Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

 
Irán no es miembro de la Organización Mundial de Comercio (tiene estatus de observador). La inexistencia de compromisos ante la OMC permite a Irán aplicar cambios sustanciales en su política comercial, lo cual le otorga el carácter imprevisible, el cual ha mostrado en los últimos tiempos.
 
Sí que es miembro, en cambio, de otros tratados y acuerdos como la Convención del Sistema Armonizado (HS Convention), el Carnet A.T.A. para la importación temporal de productos o la Convención TIR para el tránsito aduanero de mercancías.
 
Tradicionalmente, las restricciones han variado de acuerdo con la disponibilidad de divisas. Pero, por otra parte, el régimen de comercio exterior resulta opaco y casuístico. Más que en la propia regulación comercial, formalmente publicada, los principales problemas se encuentran en la falta de transparencia y la aplicación asistemática y poco homogénea de las normas. Además de estos problemas, el principal obstáculo a la actividad de empresas extranjeras en Irán se encuentra en las normas sobre contratación pública. Éstas otorgan una gran preferencia a la producción local.
 
En cuanto a las limitaciones generales, está prohibida toda transacción comercial con el Estado de Israel. Y, en cuanto a productos, está prohibida la importación y consumo de productos porcinos y de bebidas alcohólicas por razones religiosas. Los productos alimenticios, como en la mayoría de países, tienen una reglamentación específica.
 
Todas las importaciones deben ser notificadas ante el Ministerio de Industria, Minas y Comercio (concretamente ITPO- Iran Trade Promotion Org.) con carácter previo a su realización, en principio a efectos de registro puramente estadístico.
 
 
NOTA:
 
El 9 de abril de 2018, como consecuencia de la fuerte caída del Rial en el mercado libre regulado, el gobierno iraní decidió unificar los tipos de cambio oficial y el de mercado libre regulado (a 42.000/$ o 51.709/€). A ello ha venido a sumarse  la decisión de EEUU de reimponer sanciones a Irán, que ha disparado la incertidumbre económica y está afectando muy negativamente, entre otras cosas, a la situación cambiaria del país. El mercado negro llegó a florecer con una pujanza extraordinaria hasta cambiarse el Euro por encima de 200.000 Riales. Actualmente lo han estabilizado en torno a 150.000 Riales.
 
Como consecuencia de esta situación, y previendo una escasez creciente de las principales divisas, derivada de la reducción de los ingresos de exportación de crudo iraní (debida a la reimposición de las sanciones norteamericanas contra Irán), el Gobierno ha establecido un nuevo régimen de importación y cambiario muy drástico y burocrático.
 
Desde el gobierno iraní se  decide lo que es esencial y secundario para la economía del país y, en función de ello, ha establecido 4 categorías de productos de importación que van de esenciales a prohibidos. En paralelo, establece un régimen cambiario distinto para cada categoría de producto y controla, además, el flujo de los ingresos de exportación en divisa y  su destino a una y otra categoría de producto:
 
·    Grupo 1: “Productos esenciales” para el país: La importación de los productos del grupo 1 se realiza con la divisa en posesión del Banco Central de Irán (generada por la venta del crudo) según el tipo de cambio oficial del BCI. Determinados productos y clasificados en el grupo 1 reciben una subvención por parte del Gobierno y para su importación se usa un tipo de cambio inferior (en torno a un 10%). 
 
·    Grupo 2: “Productos intermedios y materias primas”: En este nuevo régimen, la importación de los productos del grupo 2, asimilable, en principio, al grupo 1, se realizaba con la divisa en posesión del Banco Central de Irán y de la plataforma NIMA según el tipo de cambio oficial del BCI. No obstante, la posterior aprobación de una nueva ley por el Gabinete de Ministros y la entrada en vigor del nuevo paquete de medidas cambiarias del gobierno, hicieron que este grupo recibiera el mismo trato al que los “productos de menor interés”, clasificados en el grupo 3. Es decir, que su importación se realiza con la divisa disponible en el denominado “mercado secundario regulado", generada por la exportación de todos los productos no petrolíferos, así como, salvo el petróleo, los productos derivados de petróleo, gas natural, productos petroquímicos, siderúrgicos y metales no ferrosos (funciona en base a la demanda y oferta de divisa entre exportadores e importadores.  El tipo de cambio aplicado a este mercado es casi 3 veces más que el oficial.
 
En Mayo de 2019, dicha ley ha quedado revisada y modificada al clasificarse los productos de este grupo en 7 subgrupos, de los que de 2-1 a 2-3 reciben el tipo de cambio intermedio (reconocido comúnmente como NIMA Exchange Rate) y de 2-4 a 2-7, solo pueden importarse con la divisa en posesión del propio importador. Es decir que ya no tienen acceso a la divisa disponible en el mercado secundario regulado.
 
·    Grupo 3: “Productos de consumo y de menor interés”: Actualmente, la importación de los productos clasificados en el grupo 3 resulta factible únicamente con la divisa en posesión del importador.
 
·    Grupo 4: “Productos calificados de innecesarios” para los que existe suficiente producción local, según las autoridades iraníes. En una primera fase, este grupo abarcaba más de 1200 códigos arancelarios y desde la entrada en vigor de este nuevo régimen de importaciones, en varias ocasiones las autoridades han incluido más códigos y productos en esta larga lista. La importación de los productos del grupo 4 queda estrictamente prohibida.
 
NOTA: El Consejo de Ministros aprobó, en la reunión celebrada el 9 de Enero de 2019 a propuesta del Ministerio de Industria, Minas y Comercio; en aplicación del artículo 138 de la Constitución de la República Islámica de Irán que:
 
El registro de demanda y la importación de materias primas, partes & piezas y materiales necesarias para las líneas de producción, hasta un máximo de 300 millones de dólares por cada solicitante, se pueden realizar sin la asignación de divisas hasta el final del año 1398 (del calendario persa que coincide con el 20 de marzo de 2021), medida que se ha adoptado con objeto de facilitar la producción interna.
 
Y se puede despachar la mercancía importada tras la obtención de la luz verde del Ministerio de Industria, Minas y Comercio; y anunciando, debidamente, el origen de la divisa usada para la importación al Banco Central de la República Islámica de Irán.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

La Ley Arancelaria de enero 2003 unificó la dispersión de gravámenes aplicados a los productos importados. Cada año se producen algunos cambios en los aranceles aplicables y, coincidiendo con el Año Nuevo persa, es decir el 21 de marzo, se publican los nuevos aranceles. Se conceden frecuentes exenciones arancelarias a los bienes de capital y a las importaciones destinadas a proyectos públicos. La tendencia general en los últimos años ha sido a la baja, si bien algunas modificaciones al alza han respondido a la presión sectorial en busca de una mayor protección o a la aparición de nueva producción local de algunos bienes.

Asimismo, la existencia de muchos productos de consumo objeto de una elevada protección arancelaria explica la utilización de canales no ortodoxos o informales, a menudo originados en Dubai o relacionados con la existencia de zonas y depósitos francos, a través del tráfico de viajeros.
 
Aunque formalmente se han eliminado prácticamente todos los monopolios de importación, en algunos casos las empresas públicas correspondientes todavía juegan un papel preponderante en la importación del producto en cuestión (caso de la maquinaria agrícola o los productos onducéuticos, por ejemplo).
 
Existe además un impuesto o sobretasa, equivalente al 10% del coste del transporte de las mercancías importadas en Irán, cuando el transporte marítimo no se realiza en una línea de bandera iraní, es decir, en buques del grupo Iranian Republic Shipping Line (IRSL).Dado IRSL es una compañía que ha sido sancionada por la Unión Europea, esta tasa resulta obligatoria para las mercancías procedentes de la misma. El sujeto pasivo de dicha tasa es el importador iraní, que debe abonarla al Ministerio de Transportes de Irán antes de desaduanar la mercancía. 
 
Los grandes puertos iraníes son Bandar-e Asaluyeh, Bandar Abbas y Bandar Emam, mientras que los aeropuertos con registro aduanero son Abadan (ABD), Ahwaz (AWZ), Bandar Abbas (BND), Bandar Lengeh (BDH), Bushehr (BUZ), Chah Bahar (ZBR), Isfahan (IFN), Kerman (KER), Kermanshah (KSH), Kish Island (KIH), Mashhad (MHD), Shiraz (SYZ), Tabriz (TBZ), Tehran (IKA/THR), Yazd (AZD) y Zahedan (ZAH).
 
Irán cuenta con dos tipos de zonas que promueven la ayuda a la inversión: Las Zonas de Libre Comercio (ZLC) y las Zonas Económicas Especiales (ZEE).
 
De acuerdo con su definición legal, las ZLC y las ZEE son aquellas partes del territorio iraní que están reguladas por unas leyes especiales en lugar de por las leyes generales del país. Estas zonas se excluyen del dominio de las autoridades aduaneras y disfrutan de libertad de entrada y salida de mercancías. Se encuentran en zonas geográficas estratégicas y poseen unas infraestructuras adecuadas que, junto a los incentivos que se ofrecen, tratan de atraer inversión extranjera.
 
La diferencia básica es que las ZLC tienen su propio régimen legal mientras que las ZEE están sujetas a las leyes del territorio continental iraní, suavizadas por una serie de incentivos y excepciones a las normas generales. Las ZLC son independientes y no aplican el régimen legal general del país. Sus principales reclamos son las buenas  infraestructuras, una administración rápida y poco burocratizada y una regulación estable muy favorable, aunque algunas de estas características deben todavía mejorar para competir con otras zonas francas cercanas.
 
Estas zonas nacieron como una copia de otras zonas de libre comercio que se habían establecido con éxito en la región, como la de Jebel Ali, en Dubai, las cuales actúan como un centro de exportación y re-exportación además de cómo una forma de atraer  inversión extranjera. Con estas medidas se trataron de resolver dos de los mayores problemas de la economía iraní: la diversificación de exportaciones más allá del oil & gas y la atracción de inversión extranjera directa. Pero la realidad es que estas zonas no han cumplido los objetivos propuestos y se han convertido principalmente en centros de importación de productos de consumo a Irán.
 
ZONAS DE LIBRE COMERCIO
Estas zonas presentan como incentivos a la inversión:
  • Vacaciones fiscales de 30 años en todos los impuestos aplicables.
  • No se aplican límites al porcentaje de participación extranjera a la hora de crear una ondu venture: dentro del “onduce”, estas actividades se regulan por la ley de inversiones extranjeras (FIPPA), cuya aplicación es más restrictiva en lo que se refiere a la participación de socios extranjeros en las sociedades iraníes. En las ZLC no es necesaria ninguna participación local, pudiendo crearse empresas con propiedad 100% extranjera, lo que es teóricamente posible en el marco de la FIPPA, aunque la aplicación práctica de la ley lo haya impedido en la mayoría de los casos.
  • Las inversiones extranjeras están garantizadas. En caso de nacionalización, cada una de las Autoridades de las ZLC deberá pagar una compensación. También previsto en la FIPPA (Art. 9).
  • Libre repatriación de capital y beneficios, también previsto en la FIPPA (capítulo 5). Las empresas constituidas en las ZLC pueden constituir sucursales en territorio iraní bajo el mismo régimen que una empresa local.
Las Zonas de Libre Comercio en Irán son:
  • Isla de Kish: La Isla de Kish es la ZLC más conocida y desarrollada de Irán. Se encuentra en el Golfo Pérsico, cuenta con una superficie de 91 kilómetros cuadrados y está separada del “onduce” por 18 kilómetros. Las facilidades e infraestructuras de esta zona son las más desarrolladas de todas las ZLC de Irán, siendo la zona que mayor inversión ha atraído desde su creación, fundamentalmente centrada en el turismo. Debido al atractivo del sector del petróleo y sus derivados en el Golfo Pérsico, se está potenciando esta isla como un centro logístico para dicha industria.
  • Isla de Qeshm: La Isla de Qeshm se sitúa como la segunda ZLC de Irán en desarrollo y actividad. Situada dentro del Golfo Pérsico, en el estrecho de Hormuz, se encuentra muy próxima (2 kilómetros) a las cosas del “onduce” iraní y a 20 kilómetros de Bandar Abbas, el principal puerto de Irán en el Golfo Pérsico. Se promocionan en esta isla todo tipo de industrias, ya sean contaminantes o no, y de cualquier tamaño, aunque con preferencia por aquellas relacionadas con el sector petrolífero y sus derivados, industrias marinas e industrias pesqueras. Los principales proyectos pertenecen a sectores como la industria química, electrónica y maquinaria.
  • Chabahar: se presenta como la ZLC más oriental de Irán, situada en el Mar de Omán, cerca de la frontera con Pakistán. Cubre un área de 140 kilómetros cuadrados. Debido a su situación, esta zona podría ser interesante como zona de re-exportación a Afganistán y las ex –repúblicas rusas, siendo un punto intermedio entre India y el Golfo Pérsico. De hecho, en Chabahar se comercializa preferentemente entre empresas indias y existen diversas iniciativas para que el gobierno indio participe en el desarrollo de sus infraestructuras.
  • Arvand: Anteriormente era una ZEE. Se encuentra aún en una fase muy temprana de desarrollo y cubre dos grandes ciudades industriales como son Abadan (donde se encuentra una de las grandes refinerías de Irán) y Khoramshahr. Se encuentra en el Golfo Pérsico, cerca de la frontera de Irak y cerca también de Kuwait, por lo que los mercados objetivo de esta zona son los países del Golfo Pérsico, como Irak, Kuwait, Arabia Saudí y Emiratos Árabes.
  • Aras: La ZLC de Aras se encuentra en la frontera de Irán con Azerbaiján, en el noroeste de Irán. Una distancia de 110 kilómetros la separan de Tabriz, la capital de región más cercana. Las principales prioridades de inversión en esta ZLC se centran en la agricultura, minería, automoción e industrias textiles. Ofrece escasas facilidades.
  • Anzali: La última de las ZLC de Irán fue establecida en el puerto de Anzali, el más importante de Irán situado en el Mar Caspio. El potencial de esta zona se dirige hacia los mercados de Asia Central, fundamentalmente los países costeros del Mar Caspio, principalmente Rusia, Turkmenistán, Kazajstán y Azerbaiyán. No existe ningún proyecto reseñable realizado por empresas extranjeras y las facilidades que ofrece son escasas, a excepción del puerto.
  • Makou: Se trata de una ciudad en la provincia noroccidental de Irán, en el oeste de Azerbaiyán. El río Karasu en Turquía se encuentra al norte, y la República Autónoma de Nakhchivan, un enclave de Azerbaiyán, se encuentra al este. Turquía y la ciudad iraní de Khoy se encuentran al oeste y al sur, respectivamente.
  • Imam Khomeini Airport City: Situada en el aeropuerto internacional de Teherán dispone de 1500 hectáreas de zona de libre comercio y 2500 hectáreas de Zona Económica Especial. Está previsto la creación de 4 áreas especiales en ella: Administrativo-comercial, y ciudad digital, industrias creativas, altas tecnologías y logística.
ZONAS ECONÓMICAS ESPECIALES
A pesar de que existe un marco regulatorio, no existe, sin embargo, una legislación específica de las ZEE, por lo que cada una ofrece unas condiciones muy parecidas pero no similares, siempre dentro de este marco. A continuación se desglosan los principales incentivos de las ZEE:
  • Vacaciones fiscales de entre 4 a 12 años en el Impuesto sobre Sociedades.
  • Libre repatriación de capital y beneficios.
  • Todos los productos y mercancías importados están exentos de cualquier tipo de aranceles o cargas aduaneras, de la misma manera que en las ZLC.
  • Libre re-exportación de productos a terceros países. Las mercancías y productos fabricados en estas Zonas están exentas del pago de derechos aduaneros en la proporción equivalente al valor añadido en ellas cuando sean exportadas al territorio iraní.
Las Zonas económicas especiales en Irán son:
 
 

1-Salafchegan special economic zone
2-Shiraz special economic zone
3-Assaluye special economic zone
4-Arge Jadid special economic zone
5-Payam Airport  special economic zone
6-Persian Gulf special economic zone
7-Lorestan special economic zone
8-Amirabad port special economic zone
9-Bushehr Port special economic zone
10-Shahid Rajaee Port special economic zone
11-Sarakhs special economic zone
12-Sirjan special economic zone
13-Yazd special economic zone
14-Bushehr special economic zone



 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

La regulación aplicada en Irán sobre normalización y homologación es muy compleja.

En principio el Instituto de Estándares e Investigación Industrial de Irán (ISIRI) acepta todos los estándares de países miembros de la Unión Europea, incluidos los de AENOR. En el caso de estándares obligatorios, es decir, de los productos homologados, listados en la página Web de ISIRI (http://www.isiri.gov.ir/), se exige una Verificación de Conformidad (VOC) emitida por una Compañía de Inspección habilitada por ISIRI. Es muy recomendable obtener esa VOC en origen para evitar problemas en el momento de desaduanar la mercancía. La Norma a cumplir por el producto, que lo haga aceptable para ISIRI, puede figurar en la Carta de Crédito que ampara la importación de la mercancía. Irán acepta las VOC expedidos por las principales compañías internacionales del sector.

En cuanto al etiquetado, las normas son claras (aunque están en farsi), y son diferentes según el producto.

Los agentes o representantes locales son obligatorios, además de resultar imprescindibles para moverse en un mercado muy poco transparente regido por un sistema regulatorio complejo y cuya normativa se publica fundamentalmente en farsi.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

Irán no es aún miembro de la OMC. La inexistencia de compromisos ante la OMC permite a Irán actuar discrecionalmente.
 
Aranceles: el tipo arancelario medio iraní es alto, en torno al 28%. A los productos de consumo, en general, se le duplica el arancel. Hay productos (alimentación) cuya importación está prohibida con objeto de proteger la producción doméstica.
 
Registro de ciertos productos: afecta a los productos que puedan incidir en la salud humana (como los medicamentos, alimentos, bebidas, cosméticos y  productos de higiene) así como los fertilizantes, químicos para la agricultura y productos para consumo animal. Existe la impresión de que las exigencias de registro se utilizan, en parte, para restringir la importación. 
 
Compras Públicas: la Ley de Maximización de las Capacidades Tecnológicas y Productivas de Irán (Ley MAX) persigue la maximización del contenido local de los contratos públicos.
 
Fabricación local: Con la aplicación del principio de “economía de la resistencia” del Líder Supremo iraní se persigue fortalecer la producción local en los sectores no petrolíferos, con objeto de reducir la dependencia de la economía de este país de los ingresos generados por la exportación de petróleo y gas. Ello se traduce en un nivel de exigencia creciente a los inversores extranjeros (moda, automóvil y vehículos, suministros al sector del petróleo y gas, etc.).
 
Normas y Estándares: existe una lista de productos sometidos a estándares locales de carácter obligatorio para cuya importación (por Irán) es imprescindible obtener un certificado de verificación de conformidad con carácter previo al embarque. Tanto el estándar como la posición arancelaria del producto en cuestión, deben de figurar en la factura para su verificación por el Mº de Industria, Minas y Comercio o por parte de empresas extranjeras de inspección y verificación bien reconocidas (ej.: Bureau Veritas).
 
Restricciones cambiarias: La decisión errónea del Gobierno para unificar los tipos de cambio (oficiales y los del mercado) así como la creciente escasez  de las principales divisas, derivada de la reducción de los ingresos de exportación de crudo, llevó a la Administración iraní a establecer en 2018 un nuevo régimen cambiario y de importación, de carácter muy drástico y burocrático. El Gobierno decide lo que es esencial y secundario para la economía del país y, en función de ello, ha establecido 4 categorías de productos de importación que van de esenciales a prohibidos. En paralelo, establece un régimen cambiario distinto para cada categoría de producto y controla, además, el flujo de los ingresos de exportación en divisa y su destino a una y otra categoría de producto:
 
• Grupo 1: “Productos esenciales” para el país: La importación de los productos del grupo 1 se realiza con la divisa en posesión del Banco Central de Irán (generada por la venta del crudo) según el tipo de cambio oficial del Banco Central Iraní (1$ / 42.000 Rls).
 
• Grupo 2: “Productos intermedios y materias primas”: Desde 2019, los productos de este grupo, según su importancia, han sido clasificados en 7 subgrupos (de 2-I a 2-VII), y dependiendo de lo que decida el “Comité de la Producción Local” del Ministerio iraní de Industria, Minas y Comercio, pueden recibir un tipo de cambio intermedio, reconocido comúnmente como NIMA Exchange Rate (se trata de divisa disponible en el “FOREX Secundario” que se cotiza en base a la oferta y demanda de divisa entre los exportadores e importadores iraníes y cuyo tipo de cambio es inferior al del mercado) o simplemente quedan prohibidos de importar.
 
• Grupo 3: “Productos de consumo y de menor interés”. De momento no autorizan su importación pero hasta hace poco se podían importar con divisa en posesión del propio importador (con el tipo de cambio de mercado).
 
• Grupo 4: “Productos calificados de innecesarios”. La importación de los productos del grupo 4 queda estrictamente prohibida.
 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

Las barreras no arancelarias son muy numerosas: los productos alimenticios, cosméticos y de higiene, farmacéuticos, y el equipo médico necesitan ser registrados y contar con un agente oficial. Asimismo, necesitan ser registrados los abonos y los fertilizantes, además de las homologaciones obligatorias.

Al no pertenecer Irán a la OMC, las autoridades alteran el arancel con frecuencia, e incluso llegan a prohibir la importación de determinadas mercancías con el objetivo de proteger la industria nacional.

No existen contingentes en Irán y la licencia de importación expedida por el Ministerio de Comercio es obligatoria para la entrada de cualquier compra al exterior. El importador debe también contar con una tarjeta comercial (Commercial Card) emitida por la Cámara de Comercio, Industria, Minas y de Agricultura de Irán.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex