Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

Con la incorporación a la OMC en 2000, Omán modernizó su normativa sobre comercio exterior. Si a esto se añade la adhesión a la Unión Aduanera del CCG, se puede explicar el rápido incremento tanto de las importaciones como de las exportaciones en los últimos años. Asimismo, la fuerte inversión en los puertos industriales busca potenciar al país como uno de los centros de transporte marítimo de la zona con fácil acceso a África, Asia y Europa.

 

Omán ha creado un sistema de Ventanilla Única Electrónica para el Comercio Exterior. Actualmente existen 27 oficinas de aduanas en el país y según las autoridades omanís el despacho de las mercancías se realiza normalmente en un plazo de 24 horas (no obstante, según el Foro Económico Mundial dicho tiempo es de 70 horas). Todas las importaciones realizadas en Omán, salvo las de bajo valor pecuniario (hasta 1.000 riales omaníes) y las destinadas a uso personal, han de ir acompañadas, entre otros documentos, de una copia del Registro Mercantil de la empresa, copia del certificado de registro en la Cámara de Comercio de Omán, de la factura comercial, el conocimiento de embarque (conocimiento de embarque aéreo en el caso de la carga aérea y conocimiento de embarque marítimo respecto de la carga marítima), declaración de importación, packing list  y, de ser necesario, el certificado de origen y/o la autorización correspondiente para los bienes que tienen restringida su importación. Antes de que las mercancías se exporten a Omán, las facturas comerciales y los certificados de origen han de estar autentificados en el país de origen por la Embajada de Omán en España. Aún en el caso que los documentos no estén certificados, las mercancías pueden ser despachadas tras su inspección por la administración de aduanas, el pago de los derechos, según la valoración de la Dirección General de Aduanas, y un depósito en efectivo por importe del 2% del valor importado. Este depósito se reintegra si los documentos exigidos se presentan en un plazo de 90 días. La gestión de despacho de mercancías en aduanas está restringida a nacionales omaníes.

 

Todas las empresas importadoras han de inscribirse en el Departamento de Registro Mercantil, dependiente del Ministerio de Comercio e Industria, con sujeción a una tasa, que varía entre 150 y 1.000 riales omaníes. El registro tiene una validez de cinco años. Los importadores (y exportadores de Omán) deben también afiliarse a la Cámara de Comercio e Industria de Omán y pagar anualmente un derecho de asociación, que oscila entre 50 y 625 riales omaníes. A ello hay que añadir una tasa municipal por un importe entre 25 y 100 riales omaníes. 

 

El Foro Económico Mundial, en su índice de facilitación del comercio, sitúa a Omán en el puesto 81 (de 136 países) en cuanto a tiempo necesario para gestión de importación en aduanas.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

Desde el establecimiento de la Unión Aduanera del CCG el 1 de enero de 2003, Omán ha venido aplicando la Ley de Aduanas Común del CCG y su Reglamento de aplicación y notas explicativas, con arreglo al Real Decreto Nº 67/2003. En virtud del principio de "puerto de entrada único", los productos importados en Omán (o en cualquier otro Estado del CCG) y destinados a otro mercado del CCG únicamente están sujetos a derechos de aduana en el primer punto de entrada de la Unión Aduanera. Los procedimientos aduaneros y la documentación exigida son los mismos para todos los miembros del CCG.

Omán tiene un arancel relativamente sencillo, que comprende 7.301 líneas; excepto para el tabaco y sus productos (que suponen el 0,3% de las líneas y son gravados con un tipo mixto), todos los tipos son ad valorem y no hay contingentes arancelarios ni otros derechos e impuestos sobre las importaciones. Su arancel se basa en el Arancel Externo Común del CCG y consiste básicamente en tres tipos: tipos nulos (11,1 por ciento del total de las líneas), tipos del 5% (87,8%), y tipos del 100% (0,8% de las líneas) básicamente para la importación de bebidas alcohólicas, la carne de porcino y sus productos. Entre los productos libres de impuestos se incluyen las materias primas agrícolas y los alimenticios básicos, los farmacéuticos y otros, tales como determinados tipos de papel, libros y revistas; metales preciosos sin elaborar; embarcaciones y aeronaves. En suma, Omán aplica un arancel general medio del 5,5%.

  

 

Para solucionar las diferencias sobre valoración en aduana y clasificación aduanera de las mercancías, los agentes comerciales pueden apelar en primera instancia ante la Dirección General de Aduanas, dependiente de la Policía Real de Omán; en segunda instancia ante el Inspector General de Policía y Aduanas, dependiente también de la Policía Real de Omán; en tercera instancia ante el Ministro de Hacienda y, finalmente, ante el Tribunal de Arbitraje de Omán.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

Las normas de etiquetado obligan a que las etiquetas deben figurar en árabe o en árabe e inglés, aunque puede autorizarse, en casos concretos y con fines de comercialización de prueba, un número reducido de productos etiquetados en inglés solamente. Se permite pegar una etiqueta con la información en árabe encima de la etiqueta original. En las etiquetas de los productos alimenticios ha de figurar el nombre y marca del producto, las fechas de producción y caducidad (en tinta indeleble), el país de origen, el nombre y dirección del fabricante, el peso neto en unidades del sistema métrico, la lista de ingredientes y aditivos por orden decreciente de importancia, la identificación del lote y las instrucciones de conservación y uso, cuando proceda. Los productos transportados a granel deben seguir también la normativa de etiquetado e ir acompañados de pequeñas muestras de producto para posibles verificaciones de laboratorio.

Al tratarse de un país islámico, Omán tiene prescripciones estrictas en materia de marcado y etiquetado para la carne y los productos avícolas, por ejemplo, que el animal haya sido sacrificado con arreglo a los procedimientos islámicos ("Halal"), cuando sea necesario. La carne envasada, fresca y congelada, incluida la de aves de corral, debe llevar etiquetas en las que figure la siguiente información: etiquetado en dos idiomas, uno de los cuales debe ser el árabe; país de origen; fechas de producción (sacrificio o congelación) y de caducidad, incluido el nombre del mes; tiempo de conservación del producto; peso neto en unidades métricas y designación del producto. En el caso de la carne preparada y envasada, incluida la de aves de corral, deben indicarse las fechas de producción y de caducidad, así como el peso neto del producto.

La Autoridad Reguladora de las Telecomunicaciones (TRA) ha emitido directrices para el etiquetado de equipos de telecomunicaciones. Los distribuidores de estos equipos deben inscribirse en la TRA. La etiqueta debe contener el número de autorización y el número de distribuidor. Los artículos importados pueden ser etiquetados tras el despacho de aduanas, pero antes de entrar en el mercado de Omán.

Todos los metales preciosos, joyas y piedras preciosas, ya sea importados o producidos, deben estar marcados e identificados bajo las directrices del Decreto 109/2000. La entidad responsable del proceso de acuñación del oro es el laboratorio de metales preciosos de la DGSM. 

Desde 2011 la OSG ha adoptado requisitos de etiquetado para los productos de tabaco. Es obligatorio que en los paquetes de cigarrillos se anuncien advertencias obligatorias sobre los efectos nocivos del tabaco. Estas normas fueron adoptadas por Omán, a través del Decreto Ministerial N º 12/2012, y entraron en vigor en marzo de 2013.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

Existen prohibiciones y restricciones de importación por diversas razones, entre ellas convenios internacionales, salud y seguridad y motivos religiosos y morales. Los productos abarcados por esas prohibiciones son, entre otros, drogas, armas y productos de medios de comunicación. Omán también mantiene restricciones para los productos alimenticios que contengan alcohol o cerdo y fertilizantes orgánicos.

Existen requerimientos específicos para la importación de vegetales y frutas congeladas; piña enlatada; cerezas secas agrias; grasas y aceites comestibles para consumo humano; agua potable; tabaco; aceite de linaza; mermeladas; confituras y gelatinas; mazapán; café con alto contenido de Ochratoxin A; coliflor congelada; aperitivos fabricados con harina, fécula de patata, cereales o frutos secos; sirope con alta concentración de fructosa; grasas para untar; bebidas gaseosas no alcohólicas; caramelo blando; yuca dulce; levadura en polvo; garbanzos cocidos enlatados; conservas de fruta con hueso enlatadas; ocra fresca; pollo congelado o refrigerado; zanahoria congelada; pimienta negra y agua embotellada. También para cemento "Portland", cilindros LPG y neumáticos.

Las importaciones de productos farmacéuticos deben ser desde fábricas con departamento de I+D y los productos deben tener licencia tanto en el país de fabricación como en dos países del CCG distintos de Omán, siendo al menos uno de ellos el Reino de Arabia Saudita.

Existen requisitos de etiquetado por parte de la Telecommunications Regulatory Authority (TRA) y los artículos importados deben etiquetarse después de pasar la aduana y antes de entrar en el mercado omaní.

En las licitaciones se da preferencia de precio del 10% a bienes locales, siempre y cuando cumplan con los estándares establecidos. De todas maneras, la trascendencia de esta práctica no es relevante por la reducida oferta local. Asimismo, se da una preferencia de precio del 5% a los bienes producidos en otros miembros del CCG.

Los servicios de aduanas omanís exigen un depósito del 2% del valor de la mercancía importada durante 90 días en caso de que no se presenten los documentos necesarios, entre los cuales se exige la legalización de los mismos. Asimismo, desde febrero de 2017 se ha pasado a cobrar un 0,5% del valor de los bienes importados exentos que se realice por embarque marítimo o aéreo y 1% en el caso de envíos por tierra. 

 

Por último, es interesante señalar que en el año 2014 se creó la Autoridad Omaní de Asociación para el Desarrollo (Omani Authority of Partnership for Development (OAPFD), que fue absorbida por la nueva Public Authority for Privatisation and Partnership (PAPP) en julio de 2019. Si bien este organismo ha estado hasta ahora prácticamente inoperante, las empresas extranjeras establecidas o interesadas en exportar a Omán deben tener en cuenta los potenciales costes asociados a la implementación de los llamados programas offset. Estos programas que contribuyen al desarrollo del país son exigibles, en principio, a las empresas con sede fuera del sultanato que participen en licitaciones públicas para proyectos de infraestructura básica con la administración del Estado o con empresas en las que el gobierno omaní disponga de una participación superior al 50 por ciento. Los proyectos sometidos a concurso tendrán un valor superior a los 5 millones de riales (unos 12 millones de euros). Si bien la OAPD señala que los importes de obligación total están limitados al 50 por ciento del valor del contenido importado en el contrato correspondiente, en la práctica parece ser que se aplican multiplicadores, por lo que la obligación real se estima puede alcanzar el 5,25% del valor del contrato. En principio, la AOPD no sigue una regla fija en cuanto a los procedimientos de compensación exigidos, offset, sino que éstos se determinan caso por caso. Asimismo, si no se consiguen los objetivos parciales, se podrán exigir avales e imponer multas. En 2019 se informa que son más de 14 los proyecto que se han ejecutado siguiendo las directrices de este programa.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

Con arreglo a la Ley de Aduanas Común del CCG, cada Estado del Consejo establece su propia lista de productos prohibidos o sujetos a restricciones, aunque los miembros están preparando una lista común. Las importaciones prohibidas en algunos Estados miembros del CCG y permitidas en otros no pueden transitar a través de los Estados en los que están prohibidas.

En Omán, se mantienen prohibiciones absolutas de importación por diversas razones, entre ellas convenios internacionales, salud y seguridad y consideraciones religiosas y morales. Los productos abarcados por esas prohibiciones son, entre otros, drogas, armas y productos de medios de comunicación. Adicionalmente el país mantiene restricciones para la importación de, entre otros, productos alcohólicos, productos porcinos o fertilizantes. Se puede consultar las barreras a la entrada de productos españoles en Omán en la página Web www.barrerascomerciales.esdel Ministerio de Economía y Competitividad.

 

Se requieren certificados fitosanitarios para algunas importaciones de vegetales o de origen vegetal, como contrachapados, madera, arroz, fruta, plantas y semillas; y se necesitan permisos sanitarios en el caso de múltiples productos alimenticios (por ejemplo, galletas, chocolate, refrescos, té, café molido). Además, se exigen permisos veterinarios para la importación de animales y productos de origen animal.

Los productos farmacéuticos deben ser importados directamente de empresas fabricantes con departamentos de investigación, y los productos deben tener licencia en el país de fabricación, así como en al menos dos países del CCG distintos de Omán, uno de los cuales debe ser el Reino de Arabia Saudita.

Todos los productos de origen cárnico provenientes de España deberán ir acompañados por un certificado Halal.

En 2000, Omán aceptó el Código de Buena Conducta anexo al Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos de la OMC. El Servicio y Centro Nacional de Información, dependiente de la Dirección General de Especificaciones y Medidas del Ministerio de Comercio e Industria, actúa como servicio de información sobre las normas y otras prescripciones técnicas omaníes. Corresponde a la Dirección General de Especificaciones y Medidas del Ministerio de Industria y Comercio la normalización, la metodología, las pruebas y el control de la calidad, la evaluación y certificación de la conformidad y las actividades de acreditación.

 

Omán está armonizando sus normas y reglamentos técnicos en el ámbito del CCG. Las normas aplicables a todos los países del CCG pueden ser propuestas o iniciadas por una entidad de un país miembro y se tramitan por medio de las comisiones técnicas de la Organización de Normalización del Golfo (GSO), que tiene su sede en Riad (Arabia Saudita). Para ser incluida en el programa de trabajo de la GSO, la propuesta ha de contar con el apoyo de al menos cinco de los países miembros; y para regulaciones técnicas éstas han de contar con un apoyo unánime. En general, las normas omaníes y del CCG se basan en las normas internacionales. Según las autoridades omaníes, sólo se elaboran normas y reglamentos técnicos en el plano nacional cuando es absolutamente indispensable. Los reglamentos técnicos se publican en el Boletín Oficial abiertos a comentarios públicos durante 60 días. Es siempre necesario una declaración por parte del fabricante en la que se deberá de asegurar la conformidad de su producto a los estándares omaníes/CCG.

 

Omán tiene 10.012 normas en vigor, de las cuales 10.000 se basan en las normas del CCG establecidas por la GSO; 1.838 son normas obligatorias (por ejemplo, sobre automóviles, neumáticos, juguetes, cosméticos, productos alimentarios, materiales de construcción y aparatos eléctricos).  La conformidad de los bienes importados se verifica por las autoridades aduaneras a excepción de los productos alimenticios que pueden entrar libremente siempre que incluyan Certificado de conformidad en la evaluación del cumplimiento con la normativa técnica local aprobada por la DGSM. Si la mercancía importada no incluye los certificados pertinentes, se permite el despacho temporal.

Desde 2004, Omán aplica las leyes del CCG sobre cuarentena veterinaria y fitosanitaria. Las importaciones, las exportaciones y la producción nacional de plantas y animales están sujetas a la inspección de la unidad de cuarentena del Ministerio de Agricultura (la Dirección General de Sanidad Animal y la Dirección General para el Desarrollo Agrícola son las autoridades competentes en cuestiones sanitarias y fitosanitarias, incluida la inocuidad de los alimentos, la protección de los animales y la preservación de los vegetales) que también examina todos los productos agropecuarios antes de su exportación y expide los certificados sanitarios y fitosanitarios pertinentes. Todas las importaciones de vegetales han de ir acompañadas del certificado de aprobación agropecuaria expedido por las autoridades competentes del país de exportación. También se exigen certificados fitosanitarios para las importaciones de semillas, plantas, partes de plantas y productos vegetales para uso agrícola. Se necesita asimismo un certificado sanitario y la autorización previa de la Dirección General de Sanidad Animal para importar animales vivos de cualquier país. La Dirección General de Sanidad Animal inspecciona las importaciones de productos alimenticios de origen animal, entre ellos la leche y los productos lácteos, para garantizar que estén exentos de contaminantes físicos o visibles, y deben ir acompañados de un certificado en el que se declare que no contienen sustancias radiactivas ni dioxina. Todos los productos importados por primera vez se analizan antes de su despacho. Los resultados se evalúan para determinar si se ajustan a las normas del CCG y del Codex Alimentarius, a fin de asegurar que los productos alimenticios importados sean inocuos para el consumo humano. Los productos alimenticios no aptos se rechazan en el punto de entrada; y bien se destruyen o se devuelven al país de origen (la decisión se deja en manos del importador). Según las autoridades, se aplica el mismo trato que a los productos alimenticios de origen nacional. Omán es miembro de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF) y el Codex Alimentarius. En junio de 2016 el Comité de Seguridad Alimentaria del CCG publicó una Guía para el control de la importación de alimentos que implicaría la aplicación de un sistema unificado de control con el fin último de mantener la seguridad alimentaria. Esta guía recopila además la legislación aplicable a cada grupo de alimentos.

 

 

Omán está armonizando sus normas sobre envasado y etiquetado de productos con las normas de la GSO. Algunas normas del CCG, en particular las relativas al tiempo de conservación, han sido objeto de críticas por su carácter excesivamente restrictivo. En consecuencia, el tiempo de conservación obligatorio se estipula, actualmente, sólo para los productos alimenticios perecederos y los alimentos infantiles, mientras que las normas de conservación voluntarias se aplican a los demás productos alimenticios.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex