Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

Filipinas es miembro de la OMC desde su creación en 1995.

Las exportaciones españolas a Filipinas se han multiplicado por 3,7 en la última década. En los últimos años, los principales productos exportados a Filipinas, según valor, son: bebidas y vinos, carne, máquinas y aparatos mecánicos, materiales plásticos y productos farmacéuticos.

El sistema arancelario filipino es el Philippine Standard Commodity Classification (PSCC). Su fuente es la Nomenclatura Arancelaria Armonizada de la ASEAN (AHTN), que a su vez está basada en el Sistema Armonizado (HS), en su versión de 2012. Mientras que en el Sistema Armonizado, también utilizado como base del TARIC europeo, la clasificación llega hasta los seis primeros dígitos, el AHTN define una clasificación arancelaria común que abarca los ocho primeros dígitos. Adicionalmente, los miembros de la ASEAN pueden ampliar la clasificación hasta los diez dígitos para conseguir una clasificación más precisa de sus productos.

a) Acreditación previa del importador

Desde el año 2001, existe un sistema de acreditación previa del importador, establecido por la ley RA (Republic Act) 9135, del mismo año. La regulación actual se especifica en la Customs Memorandum Order No. 05-2018. La solicitud de acreditación debe presentarse ante el Account Management Office (AMO), del Bureau of Customs (BOC), que sustituye al antiguo Interim Customs Accreditation and Registartion (iCARE).

La acreditación es válida por un año, y tiene un coste de 1.000 PHP (500 PHP en el caso de la renovación). Entre la documentación necesaria, (puede consultarse en su totalidad en la web del departamento de aduanas), destacan:

  • Permiso municipal (Mayor’s Permit and Barangay Clearance)
  • Documento de soliticitud (notariado y cumplimentado)
  • Autorización del interesado expedida por el NBI (expedida con 3 meses de antelación a la solicitud)
  • Community Tax Certificate
  • Número de identificación fiscal
  • Recibo oficial de la Oficina de Aduanas (que acrediten el pago de los 1.000 PHP)
  • Prueba de ocupación legal

Tras la recepción de la solicitud de acreditación, un inspector comprobará la conformidad de la misma, y un evaluador recomendará o no la concesión de la acreditación. Este procedimiento no puede alargarse más de 15 días tras la recepción de la solicitud por parte del BOC. En el caso de la renovación, se entenderá concedida si tras 10 días de la cumplimentación de la documentación no hay ninguna comunicación sobre faltas en la misma.

El requisito de acreditación previa admite dos excepciones:

  • Agentes que realicen únicamente una importación al año
  • Actividades de importación especiales: las reguladas por la Special Economic Zone Act, RA 7916 de 1995, y las reguladas por la Bases Conversion Development Authority, RA 7227 de 1992.

b) Clasificación de productos: libres, reglamentados y prohibidos. Licencias de importación

Los fundamentos jurídicos principales de control y regulación de las importaciones son:

  • El Código de Aduanas y Aranceles de 1978, establecido por el Decreto Presidencial (PD) Nº 1964.
  • El Estatuto del Banco Central de Filipinas, contenido en la Ley de la República (RA) Nº 265, que fue modificada por el PD Nº 72.

No obstante, existe una regulación específica que clasifica las mercancías en 3 categorías, según el grado de restricción. Para ello, es necesaria la clasificación previa del producto según el Philippine Standard Commodity Classification Manual (PSCM). Dichas categorías son:

  • Productos de importación libre: No requieren la aprobación previa ni la conformidad de ningún organismo público. Todos los bienes no clasificados como prohibidos o reglamentados pertenecen a esta clasificación.
  • Productos reglamentados: Se exige la autorización o permiso de la agencia gubernamental apropiada o del Banco Central de Filipinas. La lista de productos y organismo responsable puede consultarse en la web del Department of Trade and Industry (DTI).
  • Productos prohibidos: son los productos cuya importación normalmente no está permitida de acuerdo con las leyes vigentes. No obstante, se pueden importar estos productos en determinadas circunstancias. Por ejemplo, en el caso de armas de fuego, se exige la aprobación de la Philippine National Police.

A continuación se detallan los productos reglamentados:

Productos reglamentados en Filipinas

Producto

Documento requerido

Regulación

Agencia responsable

Frutas y verduras

Acreditación del país

Certificado fitosanitario
Permiso de cuarentena

DA No.04 2016

PD 1433
RA 7306

Bureau of Plant Industry

Plantas, sus derivados, y material de plantación

Aves y animales de pequeño tamaño

Organismos Genéticamente Modificados

Especies potencialmente peligrosas

Alimentos para animales

Registro de producto
Permiso de cuarentena

RA 3720
RA 6675
RA 1556

Bureau of Animal Industry

Drogas veterinarias

Químicos para pesticidas

Registro de producto

PD 1144

Fertilizer and Pesticide Authority

Arroz

Licencia. El BOC solo aceptará los permisos emitidos por la National Food Authority antes del 5 de marzo de 2019.

PD 04
RA 8178

RA No 11203

National Food Authority

Maíz

Licencia

 PD 04
 RA 8178

Cigarrillos

Registro de producto

EO 245

National Tobacco Administration

Cigarros puros

Tabaco

Azúcar (bruto y refinado)

Licencia

SO 12/2011

Sugar Regulatory Administration

Carne procesada

Registro de producto

Certificado sanitario

Permiso de cuarentena

DA BAI Circular 03

RA 9296

Food and Drug Administration

Carne fresca/congelada

Acreditación del país

Certificado sanitario

Registro de producto

 

DA Order 26

DA Circular No 04

National Meat Inspection Service

Carbón y sus derivados

Licencia

DOE 95-08-008
DOE 95-001

National Coal Authority

Alimentos y bebidas

Registro de producto

RA 3720
EO 175

Food and Drug Administration

Productos farmacéuticos

Cosméticos

Desechos peligrosos

Licencia

RA 6969

Environmental Management Bureau

Materiales reciclables

Ropa usada

Certificado

RA 4653

Department of Social Welfare and Development

Aparatos médicos

Registro de producto

RA 3720
EO 175

Bureau of Health Devices and Technology

Armas de fuego

Licencia

RA 7183
LOI 1264

Philippine National Police

Munición

Explosivos

Petardos

Productos pirotécnicos

Armas simuladas

Compuestos químicos para medicamentos

Licencia

RA 9135

Philippine Drug Enforcement Agency

Aparatos ópticos

Licencia

RA 9239

Optical Media Board

Vehículos

Registro

RA 4136

Land Transportation Office

Equipos de transmisión

Registro

EO 125A

National Telecommunications Commission

Barcos

Registro

RA 7925
RA 3846
EO 125A

Maritime Industry Authority

Aviones

Registro

EO 125A

Air Transportation Office

Motores de vehículos usados

Licencia

EO 156

Bureau of Import Services

Importaciones públicas

Licencia

LOI 1307

Donaciones

Licencia

EO 443

Neumáticos usados

Licencia

LOI 1086

Land Transportation Office

Vehículos con puesto conductor a la derecha

Licencia

RA 8506

Repuestos de vehículos

Licencia

CB Circular 1389

Detergentes industriales

Licencia

RA 8970

Bureau of Product Standards

Productos sujetos a homologación (ver punto 3)

Licencia

RA 4109
RA 7394

Sustancias radiactivas

Licencia

RA 2067
RA 5207
EO 128

Philippine Nuclear Research Institute

Bienes personales a declarar

Declaración

RA 8424

Bureau of Internal Revenue

Monedas y billetes por más de 10.000 USD

Declaración

RA 7653

Bangko Sentral

Metales preciosos

Licencia

RA 10365

Máquinas fotocopiadoras en color

Licencia

Circular 1389

Fuente: Trade Facilitation Division. Bureau of Import Services

Los productos prohibidos constan en la Sección 101 del Código de Aranceles:

Productos prohibidos a la importación en Filipinas

Dinamita, municiones y otros explosivos, armas de fuego y similares, excepto cuando sea autorizado

Artículos publicados o reproducidos que contienen asuntos de insurrección, rebelión, subversión o resistencia a las leyes del gobierno filipino.

Publicaciones, películas cinematográficas, fotografías, pinturas, dibujos etc. de un carácter obsceno e inmoral.

Artículos, instrumentos, drogas y sustancias para el aborto.

Máquinas para el juego y para la distribución de cigarrillos.

Billetes de lotería, anuncios, etc., excluyendo los autorizados por el gobierno.

Drogas narcóticas con marihuana, opio, cocaína, heroína, etc., y sus derivados.

Pipas para el opio y sus partes

Artículos de oro, plata y otros metales preciosos sin las marcas que definen la calidad del metal en el artículo.

Cualquier producto alimentario adulterado y/o desnaturalizado en violación de la Ley de Alimentación y Drogas.

Todos los artículos cuya importación esté prohibida por ley o por las reglas de implementación y regulaciones emitidos por los organismos competentes (modificado por el Decreto Presidencial nº 34)

Fuente: Departamento de Comercio e Industria

Antes de la presentación de los documentos necesarios para la importación de cualquier mercancía, el importador debe identificar el código de referencia del producto utilizando el PSCC. Para ello deberá presentar ante el Bureau of Customs (BOC) una declaración de entrada antes de 30 días desde que finalizó la descarga en puerto. De no respetarse este plazo improrrogable, se entenderá que se ha producido abandono de la mercancía, y esta será confiscada.

c) Despacho de aduanas y documentación necesaria

Filipinas utiliza un sistema integrado de gestión aduanera denominado Automated System for Customs Data (ASYCUDA, en su versión ++), que fue desarrollado en 1981 por la UNCTAD. Actualmente, es utilizado por 80 países, (Rumanía o Lituania en Europa, Bolivia o Venezuela en Sudamérica), para la gestión de las declaraciones en aduana, regímenes de tránsito y suspensión aduanera, así como para la elaboración de estadísticas. El sistema tiene en cuenta los códigos y estándares de ISO, de la Organización Mundial de Aduanas, y de la ONU.

A efectos de las inspecciones aduaneras y de los almacenamientos de entradas, el tratamiento que reciben las mercancías depende del Automated Cost Operation System (ACOS), operativo en los principales puertos del país, (Manila, Cebú o Batangas). Distribuye las importaciones según unos criterios de selección objetivos (como país o tipo de producto), de forma que se determina la necesidad o no de realizar examen físico y/o documental de las importaciones.

  • Supergreen lane: liberación automática de las mercancías, solo disponible para los mayores 1.000 importadores con un historial de ausencia de violaciones y /o sanciones.
  • Green lane: las importaciones no pasan control físico ni documental y se pueden recoger aproximadamente a las 4 horas de su entrada.
  • Yellow lane: hay examen documental y la mercancía es retenida 24 horas.
  • Red lane: examen físico y documental, con un periodo de espera en aduana de 2-15 días.

En los casos de Red Lane y Yellow Lane, puede realizarse un examen del precio de la mercancía respecto a los márgenes históricos del producto. Si se juzga el precio como excesivamente bajo, puede exigirse un pago adicional en la aduana. El importador puede conseguir, no obstante, la liberación provisional de la mercancía sin pagar este derecho extra inmediatamente.

 

La documentación necesaria para la importación y el despacho en las aduanas filipinas es:

· Factura comercial

· Conocimiento de embarque (marítimo o aéreo)

· Certificado de origen, cuando sea necesario

· Packing list

· Documento administrativo único (SAD), a través de e2m custom system. Este documento sustituye al antiguo IEIRD o BC Form 236 (Import Entry and Internal Revenue Declaration) para adaptarse al sistema universal de transacciones sin papel.

 

La documentación suele presentarse a través de los Bancos Agente Autorizados (Authorized Agent Banks, AAB) por el Banco Central. Los aranceles e impuestos resultantes de la importación se pagan también a través de estos AAB.

 

Existe un Comité de Clasificación y Valoración (Valuation and Classification Review Committee, VCRC) en cada distrito aduanero. Entre sus funciones, destacan:

  • Decisiones sobre el método correcto de valoración de determinadas mercancías
  • Redirigir mercancías a distintos canales de liberación de ACOS
  • Gestionar las solicitudes de liberación provisional de la mercancía

El importador es el responsable de la veracidad de los documentos presentados ante el VCRC. Este puede apelar las decisiones del Comité ante el Comisionado de Aduanas del distrito.El importador está obligado a guardar la documentación referida a sus operaciones por un periodo de tres años tras la liberación de la mercancía, durante el cual las autoridades se reservan el derecho a realizar una auditoría. El incumplimiento supone una multa de entre 100.000 y 200.000 PHP y/o cárcel de 2 a 6 años.

 

Se aceptan los medios de pago más usuales en el comercio internacional: créditos documentarios, documentos contra pago, documentos contra aceptación, o transferencia bancaria. Para transacciones pagadas a través de crédito documentario, es necesario depositar en el banco el coste estimado de los aranceles antes de la apertura del crédito.

 

Según el PD 1466, todos los organismos públicos tienen la obligación de utilizar buques mercantes o líneas aéreas de bandera filipina para exportar o importar, siempre y cuando se utilicen fondos presupuestarios estatales o fondos con garantía estatal. También lo está toda empresa privada que realice una operación con cargo a un préstamo o garantía emitido por el Gobierno. El Philippine Shipper’s Bureau (BSP, dependiente del DTI), puede emitir una exención en el caso de la no disponibilidad de medios de trasporte de bandera filipina en tiempo o precio razonables.

 

d) Valoración en aduanas

 

La valoración en aduanas tiene como base legal la RA 9135 de 2011, desarrollada por los reglamentos CAO 5-2001 sobre pasos administrativos y CMO 2-2002 sobre la posibilidad de auditar las mercancías con posterioridad a su entrada por un plazo de tres años. Existen varios métodos, que se utilizarán sucesivamente si no es viable aplicar el inmediatamente anterior:

  • Valor de transacción: la mercancía se valora según el precio real en la venta del producto en su exportación a Filipinas, incluyendo además las comisiones y gastos aduaneros, costes de contenedores y embalaje, royalties y licencias, transporte, carga, descarga, manipulación y el coste del seguro de la mercancía. Este método se utilizará siempre que sea posible
  • Valor de transacción de bienes idénticos: la mercancía se valora de la misma forma que otros bienes con iguales características físicas y calidad, vendidos para exportación a Filipinas en el mismo o aproximado periodo de tiempo.
  • Valor de transacción de bienes similares: la mercancía se valora de la misma forma que otros productos cuyas características físicas y de calidad son similares, vendidos para exportación a Filipinas en el mismo o aproximado periodo de tiempo.

Los siguientes métodos pueden aplicarse de forma inversa a petición del importador:

  • Valor por deducción: la mercancía se valora en función al precio de venta del producto dentro del territorio filipino, al que se le resta el margen comercial de venta, los costes de transporte en el país y una cantidad equivalente a los aranceles de importación a Filipinas que pagan productos similares.
  • Valor por agregación: la mercancía se valora en función a la  suma del coste de los materiales para la fabricación del bien, los márgenes de producción, y los costes de transporte y seguro hasta Filipinas.
  • Otros. Si no puede utilizarse ninguno de los anteriores métodos, se recurrirá a cualquier otro medio razonable que se base en datos disponibles en Filipinas. 

Si se retrasa la valoración de un artículo determinado, el importador puede solicitar su despacho después de presentar una fianza equivalente al valor de los aranceles e impuestos.

Todas las importaciones deben clasificarse en entradas formales e informales.

  • Informales: Todo artículo de carácter comercial cuya valoración no sobrepase los 2.000 PHP, así como efectos personales, son clasificados con esta entrada. No están exentos por ello del pago de aranceles y otras cargas.
  • Formales: Todas las mercancías con esta entrada deben estar cubiertas por un documento verificable que evidencie el pago de la transacción.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

a) Aranceles

En 2018 el arancel medio aplicado (de Nación Más Favorecida, NMF) fue de 7,78%, experimentando un ligerísimo descenso con respecto al año anterior, que era de 7,79%. Esto supone un fuerte incremento desde el 2016, cuando era de un 7,1%.

El 6% de los aranceles aplicados son del 20% o mayores. Todos los aranceles agrícolas y alrededor del 60% de los no-agrícolas han recibido advertencias de la WTO.

Los productos más gravados son el azúcar de caña (65%) y el café (40%), lo que responde a una política proteccionista para con los productos de producción local. La protección del maíz y el té se ha reducido notablemente desde 2009 (del 50% al 15% en el caso del maíz, y del 40% al 3% en el té). Asimismo ocurre con de las bebidas alcohólicas y el tabaco (de un promedio del 45% al 8%).

El arroz ha estado, históricamente, muy protegido. Recientemente, la reforma RA No. 11203 liberalizó ligeramente su importación, por tratarse de un producto básico en la alimentación filipina. Esta nueva ley elimina los contingentes arancelarios del arroz y establece nuevos aranceles:

·         35% para países ASEAN

·         40% para países no ASEAN (siempre y cuando las importaciones estén por debajo del volumen mínimo de acceso (MAV) de 350.000 toneladas métricas)

·         180% para países no ASEAN con importaciones por encima del MAV.

Otros productos que no se encuentran localmente, como maquinaria agrícola, metales o productos químicos, poseen en general aranceles muy reducidos, en torno al 1%-3%.

El organismo responsable de la recaudación de los aranceles es el Bureau of Internal Revenue (BIR), a través del control aduanero ejercido por el Bureau of Customs (BOC).

b) Acuerdos preferenciales

Filipinas forma parte de la Zona de Libre Comercio de la ASEAN (AFTA) junto con Brunei, Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Singapur, Tailandia y Vietnam.

En 2015 se estableció la Comunidad Económica Asiática (Asian Economic Community). A pesar de esto, la libre circulación de bienes entre los miembros de la ASEAN continúa siendo limitada por el uso de las medidas no tarifarias (NTMS).

La ASEAN ha firmado acuerdos comerciales con varios países y bloques regionales:

  • Con Corea del Sur: AKFTA. El acuerdo ha sido ya implementado en su mayor parte.
  • Con Australia y Nueva Zelanda: AANZFTA. En 2020 el 100% de las exportaciones ASEAN estarán libres de aranceles, y el 95% de los productos de la contraparte.
  • Con China: ACFTA. Cubre acuerdos sobre bienes, servicio e inversiones, pero hasta el momento solo ha sido liberalizado el comercio de gran parte de los bienes agrícolas.
  • Con India: AIFTA. En 2010 se alcanzó el acuerdo de libre comercio pero hasta 2012 no se ha dado luz verde a la inclusión de servicios e inversiones.
  • Con UE: AEUFTA. En 2011 se firmó un acuerdo de colaboración como base de las actuales negociaciones. Los sectores que podrían incluirse no están aún definidos. Actualmente, el Acuerdo de Libre Comercio entre Filipinas y la UE se encuentra en fase de negociación, aunque paralizado.

Filipinas también ha firmado los siguientes acuerdos bilaterales:

  • Con Japón (JPEPA): se trata de un Acuerdo de Libre Comercio y amplio espectro, ya que incluye comercio de bienes y servicios, inversiones, libre circulación de personas, propiedad intelectual, procedimientos aduaneros y licitaciones gubernamentales.

c) Contingentes arancelarios

Las importaciones de maíz y azúcar, antes sujetas a contingentes arancelarios, han sido liberalizadas en los últimos años, si bien aún hay intervenciones de la National Food Authority (maíz) y de la Sugar Regulatory Administration (azúcar) para subsidiar los precios.

Actualmente, los productos sujetos a contingentes arancelarios son los siguientes:

Productos sujetos a contingentes arancelarios en Filipinas

Producto

Arancel en contingente (%)

Fuera de contingente (%)

Carne de cerdo

30

40

Carne de pavo

35

40

Café en grano

30

40

Café instantáneo

30

45

Fuente: Bureau of International Trade Relations y OMC

 

d) Importación temporal

La sección 105 del Código de Aduanas contiene todos los requisitos para que los productos importados temporalmente puedan beneficiarse de la exención total de aranceles. Entre estos artículos están:

  • Pescado capturado por buques filipinos.
  • Equipamiento para salvamento de buques o aviones.
  • Artículos reimportados en Filipinas tras ser reparados o reacondicionados.
  • Artículos importados para ser reparados o reacondicionados en Filipinas.
  • Artículos destinados exclusivamente para entretenimiento público, y aparatos que sirvan para proyectar o filmar películas.

e) Zonas Económicas Especiales

Entre las diversos tipos de ZEE que existen en Filipinas, las Zonas de Procesamiento de Exportaciones, (Export Processing Zone, EPZ), están dedicadas a la producción para la exportación, y disfrutan de la exención completa de aranceles e impuestos para la importación de materias primas y equipos necesarios para su producción. Existen 74 zonas de este tipo en Filipinas.

f) Medidas de defensa comercial

Hasta 2019 existían restricciones cuantitativas para el arroz en Filipinas. La National Food Authority era el organismo gubernamental que controlaba las importaciones de arroz mediante el establecimiento de cuotas. Sin embargo, la importación de arroz ha sido liberalizada recientemente por la Republic Act No. 11203. Esta nueva ley elimina los contingentes arancelarios del arroz y establece nuevos aranceles (mencionados anteriormente) en función del origen de las importaciones (ASEAN o no) y el Volumen Mínimo de Acceso (MAV), fijado en 350.000 toneladas métricas.

En su último informe, el USDA Foreign Agricultural Service (FAS) prevé que Filipinas importará 1.5 millones de toneladas (MT) de arroz en 2019, un 15% más de lo estimado para el 2018, 1.3 millones de toneladas (MT) ya que la producción local no alcanzará a cubrir la demanda nacional, debido a las escasas existencias, la subida del precio del petróleo y a las ineficiencias en la distribución.

Las medidas de salvaguardia están reguladas por la RA 8800 de 2000. Se refiere al establecimiento de medidas de protección para la industria nacional ante el aumento significativo de importaciones de un producto que está creando o puede crear un perjuicio serio para esta.

La medida puede solicitarse por cualquier persona física o jurídica que represente a la industria nacional y que aporte documentación que evidencie el daño o su amenaza.

Tras una investigación preliminar por parte del Ministro del DTI de no más de 30 días, este puede ordenar medidas provisionales, en caso de una situación crítica, o trasladar sus recomendaciones a la Tariff Commission, que dispondrá de un máximo de 200 días para dar su recomendación al Ministro. Este puede refrendar o revocar la recomendación. Si se decide la adopción de medidas, estas pueden suponer la elevación o imposición de cualquier derecho sobre la importación, o una reducción de la cuota MAV o la imposición de esta, así como la creación de cualquier restricción cuantitativa.

El establecimiento de salvaguardias exige que el DTI determine primero el interés público de la medida, salvo en el caso de las medidas de salvaguardia especiales para productos agrícolas. En este caso, es suficiente con la elevación del volumen de las importaciones o la reducción de su precio, según unos niveles especificados en la RA 8800. El Ministro de Agricultura tiene la iniciativa.

Los importadores de los productos afectados están obligadas a depositar una fianza por el valor total de los aranceles a pagar, desde el mismo momento en que se aplique la medida, aunque ésta sea temporal.

La protección no puede establecerse durante más de cuatro años, siendo necesaria su revisión de forma anual.

Por lo que respecta a las medidas antidumping, se rigen por la RA 8752 de 1999. Según ésta, cuando un producto importado a un precio menor a su valor normal supone un perjuicio o amenaza para la industria local, para su desarrollo, o su establecimiento, el Ministro del TDI o el de Agricultura, en el caso de productos agrícolas, pueden imponer medidas anti-dumping, tras la investigación de la Tariff Commission. El valor normal es el precio de venta para consumo en el mercado del país exportador, y en el mismo periodo de tiempo, de un producto de similares características, bajo prácticas comerciales estándar. Cuando no pueda establecerse el valor normal, se aplicará la normativa del Artículo VI del GATT.

La solicitud de imposición de derechos anti-dumping puede ser presentada por cualquier persona física o jurídica que presente documentación probatoria y que represente a los productores de al menos el 25% de la producción nacional del artículo. Se considerará que la petición es en nombre de la industria nacional si dicha persona está apoyada por los productores de al menos el 50% de la producción nacional. También puede ser iniciada por los ministros del DTI y Agricultura.

Si procede la apertura de investigación, el Ministro informa al país exportador así como a todas las partes interesadas, dando al exportador la posibilidad de presentar evidencia que refute la práctica de dumping.

El Ministro determinará, en un plazo de 30 días tras recibir la documentación, si hay dumping. En tal caso, pedirá a la Tariff Commission que inicie una investigación formal, al tiempo que ordena al Comisario de Aduanas que establezca temporalmente la obligatoriedad de una fianza igual al valor estimado del derecho anti-dumping, más los aranceles aplicables, sobre el producto investigado. El derecho provisional solo puede extenderse por cuatro meses, ampliable a seis.

La Tariff Commission debe terminar su investigación antes de 120 días, (aunque puede quedar suspendida si el exportador le hace llegar su decisión de elevar el precio, hasta un nivel aceptado por la parte perjudicada).

Si la TC informa positivamente sobre la práctica de dumping, el Ministro ordenará en un plazo de 10 días el establecimiento de derechos anti-dumping definitivos. Si es necesario, se pueden exigir retroactivamente a productos importados hasta 90 días antes de la solicitud que inició el proceso. Las partes interesadas pueden recurrir a la Corte de Apelaciones Fiscales (Court of Tax Appeals), en los 30 días siguientes a la decisión del Ministro. Los derechos definitivos no pueden prolongarse por más de 5 años desde su establecimiento o desde la última revisión de la TC.

Si el dictamen de la TC es negativo, el Ministro debe ordenar inmediatamente la devolución de la fianza generada por la imposición provisional de derechos.

Finalmente, los derechos compensatorios se rigen por la RA 8751 de 1999. Cuando un producto importado recibe cualquier tipo de subsidio por parte de entes públicos del país de origen o de exportación, y ello supone un perjuicio o amenaza para la industria local, para su desarrollo, o su establecimiento, el Ministro del TDI o el de Agricultura, en el caso de productos agrícolas, pueden imponer medidas compensatorias, tras la investigación de la Tariff Commission.

La ayuda pública susceptible de derecho puede ser cualquier apoyo financiero directo o indirecto, como la exención de impuestos, o la provisión de bienes o servicios, siempre con un carácter específico hacia un producto determinado, y concebida para mejorar artificialmente su competitividad.

La solicitud de imposición de derechos compensatorios puede ser presentada por cualquier persona física o jurídica que presente documentación probatoria y que represente a los productores de al menos el 25% de la producción nacional del artículo. Se considerará que la petición es en nombre de la industria nacional si dicha persona está apoyada por los productores de al menos el 50% de la producción nacional. También puede ser iniciada por los ministros del DTI y Agricultura.

Si procede la apertura de investigación, el Ministro informa al país exportador así como a todas las partes interesadas, dando al exportador la posibilidad de presentar evidencia que refute el uso de subsidios. El Ministro determinará, en un plazo de 20 días tras recibir la documentación, si hay una subvención del producto. En tal caso, pedirá a la Tariff Commission que inicie una investigación formal, al tiempo que ordena al Comisario de Aduanas que establezca temporalmente la obligatoriedad de una fianza igual al valor estimado de la subvención directa o indirecta que recibe el producto. El derecho provisional solo puede aplicarse durante un máximo de cuatro meses.

La Tariff Commission debe buscar un subsidio específico, y una relación causal con el perjuicio sobre la industria nacional. La investigación no puede prolongarse por más de 120 días, aunque puede quedar suspendida si el exportador hace llegar a la TC su decisión de elevar el precio, o el Gobierno del otro país elimina la subvención, y la propuesta es aceptada por la Comisión.

Si la TC informa positivamente sobre la práctica de subsidio, el Ministro ordenará en un plazo de 10 días el establecimiento de derechos compensatorios definitivos. Si el derecho resulta inferior a la fianza anterior, el exceso debe ser devuelto inmediatamente al importador. Las partes implicadas pueden recurrir a la Corte de Apelaciones Fiscales (Court of Tax Appeals), en los 30 días siguientes a la decisión del Ministro. Los derechos definitivos no pueden prolongarse por más de 5 años desde su establecimiento o desde la última revisión de la TC.

Si el dictamen de la TC es negativo, el Ministro debe ordenar inmediatamente la devolución de la fianza generada por la imposición provisional de derechos.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

Se exige una licencia de importación para diversos productos, como consta en el cuadro de productos reglamentados del epígrafe sobre Régimen de comercio exterior. Son arroz, maíz y azúcar, el carbón y sus derivados, munición y armas, componentes para medicamentos, aparatos ópticos, motores usados y repuestos de vehículos, así como fotocopiadoras en color y metales preciosos.

Las bases legales son la RA 4109, o Philippine Standardization Law, y la RA 7394, o Consumer Act of the Philippines.

El Bureau of Products Standards (BPS) es el organismo dependiente del DTI encargado de las actividades relativas a la homologación, normalización, y certificación de productos en el mercado filipino. Su objetivo principal consiste en asegurar la calidad de los productos en el mercado filipino a través del desarrollo de normas técnicas, la realización de ensayos, y la certificación de productos, protegiendo así los intereses del consumidor.

El sistema de certificación del BPS se basa en la concesión de la marca Philippine National Standard (PNS) a aquellas empresas que cumplan con las normas nacionales e internacionales correspondientes. Suele basarse en las normas ISO, del que el BPS es miembro, si bien no todas son coincidentes (en muchos casos se orienta por normas específicas de otros países, especialmente Estados Unidos).

a) Homologación

El BPS publica la relación de productos sujetos a homologación, es decir, la certificación obligatoria del sistema PNS. Son materiales de construcción, material eléctrico y equipos electrónicos, productos químicos y productos de consumo. Por su parte, el Ministerio de Sanidad (Department of Health, DOH), se encarga de homologar juguetes, y aparatos y productos médicos.

Cada operación de importación de productos sujetos a homologación PNS debe tener el Certificado de Importación de Mercancía (Import Commodity Clearance, ICC). El ICC es emitido bien por el BPS, bien por la oficina provincial del DTI que corresponda. Únicamente en Metro Manila (National Capital Region, NCR), solo puede solicitarse al BPS. Dicho organismo puede realizar ensayos técnicos, mediante muestreos de las importaciones, para comprobar que la mercancía cumple con las homologaciones. El DTI puede ejercer dichas inspecciones aunque la mercancía importada haya obtenido un certificado de homologación emitido por un organismo extranjero.

b) Certificación

Los certificados, obligatorios o no, son extendidos por los Centros de Certificación (Conformity Assessment Bodies, CAB). Solo se reconocen oficialmente los certificados de los centros que estén acreditados ante el Philippine Accreditation Office (PAO), en el que desde 2009 delega el BPS el control de estos centros. El PAO publica en su web una lista con todos los centros acreditados, los productos sobre los que están autorizados a emitir certificados, y la fecha de expiración de su licencia.

Para exportar carne de porcino y derivados a Filipinas es necesario figurar en la lista de establecimientos cárnicos registrados y autorizados por el Ministerio de Agricultura, conforme al procedimiento establecido, que se encuentra en vigor desde marzo de 2016.

Por tanto, el procedimiento de exportación de carne y productos cárnicos de porcino de España a Filipinas tiene estas fases: 1) Acreditación del establecimiento cárnico español, 2) Registro del producto/s que se quiere exportar por parte del importador filipino autorizado, 3) Obtención para cada envío por parte del importador del certificado sanitario para la importación (a modo de licencia), 4) Obtención para cada envío por parte del exportador del certificado sanitario para la exportación y 5) Envío y despacho en Aduanas.

c) Etiquetado                                                     

Según el Código Arancelario, (PD 1464), todos los productos importados deben tener una etiqueta en la que se indique claramente en inglés el nombre del producto, nombre y dirección del fabricante, número de unidades, y país de origen. Las mercancías que no cumplan con este requisito sólo pueden ser despachadas previo pago de un derecho de marcado por valor del 5% ad valorem.

 

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

El nivel medio de los derechos arancelarios no es excesivamente alto, salvo para algunos productos agroalimentarios (entre el 40% y el 65%).

El vino espumoso, a pesar de tener un arancel reducido (5%), está gravado con una accisa muy elevada y muy superior al resto de bebidas alcohólicas (27 veces más que el vino tranquilo). Este gravamen afecta especialmente al vino espumoso de precio medio-bajo teniendo por tanto un significativo impacto en las exportaciones españolas.

La principal barrera comercial es el régimen de acreditaciones para los productos agroalimentarios (no procesados), afectando particularmente a los productos cárnicos.

España no cuenta con acreditación para exportar carne de vacuno a Filipinas. MAPA envió el necesario cuestionario veterinario a finales de 2017. A finales de octubre 2019 tendrá lugar la visita a España de los inspectores enviados por el Departamento de Agricultura de Filipinas. Se espera que la apertura del mercado se produzca dentro de seis a doce meses.

Para la carne de pollo, la situación es muy parecida. La acreditación de sistema para estos productos se solicitó en noviembre de 2017 pero se encuentra pendiente de aprobación.

España sí cuenta con acreditación de sistema para exportar carne de porcino desde el año 2002. En 2006, un cambio legislativo obligó a que todos los países acreditados iniciaran un nuevo proceso de reacreditación, por lo que finalmente, la nueva acreditación fue emitida el 23 de agosto de 2013 por un período de un año. Por lo tanto, esta acreditación se encuentra formalmente pendiente de revalidación desde 2014, aunque de facto exista una extensión de la misma.

La peste porcina africana es un grave problema a escala mundial por su letalidad y elevado riesgo de contagio. Filipinas está tomando todas las medidas posibles para evitar la entrada en el país, incluso algunas no aceptadas en el seno de la OMC. Tal sería el caso de la calificación como “países de alto riesgo” a aquéllos que, sin contar con ningún caso de contagio, linden con países infectados. Durante unas semanas se suspendió de facto la emisión de licencias de importación de dichos países (Alemania y Países bajos, entre otros).

La exigencia de acreditación se suma a otras barreras técnicas a la exportación de cárnicos como una normativa exigente en la manipulación de carne refrigerada y congelada así como el posible aumento en las tarifas de registro de productos, lo que está provocando las protestas de la UE y de Estados Unidos.

En marzo de 2016, se produjo una reclasificación arancelaria de la grasa de porcino, a través del Memorandum Order 2016-04-003 del 29 de marzo (Bureau of Customs). Como consecuencia, productos previamente incluidos en la partida 0209.10 (arancel del 5%) se consideran desde ahora carne de porcino, dentro de la partida 0203.29 (arancel del 40%). Esta cuestión, considerada incompatible con las normas de la OMC, se ha elevado al nivel de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio UE-Filipinas.

España no cuenta con acreditación para la exportación de cítricos a Filipinas. La categorización de plagas y evaluación de riesgos para cítricos españoles (Pest Risk Analysis) fue completada por parte de las autoridades filipinas en 2015. Más tarde, en febrero de ese año, el Bureau of Plant Industry de Filipinas (BPI) envió el borrador de este análisis a España, pero desde entonces no han obtenido respuesta por parte del ministerio español.

En ocasiones, las empresas exportadoras pueden encontrar dificultades para introducir el producto en el país derivadas de algunos obstáculos en los trámites aduaneros: requisitos documentales que cambian dependiendo del funcionario o del momento de presentación, lentitud en los trámites por una inspección exhaustiva o modificaciones de criterio injustificadas por parte de algunos funcionarios de aduanas bajo la evasiva de la preocupación del gobierno por la lucha contra el fraude.

Otro procedimiento que puede ser problemático es la obtención de certificados de importación. En ocasiones, se ha llegado a paralizar la emisión de estos documentos debido a las protestas de los productores locales y a la actitud proteccionista de la administración en ciertos sectores.

Existen diversos problemas asociados a la fiscalidad, como los problemas para recuperar saldos negativos de IVA o la no aplicación automática del convenio de doble imposición.

Por un lado, el procedimiento para la obtención del reembolso del IVA soportado no repercutido en los casos de exención contemplados por la ley, es extremadamente largo e incierto. Esto ha afectado a empresas extranjeras, especialmente de energías renovables, cuya actividad se basa en la provisión de bienes y servicios a empresas exentas del pago de este impuesto.

Además, existe un convenio entre España y Filipinas para evitar la doble imposición (1994). Según éste los beneficios de las empresas con sucursales, filiales o trabajos realizados en ambos países no estarán sometidos a doble imposición, con el fin de imputar únicamente los beneficios obtenidos en cada país según el criterio del lugar de residencia del sujeto pasivo. A pesar de ello, la aplicación del convenio no es automática, y la autorización previa al BIR (Bureau of Internal Revenue) exigida para aplicar un tipo reducido como empresa no residente en Filipinas, obstaculiza la aplicación efectiva del convenio. La tramitación debe iniciarse antes de que el contrato entre en vigor y se emita la primera factura, ya que, en caso contrario, se aplicaría el 30% de retención fiscal.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

No hay actualmente contingentes arancelarios en Filipinas.

Por el contrario, se exige una licencia de importación para diversos productos, como consta en el cuadro de productos reglamentados del epígrafe sobre Régimen de comercio exterior. Son arroz, maíz y azúcar, el carbón y sus derivados, munición y armas, componentes para medicamentos, aparatos ópticos, motores usados y repuestos de vehículos, así como fotocopiadoras en color y metales preciosos.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex