Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

SOLICITUD DE LICENCIA DE IMPORTACIONES Y EXPORTACIONES

Para importar productos o mercancías a Malasia se debe obtener una licencia y/o permiso directamente de la autoridad de licencias o permisos que rige el producto o la mercancía que desea importar. La licencia general de importación de bienes y vehículos es otorgada por el Ministerio de Comercio e Industria Internacional.

 

Ministry of International Trade and Industry (MITI)

Import & Export Control Section
2nd floor, Block 10,
Government Offices Complex, Jalan Duta
50622 Kuala Lumpur.

Tel: (+603) 651-0033

Las solicitudes de certificados de importación deberán tramitarse a través del impreso JK 69.

Para más información https://www.miti.gov.my/index.php/pages/view/contentaee8.html

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

 Malasia ha venido liberalizando sus políticas relacionadas con el comercio, a pesar de la crisis económica mundial que estalló en 2008. Sin embargo, el comercio y los instrumentos de política relacionadas con el comercio, aplicados tanto en la frontera como internamente, siguen siendo parte integrante de la política general de desarrollo de Malasia. Esto es más evidente en algunos sectores, como la fabricación de automóviles o la contratación pública.

Malasia aplica dos sistemas de clasificación arancelaria, uno para el comercio dentro de la ASEAN (AHTN) y el otro, el Sistema Armonizado, para el comercio con otros países hasta el nivel de seis cifras. La clasificación aduanera de Malasia se basa en el Sistema Armonizado (SA) de 2017, estructurado en diez cifras. La clasificación aduanera de las mercancías se basa en la Nomenclatura Internacional del Sistema Armonizado.

El Arancel, como clasificación de productos y de derechos arancelarios, está recogido en la Orden de Clasificación y de Derechos Arancelarios, y que es objeto de revisión anual en las leyes de presupuestos. Los aranceles de Malasia se suelen imponer sobre una base ad valorem, con un arancel promedio aplicado del 6,1% para los productos industriales. Para ciertos productos, como el alcohol, el vino, el vidrio, la cerámica, las aves de corral y el cerdo, Malasia cobra derechos específicos que representan tasas arancelarias efectivas mayores. Los aranceles para líneas arancelarias donde existe una producción local significativa son a menudo más altos.

Las regulaciones de importación en Malasia son liberales en comparación con las regulaciones de otros países de la ASEAN. La mayoría de los productos se pueden importar libremente bajo la licencia general abierta. Algunos sectores específicos, considerados estratégicos, están protegidos por un sistema de licencias de importación restringida. Los artículos cubiertos en esta categoría son la industria del hierro y el acero, el cemento, el polietileno y el polipropileno, y también el sector del automóvil y sus componentes. Gozando este último de una protección muy fuerte que consiste en pagar un 30% de arancel, además de un impuesto especial a la importación de hasta el 105% que aplican las autoridades malasias. Ambos cargos se ven reducidos si los vehículos se importan como componentes para ser ensamblados en Malasia (“Completely Knocked Down” o CDK), en cuyo caso el arancel que los grava es de un 10%. Hasta el 30 de junio de 2021 y como situación excepcional debido a la Covid-19, dicho arancel se ha visto reducido en un 5%. Como resultado la práctica totalidad de los automóviles importados son ensamblados localmente.

Las restricciones en las licencias de importación también afectan a otros sectores en términos de aprobación (productos eléctricos) y artículos sanitarios (productos alimenticios o productos veterinarios), sin ser una medida proteccionista. Las cuotas no se aplican con frecuencia a las importaciones y se aplican a ciertos productos cuya producción local se ve favorecida (arroz, carne, frutas y verduras). En casos extremos (pollo congelado, huevos, leche líquida o azúcar), si se considera que la producción local es autosuficiente, la importación está prohibida. Hay otros productos que están prohibidos o sujetos a licencias especiales por razones de seguridad, religión o moralidad.

Por otra parte, los productores locales consiguen a menudo la exención de derechos para la importación de materias primas y equipos no disponibles localmente y que son utilizados directamente en el proceso de fabricación. Es decir, Malasia no subvenciona de forma directa las exportaciones, pero si ayuda a los bienes intermedios que son utilizados para la fabricación de bienes exportables. En el caso de grandes proyectos llevados a cabo por agencias gubernamentales es también probable la obtención de exenciones.

Existen igualmente impuestos a la exportación que se aplican principalmente a las principales commodities del país como son el petróleo crudo y el aceite de palma. Ciertos productos primarios como la madera y el aceite de palma requieren igualmente licencia de exportación y tienen el efecto de desalentar la exportación de esos productos y la reducción de sus precios internos, promoviendo la exportación de productos elaborados.

Puede encontrar más información sobre los procedimientos de declaración de importación y las restricciones de importación en el sitio web de Aduanas de Malasia: http://www.customs.gov.my/en

Malasia concede acceso preferencial a las importaciones procedentes de Turquía, China, la República de Corea, Pakistán, Nueva Zelanda, Chile, India y Australia y otros países de la ASEAN en virtud de acuerdos de libre comercio bilaterales / regionales preferenciales.

En el marco de la ASEAN, Malasia tenía suscrito un Acuerdo de Comercio Preferencial (PTA) con el resto de los países miembros. El número de subpartidas con exención total o con rebajas arancelarias era elevado (más de 2.000), pero la proporción que representaban sobre el comercio total de Malasia en ambos sentidos era bastante pequeña. Este acuerdo fue sustituido, a partir de enero de 1996, por el Arancel Común Preferencial Efectivo (CEPT). CEPT incluye y amplía significativamente la lista de productos previamente incluida en el PTA. Más tarde el Acuerdo de Comercio de Mercancías de la ASEAN (ATIGA) se firmó en febrero de 2009 y entró en vigor el 17 de mayo de 2010. El ATIGA reemplazó el Acuerdo anterior sobre la Tarifa Preferencial Común de la Zona de Libre Comercio de la ASEAN (CEPT - AFTA ), firmado en 1992.

El objetivo principal de ATIGA es establecer una base integrada de mercado y producción con un flujo libre de bienes en la región. Está dirigido a lograr uno de los objetivos de la Comunidad Económica de la ASEAN. Bajo ATIGA, los estados miembros de la ASEAN deben eliminar los derechos de importación y eliminar todas las formas de barreras no arancelarias. La ATIGA consolida y agiliza todas las disposiciones del anterior Acuerdo CEPT - AFTA y formaliza las decisiones ministeriales. El ATIGA comprende varios elementos nuevos para asegurar la realización de la libre circulación de mercancías dentro de la ASEAN, que incluyen los siguientes: liberalización arancelaria, eliminación de barreras no arancelarias, normas de origen, facilitación del comercio, aduanas, mercado más grande con economías de escala para las empresas, normas y conformidad, y medidas sanitarias y fitosanitarias. Las listas arancelarias de ATIGA detallan la reducción arancelaria (TRS) completa de cada estado miembro, además de las tasas arancelarias que se aplicarán a cada producto. Para ciertos países como Camboya, la República Democrática Popular Lao, Myanmar y Vietnam se les otorga cierta flexibilidad para mantener los aranceles del 0 al 5% sobre el 98,86% de sus líneas arancelarias. En cambio, Brunéi, Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur y Tailandia han eliminado los aranceles, dentro de ASEAN, en un 99,65% de sus líneas arancelarias.

En la actualidad, se hace hincapié en abordar las medidas no arancelarias que podrían tener efectos de barrera no arancelaria en las actividades comerciales y empresariales de la región.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

Para encontrar información tanto de las barreras arancelarias, como de las no arancelarias visite el siguiente enlace:

http://www.barrerascomerciales.es/Fichas.aspx?pais=Malasia

Para encontrar información tanto de las barreras arancelariascomo de las no arancelarias visite el siguiente enlace:

https://barrerascomerciales.comercio.gob.es/es-es/paises/paginas/Paises-barreras.aspx?a=MY&b=Malasia 

Todos los impuestos y derechos de importación sobre los bienes importados deberán ser pagados por adelantado antes de que los bienes puedan ser puestos a disposición del comprador. Lo mismo se aplica a las mercancías exportadas.

Los impuestos sobre las mercancías importadas en todo el estado incluyen: 

• Derechos de importación

• Impuesto sobre las ventas

• Impuestos especiales

 

Derechos de importación

Todas las mercancías que se importen, estén o no sujetas a derechos de importación, deben declararse por escrito. Todas las declaraciones deben indicar una cuenta completa y verdadera del número y la descripción de las mercancías y paquetes, el valor, el peso, la medida o la cantidad, y el país de origen o el destino final. Las declaraciones deben enviarse a la oficina de Aduanas en el lugar donde se deben importar las mercancías. Los documentos requeridos por la Aduana de Malasia incluyen: el Formulario personalizado Nº 1, conocimiento de embarque/factura de la vía aérea; factura comercial o factura pro-forma; lista de empaque; Cualquier permiso relevante, licencias o certificados.


Impuesto sobre bienes y servicios

 Tras muchos intentos se implementó el impuesto sobre el consumo (GST, el equivalente al IVA en España) el 1 de abril de 2015, pero luego se retiró en 2018 después de la 14ª Elección General. El GST era un impuesto sobre el consumo, pero a diferencia del impuesto sobre ventas y servicios (SST), cubría todas las etapas del proceso de transacción al tiempo que permitía a los fabricantes, mayoristas y minoristas reclamar un crédito sobre el impuesto pagado en las compras de sus insumos para evitar que se les cobre dos veces. Sin embargo, el impuesto era impopular. Se redujo al 0% el 1 de junio de 2018. El Gobierno de Malasia presentó en primera lectura el proyecto de ley para derogar el GST en el Parlamento el 31 de julio de 2018 (Dewan Rakyat). El GST se reemplazó con el SST a partir del 1 de septiembre de 2018, un impuesto monofásico con menor capacidad recaudatoria que el Gobierno se plantea volver a cambiar.

En lo que respecta a muestras comerciales y material de publicidad. Malasia es firmante de la Convención Internacional para facilitar la importación de muestras comerciales y material de publicidad. Aquellas muestras sin valor comercial se admiten libres de gravamen. Catálogos, listas de precios, noticias comerciales, se eximen del pago de derechos arancelarios, si el envío se hace en un solo documento y no pesa más de un kg.

Al formar también parte de la Convención Aduanera del carné ATA, el proceso aduanero en la importación de muestras entre los países miembros del convenio se ve facilitado.


 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

Malasia es un país en principio con vocación aperturista, sin grandes problemas de acceso al mercado salvo en los casos de sectores o empresas locales a proteger de las importaciones. Otra cuestión son las compras públicas, donde los procesos son en ocasiones poco transparentes y existe una importante discriminación positiva hacia los bumiputras (etnia malaya).

a) Arancelarios: El arancel medio es del 6%, si bien unos 80 productos presentan aranceles extremadamente elevados. Así, los automóviles montados cuentan con una fuerte protección, entre el 60 y el 105%, por lo que la mayoría de los automóviles importados se monta localmente. Las piezas pagan entre el 5% y el 80%. Otros sectores con fuerte protección son el vidrio y la cerámica (entre el 30 y el 60% aunque con algunas partidas al 5%), determinados productos químicos industriales (hasta el 35%, aunque la mayor parte sin arancel), trefilados de hierro y acero (5%), algunos textiles del subsector de fast fashion (del 5 al 20%), algunos productos agroalimentarios hasta el 25%, el vino (7RM/l) y especialmente el vino espumoso (23RM/l). Se aplican también aranceles a la exportación de algunos productos como el petróleo o algunos metales.

b) Licencias de importación: Se aplican a prácticamente la cuarta parte de las líneas arancelarias. El sector automóvil está sujeto a un sistema de permisos que se otorgan solo a bumiputras, gestionado de manera poco transparente. También existen licencias a la exportación de productos como aceite de palma o azúcar.

c) Certificación y homologación: se requiere certificación para las baldosas cerámicas, aprobación para el vidrio y se aplican normas de calidad para el acero, para la construcción y normas de etiquetado para productos alimenticios. La generalización de los estándares “halal”, si bien en principio son voluntarios, actúan como barrera de acceso al mercado.

d) Veterinarias: las importaciones de carne y derivados del cerdo se autorizaban solo para carne procedente de matadores autorizados (España cuenta con 30 mataderos autorizados) y por establecimientos registrados desde finales de 2019 (con la aplicación de un periodo transitorio). Se requiere un certificado de los Servicios de Inspección del MAPA. Las importaciones de otra carne bovina y ovina requieren un protocolo que no se ha negociado en el caso de España, además de pasar los controles islámicos (halal) poco transparentes. En cuanto a las aves de corral, se requieren exigentes auditorías de los establecimientos. Las políticas aplicadas y la relación con las autoridades del sector (DVS) son complejas.

e) Bebidas alcohólicas: Aparte de los elevados aranceles, se encuentra la complejidad para obtener licencias de importación. El requisito previo para su obtención es tramitar una licencia para la venta y suministro de alcohol y otra licencia para local/almacén dedicado al vino.

En materia de religión, las leyes malasias solo prohíben la venta de bebidas alcohólicas a los musulmanes, no habiendo restricciones para los no musulmanes, aunque en determinadas zonas con predominio musulmán, las autoridades locales pueden presionar a las tiendas para que no expongan ninguna bebida alcohólica. Además, los fabricantes sólo pueden anunciarse en periódicos extranjeros, revistas y redes sociales no malasias, dificultando su publicidad.

f) Licitación pública: Malasia no es parte del Acuerdo de Adquisiciones Gubernamentales de la OMC y, como resultado, las compañías extranjeras no tienen la misma oportunidad que algunas compañías locales para competir por contratos, y en la mayoría de los casos están obligados a contratar a un socio local para presentar sus ofertas. En las licitaciones nacionales, se otorgan preferencias a los proveedores Bumiputra (etnia malaya) sobre otros proveedores nacionales. En la mayoría de las adquisiciones, las empresas extranjeras deben contratar a un socio local para presentar sus ofertas, y gran parte de las licitaciones están restringidas a empresas con al menos un 30% de capital bumiputra. Las adquisiciones a menudo pasan por intermediarios en lugar de ser realizadas directamente por el gobierno. Las licitaciones internacionales generalmente solo se convocan cuando los bienes y servicios nacionales no están disponibles. Existen en ocasiones adjudicaciones directas para denominadas operaciones “de Estado”, y la capacidad de competir de quienes se atienen a los convenios anticorrupción se ve limitada por prácticas poco escrupulosas de algunos agentes locales y algunas empresas de países no OCDE (con mayor margen para comisiones).

g) Medidas de defensa comercial. En abril de 2017 el Ministerio de Comercio Internacional e Industria de Malasia (MITI) estableció medidas de salvaguardia definitivas en forma de recargo arancelario por un espacio de tres años a las importaciones de ciertas rúbricas de productos de acero, en concreto a las importaciones de alambrón y barras en bobinas y redondos de acero para hormigón. Estas medidas afectaban a una empresa española que exportó durante 2015 producto por valor inferior a 1 M EUR. No se ha solicitado la extensión, por lo que ya no se aplicarían. En septiembre de 2020 el MITI inició una investigación de salvaguardias a las importaciones de productos cerámicos en la que España se personó como parte interesada y presentó alegaciones. Finalmente en enero de 2021 se ha dado por terminada esa investigación. 
 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex