Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

El régimen de comercio exterior en Australia es abierto y liberal. Las principales restricciones se derivan de su régimen de cuarentena, que se aplica a los productos de origen animal y vegetal.

Los documentos necesarios para tramitar la importación son: factura comercial, packing list, bill of lading (3 copias), airway bill (original y 3 copias, negociable), certificado de seguro (si el exportador corre con estos gastos), tratamiento de cuarentena (si es necesario), Informal Clearance Document (ICD: indica que el producto ha pasado aduanas y puede ser distribuido), y Certificado de fumigación de los palés si corresponde (paja o madera).

La aduana no exige ninguna factura especial: se aceptan las facturas comerciales y recibos comunes. Todos estos documentos deberían contener la siguiente información: incoterms, unidad monetaria referida en la factura, nombre y dirección del vendedor, nombre y dirección del comprador, descripción completa de los bienes, nombre de la nave (barco o avión) en el que los bienes llegarán a Australia, país de origen de los bienes, incluyendo una declaración del fabricante, número de bultos y sus números de serie, cantidad, precio de venta de los bienes al comprador, costes laborales incurridos en el empaquetado, valor del empaquetado exterior, cantidad de royalties (si las hay) a pagar por los bienes, particularidades en relación con costes de logística y seguro, y especificación de todas las variables que puedan afectar al precio de venta del bien.

 

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

Desde los años 80 el gobierno australiano ha ido reformando el sistema arancelario del país, reduciendo progresivamente el arancel aplicado a los productos importados. El tipo arancelario medio aplicado es del 3,5%, y el consolidado se sitúa en el 10,5%, habiendo consolidado casi el 97% de su arancel.

Mientras que el arancel promedio de la UE para los productos industriales es inferior al 1%, Australia aún aplica tarifas de un máximo del 10%. Australia ha desarrollado un proceso de reducción unilateral de sus aranceles en los sectores de textiles, calzado y vehículos de motor. Así pues, existen algunas partidas con derechos arancelarios más elevados y que a partir del 1 de enero de 2010 quedaron reducidos a los siguientes porcentajes: vehículos para el transporte de personas, 5%; piezas, recambios y componentes para automoción, 5%; prendas de vestir, 10%; calzado, 5% (componentes 7,5%); textil hogar: 5% en artículos hechos a mano. Desde 2016, todos los aranceles aplicados a productos textiles, del vestido o del calzado no superan el 5%. Hay que citar, además, que Australia aplica únicamente cuotas para el queso. Para mayor información sobre este tema se puede acudir al Servicio de Aduanas australiano a través de su página: http://www.border.gov.au.

Cabe destacar que no todos los países deben pagar en la misma medida los aranceles indicados anteriormente, ya que Australia mantiene diferentes acuerdos de libre comercio con varios países, lo que implica ventajas en el pago de aranceles sobre los productos procedentes de dichos países. Es el Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio quien decide y negocia sobre estos acuerdos, siendo su objetivo el dinamizar y propiciar una industria más competitiva para Australia. Para más información, se puede consultar: http://dfat.gov.au/trade/agreements/Pages/trade-agreements.aspx

Asimismo, cabe señalar que Australia otorga desde hace años acceso preferencial a los mercados a los países en desarrollo y los PMA (países menos adelantados). Desde julio de 2003, Australia concede a los PMA amplio acceso a los mercados libre de contingentes y de derechos respecto de todos sus productos, sin períodos de introducción progresiva ni excepciones.

El arancel australiano se basa en la Nomenclatura del Sistema Armonizado de Codificación y Designación de Mercancías. Consta de dos columnas de derechos arancelarios: una de derechos generales y otra de preferenciales; las mercancías españolas están sujetas a la de los derechos generales. Excepto en contadas ocasiones, los derechos arancelarios son ad-valorem.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

Es preciso tener en cuenta que Australia es un Estado federal y que existen regulaciones específicas para algunos de los estados no aplicables al resto.

Barreras técnicas

En lo referente a productos industriales, las barreras no arancelarias más frecuentes en Australia son las técnicas. Standards Australia es la organización que se encarga de asegurar que los productos que entran en el país cumplan toda una serie de requisitos desde la composición al etiquetado. De no cumplir con los requisitos se paraliza el proceso de importación.

Standards Australia representa al país en los principales organismos de estandarización, ISO e IEC (electrónica) y tiene una política que tiende cada vez más a la adopción de estándares internacionales. En la web de Standards Australia se puede localizar y comprar los estándares del producto de interés: http://www.standards.org.au/Pages/default.aspx
Los sectores que incluye Standards Australia son los siguientes:

-Agricultura, silvicultura, pesca y alimentación

-Minería

-Manufacturas y procesados

-Edificios y construcción 

-Electrotecnología y energía 

-Agua y Servicios relacionados con el agua

-Transporte y logística

-Salud y Servicios comunitarios

-Productos de consumo, Servicios y seguridad

-Educación y Servicios de formación 

-Comunicaciones, Tecnología de la información y servicios de e-commerce

-Seguridad pública, Administración pública; business y gestión

Otras regulaciones técnicas afectan a los siguientes productos:

-Productos de alimentación: Food Standards Australia y Nueva Zelanda (FSANZ) agencia gubernamental con competencia en ambos mercados.

-Productos farmacéuticos o equipo médico, el principal organismo responsable en Australia se llama Therapeutic Goods Administration.

-Vehículos, la regulación es competencia del Department of Infrastructure and Regional Development.

Como resultado de esta práctica, el 33% de los estándares australianos están total o parcialmente alineados con los estándares internacionales. Existen todavía sectores industriales como la construcción, salud y seguridad ocupacional, por ejemplo, donde no hay estándares internacionales.

NATA, Nacional Association of Testing Authorities es la entidad australiana encargada de acreditar laboratorios. Su acreditación reconoce la capacidad de laboratorios e instalaciones para efectuar distintos tipos de análisis, medidas, inspección y calibrado.

La protección al consumidor está en manos de la entidad Australian Competition and Consumer Commission.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

Los exportadores españoles deben tener en cuenta toda la documentación necesaria para cruzar la frontera y despachar la mercancía sin problema, como ocurre por ejemplo con los productos paletizados con madera o embalados con madera o derivados, que en todo caso han de ir acompañadas del correspondiente certificado de fumigación.

La importación de la mayoría de las mercancías está liberalizada, aunque en el caso de algunos productos está prohibida por razones de seguridad, protección al consumidor, conservación ambiental, control de calidad o cumplimiento de acuerdos internacionales.

Como norma general, está restringida la importación de productos frescos de origen animal y vegetal, lo que en el caso español afecta fundamentalmente a las frutas, las verduras, los embutidos y algunos quesos elaborados con leche no pasteurizada. Otros productos agroalimentarios no están sometidos a limitaciones, pero deben cumplir estrictamente los requisitos fijados por la reglamentación (Imported Food Control Act 1992). Los permisos de importación, cuando sean necesarios, se otorgan con carácter individual en función de la mercancía a importar y de la empresa que los solicita

Es importante reseñar que los procesos de presentación y concurso para los proyectos de infraestructuras, en cualquier modalidad, son largos y costosos. En Australia existen en ocasiones medidas, sobretodo a nivel estatal, que dificultan en ocasiones la participación de empresas extranjeras en los concursos públicos, como la exigencia de un determinado porcentaje de contenido local en las ofertas. Esto es algo que ha penalizado a empresas españolas en el estado de Victoria, frente a otras que tienen talleres en dicho estado. El elevado monto de los lotes en los proyectos de transporte, en ocasiones de más de 1.500 millones de euros, disuade a las medianas empresas de licitar directamente.

El gobierno ha aclarado que va a simplificar los procesos de aprobación de proyectos de obras públicas y se va a estudiar la situación real del mercado de las grandes obras de infraestructuras, con vistas a introducir mayor competencia en el mercado.

Barreras arancelarias

El tipo arancelario medio aplicado sobre el valor FOB es del 3,1%, y el consolidado se sitúa en el 10,5%. Australia tiene consolidado casi el 97% de su arancel, el tipo más fercuente para los productos españoles es el 5%.

Barreras no arancelarias

En algunos casos, es necesario obtener permisos para importar alimentos como fruta y verdura frescas, alimentos que contengan leche, huevos, carne u otros productos de origen animal. Los alimentos de importación deben de cumplir con la normativa aplicable de acuerdo con las normas establecidas en el Imported Food Control Act 1992 y el Australian New Zealand Food Standards Code. Entre los productos considerados de riesgo y sujetos a restricciones de entrada al país se encuentran también, además de algunos alimentos, aquellos productos utilizados en laboratorios, análisis y diagnósticos que contengan o estén derivados de microorganismos, animales, seres humanos, plantas y productos utilizados como alimentos para animales.

Actualmente, desde la delegación de la Unión Europea se está trabajando a través de Market Access Teams (MATs) en el marco del Market Access Partnership para el mercado australiano. En www.barrerascomerciales.es puede encontrarse una descripción detallada de las principales barreras que afectan a las exportaciones españolas. Se crearon, entre otros, varios grupos de análisis de barreras: controles sanitarios para algunos productos cárnicos, compras públicas, denominaciones confusas de productos agroalimentarios, restricciones a la inversión extranjera.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

La regulación sanitaria y fitosanitaria corresponde principalmente al Departamento de Agricultura y Recursos Hídricos (Department of Agriculture and Water Resources) que es el organismo de quien depende la inspección y control de la mercancía que llega al país, en estrecha colaboración con el Departamento de Asunto Internos (Department of Home Affairs).

El Gobierno australiano ha creado una base de datos, BICON (Australian Bioseurity Import Conditions), con información relativa a más de 20.000 productos (plantas, animales, minerales y productos biológicos) y los requisitos necesarios para su importación.

Barreras fitosanitarias

El régimen de cuarentena de Australia está concebido para controlar su situación en materia de plagas y enfermedades y mantener su flora y fauna nativas. El sistema se basa en una evaluación objetiva, con base científica, de los riesgos de plagas y enfermedades, compatible con las obligaciones internacionales, y comprende las derivadas del Acuerdo sobre la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias de la OMC.

Debido a su condición de continente-isla, se mantiene inmune respecto a muchas de las epidemias y enfermedades que afectan al resto del mundo, por lo que exige elevadas y estrictas condiciones sanitarias a la entrada de mercancías. En junio de 2016 entró en vigor la normativa Biosecurity Act 2015 reemplazando a la norma anterior Quarantine Act de 1908. Esta regulación exhaustiva sobre inspección, tratamiento y control tiene por objeto evitar que lleguen al país pestes y enfermedades foráneas.

Los productos elaborados no están sometidos a limitaciones siempre y cuando cumplan con la reglamentación vigente; los permisos de importación son individuales en función del producto y de la empresa. Los importadores australianos facilitan normalmente al exportador español la legislación fitosanitaria australiana, así como la normativa concerniente a envasado, etiquetado y contenidos nutritivos en etiquetas. Como norma general, se respetan denominaciones en español pero es obligatorio que los contenidos aparezcan expresados en inglés. La inspección sanitaria más o menos rigurosa depende del tipo de producto. No se trata de una normativa de difícil cumplimiento, pero hay que señalar que a veces su observación se traduce en una alteración de los niveles de calidad del producto.

Como norma general, está restringida la importación de productos frescos de origen animal y vegetal, lo que en el caso español afecta fundamentalmente a las frutas, las verduras, los embutidos y a algunos quesos elaborados con leche cruda. Los productos agroalimentarios elaborados no están sometidos a tantas limitaciones, pero deben cumplir estrictamente los requisitos fijados por la reglamentación. Los permisos de importación, cuando son preceptivos se expiden de forma individual en función de la mercancía a importar y de la empresa que los solicita. Es obligatorio solicitar el permiso de importación con anterioridad a la llegada de la mercancía al país.

A mediados de 2006 y después de largas negociaciones, por fin se hizo efectiva la importación del jamón ibérico, serrano y paleta deshuesados y sin ganglios. Sigue estando prohibida la importación de otros productos derivados del cerdo.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex