Información práctica

Formalidades de entrada y salida

Los ciudadanos de la Unión Europea (UE), la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA), Andorra, Brunei, Ciudad del Vaticano, Japón, Malasia, Mónaco, Nueva Zelanda, San Marino y Singapur no necesitan visado. Los ciudadanos de otro grupo de países entre los que se encuentran EEUU, Canadá, México, y la mayoría de los países latinoamericanos (ver lista completa) tampoco necesitan visado para estancias inferiores a 90 días, pudiendo desempeñar una actividad laboral de hasta 8 días por año natural en sectores distintos al de la construcción o industrias subsidiarias, hostelería, limpieza industrial o doméstica, vigilancia y seguridad e industria del sexo.
 
Para estancias superiores a tres meses, los ciudadanos de la UE y EFTA necesitan un permiso de estancia y los del resto de países un visado. Para la expedición de éste último, las oficinas de representación exterior de Suiza pueden condicionar su concesión a la presentación de una declaración de compromiso por parte del solicitante, en caso de que este no disponga de suficientes recursos económicos o de que existan dudas sobre su solvencia. Además, las autoridades competentes exigen la contratación de un seguro de viaje, con una cobertura mínima de 30.000 euros.
 
Tras estancias superiores a los 90 días, los extranjeros deben anunciar a las autoridades locales su salida del país y entregar su permiso de estancia.

 

Volver a índice de Información práctica

Lengua oficial y religión

 

Coexisten cuatro lenguas oficiales: alemán (63,3%) en el norte y centro del país; francés (22,7%), oeste, italiano al sur (8,1%) y una pequeña minoría habla romanche en el cantón de los Grisones (0,5%). (Datos 2014)

Las dos principales religiones son la católica (38% población mayor de 15 años) y la evangélica reformada (26% población mayor de 15 años). Un 20% de la población se declara aconfesional. (Datos 2014)  

 

Volver a índice de Información práctica

Moneda y tipo de cambio

El sistema monetario de Suiza se basa en el franco suizo dividido en 100 céntimos ('centimes' en francés o 'Rappen' en alemán). Hay billetes de 10, 20, 50, 100, 200 y 1.000 francos y monedas de 5, 10, 20, 50 céntimos y de 1, 2 y 5 francos.
 
El franco suizo es una divisa extremadamente fuerte y estable, y se utiliza como moneda de reserva en el mundo. En el marco de la reciente crisis económica y financiera, la entrada de capitales ha ocasionado largos años con una fuerte tensión apreciatoria de la moneda suiza. Esta presión fue contenida drásticamente cuando en septiembre de 2011 el Banco Nacional Suizo (BNS) estableció un techo cambiario de 1'20 francos suizos por euro. En enero 2015 el BNS ajustó ese techo cambiario volviendo a una flotación sucia, lo que propició una fuerte apreciación súbita ese año y la progresiva apreciación del franco después. El Banco Central ha seguido interviniendo activamente en el mercado para evitar en la medida de lo posibles esa apreciación, puesto que el sector exterior suizo es esencial para su economía. Como resultado de estas intervenciones las reservas del Banco Central se han casi duplicado en los últimos 7 años. El franco alcanzó su máximo en junio de 2017 con 1,06 CHF/€. Desde el verano de 2017 y hasta la actualidad, la mayor quietud en los mercados de divisas internacionales y la persistente intervención del Banco Central han permitido que el franco pierda algo de valor situándose hoy el tipo de cambio en el entorno de los 1,15 CHF/€.
 
La economía Suiza es netamente exportadora y muchos de sus sectores tradicionales (relojes) pierden competitividad con las apreciaciones de su moneda.
 
 
El euro es una moneda cada vez más utilizada en Suiza, sobre todo en las regiones fronterizas, estaciones turísticas, aeropuertos y cada vez más en restaurantes y centros comerciales. Generalmente, el cambio se devuelve en francos suizos al tipo  1CHF/1€.
 
Se pueden cambiar euros -en billetes- a francos en cualquier banco de Suiza. Algunos cajeros automáticos, situados en los lugares más céntricos o turísticos expiden euros directamente. En lugares similares, ciertos comercios aceptan el pago en euros (pero las vueltas las dan en francos).
 
En caso de importación, tránsito y exportación de dinero en metálico por un valor superior a los 10.000 CHF, el portador deberá declarar, cuando se le solicite, el origen y el uso previsto del dinero e informar sobre la persona autorizada. (www.admin.ch/opc/fr/classified-compilation/20082472/index.html)
 
Al contrario que en la mayor parte de los países desarrollados, es muy frecuente pagar las facturas a través de transferencia bancaria o de “Correos”. Después de disfrutar de un servicio o comprar un producto, se recibe un boletín de pago (especie de recibo) por correo con la cantidad que se debe pagar y la dirección del beneficiario; con ese boletín se efectúa el pago desde la página web del propio banco, o bien desde la Oficina de Correos o la sucursal bancaria. Normalmente se dispone de un mes para pagar la factura después de haber recibido el boletín. Si no se hace frente en ese plazo, se reciben avisos y, frecuentemente, recargos sobre el valor de la factura.
 
En Suiza se utilizan todas las tarjetas de crédito de uso corriente. Está muy desarrollado el uso de tarjetas de débito y casi todas las tiendas, aunque no los restaurantes, disponen de las máquinas para utilizarlas. Algunos grandes almacenes y cadenas de supermercados emiten sus propias tarjetas de pago que ofrecen algunos regalos o compras gratuitas por acumulación de puntos.
En el caso de disponer de pasaporte diplomático, algunos bancos obligan a los titulares a mantener un depósito por un importe que duplique el máximo admitido por la tarjeta de crédito. 

Volver a índice de Información práctica

Corriente eléctrica

La corriente utilizada en Suiza es de 220 voltios y 50 hrz. Así pues, sirven todos los aparatos eléctricos de España, si bien, al ser normalmente los enchufes en Suiza de tres orificios, resulta necesario adquirir para cada uno de ellos un adaptador que transforme el cable de dos patillas en tres. Estos se venden en los principales supermercados a 5 CHF. Estos adaptadores también existen para resolver el problema inverso, enchufar en España electrodomésticos suizos con cables con tres patillas.

Por lo que al suministro de electricidad a los hogares se refiere, ya se ha comentado en el apartado destinado a la vivienda, la peculiar forma de facturar este servicio que hay en Suiza.

El mercado del suministro eléctrico para los hogares no está aún liberalizado. Las tarifas son las del nivel medio europeo, con reducciones tras el horario laboral y durante los fines de semana. En algunos hogares la calefacción es eléctrica, lo que dispara la factura de electricidad, si bien el resultado final para el bolsillo no es necesariamente más caro que el de otras fuentes primarias.

Volver a índice de Información práctica

Seguridad

Suiza es un país con un muy alto grado de seguridad. Tradicionalmente ha estado entre los países más seguros del mundo conforme al Índice de Paz Global que publica el Institute for Economics and Peace. Ahora bien, también es cierto que el país ha venido retrocediendo los últimos años y pasando del 4º puesto en el año 2012 al puesto 9º en 2017 y 12º  en 2018. El indicador mide el nivel de paz y violencia en un país y el deterioro es fruto del ligero empeoramiento de los índices de criminalidad durante los últimos años. A pesar de este ligero empeoramiento, Suiza se encuentra junto a Islandia, Japón y Singapur en los últimos lugares de las estadísticas mundiales de criminalidad.

Más allá de la realidad objetiva que trasladan los índices e indicadores, debe señalarse que la sensación que transmite el país y sus ciudades, con especial mención a su capital , Berna, es de absoluta seguridad. Ya sea en las calles, ya sea en los domicilios, el país transmite plena seguridad en todos sus rincones y en todas las situaciones y circunstancias. Tanto es así, que la población mantiene todavía hoy en numerosas ocasiones costumbres y prácticas que resultarían arriesgadas en otras latitudes geográficas, tales como dejar las puertas de las casas sin echar las llaves, dejar coches abiertos al realizar recados breves,  etc.

 

 

Volver a índice de Información práctica

Condiciones sanitarias

Condiciones sanitarias. Enfermedades comunes
 
No es necesario ningún tipo de vacuna para viajar a Suiza, ni obligatoria ni recomendada.
 
No hay una gama de enfermedades específica que se diferencie de las habituales en la Europa Occidental.
 
Simplemente, debe tenerse en cuenta que en Berna, el agua del grifo es riquísima, aunque  incorpora mucha cal. Por ello, mucha gente consume agua embotellada y otra la filtra con unos aparatos que se venden en cualquier supermercado y que son de escasa eficacia.
 
Durante los paseos por los bosques en primavera y verano conviene tomar precauciones contra las garrapatas, que se van haciendo relativamente abundantes, como en el este de Europa y pueden contagiar enfermedades muy graves. Si los paseos por las rutas van a ser habituales, lo que se aconseja fervientemente, es deseable la vacunación contra la garrapata, además de tener la prevención de llevar las piernas cubiertas. La vacunación consta de tres dosis, separadas las primeras dos por un mes y la última por 6 meses. Así pues, conviene empezar siempre en el otoño-invierno la vacunación. en caso de mordedura de garrapata es importante la extracción del insecto mediante unas pinzas especiales que aseguren que no quedan restos.
 
Precauciones higiénicas
 
Ninguna precaución a tener en cuenta.
 
Servicios médicos, hospitalarios y farmacéuticos
 
Los hospitales más importantes de Suiza son:
 
Inselspital Schweiz: Freiburgstrasse 4, 3010 Berna
Tel.: +41 / (0)31 632 92 77
 
Hôpitaux universitaires de Genève (HUG): Rue Micheli-du-Crest 24, 1211 Genève
Tel.: +41 / (0)22 372 33 11
 
Centre Hospitalier Universitaire Vaudois (CHUV): Rue du Bugnon 46, 1011 Lausana
Tel. +41 / (0)21 314 11 11
 
Tienen una calidad muy elevada en cualquier ciudad pero los precios son muy altos. En el caso de Berna existe, además del Inselspital (hospital universitario público de referencia, ya citado), un hospital privado de referencia que puede resultar una alternativa interesante (menores colas en urgencias): Se trata del  Lindenhofspital, Bremgartenstrasse 117,3001 Bern. Tel: +41(/ (0)31 309 91 11.
 
El acceso a los medicamentos sujetos a receta médica es mucho más estricto que en España y los médicos tienen que estar armados de razones para recetar un medicamento y cuando lo hacen recetan la cantidad imprescindible para el tratamiento en cuestión, por lo que es raro el acopio de medicamentos en los hogares suizos. El uso de los antibióticos se sigue con lupa, siendo necesario padecer muuuchooo antes de que se prescriban. Por otro lado, medicaciones como el paracetamol solo se venden con dosis de 500 mg. Por ello y sin que la automedicación sea en modo alguno recomendable, puede resultar cómodo y tranquilizador para muchos tener un pequeño botiquín con los medicamentos que utilizamos de vez en cuando y con algún antibiótico.

Volver a índice de Información práctica

Comunicaciones y conexiones con España

Entre Suiza y España existen comunicaciones diarias y frecuentes en avión. Hay múltiples vuelos diarios directos desde Zúrich  y Ginebra e incluso Basilea a Madrid y Barcelona. Además, y de forma más intensa en verano, existen  también numerosos  vuelos directos a otros puntos de España – Alicante, Palma de Mallorca, Málaga, Valencia y Santiago de Compostela, Bilbao, Málaga, Jerez, Oviedo y Sevilla, entre otros. 
 
Las principales compañías que operan estos trayectos son: Swiss, Iberia, Air Europa y Easy Jet
 
Desde Berna  hay vuelos directos a Barcelona,  Ibiza, Menorca y Palma de Mallorca, así como a otros posibles destinos vacacionales en verano, pero no a Madrid.  El vuelo  Madrid-Berna fue suprimido hace años. Por ello, para hacer el trayecto Berna - se aconseja viajar primero en tren a los aeropuertos de Ginebra (120 minutos), Zúrich (75 minutos) o Basilea (60 minutos de tren y 20 minutos de autobús) . Esta circunstancia aleja el puesto de Madrid, a pesar de lo cual sigue siendo relativamente cómodo trasladarse cualquier fin de semana a España. El trayecto, puerta a puerta, puede demorar unas seis horas y media.  
 
Aunque Suiza se caracteriza por su tupido y desarrollado trazado ferroviario y se encuentra altamente conectada por ferrocarril con todos los países de su entorno, el ferrocarril no es una opción para viajar a España, salvo que se desee hacer una ruta turística que tenga en el disfrute del ferrocarril sui principal atractivo. Basta señalar que la conexión más rápida quizá consista hoy en viajar primero a París,  para desde allí conectar con alta velocidad posteriormente con  Barcelona y Madrid.
 
Comunicaciones Telefónicas
 
El mercado está liberalizado y existe variedad de oferentes con tarifas cada vez más diversificadas y adaptadas a las necesidades del consumidor.  No obstante, la red de telefonía móvil presenta aún ciertas lagunas de cobertura, por un lado a causa del relieve montañoso del país, pero también por las reticencias de la población a la presencia de antenas cerca de sus casas. Suiza opera dentro de la red GSM. Los valores límite se sitúan en 4 V/m (900 MHz) o 6 V/m (1800 MHz), es decir, son muy inferiores a las recomendaciones de la Comisión Internacional para la Protección de la Radiación No Ionizante (ICNIRP), que son de 41 V/m (900 MHz) o de 58 V/m (1800 MHz), recomendaciones adoptadas también por la Unión Europea y en las que se basan la mayor parte de los Estados miembros de la UE.
 
Los tres operadores principales de redes de telefonía móvil son: Swisscom, Orange y Sunrise. Otros dos operadores son In&pone y Tele2. Además hay otros proveedores virtuales que utilizan las redes de los principales operadores y ofrecen condiciones muy económicas.
 
La mayoría de compañías suele ofrecer paquetes de datos con llamadas y móviles, así como TV al igual que ocurre en España. La oferta de precios, aunque algo superior, puede equipararse a la española, si bien se percibe una competencia entre las compañías menor, puesto que el mercado está claramente dominado por el monopolio público estatal Swisscom. En consecuencia la horquilla de precios es más amplia que en España.
 
Para los residentes, con acreditación suiza, siempre es posible encontrar contratos de móviles en los que las llamadas a otros países de la UE (España) e incluso  América, no tengan sobrecoste y estén incluidos en la tarifa plana mensual. Esta circunstancia permite ajustar mucho la tarifa telefónica a parámetros similares a los vigentes en España.
 
En Junio de 2017 ha entrado en vigor una nueva ley a nivel europeo que obliga a las compañías telefónicas a eliminar las tarifas de roaming. Algunas compañías telefónicas españolas han incluido a Suiza como país tercero, permitiendo el uso de teléfonos y números españoles en Suiza sin sobrecoste, pero este no es el caso de Movistar. Esta circunstancia debe ser muy tenida en cuenta, puesto que los costes del uso indiscriminado del móvil español en Suiza pueden ser de infarto.
 
Los extranjeros no residentes pueden beneficiarse también sin problemas de las ofertas de prepago, aunque se solicitarán los datos del cliente, ya que en Suiza existe una obligación legal de registrar a los titulares de las líneas de teléfono.
 
 
 
 

Volver a índice de Información práctica

Vestido y etiqueta

8.1 Vestido y calzado habitual

En términos generales puede decirse que Suiza es un país en el que las exigencias sociales son muy flexibles en relación con el vestido. Prima, por ello, el vestido y el calzado práctico y cómodo sobre el estilizado y elegante. Esta norma general sólo se quiebra ligeramente en las calles comerciales y el centro financiero de Zúrich y en algunas zonas muy señaladas de Ginebra. Evidentemente también en algunos entornos profesionales y con motivo de determinados eventos sociales ( conciertos,  teatros, recepciones de embajada).  En Berna no solo se aplica la norma, sino que llama la atención aquel que no la cumple y discurre por la calle con corbata o zapato de tacón de aguja y traje oscuro.  En el entorno profesional,  en la administración pública central y en las grandes empresas establecidas, los altos directivos si cumplen con las convenciones y dominan los trajes oscuros y camisas y blusas blancas.  La ropa suele ser siempre de muy alta calidad, casi siempre de marca y cuando no es así, proveniente de alguna tienda de confianza del consumidor.

8.2 Oferta local

En Berna, la oferta es moderada aunque suficiente y hay  variedad de estilos y precios. En Zúrich, y en Ginebra la gama es mayor, especialmente en ropa cara y de marca. Los precios de la ropa y el calzado no son demasiado elevados si atendemos a su calidad y, aunque más elevados que en España, no  justifican la práctica del arbitraje. Las rebajas son muy interesantes puesto que se aplican muy fuertes descuentos a las prendas al final de la temporada, pudiendo obtener productos de muy alta calidad a precios muy competitivos. Por otro lado, siempre es una alternativa acercarse en coche a Francia o Alemania, donde se puede encontrar en parques comerciales una oferta de ropa más barata y parecida a la existente en España en ese tipo de centros y que resulta interesante para equipar a niños y adolescentes.

8.3 Etiqueta oficial

No existen muchos actos oficiales si exceptuamos las recepciones de las embajadas . En estos acontecimientos los hombres llevan traje oscuro y las mujeres etiqueta de preferencia ( vestido de cóctel o traje oscuro y no necesariamente vestido largo). No es nada habitual que en un acto se exija etiqueta obligatoria (esmoquin o vestido largo).

Volver a índice de Información práctica

Hora local, vacaciones y días festivos

No existe diferencia horaria con España.
 
Las vacaciones se suelen disfrutar en función de las escolares: julio en el verano, 3 semanas en otoño, una semana de deporte de invierno, 3 semanas a final de abril.
 
Además de los días festivos propios de cada cantón, son comunes a casi todos ellos los siguientes:
 

Año Nuevo. 1 de Enero      
Lunes de Pentecostés
Viernes Santo
Fiesta Nacional: 1 de Agosto
Lunes de Pascua
Navidad: 25 de Diciembre
Ascensión
San Esteban: 26 de Diciembre

Volver a índice de Información práctica

Horarios laborales (bancos, comercios, empresas y AA.PP.)

Bancos:
Lunes-viernes: 8.30/16.30. Cerrados sábados y domingos.
Aº Pública:
Lunes-viernes: 8.00/12.00 y de 13.30/17.30.
Correos:
Lunes-viernes:7.30/12.00 y de 13.45/18.30; sábados: 7.30/11.00. En ciudades suele haber algún establecimiento de Correos con horarios más extensos y servicio de fin de semana.
Comercios:
Varía según los cantones. En general, lunes-viernes: 8.30/18.30 y sábados: 8.00/17.00. Un día de la semana: 8.30/21.00. En las estaciones de tren están autorizadas las aperturas todos los días hasta las 22.00 h. aprox..

Volver a índice de Información práctica

Transporte interior

 

4.1. Transporte urbano

En Berna las distancias son cortas por lo que la mayor parte de los desplazamientos se pueden hacer a pie o, más rápido, en bicicleta. Si se va a un sitio más alejado y no se desea pedalear por el frío, hay un buen servicio de tranvías y autobuses. Existen dos billetes básicos según se trate de trayecto corto o largo. el coste del billete oscila entonces entre los 2 y los de 3 CHF aproximadamente. Además existen los bonos de varios viajes y los abonos mensuales y anuales con tarifas progresivamente más baratas.

Los taxis se utilizan poco. Normalmente se deben tomar en las paradas o llamándolos por teléfono, y esperando entre 15-30 minutos, a pesar del tamaño de la ciudad. El precio por la bajada de bandera es aproximadamente de 6 CHF, y una carrera de 10 minutos supondrá no menos de 25 CHF.

Dentro de la ciudad no es cómodo utilizar el coche: Tienen preferencias cualquier transporte público, las bicicletas y los peatones. Las calles están plagadas de semáforos, que controlan a distancia los autobuses y tranvías para asegurarse la preferencia de paso, radares, pasos de cebra, obras en la calzada, preferencias de paso etc. Es un decorado perfecto como centro de exámenes al conductor. En virtud de lo anterior es imposible circular con agilidad, aun existiendo poco tráfico, por lo que se deben anticipar las salidas a las citas siempre el tiempo necesario. Además por la orografía (el río Aare encaja a Berna entre varios meandros) cualquier desplazamiento exige dar grandes vueltas para llegar en coche a un punto próximo; y, alcanzado el destino, no es siempre es sencillo encontrar aparcamiento (siempre pagando). Los parkings privados son (muy caros). En efecto, un estacionamiento de dos horas puede alcanzar en el centro los 10 francos.

En otras ciudades, las circunstancias son muy parecidas y aunque sean más grandes, como es el caso fundamentalmente de Zúrich, se aconseja siempre utilizar la bicicleta o el transporte público.

4.2 Transportes interiores

CARRETERAS: Las autopistas (dos carriles en cada sentido) unen fundamentalmente las principales ciudades enclavadas en la franja más habitada y no montañosa del país.  La más transitada es, sin duda el eje Ginebra-Lausana-Berna -Zúrich y San Galo, que permite atravesar el país de oeste a este. de esa misma ruta surgen otras autovías para conectar con Basilea y la Alsacia, así como con Lucerna en el centro o Coria en los Grisones. .

Para la circulación por las autopistas hay que pagar anualmente un impuesto de aproximadamente 50 CHF que se materializa en una viñeta-pegatina que está en venta en las aduanas, gasolineras, oficinas de correos y kioscos (una por cada coche). Las autovías principales tienen sólo dos carriles y suelen tener mucho tráfico y estar colapsadas en hora punta, por lo que se requiere mucho tiempo adicional para hacer una desplazamiento, lo que se debe tener en cuenta. Casi nunca es posible hacer uno de los trayectos entre Ginebra-Berna y Zúrich de día a la velocidad máxima permitida . Es evidente que las autoridades son conocedoras de la congestión en algunas de las vías, pero apuestan por los transportes alternativos y lejos de comprometer más carriles o ampliaciones, mantienen la vigente capacidad. En virtud de lo anterior el coche no es el medio de transporte óptimo para trasladarse a otras ciudades.

La velocidad máxima en las carreteras es de 80 Km. y en las autopistas de 120 Km. por hora (con numerosos tramos con un límite inferior, por túneles o incesantes obras de mantenimiento). Las velocidades se respetan generalmente con un margen adicional de cortesía  de 5 km/hora, pues son muy frecuentes los radares en las carreteras, estos no están avisados y muchos son móviles. Las multas son muy elevadas, pudiendo comportar  la retirada del carnet, frecuente, y la inmovilización del coche, que puede ser automática.

Por lo que se refiere a la red de carreteras secundarias, estas  están también perfectamente cuidadas, plagadas, como no podía ser de otra forma, de obras de modernización y mantenimiento, y aunque no soportan excesivo tráfico, permiten velocidades medias muy reducidas, por la orografía del terreno (especialmente las de montaña), las numerosas travesías urbanas de los municipios que cruzan y la existencia de las obras ya señaladas. Hay que destacar que la mayoría de estas carreteras presentan además algunas dificultades adicionales. Suelen no tener arcén y tener los carriles estrechos o ni siquiera distinguirlos. Además es frecuente encontrar en las mismas tractores. Dicho esto y a diferencia de lo que ocurre con las autovías suizas, uno de los mayores placeres que puede tener un conductor es conducir por estas carreteras y disfrutar de sus paisajes. De hecho es una práctica habitual para  los suizos sacar los fines de semana, durante los meses más cálidos, sus motos y coches (muchos de colección) y dedicarse a subir y bajar puertos y hacer virajes por estas rutas.  

FERROCARRILES: La red de ferrocarriles es extraordinaria y llega a casi todas partes, por muy distante, pequeño y elevado que pueda ser el municipio. Los trenes son buenos y confortables, aunque muy caros, con especial referencia a los famosos trenes turísticos trasalpinos. No obstante, existen para los residentes todo tipo de bonos y posibilidades para que el viajero frecuente puede beneficiarse de precios relativamente razonables y haga del tren el principal y más recomendable medio de transporte a distancia en Suiza.

Para comunicar con las grandes ciudades existen trenes cada media hora. Por o que se refiere a los horarios, por la mañana empiezan sobre las 6h y, dependiendo del destino, el último sale en torno a la medianoche. Los trayectos de ferrocarril no permiten muy altas velocidades, salvo en tramos muy específicos. Por ello el desplazamiento de Berna a Ginebra conlleva unas dos horas y a Zúrich una hora (siempre menos que con el coche y sin retrasos).  Existe la posibilidad de desplazarse desde Berna de forma directa hasta los aeropuertos de Ginebra y Zúrich en tren, así como a la estación de tren de Basilea, desde donde sale un autobús  hasta su aeropuerto.

Tal y como se ha anticipado hay un amplio sistema de tarifas reducidas, como la tarjeta anual de reducción del 50% del precio de todos los billetes (trenes,  autobuses y l mayoría de teleféricos) en todo el territorio. Esta tarjeta tiene un coste de 170 CHF anuales y es altamente recomendable si se van a visitar más de tres ciudades en tren al año. También existe un Abono general, que permite utilizar ilimitadamente gratis cualquier tren o autobús en todo el territorio cualquier día del año, así como un descuento en la mayoría de los teleféricos del 50%. Ahora bien, tiene un coste de casi 4.000CHF al año, por lo que suele ser utilizada por las personas que utilizan diariamente trenes de largo recorrido dentro del país. Existen, de hecho, muchas familias que viven en una ciudad y traban en otra.  Conviene destacar que existe una tarjeta infantil con la que los niños pueden viajar en cualquier transporte público (trenes, autobuses y teleféricos), hasta los 16 años, gratis si van acompañados de un adulto con billete. Esta tarjeta tiene un coste anual de 30 CHF.

A modo de ejemplo se informa que un billete desde Berna al Aeropuerto de Zúrich (ida y vuelta) cuesta unos 120 CHF, que se convierten en sólo 60 si el viajero es titular de la tarjeta del 50% (Halbtax Karte). Si además viaja un adulto, pongamos que,  con dos niños y, además, los dos niños tienen su tarjeta infantil, el viaje costará finalmente a la familia un total de 60CHF,  en vez de los 360 CHF, que hubiera sido necesario pagar sin los descuentos.  

AUTOBUSES: No existen casi autobuses públicos que enlacen las ciudades. En cambio, la red de autobuses de La Poste que enlaza las estaciones de tren con los pueblos de los alrededores es extensísima, de forma que entre las dos redes, de trenes y de autobuses de la Poste cuyos horarios suelen estar coordinados, se puede viajar con transporte público a todos los puntos del país. También hay buenas redes de autobuses desde las afueras de cada ciudad hasta el centro o hasta los intercambiadores con los autobuses y tranvías urbanos.

En conclusión, el coche en Suiza no es imprescindible, pero conducir con el, conociendo el país, es una auténtico placer.

 4.4 Automóviles. Servicio Técnico, gasolina

COMPRA DE AUTOMÓVILES: La oferta de automóviles en el mercado local es muy grande,  existiendo además un mercado muy atractivo de segunda mano, pues el conductor suizo, cambia con mucha frecuencia de coche, es prudente y además extremadamente cuidadoso con su coche.

Los automóviles nuevos son, por regla general significativamente más baratos en España, Francia o Alemana que en Suiza. Incluso con franquicia diplomática, a excepción de algunas marcas como BMW o Volvo, suele ser más rentable adquirir el vehículo en Francia o Alemania. Se desaconseja adquirirlo en España si se desea que ese mismo vehículo vuelva tarde o temprano a territorio español, pues podría dar lugar al pago de IVA (impuesto del que se eximió al vehículo al adquirirlo y exportarlo a Suiza), conforme han informado recientemente las empresas de mudanzas.  

ALQUILER DE AUTOMÓVILES: Abundante, como en cualquier país desarrollado. Tarifas algo caras pero buena red de puntos de recogida y entrega.

SERVICIO TÉCNICO: Bueno pero muy caro.

RUEDAS DE INVIERNO: En la época invernal es imprescindible circular con ruedas de invierno, habida cuenta del hielo y posible nieve de la calzada. Las aseguradoras no cubren siniestros si las ruedas no son las indicadas para cada estación

GASOLINA: Solamente en un número reducido de gasolineras, todas de Shell, y mediante la utilización de una tarjeta especial, pueden los diplomáticos adquirir gasolina sin impuestos. La reducción es de casi un 60% por lo que el desplazamiento hasta estas gasolineras está plenamente justificado.

APARCAMIENTO: Aparcar en las ciudades es relativamente complejo y caro. Con frecuencia, el sistema de circulación de las ciudades está diseñado para expulsar los coches del centro por lo que en ocasiones puede ser muy complicado llegar a la dirección deseada.

MATRÍCULAS: Las matrículas son del propietario no del coche, es decir, dos coches pueden tener la misma matrícula. El coche que está usando en cada momento la matrícula puede circular mientras que el otro debe estar guardado en un garaje cerrado. Si no se van a usar los dos coches, este sistema tiene la ventaja de que, en el cantón de Berna, se paga sólo el seguro del coche de mayor cilindrada.

Si se prevé no utilizar el coche durante un largo período, se puede enviar la matrícula a la Dirección General de Policía y durante ese plazo no se  hace frente al coste del seguro.

SEGUROS: Son relativamente caros, aunque suelen dar un buen servicio. Suele ser obligatorio adquirir el seguro con una franquicia que suele rondar los mil CHF. Como curiosidad, las compañías de seguros ofrecen normalmente un seguro contra las martas que resulta útil a quienes viven fuera del centro, dada la costumbre que tienen estos animales de refugiarse en las noches de invierno en el motor del coche y roer cables y partes de goma.

Volver a índice de Información práctica

Vivienda

 

En general, el precio de la vivienda y de los alquileres en Suiza es muy alto. Destacan sin duda los precios de las ciudades, con especial referencia a Zúrich y Ginebra, pero los precios son también altos en el resto de ciudades y también en los pequeños municipios y poblaciones rurales, puesto que raro es que no tengan una estación de esquí o una ciudad cerca.

Berna no es una excepción y los precios son sólo equiparables, aunque más altos,  que los vigentes en Madrid en las zonas más pudientes.

OFERTA: Por tratarse de una ciudad pequeña,  la oferta de alquiler de viviendas es  muy reducida.  Es complejo encontrar varias alternativas entre las que poder elegir y cuando algo sale al mercado y merece la pena, desaparece en muy poco tiempo. Esta circunstancia da poder de mercado a los propietarios y estos lo utilizan para seleccionar muy bien a sus inquilinos, en base a sus aficiones, familia y situación profesional-laboral. Cuando se desea alquilar un inmueble  se percibe que ser diplomático, más que ser una ventaja,  resulta ser un hándicap.  Tal y como ya se ha señalado al hablar de las tarjetas de crédito, esta percepción uno la tiene en otras muchas situaciones del día a día en Suiza. Sea como fuere, lo cierto es que ser diplomático y tener niños complica el proceso de búsqueda de vivienda, puesto que en caso de disputa se considera (con razón) al diplomático más inmune a las posibles acciones del propietario. Por otro lado, lo niños, ya se sabe, siempre rompen cosas y hacen ruido.. y la deseable paz de los vecinos siempre ejerce una importante influencia en las decisiones del propietario.

Existen unas plataformas de búsqueda on-line muy eficaces, por lo que no resulta necesario acudir a agencia. Se recomienda, por ejemplo www.immoscout24.ch . Al interesarse por una vivienda, el potencial inquilino debe cumplimentar un cuestionario, reflejando la información clave a tener en cuenta por los propietarios. A partir de ahí sólo queda cruzar los dedos y confiar en pasar la prueba.

CARACTERÍSTICAS: La vivienda  en Suiza es, en general, de construcción antigua, sólida y austera, con intensivo uso de hormigón y también de madera, principalmente utilizada en los tejados. Existe disponibilidad de vivienda unifamiliar, especialmente en los municipios cercanos a las ciudades, aunque también, eso sí, a muy elevado precio, en algunos barrios residenciales de las urbes.

Pisos: En las ciudades lo normal son los pisos en edificios de pocas alturas. El  tamaño de estos pisos suele ser modesto, con pocas habitaciones ,  aunque normalmente amplias y con un único cuarto de baño. Las cocinas suelen ser bastante pequeñas y es muy común el formato americano. También es habitual que la lavadora y la secadora se encuentren en los bajos de los edificio y sean usadas por turnos por todos los vecinos (cada vecino tiene asignada alguna tarde y/o mañana de la semana).  Con frecuencia está prohibido instalar una lavadora o una secadora en el piso aunque los costes corran a cargo del inquilino.Existe también la posibilidad de que algunas viviendas tengan una lavadora asignada, aunque situada en el garaje. Afortunadamente, existen pocas pero atractivas  viviendas modernas, amplias, con varios baños y con  lavadora y secadora  propias, que, eso sí, son bastante más caras.  Entre las peculiaridades de los edificios de pisos en Berna cabe señalar además las siguientes:

  • Los vecinos suelen sacar al vestíbulo de la escalera percheros y zapateros, con y sin adornos, eso depende del gusto por la decoración, para dejar los zapatos y abrigos al llegar a casa, puesto que es costumbre no pisar nunca las viviendas con calzado de calle. Esta faceta otorga a las escaleras una decoración variopinta y entretenida de observar cuando eres invitado a una casa y decides prescindir del ascensor.
  • Conviene tener mucho, pero que mucho cuidado con los ruidos. Aunque las reglas se han flexibilizado notablemente, y hoy pocos protestan por escuchar una cisterna del Wc por las noches, sigue siendo deseable que los vecinos no nos escuchen hacer ningún ruido molesto a ninguna hora del día e imprescindible que no lo oigan a partir de las 8 de la noche y hasta las ocho de la mañana. No hay reglas fijas porque cada comunidad es un mundo y la transigencia de sus vecinos una variable.
  • Es muy poco habitual que las casas se alquilen amuebladas (y cuando lo están, son excesivamente caras y amuebladas con poco gusto) pero todas ellas incorporan los electrodomésticos básicos (con la excepción de la lavadora y secadora, cuando esta es compartida).
  • Las cocinas suelen estar abiertas al comedor y éste, a su vez, integrado en el salón . Cuando el comedor forma parte del salón, pero con un espacio ligeramente diferenciado, éste computa como 1/2 habitación más, por lo que es frecuente que en las ofertas de alquiler, las casas se anuncien con 2,5 ,3,5 o 4,5 habitaciones.
  • Como viene ocurriendo en muchos inmuebles de Madrid, lo normal es que no exista portero. A cambio, existe una persona encargada de la limpieza y el mantenimiento que normalmente no residen en la finca.

Viviendas unifamiliares: Aunque existen viviendas unifamiliares en Berna, son la excepción y resultan muy caras.  Dicho esto, Berna esta rodeada de pequeños municipios que colindan con la capital, de tal forma que se convierten en una auténtica prolongación de la ciudad. En estos municipios, siempre excelentemente comunicados con Berna por tren y autobús, sí es posible encontrar viviendas unifamiliares, amplias, bien acondicionadas y con jardín.  La ventaja de estas viviendas es la autonomía plena de sus ocupantes, y la relajación de la faceta ruido, si bien sigue siendo válida la conveniencia de no molestar al vecindario a partir de las 7-8 de la tarde (cortar el césped, poner música, etc).

PRECIOS: Dependiendo de los barrios, el alquiler en Berna de un piso majo, sin muebles,  puede oscilar entre los 2.000 CHF, si tiene dos habitaciones y los 4.500 Francos, con cuatro. Dicho esto se pueden encontrar buenas viviendas, en un buen barrio, amplias y con 3-4  habitaciones, dos baños y garaje por 3.500-4000 CHF. Una vivienda unifamiliar en Berna con 4 habitaciones y jardín puede rondar los 7.000 francos mensuales de alquiler. Viviendas unifamiliares amplias (4-5 habitaciones) y bien acondicionadas se encuentran en los municipios colindantes con Berna por 3.000 - 4.000 CHF mensuales.

Se hace constar que en el precio de alquiler se suelen detallar dos componentes. El primero y principal es el propio alquiler. El segundo es una cantidad menor, que puede oscilar en torno a los 200 CHF mensuales y que se deben pagar todos los meses para cubrir aquellos gastos que se atribuyen al inquilino pero sin que el propietario renuncie a su titularidad. Se suele cubrir con esta partida el consumo de agua, el mantenimiento y los servicios necesarios etc. Al finalizar cada año, el propietario debe justificar los gastos en los que haya incurrido efectivamente y liquidar al inquilino (siempre sale a devolver por el suizo sentido de la prudencia) la diferencia.

Esta práctica es también habitual en la facturación eléctrica. Las compañías hacen solo una lectura al año y facturan los primeros tres trimestres un consumo estimado en base al consumo histórico. En el cuarto trimestre y con la lectura real, la compañía liquida las diferencias con el consumidor. El desarrollado sentido suizo de la prudencia da lugar a que las compañías no solo no puedan facturar el cuarto trimestre sino que tengan que hacer muchas veces devoluciones.

BÚSQUEDA: La mejor forma de buscar una casa es a través de internet (www.immoscout.ch; www.comparys.ch; www.housegate.ch). Cuestiones a tener en cuenta durante la búsqueda:

  • Cuando se visita una casa para alquilar,  esta suele ser mostrada por el inquilino saliente (tiene la obligación de enseñar la vivienda desde al menos tres meses antes de la finalización de su contrato a cualquier persona que muestre interés por ella), aunque puede acompañar un agente, que entregará el ya mencionado cuestionario (con frecuencia se pregunta hasta la religión que se profesa, si algún miembro toca algún instrumento musical, animales de compañía, etc.).  Al cabo de días-semanas, si uno ha sido agraciado, puede recibir una llamada para concertar una cita.
  • Los plazos de contratación y de abandono de la casa suelen ser  el 1 de noviembre y el 1 de mayo de cada año, aunque a veces pueden fijarse otras fechas previa conformidad de las partes.
  • Si se desea abandonar la casa antes de finalizar el plazo de alquiler previsto en el contrato, salvo que sea por motivo de abandono del país y se apele a la cláusula diplomática que debe contemplar el propio contrato, se debe pagar todo el alquiler hasta la fecha de extinción de ese contrato o buscar un inquilino que asuma el resto del mismo subrogándose como inquilino. Como el nuevo Consejero toma  normalmente posesión en septiembre y en esta fecha no se liberan la mayor parte de los contratos puede ocurrir que la vivienda elegida no se libere hasta primeros de noviembre y que por ello, se vea en la obligación de alojarse temporalmente en alguna residencia (hotel, apartamentos de alquiler, etc.). Ya se ha informado que la oferta para ese propósito es muy escasa, por ello, en el caso de familias grandes, se recomienda encontrar una vivienda con disponibilidad para entrar en agosto, lo que no siempre es fácil.  
  • Se hace constar además, que  los colegios comienzan el curso en Berna la segunda semana de agosto, por lo que el Consejero con niños en edad escolar, querrá estar instalado desde agosto en el puesto. De todas maneras y aunque los suizos son muy estrictos con las faltas de asistencia a las clases, no conviene agobiarse, pues muchos colegios entienden que haya incorporaciones con alguna semana de retraso, motivadas por mudanzas y traslados de diplomáticos.
  • La fianza acostumbra a ser de tres meses, si bien, en el caso de alquileres elevados es posible fijar fianzas por una o dos mensualidades.
  • Al entrar en la casa, normalmente se tienen 15 días para indicar todos los desperfectos que se detecten (el propietario acostumbra a entregar un cuestionario) que serán corregidos si son importantes y si no, por lo menos, se harán constar. Es aconsejable señalar todos, ya que al abandonar el piso, es el propietario el que hace el proceso inverso, de forma muy exhaustiva, repercutiendo todas las facturas de reparación al inquilino (los servicios de reparación son muy elevados). En el momento de abandonar la casa, se debe realizar una limpieza escrupulosa, o se habrá de pagar (vía deducción de la fianza) un altísimo coste para que el propietario lo haga. 

CONTRATO: En líneas generales se puede decir que aunque el marco legal favorece claramente a los propietarios, una vez firmado el contrato, todo funciona sin grandes dificultades. Importante incluir la cláusula diplomática en el articulado.

El propietario no puede introducir grandes modificaciones en los alquileres sin justificaciones muy evidentes. Como hasta el momento la inflación es bastante moderada en Suiza, los alquileres fluctúan muy poco.

 

Volver a índice de Información práctica

Menaje doméstico. Mobiliario y electrodomésticos

7.1 Mobiliario

La Oferta de mobiliario es amplia y de todo se encuentra, si bien dominan las cadenas con muebles de diseño nórdico, sencillo y práctico. Las principales tiendas son: Pfister,  IKEA, Conforama, Micasa (MIGROS) e Interio.  A diferencia de lo que ocurre con otras necesidades básicas, los precios de los muebles y aparatos eléctricos en general son en Suiza muy parecidos a los Españoles. Es posible encontrar mueble cásico, casi siempre antiguo, pero aquí sí, a precios generalmente más altos que en España.

7.2 Electrodomésticos

Existen todos los electrodomésticos. Los de gama blanca (nevera, etc.) son algo más caros en Suiza, aunque siempre de una muy alta calidad. Por lo que se refiere al pequeño electrodoméstico, a la línea marrón y a los aparatos tecnológicos, todos ellos tienen un precio muy parecido al de España e incluso, en ocasiones inferior . El sistema de la televisión es el mismo que en España.

 

Volver a índice de Información práctica

Sistema educativo y colegios

 
A. Guarderías (Escuelas infantiles)
 
En las ciudades de Berna, Zúrich y Basilea existen guarderías infantiles bilingües (español/alemán). Ya se ha señalado en un epígrafe anterior, que el principal inconveniente de las mismas son los horarios ( 8-11:45) y sus precios.
 
B. Enseñanza Básica y pre-universitaria (Enseñanza media)
 
La organización e itinerarios del sistema de enseñanza suizo es un auténtico galimatías, difícil de comprender para una persona ajena al modelo de formación profesional dual y que puede generar tremendos dolores de cabeza para una familia con hijos de distintas edades, que se quiera desplazar sólo temporalmente a este país. Es decir, a muchos de los lectores de este informe. Por ello y por la importancia de este capítulo se va a tratar de hacer un especial esfuerzo de descripción de las distintas posibilidades y situaciones.
 
La normativa de educación sigue en Suiza un modelo descentralizado, donde los cantones ostentan el protagonismo, promulgando sus propias leyes educativas. Existe similitud entre cantones en los esencial, pero muchas diferencias en los detalles menores, algunos de los cuales son también importantes. El Ministerio de Asuntos Exteriores suizo publica en su portal  www.swissworld.org , información en español sobre la estructura del sistema escolar suizo. A continuación  se va a tratar de explicar lo sustancial del itinerario y sus detalles en Berna.  
 
En Berna, se puede optar entre el sistema público y oficial suizo (gratuito) o las escuelas extranjeras, generalmente privadas y muy caras,  que siguen el plan de estudios suizo u otros modelos intenacionales.
 
 
  B.1. Sistema público suizo del cantón de Berna.
 
La ventaja nada desdeñable del sistema público suizo es que es gratuito. Esa circunstancia, su elevada calidad y el elevadísimo coste del sistema privado alternativo lo aconsejan desde cualquier punto de vista. Ahora bien, tiene sus complicaciones.
 
En Berna, la mayor parte de los colegios son públicos, optando la práctica totalidad de la población suiza por este sistema.  
 
En los colegios públicos solo es preciso cubrir el coste del transporte y de los almuerzos en el comedor, los días que hay clases por la tarde (máximo 3 días a la semana para los más mayores). Es de destacar, que hasta los libros y el material de papelería es aportado por los propios centros. El precio del menú diario es de  9 CFH. En Suiza, los niños suelen desplazarse solos a los colegios a partir de los 6-7 años, no considerándose deseable que los padres les acompañen de forma sistemática cuando son más mayores, pues las ciudades son muy seguras y se apuesta mucho por la autonomía. El coste de un abono mensual que cubra todos los transportes del menor en Berna y alrededores es de 60 CHF al mes.
 
En casi todos los colegios públicos de Berna, las clases son en alemán, aunque los alumnos hablarán el dialecto bernés en el recreo. También existe en Berna un único colegio cantonal público  francés que enseña en ese idioma. En todos los colegios públicos se  enseña a partir de los 9 años un segundo idioma, que será alemán, si el colegio es francés,  o francés, si el colegio es alemán. Además se impartirá también inglés, como tercer idioma, aunque en la enseñanza obligatoria el nivel es bajo.
 
No hay colegios públicos con el inglés como idioma principal. Aquellos que quieran optar por ese idioma deberán optar por el sistema privado.
 
Si se opta por el sistema público de lengua alemana en la ciudad de Berna hay que dirigirse para solicitar plaza, informando del traslado por misión diplomática, a: Schuldirektion des Stadt Bern, Effingerstrasse 21, Postfach 3001 Bern, CH-3011 Bern BE, Tel 00 41 31 321 61 11, Fax 00 41 31 321 72 78.  
 
Si se opta por el sistema público en francés, perteneciente al Cantón de Berna, hay que dirigirse a la: École publique cantonale de langue française, Jupiterstrasse 2, CH-3015 Berne, Tel. 00 41 31 941 02 66, Tel. 00 41 31 941 02 68.
 
Los colegios públicos y obligatorios cubren los estudios a partir de los 4 años de edad con el "Kindergarten" (escuela infantil), que dura dos años. Trascurridos los dos años, si el sistema considera que el niño tiene la madurez necesaria para pasar al primer curso (es habitual que se recomiende a los padres permanecer un año adicional en el Kindergarten), el niño iniciará su primer curso de 9 de educación básica obligatoria. El "Baccalauréat" se obtiene al finalizar el 9º año de educación básica, (equivalente en España a 3º de la ESO).  A partir de ese momento,  los jóvenes deberán seguir con el siguiente ciclo de formación, atendiendo a sus preferencias, capacidades y, sobre todo, a las calificaciones obtenidas en el ciclo obligatorio.
 
Todos aquellos que tengan hijos  pequeños y que no vayan a finalizar su estancia en este destino después de haber concluido esos 9 años de educación básica obligatoria tienen un camino fácil por delante. En todos los colegios están habituados a las incorporaciones frecuentes de extranjeros y tienen cursos especiales de adaptación para los recién llegados. Es habitual que mucho niños extranjeros lleguen a Suiza sin conocimientos previos de alemán o francés y la experiencia demuestra que se han adaptado posteriormente con mucha facilidad al sistema. De hecho, el sistema  es poco rígido durante este primer ciclo obligatorio y los niños disfrutan de mucho ocio, muy pocos deberes y, en general, de un contexto muy desenfadado y relajado, que apuesta por un aprendizaje muy empírico de los fundamentos más básicos.  Hasta la finalización del 9º grado, el retorno a España de los niños es además muy sencillo, integrándose éstos, en el año académico que les corresponda por edad.  
 
Finalizada la enseñanza básica obligatoria, sólo una minoría de los estudiantes (30% ) pasa en el siguiente ciclo al Gymnasium, (el "Collège"), en el que cursar los estudios previos al ingreso en la Universidad y que equivale a nuestro bachillerato. El resto de los alumnos pasa al prestigioso sistema suizo de formación dual, ya sea en escuelas profesionales (carpintería, fontanería, técnicos de reparación de equipos electrónicos, etc.) o en escuelas técnicas de aprendizaje (enfermeros, profesores de colegio, contables, etc.).
 
El Gymansium público es también gratuito y normalmente comporta 3 años académicos, si bien en Berna hay una modalidad bilingüe (alemán-francés) que exige 4 años. Al finalizar el último año se realiza la prueba que permite el acceso a la universidad suiza, denominada "Maturité" y que está reconocida por el Ministerio de Educación en España para ingresar en la universidad española, pues existe un acuerdo entre ambos países. Es decir, resulta de aplicación a Suiza la normativa de acceso a la universidad prevista para extranjeros provenientes de países de la UE. Se recomienda consultar el siguiente enlace:  

https://www.educaweb.com/contenidos/educativos/estudios-universitarios/vias-acceso-universidad/acceso-extranjeros/

 
La clave, por tanto, dentro del sistema público suizo, para todos aquellos que tengan hijos que vayan a cumplir en este destino más de 14 años y que quieran estudiar más tarde una carrera es acceder al Gymnasium.  A continuación se explica de forma muy simplificada el procedimiento suizo de criba o selección para acceder al Gymnasium.  Al concluir los alumnos su 6º año de colegio realizan un examen que les clasifica, en función de su resultado, en distintos grupos. Sólo los mejores pasan a formar parte del grupo que se denomina "pre-Gymnasial". Si los niños se incorporan al sistema público suizo con posterioridad a ese examen, serán integrados con toda seguridad, temporalmente al menos, en el grupo inferior. A lo largo de los siguientes cursos (7º y 8º), aquellos alumnos que sostenidamente muestren calificaciones altas en las asignaturas fundamentales (matemáticas, alemán y francés) y buen comportamiento académico general, consolidarán su posición en el grupo pre-Gymnasial, o, si están localizados en grupos inferiores, podrán subir a ese grupo. Por la misma regla de tres, los alumnos que no obtengan buenas calificaciones de forma sostenida, se quedarán en el grupo inferior o bajarán al mismo si estaban en el grupo pre-gymnasial.
 
Sólo aquellos alumnos que finalicen el 8º curso en el grupo pre-Gymnasial y que confirmen sus notas durante el primer semestre del 9º curso, quedarán automáticamente admitidos, si los solicitan, en el Gymnasium elegido. Aunque el sistema siempre habla de la madurez e inmadurez de los alumnos, la cruda realidad muestra que de lo que se trata es de cribar atendiendo a capacidades (notas) y actitud (comportamiento).
 
Aquellos alumnos que no reúnan los requisitos y quieran ir a la universidad tienen cuatro  alternativas:
 
1. Realizar y superar con éxito, durante el 9º año,  un examen de acceso al Gymnasium. En la práctica este examen no lo suelen superar los alumnos que no están en el grupo de pre-Gymnasial, puesto que el temario se ajusta al temario de las asignaturas impartidas en pre-Gymnasial. (En los grupos inferiores las asignaturas son las mismas, pero se imparten con menor profundidad.9 
 
2. Pasar al sistema privado y estudiar un bachillerato internacional, que de opciones a hacer la prueba internacional de acceso a la universidad.
 
3. Estudiar el bachillerato español a distancia, a través del sistema previsto por el Ministerio español de Educación. Este sistema se podría simultanear con un ciclo suizo de formación profesional. Al parecer, el bachillerato a distancia es muy exigente.   
 
4. Estudiar en una escuela profesional técnica suiza y, al finalizar esta,  utilizar una de las pasarelas previstas en el sistema para ingresar en la universidad pública (comporta nuevos exámenes de ingreso).
 
 
 
 B.2. Escuelas extranjeras y sistema privado en Berna.  
 
La mayor parte de las escuelas privadas de Berna son también de habla alemana (ninguna de las escuelas depende de la Embajada alemana).
 
En inglés se puede optar por la  International School of Berne, Mattenstrasse 3, CH-3073 Gümligen, Tel. 00 41 31 951 23 58 y 951 23 59, Fax: 00 41 31 951 17 10, e-mail: office@isberne.ch , web: www.isberne.ch. Esta escuela abarca los estudios de 3 a los 18 años cubriendo estudios pre-universitarios. El plan de estudios es el Bachillerato internacional o el diploma de High School. Ofrecen también la posibilidad de examinarse del IGCSE y del SAT.  La mayoría de los estudiantes extranjeros que optan por el sistema privado en Berna se decantan por este centro. Es importante poner de manifiesto que el coste académico  anual  para el curso 2018-2019 es de unos 30.000 CHF al año.
 
Existe también el British School. Hintere Dorfgasse 20, 3073 Gümligen, Tel 00 41 31 952 75 55, Fax. 00 41 31 952 75 57, e-mail: britishschool@bluewin.ch , web: www.geocities.com/britishschoolch. Esta escuela abarca los estudios de 3 a 11 años. El plan de estudios es el internacional. El coste anual es de 20.000 CHF.
 
En francés hay una École  Française que sigue el sistema de enseñanza francés y que proporciona enseñanza desde los 2,5 hasta los 14 años con un coste anula que oscila entre los 9.000 CHF y los 12.000CHF. Se trata de la Ecole Française de Berne, Sulgenrain 11,CH-3007 Berne, Tel. 00 41 31 00 41 31.
 
Como se puede observar las últimas alternativas no cubren el bachillerato internacional.
 
 

C. Enseñanza Universitaria.

Finalizado el Gymnasium y la Maturité se puede ingresar en la universidad. Esto lo hace un 30% de la población estudiantil. En Suiza hay universidades muy prestigiosas y son públicas y también gratuitas. Entre ellas nos encontramos las reputadísimas universidades politécnicas de Zúrich (ETH) y de Lausana (EPFL) y de negocios de San Galo. En total, hay cuatro universidades de habla francesa (Ginebra, Lausana, Friburgo y Neuchâtel), cinco de habla alemana (Basilea, Berna, Zúrich, Lucerna y Saint-Gallen) y una de habla italiano en Lugano. La Universidad de Friburgo es la única bilingüe (francés y alemán).  
 
Gozan también de reconocidísimo prestigio internacional las escuelas de turismo, hotelería y gestión empresarial que hay en varias ciudades de Suiza. La número 1 internacional es la EHL en  Lausana www.ehl.edu .  Es pública, pero sólo una pequeña minoría de los estudiantes entran desde
 el Gymnasium suizo. En este caso, el grado supone excepcionalmente un coste, que asciende a un total de 70 mil CHF (4 años). Ahora bien,  la mayoría de los estudiantes son extranjeros y optan desde el extranjero al centro, con un coste de formación superior a los 170.000 CHF (los cuatro años), al que habrá que sumar alojamiento y manutención. Existen otras escuelas de hotelería también renombradas internacionalmente y que son privadas y con un coste similar al anterior. Entre ellas destacan las escuelas de Les Roches, Glion y Ritz -Lucerna.                                                     

Hay una oficina de la UNED en Berna, sita en la propia Consejería de Educación de la Embajada, desde la que se pueden realizar estudios universitarios a distancia.

 

Volver a índice de Información práctica

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex