Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

Salvo en algunos sectores determinados, el régimen de importación está prácticamente liberalizado en Japón. El nivel general de protección arancelaria es bajo, excepto para algunos productos agroalimentarios protegidos y productos de piel, como bolsos y calzado.

La importación requiere autorización administrativa solo para un número muy reducido de mercancías, principalmente por estar sujetas a cuotas de importación o por su naturaleza especial (armas, etc.).

No obstante, el régimen regulatorio puede suponer una dificultad para la entrada de determinados productos. En el mismo sentido, pueden existir otras barreras no arancelarias (divergencias de medidas y estándares internacionales, exigencia de certificaciones que no se aplican en otros mercados, requerimientos de empaquetado o embalaje, inspecciones relacionadas con el régimen fitosanitario, , etc.). El nivel de dificultad depende del grado de protección del sector. 
 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

Sistema Arancelario

Los aranceles son administrados por la Dirección de Aduanas y Aranceles  del Ministerio de Finanzas. Como miembro del Convenio del Sistema Armonizado, la nomenclatura arancelaria obedece al sistema de clasificación comercial con identificación de seis dígitos.

Según los datos provenientes de la Asociación de Aranceles de Japón, el arancel medio aplicado en Japón es uno de los más bajos del mundo, aunque existe una gran dispersión entre sectores. Los productos agrícolas están sujetos a aranceles mucho más altos que los productos  no-agrícolas.

El cuero, ciertos productos manufacturados y los alimentos procesados tienen aranceles relativamente altos. Un ejemplo de especial importancia para España es el mercado de la piel y, por consiguiente, el del calzado de este tipo, que es uno de los más protegidos en Japón y se caracteriza por un complicado sistema de  cuotas arancelarias y altos aranceles. En el caso de este calzado de piel, existe una cuota arancelaria de hasta 12.019.000 pares al año a los que se les aplica un arancel del 24%, mientras que el arancel, fuera de esta cuota, es del 60% ad valorem o de 4.800 yenes por par (la cantidad que resulte más elevada).

Los recargos para la importación de productos agrícolas se encuentran aún entre los más altos entre los países industrializados (pueden llegar hasta el 50%). 

Para la mayoría de los productos manufacturados, como automóviles, partes de automóviles o maquinaria industrial, el arancel vigente es del 0%.

Además de los aranceles, el impuesto sobre el consumo (8%) es recaudado sobre todos los artículos vendidos en Japón.

Despacho de Aduanas

La importación de la mayoría de las mercancías no requiere otro requisito que el trámite del despacho de aduanas y, el pago por parte del importador, de los derechos arancelarios y los impuestos que correspondan.
Ciertos productos requieren licencias de importación o autorizaciones especiales por parte de autoridades ministeriales (materiales peligrosos, animales, plantas etc.), puesto que están sujetos a regulaciones especiales o a tratados internacionales.

Por otro lado, se prohíbe la importación de mercancías peligrosas, como son las drogas, las armas, los explosivos etc., así como todos los productos que infringen las leyes que protegen la propiedad intelectual.

Los agentes de aduanas se encargan del despacho aduanero, además de ofrecer otros servicios complementarios, como el servicio de transporte de mercancías u otros semejantes.

 Documentación Necesaria

Como requerimiento general, las autoridades aduaneras japonesas, exigen que todas las importaciones vayan acompañadas de una serie de documentos, como son: La factura comercial, el packing list, el original firmado del conocimiento de flete o de embarque, el certificado de origen, etc.

Además de estos requerimientos generales para cualquier importación, existen también requerimientos específicos, según las características del producto importado (certificaciones, autorizaciones, permisos de importación etc.).  

Las aduanas japonesas ofrecen información en inglés sobre procedimientos en su web http://www.customs.go.jp/english/index.htm

Regímenes económicos aduaneros

  • Zonas y depósitos francos

Existen regímenes especiales en las sietes zonas de Hokkaido, Ibaraki, Tokyo, Kanagawa, Aichi/Gifu, Kyoto/Osaka/Hyogo y Fukuoka. Hay espacios en las aduanas para el tratamiento de depósito franco.

  • Importaciones temporales y muestras

Japón es miembro de la Convención Internacional para la Facilitación de la Importación de Muestras Comerciales y Material Publicitario bajo el sistema del carné ATA. Por ello, la importación temporal de equipos profesionales, muestras y material publicitario, instrumentos musicales y cámaras de televisión no está sujeta a derechos arancelarios.

Por otro lado, los bienes destinados a ser expuestos en ferias o eventos similares, pueden también ser importados sin quedar sujetos a derechos de entrada, siempre que se reexporten después de la exposición o sean almacenados en un depósito y no sean vendidos en territorio japonés.

Aparte de los equipos profesionales, muestras, material de ferias, etc, cubiertos por la Convención ATA, también se admiten como importación temporal los siguientes productos:

- Productos destinados a un proceso específico (pintura, ensamblaje, etc).
- Productos destinados a la reparación.
- Productos destinados a estudios científicos.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

Normas aplicables al comercio

Los aranceles no constituyen, salvo en algunos casos, una barrera a la importación. Sin embargo, las reglamentaciones técnicas (Estándares y Reglamentos Técnicos) pueden ser en ocasiones barreras prácticamente infranqueables.

Existen dos tipos de homologación: por un lado, la homologación voluntaria, que no es necesaria para la importación de un producto en Japón, pero que garantiza cierto nivel de calidad ante el cliente; y por otra, la homologación obligatoria, impuesta por el Ministerio de Economía, Comercio e Industria (METI), sin la cual no es posible importar un producto.  

  • Homologación voluntaria

En el ámbito de las voluntarias, las más conocidas y utilizadas son las Japan Industrial Standards (JIS), otorgada por Japan Industrial Standards Comittee www.jisc.go.jp/eng y las Japan Agricultural Standards (JAS), otorgadas por el Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca www.maff.go.jp/e/. Se puede encontrar información sobre normativa reciente en la web de la Asociación de Estándares Japonesa www.jsa.or.jp.

Mientras las JIS sirven para la acreditación y certificación de todos los productos industriales (exceptuando aquellos regulados por leyes nacionales específicas o por otro sistema de normativas), las JAS se aplican a bebidas, alimentos procesados, productos agropecuarios, productos forestales, aceites y grasas y productos de pesca. A pesar de que se trata de normas de cumplimiento voluntario, son de alta importancia, ya que constituyen símbolos de calidad que pueden resultar determinantes en la decisión de compra de los consumidores o en las estrategias de carácter industrial. La empresa extranjera deberá sopesar, pues, la importancia de las normas para sus productos y las ventajas comerciales que otorgan, comparándolas con el coste de obtenerlas.

  • Homologación obligatoria

En cuanto a las homologaciones obligatorias, vienen impuestas por algunas reglamentaciones que establecen requisitos especiales sobre la seguridad de los productos y materiales, calidad, funcionamiento, dimensiones, etc., y se aplican, entre otros, en sectores como los de metales, maquinaria, productos agroalimentarios, cristales, equipos electrónicos, papel y madera, construcción naval y productos químicos.

La Organización de Comercio Exterior de Japón (JETRO) ofrece información útil sobre estándares y reglamentación en todos los sectores www.jetro.go.jp/en/reports/regulations/

Requisitos técnicos

Es necesario tener en cuenta los estrictos controles de carácter fitosanitario y zoo-sanitario que existen en Japón para ciertos productos.

Existe una estricta normativa específica aplicable al etiquetado de productos de consumo y alimentación, especialmente para la distribución y venta final. Se puede encontrar información en la Agencia de Asuntos del Consumidor www.caa.go.jp/en/

Hay normativas específicas para sectores como el farmacéutico, instrumentación médica, aparatos de telecomunicaciones, equipos de transporte, cosmética, productos agroalimentarios, etc.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

Se ha realizado un esfuerzo constante, en el marco de las reuniones bilaterales y multilaterales, para intentar llevar a cabo reformas regulatorias que permitan un mejor acceso tanto al mercado japonés como al europeo. Una vez que el Acuerdo de Asociación Económica entre la UE y Japón entre en vigor, es previsible que numerosas de estas barreras desaparezcan.

Algunas de las barreras más importantes son:

  1. Japón aplica desde 1986 un sistema de contingentes arancelarios para proteger a la industria local de cuero y calzado. Los aranceles aplicables al calzado de cuero pueden llegar al 30%.
  2. Japón no reconoce a la UE como mercado único para la carne y no aplica los acuerdos fitosanitarios (SPS) de la Organización Mundial de Comercio (OMC) sobre regionalización respecto a la UE. Por lo tanto, el comercio de cárnicos se regula mediante acuerdos bilaterales.
  3. En materia de importación de productos agroalimentarios susceptibles de estar afectados por Listeria Monocytogenes, Japón acepta desde diciembre de 2014 el umbral fijado por los estándares de la Unión Europea (hasta 100 cfu/g) si bien pueden coexistir controles cualitativos y cuantitativos.
  4. La importación de frutas y hortalizas frescas exige la firma de protocolos bilaterales que pueden ser lentos y costosos.
  5. Asimismo, Japón no reconoce la existencia de un mercado único para productos hortofrutícolas y tampoco aplica a este sector los acuerdos SPS de la OMC sobre regionalización respecto a la UE.
  6. Ciertos aditivos alimenticios que son de uso común a nivel mundial están prohibidos en Japón. Se da el caso de que algunos alimentos procesados, en cuya elaboración se utilizan esos aditivos, no pueden importarse a pesar de estar avalados por el Comité de Expertos de la FAO/OMS.
  7. La comercialización de material y equipamiento médico en Japón puede resultar complicada, debido a la no aplicación de algunas normas internacionales de certificación, como ISO e IEC, y a los procedimientos requeridos para su autorización.
  8. Los plazos para la aprobación de la comercialización de productos farmacéuticos son con frecuencia de notable duración.
  9. En el mercado de las compras públicas se ponen de manifiesto en ocasiones aspectos como la escasez de información disponible o la complejidad de la normativa aplicable, que dificultan la participación en el mismo.
  10. En servicios financieros, la UE identifica diversas barreras para la entrada en el mercado japonés de seguros y banca.
  11. En el mercado de los vehículos de transporte deben tomarse en cuenta las diferencias existentes en materia de determinadas certificaciones técnicas. En el mercado de ferrocarriles las grandes operadoras son empresas privatizadas que mantienen una estrecha relación con el sector público. La información disponible, especialmente en idioma distinto al japonés, no es abundante, la utilización de estándares internacionales no está generalizada y las cláusulas de seguridad pueden impedir la entrada de nuevos competidores.
  12. La importación de madera y productos derivados de la madera está sujeta a exigencias y estándares particulares sobre fumigación y marcado específico en los envases.   

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

La normativa técnica aplicable a las importaciones en algunos sectores puede dificultar las exportaciones. Se citan, a continuación, algunos de los requisitos técnicos que, con mayor frecuencia, pueden constituir obstáculos al comercio:

Algunas de las barreras más importantes son:

  1. Japón aplica desde 1986 un sistema de contingentes arancelarios para proteger a la industria local de cuero y calzado. Los aranceles aplicables al calzado de cuero pueden superar el 30%.
  2. Japón no reconoce a la UE como mercado único para la carne y no aplica los acuerdos SPS de la OMC sobre regionalización respecto a la UE. Por lo tanto, el comercio de cárnicos se regula mediante acuerdos bilaterales.
  3. En el caso de animales vivos y carne de vacuno, Japón no acepta la clasificación oficial de la OIE de riesgo de enfermedades infecciosas para los países de la UE. Por ello, establece procedimientos de evaluación de riesgo independientes país por país largos y complicados.
  4. La importación de frutas y hortalizas frescas en Japón exige la firma de protocolos bilaterales que son lentos y costosos.
  5. Japón tampoco reconoce la existencia de un mercado único para productos hortofrutícolas, y tampoco aplica los acuerdos SPS de la OMC sobre regionalización respecto a la UE.
  6. Aditivos alimenticios que son de uso común a nivel mundial están prohibidos en Japón. Se da el caso de que algunos alimentos procesados, en cuya elaboración se utilizan esos aditivos, no pueden importarse en Japón a pesar de estar avalados por el Comité de Expertos de la FAO/OMS.
  7. La comercialización de material y equipamiento médico en Japón es complicada, debido a la no aplicación de algunas normas internacionales de certificación, como ISO e IEC, y por el complejo procedimiento de aprobación.
  8. Los plazos  para la aprobación de la comercialización de productos farmacéuticos son también largos.
  9. El mercado de las compras públicas es otro ámbito en el que las barreras encontradas son múltiples: falta de información disponible, complejidad de la normativa aplicable, etc.
  10. En servicios financieros, la UE identifica diversas barreras para la entrada en el mercado japonés de seguros y banca.
  11. En el mercado de los vehículos de transporte, la industria considera barreras artificiales la existencia de determinadas certificaciones técnicas. En ferrocarriles las tres empresas (privatizadas, pero sostenidas con fondos públicos), la falta de transparencia y las cláusulas de seguridad impiden la entrada de nuevos competidores.
  12. La importación de madera y productos derivados de la madera está sujeta a exigencias y estándares particulares sobre fumigación y marcado específico en los envases.

La lista completa de regulaciones y procedimientos para la importación en Japón puede consultarse en la página web de la aduana japonesa. http://www.customs.go.jp/english/summary/import.htm

El nuevo acuerdo de libre comercio con la Unión Europea prevé la eliminación de gran parte de las barreras no arancelarias, pues tal y como han manifestado los firmantes son el principal escollo al comercio entre el Viejo Continente y Japón. Así pues, una vez entre en vigor el tratado en 2019, la mayor parte de estas deberían dejar de existir o, al menos, suavizarse significativamente.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex