Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

Si bien en el pasado existieron todo tipo de trabas a la importación, como listas de productos cuya importación estaba prohibida, aranceles de hasta el 85%, etc., a partir de marzo de 1990 empezó una liberalización gradual del régimen de comercio exterior. En la actualidad, la mayoría de las mercancías pueden ser importadas libremente. Sin embargo, todavía hay algunos productos de importación prohibida (bienes de consumo de segunda mano) y otros sujetos al control de diversas instancias gubernamentales (por motivos estratégicos, sanitarios, o de protección de la industria nacional). Es el caso, por ejemplo, de los productos agroalimentarios, los derivados del petróleo, los insecticidas, los productos farmacéuticos, los cosméticos y las armas.

El organismo responsable de la coordinación general del comercio exterior brasileño es la Secretaria de Comercio Exterior (SECEX), del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio (MDIC). Toda empresa que desee efectuar importaciones comerciales ha de estar inscrita en el Registro de Exportadores e Importadores (REI) de la SECEX.

La exportación, por su parte, se caracteriza por la plena libertad comercial, si bien el Decreto (Portaria) 2/92 de la SECEX establece ciertos requisitos especiales para determinadas mercancías.

En cuanto a la importación, en mayo de 2010 se publicó la Portaria 10/2010 por la que la SECEX consolidaba en un único documento 87 normas referentes a la importación. Con esta Portaría se ha desenredado enormemente la enmarañada legislación brasileña en esta materia, que hasta la fecha se encontraba dispersa en multitud de actos legales, convirtiéndose de hecho este nuevo documento en referencia obligada en el comercio exterior brasileño. Además, la norma de la SECEX también contiene medidas dirigidas a la desburocratización del comercio exterior brasileño, entre las que destaca, de forma muy relevante, la dispensa de licencia de importación para la mayoría de los productos. Al año siguiente, en 2011, se llevó a cabo una actualización de dicho documento único, la Portaria 23/2011.

El Gobierno lanzó en abril de 2014 el Portal Único de Comercio Exterior, que unifica todos los sistemas envueltos en los procesos de exportación e importación así como simplifica las operaciones de compra y venta de bienes. La meta final del programa es reducir el plazo de exportación de 13 para 8 días y el plazo de importación de 17 a 10 días. Coordinado por la SECEX y por la Secretaría de la Hacienda Federal de Brasil, el Portal Único posibilita que todas las empresas presenten las informaciones una única vez a los órganos federales, reduciendo de esta manera la burocracia y los costes de exportaciones e importaciones.

Con el Portal Único, los procedimientos administrativos relativos al comercio exterior brasileño pasan a llevarse a cabo mediante el Sistema Integrado de Comercio Exterior (SISCOMEX). Se trata de un sistema informático a través del cual se realizan el despacho aduanero, la concesión de licencias y el control cambiario en relación con las actividades de importación en las distintas áreas de competencia de la Secretaría de Comercio Exterior (SECEX), de la Hacienda (Receita) Federal y del Banco Central de Brasil. De este modo, el software SISCOMEX, se convierte en una pieza fundamental en el comercio exterior brasileño, agilizando el despacho de mercancías. A través de SISCOMEX se efectúan las siguientes operaciones:

Registro como importador / exportador: Es una condición básica e imprescindible para realizar cualquier operación de exportación o importación en Brasil. Está definida en la Instrucción Normativa 1.288 del 31 de agosto de 2012. A través del SISCOMEX la empresa se inscribe en el Registro de Importadores y Exportadores (REI) de la Secretaría de Comercio Exterior (SECEX). Para realizar operaciones en el SISCOMEX, es preceptivo tramitar un expediente de solvencia financiera y cumplimiento fiscal y laboral, conocido como RADAR. Existen tres submodalidades: expresa, para sociedades anónimas de capital abierto, sociedades autorizadas en el Despacho Aduanero Express (DAE Linha Azul), sociedades dedicadas exclusivamente a operaciones de exportación; la ilimitada, para personas jurídicas con capacidad financiera mayor a 150.000 USD; y la limitada, para personas jurídicas con capacidad financiera igual o inferior a 150.000 USD.

Formulación u Obtención de la Licencia de Importación: La información de naturaleza comercial, financiera y fiscal que define el marco legal de la operación de importación debe ser presentada para obtener la licencia. La Portaria Secex nº 10/2010 regula esta materia estableciendo las siguientes modalidades:

  1. Productos dispensados de Licencia: Constituye la regla general.
  2. Productos sujetos a Licencia Automática.A finales de 2016, afectaban a 137 líneas arancelarias. Antes la regla general determinaba que todos los productos se incluían en esta categoría.
  3. Productos sujetos a Licencia No Automática. En 2016 5.460 líneas arancelarias, más de la mitad del arancel de Brasil,  están sujetas a este mecanismo. La importación de productos sujetos a procedimientos especiales relacionados a su naturaleza, o a su carácter de nuevos o usados, está supeditada a la concesión de licencias no automáticas antes del embarque de la mercancía o antes del registro de la Declaración de Importación (DI), a cargo de diferentes organismos gubernamentales, tales como: Instituto Brasileño de Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (IBAMA); Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA); Ministerio de Salud; Ministerio de Defensa; Comisión Nacional de Energía Nuclear (CNEN); Agencia Nacional del Petróleo (ANP); Ministerio de Cultura; Empresa Brasileña de Correo y Telégrafos; Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT); Departamento de Operaciones de Comercio Exterior (DECEX); Comisión de Coordinación de Transporte Aéreo Civil (COTAC); Ministerio de Minas y Energía; Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA); Ministerio de Justicia (MJ); Instituto Nacional de Metrología, Normalización y Calidad Industrial (INMETRO).

Elaboración, Registro, Extracto, y Consulta de la Declaración de Importación (DI): El importador o un agente de aduanas, con la Licencia de Importación, si es el caso, el conocimiento de embarque y la factura comercial, elaborará la DI en el SISCOMEX. Una vez efectuado el pago de todos los impuestos federales, Impuesto de Importación (I.I.), Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI), el PIS/PASEP y el COFINS (Véase epígrafe 4. siguiente), comprobados a través del Documento de Recaudación de la Receita Federal (DARF), se efectuará el registro de la DI en el SISCOMEX.

A través del SISCOMEX la Receita Federal emitirá un Comprobante de Importación (CI) que liberará la mercancía de la aduana. Junto con estos documentos, así como el comprobante de exención o liquidación del Impuesto sobre Circulación de Mercancías y Servicios (ICMS), de carácter estadual, no Federal. (Véase epígrafe 4.3. siguiente) el importador deberá presentar un extracto de Declaración de Importación en la Receita Federal del municipio donde arribe la mercancía para el despacho aduanero.

Despacho de Aduanas: Al llegar la mercancía a puerto, es despachada por la Aduana. En el caso de las mercancías de los Capítulos 61 y 62 (vestidos), por disposición de Agosto de 2011, la Aduana podrá tramitar el expediente por el canal gris. Eso significa la comprobación de calidad, peso, origen, valor de la mercancía. El trámite puede durar hasta 90 días, con 90 días más de posible prórroga. Para asegurarse que su mercancía pase por el canal verde (despacho automático) el importador debe dirigirse a la Receita Federal solicitando que dos inspectores se desplacen, a su cargo, a la fábrica del exportador para verificar allí todos los extremos que constan en la documentación que acompaña a la mercancía.

Procedimiento de despacho aduanero: Toda mercancía procedente del exterior, importada de forma definitiva o no, sujeta o no al pago del Impuesto de Importación, debe someterse al despacho de importación. En general, este es procesado por medio de una Declaración de Importación (DI), que el importador debe registrar en el Sistema Integrado de Comercio Exterior (Siscomex) una vez la mercancía haya llegado al país. No obstante, existen diferentes tipos de Declaración de Importación, las más utilizadas se detallan a continuación.

a) Declaración de importación común (DI): Es la más utilizada, se tramita a través del Siscomex y debe contener la identificación del importador, así como la identificación, clasificación, valor aduanero y origen de la mercancía importada.

b) Declaración de importación simplificada (DSI): Puede ser realizada por medios electrónicos a través del Sixcomex (haciendo necesario la habilitación del importador en este sistema), siempre y cuando se trate de donaciones, admisión temporal, equipaje desacompañado de viajero o mercancías cuyo valor no supere los US$ 3.000.

También existe la posibilidad de realizar el despacho aduanero sin necesidad de registrarse en el Sixcomex en caso de importaciones de muestras sin valor comercial, mercaderías cuyo valor no supere los US$ 500, importaciones realizadas por representantes diplomáticos, bienes destinados a ayuda humanitaria y libros y documentos sin finalidad comercial. En este caso la Declaración de Importación se hace a través de formularios en papel.

c) Declaración de remesas expresas – importación (DRE-I): Está dirigida a acelerar el proceso de liberación de mercancías en los casos en que la importación se realice a través de empresas internacionales de courier. Además, este régimen sólo es aplicable a documentos, libros y periódicos sin finalidad comercial y otros bienes destinados a persona física que no superen los US$ 3.000. Bajo esta modalidad de liberación de mercancías, el responsable de llevar a cabo los trámites aduaneros es la compañía de courier en lugar del importador.

A partir del 2 de julio de 2017, las micro y pequeñas empresas exportadoras de Brasil deberán utilizar el Portal Único del Comercio Exterior. Esta novedad beneficiará a más de 8.000 pequeños negocios que venden sus productos en el exterior -el 38% de las compañías que exportan en el país-, gracias a la reducción de plazos y costes derivados de las operaciones. La herramienta simplifica los trámites para las ventas, elimina documentos y procedimientos, además de reducir las exigencias gubernamentales. La burocracia, uno de los componentes principales del denominado “coste Brasil” y que afecta de manera más aguda a este tipo de compañías.

Con el nuevo sistema, aquellos que comercializan sus mercancías en el exterior podrán cumplir la Declaración Única de Exportación (DU-E), que sustituye a los actuales Registro de Exportación (RE), Declaración de Exportación y Declaración Simplificada de Exportación (DSE).

 

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

La estructura arancelaria de Brasil se caracteriza por tener  un  arancel  Nación Más Favorecida (NMF) medio  aplicado  del 13,5% frente a un arancel medio consolidado del 31,4%  en la OMC (media de arancel en 2016, según datos de la Organización Mundial del Comercio, OMC). Esta diferencia otorga un amplio margen de discrecionalidad para elevar aranceles sin incumplir compromisos OMC.

 A pesar de no haber una gran diferencia entre los aranceles medios aplicados sobre los productos agrícolas (10%) y los manufacturados (14,1%) se percibe una clara pauta de progresividad, con aranceles en promedio más elevados para los productos elaborados que para los semielaborados y las materias primas. Los aranceles aplicados a los productos agrícolas (definición de la OMC) se han consolidado en tipos que oscilan entre el 0% y el 55%; los tipos consolidados más elevados se reservan, sobre todo, a los productos lácteos, los cereales y el tabaco. Los tipos consolidados aplicados a los productos no agrícolas van del 0% al 35%.

Como miembro de MERCOSUR, la estructura arancelaria de Brasil se basa en la Tarifa Exterior Común (TEC) de 1995 convenida con los demás países de la unión aduanera. No existe todavía, sin embargo, una libre circulación plena de mercancías entre los países miembros por lo que de hecho, la unión aduanera aún no se ha perfeccionado. La Nomenclatura Común de MERCOSUR (NCM) empleada para la clasificación de mercancías tiene ocho dígitos; los seis primeros coinciden con el Sistema Armonizado. Aproximadamente el 85% de los productos brasileños están sujetos a la Tarifa Exterior Común, que se paga en el momento de la entrada de los bienes a territorio de MERCOSUR. Para el resto de productos existe un arancel particular por el que cada país aplica una tasa diferente. Si bien, en un principio los países MERCOSUR estaban obligados a converger al mismo arancel antes del 2010, esta convergencia no ha tenido lugar todavía.

Brasil tiene la posibilidad de introducir excepciones de diverso tipo a la Tarifa Exterior Común (TEC) de Mercosur, con base en las correspondientes decisiones habilitantes del Consejo del Mercado Común de Mercosur. Las  eventuales subidas arancelarias nunca suponen rebasar los aranceles consolidados en la OMC por los países integrantes de Mercosur.

Se prevén distintos mecanismos:

Existen listas nacionales de Excepciones a la TEC (LETEC). Estas listas modifican a medio-largo plazo la TEC, incrementando o disminuyendo aranceles a una serie de referencias. Se trata de un instrumento previsto en el Mercosur por medio de la Decisión del Consejo del Mercado Común (CMC) nº 58/10, actualizada por la Decisión CMC nº 26/15, que permite a los Estados Partes del bloque la aplicación de alícuotas de impuesto de importación diferentes a las previstas en el Arancel Externo Común (TEC). Actualmente, Brasil está autorizado a mantener, hasta el 31 de diciembre de 2021, una lista de 100 códigos de la Nomenclatura Común Mercosur (NCM) como excepciones a la TEC. Se autoriza a los estados partes de MERCOSUR a modificar cada seis meses hasta un 20% de los códigos arancelarios incluidos en sus respectivas listas de excepciones iniciales.

También se permiten en el marco de MERCOSUR “Aumentos transitorios”, de un año de duración, extensible por un año adicional, “por razones de desequilibrios comerciales derivados de la coyuntura política internacional”. Éstos han sido autorizados en dos ocasiones por Mercosur, mediante las decisiones CMC 39/11, de 20.12.2011 y CMC 25/12, que permitía su utilización hasta finales de 2014.

Amparándose en la Decisión CMC 39/2011 de Mercosur, mediante Resolución CAMEX 70/2012, Brasil elevó los aranceles de importación de 100 líneas arancelarias (ocho dígitos), con efectos 01.10.2012 y por un plazo de 12 meses, renovables por otros 12. La subida (de entre el 13% y el 23% de promedio) afectó especialmente a las exportaciones de los sectores siderúrgico, químico y petroquímico, medicamentos y bienes de capital. España y la UE trasladaron su preocupación y análisis de los efectos negativos para las exportaciones UE. Cumplido su periodo de vigencia, el gobierno brasileño optó por no renovar la medida, con lo que los cien productos volvieron a tributar a los tipos anteriores. La decisión de no prorrogar la medida el gobierno se basó en su impacto negativo en la competitividad de la industria brasileña y en la inflación.

EL CMC de MERCOSUR reintrodujo este mecanismo, Decisión 27/15, hasta 31.12.21 pero Brasil no lo ha vuelto a utilizar hasta la fecha.

Otro mecanismo previsto por Mercosur que aplica Brasil es el “ex tarifario”. Para fomentar la innovación y competitividad de la oferta, existe un régimen especial establecido para los Bienes de Capital (BK), y Bienes de Informática y Telecomunicaciones (BIT), mediante el cual los miembros  MERCOSUR podrán aplicar alícuotas diferentes, reducidas, a las del AEC cuando no haya producción. Normalmente los tipos se reducen al 2% durante un máximo de 2 años. Se ha autorizado a Brasil a mantener las listas hasta final de 2021.  A mayo de 2018, Brasil tiene 93 líneas arancelarias en excepciones BIT y 551 en BK. 

Para atenuar los problemas derivados de desequilibrios de oferta y demanda inesperados en virtud de desabastecimiento en el MERCOSUR, la Resolución 08/08 permite a los miembros, con carácter puntual y excepcional, aplicar reducciones temporales al TEC a los productos que se encuentren en dichas condiciones, con plazos de vigencia definidos y limitadas a contingentes (con un tipo aplicado del 2% o excepcionalmente nulo). Se pueden aplicar a un máximo de 45 líneas arancelarias del TEC simultáneamente durante un máximo de 24 meses, prorrogables a otros 12 suplementarios. A mayo de 2018,  Brasil mantiene 44  contingentes arancelarios con base en la resolución GMC 08/08.  

Por último, Brasil mantiene también alteraciones arancelarias en componentes de automoción basadas en acuerdos bilaterales entre los miembros del MSC. (Lista de Autopeças Não Produzidas)

Las diferentes listas de excepciones de Brasil al TEC pueden consultarse en la página web del Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios. http://www.mdic.gov.br/comercio-exterior/estatisticas-de-comercio-exterior-9/arquivos-atuais

Es importante destacar los regímenes aduaneros especiales:

Admisión Temporal: El régimen de admisión temporal permite la importación con suspensión total o parcial del pago de impuestos por un plazo determinado, siendo obligatoria la reexportación de la mercancía a su vencimiento y en su estado original, es decir, sin que haya sufrido transformación alguna. Por regla general el plazo de suspensión es de hasta un año, prorrogable a criterio de la autoridad aduanera por un período no superior, en total, a cinco años o, en casos excepcionales debidamente justificados, por un período superior a cinco años.

Es preceptiva la presentación de una fianza por el importe total de los derechos arancelarios que se generarían en caso de importarse definitivamente para consumo de mercancía en cuestión, para así garantizar el cumplimiento de las obligaciones que impone este régimen.

Para acogerse al régimen de admisión temporal, los bienes deben estar debidamente identificados, ser importados únicamente para el fin declarado en la solicitud, y estar al corriente de sus obligaciones fiscales. Este régimen se otorga fundamentalmente para facilitar la importación de muestras sin valor comercial, comprobaciones, recipientes y embalajes. El régimen termina con la reexportación, destrucción o nacionalización de los bienes así introducidos en territorio aduanero.

Un caso particular de admisión temporal es el régimen de perfeccionamiento activo, que permite el ingreso en el territorio aduanero de bienes extranjeros, con suspensión del pago de gravámenes de importación y de la aplicación de restricciones de carácter económico, para que se lleven a cabo operaciones de perfeccionamiento, teniendo como condición que dichos bienes retornen a su país de origen una vez modificados. En este caso, el propietario del bien continúa siendo la empresa extranjera (no se transfiere la propiedad del bien) y el importador es un mero prestador de servicios, con sede en Brasil, que recibe una remuneración por la modificación realizada en el bien con base en un contrato de prestación de servicios entre ambos. El concepto Perfeccionamiento Activo incluye las operaciones de arreglo, reparación o restauración de bienes con modificaciones en los mismos.

Drawback: este régimen se considera un incentivo a la exportación y consiste en la importación de mercancías del exterior con suspensión, exención o restitución de las cargas fiscales, para su elaboración o incorporación a otros bienes destinados a la exportación. Se utiliza con frecuencia en Brasil y existen tres tipos:

a) Drawback con suspensión de tributos: A criterio de la SECEX, el régimen se podrá conceder únicamente sobre la base del análisis de los flujos de importaciones y exportaciones, así como de la compatibilidad entre las mercancías a importar y aquellas a exportar. El plazo de vigencia del régimen será de un año, siendo admitida una única prórroga, salvo en los casos de importación de mercancías destinadas a la producción de bienes de capital de prolongado ciclo de fabricación, en que el plazo máximo será de cinco años.

b) Drawback con exención de tributo: la concesión del drawback con exoneración compete también a la SECEX, que exige al interesado prueba de la posterior exportación del producto en cuyo procesamiento, fabricación, complementación o acondicionamiento se hayan utilizado mercancías importadas equivalentes, en calidad y cantidad, a aquellas para las que se esté pidiendo la exoneración. Actualmente, el plazo de validez del acto de concesión de drawback con exoneración es de un año, contado desde la fecha de su emisión, dentro del que deberán realizarse las importaciones vinculadas. Este plazo es prorrogable hasta un total máximo de dos años, mediante justificación del interesado y examen por parte de la SECEX de las peculiaridades de cada caso.

c) Drawback con restitución de tributos pagados: compete a la Secretaría de la “Receita Federal” (SRF) la concesión del drawback con restitución. Dicha restitución podrá abarcar, total o parcialmente, los tributos pagados en la importación de la mercancía exportada después de procesada o utilizada en la fabricación, complementación o acondicionamiento de otra exportada. Para aprovechar las ventajas del régimen, el interesado deberá comprobar la exportación de producto en cuyo procesamiento, fabricación o acondicionamiento se hayan utilizado las mercancías importadas. La restitución del valor correspondiente a los tributos se podrá realizar mediante crédito fiscal, que podrá ser utilizado en cualquier importación posterior.

 

 El régimen especial de drawback se concede a empresas industriales o comerciales, teniendo la SECEX desarrollado con el SERPRO sistema de control para tales operaciones denominado Sistema Drawback Electrónico, implantado desde noviembre de 2001 en módulo específico del SISCOMEX. El SISCOMEX Drawback Web (enlace externo) entró en funcionamiento en mayo de 2008, exclusivamente en la modalidad de suspensión de los tributos incidentes en la importación.

Tránsito Aduanero: Es el régimen que permite transportar mercancía, bajo control aduanero, de un punto a otro del territorio aduanero, con suspensión del pago de tributos hasta que se le asigne un destino aduanero final para consumo.

Depósito Aduanero: En este régimen se permite almacenar la mercancía extranjera, importada sin cobertura cambiaria, en recinto aduanero de uso público, con suspensión del pago de los impuestos incidentes en la importación, además de la permanencia de mercancía extranjera en ferias, congresos, muestras o eventos similares, realizados en recinto de uso privativo, con control previo aduanero para ese fin.

Depósito Especial: Es el régimen que permite almacenar partes, piezas, componentes y materiales de reposición o mantenimiento, con suspensión del pago de impuestos, para vehículos, máquinas, equipos, aparatos e instrumentos, extranjeros, nacionalizados o no, en los casos así definidos por el Ministro de Hacienda.

Zona Franca de Manaus (ZFM): La Zona Franca de Manaus está integrada por tres polos económicos: comercial, industrial y agropecuario, y se enmarca en el área comprendida por los estados brasileños de Acre, Amazonas, Rondônia, Roraima y las ciudades de Macapá y Santana, en el Estado de Amapá. Se trata de un territorio que goza de una serie de incentivos fiscales y que fue ideado como un modelo de desarrollo regional sostenible, para la creación de una base económica en la Amazonia Occidental y para promover la integración socioeconómica de la región. La contribución al desarrollo regional se realiza a través del fomento de las inversiones, el apoyo a las actividades productivas, la dotación de infraestructuras adecuadas, asistencia técnica, formación de la mano de obra y generación de empleo y renta.

En materia tributaria las empresas ubicadas en la ZFM cuentan con un tratamiento diferenciado del resto del país, pudiendo acogerse a una serie de beneficios fiscales que compensan otros gastos como los relativos al transporte. Así, además de los incentivos ofrecidos por el Gobierno Federal también existen políticas tributarias estaduales y municipales específicas.

La gestión de la ZFM es realizada por la Superintendencia de la Zona Franca de Manaus, o SUFRAMA (www.suframa.gov.br), entidad gubernamental dependiente del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior (MDIC) encargada de administrar la concesión de incentivos fiscales del gobierno brasileño dirigidos a los proyectos instalados en la demarcación de la ZFM, así como al desarrollo de acciones para la identificación y difusión de oportunidades de negocio con la finalidad de atraer nuevas inversiones a la región.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

El régimen por defecto de las importaciones es sin licencia. En ese caso, basta con rellenar una Declaración de Importación en el SISCOMEX. Otras opciones son mediante licencia automática o bajo licencia no automática.

La aplicación SISCOMEX, de uso obligatorio para cualquier operación de comercio exterior, indica bajo quéá régimen de licencia se encuentra una operación concreta, bien por el producto o bien por el tipo de importación. En general precisan licencia no automática todas aquellas operaciones sometidas a la anuencia de Organismos como el Ministerio de Agricultura, Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria, Ministerio de Defensa, Ministerio de Energía o por la propia Secretaría de Comercio Exterior (SECEX) del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior (MDIC).

Las importaciones temporales, las que gozan de un "ex tarifario" (reducción temporal del arancel cuando no exista producción local), las muestras, y otras siempre se encuentran bajo el régimen "sin licencia".

La Ley Nº 5966 del 11 de diciembre de 1973 instituyó el Sistema Nacional de Metrología, Normalización y Calidad Industrial y atribuyó al Instituto Nacional de Metrología, Normalización y Calidad Industrial (INMETRO), la función de órgano ejecutivo central del referido Sistema.

La Resolución Ministerial N° 171 MICT de 18 de julio de 1996 dispuso que los productos importados para comercialización en el país, están sujetos a los reglamentos técnicos expedidos por el INMETRO. Asimismo, los bienes que sean considerados por el INMETRO como de certificación obligatoria deberán ostentar en el embalaje el símbolo de identificación de dicha certificación.

Existe un listado de productos y servicios sujetos a Certificado de Conformidad, cuya importación está sujeta a la obtención de licencia no automática que debe ser expedida antes del embarque de la mercancía en el exterior. La relación de productos y servicios sujetos a conformidad por el INMETRO puede ser fácilmente obtenida a través de la página web del Instituto: http://www.inmetro.gov.br

Además de los reglamentos emitidos por el Inmetro, existen diferentes normas que establecen el cumplimiento de especificaciones técnicas, requisitos de calidad o registro ante el organismo competente para la importación de determinados productos, tales como: Aceites lubricantes, juguetes, reactores, productos de origen vegetal, etc.

Hay que señalar en este sentido, la existencia de la ABNT (Asociación Brasileña de Normas Técnicas), entidad privada sin ánimo de lucro responsable por la normalización técnica en Brasil, reconocida como único Foro Nacional de Normalización por medio de la Resolución núm. 07 de 24 de agosto de 1992 del CONMETRO, (Consejo Interministerial de Metrología, Normalización y Calidad Industrial), siendo la representante en exclusiva en el mercado brasileño de las siguientes entidades: ISO (International Organization for Standardization), IEC (International Electrotechnical Comission); COPANT (Comissão Panamericana de Normas Técnicas) y AMN (Associação Mercosul de Normalização).

En abril de 2007, el Ministerio de Agricultura de Brasil (Ministerio da Agricultura, Pecuária e Abastecimiento - MAPA) reconoció el sistema español de control veterinario para la exportación de productos. Para determinados sectores  curados de porcino y productos lácteos sectores funciona un sistema de prelistado autorizados a exportar: de carne y productos derivados del porcino, carne de conejo, aves, lácteos y pesca. Tradicionalmente, las exportaciones a Brasil se encontraban restringidas a aquellos establecimientos que obtuvieran la homologación de sus instalaciones por parte de inspectores del Departamento de Inspección de Productos de Origen Animal brasileño - Departamento de Inspeção de Produtos de Origem Animal (DIPOA), lo que en la práctica suponía que sólo unos pocos establecimientos estuviesen habilitados para la exportación a ese país. 

De acuerdo con esta decisión, las autoridades españolas están habilitadas para añadir nuevos establecimientos a lista, siempre que cumplan los requisitos establecidos por la legislación española en materia de autorización de establecimientos para la exportación, y, en su caso, eliminar de la misma a aquellos que por cualquier razón dejen de cumplir los requisitos exigidos. 

La lista propuesta de establecimientos a exportar ha sido actualizada a primeros de 2018 por parte de las autoridades españolas y remitida al DIPOA. 

En cualquier caso, los establecimientos que deseen exportar deben estar homologads por el MAPA brasileño. La solicitud se tramita a través de la Consegería de Agricultura y Medio Ambiente de la Embajada de España.    

Las exigencias del DIPOA  prevén, además del registro de la Empresa, el registro del etiquetado de cada producto que se desea exportar. Desde enero de 2017 los exportadores  deben tramitar la solicitud de registro telemáticamente a través del sistema SIG- PGA del MAPA Brasil. Anteriormente  la  documentación se tramitaba a través de la Oficina  Comercial de  España en Brasilia.

Cuando se trata de productos farmacéuticos, cosméticos, material hospitalario, alimentos a los que se atribuyen propiedades terapéuticas, y, en general, relacionados con la salud humana, la intervención de la Agencia Sanitaria ANVISA es preceptiva. Hay una priorización para productos de vida corta (menor de 60 días) y la tramitación on line de la solcitud está agilizando los procedimientos. 

En todos los casos de productos con intervención de INMETRO, como del MAPA, como de ANVISA, las licencias son "no automáticas", lo que implica un plazo de concesión de hasta sesenta días y la prohibición de embarcar antes de tener concedida la licencia.

 

 

 

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

Las barreras de acceso al mercado brasileño más destacadas son: 

  • Preferencia en la adquisición de bienes y servicios nacionales para una licitación o concurso público. Los bienes o servicios de origen nacional pueden llegar a ser un 25% más caro del precio que tendrían los productos de origen internacional.
  • Se exigen importantes grados de contenido local en numerosos concursos públicos, principalmente de energías e infraestructuras, incluyendo muchas veces la transferencia obligatoria de tecnología.
  • Los productos de origen animal están sometidos a homologación y autorización del etiquetado a través de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA), proceso que llega a durar años. ANVISA establece autorizaciones previas e inspecciones para numerosos productos. Los procedimientos son complejos y discriminatorios para el producto importado.
  • Existe una normativa exhaustiva para la importación de productos de origen vegetal y de madera, con el objetivo de estimular el control de plagas.
  • Existe una normativa específica por categoría de producto sobre los aditivos alimentarios específicos permitidos, y límites de residuos y otros contaminantes.
  • Muchos productos precisan del informe favorable del Instituto Nacional de Metrología (INMETRO), lo que incrementa las mercancías sometidas a licencia.
  • Los importadores de vino deben estar registrados en SISCOMEX y disponer de un certificado.
  • Se exige el análisis en frontera de muestras de aceite de oliva. Se ha conseguido el reconocimiento de los análisis del SOIVRE, aunque hay dificultades prácticas.
  • No se permite el tránsito de barcos pesqueros en puertos brasileños.
  • Barreras relacionadas con la propiedad industrial, debidas a la lentitud del INPI.
  • Los productos textiles están sometidos a diversas verificaciones, que retrasan su importación.