Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

Salvo en algunos sectores determinados, el régimen de importación está prácticamente liberalizado en Japón. El nivel general de protección arancelaria antes de la entrada en vigor el pasado 1 de febrero de 2019 del Acuerdo de Partenariado Económico UE-Japón (en adelante, EPA, por sus siglas en inglés) era bajo, excepto para algunos productos agroalimentarios protegidos y productos de piel, como bolsos y calzado. Tras esta fecha, se han eliminado de forma automática más del 90% de los aranceles que soportaban las exportaciones europeas a Japón. Una vez de que el Acuerdo esté implementado en su totalidad, Japón habrá eliminado el 97% de los aranceles que soportaban los bienes que se importaban desde la Unión Europea. Ello supondrá un ahorro aproximado de mil millones de euros anuales para los exportadores de la Unión Europea.

La importación requiere autorización administrativa solo para un número muy reducido de mercancías, principalmente por estar sujetas a cuotas de importación o por su naturaleza especial (armas, etc.).

No obstante, el régimen regulatorio puede suponer una dificultad para la entrada de determinados productos. En el mismo sentido, pueden existir otras barreras no arancelarias (divergencias de medidas y estándares internacionales, exigencia de certificaciones que no se aplican en otros mercados, requerimientos de empaquetado o embalaje, inspecciones relacionadas con el régimen fitosanitario, etc.). El nivel de dificultad depende del grado de protección del sector. 
 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

Sistema Arancelario

Los aranceles son administrados por la Dirección de Aduanas y Aranceles  del Ministerio de Finanzas. Como miembro del Convenio del Sistema Armonizado, la nomenclatura arancelaria obedece al sistema de clasificación comercial con identificación de seis dígitos.

Según los datos provenientes de la Asociación de Aranceles de Japón, el arancel medio aplicado en Japón es uno de los más bajos del mundo, aunque existe una gran dispersión entre sectores. Los productos agrícolas están sujetos a aranceles mucho más altos que los productos  no-agrícolas. Como ya se ha mencionado con anterioridad, con la entrada en vigor del EPA, se eliminarán progresivamente la mayoría de los aranceles existentes. Mientras que la eliminación de las cargas existentes sobre algunos productos ha sido inmediata, como ha ocurrido en los casos del vino, de los productos químicos, plásticos, cosméticos o prendas de vestir, en otros productos, como el cuero y el calzado, la eliminación de los aranceles en vigor se producirá de forma progresiva. Como ejemplo de ello, con la entrada en vigor del Acuerdo, los aranceles sobre el calzado se han reducido del 30% al 21% de forma automática y esta carga irá reduciendo progresivamente hasta su total eliminación en el plazo de 10 años.

Para la mayoría de los productos manufacturados, como automóviles, partes de automóviles o maquinaria industrial, el arancel vigente es del 0%.

Además de los aranceles, el impuesto sobre el consumo es recaudado sobre todos los artículos vendidos en Japón. Se prevé que, en octubre de 2019, el impuesto sobre el consumo aumente del actual 8% al 10%.

Despacho de Aduanas

La importación de la mayoría de las mercancías no requiere otro requisito que el trámite del despacho de aduanas y, el pago por parte del importador, de los derechos arancelarios y los impuestos que correspondan.
Ciertos productos requieren licencias de importación o autorizaciones especiales por parte de autoridades ministeriales (materiales peligrosos, animales, plantas etc.), puesto que están sujetos a regulaciones especiales o a tratados internacionales.

Por otro lado, se prohíbe la importación de mercancías peligrosas, como son las drogas, las armas, los explosivos etc., así como todos los productos que infringen las leyes que protegen la propiedad intelectual.

Los agentes de aduanas se encargan del despacho aduanero, además de ofrecer otros servicios complementarios, como el servicio de transporte de mercancías u otros semejantes.

 Documentación Necesaria

Como requerimiento general, las autoridades aduaneras japonesas, exigen que todas las importaciones vayan acompañadas de una serie de documentos, como son: la factura comercial, el packing list, el original firmado del conocimiento de embarque, el certificado de origen, etc.

Además de estos requerimientos generales para cualquier importación, existen también requerimientos específicos, según las características del producto importado (certificaciones, autorizaciones, permisos de importación etc.).  

Las aduanas japonesas ofrecen información en inglés sobre procedimientos en su web http://www.customs.go.jp/english/index.htm

Regímenes económicos aduaneros

  • Zonas y depósitos francos

Existen regímenes especiales en las sietes zonas de Hokkaido, Ibaraki, Tokio, Kanagawa, Aichi/Gifu, Kioto/Osaka/Hyogo y Fukuoka. Hay espacios en las aduanas para el tratamiento de depósito franco.

  • Importaciones temporales y muestras

Japón es miembro de la Convención Internacional para la Facilitación de la Importación de Muestras Comerciales y Material Publicitario bajo el sistema del carné ATA. Por ello, la importación temporal de equipos profesionales, muestras y material publicitario, instrumentos musicales y cámaras de televisión no está sujeta a derechos arancelarios.

Por otro lado, los bienes destinados a ser expuestos en ferias o eventos similares, pueden también ser importados sin quedar sujetos a derechos de entrada, siempre que se reexporten después de la exposición o sean almacenados en un depósito y no sean vendidos en territorio japonés.

Aparte de los equipos profesionales, muestras, material de ferias, etc, cubiertos por la Convención ATA, también se admiten como importación temporal los siguientes productos:

- Productos destinados a un proceso específico (pintura, ensamblaje, etc).
- Productos destinados a la reparación.
- Productos destinados a estudios científicos.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

Normas aplicables al comercio

Con la entrada en vigor del EPA, los aranceles han dejado de ser una barrera a la importación. Sin embargo, las reglamentaciones técnicas (Estándares y Reglamentos Técnicos) pueden ser en ocasiones barreras prácticamente infranqueables.

Existen dos tipos de homologación: por un lado, la homologación voluntaria, que no es necesaria para la importación de un producto en Japón, pero que garantiza cierto nivel de calidad ante el cliente; y por otra, la homologación obligatoria, impuesta por el Ministerio de Economía, Comercio e Industria (METI), sin la cual no es posible importar un producto.  

  • Homologación voluntaria

En el ámbito de las voluntarias, las más conocidas y utilizadas son las Japan Industrial Standards (JIS), otorgada por Japan Industrial Standards Comittee www.jisc.go.jp/eng y las Japan Agricultural Standards (JAS), otorgadas por el Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca www.maff.go.jp/e/. Se puede encontrar información sobre normativa reciente en la web de la Asociación de Estándares Japonesa www.jsa.or.jp.

Mientras las JIS sirven para la acreditación y certificación de todos los productos industriales (exceptuando aquellos regulados por leyes nacionales específicas o por otro sistema de normativas), las JAS se aplican a bebidas, alimentos procesados, productos agropecuarios, productos forestales, aceites y grasas y productos de pesca. A pesar de que se trata de normas de cumplimiento voluntario, son de alta importancia, ya que constituyen símbolos de calidad que pueden resultar determinantes en la decisión de compra de los consumidores o en las estrategias de carácter industrial. La empresa extranjera deberá sopesar, pues, la importancia de las normas para sus productos y las ventajas comerciales que otorgan, comparándolas con el coste de obtenerlas.

  • Homologación obligatoria

En cuanto a las homologaciones obligatorias, vienen impuestas por algunas reglamentaciones que establecen requisitos especiales sobre la seguridad de los productos y materiales, calidad, funcionamiento, dimensiones, etc., y se aplican, entre otros, en sectores como los de metales, maquinaria, productos agroalimentarios, cristales, equipos electrónicos, papel y madera, construcción naval y productos químicos.

La Organización de Comercio Exterior de Japón (JETRO) ofrece información útil sobre estándares y reglamentación en todos los sectores www.jetro.go.jp/en/reports/regulations/

Requisitos técnicos

Es necesario tener en cuenta los estrictos controles de carácter fitosanitario y zoo-sanitario que existen en Japón para ciertos productos.

Existe una estricta normativa específica aplicable al etiquetado de productos de consumo y alimentación, especialmente para la distribución y venta final. Se puede encontrar información en la Agencia de Asuntos del Consumidor www.caa.go.jp/en/

Hay normativas específicas para sectores como el farmacéutico, instrumentación médica, aparatos de telecomunicaciones, equipos de transporte, cosmética, productos agroalimentarios, etc.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

Entre las principales barreras comerciales destacan por su importancia las siguientes:

Restricciones a la importación de carne de cerdo. Japón tiene establecidas barreras arancelarias para proteger su industria local, consistentes en la fijación de un precio umbral o gate price para las importaciones de este producto procedentes de cualquier país de origen. Si el precio de la importación se sitúa por debajo del mismo, el importador tiene que hacer frente al derecho arancelario habitual y adicionalmente a un derecho específico igual a la diferencia entre el precio umbral y el precio de importación.

Dado que son medidas de política comercial, las gestiones dirigidas a la remoción de esta barrera se tienen que canalizar a través de la UE y en el marco de la OMC. Sin embargo, hay que destacar que en el caso de España, los exportadores se han adaptado de forma excelente a esta situación y gracias a contar con la carne de cerdo ibérico, en sus envíos se incluyen carne de cerdo de capa blanca y carne de cerdo ibérico, de manera que consiguen que sus envíos tengan el precio de importación perfectamente alineado con el precio umbral. Se trata por tanto de la barrera al comercio más importante, pues afecta al principal producto exportado por España a Japón, sin embargo, por el momento, de la manera en la que se ha articulado la medida y por la estrategia descrita anteriormente, no está afectando a las exportaciones españolas que siguen creciendo año tras año, permitiendo superar a Dinamarca que tradicionalmente ha sido el líder en estas exportaciones y que tiene mayores dificultades para lidiar con este sistema.

Ministerio de Agricultura japonés tiene establecidas medidas fitosanitarias para evitar la propagación de la Ceratitis capitata (infección vinculada a la mosca mediterránea). A través de ellas se fija la prohibición de exportación desde España de la mayoría de nuestras frutas y hortalizas. Las gestiones bilaterales con el Ministerio de Agricultura son fundamentales a la hora de conseguir la eliminación de estas medidas. En el año 2016, se consiguió la aprobación para exportar de ciertos tipos de melón y sandía, tras haberse demostrado científicamente que no pueden verse afectadas por la mosca mediterránea.

Además, dado que Japón no reconoce el territorio de la Unión Europea como un origen único para las frutas y hortalizas frescas, los Estados Miembros deben negociar individualmente acuerdos bilaterales, para cada uno de los productos de manera independiente y para cada una de las variedades de fruta o verdura que quiera exportarse a Japón. El procedimiento de negociación es notablemente largo, como fue el caso de la aprobación de los protocolos específicos para distintas variedades de cítricos españoles (más de dos décadas). Actualmente se está negociando su flexibilización pues imponen condiciones tan estrictas que hacen que las exportaciones de cítricos a Japón no sean viables económicamente. Tras estas negociaciones se tiene previsto iniciar las relativas a los protocolos sobre el tomate y posteriormente el caqui.

Medidas sanitarias que limitan el uso de aditivos alimenticios. Algunos aditivos que son de uso común a nivel mundial y avalados por el Comité de Expertos de la FAO/OMS están prohibidos en Japón. El Ministerio de Sanidad japonés publica y actualiza periódicamente una lista de aditivos autorizados en Japón que recoge aquellos para los que considera que su consumo no entraña peligro para la salud. Es especialmente importante conocerla para el caso de los vinos puesto que ello determinará si pueden importarse y con qué procedimiento.

Durante la negociación del Acuerdo de Asociación Económica UE-Japón, la UE identificó una relación de 45 aditivos cuya autorización se consideraba prioritaria. Japón accedió a permitir 42 de ellos incluso antes de firmar el acuerdo. La gestión para la eliminación de esta barrera la lleva a cabo la UE en el marco del EPA mediante el cual se establece  la autorización por parte de Japón de 28 aditivos y coadyuvantes utilizados habitualmente en la UE. El uso de once de ellos se permitió en el momento de entrada en vigor del Acuerdo y los restantes se irán autorizando progresivamente en un periodo de 5 años.

Medidas veterinarias que imponen la prohibición de importar carne de vacuno, ovino y caprino. El ministerio de Agricultura y el Ministerio de Sanidad japoneses tienen establecidas este tipo de medidas para evitar la propagación de la Encefalopatía Espongiforme Bovina (mal de las vacas locas). Al igual que en el caso anterior, es necesario negociar un protocolo bilateral para permitir exportar este producto bajo las condiciones que en él se establecen. Tras 13 años de negociaciones, en enero de 2020 se consiguió aprobar los protocolos correspondientes que permiten abrir parcialmente el mercado japonés a las exportaciones de carne de vacuno, ovino y caprino española. Persisten todavía limitaciones respecto a la edad (únicamente se puede exportar carne procedente de vacas de menos de 30 meses de edad) y la prohibición de exportar productos elaborados con dichas carnes.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

Se ha realizado un esfuerzo constante, en el marco de las reuniones bilaterales y multilaterales, para lograr un mejor acceso al mercado japonés. No obstante, persisten aún algunas barreras técnicas que no desaparecerán, o no lo harán completamente, tras la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación Económica entre la UE y Japón. 

Entre los obstáculos más relevantes destacan algunos fitosanitarios relacionados con alimentos y bebidas:  

  1. Japón no reconoce a la UE como mercado único para la carne o la mayor parte de las frutas y hortalizas frescas. Por lo tanto, las cuestiones fitosanitarias relacionadas con el comercio de estos productos se regulan mediante protocolos bilaterales. Su negociación puede ser lenta y costosa.
  2. Ciertos aditivos alimenticios que son de uso común a nivel mundial están prohibidos en Japón. Se da el caso de que algunos alimentos procesados, en cuya elaboración se utilizan esos aditivos, no pueden importarse a pesar de estar avalados por el Comité de Expertos de la FAO/OMS.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex