (más del 99% del comercio bilateral quedó libre de aranceles).
  • ALC con Marruecos, firmado el 15 de junio de 2004 y con entrada en vigor desde el 1 de enero de 2006.
  • ALC con Bahréin, en vigor desde el 11 de enero de 2006.
  • ALC con Omán, en vigor desde el 1 de enero de 2009.
  • ALC con Perú, firmado el 12 de abril de 2006 y en vigor desde el 1 de febrero de 2009
  • ALC con Corea del Sur, firmado el 30 de junio de 2007 y que entró en vigor el 25 de marzo 2012. Este acuerdo fue renegociado parcialmente en 2018.
  • ALC con Colombia, firmado el 22 de noviembre de 2006 y en vigor desde el 15 de mayo de 2012.
  • ALC con Panamá, en vigor desde el 31 de octubre 2012.
  • Junto a estos acuerdos, el principal acuerdo delibre comercio firmado por Estados Unidos incluye a sus vecinos norteamericanos y dos de sus principales socios comerciales, Canadá y México con quienes está en vigor el USMCA.
  • Aproximadamente una tercera parte del comercio internacional de mercancías del país se produce en el marco de un ALC.  EE. UU. y la UE intentaron negociar a partir de 2013 un ambicioso acuerdo de comercio e inversiones (TTIP), que quedó finalmente aparcado en 2016 por decisión estadounidense. Se ha celebrado un acuerdo de alcance muy parcial con Japón, referido a algunos aranceles y comercio digital, y continúan en negociaciones con el Reino Unidos por una parte, y Kenia.

Se puede obtener información actualizada de las relaciones comerciales de EE. UU. en las siguientes páginas web del US Trade Representative y del Departamento de Estado:

  • USTR: www.ustr.gov
  • Bureau of International Organization Affairs (oficina encargada de las relaciones con la ONU y demás organismos internacionales): www.state.gov/p/io/
  • Bureau of Resource Management (oficina que distribuye los fondos destinados a los distintos organismos internacionales): www.state.gov/s/d/rm/rls/ 

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Participación en OOII económicos y comerciales

Estados Unidos está presente en prácticamente todas las organizaciones internacionales de carácter internacional y multilateral.

Estados Unidos es además sede de un gran número de estas organizaciones, entre las que cabe destacar la de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización de Estados Americanos (OEA), cuyas sedes se encuentran en Washington DC.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Cuadro de organizaciones internacionales económicas y comerciales de la que el país es miembro

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES ECONÓMICAS Y COMERCIALES DE LAS QUE EL PAÍS ES MIEMBRO
Fondo Monetario Internacional (FMI)
Banco Mundial (BM)  
Banco Interamericano de Desarrollo (IDB)
Banco Africano de Desarrollo (BAfD)
Banco Asiático de Desarrollo (BAsD)
Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD)
Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE)
Organización Mundial del Comercio (OMC)
Conferencia de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC)
Agencia Internacional de la Energía (AIE)

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex